martes, 10 de marzo de 2015

Reflexión sobre el magisterio dimoniano

Una breve reflexión sobre el magisterio dimoniano
y la Doctrina Católica sobre el Bautismo de Deseo y de Sangre


Cada vez que se menciona al sacramento del bautismo, aparecen los dimonianos y sus seguidores con el único fin de generar confrontación y ganar adeptos para su causa. Ellos se han ganado un lugar en el mundo pseudo-tradicionalista y como tantos grupos sectarios, sostienen que son la verdadera resistencia católica contra todos los errores y herejías de la Iglesia Conciliar del Vaticano II. Tienen, especialmente los señores Pedro y Miguel Dimond una prosa simple, básica, pero muy efectiva. Sus vídeos y sus libros en los que compilan citas del magisterio, porciones de la sagrada escritura y fragmentos de textos hagiográficos, hábilmente hilvanados con el fin de apoyar sus novedosas enseñanzas, pueden confundir a muchos.

El error de muchos católicos consiste en que solemos estar prevenidos únicamente del modernismo y de la Iglesia Montiniana, que en efecto es la Iglesia del Anticristo, pero hemos bajado la guardia de aquellos otros que, simulando ser católicos, son también miembros de la Sinagoga de Satanás y se burlan de los católicos sinceros. Veamos lo que sobre todos ellos nos advierte la Sagrada Escritura:


  • Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestiduras de ovejas, mas por dentro son lobos rapaces. (Mt VII: 15)
  •  "...Guardaos, os digo, del fermento de los fariseos y saduceos". Entonces cayeron en la cuenta de que no les había dicho que se guardasen del fermento del pan, sino de la doctrina de los fariseos y saduceos. (Mt XVI: 11-12)
  • Porque se levantarán falsos mesías y falsos profetas, y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si posible fuera, aun a los mismos elegidos. Mt XXIV: 24.
  • Os recomiendo, hermanos, que tengáis los ojos sobre los que producen divisiones y escándalos en contra de la doctrina que habéis aprendido, y que os apartéis de ellosporque ésos no sirven a nuestro Señor Cristo, sino a su vientre, y con discursos suaves y engañosos seducen los corazones de los incautos. (Rom XVI: 17-18)
  • Como hubo en el pueblo profetas falsos, así habrá falsos doctores, que introducirán sectas perniciosas, llegando hasta negar al Señor que los rescató, y atraerán sobre sí una repentina ruina.
  • Muchos les seguirán en sus liviandades, y, por causa de ellos, será blasfemado el camino de la verdad. Llevados de la avaricia, harán de vosotros mercadería con palabras mentirosas, pero su condenación, ya antigua, no tardará, su ruina no se retrasará. (II Pe II: 1-3)


Hoy mismo recibí un correo electrónico de alguien confiándome que, si bien dudaba sobre la doctrina dimoniana del bautismo, no por ello podía negar los "excelentes análisis" de sus vídeos sobre el tema de Fátima, el Apocalipsis o el rayo que cayó sobre la basílica de San Pedro tras la renuncia del Pontífice de la Iglesia del Vaticano II Joseph Ratzinger/Benedicto XVI. Volvamos a lo que dice la Sagrada Escritura:

Y si te dices en tu corazón: ¿Cómo voy a conocer yo la palabra que no ha dicho Yahvé? Cuando un profeta te hable en nombre de Yahvé, si lo que dijo no se cumple, no se realiza, es cosa que no ha dicho Yahvé; en su presunción habló el profeta; no le temas.” (Dt XVIII: 21-22)
Es decir ¿Acaso todo lo que ellos dicen se cumple? ¿Acaso no han escrito libros y producido películas sin más pruebas que los pareceres de ellos mismos? ¿Acaso no hemos sido testigos de ese video sobre la Hermana Lucía, cuya prueba principal era un par de fotos? ¿Acaso sus advertencias apocalipticas son católicas o son más bien protestantes? ¿Acaso se han cumplido sus fantasías? ¿Acaso su doctrina es acorde a la profesada por la Santa Iglesia durante dos milenios? ¿O no es cierto que ellos mutilan y acomodan el Magisterio para que concuerde con sus textos? ¿A quién hemos de creerles entonces? ¿A los Doctores, Santos, Teólogos, Papas... o a Pedro y Miguel Dimond, que con arrogancia y temeridad dicen saber quienes ya están en el infierno?

Podemos ver la libre interpretación que hacen del Apocalipsis y como la misma parece sacada más bien de los Adventistas o los Testigos de Jehova, antes que de un texto católico. Ellos mismos se han hecho llamar "ungidos", que en griego se dice Χριστός: Cristo. Pero el Señor ya nos lo advirtió (Mt XXIV:25) y nos dió las señales:

porque vendrán muchos en mi nombre y dirán: Yo soy el Mesías, y engañarán a muchos. Oiréis hablar de guerras y de rumores guerreros; pero no os turbéis, porque es preciso que esto suceda, mas no es aún el fin. (Mt XXIV, 5-6)

Quisiera ahora detenerme en una de las graves mentiras que dicen estos personales. Ellos sostienen que todos los católicos que resistimos a la doctrina feneyeta-dimoniana del bautismo, creemos que existen tres bautismos diferentes y no un sólo bautismo. Eso es falso. Nosotros seguimos la enseñanza unánime de la Iglesia es que existe un sólo bautismo, no tres, como los dimonianos y sus seguidores quieren hacer creer para generar confusión. Los católicos creemos que sólo hay un bautismo, aunque pueden haber tres especies de él, como bien indica el fragmento que reproducimos al final del presente ensayo del Diccionario de Teología escrito por M. Bergier, de 1847 y que alcanzó una gran difusión y fue traducido a numerosos idiomas y alcanzó muchísima fama en todo el orbe católico. En definitiva, ese artículo explica los denominados medios ordinarios y extraordinarios de salvación, algo que, en su supina ignorancia y grave temeridad, los dimonianos niegan.

Cuando los laicos Pedro y Miguel Dimond, o sus adláteres como Jorge Eduardo Clavellina Peñaloza (que llegó a dedicarme todo un libro tildándome de hereje) sostienen que nosotros creemos en "tres bautismos" caen en un error muy similar al de los herejes unitarios que sostenían que los trinitarios no creían en un sólo Dios, sino en tres dioses diferentes. Un ejemplo lo tenemos en los antiguos arrianos y los actuales Testigos de Jeohvá, quienes se refieren al "horrible monstruo de tres cabezas", para referirse a Dios. Ejemplos históricos son el de  Fausto Socino, para quien Dt VI: 4 debía ser interpretada de manera absolutamente literal y por lo tanto, rechazaba en consecuencia del Hijo y del Espíritu Santo; también tenemos el caso de Miguel Servet, hereje protestante, aragonés que en su De Trinitatis Erroribus consideró que la doctrina trinitaria era contradictoria, ilógica y falsa, al igual que la posibilidad del bautismo de deseo, al que llamó "fábula escolástica". ¿Casualidad?

Finalmente vale señalar que los herejes de antaño y los dimonianos comparten en común una serie de errores gravísimos:


  1. Pésima o nula formación en teología, como lo vemos cuando confunden los grados de certidumbre teológica como dogma, doctrina segura o cuestión disputada, por ejemplo.
  2. Libre examen de las Sagradas Escrituras y del Magisterio de la Iglesia, como lo podemos ver en sus citas mutiladas y una caprichosa hermenéutica, contraria al sentir común de los Doctores y Teólogos.
  3. Una grave y terrible soberbia y vanidad intelectual, al considerar que ellos son los únicos poseedores de la verdad y que todos los teólogos, santos y doctores erraron perniciosamente.
  4. Una gravísima temeridad al considerar que la Iglesia puede errar en su legislación al haber condenado o censurado tesis similares a las que ellos sostienen al presente, tal como fue el caso del jesuita apóstata Leonard Feeney.
A esto debemos sumar la repetición, nada casual a nuestro entender, de varias herejías jansenistas, profesadas en el Sínodo de Pistoya y sobre la cual, ellos mismos asientan la autoridad de sus escritos. De hecho, en Sursum Corda ya se publicó un artículo en el que denunciábamos a los dimonianos como neo-jansenistas. En bastardillas el magisterio de la Iglesia, y en negrita como lo podemos ver aplicados en sus escritos y videos.

La proposición que afirma: que en estos últimos siglos se ha esparcido un general oscurecimiento sobre las verdades de más grave importancia, que miran a la religión y que son base de la fe y de la doctrina moral de Jesucristo, es herética. (Dz 1501) 
Sostienen que la Iglesia Católica había caído en la "herejía" del Bautismo de Deseo y que habría promulgado en varios documentos herejías y errores, siendo la verdadera doctrina obscurecida.

La proposición que afirma: que sería abuso de la autoridad de la Iglesia. transferirla más allá de los límites de la doctrina y costumbres y extenderla a las cosas exteriores, exigir por la fuerza lo que depende de la persuasión y del corazón; y además que: mucho menos pertenece a ella exigir por la fuerza exterior la sujeción a sus decretos, en cuanto por aquellas palabras indeterminadas: extenderla a las cosas exteriores, quiere notar como abuso de la autoridad de la Iglesia el uso de aquella potestad recibida de Dios de que usaron los mismos Apóstoles en establecer y sancionar la disciplina exterior, es herética. (Dz 1504)
Negativa de los dimonianos de reconocer las disposiciones canónicas sobre el entierro de los catecúmenos.

Por la parte que insinúa que la Iglesia no tiene autoridad para exigir la sujeción a sus decretos de otro modo que por los medios que dependen de la persuasión, en cuanto entiende que la Iglesia no tiene potestad que le haya sido por Dios conferida, no sólo para dirigir por medio de consejos y persuasiones, sino también para mandar por medio de leyes, y coercer v obligar a los desobedientes y contumaces por juicio externo y, saludables castigos [de Benedicto XIV en el breve Ad assiduas del año 1755 al Primado, arzobispos y obispos del reino de Polonia], es inductiva a un sistema otras veces condenado por herético. (Dz 1505)
Negativa de reconocer y aceptar lo que enseña la Iglesia por medio de los doctores, santos y teólogos como doctrinalmente cierto.

Las aserciones del Sínodo complexivamente tomadas acerca de decisiones en materia de fe, emanadas de unos siglos acá, que presenta como decretos que han procedido de una iglesia particular o de unos cuantos pastores, no apoyados en autoridad suficiente alguna, destinados a corromper la pureza de la fe y excitar a las muchedumbres, inculcados por la fuerza y por los que se han infligido heridas que están aún demasiado recientes; son falsas, capciosas, temerarias, escandalosas, injuriosas al Romano Pontífice y a la Iglesia, derogadoras de la obediencia debida a las constituciones apostólicas, y son cismáticas, perniciosas y por lo menos erróneas. (Dz 1512)
Lo podemos ver en los textos en los que condenan los catecismos promulgados, antes de la hecatombe conciliar por determinadas diócesis, como el clásico Catecismos de Baltimore, el Catecismo de San Pío X, etc.

La doctrina que propone que la Iglesia debe ser considerada como un solo cuerpo místico, compuesto de Cristo cabeza y de los fieles, que son sus miembros por unión inefable, por la que maravillosamente nos convertimos con El mismo en un solo sacerdote, una sola víctima, un solo adorador perfecto del Padre en espíritu y en verdad, entendida en el sentido de que al cuerpo de la Iglesia sólo pertenecen los fieles que son adoradores del Padre en espíritu y en verdad, es herética. (Dz 1515)
De esta proposición sacan los dimonianos sus temerarias conclusiones de quienes ya se encontrarían ardiendo en el infierno, cuando en realidad, la Iglesia jamás declaró saber quienes son los condenados, salvo en el caso de Judas Iscariote.

La proposición que afirma que el efecto de la excomunión es sólo exterior, porque por su naturaleza sólo excluye de la comunicación exterior con la Iglesia -- como si la excomunión no fuera pena espiritual, que ata en el cielo y obliga a las almas (de SAN AGUSTIN, Epist. 250 Auxilio episcopo; Tract. 50 in Ioh. n. 12 --, es falsa, perniciosa, condenada en el art. 23 de Lutero [v. 763] y por lo menos errónea. (Dz 1546)
Igualmente la proposición que afirma ser necesario según las leyes naturales y divinas que tanto a la excomunión como a la suspensión deba preceder el examen personal, y que por tanto las sentencias dichas ipso facto no tienen otra fuerza que la de una seria conminación sin efecto actual alguno, es falsa, temeraria, injuriosa a la potestad de la Iglesia y errónea. (Dz 1547)
Igualmente la que condena como nulas e inválidas las suspensiones «ex informata consciencia» (por información de conciencia), es falsa, perniciosa e injuriosa contra el Tridentino. (Dz 1549)
Igualmente en lo que insinúa que no es lícito al obispo solo usar de la potestad, que, sin embargo, le concede el Tridentino (ses. 14, c. 1 de reform.), de infligir legítimamente la suspensión ex informata consciencia, es lesiva a la jurisdicción de los prelados de la Iglesia. (Dz 1550)
Ellos la aplican al caso de Leonard Feeney, sacerdote jesuita apóstata que "descubrió" la "verdadera doctrina sobre el bautismo" contradiciendo a los teólogos, canonistas y santos doctores e incluso al mismo Magisterio. El mismo que, cuando se le obligó a presentarse ante las autiriades para explicar sus novedosas doctrinas, se negó a hacerlo y por ello fue excomulgado. Los Dimonianos sostienen que esa excomunión fue falsa e inválida.


A continuación, dejamos para los lectores un fragmento del  Diccionario de Teología, escrito por el  M. Bergier (Nicolas-Sylvestre), El volumen comprende las letras A-C y tiene fecha de 1847. Vale aclarar que e artículo es "bautismo", se encuentra en las páginas 227-228 y el destacado en negrita es nuestro. Se ha respetado el estilo gramatical que aparece en el volumen consultado.


V. De la necesidad del bautismo Jesucristo instituyó este sacramento como medio de salvacion absolutamente necesario cuando dijo Si alguno no fuese regenerado por el agua y por el Espíritu Santo no puede entrar en el reino de Dios Joan o 3 it 5 Predicad el Evangelio á toda criatura el que creyere y se bautizare se salvará el que no creyere secondenará Marc o 16 v 16 S Pedro ha repetido esta misma verdad diciendo que el bautimo nos salva l Pctr c 3 1lr 21 y S Pablo nos enseña que Dios nos ha salvado por el baño de regeneracíon y la renovacion del Espíritu Santo Tit c 3 5 No ignoramos los subterfugios con que los calvinistas y los socinianos han torcido el sentido de estos lugares de otros muchos que establecen el dogma pero la lglsia condenando sus errores ha lanzado el mismo anatcma á las falsas interpretaciones que dieron á la Sagrada Escritura. El concilio de Trento despues de aber decidido que Adan ha trasmitido á todo el genero humano no solo la necesidad de sufrir y de morir sino tambien el pecado que es la muerte del alma enseña que no puede borrarse sino por los méritos de Jesucristo que se nos aplícan por el bautismo ses 5 can 2 v 3 que desde a promulgacion del Evangelio no puede pasar el hombre del estado de pecado al de gracia sin el bautismo ó sin el deseo de recibirlo sesion i can 10 y consíguientemente anatematiza á cualquiera que sostenga que este sacramento no es necesario para la salvacion ses 7 can 5.

Esta doctrina ya se sostuvo en el siglo V contra los pelagianos, pretendia Pelagio que el pecado de Adan no habia dañado sino á él solo no a sus descendientes que el bautismo se daba los niños no para borrar en ellos ningun pecado sino para que recibiesen la gracia de adopcion que aunque muriesen sin haberle recibido alcanzaban la vida eterna por el mérito de su inocencia. S Agustín combatió con todas sus fuerzas estos errores fueron condenados por muchos pontífices y concilios del Africa esta sentencia se confirmó en el concilio general e Efeso en el año 431

Calvino no fué menos temerario que Pelagio cuando enseñó que los hijos de los fieles se hallan santificados desde el vientre de su madre; la creencia general de los calvinistas es que los hijos de los infieles que mueren sin bautismo se condenan pero que no sucede lo mismo á los de los cristianos porque tienen parte en la alianza que Dios hizo con los hombres por me dio de Jesucristo. En este supuesto no vemos porqué es todavía necesario bautizar a los hijos de los fieles.

Es preciso observar que el concilio de Trento declara que el hombre no puede pasar del estado de pecado al estado de gracia sin el bautismo ó sin el deseo de recibirlo. En efecto siempre se ha creído en la Iglesia que la fé unida al deseo de recibir el bautimo puede suplír a este sacramento cuando ha ímposilidad recibirlo nunca se ha dudado de aseveracion de catecúmenos que han muerto sin haber podido alcanzar esta gracia Se ha pensado tambien que el martírio de los que morían por Jesucristo producia el mísmo efecto y en esta creencia la Iglesia dá culto a santos inocentes. Respetables obispos del siglo III pensado tambien que los fieles que habían recibido un bautismo nulo entre los herejes pero que habían vuelto de buena fé á la iglesia y que participado de los santos misterios no tenían necesidad absoluta de reíterarles el bautismo. Este era parecer de S Dionisio de Alejandría de S Cipriano Epíst 73 ad Jubaian V Eusebio Hist eccles lib 7 c 9 v la nota de Lowth Bíngham oríg ecclcs lib c 2 23. Por último los Padres á escepcíon de Agustín todos han sido de parecer que S Juan Bautista ha sido santilicado por Jesucristo en el vientre su madre por esto celebra la Iglesia su nativídad En consecuencia los teólogos distinguen tres especies bautismo á saber el deseo baptismus flaminis el de sangre ó el de martirio baptísmus sanguim y el bautismo de agua baptismus flumimis.

3 comentarios:

  1. Sobre el dimondismo, en el orden sugerido, por si fuera del interés de usted o sus lectores:
    https://materinmaculata.wordpress.com/2014/07/05/neomovimientos-iii-dimond-ismo/
    Primeras apostillas al dimonddismo.:
    https://materinmaculata.wordpress.com/2014/07/08/apostillas-i-al-dimond-ismo/
    Segundas Apostillas al dimondismo:
    https://materinmaculata.wordpress.com/2014/07/08/apostillas-ii-al-dimond-ismo/

    ResponderEliminar
  2. Entre toda la mala doctrina que destilas, solo una cosa me llamo la atención, se me hace bastante extraño que ataques la postura que el Monasterio tiene (y yo también acepto) de que había 2 hermanas lucias,... según tu entonces, una verdadera vidente de fatima apoyo a Juan Pablo II y los otros antipapas y acepto la falsa misa invalida,...

    esta postura es aun mas extraña ya que, sitios heréticos que también están contra el monasterio, abiertamente rechazan tal postura: http://www.novusordowatch.org/wire/two-sister-lucys-fatima.htm

    noto que odias tanto al monasterio, que solo con que ellos sostengan una postura tu debes sostener la contraria, aunque en el proceso de pongas en una postura indefensible, en fin

    con respecto a lo demas, nada mas te recuerdo el debate titulado: Raul MIguel VS Miguel Raul, para que recuerdes un poco de tu contradiccion diabolica: http://veniiesuveni.blogspot.mx/2014/02/impactante-conversion-al-catolicismo-de.html

    y recuerda, puedes engañarte a ti (eres un maestro en ello) y a varios otros, pero cuando percibas tu error en el tribunal de Cristo, no podrás mas que auto-arrojarte a las llamas del infierno.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Jorge, gracias por pasar y dejar tu acostumbrado ejemplo de caridad cristiana y humildad.

    Lo que dices de la Hermana Lucía, a mí, sinceramente no tiene por qué sorprenderme. Tu que tanto has escrito sobre la infalibilidad, te pregunto ¿Cristo prometió a los videntes o santos particulares la inerrancia absoluta? ¿Sostienes, al igual que los seglares Dimond que Santo Tomás fue un hereje, y sin embargo consideras que la Hermana Lucía quedó protegida de cualesquier error?
    Sobre la supuesta "impostora" no hay evidencia real. Es una hipótesis que los dimonianos, supuestos expertos en todo, tratan de sostener con unas fotos. Me sorprende que nadie les haya dicho que a los 80 años, la monja podría haber perdido toda su dentadura original y tiene unos "postizos" como se le llaman aquí.

    También me sorprende el método de investigación dimoniana: parten de las conclusiones y luego van a las evidencias, y así, consiguen "probar" lo que ellos quieren, ignorando todas las cosas que se les oponen. verbigracia que ningún familiar se percató de ello, que no hay ni ún testimonio, nada. No tienen pruebas forenses, no tienen testimonios de familiares, nada, absolutamente nada. Al contrario, llegan a sostener, como tu lo haces, que un vidente goza de infalibilidad porque... ¿Por qué? No lo sé, pero es otra de las creencias dimonianas.

    Y quiero aclararte algo: yo no estoy en contra de algo que no existe. El susodicho "monasterio" no es un verdadero monasterio católico y lo sabes bien. Ellos se amparan en la 1er Enmienda, o mejor dicho, ellos pueden decir que son monjes benedictinos según la justicia americana, que aplica la 1er enmienda, como ya ocurrió otras veces (por ejemplo la Universal Life Church, la Iglesia del Cuerpo Modificado, etc).

    Respecto al famoso "debate", en parte sacas de contexto y en parte dices la verdad. Hubo una época en la que yo también caí bajo los errores dimonianos. Pero gracias a Dios pude darme cuenta de mi error. Hoy en día, creo lo que la Iglesia Católica cree y profesa, y no la doctrina católica mezclada con el error dimoniano. Tal vez sea necesario escribir algo al respecto.

    Finalmente ¿Eres uno de los jueces suplentes del Valle de Josafat? ¿Tan seguro estás de permanecer en la Verdad? Tu sigues a los Dimond, yo sigo a Cristo y si tengo que elegir entre el Señor Jesucrito y la Doctrina transmitida por la Iglesia Católica, los Santos, los Doctores de la Iglesia, el Magisterio Infalible, los Teólogos y los canonistas... pues... me quedo con la Iglesia Católica, la cual no puede errar.

    Te recuerdo en mis oraciones,
    R

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!