sábado, 30 de mayo de 2009

Floriano Abrahamowicz: Heroe


El Padre Floriano Abrahamowicz, sacerdote de la Fraternidad Sacerdotal San Pio X que trabajaba en el norte de Italia, como todos saben, fue separado de su cargo por el actual Superior Monseñor Bernard Fellay.
Este fiel sacerdote catolico se refirio a los judios, simplemente como "pueblo deicida", y declaro que el holocausto judio fue exaltado sobre otros genociodos como el que sufriera el pueblo armenio, del que nadie recuerda (o quiere recordar), o los crimenes que comete el Estado Sionista en Palestina.
Como el Padre Abrahamowicz no cree en el nuevo dogma de la Iglesia Conciliar respecto al holocausto y se niega a considerar que los judios son sus hermanos en la fe (como definio Juan Pablo II/Wojtyla) fue expulsado.
Como digimos en aquel momento en el cual comenzo la purga en la FSSPX, hoy, cuando Mons. Fellay pide a la Virgen que "interceda" ante "su" Papa, debemos recordar que aun esta vigente nuestra propia cruzada, para que oir por intermedio de la Santisima Madre de Dios, la Fraternidad San Pio X tenga un nuevo superior general, fiel a la Iglesia de Cristo y no a la Iglesia Conciliar del ultramodernista Papa de la Iglesia del Vaticano II Joseph Ratzinger.

Santa Teresa de Jesus



El siguiente texto ha sido editado a fin de purificarlo de sus orientaciones conciliaristas y modernistas





Se cree que la palabra "Teresa" viene de la palabra griega "teriso" que se traduce por "cultivar"; cultivadora. O de la palabra "terao" que significa "cazar", "la cazadora". Como bien dice el Padre Sálesman en su biografía, ambos títulos le quedan bien a Santa Teresa, por ser ella "Cultivadora" de las virtudes y "cazadora" de almas para llevarlas al cielo.
Sus padres eran Alonso Sánchez de Cepeda y Beatriz Dávila y Ahumada. La santa habla de ellos con gran cariño. Alonso Sánchez tuvo tres hijos de su primer matrimonio, y Beatriz de Ahumada le dio otros nueve. Al referirse a sus hermanos y medios hermanos, Santa Teresa escribe: "por la gracia de Dios, todos se asemejan en la virtud a mis padres, excepto yo".
Teresa nació en la ciudad castellana de Ávila, el 28 de marzo de 1515. A los siete años, tenía ya gran predilección por la lectura de las vidas de santos. Su hermano Rodrigo era casi de su misma edad de suerte que acostumbraban jugar juntos. Los dos niños, eran muy impresionados por el pensamiento de la eternidad, admiraban las victorias de los santos al conquistar la gloria eterna y repetían incansablemente: "Gozarán de Dios para siempre, para siempre, para siempre . . ."


Busca el martirio
Teresa y su hermano consideraban que los mártires habían comprado la gloria a un precio muy


bajo y resolvieron partir al país de los moros con la esperanza de morir por la fe. Así pues, partieron de su casa a escondidas, rogando a Dios que les permitiese dar la vida por Cristo; pero en Adaja se toparon con uno de sus tíos, quien los devolvió a los brazos de su afligida madre. Cuando ésta los reprendió, Rodrigo echó la culpa a su hermana.
En vista del fracaso de sus proyectos, Teresa y Rodrigo decidieron vivir como ermitaños en su propia casa y empezaron a construir una celda en el jardín, aunque nunca llegaron a terminarla. Teresa amaba desde entonces la soledad. En su habitación tenía un cuadro que representaba al Salvador que hablaba con la Samaritana y solía repetir frente a esa imagen: "Señor, dame de beber para que no vuelva a tener sed".


Toma a la Virgen como Madre
La madre de Teresa murió cuando ésta tenía catorce años. "En cuanto empecé a caer en la cuenta de la pérdida que había sufrido, comencé a entristecerme sobremanera; entonces me dirigí a una imagen de Nuestra Señora y le rogué con muchas lágrimas que me tomase por hija suya".
El peligro de la mala lectura y las modas
Por aquella época, Teresa y Rodrigo empezaron a leer novelas de caballerías y aun trataron de escribir una. La santa confiesa en su "Autobiografía": "Esos libros no dejaron de enfriar mis buenos deseos y me hicieron caer insensiblemente en otras faltas. Las novelas de caballerías me gustaban tanto, que no estaba yo contenta cuando no tenía una entre las manos. Poco a poco empecé a interesarme por la moda, a tomar gusto en vestirme bien, a preocuparme mucho del cuidado de mis manos, a usar perfumes y a emplear todas las vanidades que el mundo aconsejaba a las personas de mi condición". El cambio que paulatinamente se operaba en Teresa, no dejó de preocupar a su padre, quien la envió, a los quince años de edad a educarse en el convento de las agustinas de Avila, en el que solían estudiar las jóvenes de su clase.


Enfermedad y conversión
Un año y medio más tarde, Teresa cayó enferma, y su padre la llevó a casa. La joven empezó a reflexionar seriamente sobre la vida religiosa que le atraía y le repugnaba a la vez. La obra que le permitió llegar a una decisión fue la colección de "Cartas" de San Jerónimo, cuyo fervoroso realismo encontró eco en el alma de Teresa. La joven dijo a su padre que quería hacerse religiosa, pero éste le respondió que tendría que esperar a que él muriese para ingresar en el convento. La santa, temiendo flaquear en su propósito, fue a ocultas a visitar a su amiga íntima, Juana Suárez, que era religiosa en el convento carmelita de la Encarnación, en Avila, con la intención de no volver, si Juana le dejaba quedarse, a pesar de la pena que le causaba contrariar la voluntad de su padre. "Recuerdo . . . que, al abandonar mi casa, pensaba que la tortura de la agonía y de la muerte no podía ser peor a la que experimentaba yo en aquel momento . . . El amor de Dios no era suficiente para ahogar en mí el amor que profesaba a mi padre y a mis amigos".
La santa determinó quedarse en el convento de la Encarnación. Tenía entonces veinte años. Su padre, al verla tan resuelta, cesó de oponerse a su vocación. Un año más tarde, Teresa hizo la profesión. Poco después, se agravó un mal que había comenzado a molestarla desde antes de profesar, y su padre la sacó del convento. La hermana Juana Suárez fue a hacer compañía a Teresa, quien se puso en manos de los médicos. Desgraciadamente, el tratamiento no hizo sino empeorar la enfermedad, probablemente una fiebre palúdica. Los médicos terminaron por darse por vencidos, y el estado de la enferma se agravó.
Teresa consiguió soportar aquella tribulación, gracias a que su tío Pedro, que era muy piadoso, le había regalado un librito del P. Francisco de Osuna, titulado: "El tercer alfabeto espiritual". Teresa siguió las instrucciones de la obrita y empezó a practicar la oración mental, aunque no hizo en ella muchos progresos por falta de un director espiritual experimentado. Finalmente, al cabo de tres años, Teresa recobró la salud.


Disipaciones, lucha con la oración y justificaciones
Su prudencia, amabilidad y caridad, a las que añadía un gran encanto personal, le ganaron la estima de todos los que la rodeaban. Según la reprobable costumbre de los conventos españoles de la época, las religiosas podían recibir a cuantos visitantes querían, y Teresa pasaba gran parte de su tiempo charlando en el recibidor del convento. Eso la llevó a descuidar la oración mental y el demonio contribuyó, al inculcarle la íntima convicción, bajo capa de humildad, de que su vida disipada la hacía indigna de conversar familiarmente con Dios. Además, la santa se decía para tranquilizarse, que no había ningún peligro de pecado en hacer lo mismo que tantas otras religiosas mejores que ella y justificaba su descuido de la oración mental, diciéndose que sus enfermedades le impedían meditar. Sin embargo, añade la santa, "el pretexto de mi debilidad corporal no era suficiente para justificar el abandono de un bien tan grande, en el que el amor y la costumbre son más importantes que las fuerzas. En medio de las peores enfermedades puede hacerse la mejor oración, y es un error pensar que sólo se puede orar en la soledad".
Poco después de la muerte de su padre, el confesor de Teresa le hizo ver el peligro en que se hallaba su alma y le aconsejó que volviese a la práctica de la oración. La santa no la abandonó jamás desde entonces. Sin embargo, no se decidía aún a entregarse totalmente a Dios ni a renunciar del todo a las horas que pasaba en el recibidor y al intercambio de regalillos. Es curioso notar que, en todos esos años de indecisión en el servicio de Dios, Santa Teresa no se cansaba jamás de oír sermones "por malos que fuesen"; pero el tiempo que empleaba en la oración "se le iba en desear que los minutos pasasen pronto y que la campana anunciase el fin de la meditación, en vez de reflexionar en las cosas santas".


La penitencia y la cruz
Convencida cada vez más de su indignidad, Teresa invocaba con frecuencia a los grandes santos penitentes, San Agustín y Santa María Magdalena, con quienes están asociados dos hechos que fueron decisivos en la vida de la santa. El primero, fue la lectura de las "Confesiones" de San Agustín. El segundo fue un llamamiento a la penitencia que la santa experimentó ante una imagen de la Pasión del Señor: "Sentí que Santa María Magdalena acudía en mi ayuda . . . y desde entonces he progresado mucho en la vida espiritual".
A la santa le atraían mas los Cristos ensangrentados y manifestando profunda agonía. En una ocasión, al detenerse ante un crucifijo muy sangrante le preguntó: "Señor, ¿quién te puso así?, y le pareció que una voz le decía: "Tus charlas en la sala de visitas, esas fueron las que me pusieron así, Teresa". Ella se echó a llorar y quedó terriblemente impresionada. Pero desde ese día ya no vuelve a perder tiempo en charlas inútiles y en amistades que no llevan a la santidad.


Visiones y comunicaciones
Una vez que Teresa se retiró de las conversaciones del recibidor y de otras ocasiones de disipación y de faltas (los santos son capaces de ver sus faltas), Dios empezó a favorecerla frecuentemente con la oración de quietud y de unión. La oración de unión ocupó un largo periodo de su vida, con el gozo y el amor que le son característicos, y Dios empezó a visitarla con visiones y comunicaciones interiores. Ello la inquietó, porque había oído hablar con frecuencia de ciertas mujeres a las que el demonio había engañado miserablemente con visiones imaginarias. Aunque estaba persuadida de que sus visiones procedían de Dios, su perplejidad la llevó a consultar el asunto con varias personas; desgraciadamente no todas esas personas guardaron el secreto al que estaban obligadas, y la noticia de las visiones de Teresa empezó a divulgarse para gran confusión suya.
Una de las personas a las que consultó Teresa fue Francisco de Salcedo, un hombre casado que era un modelo de virtud. Este la presentó al Padre Daza, doctor tenido por muy virtuoso, quien dictaminó que Teresa era víctima de los engaños del demonio, ya que era imposible que Dios concediese favores tan extraordinarios a una religiosa tan imperfecta como ella pretendía ser. Teresa quedó alarmada e insatisfecha. Francisco de Salcedo, a quien la propia santa afirma que debía su salvación, la animó en sus momentos de desaliento y le aconsejó que acudiese a uno de los padres de la recién fundada Compañía de Jesús. La santa hizo una confesión general con un jesuita, a quien expuso su manera de orar y los favores que había recibido. El jesuita le aseguró que se trataba de gracia de Dios, pero la exhortó a no descuidar el verdadero fundamento de la vida interior. Aunque el confesor de Teresa estaba convencido de que sus visiones procedían de Dios, le ordenó que tratase de resistir durante dos meses a esas gracias. La resistencia de la santa fue en vano.
Otro jesuita, el P. Baltasar Alvarez, le aconsejó que pidiese a Dios ayuda para hacer siempre lo que fuese más agradable a sus ojos y que, con ese fin, recitase diariamente el "Veni Creator Spiritus". Así lo hizo Teresa. Un día, precisamente cuando repetía el himno, fue arrebatada en éxtasis y oyó en el interior de su alma estas palabras: "No quiero que converses con los hombres sino con los ángeles".
…Ella dirá después: "El Espíritu Santo como fuerte huracán hace adelantar más en una hora la navecilla de nuestra alma hacia la santidad, que lo que nosotros habíamos conseguido en meses y años remando con nuestras solas fuerzas".
La santa, que tuvo en su vida posterior repetidas experiencias de palabras divinas afirma que son más claras y distintas que las humanas; dice también que las primeras son operativas, ya que producen en el alma una tendencia a la virtud y la dejan llena de gozo y de paz, convencida de la verdad de lo que ha escuchado.


Persecuciones
En la época en que el P. Alvarez fue su director, Teresa sufrió graves persecuciones, que duraron tres años; además, durante dos años, atravesó por un periodo de intensa desolación espiritual, aliviado por momentos de luz y consuelo extraordinarios. La santa quería que los favores que Dios le concedía, permaneciesen secretos, pero las personas que la rodeaban estaban perfectamente al tanto y, en más de una ocasión, la acusaron de hipocresía y presunción.
El P. Alvarez era un hombre bueno y timorato, que no tuvo el valor suficiente para salir en defensa de su dirigida, aunque siguió confesándola. Lamentablemente, los mediocres siempre son la mayoría. Estos se molestan ante la auténtica santidad porque no saben como lidiar con las intervenciones sobrenaturales por claras que sean. Prefieren descartarlas o ignorarlas, asumiendo que son producto de la exageración o el desequilibrio. Para justificar su posición apelan a las verdaderas exageraciones y desequilibrios y agrupan lo auténtico con lo falso. En otras palabras, carecen de discernimiento espiritual.
En 1557, San Pedro de Alcántara pasó por Avila y, naturalmente, fue a visitar a la famosa carmelita. El santo declaró que le parecía evidente que el Espíritu de Dios guiaba a Teresa, pero predijo que las persecuciones y sufrimientos seguirían lloviendo sobre ella. Las pruebas que Dios le enviaba purificaron el alma de la santa, y los favores extraordinarios le enseñaron a ser humilde y fuerte, la despegaron de las cosas del mundo y la encendieron en el deseo de poseer a Dios.


Extasis
En algunos de sus éxtasis, de los que nos dejó la santa una descripción detallada, se elevaba hasta un metro. Después de una de aquellas visiones escribió la bella poesía que dice: "Tan alta vida espero que muero porque no muero".A este propósito, comenta Teresa: Dios "no parece contentarse con arrebatar el alma a Sí, sino que levanta también este cuerpo mortal, manchado con el barro asqueroso de nuestros pecados". En esos éxtasis se manifestaban la grandeza y bondad de Dios, el exceso de su amor y la dulzura de su servicio en forma sensible, y el alma de Teresa lo comprendía con claridad, aunque era incapaz de expresarlo. El deseo del cielo que dejaban las visiones en su alma era inefable. "Desde entonces, dejé de tener miedo a la muerte, cosa que antes me atormentaba mucho". Las experiencias místicas de la santa llegaron a las alturas de los esponsales espirituales, el matrimonio místico y la transverberación.
Santa Teresa nos dejó el siguiente relato sobre el fenómeno de la transverberación: "Vi a mi lado a un ángel que se hallaba a mi izquierda, en forma humana. Confieso que no estoy acostumbrada a ver tales cosas, excepto en muy raras ocasiones. Aunque con frecuencia me acontece ver a los ángeles, se trata de visiones intelectuales, como las que he referido más arriba . . . El ángel era de corta estatura y muy hermoso; su rostro estaba encendido como si fuese uno de los ángeles más altos que son todo fuego. Debía ser uno de los que llamamos querubines . . . Llevaba en la mano una larga espada de oro, cuya punta parecía un ascua encendida. Me parecía que por momentos hundía la espada en mi corazón y me traspasaba las entrañas y, cuando sacaba la espada, me parecía que las entrañas se me escapaban con ella y me sentía arder en el más grande amor de Dios. El dolor era tan intenso, que me hacía gemir, pero al mismo tiempo, la dulcedumbre de aquella pena excesiva era tan extraordinaria, que no hubiese yo querido verme libre de ella.
El anhelo de Teresa de morir pronto para unirse con Dios, estaba templado por el deseo que la inflamaba de sufrir por su amor. A este propósito escribió: "La única razón que encuentro para vivir, es sufrir y eso es lo único que pido para mí". Según reveló la autopsia en el cadáver de la santa, había en su corazón la cicatriz de una herida larga y profunda.
El año siguiente (1560), para corresponder a esa gracia, la santa hizo el voto de hacer siempre lo que le pareciese más perfecto y agradable a Dios. Un voto de esa naturaleza está tan por encima de las fuerzas naturales, que sólo el esforzarse por cumplirlo puede justificarlo. Santa Teresa cumplió perfectamente su voto.


Escritora Mística
El relato que la santa nos dejó en su "Autobiografía" sobre sus visiones y experiencias espirituales da muestra de una extraordinaria sencillez de estilo y de una preocupación constante por no exagerar los hechos. La Iglesia califica de "celestial" la doctrina de Santa Teresa, en la oración del día de su fiesta. Las obras de la mística Doctora" ponen al descubierto los rincones más recónditos del alma humana. La santa explica con una claridad casi increíble las experiencias más inefables. Y debe hacerse notar que Teresa era una mujer relativamente inculta, que escribió sus experiencias en la común lengua castellana de los habitantes de Avila, que ella había aprendido "en el regazo de su madre"; una mujer que escribió sin valerse de otros libros, sin haber estudiado previamente las obras místicas y sin tener ganas de escribir, porque ello le impedía dedicarse a hilar; una mujer, en fin, que sometió sin reservas sus escritos al juicio de su confesor y sobre todo, al juicio de la Iglesia. La santa empezó a escribir su autobiografía por mandato de su confesor" "La obediencia se prueba de diferentes maneras".
Por otra parte, el mejor comentario de las obras de la santa es la paciencia con que sobrellevó las enfermedades, las acusaciones y los desengaños; la confianza absoluta con que acudía en todas las tormentas y dificultades al Redentor crucificado y el invencible valor que demostró en todas las penas y persecuciones. Los escritos de Santa Teresa subrayan sobre todo el espíritu de oración, la manera de practicarlo y los frutos que produce. Como la santa escribió precisamente en la época en que estaba consagrada a la difícil tarea de fundar conventos de carmelitas reformadas, sus obras, prescindiendo de su naturaleza y contenido, dan testimonio de su vigor, industriosidad y capacidad de recogimiento.
Santa Teresa escribió el "Camino de Perfección" para dirigir a sus religiosas, y el libro de las "Fundaciones" para edificarlas y alentarlas. En cuanto al "Castillo Interior", puede considerarse que lo escribió para instrucción de todos los cristianos, y en esa obra se muestra la santa como verdadera doctora de la vida espiritual.


Fundadora
Las carmelitas, como la mayoría de las religiosas, habían decaído mucho del primer fervor, a principios del siglo XVI. Ya hemos visto que los recibidores de los conventos de Avila eran una especie de centro de reunión de las damas y caballeros de la ciudad. Por otra parte, las religiosas podían salir de la clausura con el menor pretexto, de suerte que el convento era el sitio ideal para quien deseaba una vida fácil y sin problemas. Las comunidades eran sumamente numerosas, lo cual era a la vez causa y efecto de la relajación. Por ejemplo, en el convento de Avila había 140 religiosas.
Santa Teresa comenta más tarde: "La experiencia me ha enseñado lo que es una casa llena de mujeres. ¡Dios nos guarde de ese mal" Ya que tal estado de cosas se aceptaba como normal, las religiosas no caían generalmente en la cuenta de que su modo de vida se apartaba mucho del espíritu de sus fundadores. Así, cuando una sobrina de Santa Teresa, que era también religiosa en el convento de la Encarnación de Avila, le sugirió la idea de fundar una comunidad reducida, la santa la consideró como una especie de revelación del cielo, no como una idea ordinaria. Teresa, que llevaba ya veinticinco años en el convento, resolvió poner en práctica la idea y fundar un convento reformado. Doña Guiomar de Ulloa, que era una viuda muy rica, le ofreció ayuda generosa para la empresa.
San Pedro de Alcántara, San Luis Beltrán y el obispo de Avila, aprobaron el proyecto, y el P. Gregorio Fernández, provincial de las carmelitas, autorizó a Teresa a ponerlo en práctica. Sin embargo, el revuelo que provocó la ejecución del proyecto hizo que el provincial retirase el permiso y Santa Teresa fue objeto de las críticas de sus propias hermanas, de los nobles, de los magistrados y de todo el pueblo. A pesar de eso, el P. Ibañez, dominico, alentó a la santa a proseguir la empresa con la ayuda de Doña Guiomar. Doña Juana de Ahumada, hermana de Santa Teresa, emprendió con su esposo la construcción de un convento en Avila en 1561, pero haciendo creer a todos que se trataba de una casa en la que pensaban habitar. En el curso de la construcción, una pared del futuro convento se derrumbó y cubrió bajo los escombros al pequeño Gonzalo, hijo de Doña Juana, que se hallaba ahí jugando. Santa Teresa tomó en brazos al niño, que no daba ya señales de vida, y se puso en oración; algunos minutos más tarde, el niño estaba perfectamente sano, según consta en el proceso de canonización. En lo sucesivo, Gonzalo solía repetir a su tía que estaba obligada a pedir por su salvación, puesto que a sus oraciones debía el verse privado del cielo.
Por entonces, llegó de Roma un breve que autorizaba la fundación del nuevo convento. San Pedro de Alcántara, Don Francisco de Salcedo y el Dr. Daza, consiguieron ganar al obispo a la causa, y la nueva casa se inauguró bajo sus auspicios el día de San Bartolomé de 1562. Durante la misa que se celebró en la capilla con tal ocasión, tomaron el velo la sobrina de la santa y otras tres novicias.
La inauguración causó gran revuelo en Avila. Esa misma tarde, la superiora del convento de la Encarnación mandó llamar a Teresa y la santa acudió con cierto temor, "pensando que iban a encarcelarme". Naturalmente tuvo que explicar su conducta a su superiora y al P. Angel de Salazar, provincial de la orden. Aunque la santa reconoce que no faltaba razón a sus superiores para estar disgustados, el P. Salazar le prometió que podría retornar al convento de San José en cuanto se calmase la excitación del pueblo.
La fundación no era bien vista en Avila, porque las gentes desconfiaban de las novedades y temían que un convento sin fondos suficientes se convirtiese en una carga demasiado pesada para la ciudad. El alcalde y los magistrados hubiesen acabado por mandar demoler el convento, si no los hubiese disuadido de ello el dominico Báñez. Por su parte, Santa Teresa no perdió la paz en medio de las persecuciones y siguió encomendando a Dios el asunto; el Señor se le apareció y la reconfortó.
Entre tanto, Francisco de Salcedo y otros partidarios de la fundación enviaron a la corte a un sacerdote para que defendiese la causa ante el rey, y los dos dominicos, Báñez e Ibáñez, calmaron al obispo y al provincial. Poco a poco fue desvaneciéndose la tempestad y, cuatro meses más tarde, el P. Salazar dio permiso a Santa Teresa de volver al convento de San José, con otras cuatro religiosas de la Encarnación.


Convento de San José
La santa estableció la más estricta clausura y el silencio casi perpetuo. El convento carecía de rentas y reinaba en él la mayor pobreza; Las religiosas vestían toscos hábitos, usaban sandalias en vez de zapatos (por ello se les llamó "descalzas") y estaban obligadas a la perpetua abstinencia de carne. Santa Teresa no admitió al principio más que a trece religiosas, pero más tarde, en los conventos que no vivían sólo de limosnas sino que poseían rentas, aceptó que hubiese veintiuna.
Teresa, la gran mística, no descuidaba las cosas prácticas sino que las atendía según era necesario. Sabía utilizar las cosas materiales para el servicio de Dios. En una ocasión dijo: "Teresa sin la gracia de Dios es una pobre mujer; con la gracia de Dios, una fuerza; con la gracia de Dios y mucho dinero, una potencia".


Mas fundaciones
En 1567, el superior general de los carmelitas, Juan Bautista Rubio (Rossi), visitó el convento de Avila y quedó encantado de la superiora y de su sabio gobierno; concedió a Santa Teresa plenos poderes para fundar otros conventos del mismo tipo (a pesar de que el de San José había sido fundado sin que él lo supiese) y aun la autorizó a fundar dos conventos de frailes reformados ("carmelitas contemplativos"), en Castilla.
Santa Teresa pasó cinco años con sus trece religiosas en el convento de san José, precediendo a sus hijas no sólo en la oración, sino también en los trabajos humildes, como la limpieza de la casa y el hilado. Acerca de esa época escribió: "Creo que fueron los años más tranquilos y apacibles de mi vida, pues disfruté entonces de la paz que tanto había deseado mi alma . . . Su Divina Majestad nos enviaba lo necesario para vivir sin que tuviésemos necesidad de pedirlo, y en las raras ocasiones en que nos veíamos en necesidad, el gozo de nuestras almas era todavía mayor".
La santa no se contenta con generalidades, sino que desciende a ejemplos menudos, como el de la religiosa que plantó horizontalmente un pepino por obediencia y la cañería que llevó al convento el agua de un pozo que, según los plomeros, era demasiado bajo.
En agosto de 1567, Santa Teresa se trasladó a Medina del Campo, donde fundó el segundo convento, a pesar de las múltiples dificultades que surgieron. A petición de la condesa de la Cerda se fundo un convento en Malagón. Después siguieron los de Valladolid y Toledo. Esta última fue una empresa especialmente difícil porque la santa sólo tenía cinco ducados al comenzar; pero, según escribía, "Teresa y cinco ducados no son nada; pero Dios, Teresa y cinco ducados bastan y sobran".
Una joven de Toledo, que gozaba de gran fama de virtud, pidió ser admitida en el convento y dijo a la fundadora que traería consigo su Biblia. Teresa exclamó: "¿Vuestra Biblia? ¡Dios nos guarde! No entréis en nuestro convento, porque nosotras somos unas pobres mujeres que sólo sabemos hilar y hacer lo que se nos dice". No es que la santa rechazare la Biblia, sino que supo descubrir que esta se habría convertido en un pretexto para faltar en humildad.


La reforma de los religiosos carmelitas
La santa había encontrado en Medina del Campo a dos frailes carmelitas que estaban dispuestos a abrazar la reforma: uno era Antonio de Jesús de Heredia, superior del convento de dicha ciudad y el otro, Juan de Yepes, más conocido con el nombre de San Juan de la Cruz.
Aprovechando la primera oportunidad que se le ofreció, Santa Teresa fundó un convento de frailes en el pueblecito de Duruelo en 1568; a este siguió, en 1569, el convento de Pastrana. En ambos reinaba la mayor pobreza y austeridad. Santa Teresa dejó el resto de las fundaciones de conventos de frailes a cargo de San Juan de la Cruz.


Nuevas fundaciones, dificultades y gracias extraordinarias
La santa fundó también en Pastrana un convento de carmelitas descalzas. Cuando murió Don Ruy Gómez de Silva, quien había ayudado a Teresa en la fundación de los conventos de Pastrana, su mujer quiso hacerse carmelita, pero exigiendo numerosas dispensas de la regla y conservando el tren de vida de una princesa. Teresa, viendo que era imposible reducirla a la humanidad propia de su profesión, ordenó a sus religiosas que se trasladasen a Segovia y dejasen a la princesa su casa de Pastrana.
En 1570, la santa, con otra religiosa, tomó posesión en Salamanca de una casa que hasta entonces había estado ocupada por ciertos estudiantes "que se preocupaban muy poco de la limpieza". Era un edificio grande, complicado y ruinoso, de suerte que al caer la noche la compañera de la santa empezó a ponerse muy nerviosa. Cuando se hallaban ya acostadas en sendos montones de paja ("lo primero que llevaba yo a un nuevo monasterio era un poco de paja para que nos sirviese de lecho"), Teresa preguntó a su compañera en qué pensaba. La religiosa respondió: "Estaba yo pensando en qué haría su reverencia si muriese yo en este momento y su reverencia quedase sola con un cadáver". La santa confiesa que la idea la sobresaltó, porque, aunque no tenía miedo de los cadáveres, la vista de ellos le producía siempre "un dolor en el corazón". Sin embargo, respondió simplemente: "Cuando eso suceda, ya tendré tiempo de pensar lo que haré, por el momento lo mejor es dormir".
En julio de ese año, mientras se hallaba haciendo oración, tuvo una visión del martirio de los beatos jesuitas Ignacio de Azevedo y sus compañeros, entre los que se contaba su pariente Francisco Pérez Godoy. La visión fue tan clara, que Teresa tenía la impresión de haber presenciado directamente la escena, e inmediatamente la describió detalladamente al P. Alvarez, quien un mes más tarde, cuando las nuevas del martirio llegaron a España, pudo comprobar la exactitud de la visión de la santa.


Nombrada superiora de La Encarnación
Por entonces, San Pío V nombró a varios visitadores apostólicos para que hiciesen una investigación sobre la relajación de las diversas órdenes religiosas, con miras a la reforma. El visitador de los carmelitas de Castilla fue un dominico muy conocido, el P. Pedro Fernández. El efecto que le produjo el convento de La Encarnación de Avila fue muy malo, e inmediatamente mandó llamar a Santa Teresa para nombrarla superiora del mismo. La tarea era particularmente desagradable para la santa, tanto porque tenía que separarse de sus hijas, como por la dificultad de dirigir una comunidad que, desde el principio, había visto con recelo sus actividades de reformadora.
Al principio, las religiosas se negaron a obedecer a la nueva superiora, cuya sola presencia producía ataques de histeria en algunas. La santa comenzó por explicarles que su misión no consistía en instruirlas y guiarlas con el látigo en la mano, sino en servirlas y aprender de ellas: "Madres y hermanas mías, el Señor me ha enviado aquí por la voz de la obediencia a desempeñar un oficio en el que yo jamás había pensado y para el que me siento muy mal preparada . . . Mi única intención es serviros . . . No temáis mi gobierno. Aunque he vivido largo tiempo entre las carmelitas descalzas y he sido su superiora, sé también, por la misericordia del Señor, cómo gobernar las carmelitas calzadas". De esta manera se ganó la simpatía y el afecto de la comunidad y le fue menos difícil restablecer la disciplina entre las carmelitas calzadas, de acuerdo con sus constituciones. Poco a poco prohibió completamente las visitas demasiado frecuentes (lo cual molestó mucho a ciertos caballeros de Avila), puso en orden las finanzas del convento e introdujo el verdadero espíritu del claustro. En resumen, fue aquella una realización característicamente teresiana.


Sevilla
En Veas, a donde había ido a fundar un convento, la santa conoció al P. Jerónimo Gracián, quien la convenció fácilmente para que extendiese su campo de acción hasta Sevilla. El P. Gracián era un fraile de la reforma carmelita que acababa precisamente de predicar la cuaresma en Sevilla.
Fuera de la fundación del convento de San José de Avila, ninguna otra fue más difícil que la de Sevilla; entre otras dificultades, una novicia que había sido despedida, denunció a las carmelitas descalzas ante la Inquisición como "iluminadas" y otras cosas peores.
La persecución lleva a la separación entre calzados y descalzos
Los carmelitas de Italia veían con malos ojos el progreso de la reforma en España, lo mismo que los carmelitas no reformados de España, pues comprendían que un día u otro se verían obligados a reformarse. El P. Rubio, superior general de la orden, quien hasta entonces había favorecido a santa Teresa, se pasó al lado de sus enemigos y reunió en Plasencia un capítulo general que aprobó una serie de decretos contra la reforma. El nuevo nuncio apostólico, Felipe de Sega, destituyó al P. Gracián de su cargo de visitador de los carmelitas descalzos y encarceló a San Juan de la Cruz en un monasterio; por otra parte, ordenó a Santa Teresa que se retirase al convento que ella eligiera y que se abstuviese de fundar otros nuevos.
La santa, al mismo tiempo que encomendaba el asunto a Dios, decidió valerse de los amigos que tenía en el mundo y consiguió que el propio Felipe II interviniese en su favor. En efecto, el monarca convocó al nuncio y le reprendió severamente por haberse opuesto a la reforma del Carmelo.
En 1580 obtuvo de Roma una orden que eximía a los carmelitas descalzos de la jurisdicción del provincial de los calzados. "Esa separación fue uno de los mayores gozos y consolaciones de mi vida, pues en aquellos veinticinco años nuestra orden había sufrido más persecuciones y pruebas de las que yo podría escribir en un libro. Ahora estábamos por fin en paz, calzados y descalzos, y nada iba a distraernos del servicio de Dios".


Aguila y paloma
Indudablemente Santa Teresa era una mujer excepcionalmente dotada. Su bondad natural, su ternura de corazón y su imaginación chispeante de gracia, equilibradas por una extraordinaria madurez de juicio y una profunda intuición, le ganaban generalmente el cariño y el respeto de todos. Razón tenía el poeta Crashaw al referirse a Santa Teresa bajo los símbolos aparentemente opuestos de "el águila" y "la paloma". Cuando le parecía necesario, la santa sabía hacer frente a las más altas autoridades civiles o eclesiásticas, y los ataques del mundo no le hacían doblar la cabeza. Las palabras que dirigió al P. Salazar: "Guardaos de oponeros al Espíritu Santo", no fueron el reto de una histérica sino la verdad. Y no fue un abuso de autoridad lo que la movió a tratar con dureza implacable a una superiora que se había incapacitado a fuerza de hacer penitencia. Pero el águila no mata a la paloma, como puede verse por la carta que escribió a un sobrino suyo que llevaba una vida alegre y disipada: "Bendito sea Dios porque os ha guiado en la elección de una mujer tan buena y ha hecho que os caséis pronto, pues habíais empezado a disiparos desde tan joven, que temíamos mucho por vos. Esto os mostrará el amor que os profeso". La santa tomó a su cargo a la hija ilegítima y a la hermana del joven, la cual tenía entonces siete años: "Las religiosas deberíamos tener siempre con nosotras a una niña de esa edad".


Ingenio y franqueza
El ingenio y la franqueza de Teresa jamás sobrepasaban la medida, ni siquiera cuando los empleaba como un arma. En cierta ocasión en que un caballero indiscreto alabó la belleza de sus pies descalzos, Teresa se echó a reír y le dijo que los mirase bien porque jamás volvería a verlos. Los famosos dichos "Bien sabéis lo que es una comunidad de mujeres" e "Hijas mías, estas son tonterías de mujeres", demuestran el realismo con que la santa consideraba a sus súbditas.
Criticando un escrito de su buen amigo Francisco de Salcedo, Teresa le escribía: "El señor Salcedo repite constantemente: 'Como dice el Espíritu Santo', y termina declarando que su obra es una serie de necedades. Me parece que voy a denunciarle a la Inquisición".


Selección de novicias
La intuición de Santa Teresa se manifestaba sobre todo en la elección de las novicias. Lo primero que exigía, aun antes que la piedad, era que fuesen inteligentes, es decir, equilibradas y maduras, porque sabía que es más fácil adquirir la piedad que la madurez de juicio. "Una persona inteligente es sencilla y sumisa, porque ve sus faltas y comprende que tiene necesidad de un guía. Una persona tonta y estrecha es incapaz de ver sus faltas, aunque se las pongan delante de los ojos; y como está satisfecha de sí misma, jamás se mejora". "Aunque el Señor diese a esta joven los dones de la devoción y la contemplación, jamás llegará a ser inteligente, de suerte que será siempre una carga para la comunidad". ¡Que Dios nos guarde de las monjas tontas!"


Últimos años
En 1580, cuando se llevó a cabo la separación de las dos ramas del Carmelo, Santa Teresa tenía ya sesenta y cinco años y su salud estaba muy debilitada. En los dos últimos años de su vida fundó otros dos conventos, lo cual hacía un total de diecisiete. Las fundaciones de la santa no eran simplemente un refugio de las almas contemplativas, sino también una especie de reparación de los destrozos llevados a cabo en los monasterios por el protestantismo, principalmente en Inglaterra y Alemania.
Dios tenía reservada para los últimos años de vida de su sierva, la prueba cruel de que interviniera en el proceso legal del testamento de su hermano Lorenzo, cuya hija era superiora en el convento de Valladolid. Como uno de los abogados tratase con rudeza a la santa, ésta replicó: "Quiera Dios trataros con la cortesía con que vos me tratáis a mí". Sin embargo, Teresa se quedó sin palabra cuando su sobrina, que hasta entonces había sido una excelente religiosa, la puso a la puerta del convento de Valladolid, que ella misma había fundado. Poco después, la santa escribía a la madre de María de San José: "Os suplico, a vos y a vuestras religiosas, que no pidáis a Dios que me alargue la vida. Al contrario, pedidle que me lleve pronto al eterno descanso, pues ya no puedo seros de ninguna utilidad".
En la fundación del convento de Burgos, que fue la última, las dificultades no escasearon. En julio de 1582, cuando el convento estaba ya en marcha, Santa Teresa tenía la intención de retornar a Avila, pero se vio obligada a modificar sus planes para ir a Alba de Tormes a visitar a la duquesa María Henríquez. La Beata Ana de San Bartolomé refiere que el viaje no estuvo bien proyectado y que Santa Teresa se hallaba ya tan débil, que se desmayó en el camino. Una noche sólo pudieron comer unos cuantos higos. Al llegar a Alba de Tormes, la santa tuvo que acostarse inmediatamente. Tres días más tarde, dijo a la Beata Ana: "Por fin, hija mía, ha llegado la hora de mi muerte". El P. Antonio de Heredia le dio los últimos sacramentos y le preguntó donde quería que la sepultasen. Teresa replicó sencillamente: "¿Tengo que decidirlo yo? ¿Me van a negar aquí un agujero para mi cuerpo?" Cuando el P. de Heredia le llevó el viático, la santa consiguió erguirse en el lecho, y exclamó: "¡Oh, Señor, por fin ha llegado la hora de vernos cara a cara!" Santa Teresa de Jesús, visiblemente transportada por lo que el Señor le mostraba, murió en brazos de la Beata Ana a las 9 de la noche del 4 de octubre de 1582.
Precisamente al día siguiente, entró en vigor la reforma gregoriana del calendario, que suprimió diez días, de suerte que la fiesta de la santa fue fijada, más tarde, el 15 de octubre.
Santa Teresa fue sepultada en Alba de Tormes, donde reposan todavía sus reliquias.
Su canonización tuvo lugar en 1622.

Santa Teresa de Jesus: Ficha


1515.28.3:
Miércoles de Pasión, nace en Avila, de don Alonso Alvarez de Cepeda y de doña Bea triz de Ahumada.
1522:
Huye con su hermano Rodrigo a "tierra de moros".
1528:
Escnbe un libro de caballería, que quema. Muere su madre y se apega a un primo y a una pariente.
1531:
Es internada en Santa María de Gracia.
1532:
Sale enterma de su internado.
1533:
Declara a su padre la vocación religiosa.
1535.2.11:
Huye de casa y entra en el convento de la Encarnación.
1536.2.11:
Viste el hábito del Carmen.
1537.3.11:
Hace la profesión.
1537:
Otoño: Sale enferma y lee el libro Tercer Abe ded ario.
1539:
Cae gravemente enferma. Pide contesión y queda cuatro días como muerta, pero su padre no deja enterrarla.
1539:
Regresa tullida al convento de la Encarna ción y así permanece tres años.
1542:
Se siente curada por intercesión de San José.
1543.26.12:
Muere su padre y le asiste.
1554:
La vista del Cnsto llagado y la lectura de las Confesiones de San Agustín ayudan a su conversión definitiva.
1556:
Mayo: Desposorio Místico de Santa Teresa.
1557:
Invierno: Pasa por Avía San Francisco de Borja y la aconseja.
1559.29.6:
Su primera visión intelectual de Cristo.
1560:
Transverberación en casa de doña Guio mar Escribe la primera Cuenta de conciencia. Hace voto de obrar lo más perfecto.
1562.7.2:
Pío IV otorga el breve de la fundación de San José de Avila.
1562:
Junio. Concluye el libro de la Vida.
1562.24.8:
Vistieron el hábito las cuatro primeras des calzas y se puso el Santísimo en la Capilla de San José.
1563:
Escribe las Constituciones que aprobará en 1565 Pío IV.
1567:
El Padre general Rubeo se encuentra con Santa Teresa y aprueba lo que ha hecho por la Reforma.
1567.17.4:
Rubeo le da permiso para fundar otros con ventos de monjas.
1567.16.8:
Le permite Rubeo fundar dos conventos de frailes.
1567.28.11:
Empieza la reforma de ¡os Padres con la inauguración de Duruelo.
1569:
Escribe Exclamaciones.
1572:
Septiembre: Escribe el Desafío espiritual.
1573:
Firma y aprueba una copia del Camino de Pedección.
1573.25.8:
Empieza a escribir las Fundaciones.
1574:
Escribe la segunda redacción de Meditacio nes sobre el Cantar de los Cantares.
1577.6.2:
Escribe el Vejamen.
1577.2.6:
Empieza a escribir las Moradas, que caba el 29.11.
1577:
Noche de Navidad: se cayó e hirió el brazo izquierdo, y desde entonces siente la nece sidad de una secretaria y elige a la beata Ana de San Bartolomé.
1582.4.10:
Muere en Alba de Tormes a los 67 años y medio a las nueve de la noche.
1614.24.4:
Beatificada por Pablo V.
1622.12.3:
Canonizada por Gregono XV.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Te Deum del 25 de Mayo (SRSLRF)

El siguiente texto fue tomado del blog de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia.

El Te Deum nos pone a todos ante Dios para alabarlo e ilumina las conciencias para mejor servir a la Patria.
Este antiguo himno (en latín: A ti, Dios, primeras palabras del cántico) es uno de los primeros himnos cristianos de acción de gracias, hunde sus raíces en una añeja tradición de la Iglesia y ha servido en los momentos significativos de la historia Argentina y de la mayoría de los países de Tradición Católica, para unir la entera comunidad en actitudes ennoblecedoras.
Más de 1600 años tiene este cántico.
Mucho tiempo se creyó que fue compuesto por San Ambrosio de Milán para el bautismo de San Agustín. Estudios más precisos, del siglo XIX, lo atribuyen al obispo San Nicetas de Remesiana, en Serbia, hacia fines del siglo IV o principios del V. Utilizado en las solemnidades litúrgicas y en innumerables acontecimientos civiles fue compañero singular de la vida de la Iglesia y de los pueblos cristianos a lo largo de los siglos.En nuestra historia, fueron memorables —entre muchos— antes de los sucesos de Mayo de 1810, los entonados la tarde del 14 de agosto de 1806, dando gracias al Señor por la Reconquista de Buenos Aires. La Junta de Mayo, que asumió la soberanía del pueblo ante la invasión napoleónica, ordenó el Te Deum, con la mayor solemnidad posible, como uno de sus primeros actos de gobierno, lo cual se concretó en la Catedral de Buenos Aires, en ceremonia presidida por el Obispo Lué y Riega, y fue predicado por el sacerdote Doctor Diego Estanislao Zavaleta, el 30 de mayo de 1810.
Pocos días después, el cabildo de Luján dispuso hacer rezar, el 17 de junio, un Te Deum por la instalación “del primer gobierno patrio”.
Famosos fueron otros Te Deum conmemorativos del nacimiento de la Patria: el del Pbro. Dr. Victorio de Achega, en 1813, en la Catedral de Buenos Aires; el del Deán Funes, en la Catedral de Córdoba, el 25 de mayo de 1814; el de Fray Pantaleón García, en la misma Catedral al año siguiente; el del Pbro. Dr. Ignacio de Castro Barros, en Tucumán, el 25 de mayo de 1815. En mayo de 1816, en vísperas de la apertura de las sesiones del Congreso de Tucumán “el Pbro. Manuel Acevedo pronunció el Te Deum”.
De este modo, este “cántico de alabanza y de acción de gracias que se eleva a Aquel que, siendo eterno, nos acompaña en el tiempo sin abandonarnos nunca y que siempre vela por la humanidad con la fidelidad de su amor misericordioso”, ha marcado los hitos fundamentales de nuestra historia como Nación y ha expresado el sentir común de los argentinos en momentos clave de nuestra vida política. contra el invasor extranjero.
En la actualidad, en nuestro país, se conserva este acto de acción de gracias, aunque vaciado del verdadero significado y completamente carnavalesco ya que se realiza en forma ecuménica, junto a los líderes de las falsas religiones.

sábado, 23 de mayo de 2009

Cuando habla el rencor

Más de una vez llego a mis oidos una historia como esta: dos jovenes ingresan al seminario. Aparentemente esta lleno de ilusiones, de fe, quiere trabajar para Dios y la Santa Iglesia. Estan movidos por una espiritualidad realmente a los ojos de todos hermosa e incomparable. Cuando los laicos los ven dicen: "seran como San Francisco"... quienes los escuchan se asombran de sus conocimientos, de su piedad, de su celo...

Pero hay otros que ven mas alla de las apariencias.

Sobre el primero el director espiritual desconfia, lo vigila mas y mas... poco a poco lo comentan con los demas profesores del seminario. Los demas miembros del Seminario se percatan de lo mismo: la espiritualidad es superficial y aparente, el joven en realidad es ambicioso, flojo e insolente. No lo mueve el amor a Cristo, sino el amor de si mismo.

El otro en cambio es el que duda de su vocacion. Le plantea la cuestion a su director, le dice que por momentos desea volver a su casa, con su familia. Sus compañeros se dan cuenta de su duda y tratan de animarlo. Pronto su director se da cuneta que realmente la duda sobre la vocacion es algo mas que una duda.

Un buen dia, y por mayor bien a ambos muchachos, ambos directores les dicen a sus respectivos seminaristas "usted no tiene vocación".

Entonces viene lo doloroso para el segundo: ve confirmada sus dudas, se despide de sus amigos del seminario, de los profesores, llora la ultima noche y mientras se esta llendo, siente que se desangra.

En cambio el otro se pone violento. Insulta, se llena de rencor y de odio contra sus superiores y colmado de ira vuelve al mundo al que siempre pertenecio.

Mientras el primero tiene el mejor de los recuerdos del seminario, habla bien de esa epoca y siempre siente nostalgia, el segundo esta colmado de odio, alli "todos son flojos, los profesores unos burros al igual que los compañeros"; incluso habla de "inmoralidades". Todo mentira y producto de su odio.

¿Que futuro tendra el seminarista que se fue bien y cual el que se fue mal? El primero sera un buen catolico, un padre de familia. El segundo en cambio ira de seminario en seminario, de monasterio en monasterio buscando un refugio hasta que consiga alguno que lo ordene. Al final no le importara siquiera si realmente es o no catolico, incluso se hara veterocatolico con tal de conseguir una ordenacion... y por que no obispo.

Este ultimo seminarista, el que "se va mal" es el modelo del tipico obispo veterocatolico como un James E. Bostwick (mereceria nuestra duda por ser su epoca una de grandes dudas), un Roger LaRade (Eucharistic Catholic Church)... otros terminaran siendo obispos sedevacantistas mas o menos exitosos u otros con verdaderos resultados lamentables ¿Les suena un tal "Mons. Luis Madrigal"? ¿Alguien escucho alguna vez hablar del Padre Jose Maria Lestani? Bueno, de este ultimo tengo un e-mail lleno de insultos a cuanta congregacion religiosa pertenecio (de todas fue expulsado). Ahora pensemos en los frutos que tendra cada ex-seminarista...
Con la vocacion religiosa ocurre algo muy particular, es un "llamado" como se puede ver en el siguiente articulo. No es lo que yo quiero, es lo que Dios quiere para mi. Si lo que prevalece es mi voluntad, entonces no es sino un capricho.
Yo he conocido de los dos casos, y los conoci muy bien en La Reja. Uno de ellos es hoy un laico entregado a Dios y que un dia sera un gran padre de familia, un marido fiel, un pio y devoto catolico que hara mas por la Iglesia que muchos malos sacerdotes.
El otro se fue con rencor y odio. Hasta el ultimo momento me pidio que lo ayudase, que hablara con tal o cual padre para "hacer palanca". Luego, me pidio que lo ayudara a buscar refugio en la Fraternidad San Pedro o alguna de las farisiacas de la Iglesia Conciliar. Naturalmente me opuse.
Hoy el Padre Mauricio de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia me informo que ellos tienen un caso similar. Un postulante sin vocacion, lleno de odio esta esparciendo mentiras, difamando... Obviamente que aqui no hay lugar para el. Y escribo esto porque se que quiere ponerse en contacto con Sursum Corda. Aqui no hay lugar para mentirosos. Aqui solo servimos a Dios en la medida de nuestras posibilidades y apoyamos a los verdaderos sacerdotes de la Iglesia Catolica, como los de la SRSLRF, la Compañia de Jesus y Maria, la Fundacion San Cayetano y a nuestros amigos en la FSSPX (los tenemos, no crean que no).
Al postulante sin vocacion que esta diciendo mentiras... solo le podemos pedir que se arrepienta, que busque a Dios y acepte lo que Nuestro Señor predestino para el, porque muchos son los llamados, pero pocos los elegidos.

San Agustin: La sociedad sin fe

II. En efecto, si no creyeras, no te expondrías al peligro para probar la amistad. Y, por tanto, cuando así lo haces, ya crees antes de la prueba. En verdad, si no debemos creer lo que vemos, ¿cómo creemos en la fidelidad de los amigos sin tenerla comprobada? Y cuando llegamos a probarla en la adversidad, aun entonces es más bien creída que vista. Si no es tanta la fe que, no sin razón, nos imaginamos ver con sus ojos lo que creemos. Debemos creer, porque no podemos ver.
4. ¿Quién no ve la gran perturbación, la confusión espantosa que vendrá si de la sociedad humana desaparece la fe? Siendo invisible el amor, ¿cómo se amarán mutuamente los hombres, si nadie cree lo que no ve? Desaparecerá la amistad, porque se funda en el amor recíproco. ¿Qué testimonio de amor recibirá un hombre de otro si no creer que se lo puede dar? Destruida la amistad, no podrán conservarse en el alma los lazos del matrimonio, del parentesco y de la afinidad, porque también en estos hay relación amistosa. Y así, ni el esposo amará a la esposa, ni ésta al esposo, si no creen en el amor recíproco porque no se puede ver. Ni desearán tener hijos, cuando no creen que mutuamente se los han de dar. Si estos nacen y se desarrollan, tampoco amarán a sus padres; pues, siendo invisible el amor, no verán el que para ellos abrasa los paternos corazones, si creer los que no se ve es temeridad reprensible y no fe digna de alabanza. ¿Qué diré de las otras relaciones de hermanos, hermanas, yernos y suegros, y demás consanguíneos y afines, si el amor de los padres a sus hijos y de los hijos a sus padres es incierto y la intención sospechosa, cuando no se quieren mutuamente? Y no lo hacen estimando que no tienen obligación, pues no creen en el amor del otro porque no lo ven. No creer que somos amados, porque no vemos el amor, ni corresponder al afecto con el afecto, porque no pensamos que nos lo debemos recíprocamente, es una precaución mas molesta que ingeniosa. Si no creemos lo que no vemos, si no admitimos la buena voluntad de los otros porque no puede llegar hasta ella nuestra mirada, de tal manera se perturban las relaciones entre los hombres, que es imposible la vida social. No quiero hablar del gran número de hechos que nuestros adversarios, los que nos reprenden porque creemos lo que no vemos, creen ellos también por el rumor público y por la historia, o referentes a los lugares donde nunca estuvieron. Y no digan: No creemos porque no vimos. Pues si lo dicen, se ven obligados a confesa que no saben con certeza quiénes son sus padres. Ya que, no conservando recuerdo alguno de aquel tiempo, creyeron sin vacilación a los que se lo afirmaron, aunque no se lo pudieran demostrar por tratarse de un hecho ya pasado. De otra manera, al querer evitar la temeridad de creer lo que no vemos, incurriríamos necesariamente en el pecado de infidelidad a los propios padres.


San Agustin: DE LA FE EN LO QUE NO SE VE

viernes, 22 de mayo de 2009

A más con el celibato


Para muchos el celibato fue una imposición tardo-medieval, sin embargo, el mismo existía en la Iglesia desde los primeros siglos... Nuestro Señor lo recomendó como una entrega especial y absoluta del amor a Dios:



Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que se
hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que
entienda. -Mateo 19,12



San Pablo, por su parte fue célibe y recomendó el celibato de forma explícita para aquellos que estan consagrados a Dios:




Yo os quisiera libres de preocupaciones. El no casado se preocupa de las
cosas del Señor, de cómo agradar al Señor. El casado se preocupa de las cosas
del mundo, de cómo agradar a su mujer; está por tanto dividido. La mujer no
casada, lo mismo que la doncella, se preocupa de las cosas del Señor, de ser
santa en el cuerpo y en el espíritu. Mas la casada se preocupa de las cosas del
mundo, de cómo agradar a su marido.
Os digo esto para vuestro provecho, no
para tenderos un lazo, sino para moveros a lo más digno y al trato asiduo con el
Señor, sin división. Pero si alguno teme faltar a la conveniencia respecto de su
novia, por estar en la flor de la edad, y conviene actuar en consecuencia, haga
lo que quiera: no peca, cásense.
Mas el que ha tomado una firme decisión en
su corazón, y sin presión alguna, y en pleno uso de su libertad está resuelto en
su interior a respetar a su novia, hará bien. Por tanto, el que se casa con su
novia, obra bien. Y el que no se casa, obra mejor. La mujer está ligada a su
marido mientras él viva; mas una vez muerto el marido, queda libre para casarse
con quien quiera, pero sólo en el Señor. Sin embargo, será feliz si permanece
así según mi consejo; que también yo creo tener el Espíritu de Dios. -I
Corintios 7,32-40

Finalmente, contra aquellos que insisten en que el celibato fue una "invención" tardía e impuesta por la Curia Romana, les recordamos sobre el Concilio de Elvira que señaló:




El obispo o cualquier otro clérigo tenga consigo solamente o una
hermana o una hija virgen consagrada a Dios; pero en modo alguno plugo (al
Concilio) que tengan a una extraña»


Plugo prohibir totalmente a los obispos, presbíteros y diáconos o a
todos los clérigos puestos en ministerio, que se abstengan de sus cónyuges y no
engendren hijos y quienquiera lo hiciere, sea apartado del honor de la clerecía»
(DZ 52)



Es facil observar que el Concilio (del año 300) no introduce la práctica, sino que demuestra su existencia previa. Finalmente, para aquellos que insisten en su modernidad o en la falta de argumentos a favor, dejamos hablar a la Santa Sede al respecto... esta vez el Papa San Siricio, en una carta del año 385:




Vengamos ahora a los sacratísimos órdenes de los clérigos, los que para
ultraje de la religión venerable hallamos por vuestras provincias tan
pi-soteados y confundidos, que tenemos que decir con palabras de Jeremías:
¿Quién dará a mi cabeza agua y a mis ojos una fuente de lágrimas? Y lloraré
sobre este pueblo día y noche [Ier. 9, 1]... Porque hemos sabido que muchí-simos
sacerdotes de Cristo y levitas han procreado hijos después de largo tiempo de su
consagración, no sólo de sus propias mujeres, sino de torpe unión y quieren
defender su crimen con la excusa de que se lee en el Antiguo Testamento haberse
concedido a los sacerdotes y ministros facultad de en-gendrar. Dígame ahora
cualquiera de los seguidores de la liviandad... ¿Por qué [el Señor] avisa a
quienes se les encomendaba el santo de los santos, di-ciendo: Sed santos, porque
también yo el Señor Dios vuestro soy santo [Lv. 20, 7; 1 Petr. 1, 16]? ¿Por qué
también, el año de su turno, se manda a los sacerdotes habitar en el, templo
lejos de sus casas? Pues por la razón de que ni aun con sus mujeres tuvieran
comercio carnal, a fin de que, brillando por la integridad de su conciencia,
ofrecieran a Dios un don aceptable...
De ahí que también el Señor Jesús,
habiéndonos ilustrado con su venida, protesta en su Evangelio que vino a cumplir
la ley, no a destruirla [Mt. 5, 17]. Y por eso quiso que la forma de la castidad
de su Iglesia, de la que El es esposo, irradiara con esplendor, a fin de poderla
hallar sin mancha ni arruga [Eph. 5, 27], como lo instituyó por su Apóstol,
cuando otra vez venga en el día del jui-cio. Todos los levitas y sacerdotes
estamos obligados por la indisoluble ley de estas sanciones, es decir que desde
el día de nuestra ordenación, consagra-mos nuestros corazones y cuerpos a la
sobriedad y castidad, para agradar en todo a nuestro Dios en los sacrificios que
diariamente le ofrecemos. Mas los que están en la carne, dice el vaso de
elección, no pueden agradar a Dios [Rom. 8, 8].
...En cuanto aquellos que se
apoyan en la excusa de un ilícito privilegio, para afir-mar que esto les está
concedido por la ley antigua, sepan que por autoridad de la Sede Apostólica
están depuestos de todo honor eclesiástico, del que han
usado indignamente,
y que nunca podrán tocar los venerandos misterios, de los que a sí mismos se
privaron al anhelar obscenos placeres; y puesto que los ejemplos presentes nos
enseñan a precavernos para lo futuro, en adelan-te, cualquier obispo, presbítero
o diácono que - cosa que no deseamos fuere hallado tal, sepa que ya desde ahora
le queda por Nos cerrado todo camino de indulgencia; porque hay que cortar a
hierro las heridas que no sienten la medicina de los fomentos.

Diario de un niño por nacer


En el Blog del Movimiento Mallinista encontramos el siguente texto. Recuerdo que lo leí cuando estaba en la escuela (no hace muchos años) y que siempre quise volver a leerlo. Recuerdo que desde que lo leí por primera vez entendí el horror del aborto: el más cruel de los asesinatos que hoy se cometen.



Octubre 5: Hoy comienza mi vida, mis padres no lo saben todavía. Soy tan pequeña como una semilla de manzana, pero ya existo y soy única en el mundo y diferente a todas las demás. Y, a pesar de que casi no tengo forma aún, seré una niña. Tendré cabellos rubios y ojos azules, y sé que me gustarán mucho las flores. Los científicos dirían que todo esto ya lo tengo impreso en mi código genético.


Octubre 19: He crecido un poco, pero soy todavía demasiado pequeña para poder hacer algo por mí misma. Mamá lo hace todo por mí. Pero lo más gracioso es que ni siquiera sabe que me está llevando consigo, precisamente debajo su corazón, alimentándome con su propia sangre.


Octubre 23: Mi boca comienza a tomar forma. ¡Parece increíble! Dentro de un año, poco más o menos, estaré riendo, y más tarde ya podré hablar. Desde ahora sé cuál será mi primera palabra: Mamá. ¿Quién se atreve a decir que todavía no soy una persona viva? Por supuesto que lo soy, tal como la diminuta miga de pan es verdaderamente pan.


Primeras sensaciones


Octubre 27: Hoy comenzó a latir mi corazón por su cuenta. De ahora en adelante latirá constantemente toda mi vida, sin detenerse para descansar. Luego, después de muchos años, se sentirá fatigado y se detendrá y yo moriré de forma natural. Pero ahora no estoy al final, sino al principio de mi vida.


Noviembre 2: Cada día crezco un poquito, están tomando forma mis brazos y mis piernas. Pero ¡cuánto habré de esperar hasta que mis piernecitas me lleven corriendo a los brazos de mi madre, hasta que mis brazos puedan estrechar a mi padre!

Tercer mes

Noviembre 12: En mis manos empiezan a formarse unos dedos pequeñísimos. Es extraño lo pequeños que son; sin embargo, ¡qué maravillosos serán! Acariciarán un perrito, arrojarán una pelota, recogerán flores, tocarán otra mano. Mis dedos tal vez algún día puedan tocar el violín o pintar un cuadro.


Noviembre 20: Hoy el médico le anunció a mi mamá por primera vez, que yo estoy viviendo aquí bajo su corazón. ¿No te sientes feliz mamita? ¡Pronto estaré entre tus brazos!


Noviembre 25: Mis padres todavía no saben que soy una niña, quizás esperan un varón. ¡O tal vez mellizos! Pero les daré una sorpresa; quiero llamarme Catalina, como mamá.


Diciembre 13: Ya puedo ver un poquito, pero estoy rodeada aún por la oscuridad.Sin embargo, pronto se abrirán mis ojos al mundo del sol, de las flores, y de los sueños.Nunca he visto el mar, ni una montaña, tampoco un arco iris. ¿Cómo serán en realidad? ¿Cómo eres tú, mamá?


Diciembre 24: Mamá, puedo oír tu corazón que late. ¿Puedes oir tú el mío?... tendrás una hijita sana, mamá. Sé que algunos niños tienen dificultades para entrar en el mundo, pero hay médicos que ayudan a las madres y a los recién nacidos. Sé también que muchas madres habrían preferido no tener al hijo que llevan en su seno. Pero yo estoy ansiosa de encontrarme en tus brazos, de tocarte la cara, de mirarte a los ojos, ¿Me esperas tú con la misma alegría que yo a tí?


Diciembre 28: ¿Qué está sucediendo? ¿Qué hacen? ¡Mamá, no dejes que me maten! ¡No, no!

Mamá: ¿Por qué permitiste que le pusieran fin a mi vida? ¡Habríamos sido tan felices!...

Misas Tridentinas en España

Tengo varios e-mails de hermanos católicos en España. Desde la madre Patria me han preguntado si conozco lugares donde encontrar la Santa Misa Católica (La Misa de San Pío V) dada por sacerdotes no una cum Ratzinger/Benedicto XVI.
Como no conozco ningún sacerdote sedevacantista en España, quiero aprovechar para hacer publica esta consulta y pedirles a los que si saben una dirección, que por favor me envien un correo electrónico con todos los datos posibles para que podamos darlo a conocer.
Desde ya les agradeceré toda la ayuda posible.


Misa en Vedia por la festividad de Nuestra Señora de Luján



Nuestros amigos de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia publicaron en su blog, en virtud de la festividad de Nuestra señora de Luján el siguiente blog.


Como siempre, alentamos a los fieles católicos a prestar su ayuda a estos grupos fieles a la doctrina de Cristo y a su Santa Iglesia.


Para contactarse con la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia puede hacerlo telefónicamente al (02354) 421230. También pueden contactar al Padre Mauricio Zárate (uno de nuestro sacerdotes amigos) por correo electrónico visitando el Blog de la Sociedad.

No dejemos de rezar por estos valientes sacerdotes de Cristo Rey.


lunes, 18 de mayo de 2009

Crece la Misión Religiosa

Patricio, uno de los cordinadores del blog amigo Propaganda Católica nos envió el siguiente texto por e-mail sobre el progreso de la Misión Religiosa que se está llevando a cabo en Buenos Aires, donde los religiosos de la Compañía de Jesús y María estan armando un "fuerte" para defender la Fe Católica que Cristo nos entregó.




Ayudar a defender y reestablecer la Verdadera Tradicion de la Iglesia Catolica es sinonimo de ser un verdadero ciervo de Nuestro Señor JesucristoNosotros los laicos, tratamos humildemente aunque sea de dar una ayuda a estos sacerdotes que trabajan tan arduamente para la Santa Iglesia Catolica y para el projimoQue este sea un mensaje de agradecimiento para aquellos que dan al projimo, aunque no lo conozcan, que lo hace mas caritativo aunDeo Gratias!

Sobre la consagración de Rusia


El día 10 de mayo recibí un correo electrónico de Antonio, quien me enviara un muy interesante texto sobre la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María. Este texto fue enviado originalmente a Panorama Católico. Aqui el texto de nuestro nuevo amigo, a quien le invitamos a seguir enviandonos material para ser publicado en Sursum Corda.



La consagracion de Rusia ya se produjo y la conversión también
Enviado por Anónimo el Sáb, 2009-05-02 17:55.

Acorde con el nick con que firmo (perplejo) no tengo incoveniente en retractarme de lo que diré, tanto más que yo soy una persona fundamentalmente humilde (irónico modo sea dicho) y no estoy en absoluto apegado a mis ideas (tómese con humor). Algunos han llegado a llamarme veleta. Creo que sigo a la verdad en cualquier momento de mi trayectoria sin importarme dar la razón al adversario y retractarme de lo que haga falta.

Dicho esto diré que la consagración de Rusia se produjo en el 7 de Julio de1952 por su Santidad Pío XII, como se expone en la "Sacro Vergente amno", carta apostólica, en la que se nombra a Rusia específicamente ("de manera especial") aunque no exclusivamente pues tb fue consagrada la "entera raza humana".

Hay que reconocer que no se hizo en unión de todos los obispos de la Iglesia que juntos y el mismo día debieron haberla hecho tal como era el pedido de NªSª. Esto hizo que el efecto de la conversión fuera menos aparente, y menos rápido y con muy menores consecuencias. Pero aquella consagración no cayó en saco roto. Y desde luego el comportamiento de Rusia fue esencialmente distinto a partir de ella. La respuesta de Dios N.S. siempre está en proporción del grado en que nos involucramos en nuestras súplicas y entrega a El. Algo parecido pasó en las apariciones de Fátima en las que la Virgen llegó a decir que el milagro que vendría en Octubre 1917 hubiera sido mayor si en Agosto no se hubiera impedido la aparición del día 13 por parte de las autoridades.

Aqui quiero hacer un breve inciso. Algunos utilizan la palabra "conversión" en su sentido más fuerte o sea conversión a la Iglesia católica. Pero este no es su unico sentido, ni siquiera en castellano, En el diccionario "María Moliner" se admiten muchos significados al término conversión, por ejemplo "que alguien abandone su mal comportamiento".En portugués, que es el idioma que usó Nª Sª, la palabra "converÇao" tiene tb la acepción muy frecuente de "cambio" incluso en la vida ordinaria. Por supuesto en el griego bíblico y moderno la palabra "metanoeite"=convertíos (convertíos y creed en el evangelio, Mc 1,15) implica solamente un cambio de conducta dejando atrás anteriores comportamientos. Es la palabra que usaron (metanoia) los socialistas griegos y que se veía en infinidad de letreros en las calles de Atenas en cierta campaña electoral. La palabra "cambio" se ha usado tb en las recientes elecciones de USA. Si se lee con detenimiento y seguido el mensaje de Fátima se ve que la Virgen Sma. para evitar la persecución causada por "Rusia" esparciendo sus errores por todo el mundo y causando revoluciones y el martirio de los buenos, con el "aniquilamiento" incluso de países, vendría a pedir la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, como lo haría en el año 1929, el 13 de Junio, en Tuy. Cosa que hizo S.S.Pío XII, aunque tarde como predijo el Niño Jesús en la aparición de Pontevedra, cuando ya lo peor había pasado. Algunos países dejaron de existir (como pasó con los paises bálticos cuya soberanía y estructura civil y militar y social dejó de existir". Como escribe Carroll:"The small Baltic nations – Lithuania, Latvia and Estonia – were now ready for Stalin to pluck. He moved at once to impose ‘mutual assistance treaties’ on them, whose only significant clause provided for stationing large numbers of Soviet troops on their territory. These treaties were signed on September 28 (Estonia), October 5 (Latvia), and October 10 (Lithuania). They could now be taken over at any time.” (Warren H. Carroll, The Rise and Fall of the Communist Revolution, Christendom Press, p. 310).
Nótese que esta es la única manera en que un país puede ser aniquilado. Ni aun con la muerte y desaparición física de sus habitantes, inmuebles etc.. en una guerra nuclear podría decirse que un país sería "aniquilado" pues restaría su geografía.

Como dijo la hermana Lucía " El buen Dios promete por este medio (la consagración) el cese de la persecución de Rusia". O sea la" conversión" de Rusia, de la guerra a la paz.

No de otra manera se expresa el autor sagrado del libro de los Proverbios: :"Cum placuerint Domino viae hominis, Inimicos quoque eius CONVERTET ad pacem" (Prov. 16,7). Que casi todas las biblias traducen con una expresión semejante a "pedir paz" "reconciliar" o sea dejar de hostigar y hacer guerra (las biblias de exprresión inglesa dicen en Prov.16,7 " He CONVERT his enemies to peace". Esto es exactamente lo que hizo Rusia, aunque paulatinamente después de la consagración de 1952. Hasta el punto que la Iglesia llegó adoptar actitudes blandas como la Ostpolitik de Montini, Casaroli y hasta del Beato Juan XXIII y su concilio (que pactó no nombrar ni denunciar a Rusia (o sea U.R.S.S.). Finalmente en 1989 tuvo lugar el simbólico derrumbe del muro de Berlin y la caída del comunismo y de la U.R.S.S. que era quien portaba "los errores de Rusia" habiendo causado millones de mártires y hasta cien millones de muertos (también y sobretodo ortodoxos rusos ) y en la mayor persecución de la historia desde Diocleciano que tuvo lugar en la católica España por parte de las hordas marxistas del masónico, socialista y comunista gobierno del Frente Popular , cuyos obispos (de España) no siguieron el ejemplo de los portugueses que consagraron la nación (y la libraron, como reconoció Pío XII) al Inmaculado Corazón de María el 13 de Mayo de 1931, renovada en 1938 a la vista de la cruel contienda española causada en definitiva por el Frente Popular (con las masas gritando por las calles "Viva Rusia").

A todo este horror siguió un cambio que era el que pretendía la Virgen con la consagración. Este cambio, todo lo imperfecto que se quiera, puede ser llamado un triunfo del Corazón Inmaculado de María Santísima sobre los proyectos criminales del Imperio Soviético. Y nadie ha demostrado que no se refiriera a esto. Más bien por el contexto hay que suponer que era el sinificado que le dio la Virgen Sma. cuando prometió la conversión de Rusia.

En mi opinión el tema de la Consagración y la persecución de Rusia (que ha causado más de cien millones de muertes en el mundo e innumerables tragedias así como sufrimientos a la Iglesia y al Santo Padre) es ya historia. Mucho de ello se podría haber evitado si se hubiera hecho una inmediata consagración al Inmaculado Corazón, tal como sí hicieron los obispos portugueses de consuno por dos veces . Pero se hizo tarde y no ateniéndose a los requerimientos de NªSª. Tb el Rey de Francia, Luis XVI intentó cumplir los requerimientos hechos a su abuelo por el Sacratísimo Corazón de Jesus por medio de Sta. Margarita, pero esto no evitó ni su ejecución y la de su familia, ni tampoco ahorró a Francia los horrores de la Revolución.

Ahora, en mi opinión, estamos en el "cierto tiempo de paz" predicho en Fátima al que la profecía de La Salette llama una "falsa paz". Creo que ahora vivimos, después de unos años (¿veinte años? (¿cincuenta años?) de paz relativa universal (imperfecta, falsa, pero un tiempo muchísimo mejor para el ámbito occidental que el vivido por la generación de la segunda Guerra Mundial y siguientes) "el comienzo de los dolores" Mt.24,8 ; como dice NºS.en el Evangelio, en su discurso escatológico. Estos tiempos del fin (caracterizados por la gran apostasía y la abominación de la desolación en el Templo de Dios,o sea crisis de la Iglesia del culto al hombre y demás abominaciones, no son el fin del mundo sino los que preceden al decenas de veces anunciado ( en la Biblia y en muchas profecías católicas)"gran castigo o tribulación" el "dies irae" o ".día de Yahveh". Pero tb son los tiempos en que NºS. dice "levantad la cabeza" porque se acerca vuestra liberación" Lc.21,28. Esta será el "triunfo del Reino de Dios" o de "Cristo" o del "Sagrado Corazón" o de "María" como dice San Luis de Monfort o tb si se quiere el "triunfo del Inmaculado Corazón". El triundo del Inmaculado Corazón, ya ha tenido lugar, aunque imperfectamente, en relación a la persecución de Rusia (correspondiendo a la imperfecta consagración de 1952) al habernos librado de la violentísima persecución de Rusia que estuvo a punto de convertir (aquí otra acepción del término convertir) el mundo en un Gulag.

Algunos confunden esto con el fin del mundo y juicio final precedido por la parusía. Pero Cristo dijo "pero no viene enseguida el fin" "sed nondum statim finis" Lc.21,9 ;Mt 24,6. Será el "cumplimiento del tiempo de las naciones" Lc 21, 24. Será el juicio(castigo) de los vivos, como decía el llorado B.Martín Sánchez, en oposición al juicio de los muertos al fin del mundo. El primer juicio(en sentido de castigo, muy común en la biblia v.gr. "el que no cree en el Hijo ya está juzgado" o sea condenado ") será acompañado de la aparición (en sentido figurado o moral) de Xto Juez "iudex tremendus iudicabit populus suum" como termina la profecía de San Malaquías. Pero esto es una venida de Xto no física sino moral. No puede estar muy lejos porque faltan uno o dos lemas (lo cual sería interesante explicar) para su cumplimiento. El juicio de muertos con la resurrección de ellos acontecerá con la "venida de Xto en gloria y majestad" y visiblemente (P.Lacunza). Esta será la verdadera Parusía.

La primera venida, sólo moral y ya próxima vendrá acompañada y seguida del triunfo de la Iglesia católica, con la conversión de los judíos y todas las sectas, para reinar Xto (opportet illum regnare, 1Cor,15,25) un tiempo indefinido (aquí se dividen las opiniones sobre su duración) y que algunos han llamado milenio (milenarismo espiritual y mitigado). Esta venida coincidirá con la muerte de las dos terceras partes de la humanidad en la gran tribulación "tal que no la hubo antes desde el principio del mundo ni la habrá ya más" (Mt.24,21). Al final de este "milenio" vendrá el fin del mundo con la venida de Xto el Juez de los muertos. Este milenio será esplendoroso pero de hombres en nuestra condición. No habrá desaparecido el sufrimiento totalmente, ni la muerte, ni el pecado, ni la posible condenación, todo lo cual es propio de los "viatores". Será el Reino de los Sdos Corazones y una época esplenderosa de la iglesia y de prosperidad en toda la tierra.

Sólo queda apuntar la gran duda que hace también dividirse a los que estudian estos temas. Y es ¿el anticristo para cuando? Dejando aparte los precursores del anticristo y antecristo (el Anticristo ha venido ya , 1Jn.2,18; 4,3), creo que el anticristo personal, si es así como debe interpretarse, vendrá poco antes del fin del mundo. Pero no estoy seguro. Muchos creen que vendrá en estos tiempos finales de las naciones. Yo traigo ahora a colación unas palabras proféticas de la Beata Ana María Taigi ("caso único entre los faustos de la Santidad" como reza su bula de Beatificación. Algo único y famoso por sus profecías,muchas cumplidas, y por su videncia sobrenatural. Ahora incorrupta en una Iglesia romana.)

Hago un copy del blog de "El Cruzado" que recoge parte de la profecía de la Beata Ana María Taigi.

Cita:

"Ella tiene diversas profecías sobre el castigo al mundo que Dios enviará para hacer justicia por las graves ofensas y traiciones a Nuestro Señor. Los tres días de tinieblas son coincidentes entre muchas revelaciones de diversos santos y beatos: será el momento del castigo de Dios.

Sobre el Castigo:
"
Cinco años antes de la muerte de Pio VII -- refiere Mons. Natali -- me describió la gran prueba en preparación: las revoluciones se abatirán sobre Roma, los desastres disminuirán por las satisfacciones de los santos. La cizaña será arrancada y luego la mano de Dios volverá a imponer orden allí donde será impotente el esfuerzo humano.Los castigos de la tierra serán mitigados, pero los del cielo serán universales y espantosos. Millones de hombres morirán por el hierro, sea en la guerra, sea en las luchas civiles; otros millones perecerán de muerte imprevista. Después, naciones enteras volverán a la unidad de la Iglesia, muchos turcos, paganos, judíos serán convertidos y su fervor llenará de confusión a los antiguos cristianos. En una palabra, me decía que el Señor quería limpiar el mundo y su Iglesia, para lo cual preparaba un renacimiento milagroso, triunfo de su misericordia.

La tierra rodeada de llamas, la cubren las tinieblas...

La misma visión se presentará muchas veces a la beata. Ve a la tierra

rodeada de llamas, la cubren las tinieblas, se hunden numerosos edificios, la tierra y el cielo parecen agonizar. La prueba es seguida de un renacimiento universal. Y todo esto ocurrirá cuando parezca que la Iglesia ha perdido todos los medios humanos de hacer frente a las persecuciones
" (Mons. C. Sallotti, pág. 159).


"No obstante, ve un día que el sol se abre y da paso a torrentes de sangre, mientras la Virgen intercede para detener los castigos preparados. Símbolo de las grandes crisis mediante las cuales Dios iba a purificar a la Iglesia.
Parece desencadenarse un espantoso ciclón, el cielo arde, tiembla la tierra, se vislumbran pestes, revoluciones, revueltas, matanzas, batallas, negros aeróstatos recorren el cielo, cubriendo la tierra de fuego y de tinieblas...
"(Mons. C. Sallotti, pág. 172).

Roma: los cadáveres de los muertos serán numerosos...

"
Los cadáveres de los muertos en los alrededores de Roma serán tan numerosos como los peces dejados en esta ciudad por un reciente desbordamiento del Tiber. Tinieblas pestilentes, pobladas de visiones horrorosas, envolverán la tierra durante tres días. El flagelo de la tierra habrá sido mitigado por las oraciones, pero no el del cielo que será espantoso y universal.

"Todos los enemigos de la Iglesia, ocultos o aparentes, perecerán en las tinieblas, con excepción de algunos que Dios convertirá después. El aire será apestado por los demonios que aparecerán bajo toda suerte de formas horribles.
"Los cirios benditos preservarán de la muerte así como las oraciones a la Santa Virgen y a los ángeles. Después de las tinieblas San Pedro y San Pablo descenderán de los cielos, predicarán en todo el universo y designarán el Papa. Una gran luz saldrá de su persona e irá a posar sobre el Cardenal futuro Papa"

"San Miguel Arcángel apareciendo, entonces, sobre la tierra bajo forma humana, tendrá al demonio encadenado HASTA LA EPOCA DE LA PREDICACIÓN DEL ANTICRISTO. En ese tiempo la religión extenderá su imperio 'Unus Pastor'. Los rusos serán convertidos, así como los ingleses y la China , y el pueblo estará en júbilo contemplando el triunfo brillante de la Iglesia
" (M. Servant, pág. 234; B. Sánchez, pág. 49)."

El último párrafo es el que interesa puesto que coloca la venida del anticristo al fin de la época gloriosa de la Iglesia, cuando la caridad se haya mitigado. La venida de San Pedro y San Pablo (quizás no haya que tomarlo como suena) para nombrar un nuevo Papa ya fuera de las series de la profecía pseudoepigráfica de San Malaquías es un lugar común entre las profecías católicas. Induce a pensar que el papado y quizás sus electores desaparecerán en la gran tribulación. Quizás tb los obispos del mundo, o quizás, la casi totalidad, ("ecclesia de medio fiet" como decía Domingo Soto tomando la expresión de San Antonino) apartados de la fe y sucesión apostólica como ya pasó cuando la herejía arriana (tan actual) que denunciara el gran San Atanasio (cuya fiesta celebramos hoy). En aquel tiempo solo un uno por ciento de los obispos (algunos hablan de dos) se mantuvieron fieles a la fe católica. Y los demás ya no eran obispos por su defección herética. San Hermenegildo juzgó ser preferible la muerte a comulgar de mano de uno de ellos. Aquí termino y me voy rápido a rezar el símbolo atanasiano.

PERPLEJO


Disculpas por el retraso

Tengo que pedirles disculpas a todos los lectores de Sursum Corda porque desde hace algunos días tenía descuidado el Blog. En efecto, algunos problemas familiares, de estudio y de mi trabajo me alejaron un poco de este medio.
Quiero agradecerles a todos los que se comunicaron, preocupados, por correo electrónico, así que ahora comenzamos a ponernos al día.
Muchas gracias,

domingo, 10 de mayo de 2009

Más de los anglicanos continuantes... ahora en España

Siguiendo con las entradas sobre anglicanismo, hemos encontrado esta interesante noticia hacerca de uno de los tantos grupos "continuantes" anglicanos. Esta noticia la tomamos de un sitio protestante:



La `otra´ Iglesia Anglicana crea una diócesis hispana y llega a España

A raíz de la problemática que han causado algunos debates de carácter moral en la Iglesia Anglicana y su posterior rumbo en determinados aspectos, se ha constituido la Iglesia Anglicana Ortodoxa presidida por el obispo metropolitano Jerry L. Ogles. Ha creado una Diócesis Misionera Hispana, que ya ha llegado a España.
El revisionismo de los últimos años sobre algunos temas espinosos como la homosexualidad ha hecho que la Comunión Anglicana haya experimentado una gran tensión. Además de la que persiste en su seno, ya se han producido escisiones oficiales en la misma. Una de las que han alcanzado entidad propia tras la separación es la denominada Iglesia Anglicana Ortodoxa, que apareció en 1963, que ha llegado ahora a España. La Iglesia Anglicana Ortodoxa se considera como la primera Iglesia Anglicana que se separó de PECUSA (Iglesia Episcopal, la rama anglicana de los EEUU). Tras sus comienzos en 1963, se define como una de las Iglesias denominadas "anglicanas de continuidad" en el sentido de querer mantener una línea netamente evangélica en su ética y doctrina. En sus primeros años de desarrollo fue formando diócesis en África, EEUU, India y Paquistán, dando lugar a lo que se conoce como la "Comunión Mundial Anglicana Ortodoxa" (CMAO).


DIÓCESIS MISIONERA HISPANA

Más recientemente la Comunión Mundial Anglicana Ortodoxa (CMAO) ha creado una nueva diócesis para los países de habla hispana. Se trata de la Diócesis Misionera Hispana, la primera Diócesis de habla castellana de la CMAO. Esta nueva Diócesis Misionera Hispana depende en última instancia del actual obispo metropolitano, Jerry L. Ogles, pero tiene como responsable directo al obispo Garth Richard Neel. Neel es de nacionalidad canadiense y de origen escocés. Ejerció el ministerio durante 25 años en la Iglesia Episcopal Anglicana del Canadá perteneciente a la Comunión Anglicana (en comunión con la Sede de Canterbury), abandonando la misma tras los recientes conflictos éticos y teológicos surgidos en el seno del anglicanismo, tras la consagración de un obispo con pareja gay en los EE.UU. Neel habla perfectamente el castellano, factor que –junto a otros muchos- ha influido para ser elegido como responsable de esta sección hispana. La nueva Diócesis Misionera Hispana ya ha ordenado a varios diáconos en Perú, Panamá y Argentina, contando también con algunos presbíteros hispanos, los cuales proceden de iglesias episcopales anglicanas que han roto su comunión con Canterbury a raíz del mencionado y reciente conflicto en el seno del anglicanismo. La versión oficial que utiliza la Diócesis Misionera Hispana, es sólo y exclusivamente la Reina-Valera, Revisión 1909 y Revisión 1960.


EN ESPAÑA

La Diócesis Misionera Hispana, posee en la actualidad varios estudiantes que se están preparando para el ministerio pastoral en países latinos y también en España. Una de sus representantes en España es la misionera Alma Yadira Restrepo, que reside en Santiago de Compostela (Galicia). El nuevo Seminario que están poniendo en marcha tendrá un sabor español hasta en el nombre, ya que se denomina "Casiodoro de Reina" y cuenta con un amplio programa de formación bíblica, teológica y de pastoral. Están confeccionando la web para el Seminario Evangélico "Casiodoro de Reina", con el fin de dar a conocer los tres planes de estudios a impartir por el mismo; planes con sus respectivos programas. Existen ya páginas web de Iglesias de la Diócesis Misionera, como la de la Iglesia Anglicana Ortodoxa de Puerto Rico, donde aparece toda la Historia de la Iglesia Anglicana Ortodoxa, doctrina, etc. Igualmente también se va a poner al día la web oficial en inglés de "The Orthodox Anglican Church", para que en la misma figuren las fotos del clero de la nueva Diócesis Misionera Hispana, así como los eventos de la misma.