martes, 7 de abril de 2009

San Juan Crisóstomo: A los suyos vino y los suyos no le recibieron




TEXTO COMPRENDIDO:
San Juan, cap. I, v. 11. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
EXPOSICIÓN HOMILÉTICA:
I. Introducción.


II. Los suyos son los judíos. Ilústrase la exposición con otros pasajes de la Escritura y ponderáse la diferencia de judíos y gentiles.


III. La causa de tanto mal para los judíos fue la incredulidad, nacida de la soberbia.


IV. De aquí provino también su envidia contra los gentiles. Pondérase cuán irracional era. Testimonios de San Pablo contra los judíos.


V. Exhortación a evitar la soberbia y considerar la propia miseria.

I
Cap. I, v. 11. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
Si os acordáis de las ideas que preceden, añadiré lo que sigue a continuación con más gusto, por ver que lo hago con grande utilidad. Pues de esta manera para vosotros será más fácil de entender mi palabra, por acordaros de lo ya dicho, y yo no necesitaré tanto trabajo, pues podréis por la mucha aplicación penetrar lo demás con mayor perspicacia. El que siempre pierde lo que se le da, siempre necesitará de maestro, y nunca llegará a saber nada; pero el que conserva lo que recibió y añade más todavía, pronto de discípulo llegará a maestro, y será útil no sólo para sí, sino también para todos los demás. Así espero yo que ha de suceder con esta reunión, y lo conjeturo por la grande atención que me prestáis. Ea, pues, depositemos en vuestras almas, como en segurísimo tesoro, la riqueza del Señor, y examine­mos lo que hoy se nos propone, en cuanto nos favorezca la gracia del Espíritu Santo.


II
Dijo (el Evangelista) que el mundo no le conoció, hablando de los tiempos antiguos. Después desciende también a los tiempos de la predicación (evangélica) y dice: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron, llamando ahora suyos a los judíos, como a pueblo pecu­liar, o también a todos los hombres, como a criados por El. Y así como más arriba, atónito de la necedad de los más de los hombres, y avergonzado por causa de toda nuestra naturaleza, decía que el mundo hecho por El no reconoció a su Criador, así en este lugar a su vez, amargado por la ingratitud de los judíos y de la mayor parte de los demás hombres, pone la acusación con más energía, diciendo: Los suyos no le recibieron, y eso, cuando El vino a ellos.
Y no sólo el Evangelista, sino también los Profetas decían con admiración lo mismo, y últimamente Pablo, lleno de estupor por este motivo. En efecto, los Profetas, revistiendo la persona de Cristo, cla­maban de esta manera: Un pueblo a quien no conocí me sirvió, con obediencia me obedeció; hijos extraños me mintieron; hijos extraños envejecieron y erraron sus caminos (Ps. XVII, 45, 46). Y de nuevo: Aquellos, a quienes no se habló de El, le verán y los que no oyeron entenderán (Isai., LII, 15): y además: Fui hallado por los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mí (Is., LXVI, 1). Y San Pablo, escribiendo a los romanos, decía: Pues ¿qué? Lo que buscaba Israel, ésto no lo alcanzó, mas los escogidos lo alcanzaron (Rom., XI, 7). Y otra vez: Pues, ¿qué diremos? —Que los gentiles que no seguían la justicia, han alcanzado la justicia; mas Israel, yendo tras la ley de justicia, no ha llegado a la ley de justicia (Rom., IX, 30). Y es verdaderamente cosa que pone asombro, cómo los educados en los libros de los Profetas, los que cada día oyen a Moisés, que dice tantas cosas de la venida de Cristo, y a los demás Profetas de las épocas siguientes, más todavía, los que veían al mismo Cristo, hacién­doles cada día milagros, y hablando con ellos solos, el cual por enton­ces ni aún a los discípulos permitía ir camino de gentiles, ni entrar en ciudad de samaritanos, y tampoco El lo hacía, sino que una y otra vez decía haber sido enviado para las ovejas descarriadas de la casa de Israel; sin embargo, a pesar de tantos milagros en su favor, de la voz de los Profetas que oían diariamente, de las amonestaciones continuas del mismo Cristo, tan absolutamente cegaron y ensordecieron, que con nada de esto pudieron ser traídos a creer en El. Y en cambio los gentiles, sin haber gozado de ninguno de estos favores, ni haber oído jamás, ni aun por sueño, los divinos oráculos, antes envueltos siempre en fábulas de locos (pues a esto se reduce la filosofía profana), y revolviendo las vaciedades de los poetas, y sujetos a la adoración de troncos y piedras, y no sabiendo cosa útil ni sana, ni en doctrina, ni en costumbres, ya que su vida era más impura y execrable que sus doctrinas —y ¿cómo no lo había de ser, viendo como veían a sus dioses que se gozaban en toda maldad, y eran adorados con torpes palabras, y obras todavía más torpes, y esto tenían por fiesta y honor, y eran honrados por sus execrables asesinatos y muertes de niños, y así trataban sus adoradores de imitarlos?—; a pesar de todo, hundidos en el abismo de toda maldad, de repente, como por encanto, se nos presentan resplandecientes arriba, en la misma cumbre de los cielos.


III
¿Cómo tuvo esto lugar y por qué causa? Oyelo de labios de San Pablo. Pues él no cesó de investigarlo con gran diligencia, hasta hallar la causa, y se la descubrió a todos los demás. Y ¿cuál es ésta? Y ¿de dónde a los judíos tanta ceguedad? Oyeselo decir a él, que estuvo encargado de este ministerio. ¿Qué es, pues, lo que él dice, para soltar la duda de muchos? No conociendo ellos, dice, la justicia de Dios, y tratando de establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios (Rom., X, 3). Por eso les fue tan mal. Y otra vez, explicando lo mismo de otro modo, dice: Pues ¿qué diremos —Que los gentiles que no seguían la justicia han alcanzado la justicia, pero la justicia que es por fe; mas Israel, que iba tras la ley de justicia, no ha llegado a la ley de justicia. Dime: ¿por qué? porque no (la buscaron) por fe, pues tropezaron en la piedra del escándalo (Rom., IX, 30, 32): Y lo que dice significa: la causa de estos males fue para ellos la incredulidad; y ésta nació de la soberbia. Porque cómo, habiendo sido antes superiores a los gentiles por haber recibido la ley y conocer a Dios, y todo lo demás de que habla San Pablo, después de la venida de Cristo vieron que también aquellos por la fe eran llamados con el mismo honor, y que recibida la fe no había diferencia entre circunciso y gentil; de la soberbia pasaron a la envidia, sintiéndose mordidos de ella, y no pudieron sufrir la benignidad inefable y sobreabundante del Señor. Lo cual no les nació sino de su arrogancia, perversidad y odio de los demás.


IV
En efecto, ¿qué daño se os seguía a vosotros, oh hombres los más insensatos, de la providencia ejercida en favor de otros? ¿En qué se disminuían vuestros bienes, porque otros participaran de los mismos? ¡Ciega es, verdaderamente, la maldad e incapaz de ver por el momen­to lo que conviene! Comidos, pues, de envidia, por haber de tener participantes de su misma libertad, volvieron la espada contra sí, y de esta manera rechazaron la benignidad de Dios. Y con sobrada razón. Pues El dice: Amigo, no te hago injusticia; quiero dar también a éstos lo mismo que a ti (Matth., XX, 13, 14). Mejor dicho, ellos no son dignos ni aún de esta respuesta. Porque aquel, aunque lo llevaba a mal, con todo, podía alegar los trabajos de todo el día, y fatigas, calores y sudores; pero ellos ¿qué pueden decir? Nada de eso, si no es pereza, intemperancia e innumerables males que continuamente les reprendían los Profetas todos, por lo cual también ellos ofendieron a Dios lo mismo que los gentiles. Y esto lo declaraba Pablo, diciendo: Porque no hay distinción (entre judíos y gentil); pues todos pecaron y necesitan de la gloria de Dios, siendo justificados de balde por la gracia de el (Rom., III, 22, 24). Este capítulo lo desarrolla en aquella carta con utilidad y grande sabiduría. Y más arriba hace ver que son dignos de mayor castigo. Porque todos los' que en la ley pecaron, dice, por la ley serán juzgados (Ibid., II, 12); esto es, más duramente, pues además de la naturaleza tienen la ley que los acusa. Y no sólo por esta razón, sino también por haber sido causa de que entre los gentiles fuera Dios blasfemado: Porque mi nombre, dice, es por vues­tra causa blasfemado entre los gentiles (Rom., II, 24; Is., LII, 5; Ezech., XXXVI, 20). Ya, pues, que esto era lo que más los carcomía —como que a los mismos convertidos del judaísmo a la fe les parecía cosa estupenda, y por eso echaban en cara a Pedro, cuando volvió a ellos de Cesarea, que había ido a gente incircuncisa, y comido con ellos; y aún después de enterados de la providencia de Dios, todavía aún así se admiraban de cómo se había derramado también a los gentiles la gracia del Espíritu Santo, dando a entender con su asombro que jamás hubieran esperado ellos esta maravilla—: como sabía, pues, que esto era lo que más les llegaba al alma, no deja piedra por mover, a fin de vaciar su hinchazón y deshacer su arrogancia, inflada hasta más no poder.Y mira cómo lo hace. Después de haber hablado de los gentiles, y demostrado que no tenían por ningún aparte excusa alguna ni espe­ranza de salvación, y reprendídolos fuertemente por su perversidad de doctrinas e impureza de vida, traslada su razonamiento a los judíos, y después de haber recapitulado lo que de ellos dijo el Profeta, que eran execrables, fraudulentos, astutos, que todos se hicieron inútiles, y que nadie entre ellos buscaba a Dios, sino que todos se desviaron y otrascosas semejantes, añadió: Y sabemos que cuanto la ley dice, se lo dice a aquellos que están en la ley; para que toda boca se cierre, y todo el mundo se sujete a Dios... Pues todos pecaron y necesitan de la gloria de Dios (Rom., III, 18, 23). Luego, ¿por qué te engríes, oh judío? ¿Por qué te ensorberdeces? Cerrada queda tu boca, destruida tu libertad, con todo el mundo quedas tú también hecho súbdito, y lo mismo que los demás estás en necesidad de ser justificado gratuitamente. Debieras, cierto, aunque hubieses obrado bien, y tuvieses mucha li­bertad con Dios, no envidiar por eso a los que habían de obtener misericordia y ser salvos por clemencia. Porque maldad extrema sería consumirse por los bienes ajenos, y sobre todo cuando no se te seguía de ello perjuicio alguno. Si la salvación de los demás dañara a tus bienes, tendría razón de ser la tristeza: aunque ni aún entonces para quien sabe filosofar (y ser virtuoso). Pero si ni con el castigo ajeno aumenta tu premio, ni con su bien disminuye, ¿por qué te atormentas a ti mismo, porque otro se salva gratis? Convenía, pues, como antes he dicho, que aunque fueras del número de los que obraron bien, no te mordiera la envidia por la salvación concedida gratis a los gentiles, pero, siendo como eres reo de los mismos delitos ante el Señor, y habiéndolo ofendido lo mismo también tú, llevar a mal los bienes ajenos, y engreírte como si tú solo debieras ser particionero de la gracia, es hacerte reo no sólo de envidia y arrogancia, sino también de extrema locura, y acreedor por ello a todos los más terribles tormen­tos: pues plantaste en ti mismo la soberbia, que es raíz de todos los males. Por lo cual un sabio decía: Principio de pecado es la soberbia (Eccli., X, 15); esto es, raíz, fuente y madre. Así cayó el primer hombre de aquel feliz estado; así también el mismo Satanás que le engañó fue derribado de la cumbre de su dignidad. De ahí que, viendo el perverso que la naturaleza de este pecado bastaba para derribar de los mismos cielos, emprendió este camino, cuando trató de derribar a Adán de tan grande honor. Pues habiéndole inflado con la promesa de la igualdad con Dios, le hizo reventar y le derribó a las mismas profundidades del infierno. Y es que nada hay que así nos enajene de la benignidad de Dios, y deje a merced del fuego del infierno, como la tiranía de la soberbia. Porque si la tenemos, toda nuestra vida se corrompe, por más que ejercitemos la castidad, la virginidad, el ayu­no, la oración, la limosna y cualquiera otra virtud. Inmundo, dice (la Escritura), delante del Señor todo soberbio en su corazón (Prov., XVI, 6).


V
Reprimamos, pues, esta hinchazón del alma, sajemos este tumor, si es que queremos ser puros y librarnos del suplico preparado para el diablo. Pues, en efecto, que el arrogante haya de sufrir necesariamente lo mismo que él, óyeselo decir a San Pablo: No sea neófito, para que hinchado de soberbia, no caiga en el juicio y lazo que el diablo (1 Tim., III, 6). ¿Qué significa juicio? En la misma condenación, dice, en el mismo suplicio.Pues ¿cómo, se dirá, puede uno huir de este mal? Si considera su propia naturaleza y la muchedumbre de sus pecados, la grandeza de los tormentos de la otra vida y lo pasajero de lo que en ésta parece glorioso, que no se diferencia del heno, y se marchita con más facilidad que las flores de primavera.Si revolvemos continuamente estas ideas dentro de nosotros mis­mos, y tenemos en nuestra memoria a los que más se distinguieron por su virtud, no podrá fácilmente levantarnos el demonio, por mucho que se esfuerce, ni aún comenzar siquiera a suplantarnos. El Dios de los humildes, el bueno y benigno, El nos de a vosotros y a mi un corazón contrito y humillado. Puesto que así podremos llevar a cabo todo lo demás con facilidad, para honor de Nuestro Señor Jesucristo, por el cual y con el cual sea la gloria al Padre, juntamente con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.


Amén.