jueves, 3 de julio de 2014

Murió Álvaro Corcuera

El lunes 30 de junio trascendió la noticia de que el ex director de los Legionarios de Cristo, y fiel encubridor del pedófilo serial Marcial Maciel Degollado, había muerto de cáncer.
En la carta enviada a los miembros del Regnum Christie (suerte de Opus Dei fundada por Maciel), Eduardo Robles Gil, falso sacerdote de la Iglesia Conciliar del Vaticano II continúa con la mentira y el engaño que caracterizaron a la obra del padre Marcial Maciel. En su carta se puede leer lo siguiente:


Los invito a todos a ofrecer misas y oraciones para encomendar su alma a Dios y agradecer al Señor por la vida de este padre, hermano y amigo que ha sido nuestro Director General durante los nueve años más difíciles de nuestra historia. En estos momentos de dolor, podemos decir que ha combatido bien su combate, ha corrido hasta la meta y ha conservado la fe. Como a san Pablo, ahora le aguarda la corona merecida (cf. 2Tm 4,8).

Nos preguntamos ¿Agradecer a Dios por la vida de este hombre? ¿Combatió el buen combate? ¿Qué fe conservó? Sin duda que su combate, la apoteosis del perverso y criminal Marcial Maciel Degollado, fue efectivo hasta donde pudo. Durante años Álvaro Corcuera fue el encubridor y el cómplice de Maciel, como también lo fue Wojtyla/JP2. Durante años, Álvaro Corcuera presentó a Maciel como santo, aún cuando sabía con certeza que era homosexual, derrochador y padre de una hija, además de llevar una vida pagana.
El ministro de la Iglesia Conciliar Álvaro Corcuera ha muerto. Murió como vivió, como un fariseo, y por ello, dejo las palabras con las que Nuestro Señor Jesucristo describió a la secta, tan similar a todos los grupos conservadores de la Iglesia del Anticristo:

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque semejáis tumbas recién blanqueadas; las que por fuera parecen hermosas, pero por dentro rebosan de huesos de muertos y de toda impureza!
Así también vosotros, por fuera ciertamente parecéis a los hombres, justos, pero por dentro estáis henchidos de hipocresía e injusticia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!