domingo, 31 de enero de 2010

San Miguel Arángel en la Catedral de Santiago de Chile






Ruega por Nosotros, ahora más que nunca.

Poblemas con Misa Tridentina


Como muchos de ustedes saben Geocities dejó de funcionar hace algún tiempo y muchos hermosos sitios web (no sólo católicos, pero este es un blog de religión...) han desaparecido... algunos administradores tuvieron a bien el mudarse a otros servidores publicos y gratuitos. Un ejemplo lo constituye el Sitio Web Misa Tridentina, relacionado con la Compañía de Jesús y María. Sin embargo, lamentablemente aún no han podido completar el sitio y el material al cual podemos acceder es bastante limitado respecto al que tuvimos alguna vez.

Si alguien descargó el sitio anterior completo, por favor, enviele las cosas a los amigos de Misa Tridentina... yo lo habia hecho pero un virus destrozó mi disco rígido y aún hoy estoy llorando por todo lo perdido.

Misión en Santiago del Estero


Nada más hermoso que ver como la Santa Misa y la Santa Doctrina se van expandiendo, ganando el terreno que parecía haber perdido con la marea conciliar. Es un gran motivo de alegría poder comentar sobre la Misión Nuestra Señora del Carmen que desde hace unos meses el Padre Mauricio de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia viene realizando en la Provincia de Santiago del Estero, de la cual sabíamos por boca de nuestro querido sacerdote, más (como bien él lo pidió) no dijimos nada.


Para mayor información, como siempre recomendamos visitar el Blog de la SRSLRF y para despedirnos unas lindas fotografías de la Santa Misa, la cual se celebra el primer viernes, sábado y domingo de cada mes.


Recemos por esta misión.




miércoles, 27 de enero de 2010

Sedevacantismo - Sedeplenismo: errores y lugares comunes

En un blog encontré que alguien publicó un comentario dejado en Radio Cristiandad sobre el sedevacantismo. Este comentario (convertido en entrada) contiene una serie de errores que es menester señalar porque constituyen verdaderos lugares comunes que, no sin mala fe, se han desparramado por allí. Nuestros comentarios-respuestas están en rojo, el texto original en negro.





Gracias jafg
Ciertamente Mons. Lefevbre no fomentó la ruptura total con Roma (ese es uno de los puntos que algunos de los llamados sedevacantistas le critican, pues en su sentir se quedó a medias). Pero también es cierto que veía como una ilusión el querer convertir a la jerarquía. Esto no quiere decir que no lo deseara.



La postura de Monseñor Lefebvre no fue siempre la misma, alternó entre un timido sedevacantismo a la postura más conciliadora con Roma. En efecto, Monseñor Lefebvre frimó un acuerdo con Ratzinger que luego rechazó y lo tildó de anticristo a él y a toda la jerarquía modernista.



Otra cosa, muchas personas se asustan con el término sedevacantista como si de por sí el serlo fuera malo. Pienso que la causa de esto es que algunos sedevacantistas cayeron en excesos como el multicitado caso del Palmar de Troya y tiende a relacionarse este exceso con el sedevacantismo.



Falso. El caso del Palmar de Troya no tiene nada que ver con el sedevacantismo. Es un producto herético propio del misticismo. Clemente Dominguez y Gomez se proclamó Papa inmediatamente murió Montini/Pablo VI, a quien no solo consideró un Papa ortodoxo, sino además un santo y martir. Diferente es el caso de Miguel I, Lino II, Pio XIII et all, que si fueron electos en "conclaves".





Un sedevacantista puro, usando el término de Mons. Williamson, simplemente rechaza la idea de considerar Papa a una persona que ha participado activamente en actos apóstatas y que ha sostenido reiterativamente tesis heréticas. Un sedevacantista puro está tan sólo un paso más allá de un “tradicionalista” no sedevacantista. El no sedevacantista se rehusa a juzgar al Papa (pues se considera testigo y no juez) de manera que no puede sentenciar que es apóstata ni hereje (aunque en su interior pueda creer que efectivamente lo es) y por lo tanto no tiene argumento para dejar de considerarlo Papa; el sedevacantista sí hace ese juicio, y entonces naturalmente tiene argumentos para considerar que la Santa Sede está vacante. Esta, en mi opinión, es la única diferencia entre sedevacantistas y no sedevacantistas. En cambio, hay muchísimos puntos de convergencia o coincidencia y el principal es que se rechazan los cambios en la doctrina y en la liturgia (porque la liturgia está ligada a la doctrina) originados por el movimiento neo modernista que se manifestó más claramente desde el concilio vaticano ii.



A esto habría que preguntarse ¿es fundamental y causa de división la tesis sedevacantista? ¿fueron los sedevacantistas quienes rompieron la unidad o fue Monseñor Lefebvre? ¿No apoyaron acaso los sedevacantistas a Monseñor Lefebvre aún cuando este parecía inclinarse por el acuerdo con Roma? ¿No festejaron los sedevacantistas las duras palabras de Monseñor Lefebvre y hasta el sermón de las consagraciones de lso cuatro obispos?

Además los sedevacantistas tampoco juzgan al ocupante de la Santa Sede, solamente lo consideran un hereje y en virtud de la herejía se niegan a reconocerle. La postura de la FSSPX no es tan diferente, porque reconociendo al "Papa" no le obedecen... lo cual si es un acto cismático.


Las diferencias que algunos puedan encontrar entre sedevacantistas y no sedevacantisas seguramente se deberán a opiniones en otras materias (derivadas o no del hecho de ser sedevacantistas o no sedevacantistas), pero esas opiniones no están estrictamente ligadas a la posición de sedevacantista o de no sedevacantista. (Nótese que para referirme a los no sedevacantistas no utilizo el término sedeplenistas, como algunos han sugerido. Esto es porque un no sedevacantista no necesariamente sostiene que la Santa Sede está ocupada, sino que puede creer que no lo está, pero reconoce su incapacidad para juzgar al Papa y por lo mismo no puede afirmar categóricamente la vacancia de la sede).
Hay que considerar que a Honorio I se le excomulgó y condenó por mucho menos de lo que hemos visto hacer a los últimos Papas. Por ello Mons. Lefebvre comentó la posibilidad de que en el futuro se declarara que estos últimos Papas habían caído en herejía y que por lo mismo habían dejado de ser Papas, aunque dijo que por el momento no creía conveniente apegarse a este pensamiento.

Amigo no es tan facil. Si Ratzinger es el Papa estamos obligados a someternos a él. Un buen Católico obedece al Papa en todo, no en lo que le guste. Si en cambio yo tengo una duda razonable de que Ratzinger no es Papa, entonces si puedo desobedecerle. Los canonistas aprobaron que no estamos ligados a un Papa dudoso.


Ahora bien, dejarse llevar porque Benito XVI gusta del latín y de algunas tradiciones y sostiene algunas de las enseñanzas de la Iglesia, es ser ingenuo, si es que se tiene en cuenta que el mismo Benito XVI participa en ritos ajenos a todo católico, no rechaza (por lo menos abiertamente) el modernismo impidiendo que más católicos apostaten, y en fin, continue haciendo todos esos actos que “lo dejan a uno perplejo”.

La verdad creo que en esto concordamos.

Ante lo cual he de decir lo siguiente:
1º.- Por sus frutos los conocereis. Y el Palmar de Troya es fruto sedevacante, al igual que otro de los frutos característicos de esa opinión, tal cual es el celo amargo.

El Palmar de Troya, como sabrias si estudiaras el caso no tiene nada que ver con el sedevacantismo, todo lo contrario.

2º.- No juzguéis y no sereis juzgados. La prudencia de no seguir las declaraciones de todo lo que contradice la Tradición no debe llevar al juicio, porque ese está reservado a Dios.

¿?

3º.- En la historia de la Iglesia nunca se ha dado la posición sedevacante, es tan novedosa como el Concilio Vaticano II del que surge como reacción. Otra cosa es la resistencia a pecar contra la Fe, a lo que no obliga ninguna obediencia, es más, obliga la única obediencia, a Dios , el resistir a los hombres.

Falso. Cuando Nestorio promulgó su herejía el pueblo gritó "tenemos emperador, pero no tenemos obispo". La Sedevacante no es una novedad, justamente por ello fue materia de debate entre teologos mucho antes del Vaticano II. No todo nació con el Padre Saenz Arriaga.

Laximos actualizado: confesiones por e-mail algo más

Revisando el Blog amigo Caballero de la Inmaculada encontré la noticia de que el Presidente de la Conferencia Espicopal colombiana el "Obispo" Juan Vicente Córdoba (por la edad, posiblemente ni sacerdote verdadero sea) dijo:


“No se puede ir a misa por Internet y tampoco hacer confesiones online a menos
que la persona esté en la selva o esté enferma”

Naturalmente que esto es escandaloso, como el nuestro querido Jorge de la Compasión lo hace. Sin embargo cuando comprobamos que el “Obispo” pertenece a la Compañía de Jesús no podemos sino esbozar un “¿Te sorprende?” . Muy al contrario de lo que cuentan los manuales, los Jesuitas no han sido a lo largo de su historia defensores de la Fe Católica. Lejos y muy ecepcionales fueron los casos del Santo Fundador, San Ignacio de Loyola y algún que otro padre de la orden. Ya desde sus inicios la orden mantuvo posiciones cercanas al semipelagianismo, como bien fue denunciado por el Padre Domingo Bañez OP y la increible controversia de los Auxilios de la gracia, en la que los jesuitas atacaron la doctrina católica de la Gracia y la Predestinacion, inventando un sistema de claro sabor herético.
La orden estuvo corrupta desde temprano y eso condujo a que el Papa Alejandro VII e Inocencio XI condenaran 110 proposiciones que constituían el sistema llamado “laxismo” y que exponían varios representativos sacerdotes jesuitas con aprobación de sus superiores. Los principales autores fueron Aegidius Estrix SJ y Stephen Bauny SJ. Entre las increíbles herejías y errores doctrinales y morales que caracterizan a este sistema, bien propio de la “Compañía de Jesús” estaba el principio de salvación fuera de la Iglesia, sin necesidad de mantener la fe, la posibilidad de apostatar por una causa razonable, la salvación desconociendo la trinidad, por lo que herejes, cismáticos y apostatas pueden salvarse:


No parece necesaria con necesidad de medio sino la fe en un solo Dios, pero no
la fe explícita en el Remunerador (dz 1172)


Veamos algunos ejemplos sobre lo que dicen acerca de la gula y los pecados carnales


Comer y beber hasta hartarse, por el solo placer, no es pecado, con tal de que
no dañe a la salud; porque lícitamente puede el apetito natural go-zar de sus
actos (Dz 1158)


El acto del matrimonio, practicado por el
solo placer, carece absoluta-mente de toda culpa y de defecto venial (Dz
1159)


Sobre la caridad al prójimo, mantuvieron y
enseñaron:

No estamos obligados a amar al prójimo por acto interno
y formal (Dz 1160)

Apenas se halla entre los seculares, aun entre
reyes, nada superfluo a su estado. Y así apenas si nadie está obligado a la
limosna, cuando sólo está obligado de lo superfluo a su estado (Dz
1161)

Si se hace con la debida moderación, puede uno sin pecado
mortal entristecerse de la vida de alguien y alegrarse de su muerte natural,
pedirla y desearla con afecto ineficaz, no ciertamente por desagrado de la
persona, sino por algún emolumento temporal (Dz 1162)

Es lícito
procurar el aborto antes de la animación del feto, por temor de que la muchacha,
sorprendida grávida, sea muerta o infamada. (Dz 1184)

Es probable
que no peca mortalmente el que imputa un crimen falso a otro para defender su
derecho y su honor. Y si esto no es probable, ape-nas habrá opinión probable en
teología. (Dz 1194)



¿Cómo no va a sostener este moderno jesuita (fiel discípulo de lo peor de esa orden corrompida tan pronto por el Demonio) semejantes aberraciones sobre la posible confesión por correo electrónico, cuando sus padres en la moral mantuvieron que “Es probable que basta la atrición natural, con tal de que sea honesta” (Dz 1207)? ¿No sostuvieron además, entre otras tantas barbaridades lo siguiente?:


Es lícito absolver a los que se han confesado sólo a medias, por razón de una
gran concurrencia de penitentes, como puede suceder, verbigracia, en el día de
una gran festividad o indulgencia (Dz 1209)

Estas aberraciones, propias de la secta jesuita no son, pues poca cosa al lado de lo que mantuvieron sobre la recepción del Cuerpo de Nuestro Señor:

La confesión y comunión frecuente, aun en aquellos que viven de modo
pagano, es señal de predestinación (Dz 1206)


Entonces, querido Jorge, queridos amigos... pensemos quienes pertenecen a esta orden y que ilustres representantes en épocas modernas nos dieron... ¿Von Balthassar les suena?

lunes, 25 de enero de 2010

Los otros obispos

INTRODUCCION

"Hacen falta obispos", con esa frase la locura del Palmar de Troya obtuvo las primeras consagraciones episcopales de una larga serie que concluyeron en la poster proclamación de su lider principal en "Gregorio XVII", el Papa apocaliptico. En aquel entonces correspondió a Monseñor Thuc perpetrar aquel acto, sinceramente cismático.
Sin embargo, la frase no sonaba tan descabellada. ¿Hacian falta obispos? Si y los verdaderos heroes fundadores de la Resistencia Católica (no los locos místicos como Clemente Dominguez) eran concientes de que algún día habría que consagrar nuevos obispos para que hubiera sacerdotes. Esta realidad fue anotada por el Padre Anthony Cekada y el mismo se lo comunicó a Monseñor Lefebvre cuando aquel era un seminarista en Ecônne.


Hoy todos sabemos que además de los obispos de la Fraternidad (que administran sacramentos para la Fraternidad solamente) existe una gran cantidad de obispos sedevacantistas cuyo linaje episcopal se remonta a Monseñor Thuc, quien en otras circunstancias y con mucha más coherencia procedió a consagrar obispos para continuar la Resistencia. Ahora bien. Estas ordenes, como señalamos son válidas más allá de que Monseñor Thuc estuviera loco (tal como señalan algunos de sus más ferreos opositores) al igual que las de Monseñor Lefebvre son válidas aún cuando su consagrante fuera un masón.



MONSEÑOR ALFREDO MENDEZ GONZALES


Pero no todo se reduce a Lefebvre y a Thuc... Hubo otro obispo que mantuvo silencio pero que fue un ícono de la resistencia y colaboró cercanamente con la Sociedad San Pío V, ordenando sus sacerdotes: Monseñor Alfredo Mendez Gonzales, quien consagrara al Padre Clarence Kelly en 1993 obispo poco antes de fallecer.



Monseñor Kelly consagró a su vez dos obispos para su Sociedad San Pio V y realizan un hermoso apostolado, aún cuando podamos discrepar de cierto "capillismo".



Nadie puede dudar de Monseñor Mendez ni de la validez de sus ordenes, aún cuando se colocaron objeciones como las del Padre Anthony Cekada (y eso que somos "fans" de este buen cura yanqee) . En efecto, él fue uno de los líderes del tradicionalismo, más allá de que posteriormente mantuviera cierto silencio. trabajó y ofreció diariamente la Santa Misa y jamás dejó de ordenar sacerdotes tradicionales desde que fue contactado en 1988 por la Sociedad San Pío V. De hecho existe una breve reseña biográfica en el sitio de la SSPV que animamos a visitar.


EL LINAJE DE CARLOS DUARTE COSTA

Por otra parte tenemos aquellos sacerdotes y obispos que deben sus ordenes a obispos cismáticos, principalmente veterocatólicos o incluso a quienes deriban sus ordenes de Monseñor Carlos Duarte Costas, quien durante la vida de Pio XII se separó de la Iglesia y fundó la "Iglesia Católica Brasileña", un grupo que reclamaba ser una comunidad cristiana con sucesión apostólica, pero nacional, es decir, autónoma plenamene de la Santa Sede, sin celibato y con una liturgia muy similar a la del Novus Ordo... en efecto, muchas de las propuestas que hiciera Monseñor Carlos Duarte Costas y que Pío XII rechazara por abiertamente modernistas terminaron siendo aplicadas en el Latrocionio del "Vaticano II".

El Padre Anthony Cekada ha puesto la duda sobre la validez de algunos veterocatólicos debido a posibles defectos de intención, materia, forma y aptitud canónica del consagrante y/o consagrado. Sin embargo este principio no sería tan facilmente aplicable a los de la Iglesia Brasileña. En efecto, el Vaticano reconoció la validez de las ordenes aunque no su licitud y ha regularizado a los sacerdotes que, ordenados en el cisma volvieron a la Iglesia de la cual se separaron. Daremos dos ejemplos:


a. Monseñor Salomão Barbosa Ferraz



Monseñor Duarte Costa consagró a Salomão Barbosa Ferraz, quien habia sido un sacerdote católico romano en el año 1945, pero en 1958, poco antes de que Su Santidad Pío XII muriera, Monseñor Salomão Barbosa Ferraz se reconcilió con la Santa Sede y Juan XIII terminó el proceso que se iniciara durante la vida de su predecesor. Este obispo, aún estando casado fue nombrado el 12 de mayo de 1963 Obispo Titular de Eleuterna y posteriormente elevado a Obispo Auxiliar de Río de Janeiro por el mismo Juan XXIII. Montini/Pablo VI, por su parte convocó a Salomão Barbosa Ferraz para que trabajara en las comisiones del Conciliabulo Vaticano II. Jamás la Iglesia reclamó ni exigió a Monseñor Barbosa Ferraz una consagración subconditione, lo cual demuestra que el Vaticano consideró válidas en principio las ordenes de este.






b. Monseñor Orlando Arce-Moya y la posible validez



Similar fue el caso de Monseñor Orlando Arce-Moya, quien abjuró de sus errores en la época de Juan XXIII y fue destinado al Arzobispado de Madrid, donde trabajó como obispo auxiliar. Tanto Monseñor Barbosa Ferraz como Monseñor Arce-Moya recibieron a su muerte los honores correspondientes a obispos. Ahora bien... ¿Que pasó luego? Si bien Roma reconoció a los consagrados por Duarte Costas, no hizo lo mismo con los obispos de la segunda generación ni de la tercerca... a los sacerdotes se los admtió luego de que estos completaran un curso de teología, pero siempre como sacerdotes, al igual que los obispos, que fueron admitidos solo como sacerdotes y se les prohibió realizar funciones episcopales. Que la Iglesia Brasileña dio una gran cantidad de obispos es por todos conocido, sin embargo y a diferencia de las ordenes de Thuc, estas fueron siempre publicas y ante cientos de testigos... más aún, ni en las ramas más modernistas de aquel grupo se alteró el Ritual de Consagraciones, existendo incluso grupos de rito unicamente tridentino como la Society of Pope Leo XIII o la recientemente separada de la ICAB la Iglesia Católica Apostólica Nacional de USA, a la que nos referimos alguna vez.


La resistencia católica y estos obispos.



No nos queremos referir aquí a las sectas que se desprenden de la ICAB, sino de aquellos grupos que mantienen ser verdaderamenta Católicos Romanos, pero cuyos sacerdotes y obispos deriban sus ordenes del Obispo de Maura.

Daremos un breve ejemplo. Existe una congregación llamada Sociedad de la Virgen María, que mantiene exactamente la misma postura que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Su Superior general y Obispo es Patrick Taylor. Esta sociedad tradicionalista tiene Prioratos, capillas y centros de Misa a cargo en Virgina (donde reside el obispo), Florida y Kansas.

Pero además de ordenar sacerdotes para su comunidad, ha ordenado sacerdotes que realizan un apostolado nada despreciable en sus capillas y coordinados con otros grupos más importantes y numerosos, pero sedevacantistas en su mayoría. Tenemos así al Padre David Sansone, James Wright, Richard McDonough... y varios más.


Acá en América del Sur tenemos a Monseñor Antonio Duarte Santos Rodriguez, quien fuera obispo de la Iglesia Brasileña y actualmente mantiene un blog tradicionalista y coordina la Fraternidad San Miguel Arcangel. Este obispo sirvio como profesor en el Seminario de la ICAB en Argentina y fue seminarista en Campos, poco antes del acuerdo con Roma. Mantuvo correspondencia y contactos con el Coetus Fidelium (del Dr. Homero Johas) y otros tradicionalistas más.


PALABRAS FINALES


"Hacen falta obispos" ¿Por qué? Porque estos son menester para ordenar sacerdotes que nos administren los sacramentos. ¿Cualquier obispo? No, hacen falta obispos rectos en la fe, firmes moralmente y sobre todo humildes de corazón. Que entre estos últimos tengamos algun que otro clerigo que anda de iglesia en iglesia como de cabaret en cabaret es una señal de la irresponsabilidad que puede existir... pero esa irresponsabilidad no es patrimonio de los "Hijos" de Duarte Costa. Todos hemos sabido de Monseñor Silvia Süller (gracias por sus e-mails) que es precisamente un obispo de mano floja y facil, que anda consagrando y ordenando a cuanto loco se le cruce.

¿Hay simonía? Seguramente... pero no dudo de quen entre muchos de los Obispos-Thuc tambien exista, como de hecho ocurre en la Iglesia Conciliar del Vaticano II, cuyas ordenes pueden ser menos válidas que las de los Duarte-Costa.

Nos hacen falta obispos, si, pero obispos válidos y no una pleyade, algunos, buenos, que estén dispuestos a trabajar por la fe, a luchar por el evangelio y a no desfallecer, dando nuevos brios a la Resistencia Católica. la situación actual, nuevamente no puede sino confirmar algo: la irresponsable consagración de cualquiera como obispo es un gran peligro, y solamente un acuerdo entre los grandes obispos tradicionalistas (FSSPX, SSPV, CMRI... y toda la sopa de letras tradicionalista) podrá colocar orden y servir de criterio... por varios años más.

miércoles, 20 de enero de 2010

Hermanos en la fe

Hermanos en la fe

Sobre la predestinación


Recientemente hemos leído en cierto blog tradicionalista un texto contra la creencia de la predestinación a la que califica en extenso como creencia protestante, y que aquellos que son predestinados forman parte unicamente de la Iglesia Católica (en virtud del dogma "fuera de la Iglesia no hay salvación" son además jansenitas. Es menester señalar que hay una diferencia entre la doctrina calvinista (fatalista) y la enseñanza católica sobre la predestinación, la cual fue perfectamente explicada por San Agustín, el más grande de los doctores de la Iglesia (uno de cuyos textos ya hemos publicado aquí) y luego por Santo Tomás de Aquino.


En varias oportunidades nos referimos en Sursum Corda a la facilidad de pluma (o teclado) de algunos autores contemporáneos que condenan, critican, aseveran o excomulgan con facilidad, cuales verdaderos Mini-Pontífices que nada tienen que enviadiarle a David Bawden (Miguel I), Lino II o cualquiera de los Antipapas Modernos. Que un tema, como el de la gracia y la predestinación que tanta tinta hiciera correr y que motivara la mayor controversia teológica de la edad moderna se resuelva un día en un blog es una estupidez sin nombre.


Hemos decidido reproducir estos fragmentos de la Suma a fin de mostrar como la enseñanza sobre la predestinación es dogma de fe católico y apoyado por los Santos Doctores.






Santo Tomás de Aquino: Sobre la Predestinación, Suma Teológica I, q 23 art 1 y 7






Artículo 1: Los hombres, ¿son o no son predestinados por Dios?
Objeciones por las que parece que los hombres no son predestinados por Dios:
1. Dice el Damasceno en el II libro: Hay que saber que Dios todo lo conoce de antemano, pero no todo lo predetermina. Pues de antemano conoce lo que hay en nosotros y no lo predetermina. Pero los méritos y deméritos humanos están en nosotros en cuanto que, por el libre albedrío, somos dueños de nuestros actos. Por lo tanto, lo que pertenece al mérito o demérito no está predestinado por Dios. Así, desaparece la predestinación de los hombres
2. Como se dijo (q.22 a.1 y 2), todas las criaturas están ordenadas a sus fines por la providencia divina. Pero de las otras criaturas no se dice que estén predestinadas por Dios. Luego tampoco hay que decirlo de los hombres.
3. Los ángeles, como los hombres, son capaces de ser felices. Pero a los ángeles, al parecer no les corresponde ser predestinados, pues en ellos nunca hubo miseria. Y Agustín dice que la predestinación es el propósito de apiadarse. Luego los hombres no son predestinados.
4. Los beneficios que Dios da a los hombres los da a conocer a los santos por el Espíritu Santo, tal como nos dice el Apóstol en 1 Cor 2,12: No recibimos el espíritu de este mundo, sino el Espíritu que viene de Dios para que sepamos qué es lo que Dios nos concede. Por lo tanto, si los hombres fueran predestinados por Dios, como la predestinación es un don, la predestinación sería conocida por los predestinados. Y esto es falso.

Contra esto: está lo que se dice en Rom 8,30: A los que predestinó, a ésos llamó.



Respondo: A Dios le corresponde predestinar a los hombres. Pues, como quedó demostrado (q.22 a.2), todo está sometido a la providencia divina. Y como también se dijo (q.22 a.1), a la providencia le corresponde ordenar las cosas al fin. Y el fin al que son ordenadas las cosas por Dios es doble. Uno, que sobrepasa la capacidad y proporción de la naturaleza creada, y este fin es la vida eterna, que consiste en ver a Dios, algo que sobrepasa la naturaleza de cualquier criatura, según quedó establecido (q.12 a.4). El otro fin es proporcionado a la naturaleza creada, y que puede alcanzar con sus fuerzas la misma naturaleza creada. Y aquello a lo que no puede llegar con la capacidad de su propia naturaleza, es necesario que le sea otorgado por otro, como la flecha necesita al arquero para llegar al blanco. Por eso, y hablando con propiedad, la criatura racional, capaz de llegar a la vida eterna, llega a ella como si le fuera transmitida por Dios. El porqué de dicha transmisión preexiste en Dios, como también en El preexiste la razón del orden de todo al fin, que es la providencia, como ya dijimos (q.22 a.1). La razón que, de algo que se va a hacer, hay en la mente del que lo va a hacer, es una determinada preexistencia que de lo que se va a hacer hay en él. Por eso, la razón de la predicha transmisión de la criatura racional al fin de la vida eterna se llama predestinación; pues destinar es enviar. Queda claro que la predestinación, en cuanto a los objetivos, es una parte de la providencia.


A las objeciones:
1. El Damasceno llama predeterminación a la imposición de necesidad; como sucede en las cosas naturales, que están predeterminadas a algo fijo. Este sentido lo apoya lo que añade: Pues no quiere la malicia ni fuerza la virtud. Así, no queda anulada la predestinación.
2. Las criaturas irracionales no están capacitadas para aquel fin que sobrepasa la capacidad de la naturaleza humana. Por eso no se dice propiamente que estén predestinados. Aun cuando a veces se abusa de la palabra predestinación para hablar de cualquier otro tipo de fin.
3. A los ángeles les corresponde ser predestinados como los hombres, aunque nunca hubiera habido miseria en ellos. Pues el movimiento no se especifica por el punto de partida, sino por el de llegada. Ejemplo: No importa que algo blanco, antes de ser blanco, haya sido negro, gris o rojo. De modo parecido, para ser predestinado no importa que alguien sea predestinado a la vida eterna saliendo de un estado de miseria o no. También puede decirse que conceder un bien superior al merecido es algo que pertenece a la misericordia, como ya dijimos (q.21 a.3 ad 2; a.4). 4. Aun cuando por un privilegio especial a algunos se les revele su predestinación, sin embargo no es conveniente que se revele a todos, porque los predestinados se desesperarían, y la seguridad de ser predestinado podría parecer una negligencia.







Artículo 7: ¿Es o no es seguro el número de predestinados?
Objeciones por las que parece que no es seguro el número de predestinados:
1. No es segura una cantidad a la que se le puede añadir algo. Pero al número de predestinados se le puede añadir alguno, tal como se dice en Dt 1,11: Que el Señor Dios nuestro añada a este número muchos miles. Glosa: Esto es, el número establecido por Dios, que conoce a los suyos. Luego no es seguro el número de predestinados.
2. No se puede dar la razón de por qué Dios predetermina a los hombres para la salvación en un número más que en otro. Pero Dios no dispone nada sin razón. Luego no es seguro el número preestablecido por Dios de los que se van a salvar.
3. El obrar de Dios es más perfecto que el obrar de la naturaleza. Pero en las obras de la naturaleza es más frecuente encontrar lo bueno que lo defectuoso y lo malo. Así, pues, si Dios fuera quien determinara el número de los que se van a salvar, serían más los que se iban a salvar que los que se iban a condenar. Lo contrario se deduce de Mt 7,13s.: Ancho y espacioso es el camino que lleva a la perdición; y son muchos los que entran por él. Estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida; y son pocos los que la encuentran. Luego el número de los que se van a salvar no está predeterminado por Dios.


Contra esto: está lo que dice Agustín en el libro De Correptione et Gratia: Es seguro el número de los predestinados; nadie lo puede aumentar, nadie lo puede disminuir.



Respondo: Es seguro el número de los predestinados. Algunos sostuvieron que era seguro formalmente, pero no materialmente. Es como si dijéramos que es seguro que se salvarán cien o mil, pero no que sean éstos o aquéllos. Pero esto anula la certeza de la predestinación, de la que ya hemos hablado (a.6). En este sentido, hay que decir que el número de los predestinados es seguro tanto formal como materialmente.
Pero hay que advertir que se dice que en Dios es seguro el número de los predestinados no sólo por razón del conocimiento, es decir, porque sepa cuántos son los que se han de salvar (pues en este sentido conoce también el número de gotas de lluvia o de granos de arena del mar); sino por razón de elección y de una determinada selección. Para demostrar esto, hay que tener presente que todo agente tiende a producir algo finito, tal como consta en lo dicho anteriormente sobre lo infinito (q.7 a.4). Ahora bien, quien fija la proporción de su obra, escoge el número de lo que constituirá las partes esenciales, que, en cuanto tales, son necesarias para la perfección del conjunto. Pero no el número concreto de lo que no son partes esenciales y que sólo son necesarias en función de las esenciales. Por eso escogerá unas en la medida en que le sirvan para las otras. Ejemplo: El arquitecto determina la capacidad de una casa y el número de habitaciones que va a tener, así como las medidas de las paredes o del techo. Pero no determina el número de piedras, sino que usa las necesarias para llevar a cabo lo propuesto. Así es como hay que razonar con respecto a la relación Dios-Universo (que es obra suya). De antemano fijó cuáles serían sus dimensiones y cuál el número más indicado de sus partes esenciales, esto es, las que de algún modo son perpetuas; cuántas esferas, cuántas estrellas, cuántos elementos, cuántas especies. Con respecto a los seres individuales perecederos, éstos no están ordenados al bien del universo como partes esenciales, sino como algo secundario, es decir, en cuanto en ellos se salva el bien de la especie. Por eso, aun cuando Dios conoce el número de los seres individuales, sin embargo, el número de bueyes o de mosquitos o de otras cosas no es predeterminado por Dios; sino que, de todo, la providencia divina produce lo suficiente para la conservación de las especies.
Entre todas las criaturas, las que principalmente están ordenadas al bien del universo son las racionales, que, en cuanto tales, son incorruptibles. De entre ellas, de modo especial, las destinadas a la bienaventuranza, que son las que alcanzan el último fin de un modo más inmediato. Por lo tanto, el número de los predestinados es seguro para Dios, y no sólo como algo conocido, sino, principalmente, como algo previamente fijado.
No puede decirse lo mismo del número de los condenados, que parecen estar previamente ordenados por Dios al bien de los elegidos, para quienes todo coopera para el bien. Respecto a cuál es el número de todos los hombres predestinados, algunos dicen que se salvarán tantos cuantos ángeles cayeron. Otros, que tantos cuantos ángeles no cayeron. Otros, que tantos cuantos ángeles cayeron y cuantos fueron creados. Es mejor decir que sólo Dios conoce el número de los escogidos para ser colocados en la más sublime felicidad.


A las objeciones:
1. Aquel texto del Deuteronomio hay que entenderlo de los establecidos por Dios con respecto a la justicia presente. Este es el número que aumenta o disminuye, no el de los predestinados.
2. La razón de cantidad de una parte hay que tomarla en su proporción con el todo. Así, en Dios la razón de que haya tantas estrellas o tantas especies de seres, y el número de predestinados, hay que tomarla de la proporción entre las partes principales y el bien del universo.
3. El bien proporcionado al estado común de la naturaleza está en muchos. La ausencia de este bien, en pocos. Pero el bien que sobrepasa el estado común de la naturaleza está en pocos. Su ausencia, en muchos. Por eso, podemos comprobar que los hombres dotados de inteligencia suficiente para orientar su propia vida, son muchos. Los que no la tienen, y que se llaman tontos o idiotas, son pocos. Pero con respecto a ambos, poquísimos son los que llegan a tener un conocimiento profundo de las cosas. Así, pues, como la felicidad eterna, consistente en la visión de Dios, sobrepasa el estado común de la naturaleza, y de modo especial por haber sido privada de la gracia por la corrupción del pecado original, pocos son los salvados. Y en esto se contempla la inmensa misericordia de Dios, que eleva hasta aquella salvación de la que muchos se ven privados por inclinación natural.


lunes, 18 de enero de 2010

La desaparición de la Sociedad San Juan y el enigma del Padre Carlos Urrutigoity



Hace poco publicamos varios textos sobre los grupos Ecclesia Dei que motivaron a un interesante intercambio entre nuestros lectores. Previamente, hace ya tiempo, habíamos dedicado algunas entradas a la Sociedad San Juan y a su fundador el Padre Carlos Urrutigoity, ex miembro de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. En estas habíamos contado brevemente la historia del joven estudiante sospechado de desviaciones morales que de todas formas consiguió ser readmitido en Winona y que allí, además formó un pequeño grupo con el cual terminó realizando un acuerdo con las autoridades locales de la jerarquía modernista de la Iglesia Conciliar.
En Estados Unidos la Sociedad terminó siendo suprimida tras el escandaloso fraude que esta perpetró y en la que el compatriota argentino, haciendo gala del “gran estafador” embaucó a centenares con la idea de construir una ciudad católica… como Las Vegas, solo que en vez de desnudistas y casinos abría teatros, bibliotecas, universidades, colegios… un proyecto que solamente pueden financiar los manquees porque en mi barrio no lo creo. Hemos encontrado la siguiente publicación en la que se relata como el Padre Carlos Urrutigoity, que cuenta con grandes defensores en Ciudad del Este vivía en el lujo oriental mientras embaucaba a centenares con su proyecto… Pero esto es poco comparado con los cargos de abuso sexual que motivaron todo un revuelo en Scanton y el traslado del Padre Carlos Urrutigoity a Ciudad del Este, donde cuenta con defensores que denuncian un complot contra este sacerdote y tienen otra visión de los hechos. Naturalmente que esta visión difiere bastante de las victimas de abuso y de las estafas de Carlos Urrutigoity…
Pero si algo tenía la Sociedad San Juan era un muy lindo sitio web… claro, hay que “cazar pichones” de alguna manera… algo extraño, el sitio ya no existe. ¿Es que la Sociedad San Juan ha desaparecido oficialmente? Según me cuentan el Padre Carlos Urrutigoity anda celebrando el Novus Ordo ¿En donde quedó el tradicionalista que apelaba a Ratzinger/Benedicto XVI? ¿Es que tuvo menos vida que los grupúsculos separados de la Fraternidad San Pío X? ¿Qué fue de aquel lector de John Senior?
Dicen que el árbol se reconoce por sus frutos. Dos preguntas finales ¿la Sociedad San Juan fue producto del acuerdismo cobarde y vil de un desviado que vio una posibilidad en el Concilio Vaticano II? ¿Fue la Sociedad San Juan el modelo de la Tradición viva?

Tesis del Casiciacum y anglicanismo

Todavía estoy tratando de reponerme de un e-mail que me enviara un “obispo” anglicano tradicionalista estadounidense que me pidió reserva. Digamos que se trata del “Obispo X” (cualquier letra que coloque lo denunciaría) y que dirije una de las más importantes “Iglesias Anglicanas Continuantes” que existen en Estados Unidos y que tiene sedes en Inglaterra, Africa y Oceanía. En su elocuente carta toca el tema de la crisis actual de las jerarquías, puntualiza lo siguiente:


  1. Los Anglicanos tienen el mismo problema que los Católicos Romanos: la Sede está ocupada por un hereje publico y manifiesto (Wuau!)
  2. Los Ortodoxos Orientales no están mejor, el Patriarca Ecuménico es un hereje ecumenista (Opa!)
  3. La tesis de muchos anglicanos continuantes de que es posible mantener una diócesis o parroquia tradicional sin romper formalmente la comunión con la Sede (Canterbury) herética es símbolo de apoyar la herejía y estar en cisma con la Iglesia.
Él me relata que cuando leyó sobre la Tesis de Monseñor Gerard-Des Lauriers no le pareció para nada original la propuesta, antes bien, se trató de una practica y creencia común entre los anglicanos aún antes del Congreso que promulgara la Afirmación de San Luis… la Sede de Canterbury estaba ocupada por un hereje y como tal no podía ser considera el verdadero “Arzobispo”, más era el ocupante real, había sido “canónicamente designado” para tal función y en caso de convertirse podría acceder plenamente a los derechos y poderes del Primado de la Comunión Anglicana… Según él esto se especulaba entre los anglicanos desde los años ’60 y se mantiene en practica hsta el día de hoy entre varias Iglesias Continuantes.
Le respondí preguntándole si consideraba a esta actitud (según un punto en común entre ciertos miembros de la Resistencia Católica y anglicanos tradicionalistas) como una forma de “tibieza” ante la crisis y sus respuesta fue negativa: se trata (según su parecer) de una actitud de prudencia excesiva ya que esto evita la proclamación de “patriarcas” y “primados independientes”.

Más allá de esto tenemos que tener en cuenta lo siguiente:
  1. La Tesis de Monseñor Des Lauriers es una tesis teológica, no un dogma de fe.
  2. La misma sostiene que la Sede de Pedro se encuentra vacante, ese es su punto fuerte.
  3. La especulación sobre la posibilidad de conversión de Ratzinger o cualquier otro futuro ocupante es una “especulación” que ni siquiera la tienen en cuenta, muy diferente a la FSSPX que cree que el Papa es Papa y que puede convertirse a la Fe Católica.
  4. Considerar herética a la Tesis debe ser siempre tenido como una “especulación” tal vez probable… pero de ahí a “condenar” abiertamente y públicamente a todos los que la sigan es una total usurpación de autoridad que nadie posee.
Nuevamente llamamos a la unidad entre los católicos romanos tradicionalistas y terminar con estas peleas capillistas que lo único que hacen es fortalecer al enemigo.

lunes, 11 de enero de 2010

Misa Pontifical por el Cardenal Castrillón Hoyos



El 6 de enero el Cardenal Castrillón Hoyos celebró una Misa Pontifical Solemne según el rito tridentino (es decir, la verdadera Misa Católica del Rito latino) en Osimo y al día siguiente hizo lo propio, en San Juan de Letrán el Cardenal Canizares Llovera... hace no mucho, tan sólo unod días después de Pascua el Cardenal Zen celebró la Misa Tridentina indultada en Hong Kong.


Todo esto no deja de ser en parte una buena noticia. Es bueno que se celebre la Santa Misa, es bueno saber que en Roma hay quienes apoyan la veradera liturgia Católica...


Pero también son los mismos que acompañeron al Conciliabulo Vaticano II, los que dieron su apoyo a todas las herejías de Juan Pablo II, quienes guardaron silencio (cuano no fueron activos complices) ante la destrucción de la Iglesia Católica que, desde la Iglesia Conciliar se viene realizando.


Sin embargo, el giro ritualista del que somos testigos desde la asunción de Ratzinger/Benedicto XVI puede aportar una luz (por más pequeña que sea) de esperanza. En efecto, el movimiento tractariano que llevó a tantos ingleses a la Fe Católica Verdadera comenzó como un movimiento ritualista y una revisión del "dogma" anglicano, y fue de esa confrontaciónn tanyo liturgica como dogmática que muchos no tardaron en descubrir donde estaba el error.


Que Ratzinger tiene más presencia de Papa que sus antecesores es algo que todos reconocemos, como me dijiera hace un tiempo un sacerdote amigo; que el ritualismo tradicionalista ha permitido que muchos jovenes se inclinen por la tradición tampoco es un dato menor. Veamos los seminarios "conciliaristas" y los veremos vacíos... repasemos las "congregaciones tradicionalistas en comunión perfecta" con la Roma del Vaticano II y los veremos abarrotados. Es en la Tradición y en la liturgia tridentina donde florecen las vocaciones... los carismáticos con sus "manifestaciones", sus circos y espectáculos pueden impresionar, pero cuando pasa el tiempo de ellos no queda nada... como todas las herejías los malos frutos de la marea conciliar se hacen ver, y quienes la impulsaron están reconociendo la verdad. El ingreso corporado de la TAC y otros tantos anglicanos no deja de ser otro punto para la tradición.


Actualmente existen unos 183 cardenales, casi todos (no se si aún queda alguno) obispos consagrados según el ritual de Pablo VI, que como dijimos varias veces aquí es absolutamente inválido. De estos cardenales, solamente seis o siete han celebrado regularmente la Santa Misa... ¿Hay esperanzas en esta jerarquía conciliar? ¿será que alguno de ellos se convertirá al momento en que Ratzinger/Benedicto XVI enfrente su juicio contra Dios?


¿Será que tal vez el mismo Ratzinger volverá a la fe que abandonó de joven y convertido confirme a sus hermanos en la fe católica y no en la herejía conciliar?


Tal vez no tengamos muchas esperanzas con esta jerarquía, pero quien vea donde florecen las vocaciones, y quien hable con esos seminaristas reconocerá que su opinión general del Vaticano II, muchas veces es más dura que lo que podemos imaginar.


Oremos por ellos.