lunes, 29 de diciembre de 2014

Africa en el plan de Dios

Por un sacerdote católico de rito oriental.



África es el segundo continente más grande del mundo. Es hogar de todo tipo de pueblos con una gran variedad de colores que viven en armonía y equidad.

Este espectro de colores es un don que Dios le ha dado a África y ha dotado de belleza al continente. Ésta es, además, la prueba de que África es el continente en el que los pueblos de todas las clases viven en igualdad independientemente de la diferencia del color de la piel y de la raza.

Antropólogos, filósofos y académicos han corroborado que África, en general, y Etiopía, en particular, son “la cuna de la humanidad”, y la Sagrada Biblia confirma esta profunda convicción.

La historia, según el calendario etíope, comienza con Adán y Noé. Esto significa que para los etíopes, el inicio de la humanidad, nuestro presente y nuestro futuro, están marcados, hoy y siempre, por Dios y Su salvación.

África, cuya antigua dignidad de pueblo está grabada en las piedras del obelisco de Axum, en las pirámides de Egipto, en monumentos y en manuscritos, no fue sólo una fuente de humanidad. Según la Sagrada Biblia, África también fue refugio para los que padecieron el hambre: fue el caso de los judíos en tiempos de Jacob, cuando transcurrieron siete años en Egipto.

La Sagrada Biblia nos dice que los judíos y el profeta Jeremías, sufrieron mucho por la agresión de los babilónicos y fueron puestos a salvo en Etiopía y Egipto. Pueblos provenientes de la parte medio oriental del mundo saciaron su hambre en las tierras de Egipto y Etiopía.

Jesucristo mismo y Santa María fueron acogidos en Egipto, cuando huían de la cruel amenaza de Herodes. ¡Está claro que los africanos cuidan de la humanidad!

África sigue siendo un continente religioso cuyos pueblos han creído por siglos en Dios todo poderoso. La reina de Saba le enseñó a sus compatriotas el Antiguo Testamento que ella había aprendido en Israel. Desde entonces, el Arca de la Alianza se encuentra en la ciudad de Axum, en Etiopía.

El hijo de la reina de Saba, Manelik I, siguiendo el ejemplo de su madre fue quien logró llevar el Arca de la Alianza de Moisés a África, en Etiopía.

La historia del eunuco etíope y la Ley de Moisés, fuerte y bien organizada, unida a las profundas prácticas religiosas y culturales existentes en Etiopía indican que la Ley de Moisés se ponía en práctica más en Etiopía que en el mismo Israel. Se puede tener aun testimonio de ello al estudiar la cultura y el estilo de vida de los etíopes.

Fue en Alejandría, Egipto, donde la Sagrada Biblia fue traducida a lenguas no hebreas. Dicha traducción africana es conocida como “Traducción de los Setenta ” (Sebeka Likawunt)

Las Sagradas Escrituras nos dicen que, al igual que en los tiempos del Antiguo Testamento, los africanos tenían la costumbre de adorar según la ley de conciencia en el período del Nuevo Testamento.

El entonces rey de reyes de Etiopía, el emperador Bazen, fue uno de los reyes que se dirigió a Belén para adorar al niño Jesús.

El Evangelio nos cuenta que un africano, un hombre de Libia llamado Simón de Cirene, llevó él mismo la Cruz de Jesús mientras Él se dirigía al Gólgota.

Además, un eunuco etíope en el año 34 dC fue a Jerusalén a adorar a Dios de acuerdo a la Ley de Moisés. Por orden del Espíritu Santo el eunuco fue bautizado por Felipe. Cuando regresó a África, predicó el Cristianismo a su nación. De esta forma Etiopía se convirtió en la segunda nación después de Israel que creyó en Cristo; y la Iglesia etíope se convirtió en la primera Iglesia en África.

Grandes historias de fe han marcado los primeros siglos del Cristianismo en África, ya que los africanos han vivido siempre una profunda caridad y una gran devoción por el Antiguo Testamento.

África es la región de la que provienen eminentes eruditos y Padres de la Iglesia como san Agustín,  Tertuliano, san Cipriano, así como san Anastasio y san Kerlos. Estos Padres son venerados tanto en el continente como en resto del mundo.San Yared, que compuso preciosos himnos sacros para la Iglesia y que el mundo ensalza por su extraordinaria creatividad, también era originario de África. San Yared era un hijo de Etiopía. Sus himnos representan una de las maravillas del mundo por las que Etiopía es reconocida en el mundo. Las obras de todos estos Padres caracterizan a África.

Según los eruditos, el primer Canon de la Sagrada Biblia se definió en África .

La historia también nos recuerda el martirio de los cristianos en el norte de África, cuando su rey, un no creyente, blandió la espada contra ellos en su esfuerzo por destruir completamente el Cristianismo. Al mismo tiempo, los cristianos que fueron maltratados y perseguidos en todo el mundo fueron a África, especialmente a Etiopía, región en la que han vivido en paz.

También en el desierto de Egipto surgió el monasticismo cristiano, y la Iglesia tiene el enorme tesoro que son las "setencias" de los Padres del Desierto.

Fieles devotos etíopes también han ofrecido su hospitalidad a los nueve Santos y a otros miles de cristianos perseguidos en Europa del Este y que fueron llegando a África por grupos. Las residencias y las tumbas de estos cristianos han sido conservadas como santuarios sagrados en varios lugares de Etiopía.

En África y en Etiopía encontramos fragmentos de la Santa Cruz. La parte derecha de la Cruz ha permanecido en Etiopía en un lugar llamado el monte de Gosén.

Los cristianos de África también han llevado a cuestas la Cruz de Cristo.

África es un continente potencialmente rico, con un suelo fértil, recursos naturales y una gran variedad de especies vegetales y animales. África tiene un buen clima y posee muchos minerales preciosos. Como es un continente con muchos recursos naturales sin explotar, muchos les han puesto ya sus ojos encima. Además es innegable que los progresos de la civilización en otras partes del mundo es el resultado del trabajo y de los recursos de África.

Los africanos han hecho muchas obras santas por el mundo.¿Qué ha echo el mundo por ellos?

África ha sido colonizada con brutalidad y sus recursos han sido explotados. Las naciones ricas que se han desarrollado explotando África se acuerdan de ella cuando necesitan algo. Jamás han apoyado el continente en su lucha por el desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!