domingo, 13 de julio de 2014

Nicolás de Cusa: Un ignorante discurre acerca de la mente

Nicolás de Cusa, Un ignorante discurre acerca de la mente, traducción: Jorge Mario Machetta, Introducción: Jorge Mario Machetta y Claudia D’Amico, Notas: Círculo de Estudios Cusanos de Buenos Aires, Ed. Biblos, Buenos Aires, 2005, pags.
Por Martín D’Ascenzo

En el diálogo acerca de la mente (1450) Nicolás de Cusa realiza la exposición de su antropología, uno de los aspectos más ricos de su pensamiento. Aquí la mente humana es concebida como medida de todo y creadora de nociones. Gracias a la creación nocional la mente asimila a su modo el mundo circundante. La presente edición presenta una traducción cuidada, con el texto original latino enfrentado, de este importante diálogo cusano. La Introducción a cargo de Jorge Machetta y Claudia D’Amico ofrece al lector un marco referencial adecuado para ingresar a la lectura del texto puesto que se realiza una contextualización el trabajo del cusano bajo dos perspectivas. En primer lugar, “para evidenciar la originalidad de la propuesta de Nicolás” se ubica  el tratamiento de la antropología en el marco de la “tradición cristiana medieval”; en segundo lugar, se ubica el tratamiento acerca de la mens en el conjunto de la obra cusana. La lectura del texto es acompañada por un conjunto de notas temáticas realizadas por integrantes del Círculo de Estudios Cusanos de Buenos Aires. Las mismas se ofrecen como aclaraciones de los temas centrales del texto. La nota “Presentación de los personajes” (a cargo de José González Ríos) da cuenta del tipo de pensamiento y el temperamento filosófico de cada uno de los interlocutores del diálogo. En la nota “La imposición de nombres” se desarrolla el tema enlazándolo con el tópico cusano de la concordantia philosophorum (José González Ríos). En la nota “La mente: viva imagen de Dios” (Romina Di Rienzo) se explica el modo en el cual el tema de la mente como viva imagen de Dios articula de forma definitiva la compleja relación entre Dios, el hombre y el mundo. La nota “La mente: término y medida” (Cecilia Rusconi y José González Ríos) se ocupa del modo en el cual la mens finita se constituye en relación a la unidad infinita de la que es imagen.  La nota “La fuerza asimilativa de la mente” (Paula Pico Estrada) trata del complejo proceso de asimilación del proceso cognoscitivo que se produce con ocasión del encuentro de la mens con el mundo. La nota “La conformación trinitaria de la mente” (Romina Di Rienzo) da cuenta de la presencia del principio absoluto en conformación unitrina de la mente. Concluye el elenco de notas con “La inmortalidad de la mente” (Romina Di Rienzo) en la que se subraya que este tema constituye el alfa y omega del escrito. Cierra el volumen un glosario con los términos técnicos del texto y se incluye también una bibliografía actualizada para el lector interesado en profundizar sobre la problemática de la antropología cusana.

                                                                                                                       

2 comentarios:

  1. Hola Raúl,

    Últimamente estoy leyendo un poco de historia y me encontré con algunas cosas sobre Nicolás de Cusa (1401-1474)
    En el libro Historia de la Iglesia, tomo II, de Sánchez Herrero (p. 502), en relación a las cruzadas, se menciona lo siguiente de Nicolás de Cusa:

    "Nicolás de Cusa, discípulo de Raimundo Lulio, escribe un Examen crítico del Corán, en el que lanza la idea de que Mahoma, por su predicación, introduce a los árabes en un proceso religioso en el que el Islam podía ser una etapa hacia el cristianismo"

    Me llamó la atención este precursor del ecumenismo y me recordó algo el nombre de Raimundo Lulio. Efectivamente lo había visto en el libro de Meinvielle De la cábala al progresismo p.202:

    "Raimundo Lulio (1232-1315) ha sido el primero en introducir doctrinas cabalísticas en los medios cristianos…"
    También era un gran ecumenista como parece desprenderse de su obra Los Tres Sabios

    Según wikipedia ;-), Nicolás de Cusa pertenecía al círculo de los humanistas de su época. Corto y pego algunas sentencias, que a mí me parece que tienen un tinte inmanentista (preeminencia de la experiencia religiosa interna por encima de la revelación) muy marcado, lo de la síntesis de contrarios parece cabalista:


    “La verdad de la imagen no puede ser vista tal como es en sí a través de la imagen porque la imagen nunca llega a ser el modelo”

    Dios es la síntesis de contrarios, de la unidad y de la multiplicidad a la vez. Por eso Dios no es captado en ningún objeto porque ningún objeto se limita, por eso Dios es lo no otro

    “Dios es todo en el todo y no es, sin embargo, nada en el todo.” ???

    La docta ignorancia no es trascendente, la sabiduría no viene de fuera infundida, sino que está dentro de uno mismo.

    El conocimiento surge de uno mismo. La mente se adecua y crece, aun sabiendo que nunca alcanzará lo Absoluto, pero va avanzando.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jorge, por tu comentario. Se trata, sin duda de un pensador muy interesante para estudiarlo.
    Cusa sostenía (hasta donde entendí) que la conversión era "evolutiva", salvo que el hombre tuviera una revelación directa. Con esto se quiere decir que para él, un pagano que se había convertido al Islam podría llegar a comprender mejor la fe católica y convertirse de manera más rápida. En efecto, para Cusa existía una suerte de código compartido: creencia en un sólo Dios, creencia en la persona histórica de Jesús, noción de revelación, etc. El misionero cristiano, debía entonces trabajar sobre esos conceptos y llevar al musulmán a la verdad.
    No obstante, Cusa es más recordado por su activo proselitismo en favor de la unión de Bizancio a Roma. También es bueno recordar que él no sostenía un "ecumenismo" moderno, para Cusa, era menester conseguir la unión en la Verdad y esa unión sólo se conseguiría cuando Oriente se convirtiera, se volviera a Roma.
    Tiene, no obstante, algunas ideas, cuando menos extrañas o confusas, propios del espíritu que impregnaba la época. No sin error, Hallenbech llama a Cusa "El proto-moderno".
    Como siempre, gracias por tus interesantes e inteligentes comentarios.

    En Cristo Nuestro Señor,
    Raúl Miguel

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!