martes, 6 de mayo de 2014

Persecución contra los cristianos en Palestina

"Cuelliduros e incircuncisos de corazones y de las orejas, vosotros siempre al Espíritu, el Santo, combatís; como vuestros padres, también vosotros. ¿A cuál de los profetas no persiguieron los padres de vosotros? Y mataron a los que prenunciaban acerca de la venida del Justo; del que ahora vosotros traidores y asesinos os habéis hecho; los que recibisteis la ley en disposiciones de ángeles y no guardasteis...»Y, oyendo esto, aserrabánseles los corazones, y rechinaban los dientes contra él. Y, estando lleno de Espíritu Santo, fijándose en el cielo, vio gloria de Dios, y a Jesús parado a la derecha de Dios; y dijo: «He aquí, miro los cielos abiertos y al Hijo del hombre a la derecha parado de Dios». Y clamando con voz grande, taparon sus orejas, y precipitáronse unánimemente sobre él; y, lanzando fuera de la ciudad, lapidaban. Y los testigos depusieron sus vestiduras a los pies de un joven, llamado Saulo; y lapidaban a Esteban, que invocaba y decía: «Señor Jesús, recibe mi Espíritu». Y, poniendo las rodillas, clamó con voz grande: «Señor, no les peses este pecado». Y, esto diciendo durmióse, en el Señor." (Hechos 6: 51ss)

Vatican Insider. "El domingo pasado (27 de abril de 2014), en Galilea, se registró una «oleada de violencia anti-cristiana y de actos de vandalismo por parte de hebreos religiosos». La denuncia es del Patriarcado latino de Jerusalén, con una nota de los Ordinarios católicos de Tierra Santa, que condenaron con «gran preocupación» los hechos que sucedieron en un «día tan significativo para la Iglesia universal y local, debido a la canonización de los dos Papas y a un mes de la visita de Papa Francisco a Tierra Santa».

Los Ordinarios católicos de la Tierra Santa también indicaron en la nota los hechos, empezando por el que sucedió en «el lugar santo de Tabgham en el lago Tiberíades, custodiado por los padres benedictinos», obra de «una docena de jóvenes, de entre 13 y 15 años, vestidos como los hebreos religiosos ortodoxos y provenientes de la “fuente de Job”». Otro de los hechos fue la «carta de amenaza» que recibió el Vicariato patriarcal de Nazaret, firmada por un rabino de la zona, que después fue arrestado por la policía.

Y, para concluir, «el asalto en contra de la Iglesia ortodoxa de Al-Bassah, en el noroeste de Israel, durante un Bautismo». «Los cristianos de Galilea –indica la nota–, con la Asamblea de los Ordinarios, profundamente indignados por los hechos, piden con fuerza a las autoridades civiles y a las fuerzas de policía que reacciones con prontitud arrestando a los responsables».

Fuertes tensiones, además, se advierten en la localidad árabe de Furdis (al sur de Haifa) en donde ayer por la noche desconocidos hicieron pintas anti-islámicas en la mezquita local y destruyeron algunos vehículos.

Estos episodios de intolerancia religiosa fueron denunciados firmemente por diferentes exponentes de la política israelí, tanto del gobierno como de la oposición. Pero los líderes religiosos musulmanes y cristianos en Israel concuerdan que no basta condenar estos hechos. Denunciaron la multiplicación de los ataques y el fracaso, por lo menos por el momento, de las fuerzas del orden a la hora de identificar a los culpables y castigarlos adecuadamente."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!