domingo, 3 de agosto de 2014

El fantasma de un nuevo genocidio armenio

Por un sacerdote de rito oriental


Diferentes sitios indicaron que los guerrilleros del Isis, relacionados con Al Qaeda, habrían cometido atrocidades en contra de los “infieles”.

Los fantasmas del genocidio de 1915, que los armenios conocen como “Metz Yeghérn (el gran mal), vuelven a surgir en la Siria azotada por la guerra e invadida por miles de fundamentalistas islámicos de más de ochenta países del mundo. Una de las características del primer genocidio del siglo de los genocidios fue el de las conversiones forzadas de los cristianos al Islam; armenios, griegos, sirios, caldeos, todos ellos víctima de las decisiones de los gobernantes de Constantinopla. Todavía hoy hay en Turquía personas cuyos abuelos fueron convertidos por la fuerza, para salvar sus vidas, y que ahora vuelven a la fe de sus antepasados en secreto.

Hace algunos días, diferentes sitios de la red indicaron que los guerrilleros del Isis (Estado Islámico del Levante y de Sham), grupo relacionado con Al Qaeda, habrían cometido una serie de atrocidades en contra de los “infieles”, desde la decapitación hasta el incendio de Iglesias; al final, daban la noticia de la conversión forzada de algunas familias de armenios apostólicos al Islam.

Un video acompaña algunos de estos reportajes. En él, lo que parece ser un anciano armenio de pie aparece al lado de un religioso musulmán, que anuncia la conversión de su acompañante a la fe del Profeta, mientras que en el fondo se escuchan los coros de “Allahu Akbar” (“Alá es el más grande”). El religioso comenta con entusiasmo el evento, afirmando: “Vean, no tenemos ningún honor sin el Islam, sin proclamar en voz alta que el único Dios es Alá, y Mahoma su Profeta”. El religioso añade que, puesto que el recién converso es el jefe de familia, su mujer y sus hijos se han convertido automáticamente al Islam: “Todos alaban a Alá”. Esta claro que si en un futuro tuvieran que renegar la identidad apenas adquirida, se convertirían en apóstatas, con todas las consecuencias del caso: podrían incluso perder la vida.

Siria es un verdadero mosaico de religiones debido a su antigua historia: allí, como en el Líbano, las circunstancias históricas y geográficas hicieron que los cristianos de todas las confesiones y los musulmanos de cada corriente vivieran hombro a hombro durante siglos, con relaciones a veces dramáticas, pero, a final de cuentas, de convivencia. Una situación en la que, por ejemplo, durante el periodo del Imperio otomano muchos musulmanes escondieron y protegieron a cristianos; esta situación en sustancia fue mantenida por el mandato francés y después por el gobierno laico del partido “Baath”. En cambio, ahora ha sufrido un cambio radical debido a la deriva fundamentalista de raíz wahabita sostenida y apoyada por Arabia Saudita y Qatar, además de tolerada por la Turquía islamista de Erdogan, cercana a la Hermandad Musulmana.

El religioso del video afirma que la que se acaba de ver es una conversión “voluntaria”, pero es lícito plantear más de una duda, considerando las circunstancias. Y por ello se refuerza la preocupación que ha expresado más de un obispo sirio ante la posibilidad de que surja a partir de las negociaciones de paz de Ginebra un estado con fundamento islámico en Siria.

1 comentario:

  1. Esto no le importa a nadie, menos a la Iglesia bergogliana. Para el pensamiento oficial, uniforme y correcto, genocidio hubo uno solo y el que lo cuestione será declarado anatema por negacionista.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!