lunes, 2 de febrero de 2015

La excomunión a Perón

Hace poco, un fantasioso nacionalista escribió en varios foros (y envió recurrentes correos electrónicos) no ya alabando al presidente argentino Juan Domingo Perón, sino al peronismo en general y acusó a Sursum Corda de ser un blog liberal, antinacionalista y antiperonista. Según este individuo, Perón, al igual que Franco, Mussolini y Hitler fueron grandes católicos y deberían estar en la gloria de los altares.

En Foto Católico, encontré un comentario dejado por E. Mario, donde transcribe la excomunión a Perón. Un texto muy interesante. Como siempre, aquí en Sursum seguimos la enseñanza de Nuestro Señor Jesucristo de dar al César lo que es del César, y dar a Dios lo que es de Dios.


Cun postremis hisce temporibus in Republica Argentina multismodis in Ecclesiae iura invasum sit et im ipsas ecclesiasticas personas sitimpetitum; novissime quidan nedum manus iniicere in Excmum P.D. Emmanuelem Tato, Episcopum titularem Aulonensem, Auxiliarem et Vicarium Generalem archidioecesis Bonaërensis, sed et Ollum ab exercitio suae jurisdictionis impedire et ab ipsa Dictione Argentina expellere ausi sint, Sacra Congregatio Consistorialis declarat ac monet eos omnes qui huiiusmodi delicta petraverunt, sive mandantescuiuscumque generis et gradus, sive complices quos praefata delicta sua natura postularunt, sive illos qui ad delictorum consummationem latae sententiae epeciali modo Apostolicae Sedi reservatam, ad tramitem cann, 2343 s 3, 2334 n. 2, 2209 s 1.2. 3 C. I. C., contraxisse ceterasque poenas pro qualitate delinquetium incurrisse, ad normam sacrorum canonum.

Datum Romae, ex Aedibus S. Congregationis Consistorialis, die 16 Iunii 1955
Fr. A. I. Card. Piazza, Ep Sabinen, et Mandelen, a Secretiis S. Iosephus Ferretto, Adsessor.


Dado que recientemente han sido conculcados de muchas maneras en la República Argentina los derechos de la Iglesia y se ha usado violencia contra personas eclesiásticas y últimamente no solo se ha osado poner las manos violentamente en la persona del excelentísimo señor don Manuel Tato, obispo titular de Aulón, auxiliar y vicario general de la arquidiócesis de Buenos Aires, sino también se le ha impedido el ejercicio de su jurisdicción y se le ha expulsado del territorio argentino, la Sagrada Congregación Consistorial declara y advierte que todos aquellos que han cometido tales delitos, o sean funcionarios de todo tipo y categoría y los cómplices necesarios que hicieron que se realizasen los mismos, y aquéllos que han inducido a su comisión, que de otro modo no hubiera sido ejecutada, han incurrido en la excomunión “latae sententiae” reservada a la Santa Sede, de conformidad con los cánones 2343, párrafo 3; 2334, Nº 2; 2209, párrafo 1, 2 y 3 del Código de Derecho Canónico, y son pasibles de las demás penas establecidas por los Sagrados Cánones.

Dado en Roma, en la sede de la Congregación Consistorial, 16 de junio de 1955.
Firmado. Cardenal Piazza, secretario; José Ferreto, asesor.”
Fuente: Publicada en “Osservatore Romano”, junio 16 de 1955.

17 comentarios:

  1. Semejante "excomunión" es tan arbitraria como los informes arbitrarios que le llegaron desde la apátrida iglesia argentina al Papa Pío XII, ya que el gorilón y cipayo episcopado argentino integrado por los impresentables Novoa, Tato y De Andrea ... todos estos padres de la gran desgracia del catolicismo argentino con su famosa creadora "DEMOCRACIA CRSITIANA" que de democracia tenia poco y de cristiana nada.
    Cuando surge y crece la figura política del Coronel Juan Domingo Perón, proclamando que su mensaje estaba inspirado en las encíclicas social-cristianas de León XIII y Pío XI, los primeros dignatarios en acercarse a su flamante Secretaría de Trabajo y Previsión, a poco de implantado el decreto sobre Enseñanza Religiosa, fueron don Emilio Antonio Di Pasquo y D'Andrea, quienes ya poseían experiencia en la difusión de la doctrina social cristiana. Muy pronto, el segundo se alejaría, debido, ya que respondía a sectores de la oligarquía.
    Si bien es cierto que desde el principio existió la oposición de algunos sectores católicos al naciente peronismo y sus tácticas de acuerdo con la iglesia católica, no constituyeron una fuerza importante ni numérica ni cualitativamente. No debe olvidarse que la Alta Jerarquía Eclesiástica se embanderó masivamente en un apoyo tácito al nuevo social-cristianismo peronista, sin ningún tipo de disidencia importante. Por lo tanto, los sectores opositores fueron ignorados o sancionados por los altos dignatarios.
    Sin embargo, un grupo de católicos “democráticos” confluiría con el alto prelado, don Miguel De Andrea, obispo de Temnos, en la conveniencia de formar un partido demócrata cristiano. Se inspiraban en el Partido Popular italiano de Don Sturzo, que luego se transformó en la Democracia Cristiana italiana actual.
    Al respecto, decía De Andrea en el sermón del 31 de diciembre:
    Bajo el cielo de la cuna de Belén, en esta Navidad de 1944, el Gran Pontífice acaba de encender la estrella que las tinieblas acumuladas, en este ocaso de un mundo, tanto reclamaban. Deben seguirla los reyes y los pastores, los gobiernos y los pueblos. La estrella es el ordenamiento democrático de los pueblos...
    Y al año siguiente añadía, en el Teatro de la Opera (Rosario), citando palabras de un cardenal romano:
    Hablé del programa, que en sus líneas fundamentales ya había sido trazado con sabiduría previsora por el genio de León XIII, cuando acuñó el nombre de democracia cristiana, aquel mismo programa ampliamente comentado por el pontífice reinante, su Santidad Pío XII, en su trascendental alocución del 13 de junio de 1943 dirigida a 20.000 obreros italianos, quienes recibieron aquellas augustas palabras con auténtico entusiasmo y honda emoción. Tan valientes conceptos me recordaron los lejanos años de mi juventud, cuando en compañía de algunos hombres esforzados me alisté bajo la bandera de la democracia cristiana, alrededor de la cual hoy más que nunca pueden unirse todos los italianos que amen a su patria. La consigna de la verdadera democracia no está dada para un determinado país, sino para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Observador, la excomunión ¿existió o no existió? Perón ¿atacó o no atacó a la Iglesia Argentina? ¿Quién impulsó la ley de divorcio? Perón no estaba inspirado en nada, ni en encíclicas, ni en textos ni en nada más que su deseo de poder. Como todo gobernante secular, lo único que quería era poder por el poder mismo: para ello armó todo un aparato partidario, destruyó las bases institucionales y reformó la constitución para perpetuarse en el poder. Esos son los hechos.
      Por suerte yo no me considero peronista, soy católico.

      Eliminar
  2. Perón era un masón y un tirano. Era tan católico como Pablo VI

    ResponderEliminar
  3. Che, osservatore, que hacemos con el "ave maria eva" y los altares a peron y evita? Por no hablar de la quema de Iglesias y la apertura a laa sectas yankies. No defiendas lo indefendible.

    Cacho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tipico de un gobienro populista que introduce el culto al líder. Perón no es sino, un coletazo de los resabios del fascismo. La doctrina peronista jamás existió, aunque los apologistas del régimen así lo quisieran presentar. Los cambios en las relaciones internacionales, los manejos, las negociaciones, todo demuestra que Perón era un maquiavelico pragmático. Nada más.

      Eliminar
  4. Los gobiernos de Perón los conozco por los comentarios de mis padres y lo que he leído. Pero lo que sí conozco de primera mano son los gobiernos peronistas desde 1983 para acá, castigo de Dios igual que este patata de Bergoglio. Excepto 4 años de Alfonsín y medio de De la Rua donde "mandaron" los radicales, el resto de los 32 años aquí mando el peronismo desde el gobierno o desde la oposición. Durante todos esos años hemos ido para atrás.
    Y no me vengan con que no eran el "peronismo de Perón", todos estos son discípulos del gran maestro encantador de serpientes que fue Perón. Los famosos Frutos. Y ya estoy de comer esta fruta hasta los huevos. A ver si viene la Parusía ya y nos barre de una vez.

    ResponderEliminar
  5. Peron eliminó la enseñanza religiosa en las escuelas, legalizó los prostíbulos y el divorcio; mandó a quemar templos católicos y lleno su gobiernos de judios y masones. Fue el primer mandatario en hispanoamerica que reconoció al Estado sionista de Israel, en el año 48. Desde el exilio promovio la subversion marxista en nuestra Patria y dijo que el guerrillero asesino Che Guevara era uno de los suyos... entre otras lindezas
    Jose

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Yo llegué al peronismo doctrinario desde el nacionalismo católico. El peronismo me hizo comprender una cantidad enorme de cosas, que no podía explicar desde el nacionalismo, donde había cultivado muchas amistades, algunas de las cuales aún mantengo y otros fueron camaradas en la milicia. Con estas dos mochilas bien cargadas y teniendo 17 años ingresé al Colegio Militar. Nunca me cambié la camiseta. ni aún viviendo entre los gorilas. Me decían que yo estaba equivocado. ¡Pobrecitos! Aún no encuentran su destino y es posible que mueran así, en la desolación más abstrusa. Pero ya se sabe: al que nace barrigón, es al ñudo que lo fajen. Y a estos los están fajando, pero con un rebenque, no con la faja de las guaguas. ¡Y todavía no saben por qué los fajan!
    Creo que el temá de la quema de las Iglesias es el más tratado por mí a pedido de mis queridos lectores. Tal vez debí escribir un tema relacionado con este suceso desgraciado y dejarme de escorchar.
    De antemano le digo: es un tema rodeado de misterio o tan clarito que se puede ver a la legua. Comenzamos. En la mañana del 16 de junio la Aviación Naval y la Fuerza Aérea Argentina (las dos recibirían en tal ocasión su bautismo de fuego y no en Malvinas como ampulosamente se pregona), descargaron toneladas de bombas de fragmentación sobre la Casa de Gobierno y sus alrededores. El uso de bombas de fragmentación fue una crueldad tan grande que ni autores extranjeros ni nacionales han podido explicar semejante maldad y ensañamiento. Dicen que los otros tipos de bombas no habían llegado de Incalaperra. Después se supo que era mentira: las bombas estaban, pero no tenían espoletas. Y a último momento se resilvió tirarlas como estaban. Resultados: 8 desaparecidos; 620 muertos; 2.500 heridos en su gran mayoria mutilados; 82 edificios semidemolidos; más de 400 incendios; etc.
    A todo esto lo ocultaron. El primero en hacerlo fue Perón, blandiendo como siempre aquello de "la unidad nacional" y "del pueblo y sus FF. AA.", que se atesoraban como lo hacía mi madre con el relicario de mi abuela. Después vinieron los otros que tergiversaron todo, minimizándolo al extremo. De manera que estas cifras usted las encontrará de cien formas. Perón, por ejemplo, decía que los muertos no llegaban a 320 (más o menos la mitad), pero del resto no decía nada. Nunca dijo nada. Debido a esta actitud, sumamente cuestionada, no conocemos ni los nombres de los muertos, porque Perón escondió los apellidos de los que fueron a dar la vida por él, aunque la gran mayoría fue de inocentes. Entre ellos 8 Granaderos. Los únicos granaderos que en toda la historia de ese Regimiento dieron la vida por cumplir con su misión: cuidar al Presidente. De estos Granaderos no se acuerdan ni los propios Granaderos (porque son un mal ejemplo: para hombres que siempre traicionaron a los presidentes, sin piedad).
    Cuando regresó Perón le propusieron colocar una placa de mármol sobre la Casa Rosada o el Ministerio de Economía. Allí quedarían los nombres de las víctimas para siempre. El proceso la hubiese hecho sacar. Pero Perón los sacó carpiendo a los de la proposición (por aquello de que él era prenda de unión y de paz). El 16 de junio de 1955 dejó, en dos horas, más muertes y destrozos que Malvinas en 3 meses de guerra contra un enemigo extranjero.
    -Continúa-

    ResponderEliminar
  8. Esa noche se produjeron los incendios de los templos del centro histórico de Buenos Aires. Este es otro misterio. Y sobre el particular hay versiones. Pero no hay nada cierto. Lo único cierto es que se sucedieron misteriosamente en unas pocas manzanas. En Iglesias, capillas y oratorios del Gran Buenos Aires, por ejemplo, todo el mundo dormía plácidamente. No faltaron los que les echaron la culpa a los obreros. Pero en las barriadas obreras no hubo ningún hecho de este tipo. Y en el resto del interior tampoco. Ninguna Catedral o Iglesia fua atacada o mansillada.
    También llama la atención de que ningún religioso haya salido, no digo muerto, simplemente herido. San Francisco, por ejemplo, tenía entre presbíteros y diáconos 18 individuos. ¿Todos huyeron? ¿Ninguno salió a defender aquellas imágenes sobre las que en las películas los curas lloran amargamente?
    Pero, todo el mundo cree que el "golpe peronista" fue en las Iglesias. No. Fue en la Curia Metropolitana (una especie de hogar de tránsito de los curas que venían del interior y hacían noche allí): quemaron los archivos. Parecería que lo más importante era quemar los archivos de la Curia que la quema de las Iglesias. ¿Qué había en esos archivos que los infelices como yo no podíamos ni podemos leer? Fíjese usted que de la quema de estos archivos nadie habla. Ni Perón ni los peronistas. Ni los gorilas, socialistas, curas y demás esperpentos se hacen olímpicamente los pelotudos. Cuando deberían llorar por la quema de esos archivos.
    Los gorilas que cuentan esta salvajada, se olvidan de lo que habían hecho a mediodía. No había ambulancias. En los hospitales había escenas dantescas, tenebrosas. No había policías. Los bomberos no daban a basto tratando de controlar la travesura de los simios a mediodía. Y ellos pretendían que se interrumpa todo para ir a apagar el fuego que lo hicieron los propios curas. Yo, hoy, a la altura de mi vida, a mí, estos pelandrunes no me joden más.
    Como el bombardeo a Plaza de Mayo no marcó el punto de inflexión en el derrotero de Perón. entonces inventaron un Punto de No Retorno: quemar las Iglesias. Yo siempre he dicho que allí mismo Perón debió irse. Renunciar. Buscar asilo en otra parte. Ya todo estaba terminado. O bien quedarse, como lo hizo, pero para luchar hasta el último cartucho. Un general victorioso en las urnas (la parte más difíci), con el 95% del Ejército a su favor; el 100% de la Fuerza Aérea y un 80% de la Armada a su favor, ¡se rinde!
    Esto sigue, pero ahora me cansé. Prometoque contaré cosas más tristes que han ocultado los gorilas canallas.

    NI YANQUIS NI MARXISTAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Milico,
      Yo llegué a la Iglesia Católica por la Gracia de Dios. No me interesó la política secular ni los caudillismos demagógicos. Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. No sé quienes serán sus lectores, pero me interesaría saber qué y dónde publica usted. No obstante, quisiera hacer alguna observación sobre el tema del incendio de las Iglesias:

      a) El bombardeo de la Plaza de Mayo podría haber sido una tragedia mucho menor si Perón se hubiera rendido o hubiera impedido que el aparato sindical-demagogico del régimen no movilizara tanta gente a la Plaza de Mayo. Existen archivos de audio y documentos del mismo Perón ordenando que se lleve gente a la Plaza a defender al régimen.

      b) También es falso que no se podría haber evitado: hubo un ultimatum y Perón tuvo tiempo de refugiarse en su bunker. Eso es algo en lo que concuerda toda la bibliografía académica SERIA, es decir, la que cita fuentes primarias y no sólo los "testimonios" de los "militantes" o "compañeros".

      c) La Revolución Libertadora fue un golpe interno del ejército. Tras la muerte de Eva Perón, el viejo tenía dos opciones: o se volcaba al movimiento obrero o se refugiaba en el ejército. Hizo lo segundo, como queda demostrado por la creciente cantidad de militares en los puestos gubernamentales. El movimiento obrero fue disciplinado, especialmente por la CGT, funcional al régimen. Por lo tanto, ese día los obreros no fueron a dar la vida por Perón, fueron llevados en camiones, como se puede ver en las filmaciones y como lo aseguran muchísimos testimonios, incluso de los "militantes".

      d) El consenso histórico, jamás negado por los adherentes y apologistas del régimen, es que los templos de la capital fueron incendiados por la patota peronista. Nunca escuché ni leí que fueron los "obreros", sino gente mandada por el PJ. No hay ninguna evidencia de que ñla misma Iglesia quemara los templos ni ninguna de las especulaciones que usted está poniendo aquí. En cuanto a la situación de los religiosos, varios escaparon y otros se ocultaron, como lo testimonia la bibliografía y los documentales de la época.

      e) La curia no es lo que usted describe. Era mucho más. Era la verdadera sede del poder eclesiástico en Argentina. En cuanto a que estaban más preocupados en quemar la curia que las Iglesias es una total falsedad: vea usted las filmaciones y fotografías. La magnitud de los destrozos es impresionante.

      f) La destrucción del Archivo del a Curia es algo imperdonable. No obstante, gracias a Dios no todo se perdió. Es un archivo privado y la Iglesia otorga unos pocos permisos para su consulta, como es lógico y natural. Es mentira que nadie habla de la perdida del Archivo: no hay un sólo libro de historia de la Iglesia en Argentina que no haga mención a la falta de esa herramienta fundamental, arrasada por la barbarie aquella noche.


      g) Si usted desea seguir contanto, es bienvenido. Le ruego que coloque alguna cita o referencia que respalde algo de lo que dice, porque hasta ahora, todo parece el ya cansador lamento peronista por la Libertadora. Un movimiento político que nació de un golpe de estado ¿Qué pretende? A Perón no le tembló la mano cuando mandó a fusilar y meter presos opositores...

      Por suerte, este es un blog religioso y no político.

      Eliminar
  9. En agosto de 1948, al inaugurarse la sede de la Organización Israelita Argentina en la calles Corrientes y Ayacucho de la Capital Federal, Evita manifestó en su discurso “El antisemitismo es una creación de la oligarquía para dividir al pueblo argentino. Los peronistas consideramos a los judíos nuestros hermanos y jamás permitiremos que nadie los discrimine en la Argentina de Perón”. En junio de 1951, el entonces presidente de Israel, Chain Weizmann le envió de obsequio al General Perón un ejemplar de la Biblia. Perón, al agradecer el obsequio en Casa de Gobierno, manifestó: “Con un ideal profundo recibo esta Biblia centenaria, que tal vez haya sido testigo repetido de las ilusiones forjadas por el pueblo israelita, a través de tantos siglos de persecución y de dolor. Solamente pido a la Providencia que, así como ese pueblo de Israel supo mantenerse espiritualmente unido y triunfar sobre el escarnio, en presencia de esta gloriosa Biblia judía, también pido que si el pueblo argentino se ve sometido a una prueba similarmente dolorosa, tenga la misma fuerza de voluntad, el mismo patriotismo y el cariño entrañable que han tenido los israelitas para cruzar el mundo y los tiempos, siempre abrazados al profundo ideal de esta eterna verdad escrita en su Biblia”.

    Extracto del artículo "El reconocimiento del pueblo judío al General Juan Domingo Perón" de Adam Pedrini, ex diputado nacional peronista.

    Ver más en: https://www.facebook.com/notes/10151292020718496/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pasa, amigo querido, con aquellos que ponen su esperanza y fe en los hombres. El hombre siempre es falible. Nosotros tenemos nuestra confianza en Jesucristo, VERDADERO HOMBRE Y VERDADERO DIOS.
      Él es nuestro único soberano.

      Eliminar
  10. Amigos... no desatemos una guerra por el Tirano. Él fue un maquiavelo pragmático. Ahora, ponerlo como el defensor de la fe es tan exagerado como pensar que Ratzinger fue el persecutor de los pedófilos en la Iglesia Conciliar.

    ResponderEliminar
  11. Mira que loco... el relato peronista, modelo del actual. Todo contradiciendo las fuentes comprobadas y aceptadas en las publicaciones serias. No pasan estos pobres comentarios de una triste catarsis. Lo compadezco.

    Javier

    ResponderEliminar
  12. Estimado Raúl, comprendo a lo que va. Lo que somos y nos define a los Cristianos es la fidelidad al Dios que Es, fuera del que no hay ideal ni lider. No solo Perón o cualquier otro nombre. Aún Nuestra Santa Madre la Siempre Virgen María es quien nos lleva a adorar a Dios. Lo demás es idolatría, y por lo tanto, instrumento del demonio.

    Dios lo bendiga,

    R.

    ResponderEliminar
  13. Estimado Raúl:
    según los cánones 2227 y 1557 del Código de Derecho Canónico, en ese momento Perón sólo podía ser excomulgado por el Santo Padre. No bastaba el cardenal secretario de la congregación consistorial.

    De todos modos esa excomunión era por haber expulsado a Mons. Tato, no por quemar las iglesias (hecho horrible, no exento de influencia satanista).

    No pienso hacer un elogio de Perón pues no se lo merece. Pero ese decreto no lo alcanzó.

    Sobre el "voto católico" a Perón, la razón creo que más que nada se debió a que el grupo opositor "Unión Democrática" estaba integrada por comunistas y los obispos aclararon que no se podía votar al partido comunista. No aclararon que se podía votar en blanco. Sólo se presentó fuera de esta disyuntiva el partido conservador de Buenos Aires, aunque no tenía siquiera candidato a presidente, sino algunos nombres de electores.

    vicente

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!