jueves, 22 de enero de 2015

La Santísima Trinidad Revelada

En el Antiguo Testamento encontramos a Yahvé, el Único Señor y Dios, actuando en el mundo mediante Su Verbo y Su Espíritu. En el Nuevo Testamento el “Verbo se encarnó” (Jn 1:14). Es Jesús de Nazareth, el Hijo-Unigénito de Dios que se hace hombre. Y el Espíritu Santo, Quien mora en Jesús haciéndolo el Cristo, es derramado por Dios sobre toda carne (Hech 2:17).

Es imposible leer la Biblia o la historia de la Iglesia, sin impresionarse por las numerosas referencias a Dios el Padre, el Hijo (Verbo) de Dios y el Espíritu Santo. El relato del Nuevo Testamento y toda la vida de la Iglesia Ortodoxa son incomprensibles y sin sentido sin la afirmación constante de la existencia, de la interrelación, de la interacción, así como la obra del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo hacia el hombre y el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!