miércoles, 31 de marzo de 2010

Nuevos sacerdotes "tradicionalistas" en la Iglesia Conciliar

Desde aquí denunciamos en varias oportunidades los errores continuos que existen dentro del movimiento Ecclesia Dei:



  1. Se trata de un "movimiento", no de un grupo de sacerdotes y obispos coordinados y con un programa católico común.

  2. Es un movimiento ritualista, similar al que surgió a fines del Siglo XIX en la Iglesia Anglicana yq que dio como origen la High-Church anglocatólica.

  3. Aceptan completamente y sin discutir el "Concilio Vaticano II" y todos sus errores.

  4. Reconocen y celebran la Misa de Pablo VI.

Más allá de esto hay algo que tenemos que reconcer, actualmente, en el seno de la Iglesia Conciliar, solamente en estos movimientos tradicionalistas-ritualistas es que están apareciendo vocaciones. Un ejemplo es este que podemos ver aquí sobre los Franciscanos de la Inmaculada. Mientras que los seminarios diocesanos van vegetando hacia la extinción, se encuentran infectados de inmoralidad y herejías (siendo muy dificil para los jovenes verdaderamente católicos poder permanecer en ellos si no es a costa de un gran silencio), y apenas si pueden ordenar algún que otro sacerdote por año, los seminarios "tradicionalistas" de la Iglesia Conciliar tienen cada vez más vocaciones... y también una mirada más critica hacia el Concilio Vaticano II. ¿En que consiste esta mirada? Lo descubrimos cuando hablamos con estos seminaristas: el principal es la liturgia, el segundo el ecumenismo al cual denuncian como "abiertamente herético", el rechazo por el marxismo y el relativismo...


¿Será este refortalecimiento de las "linea media" una esperanza? ¿Será solo otra tentación del Demonio? Recemos para que estos jovenes franciscanos que vemos en la foto y que se ordenaron recientemente, descrubran la Verdadera Iglesia Católica y se unan en pleno a la Resistencia contra la herejía conciliar.

Horarios de Misa en Our Lady of the Holy Rosary


Nuestos amigos de la Capilla Nuestra Señora del Santo Rosario han publicado los siguientes horarios de Semana Santa. Como siempre, en Sursum Corda apoyamos el apostolado de los grupos católicos tradicionales y rogamos continuamente por estos santos sacerdotes.

lunes, 29 de marzo de 2010

Sermón de Domingo de Ramos

El siguiente es el Sermón del R.P. Ceriani, publicado originalmente en el blog amigo Radio Cristiandad.


El Evangelio de este Domingo de Ramos nos relata uno de los hechos más extraordinarios de la vida del Salvador: su entrada triunfal en Jerusalén.

Sabemos cuánto apreciaba Nuestro Señor la oscuridad y la humildad; lo vimos, en varias circunstancias, huir los honores que el pueblo quería rendirle. Ahora bien hoy, por una disposición misteriosa de su sabiduría, sabiendo que su hora había llegado y que está en la víspera de consumar su sacrificio, quiere ser recibido triunfalmente en la Ciudad Santa, en la ciudad real, y ser reconocido y aclamado como el verdadero Mesías.

Fue un último medio y un supremo esfuerzo de su ternura para convertir los corazones rebeldes de los judíos y salvarlos.

¡Misterio extraño!

Misterio de humildad y de amor misericordioso por parte de Jesús…

Misterio de endurecimiento por parte de los judíos…

Misterio de la inconstancia humana… Un pueblo que hoy se regocija con exultaciones, cantando ¡Hosanna!, y dentro de cinco días, este mismo pueblo, empujado por sus jefes, vociferará a una voz ante Pilatos: ¡Crucifícale!

Como recordarán, Nuestro Señor venía de Jericó, donde había curado a dos ciegos y convertido a Zaqueo; después de haber pasado el día del Sábado en Betania, se puso en marcha el domingo para dirigirse al templo de Jerusalén, pasando por Bethfagué.

Bethfagué era un pequeño pueblo situado del otro lado del Monte de los Olivos, a dos kilómetros de la Ciudad Santa. Allí se guardaban las víctimas destinadas a los sacrificios y cuatro días antes de la Pascua solemne, se los conducía al Templo, adornadas con flores, para ser inmoladas.

Jesús quiere pasar por este lugar para hacernos entender que es la Víctima por excelencia, que va a sacrificarse por la salvación del mundo, el verdadero Cordero Pascual, cuya sangre reconciliará la tierra con el Cielo.


Una muchedumbre extendió sus vestidos sobre el camino; otros cortaban ramas de árboles y cubrían el suelo. Es un gran testimonio de reconocimiento y de alegría esa actitud de extender sus prendas de vestir, a modo de alfombra, bajo los pasos de un benefactor y de hacerle escolta con palmas en la mano.

El sentido místico es que las prendas de vestir así extendidas por tierra significan la renuncia, la abnegación, el sacrificio de los bienes temporales y de las comodidades del cuerpo, por el amor a Jesús; y las palmas significan la victoria sobre las pasiones, así como los actos de virtudes y las buenas obras.

Y los que lo seguían exclamaban: ¡Hosanna al hijo de David! ¡Bendito sea el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en lo más alto de los cielos!

Hosanna quiere decir aquí: ¡Salud, paz y gloria! Es un deseo de bienvenida, y el más hermoso que se pueda ofrecer a alguien.

Lo reconocen como el Mesías, el verdadero Rey de Israel.

Bendito sea el que viene en el nombre del Señor para llevar a cabo su obra, para redimir y salvar al género humano.

¡Hosanna in excelsis! Era como un eco del cántico de los Ángeles en Belén.

La Iglesia adoptó en su Liturgia alguno de esas bellas palabras, y las hace recitar por sus sacerdotes en la Santa Misa, en el Sanctus, inmediatamente antes del Canon, para reanimar nuestra fe y nuestro amor hacia Jesús, que va a descender sobre el altar, y para excitarnos a recibirlo en nuestro corazón.


Pero, podemos preguntarnos, ¿cuáles eran los sentimientos del Salvador al escuchar esas aclamaciones y esos cánticos de triunfo?

Seguramente, su Corazón se alegraba por la sinceridad y el amor de este pueblo; pero oía al mismo tiempo los murmullos celosos y rencorosos de los Príncipes de los Sacerdotes y de los Fariseos, que esta demostración, sin embargo tan pacífica, acababa por exasperar.

El sabía que el Sanhedrin, a propuesta de Caifás, había votado su muerte. Sabía que dentro de cinco días, Jerusalén resonaría con el grito deicida: ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! y que entre todas las voces que lo aclamaban hoy no habría una sola que se elevaría para tomar su defensa.

Por eso San Lucas nos dice que el Salvador, en el momento de apercibir la ciudad, se puso a llorar de dolor sobre ella…

Esta sucesión de alabanza y de ignominia; esta mezcla de gozo y de tristeza; esos transportes de alegría del pueblo el Domingo de Ramos, enseguida trocados el Viernes Santo en gritos de furia contra aquél que acababan de proclamar Rey, deben inspirar estas reflexiones.

La historia de la Semana Santa se abre con un glorioso triunfo, prontamente seguido de un revés completo y humillante, por el cual se ahoga, en un instante, un movimiento popular tan lleno de hermosas esperanzas; y a la muerte del Rey, sigue la dispersión de sus partidarios y la victoria total de sus enemigos.

Esto es lo que cree ver la mirada de los hombres; pero es precisamente todo lo contrario a los ojos de Dios. En realidad, el triunfo del Domingo de Ramos no es nada en comparación de la victoria del Viernes Santo, y el divino Conquistador de las almas pasa Victorioso por delante de sus enemigos prosternados.


Sobre la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, debemos considerar que todo es misterio en la vida inefable del Salvador, que nada sucedió sin los decretos de la Sabiduría eterna, y que todo es para nosotros un tema grande y fértil de instrucción…

Consideremos, pues, la Persona misma de Jesús y los sentimientos de los judíos para sacar algunas enseñanzas.


En cuanto a Jesús, Él llega al final de su misión sobre la tierra… Desde hace tres años, recorre Palestina, predicando por todas partes su doctrina divina, haciendo toda clase de milagros y multiplicando los beneficios bajo sus pasos.

Toda su vida no fue más que un acto continuo de caridad y de humildad… ¿Por qué su intención de hoy, de ser recibido triunfalmente en la Ciudad Santa, en la ciudad de David?

Es para afirmar altamente y hacer reconocer sus derechos y su misión divina, para poner de manifiesto que es el verdadero Hijo de David, el Mesías prometido, anunciado por los Profetas y esperado desde siglos…

Las circunstancias que preceden y aquéllas que acompañan su triunfo prueban su divinidad, así como el cumplimiento del oráculo de Zacarías…

Es también para dar a Jerusalén y a todo el pueblo judío un supremo testimonio de su misericordia y de su amor, viniendo a ellos como un rey pacífico, manso y humilde, ofreciéndoles una última vez la paz y la felicidad, y no queriendo emplear hasta el final, para conquistar los corazones, otras armas que un amor inmenso y la profusión de sus beneficios…

Quiere manifestar con qué alegría y con qué amor iba a ofrecerse a la muerte, con el fin de redimir a los hombres… Vino a la tierra para ser la Víctima de su Padre, la Víctima santa por excelencia, el verdadero Cordero pascual, cuya sangre debe ser el rescate de su pueblo… La Pascua se acerca, y conviene que la víctima sea conducida solemnemente al templo, para ser inmolada…

Quiere probar que no se le dará muerte sino a su hora y según su voluntad, conforme a los decretos divinos; para afirmar así su soberana independencia, que triunfa de todo, reduciendo a silencio las maldades de sus enemigos.


Quiere preparar a sus discípulos y a la muchedumbre para su Pasión,… asegurarlos y consolidarlos contra el escándalo de sus sufrimientos y de su muerte.

¡Cuán admirable y adorable es este divino Salvador en su marcha triunfal! … Es el Dios todopoderoso, el Rey del Cielo y de la tierra, la Majestad suprema que los Espíritus celestiales adoran temblando… Y avanza hoy, lleno de humildad, de bondad, de mansedumbre, bendiciendo, rogando, y también llorando sobre esta ciudad ingrata de Jerusalén…

¡Qué contraste con los sentimientos de los judíos!

Jerusalén, al aproximarse la fiesta de Pascua, rebosaba de mundo… ¿Cuáles eran los sentimientos de este pueblo respeto del Salvador, inmenso testigo diario de sus predicaciones y sus milagros?

En primer lugar estaba la muchedumbre de gente simple y pobre, tanto de la misma ciudad como distintas partes de Palestina. Cuando se enteraron que Jesús, el gran Profeta, el Taumaturgo, se acercaba, salieron a su encuentro, extendiendo bajo sus pies, a lo largo del camino, sus mantos y ramas de palmeras y olivos, en señal de alegría y gratitud, mientras cantaban: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito sea el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en lo más alto de los cielos!

Es el grito de la fe, del reconocimiento y del amor… ¡Desgraciadamente!, por una lamentable revocación, en cinco días, cuántos de esos mismos hombres gritarán Crucifigatur! Cuántos no se atreverán a elevar la voz para defenderlo, cuántos irán a ocultarse cobardemente, comenzando por los mismos discípulos… Misterio de la inconstancia y de la debilidad humanas…

Pero también, cuántos indiferentes en esta gran ciudad, simples curiosos, preguntando ¿Quién es éste? ¿Quién es este nuevo rey? ¿Por qué este triunfo? … Y con todo, debían conocer bien a Jesús… Pero estos hombres eran, sin duda, gente práctica según el mundo, solamente preocupados de sus asuntos y cosas terrenas; gente prudente, que temía comprometerse delante de los príncipes de la nación… ¡Oh misterio de ingratitud, de egoísmo, de negligencia!…

Finalmente, estaban los Príncipes de los Sacerdotes, los Ancianos, los Fariseos, orgullosos, carcomidos por los celos y el odio contra Jesús, y que habían jurado su muerte… Este triunfo de Jesús acababa de exasperarlos, y se decían: ¡Ved, no ganamos nada; he aquí que todo el mundo corre detrás de él! Caifás tiene razón, es necesario a todo precio que este perturbador de la nación desaparezca; ¡Oh misterio de la malicia, de la injusticia y del endurecimiento, que arrancaba lágrimas al Corazón compasivo del Salvador!…

Vamos a ver que los hombres son, de edad en edad, siempre los mismos, siempre malévolos, siempre ingratos, siempre débiles, siempre insensatos… ¡Sí!, los cristianos de hoy día…

Jesús, infinitamente sabio, poderoso y bueno, encontró el medio de permanecer en medio de nosotros para confortarnos, consolidarnos, colmarnos de sus de gracias y reinar sobre nosotros…

Hoy mismo, con motivo de la Pascua que se acerca, sus Ministros nos recuerdan su entrada triunfal y dicen a cada uno nosotros: ¡Ahí tenéis a vuestro Rey!, que viene a vosotros lleno de mansedumbre y bondad. Preparaos para recibirle, ya que vuestro Dios, vuestro Soberano, vuestro Padre os invita, lleno de ternura y de amor… ¡No lo despreciéis, ni lo rechacéis!…

¡Desgraciadamente!… aún hoy, como ayer en Jerusalén, Jesús es rechazado entre los cristianos, hijos de Dios, colmados de los beneficios del Salvador…

Hay (¿quién lo creería?) enemigos encarnizados, que resisten a Jesús y hacen a Él y a su Iglesia una guerra incesante.

Hay perseguidores, blasfemadores, sacrílegos…, hay Caifases y Judas…

Hay aún, y en mucho mayor número, desgraciadamente, cobardes e indiferentes, que conocen a Jesús, pero hacen como si lo ignorasen…, no quieren comprometerse delante de Caifás o de Herodes, para declararse sus discípulos, marchar delante de Él, rendirle honor y recibirlo triunfalmente…

¡Qué dolor causan al Corazón de Jesús esta ingratitud, esta negligencia culpable, esta cobardía!…

Hay quienes exclaman hoy ¡Hosanna! y mañana gritan ¡Crucifigatur!

¡Cómo hacen llorar a Jesús por su inconstancia y su culpable debilidad!…

¿Qué es de nosotros? ¿Queremos recibir a Jesús? ¿Y cómo?…

Excitemos cada vez más en nosotros vivos sentimientos de fe, de agradecimiento y de amor…

Para recibirlo bien y conservarlo, despojémonos de los vestidos del hombre viejo, pisoteemos nuestras pasiones, ofrezcámosle las palmas de las buenas obras y el aceite de la mortificación y oración

Horarios de Semana Santa en la SRSLRF

HORARIOS SEMANA SANTA 2010 de la Sociedad Religiosa San Luis Rey

En Semana Santa la Iglesia Católica conmemora la Pasión y Muerte de Ntro. Sr. Jesucristo y los Dolores de su Santísima Madre

CAPILLA NUESTRA SEÑORA DE LUJAN Calle Painé esq. Bs.As. Vedia Pcia. Bs.As. Tel. (02354) 421230

Domingo de Ramos: (28 de Marzo) 9:00 hs. Solemne bendición de los Ramos, seguido de la Santa Misa
Lunes, Martes y Miércoles Santo: Santa Misa: 18:30 hs. (quince minutos antes rezo del Santo Rosario)
Jueves Santo: (1º de Abril) 19:00 hs. Solemne Misa de la Institución de la Eucaristía seguida de la procesión al Monumento.
Viernes Santo: (2 de Abril) Día de ayuno y abstinencia de carne para las personas mayores de 18 años y menores de 61 años de edad. 17:30 hs. Piadoso ejercicio del Vía Crucis. 18:00 hs. Solemnes Oraciones Universales, Lectura de la Pasión de Ntro. Sr. Jesucristo según el Evangelio de San Juan; seguida de la Solemne Adoración de la Santa Cruz.

Sábado Santo: (3 de Abril)
20:00 hs. Solemne Vigilia de Pascua, bendición del fuego nuevo y del Cirio Pascual, seguida de la Santa Misa de Gloria (esta Misa sirve para cumplir el Precepto Pascual).

Domingo de Pascua de Resurrección: (4 de Abril)
9:00 hs. Santa Misa de Pascua. (El cura Capellán, estará disponible para oír confesiones durante la Semana Santa, a cualquier hora y cualquier día)

Horarios de Misa en la Fraternidad San Pío X

Hola a todos, para los que deseen asistir a los servicios que se darán en Semana Santa los sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, les rogamos visiten los siguientes enlaces:

Horarios para Martínez, Prov. de Buenos Aires, Argentina
Horarios para la ciudad de Buenos Aires, Argentina
Horarios para la ciudad de Córdoba, Argentina
Horarios para Alta Gracia, Argentina
Horarios para Santa Maria, RS, Brasil
Horarios para Santiago, Chile
Horarios para Viña del Mar, Chile
Horarios para Bogotá, Colombia
Horarios para Bucaramanga, Colombia
Horarios para Salta, Argentina
Horarios para Jujuy, Argentina

Todos ellos han sido tomados de la página del distrito de América del Sur. Lamentablemente no pude encontrar las referencias para las ceremonias que se realizarán en el Seminario Nuestra Señora Corredentora. Si desean saber como llegar, pueden hacer click aquí y verán el mapa.

Domingo de Ramos, una explicación

Pretender examinar las vicisitudes históricas de la ceremonia de bendición y procesión de los ramos desde su origen en el siglo IV hasta nuestros días, sobrepasa los límites de este texto. Es, en cambio, o puede ser útil conocer el simbolismo y características más principales de dicha ceremonia.
Ordinariamente, los liturgistas señalan tres fases distintas en la solemnidad de este día:

1) La bendición de los ramos
2) La procesión que inmediatamente sigue
3) La Santa Misa

Pueden muy bien, sin embargo, fusionarse las dos primeras ceremonias, y tendríamos entonces dos partes de características contrapuestas. La primera parte, que abarcaría la bendición y procesión de ramos, es de alegría y de triunfo. La segunda, en cambio, reducida a la Santa Misa, de penitencia y de pasión.


a) Bendición y procesión de ramos
La procesión se hace en recuerdo de la entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén. En un principio no existía la bendición de los ramos. Tal como se presenta hoy en la liturgia romana, la ceremonia es excesivamente larga y prolija. En líneas generales, conserva el tipo de las antiguas reuniones, en las que se recitaba el oficio divino y se daba la instrucción a los fieles sin que se ofreciera el divino sacrificio. Si examinamos los elementos que la integran, al decir de Schuster, “tienen procedencias extremadamente diversas y se han ido fusionando con más o menos acierto sin que exista plan alguno preconcebido”. Así, nos encontramos con piezas tan dispares como la antífona inicial: “Hosanna al hijo de David, bendito el que viene en nombre del Señor”, y los dos responsorios que siguen a la lección, y que aluden a la pasión de Jesucristo. La serie de oraciones que se dicen después del prefacio constituían primitivamente un conjunto de colectas de repuesto, para elegir de entre ellas la que se quisiera; hoy, sin embargo, se dicen todas. De esta manera resulta falta de proporción la ceremonia, claro indicio de su origen galicano, de liturgia profusa y larga, y de haber sido introducida posteriormente en la liturgia romana, más sobria y breve. No obstante, las oraciones son de sabor antiguo y de elevada inspiración. De ellas puede deducirse fácilmente el significado de las palmas y ramos, que, una vez bendecimos, se llevan en la procesión y después, conforme a una piadosa costumbre, se colocan piadosamente en las casas.
La procesión data del siglo IV, puesto que, según el testimonio de Eteria, se verificaba ya entonces en Jerusalén. A través de los siglos ha revestido distintos matices. Afirma Dom Guéranger que en la Edad Media en no pocas iglesias se celebraba la procesión con gran pompa, y se llevaban libros de los Santos Evangelios, que representaban a Jesucristo. El mismo liturgista añade que en Inglaterra y Normandía, en el siglo XI, como reacción a la herejía de Berengario, se llevaba la sagrada Eucaristía en la procesión triunfal de los ramos.
De cualquier forma que se haya conmemorado, siempre se la consideró como recuerdo de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Y puede asimismo ser un vestigio de la antigua procesión estacional que diariamente se celebraba durante la Cuaresma en Roma, o bien de la dominical que durante la Edad Media se verificaba en las abadías benedictinas antes de la Misa.
Al llegar la procesión a la iglesia están las puertas cerradas. Coros de cantores, fuera y dentro, van alternando el canto del Gloria, laus, y después de golpear tres veces con el asta de la cruz las puertas, ábrense éstas y penetra la procesión en el templo.
Todos los liturgistas ven en el coro que está de puertas adentro el símbolo de la Iglesia triunfante, y en la ceremonia de entrada, la victoria de Nuestro Señor Jesucristo, quien por su pasión y muerte de cruz abrió a la Humanidad las puertas del cielo.

b) La Santa Misa
La Misa versa toda ella acerca de la pasión, desde las primeras palabras del introito hasta la antífona de la comunión. Tanto el profeta David como San Pablo y el evangelista San Mateo desfilan lpara narrarnos los dolores y muerte afrentosa de nuestro Redentor.
Durante el canto de la Pasión, los cristianos que asisten a la Misa tienen en sus manos los ramos bendecidos. Dom Guéranger dice que así lo hacen para protestar con el emblema de triunfo contra las humillaciones de que fue objeto Nuestro Señor por parte de sus enemigos. Siguiendo el simbolismo que Pío Parchs ve en los ramos y palmas, parece que propio decir que los tenemos en las manos durante el canto de la Pasión en prueba de nuestra disposición para luchar y padece por Cristo como soldados incondicionales suyos.

jueves, 25 de marzo de 2010

Una carta sobre los clerigos ordenados "fuera de la Iglesia"

Lo que sigue a continuación es una carta que envié a un obispo brasilero ordenado y consagrado en la ICAB que desea ingresar al movimiento tradicional y que no comprende "el rechazo" que recibe de todas las comunidades a las que contactó. Las referencias personales fueron suprimidas, ya que no hacen al tema central.



Su Excelencia,
Ave María Purísima!
Lamento si usted interpretó como "agresivo" mi (ultimo) correo electrónico. Lejos de mi atacarlo o querer tan solo que Vuestra Excelencia se sienta así. De ninguna manera yo considero que su episcopado es inválido, solamente le afirmo que si usted desea ingresar en cualquier comunidad católica tradicional, aún cuando el superior tenga ordenes derivadas de Duarte-Costa, siempre será usted considerado (o reducido) al estatus de simple sacerdote, es decir, no se le permitirá ejercer como obispo. Monseñor Lefebvre no lo hizo y con él había un obispo veterocatólico, aunque en Ecônne este vestía en algunas ceremonias como tal, NUNCA MONSEÑOR LEFEBVRE LE PERMITIÓ EJERCER EL EPISCOPADO.
No es falta de respeto, se llama prudencia. Eso no implica que la Iglesia (Romana o los tradicionalistas no en comunión con el Papa Actual) le permitan ejercer el episcopado, y menos aún tener un cargo directivo.

Usted dice:


OS VERDADEIROS TRADICIONALISTAS SABEM O QUE É CERTO E O QUE É ERRADO : UMA
VEZ BISPO SEJA ELE CISMATICO OU HERÉTICO,SEMPRE BISPO,E NÃO ME FAÇA COM ISSO
MENOSPREZAR SUA CULTURA QUE SEI SER MUITA. OS QUE NÃO ACEITAM O MEU EPISCOPADO
OU MESMO QUALQUER OUTRO QUE VENHA DE DOM CARLOS DUARTE COSTA,SÃO NO MINIMO
MALDOSOS,POIS IGNORANTES NÃO SÃO

creo que lo podemos analizar punto por punto. Es cierto que el consagrado obispo, aun heretico o cismatico siempre es obispo. Otra cosa es el derecho que el obispo tiene de ejercer su ministerio. Algo que parecen olvidar muchos obispos salidos de la ICAB (con todo respeto, pero esto lo se porque he conversado con varios, algunos muy educados y conocedores de teología) es que el obispo posee dos poderes:


  • Poder sacramental
  • Poder de jurisdicción.
El poder de jurisdicción depende de una autoridad superior, que es el Papa. En caso de una grave crisis, puede recurrirse a la Epikeia, es decir, la Igelsia suple la jurisdicción para casos puntuales (confirmación y confesión), pero no para aquellas en las cuales debe haber tribunales (nulidad matrimonial). El Derecho Canónico es explicito en esto.
Pero sigamos, lo que cualquier tradicionalista (cualquier católico) discutirá no es la validez en si misma, sino algo casi tanto tan grave como la "aptitud canónica" y si un candidato aún apto, puede legítimamente desempeñar un ministerio habiendo sido ordenado extra eclessiam.
El Código de Derecho Canónico (de 1917) en el Canon 947 establece cuales son los criterios a considerar: en primer lugar una conducta moral adecuada, y en segundo lugar las condiciones intelectuales apropiadas. Si alguien no posee estas cualidades no pude ser ordenado, y si lo es incurre en un grave delito.
Para perfeccionar esto es que, como sabe Su Excelencia surgieron los seminarios, el Concilio de Trento los reformó con el objetivo de que los candidatos tuvieran allí el entrenamiento, la dirección espiritual y fueran observados por los superiores, es decir, aprendieran a obedecer y no a hacer lo que ellos querían.
Lamentablemente el Seminario de los Jesuitas de San Miguel se aleja bastante de esto, ya que ahí cada uno hace lo que quiere.
¿Qué es lo que hace falta aprender para ser sacerdote? Pues varias cosas, no solo a decir la Misa, sino tienen que saber Latín (lengua de la Iglesia y en teoría obligatoria en todos los seminarios), Teología, de Filosofía, de Moral, tienen que poseer conocimientos más que basicos de espiritualidad y derecho canónico (que regula la vida del sacerdote), tiene que saber dar un sermón… muchas cosas… muchas cosas ¿Cuántas veces me escribió un sacerdote diciendome “yo no tengo entrenamiento, pero me gusta la Misa en Latín”. Esto no está bien, no está bien Monseñor… y usted lo debe saber.
No basta con ponerse la sotana y decir Misa, hay que vivir como un sacerdote, hay que someterse a la voluntad de Dios, que se expresa por medio de la Iglesia.
Ahora veamos que pasa con los candidatos no aptos, es decir, los que no cumplen los requisitos señalados supra.
El CIC en el Canon 973 prohibe bajo pena de pecado mortal la ordenación de un no-apto.
Como usted me dijo, existe en la ICAB seminarios donde los estudiantes reciben entrenamiento, por lo que sé (y he podido hablar con algunos para corroborar información) son muy variados los contenidos: algunos son “más romanos tradicionales” y hacen que los estudiantes aprendan casi de memoria la Suma de San Agustín, otros son mas “modernistas” y hablan de teología de la liberación, otros son más “prácticos” y reducen todo a las practicas liturgicas un breve catecismo. En el caso de un Clerigo de la ICAB habría que ver que estudio y donde, no solo quien lo ordenó. Si el sacerdote u obispo X no posee conocimientos suficientes la Iglesia ordena que, en caso de ser admitido, no puede ejercerlas. ¿Por qué?
  1. Debe demostrar que el ordenante tenía aptitud canónica y que el ordenado la tenía al momento de la ordenación. ¿Qué pasa si el ordenante no sabía lo que estaba haciendo? ¿Cómo conocer su intención sacramental? ¿Y si hubo fallas en el ritual?
  2. El Santo Oficio en 1709 prohibio terminantemente que los obispos cismáticos orientales dieran sacramentos a los católicos armenios, no solo por el cisma, sino por la intención de estos.
  3. la Iglesia hizo reordenar sub-conditione a los clerigos etiopes por falta de conocimientos básicos, eso si sub conditione.
  4. Pero sobre todo porque las ordenes pertenecen a la Iglesia. Cristo dio los sacramentos a la Iglesia Católica, no a la Iglesia A, la Iglesia B, etc. Se los entregó a SU IGLESIA y es ella quien tiene que administrarlos. Quien se hace ordenar fuera de la Iglesia Católica por un cismático estaría “robando” las Ordenes a la Iglesia Católica. Robar, como bien sabe, es un pecado.
Sin embargo la Iglesia es Madre y Maestra, y acepta a aquellos que vienen a ella con buenas intenciones. Yo estoy seguro que usted, Monseñor las posee. Para eso la Santa Iglesia tiene algo que se llama “recepción”. Usted debe ser recibido en la Iglesia. Esto ocurrió desde los inicios del Movimiento de Resistencia Católica ante la marea Conciliar y Modernista. Recientemente estuvo el caso del Obispo Ortodoxo Yuri Yurchyk, antes de él Georg Schmitzn fue reconciliado por Monseñor Lefebvre con la Iglesia.
Usted me informó que entró en contacto en primer lugar con las autoridades romanas locales ¿Cuál fue la respuesta de ellos? Lo aceptarían, pero solo como sacerdote. Probó con la FSSPX ¿Qué le dijeron? “No, gracias”, intentó luego con un grupo sedevacantista que yo le recomendé… otra vez tuvo problemas. Más allá de que alguien pueda dudar de la validez de su episcopado, lo que usted debe comprender que se está cuestionando es la “aptitud canónica” que usted puede poseer para ejercer el oficio de Obispo.
¿Qué es un obispo? Un sucesor de los Apóstoles. ¡Usted mismo me ha dicho que no sabe latín! ¡Usted reconoció las dificultades que tenía en Teología! Ante ciertas cuestiones sobre el derecho canónico, Monseñor, usted mostró un total desconocimiento… pero usted siempre se presentó como un Obispo y reclama ser tratado como tal. Repito, no creo que nadie dude tanto de la validez de las ordenes como de la aptitud canónica de Vuestra Excelencia para desempeñar las funciones episcopales.
¿Qué es lo que si aceptará cualquier congregación católica tradicional? En primer lugar se le exigirá entrenamiento, se le pedirá que estudie, que se someta a una regla, a superiores, que sea humilde, paciente, que se convierta sincera y profundamente al Catolicismo. Luego, y una vez que usted haya sido blando y manso de corazón y espíritu, se analizará su situación y si sus superiores creen conveniente, se procederá a administrar sub conditione las ordenes con la reserva correspondiente. En Estados Unidos un obispo tradicionalista ha hecho eso en varias oportunidades con ex veterocatólicos que sinceramente se convirtieron al catolicismo, siempre que pudieron demostrar aptitud canónica… lógicamente que los casados que sinceramente deseaban entrar en la Iglesia de Cristo, reconocieron que no podían ejercer el ministerio. Siempre con humildad Monseñor.
Le recomiendo entonces Monseñor, ponerse en contacto con un obispo católico o con un grupo y aceptar lo que le digan. Para eso deberá rezar y preguntarle a Dios sinceramente que es lo que él quiere. Tal vez los designios de Dios no sean los que más le agraden, pero si aquellos a los que debe someterse.

Suyo en Cristo Nuestro Señor,
Raúl Miguel.

domingo, 21 de marzo de 2010

Antipapa Augustine I, Thomas Sparks y Peter Von Graff Luckett

Dicen que si uno junta a dos judíos, habrá tres opiniones diferentes. Yo creo que si juntamos seis católicos tradicionalistas puede ser que tengamos un par sedevacantistas, un “lefebvristas” (tal cosa no existe, pero al caso…), un indultista y otro al ver que fracasan sus esfuerzos para un conclave se proclamará “Papa Místico”.
Hace bastante tiempo que recibo información, especialmente correos electrónico provenientes de “La Santa Sede”. Obviamente que no de Roma, ni de Kansas, donde está el Antipapa Miguel I (me excomulgó), ni Londres donde está Linus II (a quien no me sometí), menos de Pío XIII que está muerto… sino de Orlando (¡Si, la tierra de Mickey!) donde reside el Papa Augustine I.
¿Quién es? Pues la verdad no lo sabemos, aunque yo tengo una sospecha que indicaré más adelante. Un día del año 2008, mientras realizaba una investigación sobre el “Jansenismo” me topé con el interesante sitio de Thomas Sparks. Se trata de un británico sedevacantistas, que además de ello es racista y nazi (algunos puede ser que esto les parezca simpático). El sitio de este caballero es Roman Catholicism y en él, uno puede encontrar una gran cantidad de información y fuentes sobre el jansenismo, incluido el Augustinus de Cornelius Cansen… esto se debe a que según Sparks (cuyos conocimientos de historia nadie puede negar) sostiene que la doctrina de jansenio es la verdadera doctrina católica y que los Papas que condenaron al autor del Augustinus cayeron en herejía publica y notoria, convirtiéndose así en Antipapas. La cosa no termina ahí, porque junto con esa herejía luego se sumó la predicación de la salvación fuera de la Iglesia Católica (una exageración de la “enseñanza” del Padre Leonard Feeney) y que, junto con los antipapas conciliares (del Vaticano II), tenemos los “usurpadores” Pío V, Inocencio X, Clemente XI, Pío IX, Pío X, Pío XI y Pío XII (Juan XXIII entra en la categoría de “antipapa conciliar).
De casualidad, decía, me topé con otro sitio un día: el de Augustine I, quien retomaba varias de las enseñanzas de Mr. Sparks. Inmediatamente le envié un correo electrónico que el “Papa” de Mickey me respondió: En él me decía como había sido su elección. Dios respondió a su pedido de dar a la Iglesia un Papa, ya que él era el último fiel católico que no había abandonado las enseñanzas tradicionales de la Iglesia (Whooa!). Entonces me dije “vamos a jugársela”. La correspondencia entre el “Papa Augustine” y yo prosiguió y se hizo diaria… no me costó notar que su inglés clásico en extremo, lleno de arcaísmos y vos pasiva era tan artificial como su doctrina, la cual estaba siendo un plagio de su “Cardenal” Thomas Sparks. Pronto me nombró su cardenal. No costaba comprender la dificultad de “Augustine” para mantenerse dentro de los parámetros de la Fe Católica, ya que su apoyo a Thomas Sparks implicaba su adhesión al jansenismo, lo cual desmentía… un día escribía sobre la gracia irresistible, al día siguiente mantenía que los hombres gozaban de libertad, luego de que la voluntad no existía y así… finalmente “ordenó” a Mr. Sparks que eliminara su sitio web y “condenó” al Jansenismo.
El sitio de Mr. Sparks es muy útil para los historiadores, ya que todos sabemos lo que cuesta acceder a esos libros que él, mantiene en línea. Temiendo que Thomas Sparks hiciera caso a Augustine (o fuera Augustine) bajé todo el contenido en mi disco rígido y luego lo copié en tres CDs. Sorpresivamente, Mr. Sparks no lo hizo y respondió con furia a Augustine. Yo hice lo propio. Recogí todos los e-mails que me había escrito e hice una lista con 50 proposiciones heréticas y otros 20 graves errores en materia de Fe y moral. ¿Respuesta? No la hubo.
A los pocos días me llegó otro e-mal, firmado “Oppose Tyranny”, en el cual se afirmaba:

“We now officially announce the death of Roman Catholicism as utterly
irrelevant. The website of the final faithful Pontiff, Pope Augustine, will
remain online as a souvenier and display piece. It will be displayed as a
counterpoint to Thomas Sparks'. It is a testament to the contradictions of the
papacy, and its long tyrannical reign of two thousand years.

The
legacy of Augustine, however, will live on through a rededication of our efforts
to John Calvin and the Protestant Reformation.

Regarding refutation
of pre-vatican II Catholic theology, the scripture is clear that we are
justified by faith…”


¡Increible! El “Papa” ahora era protestante… más específicamente calvinista. Pasaron unos pocos días, escribí a Augustine. Me respondió “Oppose Tyranny” (¡Looooooooco!) reafirmando postulados básicos de las “iglesias reformadas”. Unos días después, con mucho trabajo y cursando un seminario de posgrado toda la historia de Augustine me cansó y lo dejé. Un día se volvió católico y otra vez era el Papa… ahora era además “Obispo” porque Dios lo consagraba místicamente. Pasaron los meses y pronto volvió a ser protestante, luego otra vez católico, finalmente fundó una Iglesia Protestante Calvinista, de la cual era Reverendo. Rápidamente le escribí con otra cuenta de corre y me dijo que vivía en Mississippi… me hizo una gran apología de los Estados Confederados y eso me puso tras la pista: rápidamente fui a mi base de datos de grupos religiosos y encontré lo que estaba buscando: “La Iglesia de Jesucristo de los Patriotas de la Confederación” (http://www.angelfire.com/ms2/plministry/). La redacción del mail era el de un joven, al igual que los anteriores, solo que menos artificial. Le envié a un amigo estadounidense un archivo con todos los e-mails del “Papa” y me respondió “loes escribió algún jovencito sureño”, ciertas frases y giros eran propios del Sur… pero no de Orlando.
Si bien Peter Von Graff Luckett (el fundador de la Iglesia Confederada) dice que no es racista, cuando uno lee sus sermones (los manda por mail) se da cuenta de lo contrario… lamentablemente, cuando estaba por comentarle a “Augustine” que pensaba que él era el joven ministro ordenado en la “Universal Life Church”, volvió a ser católico y me ordenó someterme a su voluntad. Ya cansado de todo esto, lo envié al infierno y puse su correo en la lista de “spam”.
¿Quién era Augustine I? O se trata de un adolescente con tiempo o es el mismo Peter Von Graff Luckett. No creo que sea Thomas Sparks, con quien tuvo un encontronazo verbal fuerte y que pronto le exigió que revelara quien era en realidad. ¿Vive en Orlando o en Mississippi. Según él “ahora” está radicado en este estado… su ideología racista, su “condena” como “Papa” a la “Unión” y su apoyo a la confederación lo hacen un buen candidato a la Iglesia de Meter Luckett… posiblemente cuando se canse de ser el Papa, pueda ponerse en contacto con él y ser uno de sus ministros… tal vez no, tal vez sea las dos cosas y trató de gastarnos una buena broma por mucho tiempo… eso sí, cuando se dio cuenta que yo hice lo mismo, me excomulgó. Otro antipapa más que lo hace y van cuatro.

La resistencia


Cada día somos más en un mundo que desprecia nuestra entrega a Cristo. Tenemos una vida en oración, no tememos a la pobreza, porque es rica nuestra alma gracias a los Dones que el Padre nos entrega como recompensa por nuestra entrega a su Hijo, Cristo, Rey y Sacerdote.
En una época, los cristianos en Oriente, huyeron al desierto o a las montañas. Aquellos solitarios lucharon contra las serpientes, los leones, alacranes y demonios. Sin embargo, con el advenimiento de la modernidad, estos hombres fueron perseguidos, considerados “parásitos”, “fanáticos”, “obscurantistas”. Arrinconados por el espíritu de los tiempos modernos, los orantes fueron desapareciendo hasta volverse sombras de una página casi olvidada de la Iglesia Católica… las ordenes religiosas se convirtieron en un canal donde aquellos que sentían la vocación de la oración permanente podían refugiarse de la hostilidad.
Hoy en día, con la crisis de las vocaciones, con los seminarios convertidos en centros de confusión en vez de faros de luz para una juventud que se entrega a Cristo con animo viril y santo, muchos se encuentran a la deriva, en la soledad. Los monasterios no son mejores. En todos lados “el humo de Satanás” se hace sentir y los católicos estamos en retirada.
¿Qué dice el mundo de nosotros? Que estamos locos, que somos fanáticos, que somos obscurantistas. Nos desprecian con un odio terrible y demoníaco, con una furia sobrenatural. Somos motivo de escándalo. Nos oponemos a lo mundano y a lo falaz, rechazamos el relajamiento, somos disciplinados, somos fieles a Cristo y su evangelio. Nos odian… y rezamos por ellos. Rezamos por la conversión de nuestros enemigos, para que ellos, como San Pablo, vuelvan sus ojos y puedan “ver” la Verdad, que es solo una. Rezamos para que Dios toque sus corazones, para que Dios les pregunte “¿Por qué me persigues?”. Rezamos día y noche por nuestras familias, por nuestros amigos, por nuestro trabajo… pero también por los que no nos comprenden.
Nuestra espiritualidad de asienta sobre seis pilares. El primero es la oración, rezamos a imitación de Cristo, quien hablaba cara a cara con el Padre. La penitencia, porque nos duelen nuestros pecados y deseamos ser perfectos, a imitación de Cristo. A imitación de Cristo nos sacrificamos continuamente, mortificamos nuestra carne, mortificamos los sentidos, el orgullo. Como Nuestro Señor ayunamos cumpliendo los preceptos de la Iglesia, pero no solo de carnes, no solo salteando las comidas ciertos días; nos abstenemos de los placeres, de los vicios, de las modas del siglo, porque buscamos algo estable, algo verdadero, algo perenne, algo que no encontraremos en una tienda, ni en una calle: buscamos a Cristo, el Buen Pastor, el Eterno y Sumo Sacerdote. También el alejamiento es un pilar: nos alejamos del mundo, y así, alejados, podemos retomar el sexto pilar: la contemplación.
Todo, como en un circulo vuelve a su origen: rezamos y contemplamos, pedimos y recibimos, trabajamos y conseguimos…
El rosario es nuestra más eficaz herramienta, llevarlo nos recuerda que tenemos a Cristo Crucificado en el corazón y que ante cualquier peligro podremos invocarle y que la Santísima Virgen María, la Madre de Dios, nos cubrirá con su manto, para que nuestra vocación no se muera y el Enemigo no nos venza.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Nuestra Señora de La Salette

En el sitio Salve Maria Regina enconramos el siguiente texto que nos relata la historia de la aparición de Nuestra Señora de La Salette y su mensaje, hoy, tristemente verdadero.


Esperamos que este escrito ilumine a los lectores y los ayude a no perder las esperanzas y aferrarse más que nunca al "salvavidas del rosario".








Oración a Nuestra Señora de La Salette





Recuerde, querida Señora de La Salette, verdadera Madre de la aflicción, las lágrimas que derramó por mí en el Calvario; no se olvide también del continuo cuidado que usted ha tomado para protegerme de la justicia de Dios; y considere si pudiese ahora abandonar su hijo, por quien ha hecho tanto. Inspirado por este consolador pensamiento, vengo a postrarme a sus pies, a pesar de mi infidelidad e ingratitud. No rehúse mis ruegos, Oh Virgen de reconciliación, conviértame, obtenga para mí la gracia de amar a Jesús Cristo sobre todas las cosas y de consolarla a usted también viviendo una vida santa, para que un día yo pueda verla en el Cielo. Amén

La generosidad: viviendo el mensaje de Fátima


Por Sor Mary Agatha, CMRI



No importa cuántas veces hayamos oído o leído de Fátima, siempre toleramos la repetición de su mensaje. Las apariciones en Fátima (Portugal) en 1917 fueron un gran acto de misericordia divina, pues derramaron gotas de luz y gracia sobre este mundo atribulado y pecaminoso. Pero mientras muchos católicos tradicionales estiman sin reserva el mensaje de Fátima, uno se pregunta cuántos de nosotros, a los ojos de Dios, verdaderamente cumplimos los pedidos de Nuestra Señora tal como Él lo desea.
A finales de la década de los cincuenta, al padre Agustín Fuentes, postulante romano para las causas de Francisco y Jacinta Marto, se le dio la rara oportunidad de entrevistar a sor Lucía, la única vidente de las apariciones en Fátima que sobrevivió. En una conferencia dada a las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón y de Nuestra Señora de Guadalupe el 22 de mayo de 1958, el padre Fuentes describió su entrevista:
«Cuando visité a sor Lucía, me recibió llena de tristeza... Lo primero que me dijo fue: “Padre, la Santa Virgen está muy triste porque nadie hace caso de su mensaje, ni los buenos ni los malos. Siguen con su vida de virtud y apostolado, pero no unen sus vidas al mensaje de Fátima. Los pecadores siguen por el camino del mal...”».
Es sorprendente que Nuestra Señora se entristeciera incluso por aquellos que llevan vidas de virtud y que siguen un apostolado activo. Con frecuencia se describe el mensaje de Fátima como si no fuera más que el vivir nuestra fe católica. Con todo, aquí las palabras de sor Lucía nos llevan a pensar que nuestra Santa Madre espera más. Pero ¿en qué sentido? En otras palabras, ¿qué significa unir nuestras vidas al mensaje de Fátima?
La simplicidad del mensaje de Fátima es indisputable. Lo simple, sin embargo, no siempre significa fácil: las peticiones de Nuestra Señora no son difíciles de entender, pero sí requieren de generosidad y autosacrificio. La oración, el sacrificio, la reparación, la penitencia: estas cosas constituyen lo que llamamos la vida cristiana. Mas si Dios vio que era necesario enviar a su Madre a la tierra para recordarle a los fieles que utilizaran estos medios, ¿acaso no implica que no están siendo usados con la suficiente generosidad? Para todos -pero especialmente para aquellos que viven vidas de pecado grave- esto significa, antes que nada, enmienda de la vida: «Los hombres deben dejar de ofender a Dios, pues ya está muy ofendido».
Evitar el pecado, no obstante, es solo el comienzo. No debemos pensar que estamos haciéndole un favor a Dios al evitar el pecado mortal; eso es lo menos que pide de nosotros. La vida cristiana es mucho más que una simple lista de prohibiciones; es esencialmente una vida de amor. El amor significa autosacrifcio y entrega a la voluntad de Dios, es decir, generosidad. Quizá, entonces, sea esta la clave para vivir el mensaje de Fátima en armonía con los deseos de Nuestra Señora.
En su entrevista con el padre Fuentes, sor Lucía recalcó que la oración y el sacrificio son las dos armas que Nuestra Señora nos dio. Obviamente con esto no se quiere decir que estos medios de la gracia son nuevos para la vida espiritual. Sin la oración, no puede haber verdadera enmienda de vida, y el sacrificio es parte de la vida cristiana: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y me siga» (Mt. 16:24).
Aplicando el principio de generosidad de manera práctica, ¿cómo podemos ser más generosos en nuestra vida de oración? ¿Esperan Jesús y María que pasemos nuestros ratos libres de rodillas en oración en presencia del Santísimo Sacramento? Sor Lucía nos contesta de la siguiente forma:
«La oración es una conversación con Dios, nuestro Padre celesital. Pero no es necesario estar en la iglesia o ante una sagrada imagen para conversar con Él. Podemos rezar en cualquier parte, en la calle, en la escuela, en la oficina, en el taller, en todas partes.»
Esto es una repetición de las palabras de san Alfonso de Ligorio, el gran doctor de la oración, quien escribió:
«No se te pide que pienses continuamente en Dios y que dejes a un lado el cumplimiento de tus deberes y recreaciones. El único requisito es actuar para con Dios en medio de tus ocupaciones, tal como lo haces con aquellas personas que te aman y que tú amas aun cuando estás ocupado.
«Dios siempre está a tu lado, es más, Él está en ti. “En Él vivimos y nos movemos y somos”. Habla con Él frecuentemente de tus negocios, tus planes, tus problemas, tus miedos, de todo lo que te preocupa. Pero, sobre todo, conversa con Él confiadamente y con franqueza, pues Dios no suele hablar con un alma que no habla con Él» (How to Converse Continually and Familiarly with God, Daughters of St. Paul, Boston, MA, 1981, p. 22-23).
Sor Lucía luego explica lo que quiso decir con sacrificio:
«Todos nosotros, independientemente de nuestro estado de vida, debemos sufrir. Debemos sufrir a causa del pecado original y también como verdaderos seguidores de Cristo. Todo mundo tiene algún tipo de aflicción, contrariedad, enfermedad o problema que soportar. Nuestro Señor ofrece su cruz a todos; debemos amarla y abrazarla. Mas no solo debemos aceptar los sufrimientos que nos manda, debemos también de tener la generosidad para hacer muchos sacrificios. Todo cristiano es “otro Cristo” y, como tal, debe estar dispuesto a orar y sufrir por las almas. Ahora, más que nunca, debemos hacer nuestro egoísmo a un lado. Debemos salvar nuestras almas o las perderemos junto con muchas otras almas, pues ellas dependen de nuestra correspondencia a la gracia. Si perdemos nuestras almas, asimismo perderemos a muchas otras.»
«El hacer a un lado nuestro egoísmo» nunca ha sido algo fácil para el ser humano, pero hoy casi todo dentro de nuestra sociedad milita contra la negación propia. La psicología moderna, que recalca la autoestima y la superación personal, se ha infiltrado en casi todas las facetas de nuestra sociedad. Incluso a los católicos tradicionales se les puede hacer que caigan de una vida de autosacrificio a un estado de fastidio emocional y de preocupación por los sentimientos propios. ¿Qué efecto ha tenido esta mentalidad en la manera en que los católicos viven hoy el mensaje de Fátima, el cual implora la oración y el sacrificio, es decir, la generosidad con Dios? ¿Qué diría hoy nuestra Santa Madre a los católicos?
Es fácil perderse en nuestros pequeños mundos y olvidar cuán desesperadamente se necesita el mensaje de Fátima. La luz de la fe brilla débilmente en el mundo; muy pocas misas se ofrecen para pedir las gracias del cielo. Muchísimas almas han sido privadas de los medios de la gracia, los cuales, no hace mucho, abundaban. La súplica de Nuestra Señora por la oración, el sacrificio, la reparación y la enmienda de la vida es más urgente que nunca. «¿Desean ofrecerse a Dios, para soportar todos los sufrimientos que le plazca enviarles, como acto de reparación por los pecados con que es ofendido, y pedir la conversión de los pecadores? ...» ¿Serás generoso?

San Patricio

SAN PATRICIO,
Obispo y Confesor. hacia el año 387 en Escocia;† hacia el año 461 en County Down, Irlanda
Patrono de ingenieros; personas excluidas.
Protector contra las serpientes




En el Bautismo hemos sido sepultados con Jesucristo,
muriendo al pecado.(Romanos 6, 4)


San Patricio, nacido en Gran Bretaña, fue robado, joven aún, por una banda de salteadores y fue conducido a Irlanda, donde sus raptores lo pusieron a cuidar unos rebaños. Soportó su desventura con resignación y la santificó con oración. Libre de su cautiverio, fue consagrado obispo, y volvió a Irlanda para anunciar la buena nueva del Evangelio. Dios bendijo su abnegación. Bautizó gran número de idólatras, ordenó sacerdotes para secundarlo en sus trabajos y fundó varios monasterios. Al morir dejó sometida al dulce yugo del Evangelio a casi toda Irlanda.

martes, 16 de marzo de 2010

Ratzinger designaría un "Comisario" para los Legionarios de Cristo




El papa Benedicto XVI podría designar "un comisario" para dirigir la poderosa congregación mexicana Legionarios de Cristo, sacudida por revelaciones sobre los abusos cometidos por su fundador, el fallecido padre Marcial Maciel, tras la conclusión de la inspección ordenada hace ocho meses por el pontífice.
"Es algo inverosímil que los actuales líderes de los Legionarios sean confirmados en sus cargos por las autoridades del Vaticano. Lo más probable es que la Santa Sede designe un comisario dotado de plenos poderes y fije las líneas para refundarla", escribió Sandro Magister, vaticanista y autor de numerosos libros sobre la iglesia católica.
El pontífice dispuso en marzo del año pasado que un equipo de prelados, obispos o eclesiásticos realizaran una "visita apostólica", es decir una inspección a las instituciones de la congregación, fundada en 1941 por Maciel en México.
"A lo largo de los últimos ocho meses los obispos han visitado más de 120 comunidades legionarias en todo el mundo donde los sacerdotes y religiosos tuvieron la oportunidad de entrevistarse individualmente con ellos para contestar sus preguntas", informó este martes en un comunicado oficial la orden religiosa.
"Se trata de la primera fase de la inspección apostólica", precisó la congregación, ya que los obispos encargados deben elaborar sus informes y transmitirlos a la Santa Sede para ser evaluados, tras lo cual el Papa tomará una decisión.
Los Legionarios de Cristo, orden fundada en 1941 por Maciel en México, es una de las congregaciones más ultraconservadoras de la Iglesia y desde hace varios años su carismático fundador, muerto hace dos años, fue acusado de escándalos sexuales y de haber tenido secretamente una hija.
Con la intervención papal se intenta salvar de una disolución la orden, entre las más poderosas de la Iglesia católica, que cuenta con casi 3,000 seminaristas, 800 sacerdotes en 22 países, muchos de ellos de América Latina, y unos 70,000 fieles en todo el mundo, en general de alto poder adquisitivo.
Antes de morir en enero de 2008, a los 87 años, Maciel tuvo que dejar de oficiar en público por orden del actual Papa, Benedicto XVI, tras ser blanco de múltiples acusaciones por abuso sexual de menores seminaristas, aunque muchos miembros de la congregación siguieron respaldándolo.

lunes, 15 de marzo de 2010

Mecanismos de control y movimientos sectarios

En varias oportunidades nos referimos aquí a ciertos grupos sectarios que existen en la Tradición. Más allá de que estos puedan ofrecer a los fieles los Santos Sacramentos, se trata de organizaciones, muchas veces pequeñas que actúan de una forma claramente anti-cristiana y que suelen terminar en posiciones no-católicas. Otras veces estos movimientos no son tan pequeños y pueden congregar a miles de personas, estar compuestos por más de un centenar de sacerdotes y religiosas que, a la vista, realizan actividades muy pías y caritativas.
En algunas oportunidades nos topamos con ellos, más ahora que todo se encuentra por Internet.
Los Católicos Tradicionales que resistimos a la marea conciliar que se propaga desde Roma nos vemos obligados a recurrir a organizaciones que, en una situación normal de la Iglesia, no tendrían razón de ser. De hecho, todas las congregaciones de la Tradición (desde la FSSPX hasta la CMRI) desde el Derecho Canónico están en una situación irregular, lo que permite su existencia (y que sus sacerdotes administren sacramentos como la confesión) es el terrible estado de nesecidad que atraviesa la Iglesia de Dios.
Así, muchos asistimos a las misas de la Fraternidad X, la Sociedad Y, la Congregación Z, o al Oratorio San A, el Centro de Misa B, o la Capilla C. Los sacerdotes que los administras, que los componen y que practican en ellos sus apostolados son hombres muchas veces santos, que han sufrido mucho a causa de la Verdad.
Pero en otras ocasiones no son siquiera verdaderos clerigos, algunos se aprovechan de que los sacramentos sean menester para los católicos y así juntan dinero y llevan una vida bastante disipada. Así ora escuchamos, ora vemos a ciertos obispos que viven como reyes, que usan cruces pectorales parecidas al crucifijo que mi mamá tiene sobre la pared de su cuarto (el de ella es de madera, el de estos obispos de oro).
Estos personas son más o menos peligrosos en cuento que nos sacan dinero... pero más peligrosos son los verdaderamente sectarios. Es decir, aquellos que forman sectas pseudo-católicas.
¿Que nos puede ayudar a reconocer a estos grupos?

  • El sacerdote, obispo o congregación se muestran como el único y "último alcazar" de la Tradición Católica.
  • Todos aquellos que no cuentan con la aprobación del sacerdote, obispo o superior de la congregación están condenados al infierno y son no-católicos.
  • Secretismo y hermetismo en las reuniones.
  • Difamación de los ex-miembros que se niegan a veneral al líder del grupo.
  • Endiosamiento del líder (nunca se equivoca, tenemos que imitarlo, el centro es el Superior, el Líder, el Jefe, nunca es Cristo).

Existen otras caracteristicas, pero estas son las principales. Hace poco, un sacerdote norteamericano lleguó a obispo... claro que consagrado por un obispo Duarte-Costa. La página de la "Sociedad" dedicaba un imporante espacio para narrarnos la vida del fundador, su heroísmo, su fortaleza... ¡era más grande que San Pío X! A los pocos meses nos enteramos de que era arrestado por violar a menores... un fraude. De por cierto... Nunca nadie supo quien lo consagró. Su ordenante es un obispo serio, tradicionalista y que mantiene una Sociedad de sacerdotes marianos y que provee de Sacramentos, Doctrina y asistencia espiritual a miles de norteamericanos...

Uno de los mecanismos predilectos de los grupos sectarios está en "monopolizar las sagradas ordenes". Solamente ellos son sacerdotes verdaderos, los demás tienen ordenes dudosas o inválidas. Es por ello que cuando un fiel católico tradicional se hacerca a una de estas capillas (porque se mudó y la otra le queda lejos), el Padre X al enterarse de donde viene le exige una confesión general, es decir, una confesión de todos sus pecados... Sin embargo, un sacerdote no puede nunca exigir tal confesión salvo que sea absolutamente menester.

La Confesión general exigida por estos grupos sirve como una forma de control. La idea es amedrentar a los fieles haciendoles creer que solamente ellos son verdaderos sacerdotes y que los sacramentos tomados en la otra capilla, por el otro padre son inválidos y sacrílegos...

Una tecnica tan poco ética, como reprochable.

Sobre la Cuaresma





Las distintas revoluciones que referenciara en “El Liberalismo Canto de Sirena”, más la apostasía universal de la Iglesia, ha hecho que la “Cuaresma” haya sido reducida casi a pura apariencia o fórmula, como todo lo religioso, lo han transformado en actos privados, hoy no tienen vigencia pública. La Iglesia Católica solamente es parte de un gran abanico de religiones que podemos elegir, en este gran ecumenismo, caracterizado por el relativismo, consecuencia del Concilio Vaticano II.

Recordemos que del ayuno de Nuestro Señor Jesucristo vino la Cuaresma en la Santa Iglesia, el Padre Castellani dice:”El ayuno es bueno para la salud y para la oración; y la oración es también buena para la salud, ¡y la salud es buena para todo!

El ayuno de 40 días y las Tres Tentaciones de Cristo No son tentaciones naturales, sino que fueron hechas por el mismo demonio, es decir sobrenaturales. Muchos la han cuestionados como imposible de realizar 40 días sin probar alimentos y sus respectivas 40 noches, solamente beber agua. Es perfectamente posible, en Oriente es conocida como práctica religiosa y terapéutica: Moisés y Elías –entre otros- lo hicieron. Algunos dicen que fue un milagro. No señores, los que ayunan saben que el hambre desaparece a los tres días,-porque se inicia la autofagia o sea, inversión metabólica del proceso digestivo- y que retorna con gran fuerza al 40 (gastrokenossis) pues es de saber que 40 días es más o menos la vida del glóbulo rojo. Esto se ha sabido siempre en Oriente. A raíz de la enseñanza de la Iglesia y su disciplina, los pueblos de Europa sufren o sufrieron menos enfermedades hepáticas; durante siglos han ayunado toda la Cuaresma.

El Padre Castellani también dice: que aquí la Cuaresma cae a contrapelo , cae antes del invierno, que es cuando no hay que ayunar, porque entonces el cuerpo necesita reservas. En Europa, la Cuaresma cae antes de la primavera, que es cuando hay que ayunar, porque el cuerpo entonces, lo mismo que los árboles, tienen cogüelmo: es decir, un exceso de savia, que es higiénico refrenar y purificar, para que no ocasione desequilibrios psíquicos y espirituales; e inclusive corporales. Porque el ponerse obeso, por ejemplo, es un desequilibrio corporal; cuyo único remedio, sobre todo preventivo, es el ayuno sabiamente practicado.La ciencia esotérica sabía antaño todas estas cosas; ahora parece ignorarlas; y ni los médicos ni los sacerdotes parecen conocerlas hoy día. Porque el ayuno no es indiferente hacerlo de cualquier manera y cualquier tiempo: incluso hay que concordarlo con las fases de la luna. Por eso la Iglesia regula la fecha de la Pascua –y por ende toda la Cuaresma- de acuerdo al calendario lunar; y por eso la Pascua es una fiesta movible.

jueves, 11 de marzo de 2010

Miles de anglicanos solicitan la comunión con Roma

Un grupo de más de 5.000 anglicanos estadounidenses quieren pasar a la iglesia católica tras el ofrecimiento hecho por el papa Benedicto XVI, informó este miércoles en Roma la agencia de noticias católicas Zenit.
Los obispos de la "Anglican Church in America" (ACA, Iglesia Anglicana en América), anunciaron que mantuvieron recientemente un encuentro en Orlando, sur de EEUU, durante el cual decidieron solicitar "formalmente" la plena comunión con la iglesia católica.
El Vaticano anunció en noviembre pasado la promulgación de la Constitución Apostólica, que permite una conversión colectiva al catolicismo de los tradicionalistas anglicanos decepcionados de la visión extremadamente progresista de su iglesia, sobre todo en temas como la apertura a la homosexualidad y la ordenación de mujeres obispos.
La Constitución Apostólica autoriza el nacimiento de una "estructura canónica" específica para los nuevos "anglicanos católicos".
El papa Benedicto XVI decidió en octubre pasado crear una estructura para recibir a los sectores más tradicionalistas anglicanos, lo que generó reacciones dentro y fuera de la iglesia católica, acusada de querer unificar los sectores más conservadores.
La nueva estructura podrá aceptar a los sacerdotes casados, aunque los obispos anglicanos casados que se acojan a la nueva congregación no serán reconocidos como obispos y los sacerdotes que entren en ella no podrán casarse después.
Los obispos célibes deberán ir cada cinco años al Vaticano para una "visita ad limina" al Papa, tal como está previsto para las conferencias episcopales de todos los países.
La ACA tiene unos 5.200 miembros en 100 congregaciones y es diferente de la Iglesia Episcopal.
Tampoco forma parte de la Comunión Anglicana que tiene como primado principal al arzobispo de Canterbury.

San Eulogio, Presbítero y Mártir


San Eulogio nació en Córdoba y se le considera el gran Doctor de la Iglesia mozárabe. Muy difícil era la situación de la comunidad cristiana española, sometida al Islam, pero siempre encontró consuelo y aliento en los escritos y en el ejemplo de San Eulogio. Su figura la conocemos bien por sus escritos y por la biografía que escribió su amigo Alvaro Paulo.
Recibió educación cristiana en su familia, y luego fue confiado al piadoso y sabio abad Esperaindeo, que gobernaba el monasterio dé Santa Clara, cerca de Córdoba. «Si quieres que tu oración vuele hacia Dios, le dice su abad, ponle dos alas: el ayuno y la limosna». A los 25 años, Eulogio es ya un destacado sacerdote de la iglesia de San Zoilo.
En el monasterio de Santa Clara tuvo un condiscípulo, Alvaro Paulo. Con él estrechó una amistad que duraría hasta la muerte. «Todas sus obras, escribe Alvaro, estaban llenas de luz. De su bondad, de su humildad y de su caridad podía dar testimonio el amor que todos le tenían. Su afán de cada día era acercarse más y más al cielo, y gemía sin cesar por el peso de la carga de su cuerpo».
Intentó Eulogio peregrinar a Roma. Era un empeño muy difícil y lograron disuadirlo. Poco después emprende otro viaje. Quiere conocer el paradero de dos de sus hermanos dedicados al comercio por tierras del Rin. No puede conseguirlo, pues las guerras que había a ambos lados del Pirineo le cortan el paso. Estando en Zaragoza recibe noticias tranquilizadoras de sus hermanos. Entonces se dedica a otra tarea muy importante y providencial: recoger en Leyre, Siresa y otros monasterios de Navarra y Aragón preciosos manuscritos de la antigüedad, que se llevó como botín a Córdoba, y sirven para conservar y restaurar la cultura cristiana. Entre los documentos recogidos los había de Horacio, Virgilio y San Agustín.
Una vez en Córdoba y convertido ya en jefe del grupo de sacerdotes de San Zoilo, por su santidad y su sabiduría, se dedica a rezar y a escribir, a instruir y alentar a los cristianos, acosados y perseguidos por el Islam, si no abandonaban el cristianismo. Su actividad era tan intensa como su entusiasmo e intrepidez. Es ahora cuando escribe sus obras principales: el Memorial de los Mártires, para ejemplo dé los más débiles, el Documento Martirial, para sostener el ánimo de dos vírgenes cristianas, Flora y María, encerradas en un calabozo, y el Apologético, para defender la fe cristiana. Tal había llegado a ser la fama de Eulogio, que en el año 858, al morir el arzobispo de Toledo, el clero y los fieles de la sede primada lo eligieron para sucederle, aunque no pudo llegar a su sede.
Eulogio molestaba a los visires y al cadí por su incansable actividad y su proselitismo, y es también metido en la cárcel. Tenían además contra él que había acogido e instruido a la joven Lucrecia, cristiana acusada de apostasía, por ser hija de musulmán. Un juez amigo pide a Eulogio que disimule en el juicio para librarle de la muerte. Eulogio le contesta con palabras ardientes propias de un soldado de Cristo, e insta a sus jueces a que adoren a Jesucristo, único Dios verdadero.
Estas palabras exacerban más al tribunal. El 11 de marzo del año 859, cuenta su biógrafo, fue decapitado. Lucrecia le seguía pocos días después. Los sagrados restos fueron sepultados en la iglesia de San Zoilo. En el año 883 fueron trasladados de Córdoba a Oviedo. Su urna se conserva todavía en la Cámara Santa de esta ciudad.

Recursos de canto gregoriano


Encontramos este hermoso sitio web, muy ilustrativo del cual se pueden descargar partituras y varias grabaciones realizadas en el Monasterio San Benito de San Pablo (Brazil).

Es de destacar que podemos encontrar aquí los cantos correspondientes a casi todo el calendario litúrgico. Quien estas lineas escribe ya se decargo todo el material correspondiente al cuarto domingo de Cuaresma, que será este 14 de marzo.

Sitio recomendado.

lunes, 8 de marzo de 2010

Sobre la política en este blog

Los lectores habituales de Sursum Corda saben que cuando escribo en primer persona singular es porque estoy hablando específicamente de mis ideas, mis opiniones y no las quiero hacer extensiva a todos los demás que de una u otra forma colaboran con el Blog. Más que nada lo hago en el momento de aclarar términos, colocar fronteras, definir una “agenda” más bien personal que otra cosa. Hoy, la situación amerita el “Yo” antes que el “Nosotros” para explicar a “ustedes” cierta circunstancia que no escapó a varios lectores.
Desde hace ya bastante tiempo me llegan correos electrónicos de varias agrupaciones nacionalistas, y en cierta ocasión coloqué información sobre ellas. Luego de eso me arrepentí, porque este blog lo creé para promover la Tradición Católica, la Fe y la Liturgia de siempre y mostrar los errores de la Iglesia Conciliar que está llevando a millares del almas a la perdición.
Sursum Corda no nació como un blog político, sino como un blog dedicado a la espiritualidad y a la defensa de la fe.
Es increíble ver la cantidad de personas que consideran imprescindible que desde aquí tome una posición política, otros asumen que yo comulgo con sus ideas. Así recibo felicitaciones (o insultos por igual) de varias agrupaciones monarquistas (de toooooooodo tipo), carlistas, fascistas, pro-dictadura militar (“castrismo” que no tiene nada que ver con el Tirano Fidel Castro), nacionalsocialistas, rexistas, “nacionalcatolicistas” (“franquistas” me gusta más), falangistas, y también militantes de la derecha peronistas y (aunque no lo crean) radicales de derecha (me refiero a la Unión Civica Radical).
Bien, entonces… de todo este arco ¿Dónde estoy?
Creo que la pregunta está mal formulada. Sursum Corda no tiene una finalidad política, sino religiosa. Mis ideas políticas son católicas, y no las identifico con ninguna de estas formas de aquí arriba. Bien señaló el P. Sardá y Salvany cuan grave era el error suponer que las monarquías son la mejor forma para desarrollar un estado católico… Otros me preguntaron porqué, si hay tanta conexión con Jorge de la Compasión, no apoyo al carlismo y a Don Sixto de Borbón… pues la verdad es simple: no hay con Jorge más conexión que la lógica entre dos hermanos en la fe, dos fieles católicos. Felicito a Jorge por su defensa de la Tradición y es por ello que ustedes verán como aquí reproduje varias de sus entradas (siempre aclarando la fuente). Pero Jorge y yo somos dos personas diferentes y quien escribe esto no está interesado en la política ¿Es probable que esté en el error? Seguramente. Pero este blog (insisto) tiene como fin la espiritualidad, la doctrina cristiana y por lo tanto su expresión externa, que es la Santa Misa Católica.
Así que a todos aquellos que me preguntan si soy o no carlista (que no “carlolitista” com algunos hombres de la independencia argentina), si apoyo o no “la independencia hispanoamericana” (¿no les parece un poco tarde para ir al bando “realista”, por lo menos 200 años?), si estoy en contra de Don Juan Carlos de Borbón y Borbón o a favor de Don Sixto de Bornón, o por el contrario si soy “Habsburgo”, si creo que Hitler era lo mejor que le podía pasar a Europa (¿Se acuerdan que persiguió a los Católicos y hasta planeó hacer matar a Pío XII?) etc., la respuesta será siempre:


SURSUM CORDA ES UN BLOG CATÓLICO APOSTÓLICO ROMANO, DEDICADO A LA PRESERVACIÓN DE LA FE TRADICIONAL, LA ESPIRITUALIDAD Y LA SANTA MISA TRIDENTINA Y LAS DEMÁS LITURGIAS HISTÓRICAS Y TRADICIONALES APROBADAS POR LA SANTA SEDE ANTES DE LA HECATOMBE CONCILIAR.

En Cristo Jesús,
Raúl Miguel

jueves, 4 de marzo de 2010

Capilla de Nuestra Señora del Santo Rosario

Uno de los objetivos de Sursum Corda es difundir y apoyar a las comunidades de Misa Latina por todo el mundo. Fue para mi una hermosa noticia la comunicación del Padre Brown, que tiene a cargo la Capilla de Nuestra Señora del Santo Rosario (Our Lady of the Holy Rosary Chapel). Para ver el sitio web de esta creciente comunidad pueden hacer click aquí.



La dirección de la Capilla es:


Capilla de Nuestra Señora
del Santo Rosario
205 Fulton Street en Elgin
Teléfono: (847) 508-9513

Los horarios son:



Sunday/Domingo: Holy Mass/Santa Misa
10:00 AM(Catechism following Mass)
Monday-Friday/ Lunes-Viernes:
8:00 AM
Saturday/Sábado:
9:00 AM
(Confessions following Mass)
Sacrament of Penance/Confessions:
Sunday at 9:30 - 9:55 AM
Saturday following 9:00 AM Mass
Holy Days of Obligation:
9:00 AM & 7:30 PM
First Friday / Primer Viernes
Holy Mass/Benediction
& Sacred Heart Devotions:
7:00 PM
(Confessions at
6:00 PM)

Lo que sigue lo extraemos del sitio web de esta comunidad:


"El apostolado de la Capilla de Nuestra Señora del Santo Rosario es el de
propporcionar a los fieles católicos de Elgin y del área del Condado de Kane una
atmósfera completa y totalmente católica en el cual practicar le fe
Católica Romana tradicional y rendir culto como lo ha hecho la iglesia durante
casi 2,000 años.
Uno de los esfuerzos de la capilla será el de proporcionar
un acercamiento con la comunidad Latina local.
Dicho acercamiento
incluirá clases gratuitas de inglés y otras opportunidades educativas.
La
Capilla alienta firmemente la preservación de las prácticas tradicionales y de
devoción que son una parte tan importante de esta herencia.
De gran
preocupación es el hecho de que muchos latinos en la comunidad están abandonando
le fe católica por otras denominaciones.
Por ejemplo, la capilla celebra de
una manere solemne la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, y recienteemente
ofreció sobre vida de Beato Miguel Pro y el impactio de revolución Mexicana en
la vida de la iglesia."

Muchas gracias Padre Brown y estaremos rezando todos los días por usted y su hermoso apostolado.

Murio Monseñor López-Gaston

He recibido el siguiente e-mail que comparto con todos ustedes. Más allá de las diferencias, creo que debemos rezar por el alma de Monseñor López-Gaston.


I learned today that Msgr. Lopez-Gaston had passed away, it appears quietly, on May 5, 2009. He lived in Alburquerque, New Mexico. Msgr. Lopez-Gaston had visited us here in Illinois and lived for a period in Rockford. Msgr. Lopez-Gaston had been a Marist from 1943-1959 and held a number of degrees.
One of his PhD's was in languages and he taught at several universities as well as being the chairman of the Modern Foreign Language Dept at the New Mexico Highland University. Msgr. wrote a number of books which were published. It was in the early 1990's that I came to know him and we shared much correspondence. In 1992 I visited with him in Florida to meet with other traditional Roman Catholic bishops and priests from Europe and Mexico. It was a memorable visit.
Please pray for his soul and please remember him at Holy Mass.

Fr. Brown

La conversión del Padre Robert Hugh Benson



El documento Anglicanorum Coetibus sigue generando polémicas. En varias entradas hablamos sobre los tres grupos que existen actualmente y que están "combatiendo" sobre el tema:





Los que aplauden el acto de la Santa Sede y animan a los anglo-católicos a ingresar corporativamente a la comunión con el Vaticano. A este grupo pertenecen en su mayoría los tradicionalistas que están en la Iglesia Conciliar, la línea media y sobre todo los anglicanos y episcopalianos que venian pidiendo a las autoridades de la Santa Sede que se les permitiera convertirse.
Los que expresan sus reservas y se mantienen prudentes y hasta desconfiados con algunos puntos: ¿A que Iglesia estarán entrando? ¿A la Iglesia Católica Romana de siempre, la tradicional o a la Roma Neo-Modernista y Neo-Protestante? Personalmente nosotros nos mantenemos en esta postura, pero también muchos anglicanos-episcopalianos que tienen reservas en cuanto al Concilio Vaticano II al que consideran abiertamente herético y contrario a la Fe Tridentina (!!!). Yo creo que estos últimos están realmente convertidos al catolicismo, pero se encuentran en un "limbo" del que no pueden salir por falta de ayuda de parte de la Resistencia Católica.
Los que se oponen tenazmente y consideran que es una maniobra de la masonería para destruir la Iglesia. El grupo Virgo-Maria está en esta postura.





Todos sabemos que el grupo más importante de anglicanos tradicionales que desean desde hace años la incorporación a la Iglesia Católica es TAC. Sin embargo, como dije muchos de sus clerigos expresaron sus reservas para con el último Concilio y la actual jerarquía.


Al respecto de la verdadera conversión, quería compartir con todos ustedes este hermoso texto que se publicó en el Blog amigo "Propaganda Católica", se trata del relato del Padre Robert Hugh Benson sobre su propia conversión. Imperdible... sobre todo para los que dudan de la existencia de anglicanos de buena fe.








-He venido, le dije, para saber de usted cuál fue el motivo poderoso que le hizo abandonar de un golpe la sin igual y ventajosa situación que ocupaba en la Iglesia Anglicana, para unirse a nosotros, los católicos.


-La autoridad de la Iglesia Católica. Yo había pensado siempre que la verdadera Iglesia fundada por Cristo debía ser un guía capaz de conducir a la salvación con toda seguridad a la gran caravana humana. Lo que me hizo dudar de la Iglesia Anglicana y me separó de ella, fue porque no nos dá una dirección segura en ninguno de los puntos esenciales de doctrina o moral. Ministro de la religión, yo predicaba y frente a todos los problemas que se me presentaban, mis superiores me dejaban en la incertidumbre y me abandonaban a mi iniciativa personal.





-Comprendo; sufría usted por no ser gobernado.


-Póngase usted en mi lugar, señor abate, y comprenderá mejor las dificultades insolubles en que yo me debatía.


Por ejemplo, yo me había confesado desde mi juventud y creía en la eficacia de la confesión. Un colega que predicaba juntamente conmigo y en nuestra misma parroquia creía lo contrario. Preguntamos a nuestro obispo para que nos instruyera; pero él se excusó.


¿Debíamos enseñar que la Eucaristía contiene la realidad viviente de Cristo, o que solamente es un símbolo? La misma respuesta ambigua.


Cristo, ¿es realmente Dios hecho hombre o solamente un gran profeta? Nos perdíamos todos los anglicanos en un abismo de controversias sin fin.


Sobre la misma noción de Dios mis colegas protestantes no llegaban a ponerse de acuerdo. La mayor parte creen en un Dios personal, pero otros en una divinidad lejana y misteriosa, más o menos confundida con el universo. Un ministro anglicano de Suiza llegó a decir delante de mí: Dios es un gran punto de interrogación, nimbado de esperanza.


¿Cómo hubiera yo podido creer por más tiempo que mi Iglesia Anglicana, pequeña barca perdida entre las nieblas del Támesis, incapaz hasta ese punto de guiar a sus propios fieles era la Iglesia verdadera, siendo la Iglesia, como es natural que sea, el medio universal de llevar a todos los hombres a la salvación?


Recorriendo el mundo hallé en todas partes, lo mismo en las pequeñas aldeas que en las grandes ciudades, iglesias y misioneros católicos, cuyas soluciones sobre todos los puntos que me atormentaban eran perfectamente fijas y coherentes. Los sacerdotes católicos, señor abate, están en todas partes y hace ya dos mil años que enseñan lo mismo. Esto no puede ser sino porque tienen la Verdad.


Desde entonces el Protestantismo me parecía como echando aún en el océano humano algunas boyas de cristianismo, planchas dispersas a las que cada uno puede agarrarse como quiera y como le sea más fácil. El catolicismo que me puse a estudiar a fondo, se presentó entonces a mis ojos como un navío gigantesco, de robustos flancos, conducido por una tripulación disciplinada y cuyo timón lleva con mano fuerte un piloto, un Papa, notable desde hace veinte siglos por la fijeza de su dirección. No vacilé más. Subí a mi vez al gran navío que conduce a las almas y he hallado ahora esa quietud incomparable de la conciencia; la certeza.


La Iglesia Católica es una gran compañía de seguros contra el peligro intelectual. Es un gobierno inmutable y fuerte que disipa todas nuestras dudas y asegura todos nuestros pasos, nos levanta en nuestras debilidades y nos apartad de nuestras desviaciones. Por eso me he unido a Ella para siempre.”

En las Aguas Turbias del Concilio Vaticano II





Comunicamos a nuestros amigos y lectores que hemos tenido noticia que dentro de pocas semanas se publicará la primera edición en español del impresionante libro En las Aguas Turbias del Concilio Vaticano II de Atila Sinke Guimarães. En Estados Unidos, donde ya lleva tres ediciones, este libro ha tenido una enorme repercusión en los ambientes católicos. Para información de nuestros lectores, En las Aguas Turbias es el primer volumen de una obra de once tomos. Este es el trabajo que analiza el Concilio Vaticano II más exhaustivo y documentado que se ha realizado. La colección completa de los once tomos se titula: Eli, Eli, lamma sabacthani?
Como adelanto, presentamos la portada del libro y posteriormente iremos publicando más información acerca de él.

San Agustín: Sobre los obispos

En estos tiempos en los que tantos obispos sedevacantistas parecen construir sectas y creer al mismo tiempo ser mini-papas, les recordamos estas palabras del gran Doctor de la Iglesia: San Agustín de Hipona.


Sermón 340 A, 1-9


El que preside a un pueblo debe tener presente, ante todo, que es siervo de muchos. Y eso no ha de tomarlo como una deshonra; no ha de tomar como una deshonra, repito, el ser siervo de muchos, porque ni siquiera el Señor de los señores desdeñó el servirnos a nosotros. De la hez de la carne se les había infiltrado a los discípulos de Cristo, nuestros Apóstoles, un cierto deseo de grandeza, y el humo de la vanidad había comenzado a llegar ya a sus ojos. Pues, según leemos en el Evangelio, surgió entre ellos una disputa sobre quién sería el mayor. Pero el Señor, médico que se hallaba presente, atajó aquel tumor. Cuando vio el mal que había dado origen a aquella disputa, poniendo delante algunos niños, dijo a los Apóstoles: quien no se haga como este niño no entrará en el reino de los cielos. En la persona del niño les recomendó la humildad. Pero no quiso que los suyos tuviesen mente de niño, diciendo el Apóstol en otro lugar: no os hagáis como niños en la forma de pensar. Y añadió: pero sed niños en la malicia, para ser perfectos en el juicio (1 Cor 14, 20) (...). Dirigiéndose el Señor a los Apóstoles y confirmándolos en la santa humildad, tras haberles propuesto el ejemplo del niño, les dijo: quien de vosotros quiera ser el mayor, sea vuestro servidor (Mt 20, 26) (...).
Por tanto, para decirlo en breves palabras, somos vuestros siervos, siervos vuestros, pero, a la vez, siervos como vosotros; somos siervos vuestros, pero todos tenemos un único Señor; somos siervos vuestros, pero en Jesús, como dice el Apóstol: nosotros, en cambio, somos siervos vuestros por Jesús (2 Cor 4, 5). Somos siervos vuestros por Él, que nos hace también libres; dice a los que creen en Él: si el Hijo os libera, seréis verdaderamente libres (Jn 8, 36). ¿Dudaré, pues, en hacerme siervo por Aquél que, si no me libera, permaneceré en una esclavitud sin redención? Se nos ha puesto al frente de vosotros y somos vuestros siervos; presidimos, pero sólo si somos útiles. Veamos, por tanto, en qué es siervo el obispo que preside. En lo mismo en que lo fue el Señor. Cuando dijo a sus Apóstoles: quien de vosotros quiera ser el mayor, sea vuestro servidor (Mt 20, 26), para que la soberbia humana no se sintiese molesta por ese nombre servil, inmediatamente los consoló, poniéndose a sí mismo como ejemplo en el cumplimiento de aquello a lo que los había exhortado (...).
¿Qué significan, pues, sus palabras: igual que el Hijo del hombre no vino a ser servido, sino a servir? (Mt 20, 28). Escucha lo que sigue: no vino, dijo, a ser servido, sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos (Ibid.). He aquí cómo sirvió el Señor, he aquí cómo nos mandó que fuéramos siervos. Dio su vida en rescate por muchos: nos redimió. ¿Quién de nosotros es capaz de redimir a otro? Con su sangre y con su muerte hemos sido redimidos; con su humildad hemos sido levantados, caídos como estábamos; pero también nosotros debemos aportar nuestro granito de arena en favor de sus miembros, puesto que nos hemos convertido en miembros suyos: Él es la cabeza, nosotros el cuerpo (...).
Ciertamente es bueno para nosotros el ser buenos obispos que presidan como deben y no sólo de nombre; esto es bueno para nosotros. A quienes son así se les promete una gran recompensa. Mas, si no somos así, sino —lo que Dios no quiera—malos; si buscáramos nuestro honor por nosotros mismos, si descuidáramos los preceptos de Dios sin tener en cuenta vuestra salvación, nos esperan tormentos tanto mayores como mayores son los premios prometidos. Lejos de nosotros esto; orad por nosotros. Cuanto más elevado es el lugar en que estamos, tanto mayor el peligro en que nos encontramos (...).
Así, pues, que el Señor me conceda, con la ayuda de vuestras oraciones, ser y perseverar, siendo hasta el final lo que queréis que sea todos los que me queréis bien y lo que quiere que sea quien me llamó y mandó; ayúdeme Él a cumplir lo que me mandó. Pero sea como sea el obispo, vuestra esperanza no ha de apoyarse en él. Dejo de lado mi persona; os hablo como obispo: quiero que seáis para mí causa de alegría, no de hinchazón. A nadie absolutamente que encuentre poniendo la esperanza en mí puedo felicitarle; necesita corrección, no confirmación; ha de cambiar, no quedarse donde está. Si no puedo advertirselo, me causa dolor; en cambio, si puedo hacerlo, ya no.
Ahora os hablo en nombre de Cristo a vosotros, pueblo de Dios; os hablo en nombre de la Iglesia de Dios, os hablo yo, un siervo cualquiera de Dios: vuestra esperanza no esté en nosotros, no esté en los hombres. Si somos buenos, somos siervos; si somos malos, somos siervos; pero, si somos buenos, somos servidores fieles, servidores de verdad. Fijaos en lo que os servimos: si tenéis hambre y no queréis ser ingratos, observad de qué despensa se sacan los manjares. No te preocupe el plato en que se te ponga lo que tú estás ávido de comer. En la gran casa del padre de familia hay no sólo vajilla de oro y plata, sino también de barro (2 Tim 2, 20). Hay vasos de plata, de oro y de barro. Tú mira sólo si tiene pan y de quién es el pan y quién lo da a quien lo sirve. Mirad a Aquél de quien estoy hablando, el Dador de este pan que se os sirve. Él mismo es el pan: Yo soy el pan vivo que he bajado del cielo (Jn 6, 51). Así, pues, os servimos a Cristo en su lugar: os servimos a El, pero bajo sus órdenes; para que Él llegue hasta vosotros, sea Él mismo el juez de nuestro servicio.

Santo Tomás de Aquino: ¿Es incorruptible el alma?

Suma teológica, C. 75, a. 6.


Necesariamente, el alma humana, que decimos es el principio intelectivo, es incorruptible. En efecto: una cosa se corrompe de uno de estos dos modos: o de suyo, o accidentalmente. Es imposible, desde luego, que algo subsistente sea engendrado o corrompido accidentalmente, es decir, por otro ser engendrado o corrompido, porque el ser engendrado o corrompido compete a un ser de la propia manera que la existencia, que se adquiere por generación y se pierde por corrupción, y, por consiguiente, lo que tiene ser por sí propio, no puede ser engendrado ni corrompido sino por sí mismo. En cuanto a las cosas no subsistentes, como los accidentes y las formas materiales, se dice que son hechas y destruidas por la generación y la corrupción de los compuestos. Queda, empero, demostrado (a. 3) que las almas de los brutos no son subsistentes por sí mismas y que únicamente lo que es alma humana; por consiguiente, las almas de los brutos corrómpense con los cuerpos, mientras que el alma humana no podría corromperse sino por sí misma, lo cual es de todo punto imposible no sólo respecto del alma humana, sino de cualquier ser subsistente, que no es más que forma, porque es evidente que lo que conviene al ser por razón de sí mismo es inseparable de él, y el ser por sí mismo compete a la forma, que es un acto. Así es que la materia adquiere su ser en acto al recibir una forma y le sobreviene la corrupción, separándose de ella su forma. Pero como es imposible que una forma sea separada de sí misma, síguese que es igualmente imposible que una forma subsistente cese de existir.

3.

Aun suponiendo que el alma fuese compuesta de materia y forma, como algunos pretenden, sería preciso también reconocer que es incorruptible, porque no hay corrupción donde no hay contrariedad, puesto que la generación y la corrupción suponen elementos contrarios, combinados por aquélla y disueltos por ésta. Así, los cuerpos celestes son incorruptibles precisamente porque no tienen una materia sometida a esa contrariedad, que tampoco puede existir de modo alguno en el alma intelectiva, por cuanto recibe según su modo de ser, y todo cuanto en ella es recibido está libre de contrariedad, pues aun las razones de las ideas contrarias no son opuestas en el entendimiento, siendo una sola en él la ciencia de los contrarios. Es, pues, imposible que el alma intelectiva sea incorruptible.

4.
Puede todavía deducirse una prueba del deseo que naturalmente tiene cada ser de existir según su modo de ser. El deseo en los seres inteligentes es consecuencia del conocimiento. Los sentidos no conocen el ser sino en lugar y tiempo determinados; pero el entendimiento los conoce absolutamente y en toda su duración; por esta razón todo ser dotado de entendimiento desea, por su naturaleza misma, existir siempre, y como el deseo natural no puede ser vano, síguese que toda sustancia intelectual es incorruptible.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Maciel abusó de sus hijos


CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — Detective privado, a veces agente de la CIA, de nombre "Raúl Rivas", con deseos de formar una familia después de enviudar, así se presentaba el sacerdote Marcial Maciel sin hábito. Así abusó sexualmente de sus hijos.
La identidad “secreta” del fundador de los Legionarios de Cristo le ayudó a acercarse a Blanca Estela Lara Gutiérrez, con quien procreó dos hijos y adoptó uno de un matrimonio anterior de ella. Maciel registró a los niños como "González Lara".
En entrevista con la periodista Carmen Aristegui, la familia Gutiérrez habló por primera vez sobre la vida con “Raúl Rivas” y de los abusos sexuales que cometió con sus hijos.
Blanca Estela conoció a Maciel a finales de la década de 1970, en Tijuana, Baja California. “Lo idolatraba, alguna vez le dije ‘eres mi dios’”. Nunca se casaron, él viajaba continuamente para pasar un tiempo con su familia en Cuernavaca, Morelos (centro del país) y en ocasiones los llevaba con ellos.
Para obtener el pasaporte, él me hacía pasar por lo difícil, porque un día era Rivas, otro González, pero siempre le creí, nunca dudé de él porque era una buena persona”.
Sus hijos Omar, José Raúl y Cristian también pensaban lo mismo. “Siempre lo vimos como el patriarca de la familia, nos decía que no fumáramos, que tuviéramos novia hasta los 25 años… nunca tuvimos una mala imagen de él”.
Ni las dudas saltaban cuando los extraños se dirigían a él.
Cuando desayunábamos fuera —cuenta Omar— algunos le decían ‘buenos días, padre’, y teníamos la orden de retirarnos. Nunca nos preguntábamos por qué le decían ‘padre’, suponíamos que era porque tenía muchos hijos”.

Las acusaciones de pederastia desde el hogar
Maciel, quien murió el 31 de enero de 2008 a los 87 años, fue acusado de cometer abusos sexuales contra menores entre las décadas de 1940 a 1970.
Las denuncias de pederastia contra el presbítero mexicano fueron publicadas en la revista Contenido en 1997, por ocho ex legionarios que han documentado al menos 94 acusaciones.
La investigación sobre estos abusos sexuales comenzaron durante el papado de Juan Pablo II mientras la Congregación para la Doctrina de la Fe, órgano colegiado de El Vaticano que custodia la correcta doctrina católica e investiga los malos actos, era dirigida por el cardenal Joseph Ratzinger, hoy el papa Benedicto XVI.
Este miércoles, Omar y Raúl contaron que en esos casos, también se encuentran sus historias.

En 1997, yo estaba haciendo deportes cuando en los puestos de periódicos vi la revista Contenido, vi su foto (de Marcial Maciel) y su nombre. No lo podía creer. Él estaba en Nueva York (EU) y le marqué: ‘¿Por qué dicen que eres esta persona?'. 'No les creas’, me dijo”.


Desde allí, le ordenó a su hijo Raúl que esperara a un hombre, llamado Antonio, que lo llevaría a Cuernavaca, y comprara todos los ejemplares de la publicación. Y así lo hizo.
En el hogar de los "González Lara" no se tocó mucho el tema hasta dos años después cuando Raúl comenzó a sentirse “raro, dudé de mi sexualidad”.


Primero le conté a mi mamá, le dije que mi padre había abusado de mí y de mi hermano Omar”.
El primer abuso, contó, fue en Colombia cuando tenía 7 años.

Estaba acostado con él, como cualquier hijo, sin malicia, me bajé mi calzoncillo y me quiso violar. Se da cuenta, no me fuerza. Fue tan impresionante ese momento que hasta el día de hoy recuerdo qué desayuné ese día”.


En el caso de Omar, le ocurrió en Madrid. “Nos encontrábamos en Madrid, en el mismo cuarto. Él se hacía el dormido, pero nos pedía que lo masturbáramos. Tomaba fotos y se las quedaba. Nos decía que su tío le hacía lo mismo, que ensayáramos con él”.