lunes, 31 de diciembre de 2012

Foro Católico: última reflexión

Foro Católico: última reflexión




Como fue de público conocimiento, aquí en Sursum Corda hemos tenido un "debate" con los administradores del autodenominado "Foro Católico".

Quiero dejar en claro que tal sitio no es un verdadero Foro. En un foro los inscriptos pueden publicar textos y debatir, pueden publicar preguntas, inquietudes o críticas. En el sitio web "Foro Católico" la situación es diferente: un grupo de personas que no dan su nombre y que son de "varios países" (¿cuáles?) se encargan de publicar textos extraídos de otros sitios webs, que luego manipulan, insertan ideas personales o simplemente mienten. Una vez hecha la publicación, y en contra de como se maneja cualquier foro, ellos moderan los comentarios para luego responderlos de forma violenta. Jamás en "Foro Católico" encontré un argumento, antes bien, quienes no opinan como ellos son siempre miembros de la "sinagoga" o de la "logia".

El razonamiento es más o menos el siguiente: mientras no critiquemos a "Foro Católico" o alguno de sus redactores (como el señor que se oculta bajo el pseudónimo de Logan") somos buenos, el día que expresamos nuestro disenso sobre la sarta de barbaridades que dicen, somos enemigos de la Iglesia, conspiradores, infiltrados y basta que algún sacerdote haya sido ordenado por un obispo que tenga alguna relación con la FSSPX para que eso nos convierta ipso facto en miembros de la obscura conspiración de las autoridades del Vaticano II, la FSSPX, los Conclavistas, el Estado de Israel, la Secretaria de Estado de USA, la CIA, mano de obra desocupada de la KGB y la señora esa que cuando paso a la mañana está baldeando con lavandina y me arruinó un pantalón.

Naturalmente que Foro Católico no puede explicar como, si ellos sabían de mi pertenencia a esa inmensa red satánica tenían mi blog listado entre sus links, tampoco de donde obtuvieron información sobre mi "filiación". Como vemos, no hay debate, sino ataque liso y llano contra cualquiera que no esté de acuerdo con ellos.

Un lugar donde no hay debate no puede ser jamás un foro. Es por ello que he decidido eliminar al autodenominado "Foro Católico" de la lista de enlaces de Sursum Corda y remplazarlo por un verdadero "foro": Traditional Catholic Forum. También, aclaro que no filtraré de ninguna manera los mensajes, ni tampoco colocaré normas de moderación. Aquí todos son libres de expresar sus opiniones, esté o no de acuerdo con ellos. En un sólo caso decidí bloquear comentarios y fue cuando el Lic Wilfredo Ruiz, de CAM, y además fue a pedido de los lectores cuando ya se hizo evidente que éste neo-donatista no tenía intención de debatir, sino de insultarnos a todos. La misma táctica emplean en "Foro Católico", donde el Licenciado Wilfredo es uno de los habituales parroquianos y comentaristas.

Es una lástima que también en el autodenominado "Foro Católico" se publiquen noticias sin ser revisadas previamente, tal fue el caso de un actor de poca calidad que pretextaba no conseguir trabajo a su "conversión", que después descubrimos no fue al catolicismo... Lo mismo ocurrió con el affaire Dimmond, del cual hubieron de retractarse, lamentablemente no se han retractado de la mentira sobre el obispo de la ICAB en el Reino Unido, Bell, quien para nada tiene relación con los conclavistas, ni tampoco forma parte de la Iglesia Conciliar y mucho menos es sedevacantista. La mezcla que han realizado es un atentado contra la lógica más grande que la asociación libre. Es bien sabido que yo estoy en las antípodas del obispo Squetino y su plan conclavista, es de sobra conocido que yo he discutido con él mismo y con sus seguidores en mi Blog, pero siempre se han mantenido normas mínimas propias del debate.

Hace un tiempo, un alumno en un colegio me explicó que los gauchos se habían extinguido por la música. Cuando le pedí que se explicara me desarrolló una serie de pareceres tan inconexos como los del denominado "Foro Católico". Según él, los gauchos estaban tocando la guitarra todo el día y componían milongas tristes como las de Larralde, al igual que Larralde estaban afiliados a la UCR, como estaban afiliados a la UCR tenían espíritu de interna, como estaban en internas tenían ánimo de pelea, como se deprimían por la música triste bebían, como bebían las peleas eran más acaloradas y terminaban matándose, como terminaban matándose o volvían borrachos, sus esposas preferían a los gringos que eran más laboriosos y no tocaban la guitarra, como eran mas laboriosos y las "chinas" los elegían tenían hijos que fueron los chacareros... y así se extinguieron los gauchos y aparecieron los gringos por toda la pampa, que luego fundaron la Federación Agraria, que al ser radical, implicó una victoria en la interna que se mencionó antes. En el denominado "Foro Católico" se opera de la misma manera: si el obispo X fue consagrado por el Obispo Y, que fue a su vez consagrado por el obispo Z, que a su vez fue consagrado por Duarte Costa, no importa que Z, Y y X fueran católicos romanos, o que algunos de ellos hubiera recibido la consagración sub conditione, esa sola relación implica que todos comparten la misma mentalidad que Duarte-Costa, quien, seguramente era hereje y cismático porque su linaje se remonta al Cardenal Rampolla.

Para ellos el sacramento de orden no sólo imprime carácter  sino una psicología especial, como si al imponer las manos el consagrante transmitiera sus ideas junto con el Sacramento. ¿El destino de la Secta del Palmar de Troya se deberá entonces a Monseñor Thuc? ¿Y el liberalismo que él desplegó en el Concilio no estarán relacionados con el hecho de que uno de sus predecesores episcopales era nestoriano? ¿Y no se remontará a Nestorio la ambivalencia de Thuc? Este pensamiento carente de toda lógica (que le costaría a cualquier alumno un aplazo) es lo normal en el autodenominado "Foro Católico".

En vano pedí a éstas personas que se retractarán de sus calumnias y mentiras, al contrario, fieles a su manera de actuar hicieron un pastiche mezclando mi carta con sus comentarios, lo cual es deshonesto, porque altera la integridad del texto y dirige la lectura hacia lo que ellos quieren. Lo honesto seria haber comentado mi carta posteriormente, no en la misma publicación. ¿Pero qué se puede esperar de quienes actúan con malicia y deshonestidad?

Finalmente me ha sorprendido que la gente del autodenominado "Foro Católico" se niegue de forma compulsiva a dar cualquier información sobre un centro de misa. Sus respuestas son de éste tenor:

Ya contestamos: los foristas somos de varios países, y estamos en libertad de no responderte sobre el lugar y la hora de las misas a las que asistimos, así como los nombres de los sacerdotes y fieles que asisten con nosotros.¿Te lo hemos preguntado a ti?… por supuesto que no. Y menos para que los agentes de la sinagoga pasen sus reportitos a su chiqui-logia.Unidad en la Fe
Ante la continua negación, yo tengo derecho a sostener que los autores de Foro-Católico son anti-sacramentalistas. Para ellos, no existe ningún obispo válidamente consagrado, no hay sacerdotes católicos tampoco en la actualidad. La Iglesia se ha reducido al autodenominado "Foro Católico" y todos nos hemos asegurado las llamas del infierno. La actitud del Foro es muy similar a la de Católicos Antimontinianos, cuya conexión me parece cada vez más evidente.

Espero, sinceramente, que éstas personas decidan trabajar por la Verdad, por la Santa Iglesia Católica y que dejen de intentar destruir y calumniar a la resistencia.

viernes, 28 de diciembre de 2012

La jerarquía de la Iglesia Conciliar

En el libro "El golpe maestro de Satanás", Monseñor Marcel Lefebvre expone una realidad contundente: la herejía Modernista ha conseguido imponerse y extenderse porque no porque ha fundado una Iglesia separado, sino porque ha utilizado a la misma jerarquía católica para imponer una nueva religión. Una nueva religión en las antiguas vestiduras, en las antiguas estructuras de la Iglesia Católica Romana. Fue así como los fieles, en masa, aceptaron el Vaticano II, su nueva doctrina, sus nuevos sacramentos, sus nuevas liturgias y especialmente, su Novus Ordo Misae, el cual es inválido.
Durante mucho tiempo, quien esto escribe, mantenía la esperanza de que dentro de la Iglesia Conciliar existieran aún hombres dignos de ser llamados católicos romanos, quienes soportaban y trataban de hacer frente al modernismo de las autoridades oficiosas de la nueva religión que tenía por cabeza, en su momento a Jp2/Wojtyla y ahora al profesor Ratzinger/Benedicto XVI. De vez en cuando se escuchaba hablar de algún sacerdote que daba la Misa Tridentina, o que predicaba contra el ecumenismo. También, y quienes recorran las entradas antiguas de Sursum Corda lo entenderán, esperaba que el razonamiento de Monseñor Lefebvre se cumpliera. Según él, la Iglesia Conciliar moriría por falta de vocaciones, por ello era menester abrir seminarios tridentinos, ya que Roma, agonizante, terminaría rindiéndose ante la Verdad y los sacerdotes por él formados, se encargarían de la restauración, tal como lo hicieron en su momento los ordenados y consagrados por San Atanasio. Monseñor sabía muy bien que la Iglesia (la Verdadera Iglesia Católica Apostólica y Romana) cuenta con mucho tiempo, por el hecho de que su fundador es Eterno y prometió a sus fieles que jamás los olvidaría.
En parte Monseñor tenía razón: los seminarios conciliares están vacíos, cada vez se ordenan menos sacerdotes y los que llegan a finalizar los cursos están a la altura teológica de un monaguillo de los años '20... o seguramente mucho menos. Recuerdo que el 23 de marzo del año 2006, abrumado y confundido, sin saber que hacer fui a la Catedral de Luján y me "confesé" con un "sacerdote". Salí espantado. Al otro día fui a mi primer Misa Católica, me confesé y desde entonces no dejo de afirmar que, desde el 24 de marzo de 2006 me convertí a la Iglesia Católica, abandonando la Iglesia Conciliar.
Quienes visiten los seminarios "tradicionalistas" de la Iglesia Montiniana los encontrarán repletos, en relación con los diocesanos. Es cierto que la FSSP, el IBP, el ISFN o la CRSS tienen vocaciones y sacerdotes, es verdad que hay una miríada de jovenes clérigos que celebran la misa tridentina con las preces de Roncalli/Juan XXIII, pero nos debemos preguntar ¿Son verdaderos sacerdotes? ¿Se dan en esas capillas controladas por la Ecclesia Dei verdadera doctrina? ¿O estamos sino ante una High Church de la Iglesia Conciliar, correlato de la Anglicana, modelo hacia el cual quiere conducirnos la Roma Neomodernista y Neoprotestante?La respuesta es categoricamente NO. En la Iglesia Conciliar no hay sacramentos válidos. El ritual de consagración episcopal promulgado por Paulo VI es absolutamente inválido. Mientras agonizan los últimos sacerdotes y obispos consagrados válidamente, la nueva generación, producto del Conciliabulo refrenda los actos de la jerarquía, como el terrible agravio que se realizó contra la Iglesia en la UCA, con el discurso de un rabino al que se le otorgó un doctorado.
¿Que podemos esperar de la jerarquía de la Iglesia Conciliar? Nada. La Iglesia Conciliar odia a la Iglesia Católica Romana, porque ésta es la Iglesia de Cristo, porque aquella es la Iglesia del Mundo y de su Príncipe, el cual se reviste de Ángel de Luz, mientras que la Igelsia del Señor es la luz misma que nos guía al Paraíso, nuestra Verdadera Patria. Por lo tanto ¿Que se puede esperar de la Iglesia del Concilio Vaticano II sino desprecio, odio e intento de destrucción? Sorprende el "agradecimiento" de algunos ante el desplante de Ratzinger/Bendicto XVI y el mensaje que diera el Cardenal Bertone tras la peregrinación a Roma por el V aniversacio del Motu Proprio sobre la Misa indultada. ¿que hay que agradecer? ¿Acaso hay que aplaudir que Ratzinger, tratando de ganar a los "tradicionalistas" permitiera la Misa cuando ya no quedan sacerdotes para celebrarla? De nuevo ¿Que podemos esperar que ésta jerarquía oficiosa?
Nada, absolutamente nada.

Un capítulo más de la Iglesia traicionada, por Antonio Caponetto.

El 11 de octubre, la Universidad Católica [Conciliar] Argentia concedió, en el marco del 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II el doctorado Honoris Causa al rabino Abraham Skorka.
Se trató de un acto escandalozo, no por la afiliación religiosa del galardonado, sinó por los insultos con los que coronó a sus anfitriones y a toda la Iglesia. Para sorpresa de muchos (y confirmación de unos pocos), la jerarquía de la Iglesia COnciliar no dijo absolutamente nada de semejante barbarie.
Aquí en Sursum Corda repudiamos absolutamente las palabras del Rabino Skorka y la actitud del Rector de la UCA y del Cardenal [De la Iglesia Conciliar] Bergoglio. Dejamos a continuación el lúcido escrito del Dr. Antonio Caponetto.




UN CAPITULO MÁS DE LA IGLESIA TRAICIONADA
Por Antonio Caponnetto



Finalmente, y como estaba previsto, el pasado 11 de octubre, en el auditorio Juan Pablo II de la UCA, las máximas autoridades de la misma, le han entregado el Doctorado Honoris Causa al Rabino Abraham Skorka. Se hallaban presentes en la ceremonia el Predicador Pontificio y el Nuncio Apostólico, testigos inequívocos ambos del aval que a tal acto se le daba directamente desde Roma.

Evitemos los circunloquios, porque los registros fílmicos y auditivos de lo sucedido, que hemos analizado, nos obligan a ser directos en nuestros juicios. Humanamente hablando, lo que se ejecutó ese día fue un hecho inicuo, consumado bajo el sello de la obsecuencia servil al judaísmo, de la adulación rastrera a la Sinagoga, del vasallaje envilecedor al Sanedrín, de la horribilísima abdicación ante el poder de Israel.

Si el prolongado y sensual abrazo entre el homenajeado y Bergoglio sirven de símbolo a la fiera felonía, no resulta menos simbólico el comportamiento del rebaño que presidía o secundaba la fiesta, abyectamente presto a lisonjear con aplausos al circunciso, cada vez que de su boca salían las más insolentes o insólitas afirmaciones.

Religiosamente hablando, en cambio, lo que se ejecutó ese día fue un hecho aún más trágico, que no puede pasar sin registro y sin protesta. Quedó fundada oficial, pública e institucionalmente en nuestra patria, la herejía judeo-católica, cuya impune existencia tiene ya larga data. De mentar a sus servidores y capitostes se ocupó el mismo hebreo, al dar gracias por tal coyunda a Mejía, Braun, Karlic, Rivas, Poli y el precitado Bergoglio, amén del rector Víctor Manuel Fernández, quien insiste en hacerse llamar Tucho, para que su ridículo apodo coincida con su condición intelectual y moral.

La nueva herejía, como cualquiera de pasados tiempos, se exhibió impúdicamente con gestos y palabras difícilmente exentos del calificativo de blasfemos. Cristo fue el Gran Ausente y a la par el Gran Traicionado. Y para que el sacrilegio fuera completo, la herética pravedad sentó sus reales en una casa de estudios que fuera alguna vez, en sus honrosos inicios, baluarte de la ortodoxia. Sin embargo y por lo que sabemos, hasta ahora no hubo voces eclesiales en disidencia manifiesta.

Si tuviéramos que remitirnos a las palabras dichas por el homenajeado (y dichas, ya no sin el don de la elocuencia, sino siquiera sin la prolijidad mínima de quien posee el hábito docente, cfr. http://www.aica.org/3625-la-uca-otorgo-el-doctorado-honoris-causa-al-rabino-abraham.html), esa noche se le rindió honores públicos:

1º) a quien exaltó "el ideal profundo del movimiento sionista", callando su historial de crímenes horrendos, de terrorismos sistemáticos, de posiciones racistas, de avasallamientos a las soberanías de otros estados, sin excluir la del propio Estado Argentino, coto de caza declarado como tal por Teodoro Herzl desde 1896, cuando escribió "El Estado Judío". El historial homicida del movimiento sionista, y su consiguiente rechazo, es un hecho reconocido hoy aún por algunos judíos prominentes, como los que integran la International Jewish Anti-Zionist Network. Pero ni Skorka ni sus genuflexos glorificadores parecen estar anoticiados.

2º) a quien ofendió gravemente a la Iglesia, acusándola de antisemita, y sosteniendo expresamente que el antisemitismo nacional-socialista "tuvo raíces en la teología que se fue desarrollando en la Iglesia Católica"; ocultando así, burdamente, las diferencias doctrinales entre la Cátedra de Pedro y los ideólogos del Neo-paganismo, las verdaderas raíces teologales de la enemistad cristiano-israelita, y las pesadas culpas judaicas en tal acerva enemistad.

3º) a quien osó reivindicar a los peores enemigos de Jesucristo, pidiendo que se revisara la condena evangélica al fariseísmo, y sosteniendo que "todo cristiano que no sabe la esencia del judaísmo, no sabe la esencia del cristianismo"; afirmación esta última que sólo puede ser cierta por contraste y antagonismo, mas no por convergencia y similitud, como aquí se la ha presentado.

4º) a quien ultrajó a Jesús, llamándolo "colega", y sosteniendo que sus enseñanzas sobre el amor ya estaban contenidas en el Talmud. Como si no constara a cualquier persona instruida la aborrecible cantidad de enseñanzas ofensivas, odiosas y agraviantes contra Nuestro Señor, que contienen las páginas talmúdicas. Y como si las reprobaciones que pesan sobre ellas, elaboradas por no menos de diez Pontífices o rubricadas oportunamente en Trento, pudieran ser declaradas letra muerta.

5º) a quien exaltó la memoria del rabino Marshall Meyer ("bendita memoria", la había llamado ya en su Identidad Judía y el diálogo Judeo-Cristiano, cfr. http://www.congresojudio.org.ar/coloquio_nota.php?np=53), personaje cuya condición de pederasta y corruptor de menores, no sólo habría sido probada en los estrados judiciales (Buenos Aires, año 1971, causa 26.176, Sala V de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional), sino que, y por lo mismo, significó la expulsión y el repudio del reo por parte de las mismas comunidades judías del país. Tal como lo certifican las firmas de Rafael Kugielsky, Sión Cohen, David Kahana y otros rabinos, en sendos dictámenes y/o informes emitidos durante 1971 por esas agrupaciones israelitas radicadas en el país antes mencionadas. Específicamente la AMIA, la DAIA y la OSA.

6º) a quien avivó reiteradamente las brasas de la mitología de la Shoa, cuyas significativas mendacidades (como hemos probado de manera analítica en otro trabajo: cfr. nuestro ensayo "El juramento antinegacionista"), no guarda antes relación con la historiografía, la demografía o la política, sino con la teología y la economía de la Salvación. Para los judíos, entiéndase de una vez, el holocausto no es cuestión de una cifra ficta y arbitraria de muertos, sino de reemplazar a Cristo como Víctima, para que su lugar lo ocupe Israel. Es el Trono del Cordero el que disputan, no el funcionamiento de las cámaras de gas.

7º) a quien se permitió coronar su desfachatez discursiva, concluyendo -con un plural deliberado que a todos los presentes incluía- con un "estamos esperando al Mesías. Él va a venir cuando Dios lo disponga". Ni el Nuncio de Su Santidad, ni el Predicador Pontificio, ni el Cardenal Primado atisbaron la menor discordancia ante la audacia. Por el contrario, un aplauso sostenido corroboró el descarado manifiesto del judío, que estaba allí -en esa noche apostática y ruín de la UCA- para probar que por su boca no hablaban Natanael, ni Zolli ni Edtih Stein, sino la vieja y remozada perfidia de Caifás. Purim 2012,imperdonablemente renovado, celebraron juntos así, a la vista y regodeo de la comunidad académica, las testas más visibles y más descaradas de la herejía judeo-católica.

Nadie silenció ni enmendó al locuaz cuanto falsario e irreverente rabino. Nadie salió en defensa -no ya del honor de Cristo Rey y de la Santa Madre Iglesia- sino de la tan pedida hermenéutica de la continuidad, toda vez que el homenajeado la quebraba a sabiendas, con su división dialéctica entre una Iglesia antes y después de "Nostra Aetate". Y no es que faltara a la verdad Skorka con tal aseveración aciaga. Faltaban a la congruencia los que la daban también por cierta y por laudable, mientras se llenan las bocas predicando la continuidad, allí donde ha sido intencionalmente conculcada.

Párrafo aparte merecería la Justificación Oficial que de la entrega del Doctorado leyó el Rector Tucho. Detengámonos apenas -al borde mismo de la náusea- en un par de sus afirmaciones ruinosas. La primera es aquella, según la cual, judíos y cristianos "tenemos en común el tesoro de la Torah", que nos permite, a partir de esa "Palabra Revelada, desarrollar diversas potencialidades" ( Cfr.  http://www.uca.edu.ar/uca/common/grupo81/files/Discurso_Rector_UCA.pdf).

De este modo, la negación del carácter mesiánico y divino de Jesucristo y el protagonismo central en su pasión y muerte, sólo sería ahora, para el ucálico rector, nada más que una de las diversas potencialidades que legítimamente pueden seguirse de la lectura del Antiguo Testamento. Para nosotros las sagradas páginas veterotestamentarias anuncian a Cristo, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, ante el cual se dobla toda rodilla en los cielos y en la tierra. A los judíos en cambio, les sirvió y les sirve para justificar la muerte de los profetas y del mismo Dios. Pequeño detalle sin importancia. Cuestión de potencialidades que se desarrollan a partir de la consideración de un texto común. Al fin de cuentas, para estos progresistas estultos, la Sagrada Escritura -como la opera aperta de Umberto Eco- es pasible de subjetivas consideraciones y conclusiones. Unos descubren, veneran y aman a Dios cuando la escuchan, otros lo asesinan. Pero el amor o el deicidio no cuentan, sino el encuentro en el texto común.

Ha dicho Tucho en segundo lugar, que con este doctorado a Skorka, se quiere premiar también, extensivamente, a la comunidad judía toda, que tiene "en Buenos Aires [...] una población tan numerosa, caracterizada por su nivel cultural, su creatividad y su espíritu emprendedor", reconociéndole y agradeciéndole "los innumerables aportes" hechos a "nuestro país". ¡Bien por el rector magnífico! Seguramente hay mucho que "reconocer y agradecer" a la Migdal, a Julius Popper; o a los innúmeros Sofovich, Graiver, Gvirtz, Szpolski, Elzstain, Alperovich, Filmus, Verbitsky, Schoklender o Timerman. Seguramente, asimismo, hay mucho que "agradecer y reconocer" a quienes se opusieron al dictado de la enseñanza católica en Catamarca, o a la presencia de la Cruz en la bandera de Tucumán. Y a todos cuanto aparecen en el valiente libro del hebreo Fabián Spollansky, "La mafia judía en la Argentina" (San Juan, Rubin, 2008).

Dice el rector también que entre los motivos de admiración que guarda hacia Skorka, debe contarse el hecho de "los casi tres años" que, bajo su dirección, se dedicó a estudiar "el capítulo 3 de las Lamentaciones". Y dice el rabino que, a partir de "Nostra Aetate", "nadie podrá achacarnos más que somos deicidas".

No sabemos qué extraña ciencia cabalística encandiló al clérigo inverecundo y desertor. Pero él y el resto de los miembros de la secta judeo-católica que han oficializado sin tapujos, bien harían en aplicarse las palabras del versículo 45 del venerable texto de Jeremías: "nos convertiste en desecho y en basura en medio de las naciones".

Tampoco sabemos quienes integran ese "nadie" apodíctico, que según Skorka, ya no podrá enrostrarles más, ni a él ni a los suyos, el verídico, doliente e ilevantable nombre de deicidas. Sabemos que la promesa divina, en virtud de la cual, "mis palabras no pasarán" (Mt. 24, 35), no está aplicada a Nostra Aetate sino a la buena nueva del Nuevo Testamento.

Pues allí, entre esas palabras de la Palabra que no pasará, seleccionamos éstas para recordarle su condición al galardonado: "¡Matásteis al Autor de la Vida!" (Hechos 3, 13-15), "¡Crucificásteis al Señor de la Gloria!" (1 Cor. 2, 8).

Y a la par que se las recordamos, con dolor de bautizados fieles, repetimos con el antiguo ritual del Viernes Santo:

"Oremus et pro perfidis Judaeis: ut Deus et Dominus noster auferat velamen de cordibus eorum; ut et ipsi agnoscant Jesum Christum Dóminum nostrum. Oremos también por los pérfidos judíos, para que Dios nuestro Señor, quite el velo de sus corazones, a fin de que también ellos reconozcan a Jesucristo nuestro Señor".

Resistencia Católica

Navegando por la red encontré un blog un tanto abandonado, discontinuado mejor dicho, pero que tiene información interesante. Se trata de Resistencia Católica. Allí encontrará el lector "Una declaración fundamental" realizada por los obispos Franklin Urbina Aznar, Merril Adamson y López-Gaston, el cual se trata de un texto clásico.

Esta declaración fue publicada hace mucho en Sursum Corda, aún cuando aquí nunca apoyamos el conclavismo. Además de recomendar la "ojeada" a ése blog (un proyecto abandonado, se ve), quisiera de manera breve exponer algo más sobre el Conclavismo.

¿Cuál es el problema del conclavismo? No creo que el deseo de tener un Papa sea malo, al contrario, todos los católicos fieles a la Tradición deseamos que el Vaticano II hubiera sido un mal sueño, queremos despertarnos una mañana y que Roncalli, Montini, Luciani, Wojtyla y Ratzinger hubieran sido nombres mal pronunciados, apenas si reconocibles...

El problema no está en tener un Papa, de hecho, los conclavistas suelen acusarnos de mantener una herejía que sostiene que La Iglesia no necesita un Pontífice. No es lo que afirmamos, sino que la elección no puede realizarse de cualquier manera, y que la misma en todo caso debe estar supeditada a la unidad general del movimiento Católico Romano opuesto a la Iglesia Conciliar.

Cuando hace unos meses una persona me envió un e-mail preguntándome quienes, a mi entender deberían participar del Cónclave yo le respondí que, a mi parecer nadie tiene autoridad ni para convocarlo o para participar, pero que en caso de que fuera posible, todos los obispos y sacerdotes de la resistencia católica deberían tener derecho a participar y que, para que el electo fuera realmente el Papa, seria menester que la Iglesia, es decir, la Resistencia Católica, lo reconociera como tal. Ahora ¿Quién de todos los conclavistas nos puede asegurar esa condición mínima? Ninguno. Ni siquiera han podido refutar porqué los elegidos con anterioridad son anti-papas y por ello es menester una nueva elección.

El mundo es complejo, hoy tenemos varios postulantes al Papado y también otros que desean tener su propia Santa Sede en el Exilio… Me inquieta algo ¿Que pasa si mañana un grupo de dos o tres deciden elegir un nuevo Papa para la Iglesia Católica? ¿Los conclavistas que hace poco se empezaron a sumar al llamado de Squetino, como los que antes apoyaron a Victor Von Pentz? ¿Y luego de la elección qué? ¿Se repetirá e desastre del Cónclave de Kansas del cual se coronó a David Bawden como Miguel I?

Así son las cosas por el momento. Hasta tanto, esperamos que los católicos, clérigos y laicos se aboquen al buen combate y al verdadero enemigo: el modernismo y la Iglesia Conciliar del Vaticano II.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Llamado a la Unidad de la Tradición Católica

El 3 de agosto del año 2009, publiqué aquí en Sursum Corda un "Llamado a la unidad", el cual recibió en su momento algunas respuestas por correo electrónico y algún que otro llamado telefónico por mi inocencia al pretender semejante programa. Luego de las idas y vueltas con el cónclave convocado por el obispo Juan José Squetino, las diatribas de Julio Aonzo, los escritos del Dr. Homero Johas y las conspiraciones imaginarias de Logan y de algunos de sus socios de Foro Católico, quiero volver a publicar éste llamado que, para mí, no ha perdido vigencia.






No soy el primero que les escribe, no soy el primero que realiza este llamado. Tal vez mis palabras solo dejen aquí un rastro y sean botadas a la basura al olvido, pero habré hecho algo mas que simplemente criticar sin ninguna propuesta.

Apelo a todos ustedes, a todos los que dicen “Soy Católico por la Gracia de Dios”, a que reflexionemos de nuestro presente y nuestro pasado. El catecismo nos enseña que la Iglesia Católica es una, lo afirma el credo, lo decimos en cada Misa, lo repetimos, estamos obligados a creerlo… no es una opción, no es una discusión teológica… es tan real como que Cristo resucito al Tercer Día. Hubo una época (yo no la conocí, pero he oído y he leído sobre ella) en la que la Iglesia era Una: Podía ir a cualquier Misa en mi país, y siempre tenia la misma ceremonia, siempre se decían las mismas palabras, las mismas que Cristo había Dicho y que los Apóstoles nos transmitieron, que la Iglesia codifico… la Misa del Párroco era la Misa de San Pío X, de San Francisco, de los sacerdotes que derramaron su sangre durante las recurrentes persecuciones que vivió la Iglesia de Cristo, Iglesia a la cual el juro asistir siempre, nunca fallarle, nunca faltarle… pero a la que advirtió ser perseguida. En esa época, un católico podía recibir en cualquier parroquia la misma doctrina, un niño de Alemania, Arabia, Francia, Argentina y Perú tenia el mismo catecismo que los de Sudáfrica, los de Irlanda, Estados Unidos y Colombia… la Iglesia era Católica, Universal… se extendía mas allá de las fronteras nacionales, porque era (es) el Cuerpo Místico de Cristo.

Pero hoy la cosa es muy diferente… y no me estoy refiriendo a la Doctrina. No estoy hablando de las novedades, de las herejías y de la Apostasía de la Iglesia que nació con el Concilio Vaticano II.
Hablo de nosotros, los “tradicionalistas”, los “Católicos de la Tradición”, los “Católicos fieles a la Iglesia de Cristo”… de aquellos que vivieron el Concilio y se opusieron firmemente a el, de aquellos que vivieron el Concilio y tuvieron esperanzas, pronto defraudadas, hablo de aquellos que eran jóvenes en aquellos años y fueron la primer generación de sacerdotes ordenados por los héroes que dijeron “¡No podemos!”

Hablo de nosotros, los católicos que no vivimos el Concilio, que nacimos después… Podemos tener la misma Misa, pero la desunión entre nosotros, entre los Católicos de la Tradición es abismal.
Hay quienes se erigen en defensores de la verdad, ellos dicen ¨”Soy el ultimo obispo verdadero”, “fuera de mi capilla no hay salvación”. La Fraternidad San Pío V anatematiza a la San Pío X, los sedevacantistas están divididos, la Fraternidad San Pío X es asaltada por los modernistas de la Iglesia Conciliar que la desean en sus filas, mientras que la desconfianza se generaliza entre los fieles que ven con desconfianza al Superior General. Revistas y publicaciones critican y excomulgan, ciertos fieles se invisten con autoridades solamente reservadas al Sumo Pontífice. Esto no es todo… porque ha habido algunos que han llegado a reclamar el Papado. Los nombres de “Gregorio XVII”, “Clemente XV”, “León XIV”, “Miguel I”, se intercalan con una larga seguidilla de “Pedro II”, cerca de dos decenas de antipapas existen hoy, y algunos son solamente actividades lúdicas, bromas en las que algunos incaustos caen, no de forma inocente. He sabido de sacerdotes que piden entrar en comunión con estos antipapas para legitimar algún linaje episcopal… porque hasta el episcopado hoy en día es objeto de duda. Los veterocatólicos consagran obispos “para la resistencia católica”, sedevacantistas y tradicionalistas “una cum” tienen en sus linajes a Obispos Duarte-Costa y Thuc… ¿Y que hablar de las discusiones sobre la legitimidad y validez de las consagraciones de Monseñor Méndez?

Algunos convocan a Cónclaves para elegir nuevos antipapas, yo en cambio, hago una llamada, solo una más para nuestra unidad. Somos los tradicionalistas los que tenemos que poner fin al cisma interno. Tenemos que recordar que creemos en la comunión de los Santos.

Tenemos que dejar de lado nuestros desacuerdos, nuestro orgullo, nuestras pasiones, nuestras afrentas personales y recordar que todos somos miembros de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, que es sobre todo Una, como lo reza el Credo. Ninguno de nosotros tiene autoridad para juzgar, todos los sacerdotes, todos los obispos, todos los religiosos deben ser aceptados a priori como válidos siguiendo los parámetros de la teología sacramental. Solamente un Papa puede hacer eso.
En vez de entristecernos, en vez de insultar o combatir tenemos que alegrarnos por cada vocación tradicional ¿Qué importa que sea del Obispo X, o del Hermano Y? ¿caso no son ellos Católicos Romanos de la Tradición que han rechazado el Concilio Vaticano II? La Sociedad San Pío X, La San Pío V, la CMRI, la SRSLRF, el Coetus… todos tenemos que fijar como una de nuestras metas la unidad de la Tradición. Solo así, unidos podremos derrotar al Modernismo de la Iglesia Conciliar del Vaticano II.

Todos tenemos que luchar y colaborar, y es obligación de los obispos, de los sacerdotes y de los religiosos tener comunión entre ellos. Para esto es menester un programa común que tienda a la unidad:

I. Cesar con la irresponsable consagración de obispos.
II. Evaluar correcta y fielmente los candidatos al sacerdocio, regularizando y normalizando los planes de estudios en los seminarios.
III. Los Obispos tienen que aceptar a candidatos competentes, aún cuando estos no sean de sus propias “Sociedades religiosas”, “ordenes” o “fraternidades”.
IV. Unificar litúrgicamente a los sacerdotes y obispos. Las facciones que actualmente usan el Misal de Juan XXIII deberían pasar a utilizar el de San Pío X, que saben no contiene ningún error, duda, o reserva de ninguna especie.
V. Para la disciplina es menester que los sacerdotes, obispos y religiosos se atengan a las normas de la Iglesia: el Concilio de Trento, el Código de Derecho Canónico de 1917, y las demás tradiciones y reglas que fueron prescritas hasta la muerte de Pío XII.
VI. Deben evitarse las cuestiones teológicas especulativas que impliquen declaraciones expresas de la Máxima autoridad, que todos los católicos que resistimos a la Iglesia Conciliar sabemos ahora dudosa.
VII. Evitar la creación de organismos que impliquen el poder de jurisdicción, cuando actualmente ningún obispo ni sacerdote posee hoy jurisdicción que no sea la supletoria.

Estos siete puntos pueden servir de base para el inicio de las conversaciones y el entendimiento mutuo. Pero todo esto será en vano si no se procede a la unión entre los Católicos Tradicionalistas.
Solamente unidos podremos derrotar al modernismo de la Iglesia Conciliar.

Vuestro en Cristo,
Raúl Miguel.


miércoles, 26 de diciembre de 2012

Fraternidad San Pío X: Balance 2012


El 2012 fue un año muy activo para los fieles y sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Si tuviéramos que capitular todo lo que ocurrió en ésta unión pía deberíamos publicar varias entradas en lugar de una sola. Entre los acuerdistas y no acuerdistas se ha desatado un cisma interno que dejó al descubierto la realidad, la existencia de tres grupos: los acuerdistas, los cripto-sedevacantistas y los lefebvristas puros. Los primeros quieren un acuerdo con Roma, pero el mismo debe ser “corporado” (como la Traditional Anglican Communion), los cripto-sedevacantitas son aquellos sedevacantistas que permanecen en la FSSPX por razones personales (no conocen otra comunidad religiosa, no tienen sustento económico, lazos familiares, etc.), y los lefebvristas netos son los que ni siguen una posición ni la otra y tratan de mantenerse en la “postura prudencial” de Monseñor Lefebvre de forma permanente.
El blog amigo “El integrista Mejicano” ha publicado un interesante estado de la cuestión de la FSSPX del año 2012, un texto que no tiene desperdicio y que da una gran cantidad de información.
Lectura recomendada.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Respuesta a la mentira de Foro Católico

Durante varios días traté de evitar responder a Logan como se merecía los comentarios que volcó en Sursum Corda. Me limité a reflexionar... no obstante, el 24 de diciembre decidí visitar el blog Foro Católico y allí leí las mentiras que sobre mi y mis amigos de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia escribieron.
En Sursum Corda siempre se apoya el debate. Creo que es algo que nos falta en la Tradición. Muchos están acostumbrados a seguir, ciegamente los dictados de algún obispo tradicionalista, algún sacerdote iluminado, o alguna "congregación" cuya validez canónica es nula dada la actual situación de la Iglesia. Yo esperaba que la gente de Foro Católico en general y Logan en particular procedieran a debatir conmigo, especialmente sobre la validez de las órdenes conferidas por un obispo herético. No se trata de una locura, sino de un tema muy antiguo en la historia de la teología. Remito a mis lectores a los debates de San Agustín contra los donatistas. Lamentablemente, Foro Católico y Logan, uno de sus miembros más conspicuos están lejos de querer debatir y prosiguen con mentiras sin ningún sustento.
Es por ello que decidí publicar un comentario en la entrada en la que se refieren a mi "
prevaricación en defensa del hereje Carlos Duarte Costa, quien fue condenado y excomulgado por la Iglesia Católica. Asimismo por su compromiso con los San Luis Rey, secta lacunziana derivada de los Duarte Costa" 
y prometen señalar los errores del cismático obispo de Maura y los míos, estableciendo una ridícula y falsa relación entre él, su grupo y yo.
Quien escribe está convencido de que se pueden debatir ideas, pero no hechos. Yo puedo debatir sobre la validez o no de las consagraciones realizadas por un hereje, puedo debatir sobre si es posible o no un cónclave o concilio imperfecto, puedo debatir sobre si la Tesis de Monseñor Guerard des Lauriers es válida desde la filosofía... lo que no puedo debatir son hechos; y los hechos son que Foro Católico ha publicado una mentira que ensucia mi nombre, una calumnia y por ello exijo que se retracten de lo que publicaron.
Sin otro particular, dejo a mis lectores el comentario que publiqué.





Estimados Señores de Foro Católico

Escribo preocupado por las formas en las que ustedes  han lanzado acusaciones contra la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia y en contra de mi. No soy miembro de dicha unión pía, pero conozco bien la situación y el decir que la misma tiene relación con el Cónclave que convocó el obispo Squetino es una falsedad absoluta que no tiene ningún asidero. Bien hace meses que la SRSLRF publicó en su blog que ellos no apoyan para nada un cónclave, de hecho ni siquiera mantienen relación con el obispo Squetino. La única que existió fue cuando ese obispo ordenó al Padre Emilio, quien actualmente está en los Estados Unidos.
Sostener que el cónclave es una iniciativa de la SRSLRF es absolutamente falso. No obstante comprendo el camino de vuestro pensamiento: como es sabido que Squetino ordenó un sacerdote para la SRSLRF, entonces de allí deducen que la relación se mantiene. ¿No cree usted que convendría haber preguntando si esa relación se mantenía? ¿Acaso usted no ha leído sobre la ruptura de las relaciones entre el obispo Squetino y el grupo sedevacantista de Vedia? Si usted lo ignora, lo invito a que revise en mi Blog las publicaciones pertinentes y la respuesta que me enviara Squetino y luego de él, laicos y clérigos de su grupo que no cesan.
De los “hechos” no aportaron ninguna prueba, ni siquiera es cierto que David Bell sea un obispo conciliar (de la Iglesia Conciliar del Vaticano II), que sea sedevacantistas y menos aún conclavista. David Bell es el líder de la rama de la ICAB en el Reino Unido y en absoluto es sedevacatista. Lo que sí es cierto (pero ustedes no lo mencionan) es que éste obispo (consagrado en la ICAB) tiene un grupo pseudotradicionalista y que busca un estatus como el de la Traditional Anglican Communion, es decir, busca una unión corporada de su grupo con la Roma Conciliar, lo cual veo bastante difícil ya que las autoridades de la Iglesia Montiniana le han denunciado.
Otro hecho falso es que yo sea un prevaricador o un defensor de Duarte Costa. Eso es total y absolutamente falso. Yo escribí y publiqué un artículo de teología sacramental, basándome en bibliografía y estudios canónicos, siguiendo el método utilizado por la Iglesia Católica Apostólica y Romana. Yo no exculpé a Duarte Costa de su excomunión o su adhesión a la herejía modernista, simplemente señalé que sus consagraciones son, a la luz de la teología sacramental válidas. Corresponderá a un estudio posterior señalar si es lícito o no que un grupo tradicionalista recibe las órdenes sagradas de éstos obispos. Yo no traté ese tema. Hablo de lo que sé y de lo que estudio. Ustedes, en cambio, no han de ninguna manera demostrado ni con el Magisterio, ni con la Tradición, ni con los Canonistas, ni con los teólogos sacramentalistas vuestra postura de que un hereje no puede conferir válidamente el sacramento del orden. Los remito, señores de Foro Católico al debate de San Agustín contra los donatistas.
Pido a ustedes, que rectifiquen sus dichos en la brevedad, recordándoles que la mentira es un pecado que tiene por padre al Demonio.
Saludo a ustedes por la Santa Navidad y los recuerdo en mis oraciones, animándolos a retomar el combate por nuestra fe.

Vuestro en Cristo Nuestro Señor,
Raúl Miguel,
Administrador de Sursum Corda.


Saludo navideño de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia


LOS MIEMBROS DE LA SOCIEDAD RELIGIOSA SAN LUIS REY DE FRANCIA, QUEREMOS DESEARLES A TODOS NUESTROS LECTORES, FIELES, AMIGOS Y BIENHECHORES UNA SANTA Y FELIZ NAVIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, COMO ASÍ TAMBIÉN UN BENDECIDO Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2013.

QUE EL NIÑO DE BELÉN BENDIGA Y PROTEJA A LA SANTA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA EN ESTOS TIEMPOS DE APOSTASÍA GENERALIZADA, COMO ASÍ TAMBIÉN A NUESTRA AMADA PATRIA ARGENTINA; QUE AUNQUE NOS QUIERAN HACER CREER QUE TODO ESTÁ BIEN Y QUE LA CHÁCHARA DEMOCRÁTICA CONTINÚA ESPLÉNDIDAMENTE, BIEN SABEMOS QUE SE AVECINAN TIEMPOS DOLOROSOS PARA EL PUEBLO ARGENTINO. LOS CATÓLICOS FIELES DEBEMOS REZAR DÍA Y NOCHE PARA QUE NUESTRA PATRIA SEA LIBERADA DE TODO LO MALO. 
¡¡¡FELICIDADES!!!



Misa de Navidad en Estados Unidos


ABC Widgets

MONDAY 24, DECEMBER 2012

SGG Christmas Mass Simulcasts on Web

Main Content Inline Small
Join us today and tomorrow at St. Gertrude the Great via the internet for live simulcasts of our Christmas Masses.
And use the Donate or Subscribe buttons to suport our apostolate via PayPal or credit card!
MON 12/24/12 VIGIL OF CHRISTMAS
2:00 PM First Vespers of Christmas
9:00 PM The Office of Matins
10:30 PM Carols
11:00 PM Procession, Blessing of the Crib
11:15 PM Midnight Pontifical Mass
followed by the Office of Lauds
TUE 12/25/12 NATIVITY OF OUR LORD
CHRISTMAS DAY
9:00 AM Low Mass with String Quartet, Benediction
11:00 AM Low Mass with Carols
5:45 PM Vespers of Christmas Day

sábado, 22 de diciembre de 2012

Sermón de Navidad, de San Agustín

¿Qué ser humano podría conocer todos los tesoros de sabiduría y de ciencia ocultos en Cristo y escondidos en la pobreza de su carne? Porque, siendo rico, se hizo pobre por vosotros, para enriqueceros con su pobreza. Pues cuando asumió la condición mortal y experimentó la muerte, se mostró pobre: pero prometió riquezas para más adelante, y no perdió las que le habían quitado.
¡Qué inmensidad la de su dulzura, que escondió para los que lo temen, y llevó a cabo para los que esperan en él!
Nuestros conocimientos son ahora parciales, hasta que se cumpla lo que es perfecto. Y para que nos hagamos capaces de alcanzarlo, él, que era igual al Padre en la forma de Dios, se hizo semejante a nosotros en la forma de siervo, para reformarnos a semejanza de Dios: y, convertido en hijo del hombre -él, que era único Hijo de Dios-, convirtió a muchos hijos de los hombres en hijos de Dios; y, habiendo alimentado a aquellos siervos con su forma visible de siervo, los hizo libres para que contemplasen la forma de Dios.
Pues ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. Pues ¿para qué son aquellos tesoros de sabiduría y de ciencia, para qué sirven aquellas riquezas divinas sino para colmarnos? ¿Y para qué la inmensidad de aquella dulzura sino para saciarnos? Muéstranos al Padre y nos basta.
Y en algún salmo, uno de nosotros, o en nosotros, o por nosotros, le dice: Me saciaré cuando se manifieste tu gloria.
Pues él y el Padre son una misma cosa: y quien lo ve a él ve también al Padre. De modo que el Señor, Dios de los ejércitos, él es el Rey de la gloria. Volviendo a nosotros, nos mostrará su rostro; y nos salvaremos y quedaremos saciados, y eso nos bastará.
 Pero mientras eso no suceda, mientras no nos muestre lo que habrá de bastarnos, mientras no le bebamos como fuente de vida y nos saciemos, mientras tengamos que andar en la fe y peregrinemos lejos de él, mientras tenemos hambre y sed de justicia y anhelamos con inefable ardor la belleza de la forma de Dios, celebremos con devota obsequiosidad el nacimiento de la forma de siervo.
 Si no podemos contemplar todavía al, que fue engendrado por el Padre antes que' el lucero de la mañana; tratemos de acercarnos al que nació de la Virgen en medio de la noche.
No comprendemos aún que su nombre dura como el sol; reconozcamos que su tienda ha sido puesta en el sol.
Todavía no podemos contemplar al único que permanece en su Padre; recordemos al Esposo que sale de su alcoba.
Todavía no estamos preparados para el banquete de nuestro Padre; reconozcamos al menos el pesebre de nuestro Señor Jesucristo.

Fragmento, Sermón 194.

Santo Tomás de Aquino, sobre la encarnación

Próxima la navidad, fiesta en la que celebramos el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, Verdaro Hombre y Verdadero Dios, el Logos que existe desde el principio (Jn 1, 1), publicamos estos fragmentos del Doctor Angélico sobre las causas de la Encarnación.



Hemos demostrado antes que la naturaleza humana no podía ser reparada ni por Adán ni por ningún otro hombre puro, ya porque ningún individuo tenia en la naturaleza una existencia preeminente, ya porque ningún hombre, por más santo que fuera, podía ser causa de la gracia. Por esta misma razón no ha podido ser tampoco un ángel el autor de esta restauración, porque un ángel no puede ser tampoco causa de la gracia, ni aun la recompensa del hombre en cuanto a la última bienaventuranza perfecta, a la cual era necesario volver a traer al hombre, porque hay en ella partes. Resulta, pues, que sólo por Dios podía verificarse esta reparación. Si Dios hubiera reparado al hombre sólo con su voluntad y su poder, no se hubiera observado el orden de la justicia divina que exige una satisfacción por el pecado. Dios no podía ser sujeto de satisfacción ni de mérito, porque esto pertenece a un ser sometido a otro. Por consiguiente, no convenía a Dios satisfacer por el pecado de toda la naturaleza humana, y como ni tampoco podía hacerlo un hombre puro, fue necesario que un Dios se hiciera hombre para que así pudiese a la vez reparar y satisfacer. Ésta es la causa de la encarnación divina indicada por el Apóstol, cuando en su epístola a Tito, I, 1, dice: Jesucristo vino a este mundo para salvar a los pecadores.

[...]

Hay además otras razones de la Encarnación del Hijo de Dios. Como el hombre se había alejado de las cosas espirituales y se había entregado enteramente a las corporales, de las cuales no podía desprenderse por sí mismo para volver a Dios, la sabiduría divina, que crió al hombre tomando la naturaleza corporal, le visitó cuando estaba adherido a las cosas corporales para atraerle a las cosas espirituales por el misterio de su cuerpo. Fue, pues, necesario al género humano que Dios se hiciera hombre para demostrar la dignidad de la naturaleza humana, y para que de este modo el hombre no estuviese sometido, ni a los demonios ni a las cosas corporales. Haciéndose Dios hombre demostró al mismo tiempo la inmensidad de su amor hacia los hombres, a fin de que en lo sucesivo estuviesen sometidos a Dios, no por el temor de la muerte, que el primer hombre había despreciado, sino por los afectos de la caridad. Además, Dios por este medio dio al hombre una especie de ejemplo de aquella venturosa unión, que por la operación de la inteligencia existirá entre el entendimiento criado y el espíritu increado. No es ya increíble que el entendimiento de la criatura pueda estar unido a Dios por la visión de su esencia, después que Dios se ha unido al hombre revistiéndose con su naturaleza. Por la Encarnación, en fin, la obra de Dios está en cierto modo acabada en su universalidad, en razón a que el hombre, que es el último que fue creado, vuelve por una especie de círculo a su principio, mediante su unión con el principio de todas las cosas por la obra de la encarnación.

viernes, 21 de diciembre de 2012

El Evangelio Según San Mateo: el nacimiento de Cristo y la Visita de los Magos



Estaba en el mundo
y por Él fue hecho el mundo,
pero el mundo no le conoció.
Viino a los suyos,
pero los suyos no lo recibieron.
Mas a cuantos le recibieron
Dios, dioles poder de venir a ser hijos de aquellos que creen en su nombre;
que no de la sangre
ni de la voluntad carnal,
ni de la voluntad del varón,
sino de Dios son nacidos.
Y el Verbo se hizo carne,
y habitó entre nosotros,
y hemos visto su gloria,
gloria como de Unigenito del Padre, lleno de Gracia y de Verdad.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

La validez de las consagraciones de Carlos Duarte Costa


Hace algunos años realicé por encargo de un amigo un estudio sobre las consagraciones del obispo Carlos Duarte Costa, fundador de la Igreja Catolica Apostolica Brasileira. Ese estudio, sin mi plena autorización circuló con algunas modificaciones y fue posteriormente traducido al inglés y al portugués. En el 2009 me llegó por correo electrónico mi propio estudio, en inglés, con un largo apéndice en el cual no sólo se tocaba el tema de la validez sino de la necesidad de obtener clérigos de cualquier linaje episcopal, algo que yo nunca aprobé. Como en los últimos tiempos, el tema de las órdenes de ciertos obispos se han puesto sobre el tapete y muchas personas desconocen quien fue Duarte-Costa, y yo mismo recibí varias consultas al respecto, decidí re-publicar ese artículo con algunas modificaciones. El texto original tiene más de 30 páginas, entre las que se incluyen, además de una profusa bibliografía, fotografías y fascímiles de documentos. La versión publicada en algunos sitios, no obstante de no estar firmada por mi, es más breve (15 o 16 páginas). Por mi parte, en ésta oportunidad decidí abreviar el texto hacia lo más elemental. El objetivo es demostrar que las órdenes episcopales conferidas por el obispo cismático brasilero Duarte Costa son válidas y por lo tanto, aquellos obispos tradicionalistas cuyo linaje episcopal deriva de Duarte Costa son verdaderos obispos. No obstante, está tan extendido el supuesto que las órdenes de éste serian inválidas, que muchos de los obispos que fueron consagrados en la línea Duarte-Costa decidieron recurrir a consagraciones sub conditione.
Antes de proseguir, quisiera remarcar que en el caso de los obispos cismáticos la Iglesia siempre ha actuado con prudencia. Únicamente los orientales fueron recibidos en la Iglesia Romana sin ninguna objeción ni estudio previo de sus ordenes, no obstante, los demás (coptos, veterocatólicos, malankaras, jacobitas, palmar-troyistas y la ICAB), dado que en algunas comunidades se alteraron los rituales o los mismos fueron realizados por personas no aptas o poco educadas, la Iglesia estudió cada caso en particular, no obstante, siempre que existiera duda razonable de la validez sacramental, no se realizó la ordenación sub conditione.
El estudio, aquí resumido, se divide en tres partes: en la primera se establece cuales son los criterios de validez, según la Iglesia, de las órdenes sagradas; en la segunda plantearemos si esos criterios se pueden aplicar al obispo Duarte Costa y finalmente concluiremos sobre si las órdenes conferidas por un obispo cuyo linaje se remonta a Duarte Costa son válidas.
En el presente ensayo no tocaré el tema de la licitud de recibir las órdenes de parte de un cismático. Ese es un tema que escapa por completo al interés de éste artículo y que trataré en el futuro.

La validez de las consagraciones de Carlos Duarte-Costa


Principios de la teología sacramental
La teología sacramental es aquella parte de la teología que tiene por objeto la comprensión de la naturaleza de los signos visibles y sensibles por los cuales se recibe la Gracia, es decir, los sacramentos, o como se los llama en el rito oriental misterios. Esta rama de la teología es tan antigua como nuestra fe, y junto con la cristología se desarrolló con el objeto de aclarar las objeciones de los herejes. Los primeros textos de teología sacramental versan sobre el primero de los sacramentos: el bautismo, en particular el que era conferido por los herejes. Como algunos cristianos sostenían que el bautismo conferido por un clérigo no católico no era válido, correspondió a los Padres de la Iglesia y al Magisterio establecer claramente la doctrina que un sacramento es válido independientemente de la calidad del ministro que lo realiza, siempre y cuando mantenga la forma, la materia y la intención necesaria. Ya San Agustín, en su debate contra los donatistas, deslizó la opinión (luego adoptada por la Iglesia como certeza) que el ritual externo era evidencia de intención sacramental correcta.
Lo primero que tenemos que fijar son los hechos. La teología sacramental no se basa en especulaciones, sino en hechos establecidos a partir de los cuales se realiza la investigación para determinar la validez o no de cualquier sacramento. Actualmente es muy famoso el escrito del R.P. Anthony Cekada demostrando que el ritual de la Iglesia Romana Conciliar del Vaticano II es absolutamente inválido por defecto de forma e intención. Para nuestro presente estudio nos hemos servido de otro texto de éste sacerdote tradicionalista como guía para nuestro propio estudio. Nos referimos al ensayo en el cual demuestra la validez de las consagraciones realizadas por Monseñor Martin Ngo Din-Thuc.

Los hechos.
Para ello debemos determinar los hechos fundamentales y documentados. Nosotros tenemos constancia que

  1. El 15 de agosto de 1945 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con Salomâo Ferraz.
  2. El 3 de mayo de 1948 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con Luis Fernando Castillo-Méndez.
  3. El 16 de julio de 1953 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Diamantino Augusto Pereira da Costa.
  4. El 29 de junio de 1955 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Pedro Luis Hernandez.
  5. El 4 de noviembre de de 1956 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Pedro Santos Silva.
  6. El 30 de noviembre de 1956 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Orlando Arce Moia.
  7. El 12 de mayo de 1960 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Jorge Alves de Souza.
  8. El 5 de junio de 1960 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Milton Cunha.
  9. El 31 de julio de 1960 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Jose Barbosa dos Anjos.
  10. El 19 de marzo de 1961 Monseñor Carlos Duarte Costa realizó el rito de consagración episcopal con  Jose Aires da Cruz.



Tenemos constancia de que éstos hechos ocurrieron verdaderamente. En esas fechas el obispo Carlos Duarte-Costa utilizó el ritual católico romano de consagración episcopal sobre personas poseedoras de lo que, en teología sacramental se denomina “aptitud canónica”, es decir, que son aptos para recibir el sacramento del orden según lo establecido en el cánon 974 del Código Pío-Benedictino.

CAN. 974. § 1. Ut quis licite ordinari possit, requiruntur:
  1.  Recepta sacra confirmatio;
  2. Mores ordini recipiendo congruentes;
  3. Aetas canonica;
  4. Debita scientia;
  5. Ordinum inferiorum susceptio;
  6. Interstitiorum observatio;
  7. Titulus canonicus, si agatur de ordinibus maioribus.


¿Cómo sabemos que los hombres sobre los cuales el obispo Carlos Duarte-Costa poseían aptitud canónica? Porque todos ellos habían sido ordenados sacerdotes católicos romanos previamente, todos habían realizado estudios en seminarios católicos, estando internos por lo menos cinco años y todos ellos poseían los estudios regulares de filosofía y teología. Si un candidato no posee alguna de estas cualidades, su ordenación o consagración es válida, pero gravemente ilícita; la Iglesia no pone en duda la validez del sacramento recibido pero si puede poner en duda su el consagrado  sin aptitud canónica ordena o consagra a otro. No obstante, no se declara la nulidad, sino la duda y el caso pasa a estudio.
Es interesante señalar que F. Cappello y H. Davies diferencian el hecho del sacramento de la validez del mismo. Así actuaron siempre los tribunales romanos: primero verifican los hechos y luego discuten la validez del mismo.  ¿Cómo podemos nosotros verificar estos hechos?
En primer lugar tenemos para cada caso el certificado de consagración. Por cada consagración episcopal, el obispo Carlos Duarte-Costa emitió el testum tradicional, los mismos fueron archivados y son de publico acceso, encontrándose en los archivos de la ICAB, en Brasil. De la misma manera, los obispos por él consagrados realizaron una acción similar.
En segundo lugar, existen testimonios externos como fotografías de las consagraciones y notas periodísticas. La ICAB en sus orígenes sabía que tenía que dejar en claro y con plena evidencia la validez sacramental, por lo que las consagraciones fueron fotografiadas. Desconozco si existen registros filmográficos, aunque estoy interesado en saberlo.
En tercer lugar, tenemos los decretos de excomunión emitidos por la Iglesia Católica por casa uno de los consagrados, en efecto, al realizarse las consagraciones sin mandato papal e incluso en abierta oposición al Pontífice, Roma excomulgó a los consagrados y renovó el decreto de excomunión contra Duarte-Costa. No obstante, el documento romano más importante es la reconciliación del obispo Salomâo Ferraz con la Iglesia Católica Romana y el nombramiento como obispo titular sin una consagración sub-conditione. Junto a esto tenemos que los sacerdotes ordenados, bien por Duarte-Costa, bien por quienes él consagró, al reconciliarse con Roma, jamás fueron reordenados, y la mayoría de ellos ejercieron funciones sacramentales incardinados en diócesis.
A partir de esto podemos concluir que es un hecho comprobado que Monseñor Carlos Duarte-Costas realizó las consagraciones indicadas arriba, por lo que, como sostienen los canónicos, existe una evidente certeza moral del hecho.

 La validez de las consagraciones en sí.
El Papa Pío XII en su Sacramentum Ordinis despejó cualquier duda acerca de la validez del ritual de ordenación, así como de las palabras esenciales. En el caso de las consagraciones en sí, para que estas sean validas hacen falta los siguientes requisitos:

  1. Que la ceremonia sea realizada por un obispo válidamente consagrado y que el obispo a consagrar sea un sacerdote válidamente ordenado.
  2. Que ambos tengan la intención ministerial de hacer lo que hace la iglesia.
  3. La imposición de manos por el obispo consagrante sobre el consagrado.
  4. La formula esencial de 16 palabras recitada por el obispo consagrante.


No obstante, según algunos teólogos no es menester que el consagrado sea en efecto un sacerdote, basta con que se trate de un laico… de hecho, León XIII no se expidió sobre si el episcopado era o no algo diferente al sacerdocio o si simplemente lo completaba o lo suplía. Es menester señalar que para el punto numero 4, no es condición sine qua non la perfecta exactitud en la pronunciación todas las palabras de la formula mientras que el significado no sea alterado substancialmente. También se deduce de ello que conque un obispo se limite a pronunciar las 16 palabras de la fórmula sin que sea realizado el resto del ritual.
De cumplirse estos cuatro requisitos, la validez existe por «presunción» y sería incluso inmoral reiterar la consagración sub conditione si se tiene certeza moral de la presunción, algo que Woywood considera un grave sacrilegio.

Conclusión.
 Se dan estos cuatro requisitos en las consagraciones realizadas por el obispo Carlos Duarte-Costa. La respuesta es inequívocamente sí, porque:
  • Monseñor Duarte-Costa era un obispo válidamente consagrado y tenía intención verdadera de consagrar obispos.
  • En todos los casos Monseñor Duarte-Costa utilizó un rito válido y aprobado por la Iglesia Católica sobre personas que pueden ser consideradas como “materia válida” para las consagraciones.


Siguiendo al Padre Anthony Cekada, podemos decir: “Tenemos un obispo válidamente consagrado, que realiza el rito de consagración episcopal y que utilizó el rito católico. No hacen falta más pruebas”.

martes, 18 de diciembre de 2012

Homosexualidad y sacerdocio son incompatibles


El siguiente texto fue tomado del blog Crux et Gladius, quienes a su vez lo republicaron del de nuestros amigos Tradition in Action.



En el Renacimiento, el vicio de la homosexualidad volvió a ser destacado. Este era un asunto de gran preocupación para el Papa San Pío V. Por esta razón, escribió varios documentos importantes en su contra a partir del primer año de su pontificado. La más importante es la Constitución Horrendum illud scelus, cuyo principal texto se reproduce abajo.

En nuestros días de relajación moral y la liberalización de las costumbres, estamos asistiendo a una vergonzosa complacencia de la autoridad religiosa - incluso la más alta - hacia el vicio de la homosexualidad en el clero y seminarios.
Consideramos que es muy oportuno traer a la mente los principios eternos e inmutables expresados ​​por San Pío V en su Constitución Apostólica. Tal vez ellos abran un poco los ojos para ver las profundidades del abismo en que hemos caído.

 Constitución Horrendum illud scelus de san Pío P.P. V, del 30 de agosto de 1568.


Ese horrible crimen, en cuenta del cual ciudades corruptas y obscenas fueron destruidas por el fuego a través de la condenación divina, nos causa el dolor más amargo e impacta nuestra mente, impulsándonos a reprimir ese crimen con el mayor celo posible. 

Muy oportunamente el V Concilio de Letrán (1512-1517) emitió este decreto: "Cualquier miembro del clero capturado en ese vicio contra la naturaleza, dado que la ira de Dios cae sobre los hijos de perfidia, sea removido del orden clerical o forzado hacer penitencia en un monasterio "(cap. 4, X, V, 31). 

Para que el contagio de tan grave ofensa, no pueda avanzar con mayor audacia, aprovechándose de la impunidad, que es la mayor incitación al pecado, y con el fin de castigar más severamente a los clérigos culpables de este nefario crimen (nefario: sumamente malvado, impío e indigno del trato humano, N. del T.) y que no están asustados por la muerte de sus almas, Nos determinamos que deben ser entregados a la severidad de la autoridad secular, que impone por la fuerza la ley civil. 

Por lo tanto, el deseo de seguir con mayor rigor que hemos ejercido desde el comienzo de nuestro pontificado, se establece que cualquier sacerdote o miembro del clero, tanto secular como regular, que cometa un crimen tan execrable, por la fuerza de la presente ley sea privado de todo privilegio clerical, de todo puesto, dignidad y beneficio eclesiástico, y habiendo sido degradado por un juez eclesiástico, que sea entregado inmediatamente a la autoridad secular para que sea muerto, según lo dispuesto por la ley como el castigo adecuado para los laicos que están hundidos en ese abismo

Mensaje de Fátima al mundo


Tomado de Salve Maria Regina

1. Castigo al Mundo: Nuestra Señora ya no puede contener el brazo de Su Divino Hijo a que castigue el mundo justamente por sus tantos crímenes.

2. Enmienda de la Vida: Yo he venido a advertir a los fieles que enmienden sus vidas y pidan perdón por sus pecados. No pueden continuar ofendiendo a Nuestro Señor que está ya profundamente herido.

3. Cinco Advertencias: Si mis súplicas no son concedidas, Rusia esparcirá todos sus errores alrededor del mundo, provocando guerras y persecuciones contra de la Iglesia. Muchas personas buenas serán martirizadas, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir y muchas naciones serán destruídas.

4. Guerras: Las guerras son castigos por los pecados del mundo.

5. Pecados de la Carne: Más almas van al infierno por los pecados de la carne que por ningún otro pecado.

6. Modas Inmodestas: Ciertas modas se introducirán que ofenderán a Nuestro Señor grandamente.

7. Matrimonios Pecaminosos: Muchos matrimonios no son buenos, no son agradables a Nuestro Señor y no son de Dios.

8. Rosario Diario: Digan el Rosario todos los das para obtener la paz del mundo. Después de cada década digan: "O Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre principalmente a las más necesitadas."

9. Oración y Sacrificios: Recen, recen mucho y hagan muchos sacrificios por los pobres pecadores, pues muchas almas van al infierno porque no hay quien haga sacrificios ni rece por ellos.

10. Devoción al Inmaculado Corazón de María: Dios desea establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón. Si la gente hace lo que yo les pido, muchas almas se salvarán y habrá paz.

11. Devoción a los Primeros Sábados: Yo prometo ayudar en la hora de la muerte con las gracias necesarias para la salvación a todos aquellos que los primeros sábados por cinco meses consecutivos, vayan a confesarse y reciban La Santa Comunión y digan cinco misterios del Santísimo Rosario y me guarden compañía por quince minutos mientras piensen en los misterios del Rosario con la intención de hacer reparación a Mi Inmaculado Corazón.

12. La Paz del Mundo: Díganle a todo el mundo que Dios dá Sus gracias por medio del Inmaculado Corazón de María. Díganle que pidan las gracias de Ella y que el Corazón de Jesús desea ser venerado junto con el Inmaculado Corazón de María, pues Nuestro Señor a confiado la paz del mundo a Ella... Al fín Mi Inmaculado Corazón triunfará, Rusia se convertirá y habrá paz.



MI PROMESA A NUESTRA SEÑORA

Querida María, mi Reina y mi Madre, prometo cumplir Vuestras súplicas en Fátima para traer paz al mundo, para la conversión de los pecadores y la salvación de las almas.
  • Por favor inscríbame como un miembro de la Cruzada de Fátima. (Los miembros son recordados en oraciones y Misas especiales cada mes.)
  • Por favor envíeme un Escapulario de Nuestra Señora del Carmen para llevarlo como signo de mi consagración al Inmaculado Corazón de María.
  • Deseo propagar la Cruzada de Fátima. Envíeme más información.
(E-mail su Nombre, Dirreción, Ciudad, Estado, Código Postal, y Teléfono)

lunes, 17 de diciembre de 2012

San Agustín: La vocación propia de los elegidos.

Tomado del hermoso libro de San Agustín "La predestinación de los Santos", capítulo XVII

34.Procuremos entender bien esta vocación, con que son llamados los elegidos; no que sean elegidos porque antes creyeron, sino que son elegidos para que lleguen a creer. El mismo Jesucristo nos declara esta vocación cuando dice: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros.Porque si
hubieran sido elegidos por haber creído ellos antes, entonces le hubieran elegido ellos a Él primeramente al creer en Él, para merecer que Él les eligiese después a ellos. Lo cual reprueba absolutamente el que dice: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros.

Sin duda que ellos le eligieron también a Él cuando en Él creyeron. Pues si dice: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, no lo dice por otra razón sino porque no lo eligieron ellos a Él para que El les eligiese a ellos, sino que Él les eligió a ellos para que ellos le eligiesen a Él; porque les previno con su misericordia según su gracia y no según deuda. Les sacó, sí, del mundo cuando aún vivía El en el mundo, pero ya les había elegido en sí mismo antes de la creación del mundo. Tal es la inconmutable verdad de la
predestinación y de la gracia. ¿Acaso no es esto lo que dice el Apóstol: Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo?  Porque si verdaderamente se ha dicho que Dios conoció en su presciencia a los que habían de creer, no porque Él habría de hacer que creyesen, en tal caso contra esta prescienca hablaría el mismo Jesucristo cuando dice: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, pues resultaría más bien cierto que Dios conoció en su presciencia que ellos habían de elegirle a Él para merecer que Él les eligiese a ellos.

Así, pues, han sido elegidos desde antes de la creación del mundo con aquella predestinación por la cual Dios conoce en su presciencia todas sus obras futuras y son sacados del mundo con aquella vocación por la cual cumple Dios todo lo que Él mismo ha predestinado. Pues a los que predestinó, a ésos los llamó; los
llamó, sí, con aquella vocación que es conforme a su designio. No llamó, por tanto, a los demás; sino a los que predestinó, a ésos los llamó; y no a los demás, sino a los que llamó, a ésos los justificó; y no a los demás, sino a los que predestinó, llamó y justificó, a ésos los glorificó con la posesión de aquel
fin que no tendrá fin.

Es Dios, por tanto, quien eligió a los creyentes, esto es, para que lo fuesen, no porque ya lo eran. Y así dice el apóstol Santiago:¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?   En virtud de su elección, por tanto, hace ricos en la fe lo mismo que herederos del reino. Con toda verdad se dice, pues, que Dios elige en los que creen aquello para lo cual los eligió de antemano, realizándolo en ellos mismos. Por eso, yo exhorto a todos a escuchar la palabra del Señor cuando dice: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros. ¿Quién oyéndola se atreverá a decir que los hombres creen para ser elegidos, siendo así que más bien son elegidos pata que lleguen a creer?; no sea que, contra la sentencia de la misma Verdad, se diga que han elegido
primeramente a Cristo aquellos a quienes dice el mismo Cristo: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros.

Teología de género: su reflejo en la liturgia

 El feminismo es una ideología que ha minado nuestra sociedad. Según este conjunto de ideas, los hombres y las mujeres son exactamente iguales en naturaleza y en derecho, pero, también asegura, que existe una larga historia de sometimiento y explotación por parte de los hombres; éstos crearon, según el feminismo, una imagen de lo que debía serla mujer y de esa manera consiguieron recortar sus derechos y autoridad en la sociedad y en la Iglesia.


En un artículo publicado hace poco menos de un año, intitulado “Una aproximación cuantitativa a la cuestión de género: la ordenación de mujeres en el catolicismo independiente”,  traté de demostrar que la teología de genero en general, y uno de sus postulados en particular, la ordenación de mujeres al sacerdocio había sido en aquellas Iglesias en las que se implementó, una cuestión discursiva antes que una realidad. En efecto,e n ninguna de las iglesias en las que se ordenó a mujeres, éstas tuvieron posiciones claramente de poder o desición. En ese trabajo, además, realizaba un breve estado de la cuestión sobre la teología feminista, sus alcances y una breve relación cronológica de la ordenación de mujeres. Una de las cosas que descubrí fue que recién a mediados de la década del ’20 empezó a surgir en algunos grupos teosofistas la teología feminista, es decir, la aplicación del feminismo en materias de religión. Los modernistas rechazaron en un principio cualquier posible “desviación feminista” en teología, y de hecho, no se abrió el debate público hasta después del Concilio Vaticano II, ni siquiera entre los grupos cismáticos. En efecto, los veterocatólicos (en cisma desde 1870) rechazaban abiertamente cualquier posibilidad de ordenación femenina. Sirva como ejemplo que, a ser ordenada la primer mujer en la Iglesia Mariavita (una derivación de los veterocatólicos en Polonia), el conjunto de las Iglesias de Utrech los expulsaron como miembros y apoyaron un cisma para la creación de una Iglesia Mariavita “conservadora” en Polonia. Posteriormente, cuando en 1949 la Old Catholic Church de Estados Unidos ordenó a la primer sacerdotisa en ese país, la Unión de Utrech excomulgó de pleno a su rama norteamericana, con lo cual favoreció la “explosión” de un millar de pequeñas iglesia veterocatólicas independientes. Recién en 1998 la Iglesia de Utrech reconoció la ordenación femenina, pero fue por la presión de la Iglesia Anglicana, con la cual mantiene intercomunión.

No obstante, la teología feminista no tiene como único objetivo la ordenación de mujeres, a todas luces inválida, sino también imponer una “liturgia inclusiva”. ¿A que se refieren con eso? Simplemente a una “misa” donde no haya diferenciación de género ni para los hombres ni para Dios. Ellos destacan, en primer lugar el carácter femenino de Dios al que identifican con el Espíritu Santo (el Ruaj HaKodesh o la emuná de la que hablan los cabalistas modernos), por lo tanto Dios es hombre  y mujer al mismo tiempo, tiene un aspecto paterno y materno que unido conforma la perfección. Siguiendo estos postulados la diferenciación entre hombres y mujeres en el género humano es solo una cuestión externa, ya que internamente son lo mismo, como en Dios (su dios) lo es. La diferenciación de género no se corresponde a la separación sexual, sino antes bien, a una cuestión cultural impuesta por los hombres con el fin de mantener su poder, fueron esos hombres los que ocultaron el secreto de la personalidad femenina de la divinidad y de esa manera, impusieron una hermenéutica falocéntrica en la Historia. Redescubierta la verdad, la teología de género propone recuperar el carácter femenino de Dios (su dios) por lo cual se elimina de las oraciones cualesquier diferencia de género.

La primera vez que me topé con una liturgia inclusiva fue cuando accedí a los rituales de la Iglesia Apostólica Católica Latinoamericana del pseudo-obispo Erman Colonia. En la forma “El Señor esté con ustedes” se alteraba por “El Señor esté con todos y todas ustedes”, y la consagración del pan y del vino incluía “coman todos y todas de él porque esto es mi cuerpo” y “beban todos y todas de él, porque esto es mi sangre…”. No obstante, en la Iglesia Católica Liberal, unida al Young Rite fundado por el obispo Van Alpen, la “misa gnóstica” se combinó con la “misa inclusiva” en la que  toda mención a Dios incluye el aspecto femenino. Tengo ante mis ojos el ordinario redactado por Van Alpen, aquí algunas de los cambios:

  1. Rito de Entrada: En nombre del Padre, que es Madre, del Hijo e Hija y del Santo Espiritu.
  2. Acto penitencial:  “Yo confiezo ante la Diosa Madre Omnipotente…”
  3. Gloria: se pone a Dios en femenino y el “Dios Padre” del final cambia por el “Dios Padre y Diosa Madre”.
  4. Al final de cada lectura el pueblo responde “Te alabamos Sophia” (sabiduría).



Se podrían mencionar más. No obstante, quisiera centrarme en el lugar de la liturgia inclusiva en la Iglesia Conciliar del Vaticano II. Sinceramente yo desconocía su existencia hasta que hace poco tiempo, en una institución en la que doy clases tuve que asistir a un acto protocolar en el que había una celebración del Novus Ordo. Bien, el celebrante (falso sacerdote) alteró el "y con todos ustedes" por un "y con todas y todos ustedes", "hijos e hijas", pero cuando se refirió a Dios le llamó "A ti Dios Padre y Madre omnipotente". En la época del Concilio, cuando algún obispo trasnochado mencionó la posibilidad de la ordenación femenina, los campeones del modernismo como Congar y Küng impusieron silencio, escandalizados ellos mismos. Pero la liturgia inclusiva va ganando lugar paso a paso, la jerarquía de la Iglesia Conciliar sabe que no puede dar un paso tan grande como promulgarlo oficialmente en el Novus Ordo, por lo que deja hacer, deja experimentar. Los fieles, ignorantes ya de lo que es Católico y lo que no, obnubilados por la democratización van permitiendo y aplaudiendo. En la Iglesia Católica Liberal, no se impuso la ordenación femenina hasta que la liturgia "inclusiva" no fue aceptada por los seguidores de la secta, lo mismo hicieron los episcopalianos en USA y también los veterocatólicos. No es muy difícil prever lo que ocurrirá en la Iglesia Conciliar, un día la liturgia, otro serán las diaconisas y finalmente sacerdotisas  En todo caso, el Novus Ordo será doblemente nulo y doblemente inválido.