martes, 27 de octubre de 2009

¿"Matrimonio gay" en Argentina?

El siguiente texto fue publicado en La Nación. Lo reproducimos tal cual.



La Cámara de Diputados comenzará pasado mañana a debatir dos proyectos de ley que habilitan a personas del mismo sexo a contraer matrimonio.
Las iniciativas, pertenecientes a las diputadas Silvia Augsburger (Partido Socialista) y Vilma Ibarra (Encuentro Popular y Social), serán discutidas en un plenario conjunto de las comisiones de Legislación General -que preside Ibarra- y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, que dirige otra mujer, Juliana Di Tullio.
Ambas contemplan la reforma de varios artículos del Código Civil, a raíz de la introducción de una primera modificación central: la autorización a contraer matrimonio a personas del mismo sexo.
Según las propuestas, en el artículo 172 del Código Civil se sustituirá la frase "hombre y mujer" por "contrayentes", al referirse al otorgamiento del consentimiento como acto constitutivo del matrimonio. Si prospera, quedará redactado de la siguiente manera: "Es indispensable para la existencia del matrimonio el pleno y libre consentimiento expresado personalmente por los contrayentes ante la autoridad competente para celebrarlo. El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo".
La intención de cambiar el Código Civil y habilitar el matrimonio homosexual es la de "igualar a todos los individuos de la sociedad", dijo a LA NACION Vilma Ibarra.
En los fundamentos de su borrador, el que ya había presentado en el Senado durante su paso por esa cámara, se lee: "El presente proyecto reconoce a las personas la libertad de elegir con quién asumir los compromisos de la convivencia en pareja, regulada en la institución jurídica y laica del matrimonio, otorgando entonces iguales derechos y obligaciones con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de distinto sexo. De esa forma, no se hace otra cosa que reconocer que, sobre ese espacio de libertad que las personas ejercen como derecho para consagrar su dignidad, nuestra sociedad se constituye e integra con parejas homosexuales. Así, consagrar la igualdad de status civil jurídico social en la institución del matrimonio a todas las personas no sólo implica un desagravio a sectores sociales que han sido y siguen siendo marginados y perseguidos, sino que es fundamentalmente una conquista real y simbólica para toda la sociedad". Cautela
Consultada sobre la probabilidad de que los proyectos prosperen y sean aprobados por la Cámara baja, Ibarra fue cautelosa, pero optimista. "Consideramos que ya es un avance lograr poner en debate un tema que todavía nunca fue abordado en el ámbito parlamentario. Promovemos un debate serio y respetuoso, en el que escucharemos a todas las voces que deban hablar. Si además obtenemos un dictamen y lo llevamos al recinto, mejor", dijo la diputada a LA NACION.
En la primera ronda de análisis de los proyectos participarán las autoras; el doctor Roberto Saba, especialista en derecho constitucional y derechos humanos y rector de la Universidad de Palermo; el doctor Andrés Gil Domínguez, especialista en derecho constitucional; la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT); la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), y diferentes personalidades que expondrán sus opiniones al respecto.
Ibarra recordó que, precisamente, fue la Federación Argentina LGBT la que se acercó a la Cámara de Diputados para solicitar que se impulsara el tratamiento de los proyectos existentes.
"Fue un paso que dio, a través de federación, la comunidad homosexual argentina, especialmente luego de la experiencia española [en España se legalizó el matrimonio homosexual en 2005, de lo que se informa por separado]. La idea es continuar el debate y escuchar todas las propuestas, no agotarlo en los proyectos existentes", explicó Ibarra.
Precisamente, se esperan arduas horas de discusión, ya que hay sectores que pondrán objeciones a las iniciativas en cuestión, como la Iglesia y grupos conservadores.

El día del Señor... por Joseph Sarraceno

Nos ha llegado un e-mail con la noticia de que ha salido a la venta el libro THE DAY OF THE LORD AND THE SIGNS OF HIS COMING escrito por Joseph B. D. Saraceno.

Adjuntamos la introducción al mismo y la forma en la que pueden adquir este texto que, si bien podemos no coincidir con el autor, no deja de ser interesante leer.




Are we approaching the final countdown for the return of Our Lord? And why are Christians confused over the revelation of the Day of the Lord?
Joseph Saraceno clarifies for us through the Scriptures, Tradition, and Church teaching what has been one of the most confusing subjects of the Christian faith.
In giving us the Day of the Coming of the Lord (Pentecost Sunday), he also gives us an approximate arrival time which, according to the current trend of events, is pointing somewhere after 2008.
Hopefully after reading this booklet the confusion will come to an end. You will rejoice in the good news of the Coming of the Lord and focus your attention on getting prepared for His coming.

Nihil Obstat +Oliver Oravec, Epis. 10 March 1992

This thesis was first introduced by Mr Saraceno in March, 1970, in his writings "Christ's Return and The Beast of the Apocalypse".

$4.00 post paid: Send to:

Joseph B. D. Saraceno

17024 W 170 th St. #8

Gardena, Ca. 90247-5215

Más para Monseñor Williamson


El Padre Mauricio Zárate de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia nos envía esta noticia que no sólo nos molesta, sino que además nos indigna. Amigos de la Cruz de Cristo... la persecucion es mas fuerte que nunca...



Increíble y descarada presión de judíos. La multa coincide con el inicio de las conversaciones doctrinales entre Roma y la FSSPX. Algunos medios ya unen implícitamente ambos hechos. La televisación de sus dichos, a principios de este año, había coincidido con el levantamiento oficial de las excomuniones a los obispos de la FSSPX.Un tribunal de primera instancia de la ciudad alemana de Ratisbona impuso hoy (26-10-09) una multa de 12.000 euros (18.034 dólares) al obispo Richard Williamson (FSSPX) por haber cuestionado la cifra oficial de víctimas judías durante el régimen nacionalsocialista alemán, desde territorio alemán, en una entrevista realizada por la televisión sueca.El abogado de Williamson, Matthias Lossmann, dejó abierta la posibilidad de que su defendido interponga un recurso, lo que obligaría a abrir un proceso penal en su contra.La Fiscalía había pedido la multa contra Williamson que, en caso de aceptarla, se vería liberado de tener que responder ante los tribunales por el delito de negación del Holocausto.Ahora la defensa tiene dos semanas para interponer un recurso que, según Lossmann, es bastante probable, aunque todavía no está plenamente decidido.Según Lossmann, Williamson no tendría que venir a Alemania personalmente para el proceso, sino que bastaría con que fuera representado por sus abogados.El abogado criticó, además, la cuantía de la multa que consideró demasiado alta para alguien que, como Williamson, no tenía antecedentes penales.El código penal alemán contempla una pena de cárcel de hasta cinco años o una multa para el delito de negación del Holocausto.

lunes, 26 de octubre de 2009

Jesucristo o Alá

Recientemente, en el Blog amigo Caballero de la Inmaculada, nuestro amigo José publicó un muy interesante artículo sobre el Islam y el demonio Alá que en esa falsa religión es adorado. Acompaña a ese texto estas dos imágenes, de por si elocuentes.

Recordemos que, según el Conciliabulo Vaticano II, los Católicos y musulmanes adoran al mismo Dios, de hecho, dice

La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes... Veneran a Jesús como
profeta, aunque no lo reconocen como Dios.

Tal vez por eso mismo, porque no lo reconocen como Dios Verdadero y si en cambio al demonio Alá, su religión es de muerte, horror y barbarie, mientras que la de Cristo es de Paz y Vida.

Como siempre recomendamos visitar el Blog Caballero de la Inmaculada, y a su editor le enviamos nuestros mas sinceros saludos.

Los Ortodoxos bulgaros quieren unidad con Roma


El pasado miércoles, el Obispo Ortodoxo Autocéfalo Bulgaro se reunió con Benedicto XVI y le expresó que no ahorraría esfuerzos para reconstruir "la comunión entre católicos y ortodoxos".


Esta noticia no es menor en el contexto de la posible entrada en comunión con Roma de cerca de un millar de anglicanos conservadores.


Según Monseñor Tichon


"encontrar la unidad lo antes posible y celebrar finalmente juntos. La gente -dijo- no entiende nuestras divisiones y nuestras discusiones. Un católico no se convertirá en ortodoxo y viceversa, pero debemos acercarnos juntos al altar".
"(...) es importante el diálogo teológico que se está llevando a cabo estos días en Chipre, pero no se debe tener miedo a decir que es necesario encontrar lo antes posible el modo de celebrar juntos”.


Dicha comisión teológica se ha basado en tres aspectos que no son muy alentadores, desde nuestra perspectiva para la Tradición Católica:



  1. La función del Obispo de Roma durante el primer milenio. Para los ortodoxos el Papado como tal es una institución posterior, propia de la Edad Media.

  2. La Evolución del Primado del Romano Pontífice. Para los ortodoxos el Papa adquirio en épocas reciente la "jurisdicción universal", a la que se oponen, al igual que al dogma de infalibilidad.

  3. La situación tras el Concilio Vaticano I, que los otodoxos rechazan por haber fijado y confirmado el dogma de la uni(ci)dad de la Santa Iglesia, la infalibilidad Pontificia y el Primado Universal de Sumo Pontífice.

Entonces no está mal preguntarse ¿Quien convierte a quien? ¿Son los Orientales los que entrarán en comunión con Roma o es que esta Roma Neo-Modernista y Neo-Protestante, Ecuménica y Relativista aceptará como verdadera la creencia "ortodoxa"?

Quo Vadis Benedicto?

Fiesta de Cristo Rey, Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia

Nuestros amigos de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia han colocado en su blog un excelente artículo sobre Cristo Rey que aninamos a leer. En el se explica el origen de la fiesta y lo que el magisterio dice hacerca de esta devoción y creencia tan pía y tan importante para nosotros, los católicos.
Muy pronto, esperamos, visitaremos Vedia y además de traer las bendiciones del Padre Mauricio Zárate, tendremos más fotografías de este faro en medio de la obscuridad.



Cristo Rey

Nuestro amigo Diego nos envió esta hermosa oración titulada La Realeza de Cristo, del Padre Padre Mateo Crawley(1875-1956).



Los reyes y gobernantes podrán conculcar las tablas

de tu ley; pero, al caer del sitial del mando en la

tumba del olvido, tus súbditos seguiremos

exclamando: ¡Viva Cristo Rey!


Los legisladores dirán que tu Evangelio es una ruina,

y que es deber eliminarlo en beneficio del progreso…;

pero al caer despeñados en la tumba del olvido,

tus adoradores seguiremos exclamando: ¡Viva Cristo Rey!.


Los malos ricos, los altivos, los mundanos dirán que tu

moral es de otro tiempo, que tus intransigencias

matan la libertad de la conciencia…; pero, al

confundirse con las sombras de la tumba y del olvido,

tus hijos seguiremos exclamando: ¡Viva Cristo Rey!.


Los interesados en ganar alturas y dineros, vendiendo

falsa libertad y grandeza a las naciones…, chocarán

con la piedra del Calvario y de tu Iglesia, y al bajar

aniquilados a la tumba del olvido, tus apóstoles

seguiremos exclamando: ¡Viva Cristo Rey!.


Los heraldos de una civilización materialista, lejos de

Dios y en oposición al Evangelio…, morirán un día

envenenados por sus maléficas doctrinas; y al caer

a la tumba del olvido, maldecidos por sus propios hijos,

tus consoladores seguiremos exclamando: ¡Viva Cristo Rey!.


Los fariseos, los soberbios y los impuros habrán

envejecidos estudiando la ruina, mil veces decretada,

de tu Iglesia…; y al perderse, derrotados en la tumba

del olvido, tus redimidos seguiremos exclamando:

¡Viva Cristo Rey!.


Sí, que viva. Y al huir de los hogares, de las escuelas,

de los pueblos, Luzbel, el ángel de tinieblas, al

hundirse eternamente encadenado a los abismos, tus

amigos seguiremos exclamando: ¡Viva Cristo Rey!.


¡Viva en el triunfo de tu Eucaristía y de tu Iglesia!

¡Viva para siempre Cristo Rey!

miércoles, 21 de octubre de 2009

Declaración del Primado de la Traditional Anglican Comunion


Declaración del Primado de la Traditional Anglican Comunion


He pasado esta tarde hablando con obispos, sacerdotes y laicos de la “Traditional Anglican Communion” en Inglaterra, África, Australia, India, Canadá, los Estados Unidos y Sudamérica.
Estamos profundamente conmovidos por la generosidad del Santo Padre, el Papa Benedicto XVI. En esta Constitución apostólica, él ofrece los medios para que “ex-anglicanos entren en la plenitud de la comunión con la Iglesia Católica”. Espera que podamos “encontrar en esta estructura canónica la oportunidad de preservar aquellas tradiciones anglicanas preciadas para nosotros y consistentes con la fe católica”. Luego declara cálidamente: “estamos felices de que estos hombres y mujeres traigan con ellos sus contribuciones particulares a nuestra común vida de fe”.
Quiero primero declarar que éste es un acto de gran bondad de parte del Santo Padre. Él ha dedicado su pontificado a la causa de la unidad. Esto hace más que corresponder a los sueños que nos atrevimos a incluir en nuestra petición hace dos años. Esto hace más que corresponder a nuestras oraciones. En estos dos años, nos hemos hecho muy conscientes de las oraciones de nuestros amigos en la Iglesia Católica. Quizá sus oraciones se atrevieron a pedir más que las nuestras.
Mientras que aguardamos el texto completo de la Constitución Apostólica, nos conmueve también la naturaleza pastoral de la Nota publicada hoy por la Congregación para la Doctrina de la Fe. Mis compañeros obispos han, de hecho, firmado el Catecismo de la Iglesia Católica y han hecho una declaración acerca del ministerio del Obispo de Roma, reflejando las palabras del Papa Juan Pablo II en su carta “Ut unum Sint”.
Otros grupos anglicanos han indicado a la Santa Sede un deseo similar, y una aceptación similar de la fe católica. Como el Cardenal Levada lo ha indicado, esta respuesta a los pedidos anglicanos tendrá un carácter global. Será cuestión ahora de que estos grupos forjen una cooperación cercana, incluso en donde trascienden las fronteras de la Comunión Anglicana.
Afortunadamente, la Declaración publicada por el Arzobispo de Canterbury refleja la comprensión que tiene de nosotros, que él no se interpone en nuestro camino, y que comprende las decisiones que hemos tomado. Tanto su reacción como nuestra petición son frutos de un siglo de oración por la unidad cristiana, una causa que muchas veces ha parecido vana. Ahora expresamos nuestra gratitud al Arzobispo Williams, y le aseguramos nuestras oraciones. La Sede de Agustín permanece como un centro de nuestra peregrinación, como lo fue en épocas de fe, en el pasado.
He hecho un compromiso con la Traditional Anglican Communion para que la respuesta a la Santa Sede sea tomada por cada uno de nuestros Sínodos Nacionales. Ellos ya han aprobado nuestro recorrido. Ahora la Santa Sede nos desafía a que busquemos en las estructuras específicas ahora disponibles la “unidad plena, visible, especialmente la comunión eucarística”, por la que hemos rezado mucho, y sobre la que hemos soñado mucho. Este proceso comenzará enseguida.
En el oficio anglicano de matutino, el gran himno de Acción de Gracias, el Te Deum, es parte del ordo diario. Es con sincero agradecimiento a Dios, el Señor y la Fuente de toda paz y unidad, que este himno está hoy en nuestros labios. Éste es un momento de gracia, quizá incluso un momento histórico, no porque es pasado queda deshecho, sino porque el pasado es transformado.

Arzobispo John Hepworth
Primado

(Tomado de la Buhardilla de Jerónimo)

Anuncio oficial del vaticano sobre la comunión con anglicanos

Documento traducido del original en la pagina web del Vaticano

Con la preparación de una constitución apostólica, la Iglesia católica está respondiendo a las numerosas peticiones que han sido presentadas a la Santa Sede por parte de grupos de clérigos y fieles anglicanos en distintas partes del mundo que desean entrar en comunión visible plena.
En esta constitución apostólica el Santo Padre ha introducido una estructura canónica que provee para dicha reunión corporativa, a través de la institución de ordinariatos personales que permitirán a los antiguos anglicanos entrar en comunión plena con la Iglesia católica preservando elementos del distintivo patrimonio espiritual y litúrgico anglicano. Según el tenor de la constitución apostólica, la atención y la guía pastoral para estos grupos de fieles antiguos anglicanos será asegurada por un ordinariato personal, cuyo ordinario será habitualmente nombrado por el clero ex anglicano
La constitución apostólica que pronto será publicada ofrece una respuesta razonable y necesaria para un fenómeno mundial, presentando un modelo canónico único para la Iglesia universal, adaptable a las distintas situaciones locales y equitativo para los antiguos anglicanos en su aplicación universal. Razones históricas y ecuménicas excluyen la ordenación de hombres casados como obispos, tanto en la Iglesia católica como en las Iglesia ortodoxa. La constitución, por este motivo, estipula que el ordinario puede ser tanto un sacerdote como un obispo no casado. Los seminaristas del ordinariato deberán formarse junto con otros seminaristas católicos, aunque el ordinariato puede establecer una casa de formación para tratar las necesidades particulares de formación en el patrimonio anglicano. De esta manera, la constitución apostólica busca balancear, por un lado, la preocupación por preservar el valioso patrimonio litúrgico y espiritual anglicano y, por otro lado, la preocupación de que estos grupos y su clero sean integrados en la Iglesia católica.
El cardenal William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que ha preparado esta provisión, ha explicado: "Hemos tratado de satisfacer las peticiones de comunión plena que nos han llegado de parte de anglicanos en distintas partes del mundo en los últimos años de una manera unitaria y equitativa. Con esta propuesta, la Iglesia quiere responder a las legítimas aspiraciones de estos grupos anglicanos para la unidad plena y visible con el obispo de Roma, sucesor de San Pedro".
Estos ordinariatos personales serán instituidos, según las necesidades, consultando a las conferencias episcopales locales, y su estructura será similar en algunos aspectos a la de los ordinariatos militares que han sido establecidos en la mayoría de los países para atender al cuidado pastoral de los miembros de las fuerzas armadas y sus familias en todo el mundo. "Aquellos anglicanos que se han acercado a la Santa Sede han dejado claro su deseo de unidad plena y visible en la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Al mismo tiempo, nos han informado de la importancia de sus tradiciones anglicanas de espiritualidad y culto para su camino de fe", ha aclarado el cardenal Levada.
La provisión de esta nueva estructura está en línea con el compromiso del diálogo ecuménico, que continúa siendo una prioridad para la Iglesia católica, particularmente a través de los esfuerzos del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. "La iniciativa procede de diferentes grupos de anglicanos", continuó Levada. "Han declarado que comparten la fe católica común expresada en el Catecismo de la Iglesia Católica, y que aceptan el ministerio petrino como algo que Cristo quiso para la Iglesia. Para ellos, ha llegado el tiempo de expresar esta unidad implícita en la forma visible de la comunión plena".
Según el cardenal Levada: "El Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, espera que los clérigos y fieles anglicanos que deseen la unión con la Iglesia católica encuentren en esta estructura canónica la oportunidad de preservar aquellas tradiciones anglicanas que para ellos son preciosas y que están en conformidad con la fe católica. En la medida en que estas tradiciones expresan en un modo distintivo la fe común, son un don para ser compartido en toda la Iglesia. La unidad de la Iglesia no requiere una uniformidad que ignora la diversidad cultural, como queda demostrado por la historia de la cristiandad. Más aún, las muchas tradiciones presentes en la Iglesia católica hoy tienen todas sus raíces en el principio articulado por san Pablo en su Carta a los Efesios: "Un solo Señor, una sola fe, un solo Bautismo" (4, 5). Nuestra comunión es, así, fortalecida por esta legítima diversidad, y por eso estamos felices de que estos hombres y mujeres traigan con ellos sus contribuciones particulares a nuestra común vida de fe".

Información de contexto
Desde el siglo XVI, cuando el rey Enrique VIII declaró la independencia de la Iglesia de Inglaterra de la autoridad del Papa, la Iglesia de Inglaterra creó sus propias confesiones doctrinales, usos litúrgicos y prácticas pastorales, incorporando con frecuencia ideas de la Reforma, acaecida en el continente europeo. La expansión del Reino Británico, unida al apostolado misionero anglicano, llevó al nacimiento de una Comunión Anglicana a nivel mundial.
En el curso de los más de 450 años de su historia, la cuestión de la reunión entre anglicanos y católicos nunca ha sido descartada. En la mitad del siglo XIX, el Movimiento de Oxford (en Inglaterra) mostró un nuevo interés por los aspectos católicos del anglicanismo. Al inicio del siglo XX, el cardenal Mercier, de Bélgica, emprendió coloquios públicos con anglicanos con el objetivo de explorar la posibilidad de una unión con la Iglesia católica bajo la bandera de una anglicanismo "reunido pero no absorbido".
El Concilio Vaticano II alimentó aún más la esperanza de una unión, en particular con el Decreto sobre el ecumenismo (n. 13), que al hacer referencia a las comunidades separadas de la Iglesia católica en el tiempo de la reforma, confirmaba: "Entre éstas [comuniones] en las que siguen subsistiendo en parte las tradiciones y las estructuras católicas, ocupa un lugar especial la Comunión Anglicana".
Desde el Concilio, las relaciones entre anglicanos y católicos romanos han mejorado el clima de comprensión y mutua cooperación. La Comisión Internacional Anglicano Católica (ARCIC) ha redactado una serie de declaraciones doctrinales a lo largo de los años, con la esperanza de crear el fundamento para una unión plena y visible. Para muchos de los que pertenecen a las dos Comuniones, las declaraciones de la ARCIC han puesto a disposición un instrumento en el que la común expresión de la fe pueda ser reconocida. En este contexto debe enmarcarse la nueva disposición.
En los años sucesivos al Concilio, algunos anglicanos han abandonado la tradición de conferir las órdenes sagradas sólo a los hombres, llamando al presbiterado y al episcopado también a mujeres. Más recientemente, algunos segmentos de la Comunión Anglicana se han alejado de la enseñanza común bíblica sobre la sexualidad humana, expresada claramente en el documento de la ARCIC "Vida en Cristo", confiriendo las órdenes sagradas a clérigos abiertamente homosexuales y bendiciendo las uniones entre personas del mismo sexo. Mientras la Comunión Anglicana tiene que afrontar estos desafíos nuevos y difíciles, la Iglesia católica sigue plenamente comprometida en su diálogo ecuménico con la Comunión Anglicana, en particular a través de la actividad del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.
Mientras tanto, muchos anglicanos han entrado individualmente en la comunión plena con la Iglesia católica. En ocasiones, han entrado también grupos de anglicanos, conservando una cierta estructura "corporativa". Esto ha sucedido, por ejemplo, en el caso de la diócesis anglicana de Amritsar en la India y de algunas parroquias en los Estados Unidos que, si bien mantienen una identidad anglicana, han entrado en la Iglesia católica en el marco de una "medida pastoral" adoptada por la Congregación para la Doctrina de la Fe y aprobada por Juan Pablo II en 1982. En estos casos, la Iglesia católica ha dispensado con frecuencia del requisito del celibato, admitiendo que los clérigos anglicanos casados que desean continuar el servicio ministerial como sacerdotes católicos sean ordenados en la Iglesia católica.
En este contexto, los ordinariatos personales instituidos según la susodicha constitución apostólica pueden ser vistos como un paso más hacia la realización de la aspiración por la unión plena y visible en la única Iglesia, que es uno de los objetivos principales del movimiento ecuménico.

lunes, 19 de octubre de 2009

La Iglesia Conciliar

El siguiente texto fue tomado del sitio web amigo Católicos Alerta.


P: ¿Qué es la Iglesia Conciliar"?
R: La Iglesia Conciliar es una nueva religión que consiste en un nuevo código canónico (ley), una nueva fe (creencias) y un nuevo culto (liturgia), sancionados por las autoridades vaticanas desde la finalización de Concilio Vaticano II (1962-65). Su finalidad es la destrucción sistemática de la fe y de la moral Católicas tradicionales, en aras de una "Nueva Evangelización," dirigida no a convertir a los descarriados, sino a decirles que dentro de sus creencias pueden ser salvos.

P: ¿Cuándo empezó esta nueva religión?
R: Quizás la primera señal fue la Encíclica de Juann XXIII Pacem in Terris, que habla favorablemente de un gobierno mundial. La nueva religión fue impuesta a la fuerza a los miembros de la Iglesia Católica después de que el Concilio Vaticano II abriera sus puertas al mundo moderno. Según una teoría, la nueva religión se estableció oficial e inequívocamente el 21 de Noviembre de 1964, cuando Pablo VI promulgó Lumen Gentium, la "Constitución Dogmátia de la Iglesia." Este documento, apartándose de la fórmula tradicional de igualar la "Iglesia de Jesucristo" con "la Iglesia Católica", eligió la fórmula innovadora "La Iglesia de Jesucrissto subsiste en la Iglesia Católica." De esta manera, la estricta identidad entre la Iglesia Católica y la Iglesia fundada por Jesucristo, enseñada infalible y dogmáticamente por el Primer Concilio Vaticano (1869-70), fue aniquilada. De acuerdo a otra teoría, la Nueva Religión nació el 28 de Octubre de 1958, cuando el Cardenal Angelo Roncalli ocupó el trono papal como Juan XXIII.

P: ¿Cual es el significado de la palabra "subsiste"?
R: Es una palabra ambigua que puede interpretarse como que la Iglesia de Jesucristo no se encuentra total y enteramente en la Iglesia Católica, sino que también puede encontrarse parcialmente en otras "comunidades eclesiales".

P: ¿Cuales son los signos externos que prueban que la Nueva Religión intenta destruir el Catolicismo Tradicional?
R: Son muchos y variados, incluyendo, pero no limitándose a: Nueva Misa, Nuevo Código Canónico, Nuevo Calendario Litúrgico, Nueva Evangelización, Nuevo Catecismo y, más recientemente, Nuevo Rosario.

P: ¿Con qué propósito han sido impuestas estas novedades?
R: Con el propósito de establecer un Nuevo Ecumenismo, que permitirá la unión de todas las denominaciones y religiones sin requerir la conversión a la Fe Católica. Aparentemente, el fin es una religión mundial, una "paz" una coexistencia de todas las religiones fundidas en una sola, en la cual los Derechos de Dios y nuestros deberes hacia Él están subordinados a los Derechos del Hombre, la Justicia Social, la Dignidad de la Persona Humana y la Libertad de Conciencia. "Reconciliar la diversidad" y la "unidad en la diversidad" son grandes palabras aquí. Todo esto viene de la herejía modernista, definida por el Papa San Pío X como la "síntesis de todas las herejías", en su Encíclica PASCENDI DOMINICI GREGIS, en la que la condena fuertemente como absolutamente destructiva de los fundamentos de la Religión Católica.

P: ¿Por qué tantas cosas han sido "revisadas" o "puestas al día?
R: Para hacer desaparecer toda traza de Catolicismo para no ofender a los Protestantes, Judíos, y otras religiones. Solamente cambiando, "revisando," o "poniendo al día" la Fe tradicional puede introducirse la Nueva Religión. Todo esto se desarrolla bajo el disfraz de una "renovación"."

P: ¿Qué efectos producen en la fe tantas innovaciones?
R: La fe ya no tiene un sentido de equilibrio y tampoco es clara en cuanto a lo que enseña la Iglesia. Tantos trastornos han dado la impresión de que nada es sagrado ni inmutable, que todas las cosas están sujetas al cambio según el antojo del Mundo Moderno. Mucha gente ahora cree que la Iglesia es humana y que las enseñanzas y reglas pueden cambiar si se aplica la debida presión.

P: ¿Por qué estas innovaciones son peligrosas?
R: Las innovaciones que están siendo impuestas en la Iglesia por la Nueva Religión son peligrosas precisamente porque están muy bien escondidas y a veces son imperceptibles para el fiel. De todas formas, cuando no es tratado durante tantos años, el más pequeño virus puede manifestarse en un brote visible. Después de cuarenta años, los virus introducidos por el Concilio Vaticano II están quebrando la "piel" con una velocidad alarmante.

P: ¿Esta Nueva Religión desaparecerá pronto, en algún momento?
R: Probablemente no hasta que alcance su mayor grado de iniquidad. Avanza cada día más, haciendo ostentación de su apostasía.

sábado, 17 de octubre de 2009

No al acuerdo... según Monseñor Lefebvre



Es terrible que aquellos que dicen continuar con la obra de Monseñor Lefebvre no quieran otra cosa que destruirla. Hoy más que nunca el "acuerdo" con la Roma Neo-Modernista y Neo Protestante parece más cercano que nunca. Aquí lo dijimos más de una vez: No al acuerdo, no podemos aceptar tal acuerdo y tenemos que hacer todo lo posible para que esta traición a la Iglesia no se produzca, en particular, continuar, con mayor fuerza la CRUZADA DE ROSARIOS PARA UN NUEVO SUPERIOR GENERAL DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PIO X.


Monseñor Fellay debería recordar aquellas palabras que S.E.R Monseñor Marcel Lefebvre dijo durante la conferencia de prensa a propósito de las consagraciones que le valieron la inválida excomunión de la Iglesia Conciliar:



Tomaré el ejemplo de Dom Agustín, que tiene un convento en Flavigny
en el que hay veinticuatro sacerdotes que yo mismo ordené, benedictinos, y que
al abandonarme me dijo: “Monseñor, no pue­do permanecer más con usted, me
uno a Roma, deseo obedecer a Roma; no puedo seguir con usted”. Bien, se unió a
Roma con la es­peranza de guardar la Tradición que conservaba en su
monasterio, es decir, la misa tradicional para sus monjes. Pues bien, Roma
exigió que la misa conventual fuera la misa del Concilio y no la misa antigua.
En lugar de decirnos que podemos guardar la Tradición, se cambia la Tradición.
Tomemos un segundo ejem­plo, otro monasterio: Font­gonbault.
Aceptaron por obediencia guardar durante quince años la nueva misa; co­mo
los obispos decían que había que aceptar la nueva misa lo han hecho. Viene el
indulto de Roma. Todos los que han aceptado la nueva misa podrán en adelante
decir la misa antigua. Esto se aplicaba perfectamente a Fontgonbault. Rechazo
del arzobispo de Bourges. Ustedes no pueden decir la misa antigua como misa
con­ventual. Deben guardar la misa nueva. Porque sí. El abad de Fontgonbault
fue a la Congregación para el Culto, en Roma, a ver a Monseñor Mayer que le
dijo: “Sabe usted, eso es difícil, intente ver al Papa”. El Papa le remite al
Cardenal Mayer: “Haga un esfuerzo, tal vez se pueda arreglar esto...”. El
Cardenal Mayer terminó por enviarle de nuevo al arzobispo de Bourges y siguen
con la misa nueva como misa conventual. Y sin embargo cumplían perfectamente con
las condiciones del indulto.
No podemos fiarnos, no es posible. Y voy a
ci­tarles un último ejemplo, un ejemplo extraordinario. Ustedes han oído
hablar sin duda, y salieron algunos artículos en los periódicos hace dos años,
de los tránsfugas de Ecône, ¡los famosos tránsfugas de Ecône! Se fueron de aquí,
de Ecône, nueve seminaristas. El que fue de alguna manera el jefe de esta
pequeña rebelión, ..., se quedó en el seminario durante cierto tiempo ocultando
muy bien su juego, y consiguió convencer a otros ocho seminaristas para que
dejaran Ecône. Se puso en contacto con el Padre Grégoire Billot que está aquí en
Suiza, en Vaden; este Padre Billot tiene relaciones con el Cardenal Ratzinger, y
habla alemán. Llamó por teléfono al Cardenal Ratzinger: “Mire, hay en Ecône
nueve seminaristas dispuestos a salirse. ¿Qué les promete usted? ¿Qué hace usted
con ellos?”.
¡Oh!, formidable; una ocasión única; se les promete el oro y el
moro, y habrá otros que vendrán. Lo dijo explícitamente. El Cardenal Ratzinger
lo ha dicho: “Estoy contento de que algunos hayan dejado Ecône y espero que
habrá otros que les sigan”.
Lo saben ustedes muy bien, se hizo el famoso
seminario Mater Ecclesiae, dirigido por un Cardenal, el Cardenal Innocenti, con
el Cardenal Garrone y un tercer Cardenal, Ratzinger; seminario aprobado
oficialmente por el Pa­pa en el Osservatore Romano. Repercusión mundial.
Todos los diarios del mundo han hablado de este seminario tradicional hecho con
los tránsfugas de Ecône y que agruparía a otros seminaristas con la misma
sensibilidad. Se fueron y se juntaron unos veinte seminaristas.
Les aseguro
que merece la pena leer la carta que acaba de enviarnos uno de estos días el
seminarista ... que fue el instigador del abandono de otros seminaristas.
Escribe: “Lo siento” con grandes letras en su carta. “Lo siento, porque lo hemos
perdido todo, y no han cumplido ninguna promesa. Somos miserables que ni sabemos
dónde ir”.
¡Eso es lo que ha ocurrido con esta gente que se ha querido unir
a Ro­ma!... Este será nuestro caso. Estamos cada vez más convencidos de
ello. Cuanto más reflexionamos en el ambiente de estos coloquios, mejor cuenta
nos damos de que se nos está tendiendo una trampa, de que se nos quiere engañar
diciéndonos mañana: en adelante se acabó la misa tradicional, hay que aceptar
también la nueva misa. No hay que estar contra la nueva misa. Esto nos han
dicho.
Un ejemplo de esto me lo dio el Cardenal Ratzinger
. “Por ejemplo en
San Nicolás de Char­donnet, Monseñor, cuando el protocolo se firme y se
arreglen los asuntos, es evidente que San Nicolás de Chardonnet no puede
quedarse como está. ¿Por qué? Porque San Nicolás es una parroquia de París y
depende del Cardenal Lustiger. Por consiguiente será absolutamente necesario que
en la parroquia de San Nicolás de Chardonnet haya la nueva misa, una,
regularmente, todos los domingos. No se puede aceptar que los feligreses que
desean la nueva misa no puedan ir a su parroquia para tenerla”. ¡Fíjense! Es el
principio de la introducción: aceptar la nueva misa y adaptarnos... ¡No es
posible! Nos sentimos atrapados en un engranaje del que ya no podemos salir.
Surgirán dificultades inextricables con los obispos y con los movimientos
diocesanos que querrán que colaboremos con ellos si Roma nos reconoce. Tendremos
todas las dificultades posibles e imaginables. Por eso pensé y me pareció que no
podía continuar en conciencia. Y me he decidido... De ahí mi carta al Santo
Pa­dre y el anuncio de la consagración de los cuatro obispos para el 30 de
junio. En una de las hojas que les hemos entregado tienen algunas indicaciones
sobre los futuros obispos.
El Osservatore Romano publicará una excomunión,
una declaración de cisma evidentemente. ¿Qué quiere decir todo esto? ¿Excomunión
por quién? Por una Roma modernista, por una Roma que ya no conserva la perfecta
Fe católica. No se puede decir que cuando hay una manifestación como la de Asís
uno sigue siendo católico
. No es posible. No se puede decir que cuando ocurre lo
de Kyoto y las declaraciones que se hicieron a los judíos en la sinagoga, y la
ceremonia ocurrida en Santa María de Trastévere el año pasado, en Roma mismo,
que se es todavía católico. Es escandaloso. Esto no es católico.
Seremos
excomulgados por modernistas, por gente que ha sido condenada por los Papas
precedentes.
¿Qué significa esto entonces? Nos condenan personas ya condenadas,
y que deberían haber sido condenadas públicamente
. Por eso nos es indiferente, y
por supuesto, no tiene ningún valor. Declaración de cisma; cisma respecto a qué,
¿con el Papa sucesor de Pedro? No, cisma con el Papa modernista, sí, cisma con
las ideas que el Papa extiende por todas partes, las ideas de la revolución, las
ideas modernas, sí. Con esto estamos en cisma. Y está claro que no lo aceptamos;
no tenemos ninguna intención de ruptura con Roma. Queremos estar unidos a la
Roma de siempre y estamos persuadidos de permanecer unidos a la Roma de siempre,
porque en nuestros seminarios y en nuestras predicaciones, en toda nuestra vida
y en la vida de los que nos siguen, continuamos la vida tradicional tal y como
lo era antes del Concilio Vaticano II y como ha sido vivida durante veinte
siglos. No veo entonces por qué estaríamos en ruptura con Roma por hacer lo que
Roma aconsejó hacer durante veinte siglos. No es posible.

La religiosidad popular



Una característica de la modernidad-posmodernidad, en el ámbito eclesial, ha sido “reflexionar” sobre lo que es, o deja de ser, eso que se ha dado en llamar “religiosidad popular”. No deja de resultar paradójico que esa preocupación haya venido pareja a movimientos orientados a desmantelar buena parte del bagaje doctrinal e histórico de la Iglesia. Movimientos en la teología, en la liturgia, que inevitablemente, tenían que desembarcar en intentos de aniquilación de la que fue correa de transmisión histórica por antonomasia entre jerarquía y pueblo cristiano. Cuando la Santa Sede, en las épocas más recientes, ha venido a preocuparse por la “religiosidad popular” (siempre, gracias a Dios, valorándola como expresión auténtica de la Fe del pueblo cristiano, y animando a enriquecerla en compatibilidad con la liturgia), este hecho venía precedido del movimiento del sector “progresista” de la Iglesia, que acusaba a las cofradías, a sus costumbres, a las del pueblo en general, de no adaptarse al Concilio Vaticano II, o a su “espíritu”, o a lo que en cada momento ellos habían decidido que era el camino que la Iglesia entera debía seguir. La visita de la anciana los primeros viernes de cada mes al Cristo de sus devociones, las medallas y escapularios de la Virgen del Carmen, los rezos a las Ánimas Benditas del Purgatorio, eran todo producto de una fe inmadura, ignorante. Frente a ello, los que se creen paladines de la Nueva Evangelización, que siempre renuncian a la evangelización de gentiles, herejes, etc. para no “herir su sensibilidad”, oponían sus “fórmulas mágicas” con las que incardinar en el tonto pueblo cristiano la fe verdadera y consciente: Misas en las que cada cura inventa, añade o quita lo que cree conveniente, supuestos ejercicios espirituales con meditación zen, encuentros “ecuménicos” con musulmanes, hinduistas o animistas, reuniones de carácter político social con los amigos y defensores del otro lado del ya desaparecido Muro de Berlín, palmas y guitarras eléctricas en las iglesias, “experiencias de la fe” epidérmicas, consistentes en reunir a los parroquianos alrededor de una mesa para obligarles a hacer cosas ridículas y ñoñas… (ponga el lector toda las que conozca o se le ocurran).
Ignorancia religiosa, fundamentalismo, fanatismo, superstición, idolatría… El desprecio a formas de piedad y devoción transmitidas en familia de generación en generación durante siglos, expresadas de manera peculiar, enraizadas en lo más profundo del ser social, y promovidas y amparadas, y corregidas en sus desviaciones, centuria tras centuria por una jerarquía que ¿cómo no? debía ser fanática, ignorante y fundamentalista, ha sido –y sigue siendo aún hoy- moneda corriente de parte de nuestro clero. Yo he visto a un sacerdote poner el grito en el cielo porque los fieles “se fijaban en la imagen del Cristo del retablo sin prestar atención al Sagrario”. Curiosamente, ese mismo sacerdote, que tiene nombre y apellidos, retiró el sagrario del altar mayor, lo llevó a una esquinita del templo, y siempre que tenía ocasión hablaba de la Misa como un mero encuentro entre creyentes, o preguntado sobre ello, atenuaba con subterfugios el carácter sacrificial de la Misa…
En el imaginario colectivo del progrerío, las manifestaciones públicas de fe (procesiones, via crucis y rosarios en plena calle y en cualquier época del año), recuerdan a una España de siglos, en la que ser católico era “lo normal”, en la que existía una ortodoxia pública en materia religiosa que era respetada y protegida por el poder político, y amparada en la compleja red que tejía una sociedad viva (viva en sus corporaciones, en sus cofradías, en sus gremios…). Recuerdan a lo que era la forma natural de expresarse de un pueblo que era mayoritaria, abrumadoramente cristiano. Y esto, claro, es intolerable. Como no menos intolerable les resulta que la gente de a pie, esa que no ha leído jamás a Küng, gaste su dinero (que es suyo y de nadie más) en procurar el mejor y más digno ornato para las imágenes sagradas en los cultos y en las procesiones.
Por arte de birlibirloque, y en tan sólo un par de décadas, habíamos pasado de curas como aquel Juan Francisco Muñoz y Pabón que movilizó al pueblo de Sevilla para que, con aportaciones particulares, sufragara una corona de oro para la Virgen de la Esperanza (Macarena), a curas que riñen a los fieles si deciden gastar su dinero en restaurar un manto que tiene siglos de antigüedad y se cae a jirones, porque no hay que gastar el dinero en cosas “superfluas”. En patrimonio artístico superfluo, claro, que donde se ponga un buen cáliz de barro y un copón de mimbre para celebrar la Misa…
Lo cierto es que, quieran los progres o no, la “religiosidad popular” es el baluarte que ha salvado a muchos pueblos de España de la devastación total y absoluta en materia religiosa. Allí donde la “religiosidad popular” tiene más arraigo se mantiene la práctica religiosa en niveles infinitamente superiores a aquellos sitios en los que estas formas devocionales han sido casi aniquiladas por clérigos tan buenos, tan celosos, que han terminado por vaciar sus propias iglesias. Allí donde los sacerdotes saben valorar (generalmente porque lo han vivido en casa), fomentar y ayudar a crecer a las cofradías, el relevo generacional está asegurado.
Un edificio construido durante siglos, avalado por la experiencia de la tradición, por definición, no puede ser completamente inicuo. Siglos de santos predicadores diciendo sermones en las hermandades y cofradías y haciendo reflexionar al pueblo sobre las verdades fundamentales de la fe, no han podido traer sino salvación de almas, y no al contrario.
Debería, nuestro progrerío patrio, lamentar lo mucho que han destruido en este terreno. Pedir disculpas por todos aquellos a los que han echado –literalmente- de las iglesias y que quizás ya sean irrecuperables para la grey del Señor. Pedir perdón por haber tratado de imponer sus estériles “experimentos pastorales”, pisoteando, despreciando, la devoción de tantos y tantos que no hacían sino “vivir la experiencia de la fe” (en términos modernos) tal y como aprendieron de sus mayores.
Dios nos permita seguir inundando nuestras calles durante mucho tiempo con imágenes sagradas, nos permita continuar con nuestra tradición de hermandades y cofradías, y nos mande buenos sacerdotes que eviten que cantos de sirena extraños arrebaten este patrimonio a la Iglesia, pues el día que tengamos que recluirnos exclusivamente en el templo, la batalla estará definitivamente perdida.

Sacedote chileno apoya las parejas homosexuales


Otro escándalo más de la Iglesia Conciliar. El actual caos teológico, doctrinal, moral y litúrgico de la Iglesia Conciliar del Vaticano II no puede sino hacernos meditar con mucho cuidado sobre la conveniencia o no de "entrar en comunión" con la Roma que avala, tolera y hace la vista gorda (¿y por que no comparte?) estos desvaríos. Así, por ejemplo nos enteramos que el sacerdote jesuita (¡Cuando no!) chileno Felipe Berríos ha dado su explícito apoyo para regularizar las parejas homosexuales.

Esto no es sino un claro y evidente visto bueno al documento "acuerdo de vida común" elaborado por los senadores chilenos Andrés Cadwick (UDI) u Andrés Allamand (RN).

Un sacerdote que apoya al pecado publico y manifiesto... ¿Hasta donde piensan ir?

Comunicado de Roma (Neo-Modernista) sobre las conversaciones con la Fraternidad San Pio X

DECLARACIÓN DEL DIRECTOR DE LA OFICINA DE PRENSA DE LA SANTA SEDE, P. FEDERICO LOMBARDI, S.I.
(tomado de Radio Cristiandad)

El Próximo lunes 26 de octubre, en la mañana, tendrá lugar el primer encuentro de los previstos coloquios con la Fraternidad San Pío X.
Participarán, por parte de la Comisión Ecclesia Dei, además del Secretario de la misma Comisión, Mons. Guido Pozzo, el Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, S.E. Mons. Luis F. Ladaria Ferrer, S.I., y los expertos ya nombrados: el Rev. P. Charles Morerod, O.P., Secretario de la Comisión teológica internacional, Consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Rev. Mons. Fernando Ocáriz, Vicario General del Opus Dei, Consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y el Rev. P. Karl Josef Becker, S.I., Consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
El encuentro tendrá lugar en el Palacio del santo Oficio. Los contenidos de las conversaciones, que tratarán las cuestiones doctrinales abiertas, permanecerán estrictamente reservados.
Al término del encuentro será publicado un comunicado.

Monseñor Aguer, el gobierno, la Iglesia... el problema de la mala educaciión




Decir que el Gobierno Argentino tiene con la Iglesia una relación tensa no es novedad. Todos sabemos la persecución que los católicos sinceros vivimos bajo el regimen democrático: los insultos, los agravios, las leyes que atentan contra nosotros, nuestra libertad de afearnos a la verdad, de rechazar y condenar el error. La mentalidad democrática es así: tolera todo menos lo que señala sus errores, entonces se vuelve tiránica en defensa de la libertad, que no es sino libertad para el error.
Actualmente la gran ofensiva es por la “educación sexual”. El gobierno arremete para obligar a los docentes a dictar clases de educación sexual con unos manuales que, el obispo Aguer calificó como lo que son neomarxistas, libertinas e inmorales, en efecto






Se afirma expresamente que la escuela debe orientar sobre el uso exclusivo del
preservativo como único medio de protección eficaz en la relación sexual frente
al VIH, tanto para los varones como para las mujeres. ¿No sería más eficaz, e
indudablemente segura, la abstinencia de las relaciones sexuales prematuras e
irresponsables?




Pero ¿Qué tipo de educación sexual es esta? Simplemente una propaganda del libertinaje, carente de cualquier caridad y amor verdadero. Se enseña que el sexo es bueno en sí mismo, que está bien buscar el placer sensual por el placer en sí y que uno puede tener la vida más libertina, solamente si se “cuida”.


¿Y que es “cuidarse”? Simplemente utilizar el preservativo. Las investigaciones científicas serias han demostrado que el condón no es efectivo para evitar el contagio del HIV/SIDA y que tampoco es 100% efectivo para prevenir embarazos. Si un preservativo, bien usado puede no servir como barrera para la fecundación, imaginemos lo que puede ocurrir con unos jóvenes inexpertos y adolescentes (¿tal vez alcoholizados? ¿Por qué no se hacen cumplir las normas para frenar el consumo de alcohol entre los jóvenes?): corrimiento, ruptura… luego el famoso “embarazo no deseado”. ¿Y que solución se propone? Ninguna otra que no sea el aborto… y de esa manera se quiere gestar, ya en los niños una cultura de la muerte .
Las feministas apoyan, como es lógico el aborto. Ellas son las grandes defensoras de los “derechos humanos” y la mujer (según ellas) tiene el derecho a hacer con su cuerpo lo que quiera. ¿Pero que hay de los derechos del niño no nacido? ¿Quién vela por él? ¿Es obligación del Estado proteger a un ser humano del asesinato? Si, absolutamente. No importa si este ha nacido o no, es un ser humano y el Estado está para protegerlo con sus leyes y llevar a la cárcel a aquellos que atenten contra la vida de una persona.
Las feministas, amantes de la píldora, el preservativo y el aborto, jamás han levantado sus voces contra la pornografía, verdadera industria nefasta que contamina el mundo, que reduce a la mujer a mero objeto deshechable, que muchas veces es humillada en filmes aberrantes para cualquier mente sana… las feministas no levantan sus voces contra la prostitución, forma moderna de esclavitud, las feministas (nuevamente) no protestan contra las niñas que son asesinadas antes de nacer.


Pero no solamente tenemos esta enseñanza dee una cultura de la muerte... quienes ejercemos la docencia en Buenos Aires no podemos negar nuestro horror ante la asignatura "Construcción de la ciudadanía", la cual, según Monseñor Aguer:






impone una teoría crítica que pretende hacer del niño un pequeño teórico crítico
para cambiar la sociedad




en efecto, ella




se inspira en el neomarxismo de la Escuela de Frankfurt


Pero hoy se habla con virulencia sobre la posibilidad de leyes que obliguen a los docentes con enseñar educación sexual, además de esa aberración para cualquier mente sana que es el Marxismo. Los obispos y sacerdotes fieles a la doctrina serán cayados, amordazados, tal como es la costumbre del régimen democrático, pero como dijo Pio IX


Esas leyes son nulas, por oponerse totalmente a la constitución divina de la
Iglesia… y por tanto por ninguna potestad secular, por elevada que sea, pueden
ser privados de su oficio episcopal aquellos a quienes el Espíritu Santo puso
por obispos para regir la Iglesia de Dios (Dz 1842)



¿Y cuales son los deberes y obligaciones de los obispos? A ellos les fue confiada la absoluta "potestad legislativa, judicial y coactiva" (C.I.C., 335) para defender la fe y la moral. Ellos deberán condenar estos libros y llamar a la resistencia ante tales abusos. Corresponderá a los padres de los niños en edad escolar escuchar la voz de los prelados y exigir a las autoridades escolares que sus hijos no reciban semejantes aberraciones como “educación”.

viernes, 9 de octubre de 2009

Dimisión del Padre Juan Carlos Ceriani

1) Visto que no he obtenido respuesta del Superior General a mis correos o estudios con fechas: 2 de septiembre de 2004, 14 de marzo de 2005, 26 de mayo de 2005, 28 de junio de 2005, 2 de agosto de 2005, Apelación del 31 de enero de 2009, 17 de febrero de 2009, 24 de febrero de 2009, 10 de marzo de 2009, y que el Superior General pretende demostrar, falsamente, que sí ha respondido,

2) Visto que en estos distintos correos le había pedido al Superior General no hacer más uso de “imprecisiones de lenguaje” porque favorecían la aceptación de lo inaceptable: el levantamiento de las excomuniones; lo cual, desafortunadamente, ha sucedido,

3) Visto que los dos preliminares no alcanzaron su objetivo y que se mostraron ineficaces,

4) Visto que no se recibió lo que se pidió por medio de los ramilletes de Rosarios,

5) Visto que el Superior General afirma, sin embargo, haber obtenido lo que se pidió, lo cual no corresponde a la realidad,

6) Visto que la publicación de los dos documentos romanos tuvo por consecuencia un mal aún mayor, puesto que esos actos legislativos humillaron la Obra de la Tradición, tanto respecto de la Santa Misa como respecto de la “Operación Supervivencia”,

7) Visto que la reunión de los puntos 5) y 6) constituye una utilización indebida de la Mediación de la Santísima Virgen María y un ultraje a la Madre de Dios,

8) Visto que en la Carta a los Amigos y Bienhechores nº 74 el Superior General no ha reconocido las ambigüedades publicadas, ni las ha clarificado, todo lo contrario,

9) Visto que el Superior General no exige a la Roma anticristo y modernista la supresión de la distinción entre “forma ordinaria” y “forma extraordinaria” de un mismo rito,

10) Visto que el Superior General no exige a la Roma anticristo y modernista la declaración formal y pública de que la FSSPX no pidió “el levantamiento de las excomuniones”,

11) Visto que el hecho de no desmentir y de no contestar el Decreto vaticano implica el reconocimiento de la validez de las excomuniones,

12) Visto que el Superior General no exige a la Roma anticristo y modernista la rehabilitación sin ambigüedades ni condiciones de Monseñor Lefebvre y de Monseñor de Castro Mayer,

13) Visto que en estas condiciones no puede pretenderse haber recuperado la confianza en Roma, sino todo lo contrario,

14) Visto que el Superior General acepta, sin embargo, entablar discusiones doctrinales en esta situación de desconfianza y engaño,

15) Visto que, si se entablan disputas doctrinales en este clima de desconfianza crecida, resultará lo afirmado por Monseñor Lefebvre en su sermón de las consagraciones episcopales: “si hubiera proseguido con Roma, al seguir los acuerdos que firmamos y prosiguiendo la puesta en práctica de estos acuerdos, hubiese hecho “la operación suicidio””,

16) Visto que entrar voluntariamente en esta operación suicida implica tentar a Dios, que ya salvó la Obra de Tradición en 1988… “Tú no tentarás al Señor, tu Dios”…

17) Visto que ningún católico, sea sacerdote, sea simple feligrés, puede aceptar tentar a Dios u ofender a su Santísima Madre,

18) Visto que el Superior General no ha clarificado su pensamiento respecto a la idea insólita y desconcertante según la cual la “Iglesia Oficial” no se identifica con la “Iglesia Modernista”,

Yo, padre Juan Carlos Ceriani, presento mi dimisión como miembro de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X

Padre Juan Carlos Ceriani
Fort de France, 1 de agosto de 2009

martes, 6 de octubre de 2009

60 razones para rechazar el Novus Ordo


1.- Porque la Misa Nueva es equívoca y ambigua. Es usada también por protestantes. Ahora bien, rezamos según creemos. Por lo tanto la Nueva Misa no es una profesión de Fe inequívoca, sino ambigua. Y nuestra Fe no puede ser al mismo tiempo católica y protestante.2.- Porque los cambios no fueron insignificantes sino que “se trata de una restauración fundamental, yo diría de una mudanza total y, en ciertos puntos, de una verdadera nueva creación” (Palabras de Monseñor Aníbal Bugnini, coautor de la Misa Nueva.3.-Porque estos cambios en la Misa, llevan a pensar “que la Verdad, siempre creída por el pueblo cristiano, puede cambiar o desviarse sin infidelidad al depósito sagrado de la Doctrina, al cual la Fe católica está vinculada por toda la eternidad” (Cardenales Ottaviani y Bacci en carta a Pablo VI).4.-Porque la Nueva Misa representa “un alejamiento impresionante de la Teología Católica de la Misa según fue formulada en la Sesión XXII del Concilio de Trento” que, al establecer los “cánones”, proporcionaba una “barrera infranqueable a cualquier herejía que fuera en contra de la integridad del Ministerio”.5.-Porque la diferencia entre las dos misas no es sencillamente de mero detalle o simplemente cambio en la ceremonia, sino “lo que se presenta como nuevo en la Misa Nueva es materia referente a verdades perennes”.6.-Porque “las recientes reformas han demostrado suficientemente que las nuevas transformaciones en la liturgia, sólo conducen a una total desorientación de los fieles, quienes ya presentan señales de indiferencia y de disminución en su Fe”.7.-Porque en tiempo de confusión como el actual nos guían las palabras de Nuestro Señor: “Por sus frutos los conoceréis”. Ahora bien, después de la reforma en la liturgia, hubo enfrentamiento en la Fe y disminución del fervor de los fieles, y según las estadísticas, disminuyó considerablemente la asistencia a la Misa dominical; en los Estados Unidos, según el “New York Times” del 24/5/76, disminución del 30%; en Francia hay, según el Cardenal Marty, disminución del 43%; en Holanda, según “New York Times” del 5/1/76, de un 50%.8.-Porque, después de la imposición de la Misa Nueva, “la mejor parte del clero pasa, en estos momentos, por una torturante crisis de conciencia, de la cual poseemos innumerables testimonios cotidianos” (Cardenales Ottaviani y Bacci en carta a Pablo VI).9.-Porque después de que se introdujo la Misa Nueva, según estadísticas de la Santa Sede, en sólo siete años, el número de sacerdotes disminuyó en el mundo casi en el 50%. ([De 1969 a 1976, de 413,438 a 243,307; disminución del 41.15% exactamente.) ¿Pura coincidencia? ¿Dónde está la vitalidad de la Misa Nueva? ¿Dónde está la “optatan totius ecclesiae renovationem” (deseada renovación de toda la Iglesia)?10.-Porque “las razones pastorales aducidas para sustentar esta ruptura gravísima (con la Tradición de la Misa), aunque no tengan en ningún caso valor, frente a las razones doctrinaras, no parece, de ningún modo, suficientes” (Cardenales Ottaviani y Bacci en carta a Pablo VI).11.-Porque la Misa Nueva no manifiesta, de modo claro, como en la Misa Tradicional, la Fe en la presencia Real de Nuestro Señor.12.-Porque confunde de algún modo la presencia Real de Cristo en la Eucaristía con la presencia en la palabra de a Biblia y su presencia espiritual en medio de los fieles: proximidad con los errores protestantes.13.-Porque facilita la confusión entre el Sacerdocio Jerárquico y el sacerdocio común de los fieles, como pretenden los protestantes.14.-Porque favorece la Teoría protestante de que la Fe de los fieles, y no la palabra del Sacerdote, es la que hace estar presente a Cristo en la Eucaristía.*
15.-Porque, al insertar la “oración de los fieles” luterana en la Nueva Misa no sólo se sigue, sino que se presenta como aceptable el error protestante de que todas las personas son sacerdotes.*
16.-Porque la Nueva Misa elimina el “Yo pecador” del sacerdote, y lo hace común con el pueblo y por lo tanto favorece el rechazo de Lutero: el de no aceptar la enseñanza católica de que el sacerdote es juez, testigo e intercesor ante Dios.*
17.-Porque la Nueva Misa deja entender que el pueblo “concelebra” con el Sacerdote lo cual es contrario a la teología Católica.*
18.-Porque fueron seis pastores protestantes los que colaboraron en su confección, sus nombres: Georges, Jasper, Shepherd, Kunneth, Smith y Thurian.*
19.-Porque así como Lutero suprimió el Ofertorio, porque en él se expresaba de modo neto el carácter sacrificial y propiciatorio de la Misa, así también la Nueva Misa lo reduce a una simple preparación de las ofrendas.*
20.-Porque los protestantes, sin corregir sus errores, pueden celebrar su cena usando el texto de la Nueva Misa. Es decir, se sirven de la Misa Nueva sin dejar de ser protestantes, conservando su fe protestante. Max Thurian, protestante de Taizé, dice que uno de los frutos de la Nueva Misa “será tal vez que las comunidades no católicas podrán celebrar la santa cena con las mismas oraciones de la Iglesia Católica. Teológicamente es posible” (La Croix, 30/5/69).*
21.-Porque el modo narrativo de la consagración, induce a creer que se trata sólo de una memoria de la Cena y no un verdadero y propio Sacrificio (tesis protestante).*
22.-Porque, por las graves omisiones, llevan a pensar que se trata sólo de una cena o de un sacrificio de acción de gracias solamente y no de un sacrificio propiciatorio; esto es, que favorece el error protestante de que la Misa es sólo un banquete y que el sacerdote sólo es presidente de la asamblea.*
23.-Porque, con las otras innovaciones a que prestó ocasión, como el altar en forma de mesa, el sacerdote orientado hacia el pueblo, la Comunión de pie o en la mano no sólo dio margen a abusos, sino que favorece la doctrina protestante, según la cual la misa es sólo un banquete y el sacerdote solamente presidente de la asamblea.*
24.-Porque, a causa de todo eso, los protestantes, posiblemente burlándose de nosotros, dijeron: “Las nuevas plegarias eucarísticas católicas han abandonado la falsa perspectiva del sacrificio ofrecido a Dios” (La Croix, 10/12/69). Y más: “Ahora en la Misa renovada, no hay nada que pueda perturbar al cristiano evangélico” (Siegevalt, profesor de teología dogmática en la Facultad protestante de Strasburg).*
25.-Porque estamos frente a un serio dilema: o bien nos hacemos protestantes siguiendo la Nueva Misa o, por el contrario, conservamos nuestra Fe católica al adherirnos fielmente a la Misa tradicional de siempre.*
26.-Porque la Misa Nueva fue elaborada de acuerdo con la definición protestante de la Misa: “La Cena del Señor o Misa es la sagrada sinaxis o asamblea del Pueblo de Dios que se congrega, presidida por el sacerdote, para celebrar el memorial del Señor” (N° 7 de la “Institutio Generalis” del 6/4/69, documento que presenta la Nueva Misa).*
27.-Porque la Misa Nueva no agrada a Dios, quien detesta las cosas ambiguas y las palabras de doble sentido como es la Misa Nueva, que pretende agradar a católicos y protestantes y más a éstos.*
28.-Porque quien asiste a la Misa Nueva, especialmente cuando es acompañada de cánticos nuevos de fuerte sabor protestante (sin hablar de las guitarras y baterías), tiene la clara impresión de asistir a una reunión, culto o cena protestante.*
29.-Porque, siendo ambigua y favoreciendo la herejía, es peor que si fuese claramente herética, porque así es más engañadora: la peor moneda falsa es la más parecida a la verdadera.*
30.-Porque la Santa Misa es el sacrificio de la Esposa de Cristo, que es la Iglesia Católica. Por lo tanto no puede ser al mismo tiempo de la Esposa de Cristo y de otras iglesias o sectas contrarias al verdadero y único Cristo: esto sería ofensivo para Cristo y su Esposa.*
31.-Porque la Misa Nueva obedece al mismo esquema de la Misa protestante de Cranmer, uno de los jefes del anglicanismo y feroz perseguidor de la Iglesia; los métodos empleados para introducirla, siguen, finalmente, las huellas de este heresiarca inglés.*
32.-Porque la Iglesia canonizó varios mártires ingleses que dieron su vida por no adherir a una misa muy semejante a la Misa Nueva, que era la misa anglicana.*
33.-Porque muchos ex protestantes convertido al Catolicismo quedaron escandalizados al ver en la Misa Nueva la misma “Misa” a que ellos asistieron cuando estaban en el error. Uno de ellos (Julien Green) llegó a preguntarse: “¿Por qué nos convertimos?”*
34.-Porque las estadísticas nos demuestran una gran disminución de las conversiones al Catolicismo, después de la implantación de la Nueva Misa e inclusive un gran crecimiento de las sectas protestantes en los países católicos. Así por ejemplo, en los EE.UU., las conversiones que sumaban 100,000 aproximadamente por año, descendieron a menos de 10,000.*
35.-Porque ningún santo celebró o asistió a esta Misa, al paso que la Misa Tradicional hizo muchos santos, según el testimonio del propio Pablo VI: “innumerables santos con abundancia nutrieron la propia piedad para con Dios mediante el mismo (Misa Tradicional))…” (Const. Apost. Missale Romanum).*
36.-Porque, al contrario, la Misa Nueva está siendo instrumento y ocasión de los mayores desvaríos y profanaciones de la Santísima Eucaristía y del lugar Santo; lo cual ocurre con mucha frecuencia. Ahora bien, eso no acontecía, según el testimonio del Card. Renard, Arzobispo de Lyon, en Francia: “Acontece que son celebradas misas sin el suficiente respeto, por ejemplo, sin ningún vestido litúrgico, sin Creo in Pater, con un canon inventado, o en plena refección profana, sin oraciones”. “Sucede a veces, que hay concelebraciones con seglares o con sacerdotes casados…, que no se purifique más el cáliz al final de la Misa, o que se dejen rodar sobre una mesa o un altar partículas de pan consagrado” (Vison, messes de L´Antechrist, pág. 4).*
37.-Porque la Nueva Misa es, en sí, modernista; a pesar de las apariencias inocula una nueva Fe que no es la Fe Católica. Sigue perfectamente la táctica modernista de jugar con ambigüedades y términos imprecisos para infundir errores. (Táctica denunciada y condenada especialmente por San Pío X.)*
38.-Porque no constituye factor de unidad en la Liturgia, como la Misa Tradicional lo hacía, de hecho, cada sacerdote celebra la misa como quiere, bajo el pretexto de creatividad. Así el nuevo “Ordo” de la Misa merecía llamarse nuevo desorden, porque lo ha producido constantemente. Además el el nuevo Ordo de la Misa no es seguido prácticamente en ningún lugar, tal como fue presentado oficialmente, lo que agrava sus defectos.*
39.-Porque muchos teólogos, canonistas y sacerdotes respetables no haceptaron la Misa nueva y afirmaron que en conciencia no la pueden celebrar.*
40.-Porque la Nueva Misa ha eliminado muchas cosas, tales como: las genuflexiones (quedan sólo tres), la purificación de los dedos del sacerdote en el cáliz, la preservación de los mismos dedos de todo contacto profano después de la Consagración, la piedra consagrada (Ara) y las reliquias, los tres manteles de lino (hoy se usa uno sólo), y otras muchas, lo cual no hace más que confirmar de modo específico el implícito repudio de la Fe en el dogma de la Presencia Real. (”Breve examen crítico del Nuevo Ordo” de los Cardenales Ottaviani y Bacci).*
41.-Porque es una misa artificialmente fabricada y no una Misa enriquecida y perfeccionada por una tradición multisecular como la Misa de siempre que fue codificada y no inventada por un papa que fue un santo, San Pío V.*
42.-Porque las traducciones en la versión vernácula (las aprobadas) de la Nueva Misa, vinieron a aumentar y agravar los errores presentes ya en su texto en latín, y así acentuaron más su carácter modernista.*
43.-Porque, debido a todos esos errores y ambigüedades del rito, corre fácilmente el riesgo de ser celebrada inválidamente, quedando así la Iglesia privada del verdadero sacrificio, y nosotros expuestos a la ira de Dios. Los Cardenales Ottaviani y Bacci afirman en el examen crítico: “Los sacerdotes que en un futuro próximo no hubieran recibido la formación tradicional, y que se fiaran en el Nuevo Ordo de la Misa y en su ‘Institutio generalis’ para hacer lo que hace la Iglesia, ¿consagrarán válidamente? Es legítimo dudarlo.”*
44.-Porque “la Misa es lo que existe de más bello y mejor en la Iglesia… Así, el demonio procuró siempre, por medio de herejes, privar al mundo de la Misa, haciéndolos precursores del anticristo, el cual, antes de todo, procurará abolir y realmente abolirá el Santo Sacrificio del Altar, en castigo por los pecados de los hombres según la profecía del profeta Daniel, 8, 12:´’Y que le fue dado poder contra el Sacrificio perpetuo, por causa de los pecados (del pueblo)”. (Palabras de San Alfonso María de Ligorio).*
45.-Porque en los lugares donde se conserva la Misa Tradicional, la Fe y el fervor de los fieles son mayores, mientras que se aprecia lo contrario donde predomina la Misa Nueva. (Lo confirma la relación sobre la Santa Misa en la diócesis de Campos, presentada al cardenal James Knox, publicada en ROMA, n° 69, agosto de 1981, pág. 29).*
46.-Porque, junto con la Misa Nueva, aparecieron los catecismos nuevos, la moral nueva, predicaciones e ideas nuevas, el nuevo calendario, el nuevo código, en fin, UNA IGLESIA NUEVA. La Misa Nueva es una de las manifestaciones de la nueva Iglesia y el punto central del progresismo. “La reforma litúrgica es, en sentido muy profundo, la llave del Aggiornamento (modernización de la Iglesia). No os engañéis: es ahí donde comienza la Revolución” (declaración de Mons. Dwyer, Arzobispo de Birmingham, en su calidad de portavoz del Sínodo Episcopal).*
47.-Porque la belleza intrínseca, esencial, de la Misa Tradicional, atrae las almas por sí mismo, mientras que la Nueva Misa, al faltarle atracción propia, tiene que inventar novedades para interesar y poder atraer al público.*
48.-Porque la Nueva Misa contiene muchos errores ya condenados de modo dogmático por el Concilio de Trento: la Misa recitada totalmente en vernáculo, las palabras de la Consagración dichas en voz alta, por Pío VI (los mismos errores en la condenación del sínodo de Pistoya) y Pío XII (condenó, por ejemplo, en la encíclica “Mediator Dei” el, altar en forma de mesa).*
49.-Porque la Misa Nueva intenta realizar el gran deseo judeo masónico de transformar la Iglesia Católica en una iglesia nueva, ecuménica y que abarque, al mismo tiempo, todas las ideologías, todas las religiones, la verdad y el error. Al respecto es sintomática la declaración de Dom Duschak, del 5/11/62: “Mi idea sería introducir una misa ecuménica…” Al preguntarle si su posición venía de sus diocesanos, respondió: “No, encuentro, inclusive, que se opondrían, como bien se oponen numerosos Obispos. Pero si se pudiese colocarla en práctica creo que terminarían por aceptar” (citado por el P. Ralph Wiltgen, en “El Rhin desemboca en el Tiber”)*
50.-Porque atenta contra el dogma de la Comunión de los Santos, prescribiendo la supresión, cuando el sacerdote celebra solo, de todos los saldos y de la bendición final; del “Ite Missa est” inclusive en la la Misa celebrada con ayudante (”Breve examen crítico”, Cardenales Ottaviani y Bacci).*
51.-Porque da más valor al altar que al Tabernáculo. Ahora recomienda conservar al Santísimo en un lugar apartado, como si se tratase de una reliquia cualquiera, de manera que, al entrar en la Iglesia, no será ya el Tabernáculo el que atraerá inmediatamente la atención, sino una mesa despojada y desnuda (”Breve examen crítico”).*
52.-Porque el nuevo rito de la Misa ha dejado de ser un culto vertical que va del hombre hacia Dios, pero convertirse en un culto horizontal, en cuento este nuevo rito se limita a volver al hombre hacia el hombre y no al hambre hacia Dios. Además la nueva iglesia es la religión del hombre. ¿Donde queda la gloria de Dios?*
53.-Porque la Misa Nueva, diciendo obedecer al Concilio Vaticano II, en verdad contraría inclusive sus disposiciones, pues dicho Concilio declaró que la Iglesia quiere conservar y promover los ritos tradicionales.*
54.-Porque la Misa Tradicional, llamada de San Pío V, jamás ha sido legalmente abrogada, de acuerdo con las leyes canónicas vigentes (cf. Cánones 22 y 30).*
55.-Porque el Papa San Pío V concedió un indulto perpetuo (que no fue hasta hoy abrogado) válido para siempre, para celebrar la Misa según su Misa, libre y lícitamente, sin ningún escrúpulo de conciencia y sin que se pueda incurrir en alguna pena, sentencia o censura (Bula “Quo Primum Tempore”).*
56.-Porque Pablo VI, al presentar la Nueva Misa, no tuvo la intención de comprometer en ella la infalibilidad pontifica. Fue él mismo quien lo declaró, en el discurso de 19/11/69, refiriéndose al nuevo Ordo: “El rito y la respectiva rúbrica de por si no son una definición dogmática; son susceptibles de una codificación teológica de valor diverso…”*
57.-Porque cuando el Cardenal Heenan de Inglaterra le preguntó al papa Pablo VI si había o no prohibido la Misa Tridentina, le respondió que “no era su intención prohibir absolutamente la Misa Tridentina” (Card. Heenan en carta a Houghton Brouw, presidente de “Latin Mass Society”).*
58.-Porque, a pesar de que reconocemos la suprema autoridad del Papa y su gobierno universal en la Iglesia, así como la autoridad de los obispos, sabemos que esa autoridad no puede imponernos la práctica de aquella que va claramente en contra de la Fe: una Misa equívoca y que favorece la herejía y que , por tanto, desagrada a Dios*
59.-Porque el Concilio Vaticano I (dogmático y no sólo pastoral) define: “El Espíritu Santo no fue prometido a los sucesores de San Pedro para que estos, bajo la revelación del mismo, predicaran una nueva doctrina, sino para que, con su asistencia, conservasen santamente y expusiesen fielmente el Depósito de la Fe, o sea, la Revelación heredada de los Apóstoles” (Dz. 3070). Ahora bien, por lo que vimos antes, La Misa Nueva vehicula una nueva doctrina.*
60.-Porque la herejía, o todo a aquello que la favorece, no puede ser materia de obediencia. La obediencia está al servicio de la Fe y no la Fe al servicio de la obediencia. Es este caso, “se debe obedecer antes a Dios que a los hombres” (Act. 5, 29).SE TRATA POR LO TANTO DE UNA OBLIGACIÓN GRAVÍSIMA DE CONCIENCIA EL NO ACEPTAR LA NUEVA MISA. EN ESO ESTA EN JUEGO LA SALVACIÓN ETERNA.

Del Blog de Leonardo

Leonardo, director del blog sobre Don Nicolás Gómez Dávila está actualizando su blog. Ya hemos hecho mención de cuanto lo puede descuidar y nos priva a muchos de los hermosos escritos de este gran pensador latinoamericano. Sin embargo, Leonardo está trabajando más en su blog y, junto con los textos del sabio Nicolás, nos trae este excelente libro de Fray Luis de Granada: Guía de pecadores.
Los dejo con esta hermosa lectura.

viernes, 2 de octubre de 2009

Conferencias episcopales: 10 razones para su abolición



Siempre es bueno visitar nuestos blogs amigos, In diebus Illis es uno de ellos. Queremos reproducir aquí, un excelente artículo de Juan Miguel Comas que da las diez razones para la abolición de las conferencias episcopales. Ellas son:






  1. Porque nadie le hace caso
  2. Porque es un órgano inútil
  3. Porque es un invento moderno
  4. Porque no tiene ninguna autoridad
  5. Porque genera muchas veces más confusión que otra cosa
  6. Porque su capacidad de respuesta es muy limitado
  7. Porque sólo favorece hilaridad en la opinión pública
  8. Porque los católicos no nos merecemos esto
  9. Porque nadie se cree ya lo que dice
  10. Porque estamos harto de que se diluyan responsabilidades
Además de ello podriamos agregar que las conferencias episcopales atentan contra el orden monarquico de la Iglesia. Este se basa en Lumen Gentium II 336 que dice:

El Colegio Episcopal, en el que continuamente persevera el cuerpo
apostólico, es también, en unión con su cabeza y nunca sin esa cabeza, sujeto de
la potestad suprema y plena sobre toda la Iglesia



Esta doctrina de una doble potestad, es contraria a la enseñanza y práctica de la Iglesia Católica, especialmente en el Primer Concilio Vaticano (Dz. 3055) y en la Encíclica "Satis Cognitum" de León XIII. Solamente el Papa tiene esta suprema potestad, que comunica cuanto juzgue oportuno y en circunstancias extraordinarias.