martes, 3 de marzo de 2015

El agnosticismo modernista

Entrada publicada originalmente el 5 de abril de 2013. Dedicado a los modernistas "católicos perplejos" y a los modernistas que insisten en que la Iglesia Católica Romana es la Iglesia del Vaticano II.


El agnosticismo modernista


Quisiera comentar el libro de Elmar Salmann "Passi e passaggi nel cristianesimo : piccola mistagogia verso il mondo della fede". Desconozco si existe una traducción al español. El objetivo es simple: se trata de un texto muy importante en el pensamiento teológico de la Iglesia Conciliar del Vaticano II, una verdadera actualización del agnosticismo modernista y un programa de "cristianización" en tal clave, la misma que vemos continuamente y que se espera del pontificado de Francisco/Bergoglio.
Quisiera comentar, tanto el libro de Salmann, el programa que en él aparece, como la supuesta visión antitética de ortodoxa de Congar y Ratzinger. Veremos que en éstos autores hay mas comunión de pensamiento que oposición.

Elmar Salmann es un monje benedictino, renombrado teólogo y académico , sus conferencias son muy publicitadas y sus libros forman parte del canon del pensamiento de la Iglesia Conciliar. El libro es de fácil lectura y su tesis principal es que en el mundo moderno estamos privados de Dios. Hoy, Dios se hace anónimo, ya no actúa como en la Biblia, se ocultó a los hombres y éstos no pueden diferenciar lo sagrado de lo profano.El texto está en sintonía con el pensamiento de Karl Rahner y de Hans Urs von Balthasar , dos luminarias del Modernismo y la Nueva Teología. No faltará quien marque la diferencia con el joven Yves Congar, para quien el ámbito de la acción y discernimiento de Dios es la Iglesia, por medio de la cual conocemos a Dios, algo que Ratzinger expuso en sus libros, primero como profesor, y luego como Papa.

Para comenzar el análisis, recordemos que San Pío X enseñó que en el modernista coexisten varios personajes: el filósofo, el apologista, el reformador y el creyente (Pascendi, I). Conviene ahora saber lo que dice el último Papa Santo sobre la filosofía del modernista:

Los modernistas establecen, como base de su filosofía religiosa, la doctrina comúnmente llamada agnosticismo. La razón humana, encerrada rigurosamente en el círculo de los fenómenos, es decir, de las cosas que aparecen, y tales ni más ni menos como aparecen, no posee facultad ni derecho de franquear los límites de aquéllas. Por lo tanto, es incapaz de elevarse hasta Dios, ni aun para conocer su existencia, de algún modo, por medio de las criaturas: tal es su doctrina. De donde infieren dos cosas: que Dios no puede ser objeto directo de la ciencia; y, por lo que a la historia pertenece, que Dios de ningún modo puede ser sujeto de la historia.

¿Cómo es ese dios lejano que nos presenta Elmar Salmann? Es un dios incognoscible, un dios anónimo y misterioso, un νοούμενoν (noúmenon) kantiano. como veremos más adelante.  Pero también, señala el autor, no es el mismo dios que aparece en el Antiguo Testamento. Al tratarse éste de un relato "mítico", no histórico ni real, lo que leemos allí no es sino la interpretación mágica que hicieron sabios judíos a lo largo de varios siglos, o mejor dicho, la Biblia sería una inmensa teología de la historia, una visión teologizada de los acontecimientos pasados, pero que, por las continuas redacciones y correcciones, el sustrato empírico se encuentra Enûma Elish o el medievalista que, queriendo adentrarse ne la mitología nórdica, se sumerge en las sagas  No obstante, Salmann aclara, en éste y en otros libros, que los "textos divinos", no son divinos porque tengan a a Dios por autor, sino porque tratan sobre la divinidad, siendo composiciones históricas de la comunidad de los creyentes. Para que tomemos una dimensión real de como Salmann interpreta las escrituras deberíamos hacer un ejercicio: Edgar Allan Poe jamás pisó París, no obstante, su serie policial transcurre en la capital francesa. Quien quiera conocer a Dios por medio de las Sagradas escrituras será como aquel que quiera conocer a París por medio de Poe.
desdibujado a tal punto que es casi imposible distinguir lo real de lo ficticio. La Biblia, para Elmar Salmann es poco menos que una novela histórica. Quien quiera conocer a Dios por las Sagradas Escrituras, en última instancia, emprende el mismo camino que el orientalista que, para conocer la mitología babilónica leerá el

La Biblia, al ser compuesta por la comunidad de creyentes judíos y luego, paleocristianos, tiene a un Dios Omnipresente y actuante porque esa comunidad estaba orientada a Dios/Yaveh y luego a Dios/Cristo. La presencia divina era el "sentimiento" que de ella tenía la comunidad. Una visión de Dios: en el Antiguo Testamento un Dios cruel y vengativo, en el nuevo, un Dios próximo y cercano que se hace uno con el hombre para poder salvarlo. el cristiano debe entonces ser como Cristo. Aquí, Elmar Salmann retoma Dietrich Bonhoeffer: Cristo murió por los demás, el cristiano es el imitador de Cristo y por lo tanto aquel que se entrega por los demás, es allí donde se encuentra la "verdadera divinidad".

Bonhoeffer como Elmar Salmann lo que en realidad están haciendo es un tratado de sociología. Me atrevería a decir, incluso, que de mala sociología. En efecto, una de las obras principales del teólogo de la Bekennende Kirche se titula "Sociología de la Iglesia", donde se expone en la cuarta tesis de la Declaración de Barmen: la función de la Iglesia es practicar el servicio a todos. ¿Por qué? Porque es lo único que podemos conocer de las sagradas escrituras. Todo lo demás es mito, recreación, expansiones literarias colocadas allí dónde los hombres desconocían lo que realmente había ocurrido. Para éstos autores el judío no debe convertirse al cristianismo, no lo necesita, porque él "siente" a Dios desde el judaísmo, como el musulmán desde el Islam. Cada quien se somete a la voluntad del Dios, es decir, la religión es un doble acto, primero deconstruir socialmente para luego instruir, es decir construir interiormente.

Repite Salmann el pensamiento de Hans Urs von Balthasar : el mundo de hoy desconoce a Dios porque Dios está ausente, pero siempre lo estuvo... la diferencia, es que hoy somos conscientes de esa ausencia, de esa lejanía y de nuestra incapacidad de conocerle, de comprenderle y por lo tanto de someternos a su voluntad. Antes, el hombre ideaba maneras de acercarse a lo sagrado según los contextos histórico-culturales: los árabes inventaron el Islam, los budistas reformaron el hinduismo  los judíos perfeccionaron los cultos pastoriles y paganos, depurándolos. El Cristianismo sufre un accidente histórico con la persona de Cristo, pero, los evangelios, son una interpretación de Jesús, de su vida, de su obra y su pensamiento. Al estar Dios alejado del mundo, al no manifestarse, al no hacer "sentir" su presencia, los hombres de hoy, cobran conciencia de ello y esa angustia los conduce al agnosticismo que dice "denunciar". El Cristiano, debe reconocer la orfandad del mundo moderno de Dios. No es que los hombres se alejaron de Dios, sino que Él jamás estuvo presente. Así como los judíos crearon una imagen de Dios, razona Salmann, como un juez implacable, tan poderoso que podía usar a los enemigos de Israel para castigar al Pueblo Elegido, así como la "comunidad primitiva" cristiana creo una imagen de Jesús (el "Jesús de la Fe"), pobre, perseguido y a la vez libertador y redentor, la Iglesia de Hoy debe buscar una nueva imagen de Dios, una imagen que sirva para contrarrestar el agnosticismo, dice el catedrático.

Vemos en éste último apelativo a la "creación" de una nueva imagen de Dios, la "inmanencia vital", denunciada en la Pascendi de San Pío X:

una vez repudiada la teología natural y cerrado, en consecuencia, todo acceso a la revelación al desechar los motivos de credibilidad; más aún, abolida por completo toda revelación externa, resulta claro que no puede buscarse fuera del hombre la explicación apetecida, y debe hallarse en lo interior del hombre; pero como la religión es una forma de la vida, la explicación ha de hallarse exclusivamente en la vida misma del hombre. Por tal procedimiento se llega a establecer el principio de la inmanencia religiosa. En efecto, todo fenómeno vital —y ya queda dicho que tal es la religión— reconoce por primer estimulante cierto impulso o indigencia, y por primera manifestación, ese movimiento del corazón que llamamos sentimiento. Por esta razón, siendo Dios el objeto de la religión, síguese de lo expuesto que la fe, principio y fundamento de toda religión, reside en un sentimiento íntimo engendrado por la indigencia de lo divino. Por otra parte, como esa indigencia de lo divino no se siente sino en conjuntos determinados y favorables, no puede pertenecer de suyo a la esfera de la conciencia; al principio yace sepultada bajo la conciencia, o, para emplear un vocablo tomado de la filosofía moderna, en la subconsciencia, donde también su raíz permanece escondida e inaccesible.

¿Es ésta una doctrina nueva, entonces? ¿El llamado de Salmann a una re-definición de la Iglesia es la apelación a los cristianos para evangelizar el mundo? Es la misma y vieja doctrina modernista que San Pío X llamó "delirio", es la aplicación el idealismo kantiano, que nos deja en una ignorancia absoluta sobre el Creador, no podemos saber como es Dios en sí mismo, porque el hombre está incapacitado de conocer las cosas en sí mismas ("Das Ding an sich", frase fundamental en la "Crítica de la Razon Pura") y lo que de Dios tenemenos es el φαινόμενoν, porque somos incapaces de desvelar el νοούμενoν.

El dios de Elmar Salmann es un νοούμενoν, noúmenon, del cual hemos creado varias  φαινόμενα (phenomena), según los contextos históricos, políticos, culturales, étnicos, etc. Pero nunca, jamás, estamos ante el Dios verdadero.El Dios verdadero es incognoscible, imposible para los hombres, como lo era el Uno de Plotino, al que los hombres podían percibir por medio del Nous.

Pero veamos las consecuencias: al no conocer a Dios, hacemos una imagen de él, el Dios moderno debe ser accesible y afín al agnóstico; se puede relajar la moral y la disciplina, para que el hombre moderno la acepte... en última ratio, se repite el último punto de la Lamentabili:

El catolicismo actual no puede armonizarse  con la verdadera ciencia, si no se transforma en un cristianismo no dogmático: en un protestantismo amplio y liberal.

Remplacemos ciencia con el Mundo moderno y tendremos el pensamiento del Concilio Vaticano II.

Pero alguien objetará que Congar y Ratzinger están en las antípodas de éste pensamiento. ¿Acaso para Cóngar el Creador no puede ser conocido sino dentro de la Iglesia? ¿No concluye Ratzinger en la Dominus Iesus que fuera de la Iglesia de Cristo es la Iglesia Católica y que en ella se da la salvación? La diferencia es menos importante de lo que parece, porque en éstos dos autores existe un error eclesiológico, o mejor dicho, una nueva eclesiología: la Iglesia no es la Iglesia Católica Apostólica Romana, sino la comunidad de los creyentes en Jesús. Hay una Iglesia más perfecta, como la Iglesia Católica Romana, otras imperfectas, como aquellas en las que se conserva la eucaristía y el orden sagrado, pero todas son medios de salvación por las cuales actúa el Espíritu Santo.

La Iglesia está entonces desunida. Congar lo dice en el título de su obra clásica, Ratzinger con el mismo pesimismo en Informe sobre la fe, en Dominus Iesus, y también en la trilogía Jesús de Nazareth. Para ellos todos los que adoran a Cristo (bien o mal, completa o incompletamente) son miembros de la Iglesia. La Iglesia no es la institución fundada por Nuestro Señor, sino que es algo invisible que se extiende allí donde Él es invocado. Otra hermenéutica de lo que la Iglesia es, y por lo tanto de su misión.

Es la comunidad de los fieles, organizada, la que debe afrontar el reto de poner a Dios en el mundo. ¿Cómo? Re-interpretando la historia, tomando los elementos que son necesarios, desechando aquello que ya no es menester, corrigiendo los errores del pasado, limando los abusos, en fin: construyendo socialmente,  construyendo, desde la comunidad de los fieles, para que cada fiel, pueda ser instruído en el Dios de Hoy, es decir, construir interiormente la imagen de Dios que necesita para vivir en el mundo moderno.

Ratzinger fue claro en su programa de pontificado: hay dos hermeneuticas del Concilio, que expresan la respuesta de la Iglesia ante el mundo moderno. La hermneutica de la ruptura quiso interpretarlo como una discontinuidad,c omo una novedad, de ésta manera contribuyó al agnosticismo, al descreimiento, al alejamiento del mundo de Dios. Una hermenéutica de la continuidad, por su parte conseguirá lo contrario. Acciones concretas: el indulto a la Misa Tridentina, la formación de una Iglesia Alta ritualista con una Iglesia Baja "evangélica", con la espera de que ambas, se alimenten mutuamente, creando una síntesis contemporánea, la síntesis que dará al mundo el Dios que necesita, o mejor dicho, el Dios que se ajuste a él.

domingo, 1 de marzo de 2015

Calendario Litúrgico Marzo 2015

Fecha
Día
*** Día litúrgico ***
1
Domingo
Segundo domingo de Cuaresma
2
Lunes
Día Ferial

3
Martes
Día Ferial

4
Miércoles
San Casimiro, C
San Lucio I, PM

5
Jueves
Día Ferial

6
Viernes
Pts . Perpetua y Felicitas , Mm
7
Sábado
Santo Tomás de Aquino, CD
8
Domingo
Tercera. Domingo de Cuaresma
San Juan de Dios, C

9
Lunes
Santa Francisca de Roma, W

10
Martes
Cuarenta Santos Mártires
11
Miércoles
Día Ferial
12
Jueves
San Gregorio Magno, PCD
13
Viernes
Día Ferial
14
Sábado
Día Ferial
15
Domingo
Cuarto. Domingo de Cuaresma
Laetare Domingo

16
Lunes
Día Ferial
17
Martes
San Patricio, BPC
18
Miércoles
San Cirilo de Jerusalén, bpcd
19
Jueves
San José, Esposo de la BVM, C
20
Viernes
Siete Dolores de la BVM
21
Sábado
San Benito, Ab
22
Domingo
Domingo de Pasión
23
Lunes
Día Ferial
24
Martes
San Gabriel, el Arcángel
25
Miércoles
Anunciación de la BMV
26
Jueves
Día Ferial
27
Viernes
San Juan Damasceno, CD
28
Sábado
San Juan de Capistrano , C
29
Domingo
Domingo de ramos
30
Lunes
Lunes Santo
31
Martes
Martes en Semana Santa



viernes, 27 de febrero de 2015

Aplicación de la eclesiología conciliar

La Iglesia Conciliar del Vaticano II no tiene sólo una fe diferente a la católica, sino también una comprensión diferente de la estructura y organización de lo que "debe ser" la Iglesia. Dicha visión es, naturalmente, contraria a la eclesiología católica tradicional, y tuvo entre sus grandes arquitectos al por entonces joven y prolífico teólogo modernista Joseph Ratzinger, luego cardenal y finalmente Sumo Pontífice de la Iglesia Montiniana, Benedicto XVI.

La eclesiología conciliar del Vaticano II sostiene que la iglesia (conciliar) debe ser considerada no como una unidad, sino como una confederación de iglesias particulares en dos niveles: en primer lugar se encuentran aquellas que están en perfecta unión con el usurpador/Sumo Pontífice; en un segundo lugar estarían aquellas que conservan la eucaristía y el orden sagrado, pero no están en "comunión perfecta", sobre las cuales también opera el Espíritu Santo.

La aplicación práctica ha llegado. Tal como anuncia el Cardenal (de la Iglesia Montinia) Marx en la noticia que reproducimos a continuación:


Presidente de la Iglesia alemana Marx: "No somos una rama de Roma y que no será un Sínodo nos diga lo que hacer aquí."
Il Foglio señala que el cardenal Marx, el jefe de la Conferencia Episcopal de Alemania y uno de los ocho "super cardenales elegidos por Francisco ha declarado que el Sínodo es irrelevante para ellos en las cuestiones sometidas a debate - que no tiene que por qué escuchar Roma.
Para leer todo el artículo haga click aquí.

jueves, 26 de febrero de 2015

Fabián Vázquez. Descanse en paz




Lamentamos informar que en el día de hoy, aproximadamente a las 6,30 de la mañana, nuestro Director General, Mario Fabián Vázquez, sufrió un accidente vial en la localidad de General Pinto (Provincia de Buenos Aires) como resultado del cual perdió la vida.

Todos aquellos que sacamos tanto provecho de su apostolado, no podemos menos que agradecer a la Divina Providencia que puso en nuestro camino a una personalidad señalada.

Rogamos a todos nuestros lectores y a los oyentes de Radio Cristiandad, que eleven preces y ofrezcan misas por su alma. A su señora esposa, Viviana y a su hijo, Ignacio, todas nuestras condolencias y el deseo de que Nuestra Madre del Cielo les procure una santa resignación.

Luis Ricardo Manzano

Director Ejecutivo


Nota de Sursum Corda:
Poco queda para agregar. No lo conocí personalmente, sólo por su apostolado en Radio Cristiandad y mantuve con él alguna esporádica comunicación por medios electrónicos. Cuando Radio Cristiandad comenzó a censurar a ciertos foristas, y finalmente, cerró los comentarios, como tantos lectores me alejé. Sin embargo, guardé respeto y consideración por Fabián y el trabajo que realizaba por la Resistencia Católica contra la Iglesia Conciliar.
Fabián luchó como pudo y como supo, combatió por la Causa de Dios. No faltará quien diga que cometió errores. Lo hizo porque era un hombre y como tal, podía equivocarse. Pero siempre tuvo como fin defender la Santa Fe Católica.

En estos momentos, en los que despedimos a un hermano en la fe, también somos testigos como los herejes dimonianos lo difamaron y hasta se atrevieron a "condenarlo" al infierno. ¿Qué podemos decir ante semejante malicia? ¿Nos puede sorprender algo de estos infieles? Ellos son como la paja mezclada con el trigo, ellos quieren llevarse a todos los fieles católicos que les sea posible, confundirlos, engatusarlos con sus mentiras y con sus errores, con sus herejías y sus fantasías.

Pero nosotros, que somos católicos, debemos rezar por el eterno descanso de Fabián Vazquez. Por él y por su familia.


martes, 10 de febrero de 2015

Toda la verdad sobre St. Gertrude the Great

Toda la verdad sobre St. Gertrude the Great
o el Dolan-Cekada-Sanborn Affaire

Presentación del sitio web sggscandal.com por Sursum Corda

Muy pocos días atrás un amigo que estudió en el seminario Most Holy Trinity Seminary, me informó que se había publicado un sitio en el cual se contaba toda la historia de St. Gertrude the Great. Esto es prácticamente desconocido en hispanoamérica, y de hecho, podría significar una cuestión doméstica del tradicionalismo norteamericano (típico "tradicionalismo"), si es que el Obispo Sanborn, el padre Cekada y el diácono Dolan (que inválidamente funge como obispo) no tuvieran una amplia y (lamentablemente) funesta influencia allende los Estados Unidos de América.

Como tantos, yo estuve obnubilado por la "sabiduría" del Padre Cekada y había llegado a adherir a la versión sui generis de la Tesis de Monseñor Guerard Des Lauriers, esbozada por Sanborn. Durante años recibí información sobre el accionar de estos hombres: como difamaban sacerdotes que no pertenecían a sus grupos, como perseguían y calumniaban sacerdotes que se apartaban de ellos y, lo más impresionante e increible para mi, como se le prohibían los sacramentos a los fieles que ne negaban a obedecer sus caprichos.

La lectura de los textos, cada vez más alejados de aquellos primeros trabajos del Padre Cekada, las cartas de Mons. Sanborn y los estudios publicados por el erudito e inteligente blog Pistrina Liturgica sirvieron para que finalmente bajara del altar a estos ídolos de pies de barro. Porque ese es el lugar y el prestigio que han querido ganarse: sabios, santos en vida, verdaderos y únicos defensores de la fe católica y sobre todo, controladores y administradores del único centro de formación sacerdotal que merece ese nombre en todo el continente americano. Ahora bien, el seminario que en una época, aquí en Sursum Corda se llegó a recomendar, tiene como docentes al Donald Sanborn, el padre Anthony Cekada, el padre Joseph Selway, y el tristemente célebre Nicolas Desposito. No obstante, desde hace muchos años, se viene denunciando, como dijimos líneas arriba, al grupo liderado por Dolan-Cekada-Sanborn de realizar un verdadero terrorismo espiritual: todo aquella persona que se oponga a los caprichos de estos sacerdotes recibe una total y automática excomunión. 

Este lamentable y triste accionar no es propio del seminario, sino de toda la organización, incluyendo el colegio St. Gertrude the Great. Profesores expulsados, sacerdotes despedidos y agredidos, fieles de años condenados a no poder comulgar ni pisar la Iglesia y la amenaza hacia todos aquellos que se atrevan a hablar con estos "excomulgados", de correr la misma suerte.

Junto con el docto blog Pistrina Liturgica y The Lay Pulpit se encuentra ahora el sitio The Scandals at St. Gertrude the Great, donde se documentan los tristes acontecimientos en esta institución y el comportamiento deshonesto y anticristiano de estos sacerdotes para con sus hermanos en el presbiteriado y muy especialmente los fieles católicos, a quienes amenazan con prohibir los sacramentos. 

¡Qué diferencia la actitud que desde hace algunos cuantos años vienen desarrollando estos sacerdotes que, por las mismas razones y mismos abusos, se separaron hace muchos años de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X!

lunes, 9 de febrero de 2015

Monseñor Marcel Lefebvre: palabras de aliento a la Resistencia Católica

Las siguientes palabras son de Monseñor Marcel Lefebvre. Son palabras dignas de una meditación, de una reflexión, no para los "lefebvristas", sino PARA TODOS LOS CATÓLICOS. Son palabras de la época de la confusión, de la "crisis". Hoy en día vivimos un momento de mayor claridad. Sabemos cuál es la Iglesia Católica y cuál no. Sabemos quiénes son los sacerdotes y quienes no. No obstante, los católicos de hoy son perseguidos y calumniados. Se los expulsa, lamentablemente, no ya de los templos usurpados por la Iglesia Conciliar, sino también de capillas y oratorios "tradicionalistas".
Oremos al Señor para que este espíritu sectario sea erradicado pronto de las filas "tradicionalistas" y que, unidos en la Verdad, que es Cristo Nuestro Señor, luchemos por la Santa Iglesia Católica.



Dichoso estoy de constatar que en el mundo entero, en el mundo católico, por todas partes, hay personas valientes que se reúnen en torno de sacerdotes fieles a la fe católica y a la Iglesia católica para mantener la Tradición que es la muralla de nuestra fe. Si hay un movimiento tan general, es que la situación de la Iglesia es verdaderamente grave. Pues, para los sacerdotes, para los católicos, aceptando el ser tratados de rebeldes, de disidentes, de desobedientes, siendo que se trata de buenos sacerdotes, algunos de los cuales han servido en las parroquias durante treinta años con gran satisfacción de sus fieles, es que hay una crisis. Es para mantener la fe católica. Ellos lo hacen conscientemente en el espíritu de los mártires.

Ser perseguido por sus hermanos o por los enemigos de la Iglesia, de donde sea que venga el golpe, si es contra el mantenimiento de la fe, es sufrir un martirio. Estos sacerdotes, estos fieles, son testigos de la fe católica. Ellos prefieren ser considerados como rebeldes y disidentes antes que perder la fe.



Imagen tomada del blog de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia, 
grupo de sacerdotes católicos apostólicos y romanos, 
cuya posición teológica sostiene que la Santa Sede se encuentra usurpada por los enemigos de Jesucristo.

viernes, 6 de febrero de 2015

Theotokos


SANTÍSIMA MADRE DE DIOS
¡RUEGA POR NOSOTROS!

Los males de la envidia

Fragmento de la Epístola de Clemente de Roma a los Corintios. Agradezco infinitamente a Jorge Rodriguez por el link que pronto aparecerá en nuestra lista de enlaces.



1 Por causa de las calamidades y reveses, súbitos y repetidos, que nos han acaecido, hermanos, consideramos que hemos sido algo tardos en dedicar atención a las cuestiones en disputa que han surgido entre vosotros, amados, y a la detestable sedición, no santa, y tan ajena y extraña a los elegidos de Dios, que algunas personas voluntariosas y obstinadas han encendido hasta un punto de locura, de modo que vuestro nombre, un tiempo reverenciado, aclamado y encarecido a la vista de todos los hombres, ha sido en gran manera vilipendiado. 2 Porque, ¿quién ha residido entre vosotros que no aprobara vuestra fe virtuosa y firme? ¿Quién no admiró vuestra piedad en Cristo, sobria y paciente? ¿Quién no proclamó vuestra disposición magnífica a la hospitalidad? ¿Quién no os felicitó por vuestro conocimiento perfecto y sano? 3 Porque hacíais todas las cosas sin hacer acepción de personas, y andabais conforme a las ordenanzas de Dios, sometiéndoos a vuestros gobernantes y rindiendo a los más ancianos entre vosotros el honor debido. A los jóvenes recomendabais modestia y pensamientos decorosos; a las mujeres les encargabais la ejecución de todos sus deberes en una conciencia intachable, apropiada y pura, dando a sus propios maridos la consideración debida; y les enseñabais a guardar la regla de la obediencia, y a regir los asuntos de sus casas con propiedad y toda discreción.

2

1 Y erais todos humildes en el ánimo y libres de arrogancia, mostrando sumisión en vez de reclamarla, más contentos de dar que de recibir, y contentos con las provisiones que Dios os proveía. Y prestando atención a sus palabras, las depositabais diligentemente en vuestros corazones, y teníais los sufrimientos de Cristo delante de los ojos. 2 Así se os había concedido una paz profunda y rica, y un deseo insaciable de hacer el bien. Además, había caído sobre todos vosotros un copioso derramamiento del Espíritu Santo; 3 y, estando llenos de santo consejo, en celo excelente y piadosa confianza, extendíais las manos al Dios Todopoderoso, suplicándole que os fuera propicio, en caso de que, sin querer, cometierais algún pecado. 4 Y procurabais día y noche, en toda la comunidad, que el número de sus elegidos pudiera ser salvo, con propósito decidido y sin temor alguno. 5 Erais sinceros y sencillos, y libres de malicia entre vosotros. 6 Toda sedición y todo cisma eran abominables para vosotros. Os sentíais apenados por las transgresiones de vuestros prójimos; con todo, juzgabais que sus deficiencias eran también vuestras. 7 No os cansabais de obrar bien, sino que estabais dispuestos para toda buena obra.  8 Estando adornados con una vida honrosa y virtuosa en extremo, ejecutabais todos vuestros deberes en el temor de Dios. Los mandamientos y las ordenanzas del Señor estaban escritos en las tablas de vuestro corazón. 

3

1 Os había sido concedidas toda gloria y prosperidad, y así se cumplió lo que está escrito: Mi amado comió y bebió y prosperó y se llenó de gordura y empezó a dar coces. 2 Por ahí entraron los celos y la envidia, la discordia y las divisiones, la persecución y el tumulto, la guerra y la cautividad. 3 Y así los hombres empezaron a agitarse: los humildes contra los honorables, los mal reputados contra los de gran reputación, los necios contra los sabios, los jóvenes contra los ancianos. 4 Por esta causa la justicia y la paz se han quedado a un lado, en tanto que cada uno ha olvidado el temor del Señor y quedado ciego en la fe en Él, no andando en las ordenanzas de sus mandamientos ni viviendo en conformidad con Cristo, sino cada uno andando en pos de las concupiscencias de su malvado corazón, pues han concebido unos celos injustos e impíos, por medio de los cuales también la muerte entró en el mundo. 

4

1 Porque como está escrito: Y aconteció después de unos días, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. 2 Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no prestó atención a Caín y a la ofrenda suya. 3 Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. 4 Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si has ofrecido rectamente y no has dividido rectamente, ¿no has pecado? 5  ¡Calla! Con todo esto, él se volverá a ti y tú te enseñorearás de él. 6 Y dijo Caín a su hermano Abel. Salgamos a la llanura. Y aconteció que estando ellos en la llanura, Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató. 7 Veis, pues, hermanos, que los celos y la envidia dieron lugar a la muerte del hermano. 8 Por causa de los celos, nuestro padre Jacob tuvo que huir de delante de Esaú su hermano. 9 Los celos fueron causa de que José fuera perseguido de muerte, y cayera incluso en la esclavitud. 10 Los celos forzaron a Moisés a huir de delante de Faraón, rey de Egipto, cuando le dijo uno de sus paisanos: ¿Quién te ha puesto por juez entre nosotros? ¿Quieres matarme, como ayer mataste al egipcio? 11 Por causa de los celos Aarón y Miriam tuvieron que alojarse fuera del campamento. 12 Los celos dieron como resultado que Datán y Abiram descendieran vivos al Hades, porque hicieron sedición contra Moisés el siervo de Dios. 13 Por causa de los celos David fue envidiado no sólo por los filisteos, sino perseguido también por Saúl [rey de Israel].

5

1 Pero, dejando los ejemplos de los días de antaño, vengamos a los campeones que han vivido más cerca de nuestro tiempo. Pongámonos delante los nobles ejemplos que pertenecen a nuestra generación. 2 Por causa de celos y envidia fueron perseguidas y acosadas hasta la muerte las mayores y más íntegras columnas de la Iglesia. 3 Miremos a los buenos apóstoles. 4 Estaba Pedro, que, por causa de unos celos injustos, tuvo que sufrir, no uno o dos, sino muchos trabajos y fatigas, y habiendo dado su testimonio, se fue a su lugar de gloria designado. 5 Por razón de celos y contiendas Pablo, con su ejemplo, señaló el premio de la resistencia paciente. 6 Después de haber estado siete veces en grillos, de haber sido desterrado, apedreado, predicado en el Oriente y el Occidente, ganó el noble renombre que fue el premio de su fe, 7 habiendo enseñado justicia a todo el mundo y alcanzado los extremos más distantes del Occidente; y cuando hubo dado su testimonio delante de los gobernantes, partió del mundo y fue al lugar santo, habiendo dado un ejemplo notorio de resistencia paciente.

6

1 A estos hombres de vidas santas se unió una vasta multitud de los elegidos, que en muchas indignidades y torturas, víctimas de la envidia, dieron un valeroso ejemplo entre nosotros. 2 Por razón de los celos hubo mujeres que fueron perseguidas, después de haber sufrido insultos crueles e inicuos, como Danaidas y Dirces, alcanzando seguras la meta en la carrera de la fe, y recibiendo una recompensa noble, por más que eran débiles en el cuerpo. 3 Los celos han separado a algunas esposas de sus maridos y alterado el dicho de nuestro padre Adán: Ésta es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne. 4 Los celos y las contiendas han derribado grandes ciudades y han desarraigado grandes naciones.

7

1 Estas cosas, amados, os escribimos no sólo con carácter de admonición, sino también para haceros memoria de nosotros mismos. Porque nosotros estamos en las mismas listas y nos está esperando la misma oposición. 2 Por lo tanto, pongamos a un lado los pensamientos vanos y ociosos; y conformemos nuestras vidas a la regla gloriosa y venerable que nos ha sido transmitida; 3 y veamos lo que es bueno y agradable y aceptable a la vista de Aquel que nos ha hecho. 4 Pongamos nuestros ojos en la sangre de Cristo y démonos cuenta de lo precioso que es para su Padre, porque habiendo sido derramado por nuestra salvación, ganó para todo el mundo la gracia del arrepentimiento. 5 Observemos todas las generaciones en orden, y veamos que de generación en generación el Señor ha dado oportunidad para el arrepentimiento a aquellos que han deseado volverse a Él. 6 Noé predicó el arrepentimiento, y los que le obedecieron se salvaron. 7 Jonás predicó la destrucción para los hombres de Nínive; pero ellos, al arrepentirse de sus pecados, obtuvieron el perdón de Dios mediante sus súplicas y recibieron salvación, por más que eran extraños respecto a Dios.

martes, 3 de febrero de 2015

Nuevos enlaces

Sumamos a la lista de enlaces nuevos y recomendables sitios. Si usted encuentra que alguno de las páginas enlazadas desde Sursum Corda está roto o vacío, por favor, comuníquelo por correo electrónico para ser subsanado el error.

sursumcordablog@hotmail.com




  • https://eccechristianus.wordpress.com/ Interesante sitio, defensor de la doctrina católica y la hispanidad.
  • http://www.obispoenmisiones.com/ Blog de Monseñor Martín Dávila y la Sociedad Sacerdotal Trento.
  • http://www.csjb-ofmconv.com/ Convento San Juan Bautista, franciscanos (el enlace está hace tiempo, pero nunca hice referencia a ellos).





Primer sermón de San Bernardo para el Domingo de Septuagésima

1. Grande consuelo me causa, Hermanos míos, aquella sentencia del Señor: El que es de Dios, oye las palabras de Dios.  (Johan 8.47) Por eso vosotros las oís con gusto, porque sois de Dios. Ni ignoro lo que dice en otro lugar Escritura: De él, y por él, y en él son todas las cosas. (Rom II. 56) Pero muy diferentemente son de él, los que según el Evangelio de San Juan: No nacieron de la voluntad de la carne, sino de Dios.(Johan I. 13) De donde también hallarás escrito por el mismo San Juan en su carta: Todo el que es nacido de Dios no peca, sino que le conserva la generación celestial. (I Johan 5.18). No peca, dice, esto es, no permanece en el pecado, porque le conserva, para que no pueda perecer, la generación celestial, que no puede engañarse. O, no peca, esto es, tanto como si no pecara: por cuanto, es a saber, no se le imputa el pecado, porque la generación celestial le conserva aún en esta parte. Pero ¿Quién contará esta generación? ¿Quién podrá decir: yo soy de los escogidos, yo de los predestinados a la vida, yo del número de los hijos? ¿Quién, repito, puede decir esto, reclamando la Escritura: No sabe el hombre si es digno de amor o de odio? (Ecles. 9.1)

A la verdad, no tenemos certidumbre, pero la confianza de nuestra esperanza nos consuela, para que no seamos totalmente atormentados de la congoja de esta duda. Por eso se dan algunas señales y manifiestos indicios de salud; de modo que no se pueda dudar que aquel es del número de los escogidos, en quien permanecieron estas señales.

Por esto, repito, a los que Dios conoció en su divina presciencia, también los predestinó a ser conformes a la imagen de su Hijo; a fin de que, a quienes niega la certidumbre para que vivan con solicitud, consuele a lo menos, y les de confianza la gracia. Esto es lo que nos debe traer siempre cuidadosos, y con temor, y temblor, para que vivamos humillados bajo la mano poderosa de Dios; porque cuales somos, lo podemos conocer a lo menos en parte; pero cuales hemos de ser, es totalmente imposible saberlo. Así el que está en pie, tenga cuidado de no caer; y procure perseverar, y adelantar en aquella forma de vida, que es indicio de salud, y señal de predestinación.

2. Verdaderamente entre las cosas, que dan confianza y materia de esperar, tiene el principal lugar la sentencia, de que comenzamos a hablar: El que es de Dios, oye las palabras de Dios. Pero tal vez hallarás algunos, que de tal modo oyen, como si de ningún modo perteneciera a ellos, lo que se dice: no entran en su corazón, no examinan sus costumbres, no piensan, si acaso lo que oyen se ha dicho por ellos; antes por el contrario, si la palabra de Dios viva y eficaz, que a su arbitrio y no al de quien predica es dirigida, a donde él quiere; si la palabra de Dios, vuelvo a decir, procediere contra aquellos vicios, en que ellos se hallan implicados, disimulan, y apartan los ojos de su corazón, o con algún pretexto de su ingenio palían sus defectos, y se engañan los miserables así mismos. En estos no veo señales de salud, y más antes temo, que acaso no oyen la palabra de Dios, porque ellos no son Dios.

En vosotros, Hermanos míos, (a Dios las gracias) verdaderamente hallo oídos para oír, manifestándose sin tardanza en vuestra enmienda el fruto de la palabra: y aún debo confesar también, que mientras estoy hablando, me parece algunas veces, que yo mismo percibo el fervor de vuestra afectuosa aplicación: pues cuanto más abundantemente mamáis, tanto más llena mis pechos la dignación del Espíritu Santo, y tanto más copiosamente me da Dios que ofreceros, cuanto más presto agotáis lo que os presento. Por eso muchas veces os hablo, aun fuera de la costumbre de nuestra Orden; pues sé quien dijo: Si algo pusiereis de más, cuando vuelva os lo daré. (Luc. 10.35)

3. Hoy, Hermanos míos, se celebra el principio de la Septuagésima, cuyo nombre en toda la Iglesia es bien conocido. Pero os aseguro, Amantísimos, que al pronunciar este nombre, me compadezco muchísimo de mi mismo. Se conmueve dentro de mi mi espíritu, suspirando hacia aquella patria, en que ni hay número, ni medida ni peso.

Porque ¿hasta cuándo recibiré en número, peso, y medida los bienes del cuerpo, y del alma? ¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre abundan de panes, y yo aquí perezco de hambre! Del corporal sustento se dijo a Adán, y llegó la sentencia hasta mí: En el sudor de tu rostro comerás tu pan. (Gén. 3.19) Pero, aún después que he trabajado, en peso me dan el pan, en medida la bebida, y los manjares en número. Y de lo corporal así. Pero ¿qué de lo espiritual?

Ciertamente antes de comer, suspiro: y ojalá que después que haya suspirado, y llorado, merezca a lo menos un pequeño pedazo del celestial convite, y como un perrillo coma de las miajas, que caen de la mesa de sus señores. ¡O Jerusalén ciudad del Rey grande, que te sacia de la flor del trigo, y a quien el ímpetu del río alegra! en ti no hay peso, ni medida, sino saciedad, y abundancia suma.

Ni número tienes, siendo aquella ciudad cuyos habitantes participan siempre de una misma cosa. Y yo que estoy todo sujeto a la vicisitud, y al número, ¿cuándo llegaré a aquella una sola cosa que busco? ¿Cuándo me saciaré, Señor de vuestra gloria? ¿Cuándo seré embriagado de la abundancia de vuestra casa, y me daréis a beber del torrente de vuestras delicias? Tan pequeñas son las gotas, que destilan ahora sobre la tierra, que siquiera puedo tragar mi saliva.

4. Así absolutamente, así es verdad, Hermanos míos, que se dan todas las cosas al presente en peso, medida, y número. Pero vendrá día, en que todo cesará; porque acerca del número leemos: No tiene número su sabiduría. Y en otro lugar en el mismo Profeta: En vuestra diestra permanecen las delicias para siempre. Escucha tambien en el Apóstol un peso sin peso: Sobremanera, dice, un eterno peso de gloria soberana.(Ps. 146.8) Oyes un peso eterno: pero atiende, que dice antes sobremanera. A este modo oigo a Cristo prometer una medida sin medida: Una medida, dice, llena, remecida y que rehosa. (Ps. 15.10) Pero ¿cuándo llegará esto?

Ciertamente en el fin de la presente Septuagésima, que es el tiempo de nuestro cautiverio. Porque así leemos, que los hijos de Israel, cautivados por los Babilonios, que recibieron el término de setenta años: pasados los cuales, volvieron a su tierra, y entonces se restauró el templo, y fue reedificada la ciudad. Pero nuestro cautiverio, Hermanos míos, que se extiende por tantos años desde el principio del mundo ¿cuándo se acabará? ¿cuándo seremos librados de esta servidumbre? ¿Cuándo se restaurará Jerusalén, ciudad santa? Verdaderamente, cuando se cumpla esta Septuagésima, que se compone de diez y de siete, por los diez mandamientos, que hemos recibido, y por los siete impedimentos, que nos hacen difícil el cumplimiento de ellos.

temptation5. El impedimento primero, y grave ocupación, es la misma necesidad de este miserable cuerpo, que pidiendo ya el sueño, ya la comida, ya el vestido, ya otras cosas semejantes, no hay duda, que a cada paso nos impide los ejercicios espirituales. En segundo lugar, nos impiden los vicios del corazón como son la ligereza, la sospecha, los movimientos de envidia, y de impaciencia, el apetito de alabanza, y otros tales, que cada día experimentamos en nosotros. El tercero, y el cuarto, le tienes en la prosperidad, y adversidad de este mundo: porque, así como el cuerpo que se corrompe, oprime al alma, así esta morada terrena abate al espíritu en la multitud de cuidados, que le agitan. De una y otra parte pues guárdate del lazo de la tentación, y procura fortalecerte con las armas de la justicia a la diestra y a la siniestra. El quinto impedimento y este mismo gravísimo, y peligrosísimo, es nuestra ignorancia: porque en muchas cosas absolutamente no sabemos lo que debemos hacer; de modo que ni aún sabemos orar, como conviene. El sexto es nuestro enemigo, que como un león rugiente da vueltas alrededor, buscando a quien devorar (1. Petr. 5. 8): y ojalá que en estas seis tribulaciones quedásemos libres, para que siquiera en la séptima no nos tocara el mal, ni tuvieramos peligro alguno con los falsos hermanos. Ojalá que solos los espíritus malignos nos combatiesen con sus sugestiones, Y no nos dañarán los hombres con perniciosos ejemplos, con persuasiones importunas, con palabras de adulación, de murmuración, y de otros mil modos. Bien veis, que necesario es que contra estos siete peligros, que nos impiden seamos socorridos con el auxilio del Septiforme Espíritu. Por estos siete peligros pues, que nos hacen tan difícil la observancia del Decálogo, se celebra la presente Septuagésima con el luto de la penitencia: por lo cual cesa también ahora la solemne aleluya, y se hace la relación de la miserable caída del hombre desde el principio.

lunes, 2 de febrero de 2015

La excomunión a Perón

Hace poco, un fantasioso nacionalista escribió en varios foros (y envió recurrentes correos electrónicos) no ya alabando al presidente argentino Juan Domingo Perón, sino al peronismo en general y acusó a Sursum Corda de ser un blog liberal, antinacionalista y antiperonista. Según este individuo, Perón, al igual que Franco, Mussolini y Hitler fueron grandes católicos y deberían estar en la gloria de los altares.

En Foto Católico, encontré un comentario dejado por E. Mario, donde transcribe la excomunión a Perón. Un texto muy interesante. Como siempre, aquí en Sursum seguimos la enseñanza de Nuestro Señor Jesucristo de dar al César lo que es del César, y dar a Dios lo que es de Dios.


Cun postremis hisce temporibus in Republica Argentina multismodis in Ecclesiae iura invasum sit et im ipsas ecclesiasticas personas sitimpetitum; novissime quidan nedum manus iniicere in Excmum P.D. Emmanuelem Tato, Episcopum titularem Aulonensem, Auxiliarem et Vicarium Generalem archidioecesis Bonaërensis, sed et Ollum ab exercitio suae jurisdictionis impedire et ab ipsa Dictione Argentina expellere ausi sint, Sacra Congregatio Consistorialis declarat ac monet eos omnes qui huiiusmodi delicta petraverunt, sive mandantescuiuscumque generis et gradus, sive complices quos praefata delicta sua natura postularunt, sive illos qui ad delictorum consummationem latae sententiae epeciali modo Apostolicae Sedi reservatam, ad tramitem cann, 2343 s 3, 2334 n. 2, 2209 s 1.2. 3 C. I. C., contraxisse ceterasque poenas pro qualitate delinquetium incurrisse, ad normam sacrorum canonum.

Datum Romae, ex Aedibus S. Congregationis Consistorialis, die 16 Iunii 1955
Fr. A. I. Card. Piazza, Ep Sabinen, et Mandelen, a Secretiis S. Iosephus Ferretto, Adsessor.


Dado que recientemente han sido conculcados de muchas maneras en la República Argentina los derechos de la Iglesia y se ha usado violencia contra personas eclesiásticas y últimamente no solo se ha osado poner las manos violentamente en la persona del excelentísimo señor don Manuel Tato, obispo titular de Aulón, auxiliar y vicario general de la arquidiócesis de Buenos Aires, sino también se le ha impedido el ejercicio de su jurisdicción y se le ha expulsado del territorio argentino, la Sagrada Congregación Consistorial declara y advierte que todos aquellos que han cometido tales delitos, o sean funcionarios de todo tipo y categoría y los cómplices necesarios que hicieron que se realizasen los mismos, y aquéllos que han inducido a su comisión, que de otro modo no hubiera sido ejecutada, han incurrido en la excomunión “latae sententiae” reservada a la Santa Sede, de conformidad con los cánones 2343, párrafo 3; 2334, Nº 2; 2209, párrafo 1, 2 y 3 del Código de Derecho Canónico, y son pasibles de las demás penas establecidas por los Sagrados Cánones.

Dado en Roma, en la sede de la Congregación Consistorial, 16 de junio de 1955.
Firmado. Cardenal Piazza, secretario; José Ferreto, asesor.”
Fuente: Publicada en “Osservatore Romano”, junio 16 de 1955.

domingo, 1 de febrero de 2015

Calendario litúrgico febrero 2015



Fecha
Día
*** Día litúrgico ***
1
Domingo
Domingo de Septuagésima
San Ignacio, latidos por

2
Lunes
Purificación de la BVM

3
Martes
San Blas, latidos por
4
Miércoles
San Andrés Corsini , BPC
5
Jueves
Santa Águeda, VM
6
Viernes
San Tito, BPC
Santa Dorotea, VM

7
Sábado
San Romualdo , Ab
8
Domingo
Sexagésima Domingo
San Juan de Matha , C

9
Lunes
San Cirilo de Alejandría, bpcd
Santa Apolonia, VM

10
Martes
Santa Escolástica , V
11
Miércoles
Aparición de Nuestra Señora de Lourdes
12
Jueves
Los Siete Santos Fundadores de
los Servitas , Cc

13
Viernes
Día Ferial
[Misa del domingo precedente]

14
Sábado
Sábado de Nuestra Señora
San Valentín, Sacerdote, M

15
Domingo
Domingo de Quincuagésima
Pts . Faustina y Jovita , Mm ( sp )

16
Lunes
Día Ferial
[Misa de Domingo precedente]

17
Martes
Día Ferial
[Misa de Domingo Precediendo
18
Miércoles
Miércoles de ceniza
San Simeón, latidos por

19
Jueves
Día Ferial
20
Viernes
Día Ferial
21
Sábado
Día Ferial
22
Domingo
Primero. Domingo de Cuaresma
Cátedra de San Pedro en Antioquía
St. Paul, Ap

23
Lunes
San Pedro Damián, bpcd
Vigilia de San Matías

24
Martes
San Matías, Ap
25
Miércoles
Día Ferial
26
Jueves
Día Ferial
27
Viernes
San Gabriel de la Dolorosa, C
28
Sábado
Día Ferial