domingo, 4 de mayo de 2014

Ratzinger y la fantasía de los conservadores

Los conservadores insisten. Desean creer que Ratzinger es diferente a Bergoglio. Aquel defendía la Misa Tridentina, éste pisotea todo lo que queda de sagrado. Aquel era un "Papa" que recordaba el magisterio, éste va más allá del Vaticano II.

La situación llegó a extremos: hoy muchos conservadores que sostenían que Ratzinger era Papa, consideran que estamos en sede vacante... o que su renuncia fue inválida y aún continúa ocupando el cargo de Vicario de Cristo. Para algunos, la Verdad duele y molesta. La Verdad se hace intolerable para aquellos que no pueden ni quieren ver.

Es mucho más simple creer que "Benedicto XVI" remplazó al modernistas profesor Ratzinger, aún cuando él insistía en su trilogía "Jesús de Nazareth"la opinión de una gran cantidad de teólogos y exegetas heterodoxos. Fue más simple creer que sus "condenas" a la Teología de la Liberación lo elevaban al nivel de San Pío X, cuando en realidad estaba realizando una crítica, demoledora, es cierto, pero académica, y desprovista de cualesquier valor magisterial. Es mucho más agradable decir "fue el defensor de la Misa" cuando la rebajó a un "rito extraordinario" e inició los procesos de "canonización" de Roncalli, alias Juan XXIII bis y Wojtyla/JP2. Ellos creen que Ratzinger jamás hubiera permitido todo lo que hace Bergoglio ¿Realmente creen eso o es lo que quieren creer?

Ratzinger fue el arquitecto de la Iglesia Conciliar. El aplicó el modelo que se implementó en el Anglicanismo en los años '70, encontrando en su conocida "hermenéutica de la ruptura/hermenéutica de la continuidad" la fórmula que permite a los conservadores creer que la Iglesia Católica subsiste en la Iglesia Conciliar del Vaticano II.

4 comentarios:

  1. Estimado "Sursum Corda": El autor de esta notita (no da para más) o no conoce biografías de Ratzinger o simplemente no lee. No leyó el Motu proprio SUMMORUM PONTIFICUM, ni biografías sólidas de Ratzinger, donde notaría como rompe con Kung y sus huestes, y porqué termina por decantarse al restauracionismo.Pero bueno, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Finalmente, el autor ni siquiera se toma la molestia de informarse: A Roncalli lo beatificó Juan Pablo II y ad potestam lo canoniza Bergoglio.

    ResponderEliminar
  2. Rigoberto,
    Gracias por dejar tu comentario. Tomo el guante. Claro que he leído y estudiado con detenimiento la Summorum y de hecho me parece un texto aberrante, escrito por alguien que no tiene la fe católica, sino modernista y claramente con una mentalidad hegeliana.
    Sobre la biografía de Ratzinger, leí varias, por empezar su autobiografía en la que deja en claro cual era su postura frente al modernismo. También estudié su tesis de doctorado y varios de sus artículos en Communio ¡Y ni hablar de la Trilogía Jesús de Nazareth! Puedo decir, a diferencia de muchos católicos de la Resistencia (autodenominados "tradicionalistas") que leí a Ratzinger y sé cual es su pensamiento.
    Si es cierto que Wojtyla beatificó a Roncalli/Juan XXIII bis, pero quien impulsó su canonización fue Ratzinger/Benedicto XVI.
    Te recomiendo la lectura del siguiente artículo:

    http://sursumcordablog.blogspot.com.ar/2013/08/ratzinger-y-bergoglio-hermeneutica-o.html

    ResponderEliminar
  3. El problema de Rigoberto es el de los que tu llamas conservadores, Raúl. Rigoberto (si es quien yo creo) siempre creyó que Ratzinger era Papa y que la Logia Vaticana es la Iglesia Católica. Ese convencimiento causó que no fuera aceptado en el Semiasnario lefebvrista del cual eras y sos frecuente visitante

    ResponderEliminar
  4. Rigoberto creo que tendremos Bergoglio para rato, es por eso que vas a tener que ir adaptándote ya que Ratzinger no vuelve más y si regresa lo hará en son ecuménico y con esos ornamentos como los que usó el día de la "canonización" del polaco... solo te queda seguir participando

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!