lunes, 31 de agosto de 2015

En el tintero

 Revisando los comentarios que me dejó el señor Henry Thomas, y que deron lugar a la publicación titulada “La presunción temeraria, o la soberbia farisaica”, ví que me han quedado un par de cosas en el tintero y deseo responderlas con brevedad.

  1. Aquí no se “declara la posibilidad de salvación negando el dogma y critica a los que llama dimonianos por defender el dogma al pie de la letra”. Los dimonianos no defienden el dogma, lo desfiguran y lo interpretan de manera errónea y prácticamente herética, porque van en contra de TODA LA TEOLOGÍA CATÓLICA. No conocen la diferencia entre los medios ordinarios y extraordinarios de salvación, y al hacerlo así, repite los errores y herejías de los jansenistas.
  2. La discusión semántica que plantea el señor Henry Thomas, sobre si el sentido de la frase “Dios se apiade de su alma” de un fallecido implicaría una creencia cierta en la salvación de esa persona, es propia del fariseísmo, actualizado por los dimonianos, cuando no, demuestra un extraño uso del lenguaje español… sin contar el evidente desconocimiento sobre la teología sacramental de, por ejemplo la Santa Misa, en la que se puede pedir por los excomulgados.
  3. Una consideración histórica que olvidé. Es una tradición que en Inglaterra, la Iglesia Católica Apostólica Romana rezara la Misa de Requiem a la muerte de los soberanos herejes. Lo mismo ocurre con la asunción de los reyes tras la reforma: se canta el Te Deum. Le pregunto al señor Henry Thomas ¿Los obispos, sacerdotes y fieles católicos que rezaron históricamente, desde 1547 hasta 1958 el Te Deum o el Requiem, fueron partícipes de la herejía de esos gobernantes? ¿Estos obispos, sacerdotes y fieles negaron el dogma “fuera de la Iglesia Católica no hay salvación ni perdón de los pecados”?
  4. Aquí no hay asociaciones de ningún tipo con vaticanocatolico, en su página ellos saben despejar inquietudes con textos del magisterio concretos, desde su ocupación de religiosos (aunque muchos nieguen tal condición) ¿No cree usted? En lo que se refiere a disputas y señalamientos personales repito nadie es infalible. Además tengo entendido que en este blog Sursum Corda las personas con las que se ha entrado en discusión sobre este tema son personas independientes que no pertenecen a vaticanocatolico. Raúl, se equivoca al pensar que cualquiera que se muestra disímil con usted, se asocie con sus enemigos”. No, no creo eso. Se les hicieron objeciones y demostraron su completa ignorancia en temas de teología que se pueden considerar básicos. Eso ocurre porque ellos hicieron de Dezinger una especie de sola scriptura, muy al estilo protestante. Tampoco son religiosos de verdad, o por lo menos no lo son desde la perspectia católica. Ellos no hacen sino uso de la primera enmienda de USA, por la cual, incluso usted puede proclamarse Papa y no tendría ninguna objeción. También es un error que aquí no hubo discusiones con la gente de “vaticanocatolico”, precisamente ellos suelen intervenir con comentarios . La presunción de que yo considero a quienes piensan diferente a mi como enemigos es suya, no mía. Usted piense y crea lo que quiera, yo pienso y creo en lo que me manda Cristo a través de su Santa Iglesia.
  5. Usted dice “Lamentablemente no hay muchos medios confiables en la actualidad para formarse en la verdadera fe, no sé de qué medios se fió usted.” Yo me fié de muchos libros católicos, escritos por teólogos y canonistas renombrados anteriores a la hecatombe conciliar. Mi formación católica se basó en las Sagradas Escrituras con comentarios aprobados por la Iglesia, se basó en los Padres de la Iglesia, muy especialmente en San Agustín y en la Summa Theologiæ de Santo Tomás de Aquino. También me he basado en un gran numero de manuales, tratados y artículos, todos ellos católicos y con su respectivo imprimatur. Por suerte, nunca me basé en un sitio web administrado por dos estafadores que hacen uso y abuso de un artilugio legal para hacerse pasar por religiosos.
  6. Sobre mi tesis, no trata en sí sobre los neo-jansenistas, sino sobre el jansenismo en America entre 1750 aproximadamente hasta 1835. Le aseguro que la misma estará en línea ni bien sea aprobada por el tribunal de tesis.
  7. LO IMPORTANTE ES LA BUENA VOLUNTAD. QUIEN BUSCA LA VERDAD LA HALLARÁ. Pero seremos responsables de lo que hayamos provocado a otras personas por llevarlas a la confusión, así que hay que pedir luces a Dios, qué maravillosa era la censura eclesiástica de antaño.” Si, en efecto que era maravillosa. Pero no basta con decirlo, hay que acatarla ¿O desconoce usted que el jesuita Leonard Feeney, fue censurado y excomulgado por la Iglesia Católica en la época de Pío XII y rehabilitado por la Iglesia Conciliar del Vaticano II en la época de Paulo VI?

domingo, 30 de agosto de 2015

VIII Jornadas de Cultura Católica en Vedia

VIII JORNADAS DE CULTURA CATÓLICA VEDIA BS.AS. 2015



   
SÁBADO 10 Y DOMINGO 11 DE OCTUBRE DE 2015

Dios no necesita una casa para habitar y si gracias al bautismo cada una de las tres Personas divinas «habita» en el alma del cristiano, entonces ¿por qué son necesarias las iglesias? Podemos señalar dos razones de conveniencia. En primer lugar, en las iglesias se produce una especial presencia de Dios y una comunicación entre Él y sus fieles más intensa, por lo que estos edificios devienen en instrumentos de salvación y santificación
En segundo lugar, porque a Dios no se le reverencia ni sólo en la intimidad del pensamiento ni sólo con actos exteriores, sino con todo el ser. Según esto, el culto divino ha de ser una actividad no sólo individual, sino también colectiva, y así como la naturaleza manifiesta el genio y la bondad de Dios —le da gloria— es lógico que las obras de los hombres también lo hagan. (Fernando Cobián, “Historia litúrgica del Templo”).

La perspectiva de “género” es un vehículo cuyo efecto último es la autodestrucción del ser humano, dado que el ser humano no puede alterar su esencia. Los gestos y las vestimentas del sexo opuesto que adopte la persona, o las cirugías para un presunto cambio de sexo a las que se someta, o la afectividad íntima sentida por una persona del mismo sexo, tristemente son mutilaciones emocionales o físicas de su ser. (Lic. Marlene Gillette-Ibern, Asesora Legal de VHI (Vida Humana Internacional-)

LUGAR:
Capilla Ntra. Sra. de Luján. Buenos Aires 695 esq. Paine.  6030 Vedia Pcia. de Bs. As. Argentina

Sábado 1o de Octubre:
17:30 hs.: Palabras de bienvenida a cargo del Rev. Gustavo Peña SRSLRF
17:45 hs.: Rezo del Sto. Rosario, exposición y Bendición con el Santísimo Sacramento.
18:30 hs.: Breve receso y merienda
19:00 hs.: La Licenciada en Ciencias Biológicas Viviana E. Acquistapace disertará sobre: "El Templo Cristiano y su realidad simbólica".

Domingo 11 de Octubre:
9:30 hs.: Santa Misa Cantada de Acción de Gracias (Solemnidad de la Maternidad Divina de María).
10:30 hs.: El Joven Carlos Facundo de la Cruz –estudiante de abogacía en la Univ. Nacional del Nordeste y miembro de Pro Vida Corrientes- disertará sobre: La ideología de "género": el invento de los sexos.
13:00 hs.: Almuerzo y cierre de las Jornadas (confirmar)


Informes e Inscripción: rpmauro33@yahoo.com
Tel. (02354) 421230 ó (02355) 15447068
Entrada libre y gratuita
Organiza: Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia

La presunción temeraria, o la soberbia farisaica

La presunción temeraria, o la soberbia farisaica


En virtud del artículo que publicamos sobre la muerte del Rogelio Ricardo Livieres Plano, exponente de la línea media del Opus Dei, es decir, miembros conservador de la Iglesia del Anticristo, un lector peruano envió, a Sursum Corda un comentario, que disparó una serie de cuestionamientos y respuestas, que han reavivado, la controversia con los dimonianos. Aquellos que deseen leer más sobre las herejías dimonianas y cuál es la doctrina católica, pueden revisar las etiquetas "Bautismo de deseo y de sangre" y "dimonianos", en la barra lateral del blog.

Lo que se inció como un comentario, seguramente de buena fe, acabó llevándome, en primer lugar, a revisar la enseñanza católica sobre la salvación, la herejía y la situación de los que han muerto. También, me ha conducido a realizar una pequeña reflexión sobre el fariseísmo.


I. El artículo sobre Rogelio Ricardo Livieres Plano
El día domingo 16 de agosto publiqué en Sursum Corda un comentario en referencia, no a la muerte en sí del señor Rogelio Ricardo Livieres Plano, sino a la reacción que ante ella existió en ciertos grupos “tradicionalistas”. El objetivo del artículo fue:

  1. Exponer que el señor Rogelio Ricardo Livieres Plano no era un obispo (ni menos aún sacerdote) católico romano válido, ya que fue ordenado con el rito modernista de Paulo VI en y para la Iglesia Conciliar del Vaticano II.
  2. Señalar que el señor Rogelio Ricardo Livieres Plano fue un fiel creyente en las enseñanzas del Concilio Vaticano II y que actuó en consecuencia durante su presbiterado y episcopado, muy especialmente en Ciudad del Este.
  3. Desmentir, por lo tanto, que fue un defensor de la Fe Católica o un miembro de la Resistencia Católica contra la Iglesia Conciliar. Al contrario, además de modernista militante, perteneció a lo que el Dr. Andreas Böhmler llamó “partido conservador de Lucifer”.
  4. Exponer que aquellos que consideran que el señor Rogelio Ricardo Livieres Plano fue obispo católico y defensor de la tradición católica, en realidad son modernistas conservadores, ritualistas como los anglicanos del movimiento tractariano.


II. La frase y el origen de la polémica
No obstante, el artículo generó molestia y pesar, no tanto por lo que se indicaba de Livieres, sino, para mi sorpresa, por una frase, la frase final que concluía el ensayo de 543 palabras:

Rogelio Ricardo Livieres Plano murió en la misma secta que lo formó, en la que militó y defendió activamente. Dios se apiade de él.

El 25 de agosto, recibí un comentario en Sursum. El mismo rezaba lo siguiente:

Anónimo 25 de agosto de 2015, 10:27Raúl, al final de su artículo dice que Dios se apiade de él; sin embargo en el mismo párrafo usted ha puesto que Livieres murió en su secta, es decir murió como un no católico, un hereje. Me pregunto si es correcto rogar por alguien que a todas luces se muestra como un condenado, pienso que no; tal vez usted tenga evidencia de que un verdadero católico lo pueda hacer sin negar el dogma de que fuera de la Iglesia no hay salvación, de lo contrario sería conveniente que se corrija.
Con aprecio.

Mi respuesta, debo confesar, no fue una muestra de paciencia. Quizás porque las disputas con los dimonianos me dejó harto de tanta malicia e ignorancia, como fue el caso extremo tras la muerte del recordado Fabián Vazquez, director de Radio Cristiandad. Mi respuesta fue de sólo setenta y ocho palabras:

Comentario muy al estilo dimoniano. Cuénteme ¿Qué dicen los manuales de teología al respecto? ¿Conocemos quienes están en el infierno? ¿O es que la secta dominiana ha decidido derogar dos milenios de teología?Si su intención es revivir la disputa con los herejes dimonianos, lo remito a los artículos aquí ya publicados. En lo personal, no tengo ni tiempo ni ganas. Se expusieron todos los errores y herejías dimonianas y neo-jansenistas de esos prevaricadores.En Cristo Nuestro Señor,R

En realidad mi respuesta podía terminar allí. La lectura de un buen manual de teología y quizás la recomendación del mismo hubiera bastado. Pero el tono en el que escribí, motivó a un involuntario “debate”. No quiero reproducir aquí todas las respuestas a los comentarios de este señor que, por lo que se puede apreciar, cayó en los errores de los dimonianos. Para ello, remito a los lectores haciendo click aquí.  . Quisiera ahora contestar el último comentario de Henry Thomas, que el paciente lector puede encontrar en el siguiente enlace


III. ¿Sabemos quienes están en el infierno?
En primer lugar quisiera destacar algo que siempre me sorprendió de los dimonianos, tanto los que están en ese error concientes y de mala fe, como los que rechazan u objetan el baptismo de deseo y de sangre, así como la ignorancia invencible, considerándolo una de las tantas Quaestiones Disputatae en teología católica. Normalmente, estas personas objetan más el alcance y la hermenéutica del dogma, pero no el dogma en sí mismo, lo cual es desvirtuado por los herejes neo-jansenistas hermanos Dimond. La cuestión es la cita de la bula Cantate Dómino, cuando en realidad existen hay centenares de documentos que enseñan que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación ni perdón de los pecados. No obstante, me veo obligado a insistir en que los dimonianos (es decir, aquellos que siguen las doctrinas de los señores Dimond sobre el bautismo de deseo y de sangre) han decidido interpretar a su gusto y placer el dogma, y no creerlo como lo cree la Santa Iglesia Católica. ¿A qué se debe esto? Simplemente a una clara y absoluta ignorancia en teología, filosofía e historia.
Lo primero que debemos tener en claro es que NO SABEMOS QUIENES SE CONDENAN Y QUIENES NO, salvo que un Papa realice una canonización. Sólo en ese caso, en un caso especialísimo y que lleva muchísimo estudio, la Iglesia determina con certeza que una persona está en el cielo.  En efecto, la posibilidad de que alguien se una a la Iglesia in articulo mortis queda señalada por la misma Bula Cantate Domino cuando expresa lo siguiente:

“a no ser que antes de su muerte se uniere con ella”

Ahora, respecto a las oraciones por los herejes, paganos e infieles, es doctrina de Cristo que debemos rezar por nuestros enemigos, incluso Nuestro Señor y a semejanza de él, San Esteban rezaron por sus asesinos y calumniadores, como se puede apreciar en el conmovedor pasaje de Hechos 7:60. Ahora, si San Esteban Protomartir rezó por los deicidas que ahora se volvían contra él ¿Tenemos derecho a negar nuestras oraciones a quienes no conocen o rechazan la Gracia de Dios? ¿Es que acaso estamos tan persuadidos de que somos salvos que caemos en la herejía protestante, condenada por el Concilio de Trento (Dz 1540, cfr. Dz 1567), de creernos predestinados?  Porque la sentencia del Concilio es clara:

Nadie, tampoco, mientras vive en esta mortalidad, debe hasta tal punto presumir del oculto misterio de la divina predestinación, que asiente como cierto hallarse indudablemente en el número de los predestinados [Can. 15], como si fuera verdad que el justificado o no puede pecar más [Can. 23], o, si pecare, debe prometerse arrepentimiento cierto. En efecto, a no ser por revelación especial, no puede saberse a quiénes haya Dios elegido para sí [Can. 16].  (Dz 1540)

Hay dos referencias, una al canon 15 y otra al canon 16:

Si alguno dijere que el hombre renacido y justificado está obligado a creer de fe que está ciertamente en el número de los predestinados, sea anatemaSi alguno dijere con absoluta e infalible certeza que tendrá ciertamente aquel grande don de la perseverancia hasta el fin, a no ser que lo hubiera sabido por especial revelación, sea anatema

También, el Capítulo XIV declara:

De donde debe enseñarse que la penitencia del cristiano después de la caída, es muy diferente de la bautismal y que en ella se contiene no sólo el abstenerse de los pecados y el detestarles, o sea, el corazón contrito y humillado (Ps 50,19), sino también la confesión sacramental de los mismos, por lo menos en el deseo y que a su tiempo deberá realizarse, la absolución sacerdotal e igualmente la satisfacción por el ayuno, limosnas, oraciones y otros piadosos ejercicios, no ciertamente por la pena eterna, que por el sacramento o por el deseo del sacramento se perdona a par de la culpa, sino por la pena temporal [Can. 30], que, como enseñan las Sagradas Letras, no siempre se perdona toda, como sucede en el bautismo, a quienes, ingratos a la gracia de Dios que recibieron, contristaron al Espíritu Santo (cf. Ep 4,30) y no temieron violar el templo de Dios (1Co 3,17). De esa penitencia está escrito: Acuérdate de dónde has caído, haz penitencia y practica tus obras primeras (Ap 2,5), y otra vez: La tristeza que es según Dios, obra penitencia en orden a la salud estable (2Co 7,10), y de nuevo: Haced Penitencia (Mt 3,2 Mt 4,17), y: Haced frutos dignos de penitencia (Mt 3,8). (Dz 1543)

Ante esto, yo me pregunto ¿Cómo sabe el señor Henry Thomas qué fieles están o no en el purgatorio? ¿Cómo conocemos, salvo en el caso de los canonizados, quienes están en el cielo? ¿O es que, por medio de los actos externos, ahora los dimonianos enseñan y los engañados de buena fe creen, como Juan Wiclef, en la posibilidad de conocer con certeza el nombre y estado de los predestinados?  Me pregunto si estas personas, que sostienen “no se puede rezar por un pecador porque está en el infierno” han recogido esa enseñanza de los pre-reformistas como Wiclef y Huss, de Lutero, Calvino o de los jansenistas como Nicole, quien sostenía que el sacerdote que rezaba por un pecador público cometía un gravísimo sacrilegio y negaba, al igual que Arnauld, la posibilidad de la contrición perfecta, aún de los grandes herejes.

Y es lo que ocurre con los seguidores y ávidos lectores de los señores Dimond, nunca razonan las consecuencias de las tesis teológicas propuestas, nunca las comparan con lo que la Iglesia enseña a través de la teología, porque la teología, la filosofía y la historia de la Iglesia repugna la interpretación dimoniana de los dogmas de fe.


IV. Las oraciones públicas por los pecadores públicos.
En cuanto a los difuntos, la Iglesia prohibió especialmente oraciones públicas para algunos pecadores públicos en especial, tal como sería el caso de los suicidas, no obstante, nunca prohibió las oraciones privadas o especiales. Así, por ejemplo, un fiel católico puede rezar para que Dios se apiade de un alma. Ahora ¿El católico está con ello diciendo "porque esa alma se salvó"? En absoluto, sólo está deseando, pidiendo, que Dios Omnipotente, haya otorgado a esa persona en el momento de la muerte, la gracia suficiente como para enmendarse. De ninguna manera ocurre lo que imaginan los dimonianos, porque de quienes se salvaron o se condenaron, los católicos no sabemos. Y esto no es una novedad, sino que es algo creído desde época muy antigua, en efecto Epifanio catalogó entre los herejes a Aerio que consideraba todas y cualesquier oraciones por los difuntos, fieles o infieles, como inútiles.
Pero también, esta creencia demuestra una terrible ignorancia sobre la teología de la Misa, la más importante de todas las oraciones públicas católicas.  Los fieles pueden encargar Misas por los vivos y por los muertos… y cuando de vivos se trata, el código es explícito e que se puede encargar aún por los herejes y los infieles:

CAN. 809: Integrum est Missam applicaro pro quibusvis tum vivis, tum etiam defunctis purgatorio igne admissa expiantibus, salvo praescripto can. 2262, § 2, n. 2.

También se pueden celebrar misas por aquellos que no pueden recibir sepultura eclesiástica, como en el caso de los excomulgados. Esto incluye a los suicidas, los duelistas y por supuesto a los herejes, apóstatas e infieles, mencionados todos en el Canon 1240. Dichas Misas, no pueden, sin embargo, ser las de exequias, ni las de aniversario ni las de funerales en general, como se menciona en el canon 1241.


De esto se deduce que aún cuando yo hubiera realizado una oración, mínima por el alma del señor Liveres Plano, la misma no sería ni un sacrilegio, ni un error, y menos aún me haría a mí partícipe de los errores y herejías que en vida el señor Livieres Plano, como jerarca de la Iglesia Conciliar del Vaticano II esparció. En ningún momento dije "Livieres se salvó", ni realicé tampoco ninguna plegaria por él. Me limité a desear que Dios se hubiera apiadado del alma de ese hombre, que Dios le hubiera dado en ese tránsito final, la oportunidad de rechazar todos los errores y herejías que promovió y que entregara, aún en ese momento, su alma a Cristo. Todas las demás especulaciones son propias, no de un católico, sino de un fariseo…  pero eso, quisiera tratarlo en el próximo artículo.

sábado, 29 de agosto de 2015

Evangelium: nuevo blog católico

Me llegó hoy un correo electrónico informándome sobre un nuevo blog dedicado al apostolado católico, la defensa y promoción de la Tradición Católica y la lucha contra la Iglesia Conciliar del Vaticano II. El nombre de este blog es Evangelium.



Para acceder a este blog, que ya está en nuestra lista de enlaces, puede hacer click aquí.

viernes, 28 de agosto de 2015

San Agustín de Hipona: Doctor de la Iglesia

SAN AGUSTÍN DE HIPONA





DOCTOR DE LA IGLESIA
DOCTOR DE LA GRACIA
DOCTOR DE LA TRINIDAD




“Los que no están en la comunión católica y se glorían, sin embargo, del nombre cristiano, se ven obligados a oponerse a los creyentes; osan engañar a los indoctos como si se valiesen de la razón, siendo así, que el Señor vino cabalmente a traer esta medicina de la fe impuesta a los pueblos. Pero los herejes se ven obligados a hacer eso, como he dicho, porque sienten que serían repudiados con desdén si comparasen su autoridad con la de la Iglesia Católica.

Tratan, pues, de superar la autoridad de la Iglesia inconmovible con el nombre y promesa de la razón. Esta temeridad es normal en todos los herejes. Pero aquel emperador clementísimo de la fe, nos dotó también a nosotros del magnífico aparato de la invicta razón, valiéndose de selectos varones y piadosos y doctos y verdaderamente espirituales. Y al mismo tiempo fortificó la Iglesia con la ciudadela de la autoridad, valiéndose de concilios famosos de todos los pueblos y gentes y de las mismas sedes apostólicas.”
San Agustín de Hipona a Dióscoro (Ep 118,32)

Retomando el trabajo

Las últimas semanas han sido muy complicadas en lo laboral y lo personal. Esto al punto que apenas si he tenido oportunidad de contestar los innumerables correos electrónicos y mensajes de tantos amigos y conocidos. Es por ello que me vi imposibilitado de subir nuevo material al Blog y quiero pedirles a todos, que sepan disculparme por ello.

En los próximos días se publicarán nuevas entradas y se responderá como es debido a varios comentarios que quedaron en el tintero.

Encomendándome a sus oraciones,
Raúl Miguel.

domingo, 16 de agosto de 2015

Murió el falso obispo Rogelio Ricardo Livieres

El 14 de agosto murió Rogelio Ricardo Livieres Plano, miembro de la Opus Dei. 

Fue ordenado al sacerdocio el 17 de agosto del año 1978 y consagrado obispo, siguiendo el ritual de Paulo VI el 3 de octubre del año 2004, en vísperas de la asunción de Joseph Ratzinger al Sumo Pontificado de la Iglesia Concilar del Vaticano II. Desde aquel entonces gobenó, para y por la Iglesia Conciliar la diócesis de Ciudad del Este, dónde acogió entre otros, al presbítero apóstata Carlos Urrutigoity.

El obispo Livieres Plano era uno de los apóstoles del de la hermenéutica de la continuidad, la herejía neo-conservadora ratzingueriana. Sobre este movimiento, también llamado “reforma de la reforma”, de aires tractarianos. Nosotros ya nos referimos, primero con desconfianza y luego con total rechazo ante esta postura conservadora y falsamente católica.  En efecto, según la fórmulas de Ratzinger/Benedicto XVI las proposiciones discursivas son neutrales y solo cobran sentido en la medida que son recibidas por alguien, quien, por medio de un proceso de interpretación, le otorga un significado. Así, con el Concilio Vaticano II imperó, hasta el gobierno de Ratzinger/Benedicto XVI la “hermenéutica de la ruptura”, es decir, el Concilio fue visto como un nuevo comienzo y se abandonó la “herencia” bimilenaria; antes bien, Ratzinger sostiene que el mismo debe ser interpretado en continuidad con la tradición católica. Una forma de aplicar en lo concreto ésta hermenéutica fue la “liberación” de la Misa Tridentina indultada de Roncalli/Juan XXIII. Una fe subjetiva es la que impera y la que da forma al presupuesto ratzingeriano, la misma fe subjetiva condenada por San Pío X a los modernistas.

Livieres fue, entonces, un no católico, fue un hereje. Acogió a los conservadores de la Iglesia Conciliar del Vaticano II, porque su alma mater, la Opus Dei constituye uno de los partidos conservadores de Lucifer. Liveres no denunció el Vaticano II, no se opuso a la Nueva Misa, a los nuevos sacramentos ni a la nueva doctrina. No se opuso en ningún momento a la Iglesia del Anticristo, antes bien, fue uno de los ministros, fue uno de sus obispos y “ordenó” ministros para la Iglesia del Anticristo. En esto fue un fiel discípulo del apóstata que lo consagrara, el Usurpador de la Arquidiócesis de Asunción del Paraguay, Eustaquio Pastor Cuquejo Verga.

Livieres fue combatido, sí, por los ultramodernistas y defendido por los modernistas conservadores. Él fue parte de un combate interno en la Iglesia del Anticristo por posiciones de poder e influencias. La asunción de Bergoglio puso en aprietos al obispo modernista-conservador, como también lo hizo en Argentina con Héctor Rubén Aguer. Cuando los modernistas-liberales se lanzaron por su diócesis, él atacó. Su móvil no fue el amor a Cristo Jesús, sino poder. Los pusilánimes, los cobardes, aquellos que deseaban ver a Bergoglio como Papa, aquellos que ni entienden ni quieren entender que es el modernismo y que están seducidos por una fe barroca y ritualista aplaudieron a Livieres… incluso soñaron con una rebelión que, él mismo acabó rechazando de plano y asegurando su fidelidad a la Iglesia Neo Modernista y Neo Protestante que lo formó, mantuvo y encumbró.

Rogelio Ricardo Livieres Plano murió en la misma secta que lo formó, en la que militó y defendió activamente. Dios se apiade de él.

lunes, 10 de agosto de 2015

El legalismo de los fariseos

Artículo tomado del blog de nuestros amigos de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia.


NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y EL "LEGALISMO" DE LOS FARISEOS ... EL TRADICIONALISMO Y EL MODERNISMO "CATÓLICO"; MANTIENEN EN PIÉ HOY DÍA EL MISMO FARISEÍSMO CONDENADO POR CRISTO


“A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aún como éste publicano; Ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aún alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que este descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será exaltado.” San Lucas 18:9-14 

Los fariseos eran legalistas religiosos que habían logrado desarrollar un método de interpretación de los libros de la ley, la cual requería prácticas minuciosas y detallistas para llegar a la santidad. Los fariseos confiaban en su conocimiento meramente intelectual, en su interpretación tradicional de las leyes de Dios y se consideraban a sí mismos justos, exaltándose por creerse más buenos, o más santos, o más religiosos, o más sabios que los demás. Jesús les llamó hipócritas porque “aparentaban” ser justos, pero su corazón estaba lleno de maldad. Los legalistas creen que poseen la verdad, y atacan a todo aquel que disienta de sus interpretaciones, o defienden su verdad a capa y espada.

Leemos en el Evangelio de San Lucas 7:39 y 49: “Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora... Y a ella [Jesús] le dijo, tus pecados te son perdonados. Y los que estaban juntamente sentados a la mesa [fariseos], comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste que también perdona pecados? ” 

Los fariseos se caracterizan por criticar y después juzgar todo lo que los rodea, creyendo que son mejores que los demás. Ven la paja en el ojo ajeno, pero no ven la viga en el propio. Murmuran entre sí e inyectan dudas a los que los rodean respecto a determinada persona, por lo general alguien que no es fariseo como ellos. Pueden perjudicar grandemente a una persona creyendo firmemente que están sirviendo a Dios, creen que los motiva la justicia, cuando en realidad Satanás está detrás de cada una de sus murmuraciones, contiendas y dudas. Los fariseos son como "aves de mal agüero", su presencia presagia peligro.

“Pero algunos de ellos decían sobre Ntro. Sr. Jesucristo que:” Por belcebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios”. Otros para tentarle, le pedían señales del Cielo.” San Lucas 11:15-16

Es propio de la mentalidad farisaica, aparte de creer que saben todo, que son justos, sabios y santos, los fariseos no son capaces de reconocer cuándo Dios está actuando con poder en la vida de alguien, sino que, sin empacho alguno, emiten su juicio. Los fariseos levantan el dedo acusador para desviar la atención de los demás, para que nadie se de cuenta de sus propios pecados, de la triste condición de su pobre corazón entenebrecido.

“Ahora bien, vosotros los fariseos, limpian lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de rapacidad y de maldad. Necios, el que hizo lo de afuera, no hizo también lo de adentro? San Lucas 11:39

En este pasaje de la escritura, los fariseos se alarmaron porque Jesús no se lavó las manos antes de comer. ¡Hasta en eso se fijaban! Los legalistas buscan los más mínimos defectos en los siervos de Dios, los juzgan, levantan contienda y división en contra de ellos, hasta despedazarlos. Lo hicieron con Jesús, al cual asesinaron por no soportar que fuera diferente, que predicara a los pecadores y se sentara a comer y beber con ellos. ¡Los fariseos no pueden sentarse a comer y beber con pecadores, porque los juzgarán por sus pecados!

“Más ¡ay de ustedes, fariseos! Que diezmas la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasan por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer sin dejar de hacer aquello.” 
¡Ay de ustedes, fariseos! Que aman las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas! ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Que son como sepulcros que no se ven, y los hombres que andan encima no lo saben. San Lucas 11: 42-44

Desgraciadamente, los fariseos están activos y vivos en la iglesia de hoy, como lo estuvieron hace más de dos mil años cuando crucificaron a Jesucristo Señor nuestro. Se esconden, espían, levantan sus oídos para oír pláticas ajenas, y luego esparcen rumores falsos. Dejan que los incautos confíen en ellos y en cuanto éstos se equivocan, abren sus fauces para acusarles y luego devorarles. Confrontar a un legalista es participar de legalismo. Lo primero que dirán es, perdóname, no lo volveré a hacer, pero inmediatamente después toman ofensa, y actúan en consecuencia, preparan planes de destrucción, y los ejecutan. Solo la gracia y el Poder y la protección sobrenatural de Dios pueden librarnos de sus maquinaciones.


“Guardaos de la levadura de los fariseos que es la hipocresía. Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas.” San Lucas 12:1ª-3

miércoles, 5 de agosto de 2015

De Lamennais a Maritain

Nuestro querido amigo y colaborador AFT nos envió esta interesante reflexión, breve pero muy interesante, sobre el conocido texto del Padre Julio Mainvielle.


No se piense que este payador quiera corregir a Meinvielle. Nada de eso; sólo desea mostrar algunas vivencias sobre el tema. Tuve el gusto de conocer a Meinvielle en una celebración de fin de año aquí en la ROU, cuando ya se entraba en tiempos de catacumbas. También conocí personalmente a Maritain, en mi mocedad, en oportunidad que visitó la ROU.


El P. Boyer demoró 12 años en captar el veneno de Lamennais, en su propuesta de que el reino de este mundo, era una misma cosa con el de Cristo. En algún escrito de S.Pio X sobre el Sillon, el Papa destila la idea de que se movieron con buena intención, pero confiaron excesivamente en sus propias ideas, y terminaron derrapando. Comento esto, pues está en el juicio de Dios, y no nuestro, cuáles fueron las intenciones de estos actores.


En el fondo, la idea que les subyace, es creer que el socialismo o el progresismo, se identifica con el Reino de Dios. No nos extrañe, pues,  que el clero esté plagado de quienes piensan así y que terminan comunistas.


El toque de Maritain, fue coronar este pensamiento con la inconfesionalidad. ¿Hizo esto por odio a la Iglesia? No lo sabemos, pero nos inclinamos a pensar, que Montini, formado bajo su madre judía, en el fondo de su corazón, odiaba a la Iglesia.


Dos casos de tiempos añejos nos ilustran esta afirmación. Tuve buena amistad con una persona, que escaló puestos en la DC y más luego la entregó al FA, dominado, éste por el socialismo; que la usaron y absorbieron. En juventud, ya pensaba que el Reino de Dios en nuestro interior oriental, se lograba forzando a los estancieros que pusieran baños con agua caliente a los peones. La oposición insistía en que lo que había que llevar a la campaña, era la Eucaristía.


Otro caso, vivimos, con una persona muy allegada al Vaticano montiniano. Fue una explosión verbal, que sugería que fuéramos a aprender “caridad” a la Rusia de Stalin. No era mala persona, pero la confusión en su mente, entre un cierto desastroso sistema político, con el Reino de Dios, quedó bien patente.

martes, 4 de agosto de 2015

Por qué apostatan los "tradicionalistas"

Quisiera reproducir hoy este texto publicado en el blog "El integrista Mexicano", dejando abierto, para quienes quieran, la posibilidad de responder al autor el porqué de la apostasía de sacerdotes tradicionalistas en la Iglesia del Anticristo.


Entre el mundillo "tradicionalista" todos conocemos personajes, ya sean sacerdotes, obispos, monjes y laicos, que abandonaron el real o supuesto "combate" por la Fe y la Liturgia tradicional de la Iglesia, para descaradamente solicitar su ingreso con la secta modernista del Vaticano II.

Pero dentro de esta apostasía, hay ciertos "niveles" o "grados" de acercamiento con la secta conciliar (y de alejamiento de la Fe y del culto de siempre).

Por ejemplo, algunos grupos decidieron "arreglarse" con la Roma modernista y neoprotestante antes de las consagraciones episcopales de 1988, como el Monasterio de San José de Clairval del Abad Agustín Joly en 1987 o los jóvenes seminaristas que salieron de Ecóne para fundar el seminario "Mater Ecclesiae" en 1986.

Otros grupos dejaron el combate a raíz de las consagraciones episcopales, como la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro y el Monasterio de Le Barroux del Abad Gerard Calvet.

Otros buscaron arreglos verdaderamente bochornosos con Roma como la Sociedad San Juan Vianney de Campos en 2002 encabezada por e ahora "Obispo" Fernando Areas Rifán; el Instituto del Buen Pastor en 2006 encabezado por el P. Paul Aulagnier (quien fue uno de los primeros sacerdotes ordenados por Monseñor Lefebvre en 1972), y el Oasis de Jesús sacerdote en 2007 del Padre Pedro de la Inmaculada Muñoz. Ahora son birritualistas y modernistas salidos del closet.

Aun en 2012 los Redentoristas Transalpinos de la Isla de Papa Stronsay igualmente arrearon las banderas del buen combate en busca de una "placa" y un certificado de "no cisma".

Todos estos casos si bien son penosos, desde cierto punto de vista pueden comprenderse, pues se trata de largos procesos de diálogos, acercamientos, concesiones mutuas, promesas, promociones, etc, que se dieron entro grupos más o menos numerosos de antiguos tradicionalistas y las autoridades de la Entidad Vaticana.

Pero hay casos que en lo personal me llaman mucho la atención y son los de sacerdotes en lo individual que proviniendo de un entorno "tradicionalista", ingresaron a los seminarios de la Fraternidad de San Pío X, cursaron los 6 o 7 años de estudios, con un programa que incluía materias como latín, música, catecismo, canto gregoriano, teología natural, conferencias espirituales, magisterio de la Iglesia, historia, espiritualidad, sagrada escritura, liturgia, lógica, apologética, filosofía, derecho canónico, teología dogmática, etc., sujetos a las estrictas normas de disciplina y horarios, todo lo cual, sabemos bien, imprimen carácter.

¿Qué puede suceder en el alma y en mente de estos seminaristas recién ordenados que sin mayor experiencia del mundo ni de la labor pastoral deciden "volver" a la iglesia modernista?

Y no digamos que "regresan" a la secta modernista para "dar la batalla desde dentro" defendiendo a la Tradición, lo cual sabemos bien que es una ilusión espiritual diabólica (el diablo es el padre de la mentira), y que ha sido el pretexto de grupos como San José de Clairval, Le Barroux, la Fraternidad de San Pedro, Campos, el Buen Pastor, etc., sino que hablamos de casos en los que abierta y descaradamente vuelven a abrazar el modernismo en su máximo esplendor, de una vez y para siempre.

Cuando pienso en estos casos, me vine a la mente el caso del "Padre" Luis Gabriel Barrero Zabaleta, colombiano ordenado en La Reja, en diciembre de 1997 por Mons. Galarreta.

lunes, 3 de agosto de 2015

De los Evangelios en General, por el P. Bover

De los Evangelios en General, por el P. Bover
El siguiente artículo fue tomado del excelente blog amigo y hermano "En Gloria y Majestad".




NOMBRE.

Evangelio primitivamente significó albricias; luego pasó a significar la misma buena nueva. En sentido cristiano significó la Buena Nueva por antonomasia, “el mensaje de la salud” humana (Ef. I, 13).


TRIPLE FASE DEL EVANGELIO.

La Buena Nueva de Cristo presentó tres fases sucesivas; 1) su realización histórica; 2) su anuncio o divulgación; 3) su redacción escrita; es decir: 1) el Evangelio realizado2) el Evangelio predicado3) el Evangelio escrito.

Conviene determinar lo que fué el Evangelio oral, que tiene por objeto el Evangelio realizado y es la base del Evangelio escrito.


EL EVANGELIO ORAL.

La Predicación apostólica hubo de ser, ante todo, apologética: habían de probar que Jesús de Nazaret era el Mesías e Hijo de Dios. Los que creían en Jesu-Cristo, naturalmente concebían vivos deseos de conocer sus hechos y sus dichos, sus milagros y sus discursos. Espontáneamente se harían eco de aquellas palabras del Maestro: “Dichosos vuestros ojos, que vieron, y vuestros oídos, que oyeron” (Mt. XIII, 16). Tal fué el objeto de la catequesis evangélica: suplir la visión y audición personal. Para la realización de este ideal, el hombre apropiado era Pedro. Aunque desprovisto de cultura refinada, era hombre inteligente y despierto, que había observado atentamente cuanto Jesús había dicho y hecho y lo conservaba grabado en su memoriaDos cosas hubo de hacer Pedro: seleccionar la materia y ordenarla.

En cuanto a la selección, Pedro, hombre perspicaz, pronto vió que lo que Jesús había enseñado y obrado por su propia iniciativa conforme a un plan premeditado, se contenía principalmente en su predicación galilaica; lo demás, hasta el último viaje a Jerusalén, había sido más bien ocasional. Al ministerio galilaico se atuvo, por tanto.

El orden fué el que debía ser. La predicación de Galilea había sido una serie de viajes y excursiones. Esta serie de viajes, ya de suyo fácil de retener, la conservaba Pedro en su tenaz memoria. Con sólo seguir este orden itinerario se tenía el orden deseado, que era indirectamente orden cronológico.

Esta predicación oral, iniciada en Jerusalén y dirigida a los judíos, al ser trasladada más tarde a Antioquía y a Roma, hubo de adaptarse a la mentalidad de los nuevos oyentes, griegos y latinos.  De ahí las tres formas o variedades del Evangelio oral: la jerosolimitana, la antioquena, la romana. De ellas procedieron los Evangelios escritos.



LOS EVANGELIOS ESCRITOS.

Fueron cuatro los admitidos por la Iglesia: según Mateo, según Marcos, según Lucas y según Juan. La diferente personalidad de los autores y su relación respecto del Evangelio oral determina el carácter o rasgos diferenciales de los cuatro Evangelios escritos.

Para San Mateo, que era apóstol y conocía personalmente cuanto Jesús había dicho y hecho, el Evangelio oral fue simplemente una norma directiva, conforme a la cual él ordenó su propio Evangelio.

Para San Marcos, simple auxiliar de Pedro, la labor redaccional se redujo a poner por escrito el Evangelio oral de Pedro.

Para San Lucas es su fuente de información, la principal, sin duda, a base de la cual él ordena las múltiples y variadas informaciones que va recogiendo.

Para San Juan es algo puramente extrínseco; algo que él no quiere tocar, si ya no es, raras veces, para completarlo, precisarlo o explicarlo.


EL PROBLEMA SINÓPTICO.

El hecho de utilizar como fuente común el Evangelio oral establece entre los tres primeros evangelistas notables afinidades, en virtud de las cuales han sido denominados Sinópticos. Pero la distinta manera de utilizarlo da origen a diferencias no menos notables. El conjunto de estas afinidades y diferencias constituye una concordia discordante o una discordia concordante, que constituye el problema sinóptico. Las soluciones dadas a este problema se reducen a tres tipos principales:

a) La que busca la solución en la misma predicación oral.

b) La que apela a documentos escritos interpuestos.

c) La que combina ambos elementos de solución.

La primera solución, si se toma en cuenta el influjo de Bernabé en los Evangelios escritos, explica satisfactoriamente el problema, así las afinidades como las discrepancias entre los Sinópticos.
Que explique las discrepancias no ofrece gran dificultad, supuestos los rasgos característicos y diferenciales de los tres primeros Evangelios. Ni es mucho mayor la dificultad en explicar las afinidades. La principal suelen hallarla en las expresiones, en esas interferencias verbales, tan irregulares y caprichosas, que ocurren en los Sinópticos. Pero la que existe entre San Lucas y San Marcos se explica por el común influjo de Bernabé cuyo pariente auxiliar fué San Marcos y cuyo oyente había sido en Antioquía San Lucas. Recuérdese que Bernabé fué quien trasladó a Antioquía la forma helénica de la predicación jerosolimitana. Al reproducir San Marcos la forma jerosolimitana trasladada a Roma, no podía menos de encontrarse muchas veces con San Lucas, que reproducía la misma forma trasladada a Antioquía. Y las coincidencias verbales de la versión griega de San Mateo con San Marcos y San Lucas son muy naturales si se admite, como parece probable, que el autor de esta versión es el mismo Bernabé, o, si se quiere, Silas, que, sucesivamente compañero auxiliar de San Pablo y de San Pedro, al traducir a San Mateo empleaba espontáneamente las expresiones mismas de la catequesis evangélica de los dos grandes apóstoles, según le venían a la memoria.


AUTENTICIDAD, INTEGRIDAD, HISTORICIDAD.

La autenticidad de los Evangelios está garantizada por una prueba documental, cual no puede presentarla a su favor, ni remotamente, ningún otro escrito de la antigüedad.

La integridad sustancial, exenta de notables alteraciones y especialmente de interpolaciones, la han puesto en evidencia las numerosísimas y esmeradísimas ediciones que hace más de cuatro siglos vienen haciéndose de los Evangelios: ediciones hechas con los criterios más opuestos y rígidos, todas, sin embargo, sustancialmente concordes.

No es menos patente en historicidad. Es tan manifiesto el tono de lealtad y sinceridad con que hablan los evangelistas, y se muestran tan bien informados en aquello que narran, que es imposible no darles entera fe. Además, la conformidad de unos con otros y la exactitud reconocida de todo cuanto ha podido comprobarse por otras fuentes, corroboran su testimonio.Y esto que todos generalmente admiten cuando se trata de hechos puramente naturales, vale igualmente cuando se trata de los milagros. Recusar entonces el testimonio de los evangelistas no nace de principios de crítica histórica, sino de puros prejuicios pseudo-filosóficos, que lógicamente llevan al más crudo ateísmo.


LENGUA Y CRONOLOGIA.

A excepción de San Mateo, que escribió en arameo, los demás evangelistas escribieron en griego.

En cuanto al tiempo de su composición, es enteramente cierto que los tres primeros Evangelios se escribieron antes del año 63, y el cuarto, a fines del siglo I. Mayores precisiones no pasan de ser probables. Es posible que San Mateo escribiese su Evangelio hacia el año 50, San Marcos hacia el año  55, San Lucas hacia el año 60, San Juan hacia los años 95-100. La versión griega de San Mateo, única que se conserva, debió de hacerse entre los años 60 y 70.


COMPARACIÓN DE LOS CUATRO EVANGELISTAS.

Es interesante comparar los rasgos comunes y los diferenciales de cada evangelista.

Ninguno de ellos hace literatura o escribe como literato; pero todos, si no es Marcos, hacen obra literaria, tanto más apreciable cuanto menos resabiada de retórica académica. Ninguno de ellos escribe historia con preocupaciones de arte o de ciencia; pero todos han escrito verdadera historia, narración verídica y fidedigna de hechos reales.

Desde el punto de vista propiamente literariola obra de Marcos pertenece a la literatura oral o hablada; la de los demás, a la literatura escrita. La de Marcos podría calificarse de infra-literaria; la de los otros tres, de literaria, si no se prefiere calificarla, a lo menos la de Juan, de supra-literaria.

Desde el punto de vista histórico la obra de Marcos pertenece a la historia popular; la de Mateo, a la historia erudita semítica; la de Lucas, a la historia erudita helénica; la de Juan, a la historia filosófica o trascendental.

El rasgo distintivo de Marcos es la viveza fresca y espontánea; el de Mateo, lacoherencia y precisión algo esquemática; el de Lucas la delicadeza penetrante; el deJuan, la elevación y luminosidad.

Sobrepuestas las cuatro narraciones, Mateo da la línea, Marcos el colorido, Lucas los matices, Juan la luz.

Marcos suministra el elemento humano, Mateo el elemento judaico, Lucas el elemento helénico, Juan el elemento divino.

De ahí resulta la imagen unica en la historia: la del judío, que supera el judaísmo; la del hombre, que supera la humanidad; la del Hombre-Dios, Jesús de Nazaret, el héroe y protagonista de la cuádruple narración que forma los cuatro libros del único Evangelio, que es el Evangelio de Nuestro Señor Jesu-Cristo, el libro más hermoso que jamás se ha escrito.

sábado, 1 de agosto de 2015

Calendario Litúrgico de Agosto

Según las rúbricas de San Pío X



Date
Day
*** Liturgical Day ***
*** Misc. ***
1
Saturday
St. Peter's Chains
The Holy Machabees, Mm

First Saturday
2
Sunday
10th. Sunday after Pentecost
St. Alphonsus,Mary de Ligouri, BpCD
St. Stephen I, PM


3
Monday
Finding the Body
of St. Stephen I, Martyr


4
Tuesday
St. Dominic, C

5
Wednesday
Dedication of the Church of
Our Lady of the Snows


6
Thursday
Transfiguration of Our Lord
Sts. Xystus II,P & Comp., Mm


7
Friday
St. Cajetan, C
St. Donatus, BpM

First Friday
8
Saturday
Sts. Cyriacus & Comp., Mm
Vigil of St. Lawrence [Anticipated]


9
Sunday
11th. Sunday after Pentecost
St. John Marie Vianney, C
St. Romanus, M


10
Monday
St. Lawrence, M

11
Tuesday
Sts. Tibutius & Susanna, VMm

12
Wednesday
St. Clare, V

13
Thursday
Sts. Hippolytus & Cassian, Mm

14
Friday
Vigil of the Assumption of the BVM
St. Eusebius, C


15
Saturday
Assumption of the BVM
Holy Day

16
Sunday
St. Joachim, Father of the BVM,C
12th. Sunday after Pentecost
Within the Octave


17
Monday
St. Hyacinth, C
Within the Octave BVM
Octave day of St. Lawrence


18
Tuesday
Within the Octave
St. Agapitus, M
[Mass of Preceding Sunday]


19
Wednesday
St. John Eudes, C
Within the Octave


20
Thursday
St. Bernard, AbD
Within the Octave


21
Friday
St. Jane Frances de Chantel, W
Within the Octave


22
Saturday
Immaculate Heart of Mary
St. Timothy & Comp. Mm
Vigil of St. Bartholomew {Anticipated}

23
Sunday
13th. Sunday after Pentecost

24
Monday
St. Bartholomew, Ap

25
Tuesday
St. Louis IX, King of France, C

26
Wednesday
St. Zephyrinus, PM

27
Thursday
St. Joseph Calasanctius, C

28
Friday
St. Augustine, BpCD
St. Hermes, M


29
Saturday
Beheading of St. John the Baptist
St. Sabina, M


30
Sunday
14th. Sunday after Pentecost

31
Monday
St. Raymond Nonnatus, C