domingo, 2 de febrero de 2014

Léon Bloy, unas palabras sobre la Santísima Madre de Dios

Las Lagrimas de la Madre de los Dolores colman la Escritura y desbordan sobre todos los siglos. Todas las madres, todas las viudas, todas las vírgenes que lloran no añaden nada a esta efusión sobreabundante que sería suficiente para lavar los corazones de diez mil mundos desesperados. Todos los heridos, todos los desnudos y todos los oprimidos, toda esta procesión dolorosa que llena los atroces caminos de la vida, son recogidos cómodamente en los pliegues que arrastra el manto azul de Nuestra Señora de los Siete Dolores. Siempre que alguien estalla en lágrimas, en medio de la multitud o en la soledad, es ella misma quien llora, porque todas las lágrimas le pertenecen en su calidad de Emperatriz de la Beatitud y del Amor. Las Lágrimas de María son la Sangre misma de Jesucristo, derramada de otra manera.

Léon Bloy (+1917) - Symbolisme de l'apparition

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!