lunes, 27 de octubre de 2008

Mi pequeña Iglesia: la intolerancia en la tradición

Hace algún tiempo inicié mi búsqueda de la Verdad. Recuerdo que aún estaba en la Iglesia Conciliar, y había algo que me molestaba, algo que me ponía incómodo con casa “misa” a la que asistía, celebrada por el párroco de mi barrio. Mi camino fue largo y no puedo enorgullecerme de haber permanecido fiel en todo momento, cometí muchos errores... pero finalmente comprendí el significado de las palabras de Nuestro Señor Jesucristo: “Yo Soy la Verdad”, y acepté que sólo puede haber una verdadera religión que es la que enseña la Santa Iglesia Católica. Aprendí que fuera de la Iglesia no hay salvación ni perdón de los pecados, que el Concilio Vaticano II enseñó gravísimas herejías, que tenemos derecho fundado a dudar de cualquier validez sacramental en la Misa de Pablo VI, e incluso a todos los sacramentos de la nueva religión que surgió como consecuencia del Vaticano II, sobre todo tras la adulteración del rito de consagración episcopal...
También aprendí –y eso es algo que me duele– que los católicos no estamos unidos, que existen entre nosotros grandes diferencias en materia de opinión y que en vez de unirnos para luchar contra nuestro enemigo (Satanás y la Iglesia Conciliar) nos enfrentamos entre nosotros en una lucha sin cuartel que no hace sino debilitarnos. ¡Cuánto ganaríamos si los sedevacantistas y los clérigos de la FSSPX dejaran de atacarse mutuamente! ¿Acaso los miembros de la FSSPX y los seguidores de la tesis de Monseñor Des Lauriers no esperan la “conversión del Papa Material”? ¿Acaso el mismo Monseñor Lefebvre no aseguró que no era ilógico sospechar que Pablo VI (y sucesores) no eran sino antipapas, usurpadores?
Pero más allá de estas contiendas (fundadas por el estado actual que atraviesa la Iglesia), serias y entre personas inteligentes de ambos bandos, y ambos con argumentos y razones, existe un submundo de “pequeñas iglesias”, lideradas por “pastorcitos” (sacerdotes, algún obispo, un antipapa o un laico trasnochado) que se proclaman como la Verdadera Iglesia Católica. De la nada surgen congregaciones religiosas (¿Quién posee la jurisdicción para darles la autorización canónica, que despotrican contra otras sociedades... el límite son los antipapas cuando no los autonombrados “arzobispos”. Con mas o menos argumentos se ponen en duda mutuamente sus ordenes (que suelen tener el mismo origen) y hasta llegan a excomulgarse.
Durante mi búsqueda conocí lo que se puede llamar “micro-catolicismo” al que investigue cuidadosamente. Descubrí que además de clásicos Veterocatólico existía un inmenso universo de “pequeñas iglesias” no romanas con sus propios arzobisos, obispos, obispos presidentes y Patriarcas, que había de todos los gustos y todas inclinaciones. ¿Quiere usted divorciarse y volver a casarse y asistir a una Misa en latín? Pues tiene la “Iglesia Tradicional de San Pirulo” a su disposición. ¿Homosexual que gustaría ser sacerdote? “La Comunidad Abierta y Liberal de San Rosa” le abre las puertas a su desviación y a la sotana... Y hasta hay obispos que se ofrecen para ordenarlo y consagrarlo sin importar nada mas que una pequeña donación y así usted podrá tener su propia Iglesia a su imagen y semejanza... ahora yo me pregunto ¿es esa la Iglesia Católica? No, son los “católicos independientes” como algunos los llaman y que de lo primero solo tienen la remota pretensión. Podría nombrar a más de quinientos de estos grupúsculos y al hacerlo ya habría aparecido otra de estas iglesias “micro-católicas”. Recientemente a muerto uno de los “exponentes” de este movimiento el “arzobispo” José Ricardo Ferreira de Souza asesinado en Estados Unidos, de origen brasileño y que vivió varios años en Argentina. Hoy los seguidores de este “Primado” están haciendo una colecta para repatriar su cadáver.
Más allá de estos grupúsculos, la Resistencia Católica tiene a sus “mini-primados”. Así los Monseñores X e Y, se declaran los verdaderos obispos sedevacantistas (aunque sus ordenes provengan de los veterocatólicos, eso no importa) y declaran constituir la única Orden Religiosa verdaderamente católica, por lo que han excomulgado y negado la sucesión apostólica de cualquiera que no esté en sus filas. No termina ahí, cierta sociedad sacerdotal fundada por un ex miembro de la Fraternidad San Pío X ha llegado a enviar un ultimátum y se niega a dar la comunión a quienes no asistan continuamente a los centros de misa de su Sociedad. ¿Suficiente para muestra? No. Dos religiosos (no tengo la más remota idea quien los tonsuró) que se hacen llamar “hermanos” han escrito un centenar de artículos acusando a todos de servir a Satanás y de ser herejes concientes, entre estos “herejes” además de Monseñor Lefebvre estarían el R.P Anthony Cekada, Monseñor Pivarunas, Monseñor Sanborn y el Cardenal Ottaviani; según ellos para ser un verdadero católico tengo que reconocer que la Sede Apostólica está vacante, que fuera de la Iglesia no hay salvación (¿es esto una novedad para alguien?) que todos son unos herejes perdidos y finalmente signar una Profesión de Fe confeccionada por ellos. Un ex anglicano, que luego fue miembro de la FSSPX, que luego estuvo en la CMRI que luego decidió independizarse y fue finalmente consagrado por un obispo de linaje Duarte-Costa pasó años atacando a los “lefebvristas” desde el sedevacantismo, y hoy mantiene una posición similar a la de FSSPX... eso sin, sin dejar de atacar a Monseñor Lefebvre, y ahora al sedevacantismo, según él lleno de falacias... ¿una curiosidad más? Este hombre ordenó sub conditione sacerdote a alguien que no solamente carece de aptitud canónica, sino que es un pedófilo perseguido por la justicia en Estados Unidos.
El colmo de todo esto no son los “antipapas modernos”, sino estos pequeños obispos, sacerdotes y hasta laicos que se proclaman los verdaderos defensores de la única Iglesia Católica que es la que ellos creen que existe en sus mentes. El grupo “CAM” (Católicos Anti-Montinianos” verbigracia ha caído en el ridículo del neo-donatismo cuando denuncia que todos los obispos de la resistencia (y por consiguiente los que ellos han ordenado) son meros laicos disfrazados. Si no estás con ellos, no puedes administrar sacramentos válidos. Y no es el único grupo así.
Viendo todo esto alguien tiene derecho a preguntarse ¿Son unos pocos o es la mayoría? No me atrevería a responder. Porque cada vez encuentro más de estas “micro-iglesias” autónomas, autocéfalas y que parecen tener una jurisdicción universal que en tiempos normales solo gozaría un Papa. He recibido hace poco una notificación que me ultimaba a seguir las estupideces de un laico que, desde su casa confeccionó una “profesión de fe” católica (¡He leído miles y con miles de errores!) y me amenazaba con la excomunión. El Antipapa Michael I me envió su libro, convidandome a convertirme al catolicismo (primero me había excomulgado, se ve que luego me perdonó o siquiera me da una segunda oportunidad), Maurice Archirey, antipapa Pedro II (que dice que no es Papa aunque si el Vicario de Cristo), me envió otra profesión de fe según la cual tengo que aceptar el “misticalismo” (es decir, la aclamación de un Papa por una visión privada, lo cual es herético) para salvarme y poder ser “una cum Pierre II”.
¿Estamos seguros que queremos volver a la unidad? Yo creo que muchos prefieren el actual estado de confusión en el que una “Sociedad Sacerdotal” se arroga el poder de declarar que, dado el estado de “emergencia” tiene derecho y autoridad para “ordenar a hombres casados al sacerdocio”, cuando otra “Fraternidad” no ha decidido canonizar a un pseudo-místico, que al estudiarlo con detenimiento más parece un pobre esquizofrénico. ¿Estamos seguros que queremos volver a la unidad? Me comuniqué con los Mindelhall, quienes me pusieron a la vez en contacto con T.S. Benns. Cuando les mencioné la idea de unir a los católicos de la resistencia por medio de “encuentros” internacionales, inmediatamente pensaron que convocaba a un nuevo conclave para elegir a otro Papa. Según la señora Benns (co-autora de un libro con el Antipapa Michel I, a quien ella hoy denuncia) ningún obispo es actualmente válido y mantiene la esperanza de que quede alguno en la China Comunista, oculto... Todo esto me lo confirmó por varios e-mails que intercambiamos.
Volver a la unidad implica, primero volver a la tolerancia, no con los no-católicos, sino con los católicos mismos, aún cuando no nos caigan simpáticos. Implica abandonar las diferencias personales y las ambiciones mundanas para hacer un plan común de lucha contra el modernismo y la Iglesia Concliar... porque si esto no ocurre (y esperemos que pronto) ¿De que valdrá que tengamos en el futuro un Verdadero Papa Católico, si ninguno de estos “mini-papas” (obispos, sacerotes y aún laicos) estaán dispuestos a obedecerle... así solo subsistirá el cisma, pero entre nosotros mismos.

Sobre el Tercer Secrto de Fátima

El 13 de mayo del 2000 se hizo un importante anuncio en Fátima: el Tercer Secreto finalmente será revelado. El 26 de junio, el vaticano oficialmente publicó el texto del secreto con todo y el supuesto facsímil del escrito que hizo Sor Lucía en 1944; así como un comentario del Cardenal Ratzinger.
The Reign of Mary, como publicación de la Congregación María Reina Inmaculada y de su apostolado, hace las siguientes observaciones:

1. Es difícil, en primer lugar, confiar que la jerarquía modernista del Vaticano II enseñaría correctamente en materia concerniente a la fe católica. Después de todo, esta misma jerarquía oficialmente enseña la herejía del falso ecumenismo conciliar, promulgó una «misa» que no produce válidamente la Sagrada Eucaristía y que es dañina a la fe, e instituyó prácticas litúrgicas y canónicas malignas. Además, cuando se considera la posibilidad de que, en el Vaticano, muchos cardenales de alto rango sean francmasones y se practique el satanismo (alegaciones hechas por Malachi Martin en su libro Windswept House, y por el Arzobispo modernista Emmanuel Milingo — vid. The Reign of Mary, edición #90), difícilmente puede uno tener confianza en las revelaciones hechas por el Vaticano.

2. El Tercer Secreto había de revelarse en 1960. De acuerdo a fuentes vaticanas, el año lo determinó Sor Lucía, basándose en su propia intuición de que la situación «se volvería más clara para entonces». En 1946, sin embargo, Sor Lucía declaró a Canon Barthas que era necesario esperar hasta 1960 para la revelación del secreto, «porque así lo desea la Santa Virgen» (The Third Secret of Fatima, Rockford: TAN Books and Publishers, 1991, p. 7, escrito por Fray Miguel de la Santa Trinidad). No es lógico suponer que una espera de cuarenta años estaba en armonía con los deseos de nuestra Santa Madre. Esta demora, por tanto, es un problema serio para el cual no ha habido explicación adecuada. Una conjetura válida acerca de la supresión del auténtico Tercer Secreto, basada en los estudios hechos por expertos en el tema, es que su divulgación en 1960 habría desalentado el criticismo entusiasta de los modernistas ocurrido en el Concilio Vaticano II. Y aunque Sor Lucía hubiera determinado el año por sí sola, ¿qué se ha vuelto, como resultado, «más claro» ? ¡Nada! Como señala el astuto observador, Jim Larrabee: Esta versión del secreto no depende de algún año en particular ni vuelve nada «más claro» (Discusión por correo electrónico Sto. Tomás, moderada por John Lane, 6/27/00).

3. Existen inconsistencias en la caligrafía cuando se le compara con otras monografías de Sor Lucía. Hay problemas gramaticales con frases como «medio en ruinas y medio tembloroso». Además, hay oraciones y conceptos pobres. Por ejemplo: «las almas de los cadáveres». ¿Qué encontraba el obispo vestido de blanco en su camino por la montaña?; ¿las almas o los cadáveres? Otra semejante es: «regaban con ella [la sangre de los Mártires] las almas». ¿No son ellas mismas los mártires?; ¿acaso es su propia sangre?; ¿por qué o cómo es posible regar un alma con sangre?; ¿no estaban ya regadas por causa de su propio martirio?; ¿tiene sentido todo esto? Y si los «cadáveres» son los «mártires», ¿por qué orar por ellos? Y si no son, ¿quiénes son?

4. Este Tercer Secreto no parece ser consistente con los primeros dos secretos. La visión del infierno y las palabras de Nuestra Señora son claras y directas. Este supuesto Tercer Secreto, por el contrario, es simbólico. ¿Cómo cuadra éste con los primeros dos?

5. De acuerdo al Vaticano, el «Obispo de blanco» es Juan Pablo II a causa de la pretendida correlación que hacen entre el martirio de aquél y el atentado contra la vida de éste el 13 de mayo de 1981, en Roma. Esto es sólo una suposición y no un hecho. La correlación se vuelve aún más tenue a la luz de que el «Obispo de blanco» muere, mientras que Juan Pablo II no.

6. La interpretación ofrecida por el Vaticano es, según el sitio de internet (www.Fatima.org, a partir del 6/27/00) del P. Nicolás Gruner, un «encubrimiento». El P. Kramer relata en el comentario que Sor Lucía escribió una carta a Juan Pablo II el 12 de mayo, de 1982, un año después del atentado, en la cual declaraba que el cumplimiento total de la profecía aún no ha ocurrido. En esa carta no se refirió, en absoluto, al atentado. Continúa el P. Kramer: «La interpretación del Vaticano no encuentra apoyo ni en el texto de la visión ni en la opinión de Sor Lucía sobre el secreto, esto es, como lo expresó en su carta de 1982 al Papa. En pocas palabras, estamos ante un encubrimiento del Tercer Secreto». El comentario además señala que, contrario a lo que todos esperaban, no se encuentra ni una sola palabra por parte de Nuestra Señora en este supuesto Tercer Secreto. Además abundan muchos otros problemas.
La Congregación de María Reina Inmaculada y el Reinado de María, por tanto, suspenden necesariamente un juicio final sobre este texto del Tercer Secreto de Fátima y rezan para que se presenten señales más evidentes de su autenticidad. Si es una farsa, como sospechan algunos, ¡que se haga eso saber lo más pronto posible! Y aunque creemos estar viviendo en los tiempos apocalípticos, no obstante, no aceptamos la interpretación del Vaticano.


El Texto del Tercer Secreto
(tal como fue publicdo en el sitio de internet del Vaticano, 7/26/00)
Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: « algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él » a un Obispo vestido de Blanco « hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre ». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Paso la siguiente información de interés:


CICLO DE DISCUSIÓN SOBRE TESIS DOCTORALES EN HISTORIA
de ex becarios y jóvenes investigadores del Instituto Historia Argentina y Americana "Dr. Emilio Ravignani". .


Miércoles 29 de octubre – 17: 30 hs.

Alicia Fraschina:

"Mujeres consagradas en el Buenos Aires Colonial"

Comentarios: Dra. Ana Maria Presta


Aula C del Instituto de Historia Argentina y Americana "Dr. Emilio Ravignani". 25 de Mayo 221. 2º piso.

Sociedad San Pío V

Hemos tomado el siguiente artículo de la Wikipedia. Creemos que es muy explicativo y lo colocamos aquí ya que hemos recibido en nuestro e-mail (f_braudel@yahoo.com.ar) muchas solicitudes de información de este grupo sobre el cual existe bastante confusión. El sitio oficial de esta congregación es: http://www.sspv.net/


La Sociedad San Pío V (SSPV) es una organización católica tradicionalista de sacerdotes formada en 1983 en Nueva York. La SSPV no está reconocida canónicamente por el Vaticano o las autoridades católicas locales que consideran a la SSPV como una organización cismática. La SSPV fue fundada por el Padre Clarence Kelly y otros ocho sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX), de la que el P. Kelly era el superior del distrito en Estados Unidos de América. Ellos se opusieron a la decisión de Monseñor Marcel Lefebvre de utilizar la edición de 1962 del Misal Romano reformado por el Papa Juan XXIII. El Padre Kelly consideraba que la edición de 1962 canónicamente dudoso, aun cuando lo considerara sacramentalmente válido, ya que dudaba de la legitimidad de Juan XXIII como verdadero Papa. En los círculos de la FSSPX este grupo liderado por el P. Kelly fue llamado como “Los Nueve”. Al ser expelidos por Monseñor Lefebvre, estos organizaron una congregación dedicada al Papa San Pío V. Los otros miembros del grupo original fueron los Padres Thomas Zapp, Donald Sanborn, Anthony Cekada, Daniel Dolan, William Jenkins, Eugene Berry, Joseph Collins, y Martin Skierka En muy poco tiempo el grupo de los “Nueve” se separó de la dirección del Padre Clarence Kelly, formando un grupo adherente a la teoría del sedevacantismo bajo la dirección de los Padres Daniel Dolan y Donald J. Sanborn quienes recibirían después la consagración episcopal de manos del Arzobispo Pierre Martin Ngo Dinh Thuc y con el nombre de Restauración Católica y que mantiene contactos con otros grupos sedevacantistas como la Congregación María Reina Inmaculada. Los otros sacerdotes también se separaron fundando ministerios independientes y algunos están en relación con antipapas como Lino II o León XIV de la [Iglesia Católica Apostólica Remanente]. En 1993 Monseñor Alfredo Méndez C.S.C ordenó al Padre Clarence Kelly como Obispo. La SSPV posee cinco prioratos en un radio que se extiende desde Long Island, Nueva York hasta Montana, así como capillas y otros centros de misas a lo largo de Estados Unidos y Canadá. En 1984 el por entonces Padre Kelly fundó un convento de Hermanas, la Congregación de las Hijas de María, Madre de Nuestro Salvador, de la que es Superiora General la Madre María Bosco. La SSPV posee un seminario para la formación de sacerdotes, su director es el Padre Paul Baumberger. Las ordenaciones son conferidas por Monseñor Kelly.

Fuerza Patriótica: un partido católico romano

Hace muy pocos días recibí un e-mail de la organización "Fuerza Patriótica". Se trata de un grupo político que defiende los valores nacionales y católicos en contra de la actual marea modernista y liberal que aqueja, no sólo a la Iglesia, sino también a nuestra nación, cada vez menos católica.
Es interesante que los católicos podamos organizar fuerzas políticas a favor de nuestros valores sagrados.
Una de las cosas que más quiero destacar es el fundamento y defenza que, desde el catolicismo otorga Fuerza Patriótica cuando denuncia como los tres elementos del Nuevo Orden Mundial.


Liberalismo politico: democracia de masas, con la enseña al tope de la
soberanía popular y los medios de comunicación lavando cerebros a favor del
instrumento de la misma: la corrupta e inoperante y cipaya
partidocracia.

Capitalismo de rapiña: con su fundamentalismo de mercado, con sus
bancos y multinacionales funcionando en cadena y expropiando a la Nación y al
pueblo del producto de su trabajo, especialmente mediante el cobro de una Deuda
Externa impagable e ilegitima.

Izquierdismo Cultural: el progresismo, mediante el que se destruye la
autoridad, se hace burla y se estigmatiza la religión y se deconstruyen todos
los valores familiares y patrióticos, el orden natural y el sentido común.
Encarna la anarquía, la destrucción espiritual de la sociedad y la dilución del
poder del Estado.


Sin lugar a dudas habra quienes realicen planteos y objeciones a Fuerza Patriotica, tal vez no estemos del todo de acuerdo con ciertos postulados, ciertas reivindicaciones o nos molesten algunos de los «arquetipos» que promueven. Pero se trata de personas inteligentes y que aman a la Nación Argentina movimos por el catolicismo, la única religión verdadera. Sin lugar a duda, constituyen hoy por hoy, el unico partido católico integral integrado a la Red Patriótica.
Desde aqui mandamos un saludo para nuestros amigos de Fuerza Patriotica y los recordamos en nuestras oraciones.

Una especie de Luz. San Agustín


Presentamos a continuación este hermoso texto de San Agustín de Hipona, el más grande entre todos los doctores de la Iglesia.




¿Qué es lo que amo, cuando amo a Dios?
No una belleza corpórea, ni una armonía temporal, ni el brillo de la luz, tan apreciada por estos ojos míos; ni las dulces melodías y variaciones tonales del canto ni la fragancia de las flores, de los ungüentos y de los aromas, ni el maná ni la miel, ni los miembros atrayentes a los abrazos de la carne.
Nada de esto amo cuando amo a mi Dios.
Y, sin embargo, amo una especie de luz y una especie de voz, y una especie de olor, y una especie de comida, y una especie de abrazo cuando amo a mi Dios, que es luz, voz, fragancia, comida y abrazo de mi hombre interior. Aquí resplandece ante mi alma una luz que no está circunscrita por el espacio; resuena lo que no arrastra consigo el tiempo; exhala sus perfumes lo que no se lleva el viento; se saborea lo que la voracidad no desgasta; queda profundamente inserto lo que la saciedad no puede extirpar.
Esto es lo que amo cuando amo a mi Dios.

A LA BUSQUEDA DE DIOS POR LA BELLEZA DEL MUNDO
¿Y qué es esto?. Pregunté a la tierra, y me respondió: "No soy yo". Idéntica confesión me hicieron todas las cosas que se hallan en ella. Pregunté al mar, a los abismos y a los reptiles de alma viva, y me respondieron: "Nosotros no somos tu Dios. Búscalo por encima de nosotros". Pregunté a la brisa, y me respondió la totalidad del aire con todos sus habitantes: "Yo no soy tu Dios". Pregunté al cielo, al sol, a la luna y a las estrellas. "Tampoco nosotros somos el Dios que buscas", respondieron.
Entonces me dirigí a todas las cosas que rodean las puertas de mi carne: "Habladme de mi Dios, ya que vosotras no lo sois. Decidme algo de él". Y me gritaron con voz poderosa: "El es quien nos hizo".
Mi pregunta era mi mirada; su respuesta era su belleza.
Acto seguido, me dirigí a mí mismo y me pregunté:" ¿Y tú quién eres?". Yo contesté: "Un hombre". Aquí me tienes equipado de un cuerpo y de un alma, el uno exterior, la otra interior. ¿A cuál de los dos preguntarle sobre mi Dios?(...) Indudablemente, el elemento interior es el más selecto. A él es a quien todos los mensajeros del cuerpo referían, en su calidad de dirigente y árbitro, las respuestas del cielo, de la tierra y de todo cuanto hay en ellos.
El hombre interior aprendió todo esto con auxilio del hombre exterior. Yo, el interior, he aprendido esto. Yo, yo, el espíritu, por medio de los sentidos de mi cuerpo.(...)
Estas realidades creadas no contestan a quienes preguntan, si éstos no saben juzgar. Se aparecen a todos bajo un mismo aspecto. Lo que pasa es que para unos son mudas y a otros les dirigen la palabra. Mejor dicho, dirigen la palabra a todos, pero sólo la comprenden aquellos que confrontan la voz que les llega del exterior con la verdad que está en su interior. La verdad me está diciendo: "Tu Dios no es el cielo, ni la tierra, ni ningún cuerpo"(...)
Tú eres mejor, alma mía, te lo digo yo. Tú das vida a la masa de tu cuerpo, y le das una vida que ningún cuerpo puede dar a otro cuerpo. Pero tu Dios es para ti incluso la vida de tu vida.

TRASCENDERE LO VITAL Y LO SENSITIVO
En resumidas cuentas, ¿qué es lo que amo cuando amo a mi Dios? ¿Quién es aquel que está sobre lo más alto de mi alma? Subiré a él sirviéndome de mi misma alma.
Trascenderé mi fuerza, la que me liga al cuerpo y llena de vida mi organismo. Con esta fuerza no hallo a mi Dios, pues de lo contrario también lo hallarían el caballo y el mulo, privados de inteligencia, pero equipados de esta misma fuerza, por la que tienen vida también sus cuerpos.
Existe otra fuerza: aquella con la que no sólo doy vida a mi carne, sino que también la hago sensitiva. Me la ha fabricado el Señor mandando al ojo que no oiga y al oído que no vea, pero mandando al primero que sea instrumento de mi visión y al segundo medio de mi audición. Lo propio ha hecho con cada uno de los sentidos específicos, según el puesto que ocupan y el oficio que desempeñan. De este modo, yo, un único espíritu, realizo por medio de ellos acciones diversas.
Trascenderé igualmente esta fuerza mía, porque también gozan de ella el caballo y el mulo, pues ellos asimismo disfrutan de sensaciones que les vienen por conducto de sus cuerpos.

LOS AMPLIOS SALONES DE LA MEMORIA
Recalo en los solares y en los amplios salones de la memoria, donde están los tesoros de las incontables imágenes de toda clase de cosas que se han ido almacenando a través de las percepciones de los sentidos (...)
Grande es esta potencia de la memoria, muy grande, Dios mío. Es un santuario vasto y sin fronteras. ¿Quién ha tocado fondo en él? Y siendo ésta una potencia de mi espíritu y una parte integrante de mi naturaleza, de hacho me veo personalmente incapaz de abarcar la totalidad de lo que soy. En este supuesto, ¿es el espíritu tan angosto como para abarcarse a si mismo? En caso afirmativo, ¿dónde puede estar aquello que de sí mismo es incapaz de abarcar? ¿Estar fuera de él? ¿No estará en él? ¿Y cómo es que no lo abarca? Esto me deja profundamente admirado y lleno de estupor.
Se desplaza la gente para admirar los picachos de las montañas, las gigantescas olas del mar, las anchurosas corrientes de los ríos, el perímetro del océano y las órbitas de los astros, mientras se olvidan de sí mismos, y no se maravillan de que yo, al nombrar todas estas cosas, no las veo con mis ojos. Y, sin embargo, sería incapaz de hablar de ellas si interiormente no viese en mi memoria las montañas, el oleaje, los ríos y los astros que personalmente he tenido ocasión de contemplar, ni el océano del que he oído hablar, con dimensiones tan grandes como si los viese fuera.

Y ENCIMA DE LA MEMORIA, DIOS
La facultad de la memoria es algo grandioso. Es algo que me inspira pavor, Dios mío. Algo de una complejidad profunda e infinita. Y esto es el espíritu, esto soy yo mismo. ¿Que soy yo, pues, Dios mío? ¿Cuál es mi naturaleza? Es una vida cambiante, multiforme e inmensa hasta no más. Mira, yo recorro los campos abiertos, las grutas e innumerables cavernas de mi memoria, incalculablemente pobladas de innumerables objetos de toda especie, algunos presentes en ella en imagen, como es el caso de los cuerpos; otros, presentes por sí mismos, como es el caso de las artes; otros, presentes bajo la forma de no se que nociones o improntas mentales, como es el caso de los sentimientos del espíritu, que la memoria retiene aunque el espíritu no los experimente, porque todo lo que está en la memoria está en el espíritu. Por todos estos parajes hago mis excursiones, unas veces mariposeando de acá para allá otras adentrándome en ellos cuanto me es posible. Pero no logro tocar fondo. ¡Tan extraordinaria es la facultad de la memoria!
¿Y qué es lo que tengo que hacer, Dios mío, mi vida verdadera? Rebasaré esta facultad mía que recibe el nombre de memoria. La rebasaré para encaminarme hacia ti, mi dulce luz. Mira, al subir por mi espíritu a ti, que estás por encima de mí, voy a rebasar también esta facultad mía que se llama memoria; quiero unirme a ti íntimamente y en la medida en que esto me sea posible. De hecho, también las bestias y las aves tienen memoria, porque si así no fuera, no sería capaces de volver a sus madrigueras ni a sus nidos, ni harían otras muchas cosas que tienen costumbre de hacer, si no fuera por la memoria.
Rebasaré, pues, también mi memoria para llegar a aquel que me distinguió separándome de los cuadrúpedos y me hizo más sabio que las aves del cielo. Rebasaré también la memoria, pero ¿para hallarte dónde, mi bien verdadero y mi suavidad garantizada? ¿Para hallarte dónde? Porque si te encuentro fuera de mi memoria, es seguro que no me acuerdo de ti. Y si no me acuerdo de ti, ¿cómo voy a encontrarte?

BUSQUEDA DE DIOS, BUSQUEDA DE LA FELICIDAD
¿Cómo te busco, pues, Señor? Porque al buscarte, Dios mío, busco la felicidad. Te buscaré, Señor, para que viva mi alma. Mi cuerpo vive de mi alma, y mi alma vive de ti. ¿Cómo busco, pues la felicidad? Porque de hecho no la tengo hasta que digo: "¡Basta! ¡Allí está!" (...)
¿No es precisamente la felicidad eso que todo el mundo busca, y que no hay absolutamente nadie que no la quiera? ¿Donde la vieron para enamorarse de ella? Seguro que la poseemos, aunque no sé cómo. Existe la modalidad de quien la posee y se siente feliz. Y hay quienes son felices en esperanza. Estos últimos la poseen en grado inferior a los primeros, que son felices al poseer la felicidad real, pero están en mucho mejor situación que aquellos que no son felices ni por la realidad ni por la esperanza. Ni siquiera éstos desearían ser felices si no poseyeran la felicidad en cierto grado. Lo que es ciertísimo es que la desean. No sé cómo, pero han tenido conocimiento de ella; por eso tienen no sé qué noción de ella.

NO TODO GOZO DA LA FELICIDAD
¡Lejos, Señor, lejos del corazón de tu siervo que te confiesa a ti, lejos de mí la idea de considerarme feliz con cualquiera de los goces de que disfruto! (...) La felicidad consiste en el gozo que viene de ti, que va a ti y que se motiva en ti. Esta es la felicidad, ni más ni menos. Y todos los que piensan que la felicidad es otra, es claro que el tipo de gozo que andan buscando es otro, no el gozo auténtico. De todos modos, su voluntad no se aparta de una cierta imagen de gozo.

DIOS EN LA MEMORIA
Mira qué gran excursión he realizado por mi memoria, yendo en busca tuya, Señor. Fuera de ella no te he encontrado. Desde el día en que te conocí, no encuentro nada de ti que no sea un recuerdo personal mío. Desde el día en que te conocí, no te he olvidado. Donde he encontrado la verdad, allí he encontrado a mi Dios, que es la mismísima Verdad. De esta Verdad no me he olvidado desde el día en que la conocí. Por eso, desde que te conocí, resides en mi memoria. En ella te encuentro cuando me acuerdo de ti y me deleito en ti. Estos son mis goces santos con que me ha obsequiado tu misericordia al poner sus ojos en mi pobreza.
Cuando te recordaba, no te hallaba entre las imágenes de las cosas corpóreas. Entonces rebasé las zonas de mi memoria que le son comunes con las bestias. Y llegué a aquellas otras zonas suyas donde tengo depositados los sentimientos de mi espíritu. Pero tampoco te encontré allí. Y entonces penetré en la sede de mi mismo espíritu, en la sede que tiene en mi memoria, ya que el espíritu también se acuerda de sí mismo. Tampoco estabas allí, porque como no eres imagen corpórea, ni sentimiento de ser vivo como es el sentimiento de alegría, de tristeza, de deseo, de temor, de recuerdo, de olvido o de algo que se les parezca, así tampoco eres el mismo espíritu. Tú eres el Señor Dios del espíritu, y siendo mudables las cosas, tú te mantienes inmutable sobre todas ellas y te has dignado habitar en mi memoria desde que te conocí.

¿DONDE TE ENCONTRE PARA CONOCERTE?
Entonces, ¿dónde te encontré para conocerte? Porque resulta que antes de conocerte no estabas aún en mi memoria. ¿Dónde, pues, te encontré para conocerte sino en ti sobre mí? Aquí no existen ni emplazamientos ni lugares. Nos apartamos y nos acercamos, pero aquí no hay ni asomo de lugar o espacio. Tú, que eres la Verdad, ocupas un puesto de preferencia en todas partes para responder a los que te consultan. Respondes simultáneamente a todos, aunque te consulten sobre los asuntos más heterogéneos. Tus respuestas son claras, pero no todos las oyen con claridad. Todo el mundo te consulta sobre lo que quiere, pero no todos oyen siempre lo que quieren. Tu mejor servidor es aquel que no tiene sus miras puestas en oír de tus labios lo que él quiere, sino en querer, sobre todo, aquello que ha oído de tu boca.

¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, tarde te amé!
El caso es que tú estabas dentro de mí y yo fuera.
Y fuera te andaba buscando y, como un engendro de fealdad, me abalanzaba sobre la belleza de tus criaturas.
Tu estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.
Me tenían prisionero lejos de ti aquellas cosas que, si no existieran en ti, serían algo inexistente.
Me llamaste, me gritaste, y desfondaste mi sordera.
Relampagueaste, resplandeciste, y tu resplandor disipó mi ceguera.
Exhalaste tus perfumes, respiré hondo y suspiro por ti.
Te he paladeado, y me muero de hambre y de sed.
Me has tocado, y ardo en deseos de tu paz.

viernes, 10 de octubre de 2008

Elección de Pio XII

Nos pasaron este link de Youtube sobre la elección pontifica de Pio XII, de Venerable Memoria. Además recordamos que este fue el escudo de Eugenio Pacelli, el gran Papa que contuvo los avances del modernismo.
Espero que les interese.
Atentamente en Cristo,
Raúl Miguel

Pio XII: El Papa de la paz y la caridad


Ponemos en línea parte del boletín de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia en referencia a cumplirse cincuenta años de la muerte de Pio XII de Venerable Memoria.


El Jueves 9 de Octubre, se cumplirá el 50 aniversario de la muerte del Santo Padre el Papa (de felíz memoria) Pío XII. Este Papa tan venerado y amado por los miembros de Nuestra Sociedad Religiosa, gobernó la Iglesia Católica como supremo pastor desde 1939 hasta Noviembre de 1958. Este excepcional Papa fue por Dios dotado de una increíble capacidad de trabajo, gobernó la Iglesia con sabiduría y con firmeza, atajando los peligros que amenazaban la Fe Católica y la Civilización Cristiana. Fue un maestro prolífico, teniendo siempre una palabra autorizada y puesta al día que decir en las cuestiones más importantes no sólo en materia religiosa, sino también en el campo de las Letras y las Ciencias Humanas.
Los sacerdotes de Nuestra Sociedad Religiosa conmemorarán este aniversario en memoria del último Papa católico, con una Solemne Misa de Requiem (de difuntos) el mismo 9 de Octubre en sus respectivas capillas. Esta, nuestra humilde Hoja de Combate Ave María en su número 193 recordó convenientemente esta importante efeméride.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Dionisio Aeropagita

No hay tratado tan corto con tan larga influencia en Occidente como la «Teología Mística» del Areopagita. ¿Que se trató de un apócrifo? ¿Quien hay ya que no lo sepa? Pero nadie ha negado el valor de esta obra, la gran espiritualidad del autor y la salud que da a las almas el poder leer estas lineas que aquí, en Sursum Corda, iremos publicando poco a poco hasta completar este breve libro.
La gran influencia ejercida en obras de la talla de «La Nube del no Saber» e innegable. Quien leyó a San Juan de la Cruz podrá ver las fuentes de las cuales se nutrió uno de los más grandes autores de la espiritualidad católica.
Al concluir el tratado habría que comenzar la lectura de San Juan de la Cruz por el pórtico de la Subida. Vería cualquier lector que el santo castellano no dice nada raro, pues no hace más que injertarse y florecer en la más pura tradición contemplativo-cristiana de fe y filosofía.
Aqui se habla de Dios... por medio del silencio.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Más sobre la evolución

Revisando algunos libros encontré esta interesante caricatura de Charles Darwin, uno de los principales mentores de la pseudo-teoría de la evolución. Nautalmente sobre el presente tema comencé a interesarme, principalmente gracias a la correspondencia con mi amigo Leonardo.