lunes, 26 de enero de 2009

Levantan la excomunión a obispos de la Fraternidad

El texto que reproducimos es textual de La Nación.


Marcha atrás con un decreto de Juan Pablo II
El Papa anuló la excomunión de cuatro obispos lefebvristas
Pertenecen al grupo católico ultraconservador fundado en 1969
Noticias de
Cultura: anterior siguiente Domingo 25 de enero de 2009 Publicado en edición impresa

CIUDAD DEL VATICANO.- En un gesto que busca poner fin al mayor cisma del siglo XX en la Iglesia Católica y que ya originó polémica, el Papa levantó oficialmente la excomunión decretada en 1988 a cuatro obispos consagrados sin consentimiento papal por el arzobispo francés ultraconservador Marcel Lefebvre, fallecido en 1991.
La anulación del decreto de excomunión dictado por Juan Pablo II hace 20 años -decidida tras un largo proceso de acercamiento de Benedicto XVI a los lefebvristas- originó protestas de la comunidad judía, ya que uno de los beneficiados, el británico Richard Williamson, puso en duda el Holocausto judío en una entrevista en la televisión sueca esta semana. Williamson dijo creer que "las cámaras de gas no existieron" y que sólo unos 300.000 judíos, y "no seis millones", murieron en los campos de concentración nazis.
Además de Williamson, la decisión de Benedicto XVI benefició al suizo Bernard Fellay, superior de la Fraternidad San Pío X, creada por Lefebvre; al español Alfonso de Gallareta y al francés Tissier de Mallerais.
"La revocación de las excomuniones no supone todavía la plena unidad, pero es un importante paso", dijo el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, quien negó que el paso dado suponga "la muerte del Concilio Vaticano II".
En el decreto se explica que el Papa autorizó el pedido de readmisión en la comunidad católica presentado en diciembre de 2008 por Fellay. "Estamos firmemente determinados a seguir siendo católicos y a poner todas nuestras fuerzas al servicio de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia Católica Romana", escribió Fellay al Papa, según fragmentos de la carta divulgados ayer por el Vaticano. Sin embargo, tras conocerse la decisión papal, se difundió otra misiva en la que Fellay aclaró que el movimiento mantiene "reservas" sobre el Concilio Vaticano II. "Tenemos la convicción de permanecer fieles a la línea de conducta trazada por nuestro fundador, monseñor Lefebvre, del que esperamos una rápida rehabilitación", escribió Fellay.
Lefebvre fundó la Sociedad Sacerdotal de San Pío X en 1969, opuesta a las reformas de liberalización del Concilio Vaticano II, particularmente la autorización de celebrar misas en idiomas locales, en lugar del latín.
Desde el inicio de su pontificado, Benedicto XVI dejó clara su intención de normalizar las relaciones con los lefebvristas. En 2007, respondió a una de sus demandas, al eliminar restricciones a la celebración de la misa en latín. Al levantar el decreto de excomunión, respondió a la segunda demanda de los lefebvristas para iniciar discusiones teológicas sobre la normalización de las relaciones.
El movimiento tradicionalista tiene unos 460 sacerdotes y cerca de 150.000 fieles en unos 50 países, muchos de ellos en América latina.
Agencias AFP, AP y EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!