miércoles, 4 de marzo de 2015

Santo Tomás de Aquino sobre el bautismo de deseo

Santo Tomás de Aquino sobre el bautismo de deseo.
Suma teológica - Parte IIIa - Cuestión 66




Objeciones por las que parece que la distinción entre bautismo de agua, de sangre y de deseo, o sea, de Espíritu Santo, no es adecuada.

1. El Apóstol dice en Ef 4,5: Una sola fe, un solo bautismo. Pero no hay más que una sola fe. Luego no debe haber tres bautismos.

2. El bautismo es un sacramento, como se ha dicho más arriba (q.65 a.1). Pero sólo el bautismo de agua es sacramento. Luego no deben admitirse los otros dos bautismos.
3. San Juan Damasceno en su IV libro enumera otras muchas especies de bautismo. Luego no deben admitirse solamente tres.

Contra esto: la Glosa, comentando las palabras de Heb 6,2: la instrucción sobre los bautismos, dice: utiliza el plural porque hay un bautismo de agua, de penitencia y de sangre.

Respondo: Como ya se ha dicho anteriormente (a.2 ad 1; a.9 ad 1; q.62 a.5), el bautismo de agua recibe su eficacia de la pasión de Cristo —a la que uno queda configurado por el bautismo-y del Espíritu Santo como de la causa primera. Y, aunque el efecto dependa de la causa primera, ésta, sin embargo, sobrepasa el efecto y no depende de él. Y por eso, sin recibir el bautismo de agua, alguien puede recibir el efecto sacramental de la pasión de Cristo configurándose a ella mediante el sufrimiento por Cristo. Por lo que se dice en Ap 7,14: Estos son los que vienen de la gran tribulación y han lavado sus túnicas y las han blanqueado en la sangre del cordero.
Y por la misma razón, uno puede conseguir el efecto del bautismo por virtud del Espíritu Santo no sólo sin el bautismo de agua, sino también sin el bautismo de sangre, por cuanto su corazón es movido por el Espíritu Santo a creer en Dios, a amarle y a arrepentirse de sus pecados, por lo que también se le llama bautismo de penitencia. De él se dice en Is 4,4: Cuando el Señor haya lavado la inmundicia de la hija de Sión, y haya limpiado la sangre de Jerusalén del interior de ella con espíritu de justicia y ardor.
Así pues, a cualquiera de estas dos modalidades de bautismo se la llama bautismo por hacer las veces del bautismo. Por lo que dice San Agustín en IV De único Baptismo parvulorum: Que el martirio hace en ocasiones las veces del bautismo, lo argumenta confuerzo. San Cipriano de aquel ladrón no bautizado a quien se le dijo: «Hoy estarás conmigo en el paraíso». Y yo, considerando esto bien, llego a la conclusión de que no sólo el sufrimiento por el nombre de Cristo puede suplir la falta del bautismo, sino también la fe y la conversión del corazón, si por falta de tiempo no se puede celebrar el sacramento del bautismo.

A las objeciones:
1. Los otros dos bautismos quedan incluidos en el bautismo de agua, que recibe su eficacia de la pasión de Cristo y del Espíritu Santo. Luego por esto no se destruye la unidad del bautismo.

2. Como ya se dijo más arriba (q.60 a.1), el sacramento pertenece a la categoría de los signos. Pero los otros dos convienen con el bautismo de agua no porque sean signos, sino en el efecto del bautismo. Y por eso no son sacramentos.

3. San Juan Damasceno habla de cosas que son figuras del bautismo, como el diluvio, que fue signo de nuestro bautismo en lo que se refiere a la salvación de los fieles en la Iglesia, pues entonces unos pocos fueron salvados en el Arca, como se dice en 1 Pe 3,20. Habla también del paso del mar Rojo, que significa nuestro bautismo, por la liberación de la servidumbre del pecado. Por lo que el Apóstol dice en 1 Cor 10,20 que todos fueron bautizados en la nube y en el mar. Habla igualmente de las diversas abluciones que se hacían en la antigua ley, y que prefiguraban nuestro bautismo, por lo que tiene de purificación de los pecados. Y habla también del bautismo de Juan, que fue una preparación para nuestro bautismo.

36 comentarios:

  1. Hay un texto muy interesante de la Suma teológica:
    I-II cuestión 89 artículo 6º ¿Puede darse en alguien el pecado venial con el original solo?
    Antes de llegar a los años del discernimiento, la falta de edad, que impide el uso de la razón, le excusa (a uno) de pecado mortal; por lo tanto, le excusará mucho más del pecado venial si comete algo que por su género sea tal. Mas cuando hubiere empezado el uso de la razón, no es excusable de la culpa del pecado venial y mortal. Pero lo primero que entonces le ocurre pensar al hombre es deliberar acerca de sí mismo. Y si en efecto se ordenare a sí mismo al fin debido, conseguirá por la gracia la remisión del pecado original. Mas si, por el contrario, no se ordenare a sí mismo al fin debido, en cuanto es capaz de discernimiento en aquella edad, pecará mortalmente no haciendo lo que está en sí. Y desde entonces no habrá en él pecado venial sin el mortal, a no ser después que todo se le fuere perdonado por la gracia.

    ResponderEliminar
  2. Me da asco que los Dimonds blasfemen contra el Doctor Angélico. Pero así son los soberbios, se creen los más inteligentes y son una banda de gandules.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuándo hemos blasfemado contra Santo Tomás? Si no lo hemos hecho, ¿por qué miente acerca de nosotros?

      Eliminar
    2. En el libro "Fuera de la Iglesia Católica no hay ninguna salvación en absoluto" ustedes dicen que Santo Tomás de Aquino propuso sentencias heréticas, tal como lo hace este mamerto, el Príncipito Azul.

      Eliminar
  3. Raúl: No publicaste mi último comentario, que con Magisterio en mano refuté tus mentiras. En Foro V SUIS está mi respuesta que tú censuras (después mientes diciendo que no censuras).
    Pero te repito y te refriego el Magisterio infalible en la cara:
    Papa Pablo III, Concilio de Trento, can. 2 sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, 1547, EX CATHEDRA: “Si alguno dijere que el agua verdadera y natural no es necesaria en el bautismo y, por tanto, DESVIARE a una especie de METÁFORA las palabras de nuestro Señor Jesucristo: ‘Si alguno no renaciere del agua y del Espíritu Santo’ (Juan 3, 5), sea ANATEMA”

    Eres un imbécil y un blasfemo pestilente, porque te basas en una herejía de Santo Tomás de Aquino (en ese momento él no era católico), cuando escribió la Summa Theológica; en la misma que dice pomposamente:

    “(...) El cuerpo de la Santísima Virgen fue enteramente concebido en pecado original”. Summa Theologica, parte IIIa, cuestión 31, artículo 7, numeral 3, párrafo 2.

    Sin embargo, ante esta espeluznante herejía de Sto. Tomás de Aquino, dice el MAGISTERIO INFALIBLE DE LA IGLESIA, en Ineffabilis Deus:

    “(...) Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho”

    Así que andá a cagar, protestonto de mierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:

      Herr FVS,,,

      Si la herejía es la negación de una verdad de fe definida como tal, ¿por qué se acusa de hereje a Santo Tomás, si en su tiempo el dogma de la inmaculada concepción no estaba definido aún, pues lo fue en 1854 en el documento que usted mismo cita?

      Antes de que la iglesia defina un dogma, los teólogos y las diversas escuelas teológicas exponen sus tesis con libertad. Libertad que acaba cuando la iglesia define, de donde la expresión: Roma locuta, causa finita.

      Espero no sea mala fe la acusación vana contra el gran Tomás, y sea solo fruto de ignorancia o precipitación.

      Laus Deo.

      Eliminar
    2. ¿Para que seguir publicando tus sandeces y tus mentiras? ¿Para qué seguir exponiendo a los lectores a las patrañas y juegos de una mente retorcida que se inventó todo un imperio virtual y hasta una Iglesia Extraterrestre?
      Ya te lo dije: NO SE PROMOCIONAN SITIOS QUE ATENTEN CONTRA LA FE CATÓLICA APOSTÓLICA Y ROMANA, COMO LO HACE TU FORO Y TU BLOG.
      Pero vamos a algo más serio, porque a veces pienso que además de hereje eres realmente torpe.
      1. ¿En qué momento se negó el bautismo con agua? ¿Quién dice que el bautismo es una metáfora? ¿Por qué quieres hacer decir a los católicos lo que los católicos no dicen? Vienes con una cita del magisterio como si aquí se la negara, cuando eres tu quien la mutila y con ella mutila la fe católica. Algunas citas que ustedes mutilan y desfiguran:

      Decreto sobre la justificación (session 6ª, capítulo 4º):
      «En esas palabras se describe la justificación del pecador: de suerte que es tránsito de aquel estado en que el hombre nace hijo del primer Adán, al estado de gracia y adopción de los hijos (Ro. 8:15) de Dios por el segundo Adán, Jesucristo nuestro Salvador; y esta traslación no se puede lograr, después de promulgado el Evangelio, SIN EL BAUTISMO O SIN EL DESEO DE ÉL (SINE LAVACRO REGENERATIONIS AUT EIUS VOTO); según está escrito: El que no naciere de agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el reino de Dios (Juan 3:5)».

      Can IV. Sobre los sacramentos en general:

      «Si alguno dijere que los sacramentos de la nueva ley no son necesarios, sino superfluos para salvarse; y aun cuando no todos sean necesarios a cada particular, asimismo dijere que los hombres sin ellos, O SIN EL DESEO DE ELLOS (EN LATÍN SINE EIS AUT EORUM VOTO), alcanzan de Dios, por la sola fe, la gracia de la justificación; sea excomulgado».

      Citas insistentemente Jn 3,5, pero no lo lees completo ¿No menciona acaso al Espíritu Santo?

      Lo que dices de Santo Tomás, es propio de un ignorante y prevaricador. Me remito a la respuesta que te dieron. No obstante, escribiré algo sobre el tema.

      Eliminar
    3. Lo que dice Herr FVS sobre Santo Tomás es completamente erróneo y falso. Santo Tomás estuvo equivocado, sí, pero no fue un hereje mientras escribió la Summa Theologiae. La herejía requiere la pertinacia. También es cierto que el tema sobre la Inmaculada Concepción se estaba discutiendo y la Iglesia aún no la había definido como dogma. Mi comentario no es una defensa de lo publicado por Raúl, sino que es para defender a Santo Tomás de Aquino. Su acusación contra Santo Tomás de ser hereje y que luego supuestamente “abjuró” de sus herejías es falsa, temeraria, injusta, y sin mérito.

      Por otra parte, la historia demuestra que ha habido muchos santos y teólogos católicos que cometieron errores doctrinales de buena fe durante su vida, no por pertinacia u obstinación, sino porque no estaban conscientes de que la posición que sostuvieron era contraria a la enseñanza de la Iglesia. Y esta falsa acusación suya probablemente es fruto de su desconocimiento de lo que es la “herejía material”.

      Un “hereje material” es un término utilizado por los teólogos para describir a un católico errado de buena fe con respecto a algunas enseñanzas de la Iglesia, pero que no las ha negado deliberadamente (la pertinacia). La única manera en que se pueda ser un “hereje material” es no estando consciente de que la posición que se sostiene es contraria a la enseñanza de la Iglesia. Tal persona cambiaría inmediatamente su posición una vez que se le informe acerca de la enseñanza de la Iglesia. Por lo tanto, el supuesto “hereje material” no es un hereje, sino más bien es un católico confundido que no niega nada de lo que él sabe que la Iglesia ha enseñado. El hecho de que el supuesto “hereje material” no sea un hereje se demuestra por el hecho de que el supuesto “hereje material” no deja de ser miembro de la Iglesia, y está probado por muchas citas dogmáticas que todos los herejes dejan de ser miembros de la Iglesia (Papa Eugenio IV, Papa San Celestino I, etc.).

      Eliminar
    4. Señores, no hace falta que ustedes me defiendan, porque a pesar de los ataques e insultos (con todo tipo de groserías) de estos seguidores que ustedes poseen en este extremo de América, lo que preocupa es el ataque contra los Santos Doctores, los Teólogos, los Papas y en definitiva, contra la Fe Católica Romana . Lo que preocupa es la burla y el remedo, lo que preocupa es el descaro y la blasfemia de estos personajes, inspirados en vuestras obras. En efecto, ellos mismos los consideran a ustedes los "dos testigos" del Apocalipsis y estarán prestos a canonizarlos, incluso en vida para la Iglesia Católica Apostólica Romana Extraterrestre de Rito Tridentino .

      Ahora, me asalta una duda: la herejía material ¿sería un ejemplo de “ignorancia invencible”? Aclaro que dicha doctrina es probablemente cierta, pero no un dogma de fe, aún cuando es seguida por gran multitud de teólogos, doctores, canonistas y el Papa Pío IX, a quienes prefiero seguir antes que a ustedes dos.
      En Cristo Nuestro Señor,
      RM

      Eliminar
    5. Mi nombre es Joaquín Villa, soy de Rosario. Pregunto ¿Quién es el cobarde anónimo que además de insultar a Santo Tomás de Aquino insulta a todos los católicos? ¿Quién es el pusilánime que no quiere dar la cara?
      Hereje y cobarde.

      Eliminar
  4. Sobre lo que dices del Doctor Angélico. En primer lugar, el Dogma no había sido definido, por lo tanto entraba en las Quaestiones Disputatae entre los teólogos, ergo no acarreaba la nota de herejía, algo que no ocurriría ahora.
    Quisiera transcribirle lo que un amigo, tomista me escribió hace sólo unos minutos:

    "Santo Tomás afirma que el "cuerpo" de la virgen fue concebido en pecado, nada afirma de su alma. Y obviamente no está queriendo decir con ello que el pecado sea algo que se transmite mediante el semen del varon o los óvulos del a mujer, más bien sus palabras deben ser entendidas en el sentido de que la materia (hoy diríamos la carga genética) que la virgen toma de sus progenitores, san Joaquín y santa Ana según la pía tradición, viene con las debilidades propias de la carne caída: sed, enfermedad, muerte, etc. es decir, la virgen, casi que genéticamente hablando, hereda una carne privada de los privilegios que tuvieron Adán y Eva antes del pecado: la impasibilidad y la inmortalidad.

    Hasta aquí santo Tomás tiene razón, el cuerpo (es decir la herencia genética tomada de sus padres) de la virgen traía esa privación de impasibilidad e inmortalidad consecuencias del pecado.

    Pero santo Tomás se cuida muy bien de mencionar "EL CUERPO", sin mencionar en ningún momento el alma.

    Sabemos en sano tomismo que el alma es infundida por Dios en el momento en que hay una materia humana capaz de recibirla (y muchos como yo creemos que ese momento es el momento de la unión de los gametos masculino y femenino en la concepción)

    cuando hay una materia genéticamente completa Dios infunde el alma."

    ResponderEliminar
  5. Quidam:

    Lo que acuso es que esa afirmación de Sto. Tomás de Aquino es herética, así como la del “bautismo” de deseo. Después él se volvió verdadero católico, porque es santo canonizado y las canonizaciones son infalibles, pero eso no significa que los santos hayan cometido errores, como ese error garrafal de Sto. Tomás de Aquino.
    Claro, ese error fue producto de su ignorancia, y quedó plasmada en la Summa, pero eso no quita que luego haya renegado de esa herejía.
    Además, he aquí la prueba de que la Iglesia primitiva siempre consideró a la inmaculada concepción de la Santísima Virgen María. Dicen las Sagradas Escrituras:
    “26 A los seis meses, Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, 27 donde vivía una joven llamada María; era virgen, pero estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. 28 El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo:
    ¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.
    29 María se sorprendió de estas palabras, y se preguntaba qué significaría aquel saludo. 30 El ángel le dijo:
    —María, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de Dios. 31” Lc.1:26-31, DHH.
    Es decir, que dice claramente que la Virgen María es “llena de gracia”, entonces, ¿cómo va a estar llena de gracia si no fuera preservada del pecado original? Por eso digo que el error de Sto. Tomás de Aquino es garrafal, con todo el respeto que se merece el santo.
    Además, San Jerónimo de Estridón fue anterior a Sto. Tomás de Aquino, fue un padre de la Iglesia primitiva y él traduce el pasaje anteriormente citado, a la Virgen María en latín como “gratia plena” (desde el griego antiguo: “kecharitomene”); y comentó: “Proponte por modelo a la gloriosa Virgen, cuya pureza fue tal, que mereció ser Madre del Señor”.
    “Antes de que la iglesia defina un dogma, los teólogos y las diversas escuelas teológicas exponen sus tesis con libertad. Libertad que acaba cuando la iglesia define, de donde la expresión: Roma locuta, causa finita.”
    Si bien esto que ud. afirma no es falso, la encíclica Satis Cognitum del Papa León XIII, en el numeral 17, define:
    “De que alguno diga que no cree en esos errores (esto es, las herejías que acaba de enumerar), no se sigue que deba creerse y decirse cristiano católico. Pues puede haber y pueden surgir otras herejías que no están mencionadas en esta obra, y cualquiera que abrazase una sola de ellas cesaría de ser cristiano católico”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a hacer docencia nuevamente:

      1. La sentencia no puede ser herética porque aún no se había definido como dogma de fe, sino que era una cuestión disputada y por lo tanto, los teólogos podían debatir sobre el tema, como efectivamente lo hicieron. Eso lo puedes leer en cualesquier manual de Historia de la Teología.

      2. Al no ser dogma de fe al momento de escribir esa porción de la Suma, no es propiamente herejía, además, se nota que no has leído todo el texto completo, sino que seguramente estás citando de los sitios dimonianos. ¿Qué dice el Santo Doctor sobre la sangre de la Augustísima Madre de Dios?

      3. Sostener que el Doctor Angélico cayó en la herejía y que luego se convirtió es prácticamente un insulto contra el mayor teólogo de la Historia. ¿Qué evidencia tienes al respecto?

      4. Aplicando las sandeces que ya has dicho (tu y tus otros alias de tus bloguesitos), me surge la siguiente pregunta ¿Cómo sabes que él se arrepintió realmente? ¿Conoces alguna retractación de la supuesta "herejía" del Doctor Angélico? Si el término "sandeces" te parece muy doloroso o agresivo, te recuerdo que es más liviano que todos los insultos que has vomitado aquí en Sursum y que se publicaron para que los lectores vean la altura moral que tu y tus alias y cofrades dimonianos han llegado a tener.

      5. Si crees en que el Doctor Angélico se "arrepintió" o se "convirtió" (¡Qué temeridad la tuya Príncipe de Nunca Jamás!) es porque, según tus mismas palabras, fue canonizado. Te pregunto ¿Cómo se salvaron los Santos Inocentes? ¿Cómo se salvó San Joaquín y Santa Ana? ¿Cómo la Iglesia Católica llama Santos a los Patriarcas y Profetas del Antiguo Testamento? ¿En qué momento se bautizaron? Nosotros los católicos creemos que se salvaron por el bautismo de deseo. Dime, dimoniano ¿Crees con la Iglesia que ellos están en el Cielo?

      6. La cita de Satis Cognitum la sacas de contexto, como siempre haces y tal como te enseñaron tus maestros dimonianos. Las cuestiones disputadas quedan abiertas a debate de lso teólogos y LUEGO la Iglesia dictamina. Un ejemplo es el caso de la controversia de auxiliis, sobre la que la Iglesia jamás se expidió. Ahora bien, puede ocurrir que la Iglesia no defina un dogma pero existe lo que se llama "doctrina segura". Tu problema es que no conoces los grados de certidumbre teológica y confundes la verdad revelada, las sentencias dogmáticas, las verdades próximas a la fe, las sentencias teológicamente ciertas, las sentencias comunes y las opiniones teológicas probables.

      Eliminar
  6. Raúl Miguel:

    Porque lo que yo digo no son ni sandeces ni mentiras, sino la pura verdad. Tú eres un mentiroso tan asqueroso que repugnas en verdad, pero por caridad me incito a seguir refutándote.

    “1. ¿En qué momento se negó el bautismo con agua? (…)”

    Perfecto, no lo niegas, pero entonces dices que hay tres bautismos, pero el Magisterio infalible enseña que hay UNO SÓLO:

    Papa San León Magno, Concilio de Calcedonia, 451, ex cathedra:
    “Dejad que preste atención a lo que el bienaventurado apóstol Pedro predica, que la santificación por el Espíritu se realiza por la aspersión de la sangre de Cristo (1 Pedro 1, 2), y no dejéis que pasen más allá de las mismas palabras del apóstol, considerando que habéis sido rescatados de vuestro vano vivir según la tradición de vuestros padres, no con plata ni oro, corruptibles, sino con la sangre preciosa de Cristo, como cordero sin defecto ni mancha (1 Pedro 1, 18). Tampoco hay que resistir el testimonio del bienaventurado Apóstol Juan: y la sangre de Jesús, su Hijo, nos purifica de todo pecado (1 Juan 1, 7); y otra vez, ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Y quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Él es el que vino por el agua y por la sangre, Jesucristo; no en agua sólo, sino en agua y en la sangre. Y es el Espíritu el que lo certifica, porque el Espíritu es la verdad. Porque tres son los que testifican: el Espíritu, el agua y la sangre, y los tres se reducen a uno solo (1 Juan. 5, 4-8). EN OTRAS PALABRAS, EL ESPÍRITU DE SANTIFICACIÓN Y LA SANGRE DE REDENCIÓN Y EL AGUA DEL BAUTISMO. ESTOS TRES SON UNO Y PERMANECEN INDIVISIBLES. NINGUNO DE ELLOS ES SEPARABLE DE SU VÍCULO CON LOS DEMÁS”

    ¿Entiende? UNO SÓLO:

    “un Señor, una fe, un bautismo,” Ef.4:5.

    Tú no sólo eres hereje malvado, eres BURRO COMO LAS PIEDRAS, citas algo y ni siquiera lo LEES:

    “Papa Paulo III, Concilio de Trento, sesión 6, cap. 4: “Por las cuales palabras se insinúa la descripción de la justificación del impío, de suerte que sea el paso de aquel estado en que el hombre nace hijo del primer Adán, al estado de gracia y de adopción de hijos de Dios (Rom. 8, 15) por el segundo Adán, Jesucristo Salvador nuestro; paso, ciertamente que, después de la promulgación del Evangelio, NO PUEDE OCURRIR SIN el lavatorio de la regeneración o su deseo, SEGÚN ESTÁ ESCRITO : ‘Quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el reino de Dios’ (Juan 3, 5)”

    SEGÚN ESTÁ ESCRITO. SEGÚN ESTÁ ESCRITO. SEGÚN ESTÁ ESCRITO… ¿Cuántas veces te las tengo que repetir?

    Lo mismo con la otra cita, porque SINE LAVACRO REGENERATIONIS AUT EIUS VOTO significa sin el bautismo (lavacro regenerationis, lavado de regeneración) o su voto, pero es SICUT SCRIPTUM EST o sea, SEGÚN ESTÁ ESCRITO, es decir, que AUT en ese contexto se traduce como Y.

    Esto es así, porque en el contexto del Concilio de Trento, AUT significa “y”, porque si no aquí esta cita diría:

    Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441, ex cathedra:
    “La Santa Iglesia romana firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o [aut] herejes y cismáticos”

    Como ve, ellos traducen “o”, pero “o” en español puede significar “o bien” o “Y”, como es el caso. Además, la confirmación de que en el pasaje que citas “o” significa “y”, es que dice SICUT SCRIPTUM EST. Toda la argumentación a favor del “bautismo” de deseo, que hacen ustedes los herejes, se basa en una simple palabra: AUT.

    “Citas insistentemente Jn 3,5, pero no lo lees completo ¿No menciona acaso al Espíritu Santo?”
    Yo sí leo completo, no como tú que le saca el “según está escrito”. ¿Qué tiene que ver el Espíritu Santo con el “bautismo” de deseo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No dices sandeces ni mentiras, sino la “pura verdad”? Sabrás disculparme, es que el título de Lord Chambelán de la Corte y todo esa historia del Quinto Supremo Ultra Imperio Saurésrico de Neoneosaurolandia me hizo pensar otra cosa. No te olvides que para colmo contradices el sentir común de los doctores de la Iglesia Católica, los teólogos, canonistas e incluso el mismo magisterio.

      Vamos ahora con lo más serio, porque tus comentarios sirven para ilustrar sobre la doctrina católica y advertir a tantas personas que, de buena fe, son confundidos por dimonianos como tu.

      1. En efecto hay un sólo bautismo, no tres. El baustismo de deseo y el de sangre (que suplen al de agua en los casos y la forma que sostienen los teólogos y como enseña el Catecismo de San Pío X, contra el cuál también blasfemas producen el único efecto de la justificación. Esa es la misma enseñanza de San León Magno. No son tres bautismos, sino uno y es eso lo que está diciendo el Papa San León Magno y también lo que enseña el Tridentino cuando dice, en el decreto sobre la justificación:

      «En esas palabras se describe la justificación del pecador: de suerte que es tránsito de aquel estado en que el hombre nace hijo del primer Adán, al estado de gracia y adopción de los hijos (Ro. 8:15) de Dios por el segundo Adán, Jesucristo nuestro Salvador; y esta traslación no se puede lograr, después de promulgado el Evangelio, sin el bautismo o sin el deseo de él; según está escrito: El que no naciere de agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el reino de Dios (Juan 3:5)».

      Te pregunto, dimoniano ¿Quién es el que no comprende lo que está escrito? ¿No comprendes aún que la expresión “sine lavacro regenerationis aut eius voto” significa “o sin el deseo de él”? ¿No sabes que voto es deseo en latín? ¿Cómo te atreves a pontificar si es que nisiquiera conoces los grados de certidumbre teológica? En efecto, como tu mismo dices citando a la Sagrada Escritura: Según está escrito:

      «respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?».

      De allí la sentencia de la Debitum pastoralis(Dz 413):

      «Vos habéis, efectivamente, insinuado que un cierto judío, por haber vivido únicamente entre judíos, en la hora de la muerte se sumergió en agua diciendo: “Me bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén”.
      «Respondemos que, como debe haber una distinción entre el bautizante y el bautizado, como se deduce de las palabras del Señor, cuando dice a los Apóstoles: “Id y bautizad a todas las naciones en el nombre, etc.” (cf. Mt. 28:19), el dicho judío debe ser bautizado nuevamente por otro, de tal manera que pueda mostrarse que el bautizado es uno y el que bautiza es otro... Sin embargo, si el susodicho hubiera muerto inmediatamente, hubiera al instante volado a su hogar celestial por virtud de la fe en el sacramento, aunque no por el sacramento de la fe».

      En efecto, el hombre aquí mencionado sería como Cornelio, que, según San Agustín enseña (De Bapt c. Don IV, 21):

      «No vacilo en colocar al catecúmeno católico, que arde en el amor a Dios, antes que el hereje bautizado... El centurión Cornelio, antes de su bautismo, fue mejor que Simón [Mago], quien había sido bautizado. Pues, Cornelio, aún antes del bautismo estaba lleno del Espíritu Santo; mientras que Simón, después del bautismo, estaba hinchado de un espíritu inmundo».

      Y si dices, como en otras ocasiones que se trata de una carta particular y por lo tanto es falible, mientes, porque el Papa está enseñando sobre fe y moral y a toda la Iglesia Católica.
      Insisto: ¿Podrías explicarme como se salvaron los Santos del Antiguo Testamento? ¿Quién los bautizó con agua? Y no vengas con eso de que se salvaron por la Antigua Ley, que es sentencia próxima a la herejía.

      Te recuerdo en mis oraciones,
      RM

      Eliminar
    2. Raul,

      La pregunta no fue respondida. Permítame explicar un poco más a lo que me refiero.

      Trento dice (ses. 6, c. 3), que “si no renacieran en Cristo, NUNCA serían justificados”. Es decir, para poder entrar al estado de la primera justificación (que se recibe en el sacramento del bautismo), se debe “renacer”. ¿Estamos de acuerdo? Bien.

      Ahora, en Trento, sesión 5, #5, dice: “Porque EN LOS RENACIDOS nada odia Dios, porque nada hay de condenación en aquellos que verdaderamente por el bautismo están sepultados con Cristo para la muerte, (...) de tal suerte que nada en absoluto hay que les pueda retardar la entrada en el cielo”.

      Es decir, alguien que recibe la gracia del bautismo/el renacimiento espiritual, entrará inmediatamente al cielo sin que nada le impida su entrada. Pero, ¿cuál es el efecto de esta gracia del bautismo/renacimiento espiritual? El Concilio de Florencia dice:

      “El efecto de este sacramento es la remisión de toda culpa original y actual, y también de toda la pena que por la culpa misma se debe. Por eso no ha de imponerse a los bautizados satisfacción alguna por los pecados pasados, sino que, si mueren antes de cometer alguna culpa, llegan inmediatamente al reino de los cielos y a la visión de Dios”.

      Es un dogma que el efecto o la gracia del bautismo es la remisión de todo pecado y TAMBIÉN DE TODA LA PENA QUE POR EL PECADO SE DEBE. La gracia del bautismo deja a la persona en un estado en el cual ella podrá entrar inmediatamente al cielo (nada de purgatorio) si ella muere antes de cometer otro pecado. ¿Hasta aquí estamos de acuerdo? Okay.

      Usted afirma que el ‘bautismo de deseo’ puede suplir el bautismo de agua. Por lo tanto, vuelvo a preguntar, ¿puede o no puede el ‘bautismo de deseo’ producir el efecto o la gracia del renacimiento espiritual?

      Me voy a adelantar un poco que usted en otro comentario ya dio una respuesta (quizás sin darse cuenta). Usted dijo que el bautismo de deseo, además de suplir el bautismo de agua, puede producir “el único efecto de la justificación”. Por lo que se entiende que su respuesta es entonces que SÍ, el ‘bautismo de deseo’ sí concede la gracia del renacimiento espiritual. Como vimos anteriormente, Trento enseña que si los hombres “no renacieran en Cristo, NUNCA serían justificados”. Y en los renacidos nada hay de condenación de tal manera que la persona entra inmediatamente al cielo. Este único efecto o gracia del bautismo perdona toda culpa original y actual “y también de toda la pena que por la culpa misma se debe”. Es decir, la persona que recibe este efecto, no necesita ir al purgatorio.

      ¿Cuál es el punto?, se preguntara. El punto es que Santo Tomás y San Alfonso, entre otros, al explicar su opinión de lo que creen es el efecto del ‘bautismo de deseo’, cometen un error.

      Santo Tomás, Summa Theologiae, P. III, q. 68, a. 2, respuesta a obj 2: “Luego si muere un catecúmeno con deseo del bautismo... no llega inmediatamente a la vida eterna, sino que SUFRIRÁ LA PENA DE SUS PECADOS PASADOS, aunque se salvará, pero como quien pasa a través del fuego, como se dice en 1 Cor 3, 15”.

      Santo Tomás dice que el que recibe un ‘bautismo de deseo’ no llega inmediatamente a la vida eterna sino que sufrirá primero la pena de sus pecados pasados en el purgatorio. Estos hechos prueban que el bautismo de deseo explicado por sus defensores más célebres, no concede la gracia del bautismo o el renacimiento espiritual. Este es simplemente UN HECHO; y ese hecho destruye y refuta toda la teoría precisamente a causa de este segundo punto. Esto es, el Concilio de Trento declaró que la gracia de la justificación es la gracia del renacimiento espiritual o el bautismo. Permítanme repetirlo: el Concilio de Trento declaró que la gracia de la primera justificación es en sí misma la gracia del renacimiento espiritual, el estado que perdona todo (la culpa del pecado y la pena temporal debida al pecado), de tal suerte que un renacido es puesto en un estado donde él o ella podrá llegar inmediatamente al cielo si muere después de ser así renacido. El bautismo de deseo es, por ende, falso.

      Eliminar
    3. Estimados señores,
      La respuesta está en el último comentario. Se les contestó apelando a la Doctrina Católica Romana. No obstante, veo el problema en el cuál ustedes están metidos por su negativa a aceptar la autoridad del Magisterio Católico y sobre todo, por desconocer la teología.
      En primer lugar, como me señaló un amigo que leyó vuestro comentario, ustedes confunden la gracia sacramental propia de cada sacramento con la gracia santificante . En efecto, sólo el sacramento del bautismo borra todos los pecados, lo cual no significa (como usted indica, por ignorancia) que la gracia santifiante se pueda alcanzar con el deseo del bautismo. De allí la sentencia:

      ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?». (Act X, 47)

      Lo cual la Iglesia aplicó en la Debitum Pastoralis (Dz 413)

      Sin embargo, si el susodicho hubiera muerto inmediatamente, hubiera al instante volado a su hogar celestial por virtud de la fe en el sacramento, aunque no por el sacramento de la fe».

      También quisiera acercarles una pregunta. Nuestro Señor Jesucristo dijo que el que no comiere de carne ni bebiera de su sangre no tendría Vida Eterna (Jn VI, 23) ¿Qué pasaría con un niño que muere justo antes de hacer su primera comunión? ¿Se va al infierno? Otra pregunta que se desprende de esta ¿Sostienen ustedes que toda persona en edad de razón que no hizo su primera comunión está en pecado mortal y por lo tanto, si le sobreviene la muerte, va al Infierno?

      Vuestro en Cristo Nuestro Señor,
      RM

      Eliminar
    4. Raul,

      No creo que entendió la pregunta ni tampoco su amigo. Estamos hablando de la gracia del renacimiento espiritual que se necesita para recibir la justificación (Trento, ses. 6, c. 3). Usted está de acuerdo en que nadie puede entrar al cielo sin haber renacido, ¿no es así?

      Permítame preguntárselo de otra manera. Trento dice que “EN LOS RENACIDOS nada odia Dios, porque nada hay de condenación... de tal suerte que nada en absoluto hay que les pueda retardar la entrada en el cielo”. Florencia dice que este renacimiento espiritual requiere “la remisión de toda culpa original y actual, y también de toda la pena que por la culpa misma se debe”.

      Entonces, ¿el bautismo de deseo puede conceder la gracia del renacimiento espiritual?

      Si responde que no, entonces habrá probado que nadie puede salvarse por un llamado bautismo de deseo porque debemos RENACER para ser justificados (Concilio de Trento). Y si responde sí, que sí da la gracia del renacimiento espiritual, entonces habrá abandonado y rechazado por completo el bautismo de deseo porque las fuentes en las que se basan para explicar la idea enseñan que el bautismo de deseo no concede la gracia del renacimiento espiritual.

      Otro punto final, usted dice que la gracia santificante puede encontrarla “el catecúmeno que muere deseando recibir el sacramento”. Mi pregunta es, volviendo al tema de RENACER, ¿esta gracia santificante que supuestamente puede recibir el catecúmeno al desear el sacramento del bautismo, es la misma gracia del renacimiento espiritual, sí o no?

      Eliminar
    5. RESPUESTA SOBRE LA DIFERENCIA ENTRE JUAN 3,5 Y JUAN 6,55:

      Algunos escritores han tratado de refutar una interpretación literal de Juan 3, 5 apelando a las palabras de nuestro Señor en Juan 6, 54: “En verdad, en verdad os digo que, si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros”. Ellos argumentan que el lenguaje en este versículo es el mismo que en Juan 3, 5, y sin embargo la Iglesia no entiende Juan 6, 54 literalmente – porque los infantes no necesitan recibir la Eucaristía para salvarse. Pero el argumento falla porque los defensores de este argumento han omitido una diferencia crucial en la redacción de estos dos versículos.

      Juan 6, 54: “En verdad, en verdad os digo que, SI NO coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros”.

      Juan 3, 5: “En verdad, en verdad te digo que QUIEN NO renaciere del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de los cielos”.

      Nuestro Señor Jesucristo, cuando habla sobre la necesidad de recibir la Eucaristía en Juan 6, 54, no dice: “quien no comiere la carne del Hijo de hombre…”. Él dice: “Si no…”. Sus palabras, por lo tanto, están claramente destinadas a las personas a quienes Él les estaba hablando, no a todo hombre. Puesto que las personas a quienes Él les hablaba eventualmente podían recibir la Eucaristía, ellos tenían que hacerlo para ser salvos. Esto se aplica a todos los que puedan recibir la Eucaristía, eso es, a todos los que oyen ese mandato y pueden cumplirlo, que es lo que enseña la Iglesia. Pero en Juan 3, 5, nuestro Señor habla inequívocamente de cada hombre. Es por eso que la enseñanza del magisterio de la Iglesia católica, en todos los casos en que se ha ocupado de Juan 3, 5, ella lo ha entendido según está escrito.

      La diferencia en la redacción de estos dos versículos en realidad muestra la inspiración sobrenatural de la Biblia y la absoluta necesidad del bautismo de agua para cada hombre.

      Eliminar
    6. Raúl con todo respeto no se puede comparar a Nicolás Gonella Neyra y su "followers" con los hermanos Dimonds. Los Dimonds serán herejes pero serios, los otros son un grupito de tontos que quieren llamar la atención.

      Germán

      Eliminar
    7. Interesante la hermenéutica dimoniana, cuando les conviene el sentido es literal, y cuando no es metafórico... Ustedes son su propio magisterio. Realmente, el "argumento" me parece paupérrimo

      Eliminar
  7. Raúl, una pregunta seria y formal sobre el tema de Juan 3, 5. Esta pregunta se basa en una proposición que todo el que profesa ser católico estaría de acuerdo: que es necesario recibir la gracia de la regeneración espiritual para la salvación.

    Bien, usted sabe, como cualquiera que ha leído Juan 3, 5, que se nos dice que debemos “renacer” (o “nacer de nuevo” en algunas traducciones) para entrar en el reino de Dios. Mi pregunta es la siguiente:

    Pregunta: El llamado bautismo de deseo concede la gracia del bautismo/el renacimiento espiritual, ¿sí o no?

    Para el que necesite ayuda entender cuál es la gracia del bautismo/el renacimiento espiritual, ésta es, de acuerdo a la enseñanza católica, la gracia que remite todo pecado, toda la deuda debida al pecado, y que deja a la persona en un estado en la cual ella podría ir inmediatamente al cielo si muere en ese estado (o sea, no es necesario ir al purgatorio).

    Así, pregunto nuevamente, la persona que recibe el bautismo de deseo se le concede ese estado, ¿sí o no?

    Nota: Esta pregunta está relacionada con una cita en la Summa de Santo Tomás que se presentará en el próximo comentario como réplica a su respuesta a nuestra pregunta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados señores. Primero el pasaje completo: Jn III, 5-7

      Respondióle Jesús: «En verdad, en verdad dígote: si alguno no naciere de agua y Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo nacido de la carne, carne es, y lo nacido del espíritu, espíritu es. No te admires porque te he dicho: «Debéis nacer de nuevo». El espíritu, donde quiere, espira, y su voz oyes, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va; así es todo el que ha nacido del espíritu».

      El texto es claro: del agua y el Espíritu.

      pero el que envió a bautizar en agua, aquél me dijo: «Sobre quien vieres el Espíritu descender y quedar sobre él, éste es el que bautiza en Espíritu Santo. Jn I, 33.

      También, Conc. Trid. Sess VI, Cap IV.

      «En esas palabras se describe la justificación del pecador: de suerte que es tránsito de aquel estado en que el hombre nace hijo del primer Adán, al estado de gracia y adopción de los hijos (Ro. 8:15) de Dios por el segundo Adán, Jesucristo nuestro Salvador; y esta traslación no se puede lograr, después de promulgado el Evangelio, sin el bautismo o sin el deseo de él; según está escrito: El que no naciere de agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el reino de Dios (Juan 3:5)».

      También, Conc. Trid. Sess VII, Can IV

      Si alguno dijere, que los Sacramentos de la nueva ley no son necesarios, sino superfluos para salvarse; y que los hombres sin ellos, o sin el deseo de ellos, alcanzan de Dios por sola la fe, la gracia de la justificación; bien que no todos sean necesarios a cada particular; sea excomulgado.

      Pregunto con toda sinceridad y esperando de ustedes una respuesta clara y conforme a la doctrina católica ¿Por qué el Concilio menciona explícitamente el deseo de los sacramentos?.

      El Código Pío Benedictino establece, Can 1239:

      § 2. Catechumeni qui nulla sua culpa sine baptismo moriantur,
      baptizatis accensendi sunt.



      Sostener que el CIC tiene leyes erróneas o sentencias heréticas es temerario, ya que implica que la Iglesia puede errar en su legislación canónica.

      Por supuesto tenemos también el Catecismo de San Pío X (568)

      ¿Puede suplirse de alguna manera la falta del Bautismo?
      La falta del Bautismo puede suplirse con el martirio, que se llama Bautismo de sangre, o con un acto de perfecto amor de Dios o de contriciónque vaya junto con el deseo al menos implícito del Bautismo, y este se llama Bautismo de deseo.


      Finalmente, como la doctrina del bautismo de deseo y de sangre es doctrina segura y constante a lo largo de los siglos. No fue hasta la aparición del jesuita Leonard Feeney (¿casualidad?) que la doctrina fue puesta en entredicho, pero rápidamente la Iglesia la defendió y Feeney, en lugar de presentarse ante las autoridades desafió al Papa Pío XII, quien lo excomulgó. Eso si, Montini/Paulo VI le levantó la excomunión y lo admitió en la Iglesia Conciliar del Vaticano II, en la que el presbítero apóstata murió.

      Conc. Trid. Sess. VII, Can III (sobre el bautismo)

      Si alguno dijere, que no hay en la Iglesia Romana, madre y maestra de todas las iglesias, verdadera doctrina sobre el sacramento del Bautismo; sea excomulgado.

      Una cuestión más y los dejo tranquilos: ¿Cómo se salvaron los Santos Inocentes? ¿Quién bautizó con agua a San Dimas, San Joaquín y Santa Ana? ¿Quién bautizó con agua a los Patriarcas y Profetas del Antiguo Testamento? ¿Cómo es posible que el Profeta San Elías fuera arrebatado al cielo sin ser bautizado?

      En Cristo Nuestro Señor,
      RM

      Eliminar
  8. Buenísima la respuesta. Raúl, bien vale un post!

    ResponderEliminar
  9. Vaticanocatolico.com5 de marzo de 2015, 14:11

    No quiero alargar mucho este comentario respondiendo detalladamente sus preguntas ya que éstas mismas son tratadas en nuestro libro. No obstante, diré algunas palabras como respuesta a sus preguntas.

    1. Trento, sesión 6, cap. 4, ya fue respondida y le hemos enviado nuestro artículo en el pasado. Si se permiten enlaces, puede hallarla aquí: EDITADO

    2. Trento, sesión 7, can. 4, ya fue explicada aquí: EDITADO

    Este es un fragmento: La sesión 7, can. 4, condena la idea protestante de que alguien puede justificarse sin los sacramentos o incluso sin el deseo de ellos, por la fe sola. Algunos preguntarán: ¿por qué simplemente no se condenó la idea de que alguien puede justificarse sin los sacramentos por la fe sola? La respuesta es, como hemos dicho, ¡porque una persona puede justificarse sin el sacramento de la penitencia por el deseo de él! Por lo tanto, Trento condena la idea protestante de que alguien puede justificarse sin los sacramentos o sin el deseo de ellos por la sola fe. Pero, una persona nunca puede salvarse sin la incorporación al sistema sacramental a través de la recepción del bautismo. Es por eso que no se hace ninguna excepción en este aspecto en ninguna de esas definiciones. Teniendo en cuenta estos hechos, se puede ver que este canon no enseña de ninguna manera el bautismo de deseo.

    RM: Enseña que el deseo del bautismo puede suplir el bautismo de agua. A eso se le llama bautismo de deseo. Ignoras la gracia de cada sacramento en particular con la gracia santificante que encuentra el catecúmeno que muere deseando recibir el sacramento. De allí la Debitum pastoralis(Dz 413).

    3. ¿Usted cree que el Código es infalible? El Código no obliga a toda la Iglesia, sino sólo a la Iglesia latina (no a las de ritos orientales), según lo estipulado en el canon 1. Así, el canon 737 del Código de 1917 que dice que el bautismo es necesario “al menos en deseo” para la salvación, no es obligatoria para la Iglesia universal ni está respaldada por la infalibilidad. Respecto a la ley del canon 1239, que dice que puede darse sepultura cristiana a los catecúmenos no bautizados, contradice toda la tradición de la Iglesia católica de 1900 años acerca de si las personas sin bautizar pueden recibir sepultura cristiana.

    Puede leer el resto aquí: EDITADO

    RM:Eso es mentira y lo sabe. Y no sólo mentira. Usted sostiene que la Iglesia puede errar en sus leyes y que un Papa Católico puede prescribir una ley contraria a la Tradición. En la Iglesia los catecúmenos recibieron la cristiana sepultura.

    4. Si la doctrina del bautismo de deseo y de sangre es doctrina segura y constante, entonces debe haber una explicación especifica con respecto a lo que le preguntamos antes: que si el ‘bautismo de deseo’ concede la gracia del bautismo/el renacimiento espiritual, ya que según la definición dada por Santo Tomás, el ‘bautismo de deseo’ no da esa gracia.

    RM: La hay. Se les contestó: ustedes confunden la gracia sacramental propia de cada sacramento con la gracia santificante. Como ya les dije “sólo el sacramento del bautismo borra todos los pecados, lo cual no significa (como usted indica, por ignorancia) que la gracia santificante se pueda alcanzar con el deseo del bautismo.”

    5. Feeney no fue excomulgado por el tema del ‘bautismo de deseo’ ni siquiera por el tema del dogma Fuera de la Iglesia no hay salvación. De hecho, la misma excomunión no menciona si quiera el ‘bautismo de deseo’. Hemos escrito un análisis detallada de los eventos antes de la ‘excomunión’ de Feeney en el capítulo 26 de nuestro libro, aquí: EDITADO

    El Padre Pío murió creyendo que Montini/Pablo VI era Papa, ¿a él también lo condenaría?

    RM: No me corresponde a mí decir quienes van al cielo o al infierno. Sólo Dios sabe quienes están en el Abismo. De los que allí están, sólo sabemos de Judas, porque lo dijo Nuestro Señor Jesucristo. Además, son ustedes los que dictaminan, como en el caso de Fabián Vázquez quienes se salvan y quienes se condenan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, el Padre Pío se salvó por ignorancia invecible según los benedictinos de deseo, pero Loring y Fabián están cocinándose. Son impresentables.

      Eliminar
  10. Vaticanocatolico.com5 de marzo de 2015, 14:12

    6. Por último, el tema de los justos del Antiguo Testamento ya fue respondida donde explicamos que ellos murieron bajo la Antigua Ley, no la Nueva. De hecho, si usted pone atención en lo que dice, se está contradiciendo. Usted afirma que ellos se salvaron por el bautismo de deseo, pero, ¿cómo pudo ser esto si el bautismo de deseo está incluido en el bautismo de agua (según Santo Tomás) y el bautismo de agua no fue obligatorio a todos los hombres sino hasta después de la resurrección de Jesucristo? ¿No ve la contradicción? 

    CONTINUACIÓN DEL COMENTARIO Y RESPUESTA ANTERIOR.

    6. Por último, el tema de los justos del Antiguo Testamento ya fue respondida donde explicamos que ellos murieron bajo la Antigua Ley, no la Nueva. De hecho, si usted pone atención en lo que dice, se está contradiciendo. Usted afirma que ellos se salvaron por el bautismo de deseo, pero, ¿cómo pudo ser esto si el bautismo de deseo está incluido en el bautismo de agua (según Santo Tomás) y el bautismo de agua no fue obligatorio a todos los hombres sino hasta después de la resurrección de Jesucristo? ¿No ve la contradicción? 

    ¿Sostienen que ellos al morir fueron directamente al cielo? ¿Qué la muerte de Cristo no tuvo ningún efecto para ellos? Flojo... flojo.

    ResponderEliminar
  11. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo

    La realidad es que cuando verdaderamente existían los catecúmenos EN CANTIDAD Y CALIDAD en la Santa Madre Iglesia ya se trataban sin temor estos errores.

    San Gregorio Nacianzeno 390:

    Sermón sobre el Bautismo:

    ...Vamos! obedece mis consejos, abandona tus exégesis contradictorias acércate al bautismo sin considerar razonamientos por temor a ser llevado sin haber alcanzado lo que esperas, y no trabajes inconscientemente contra ti mismo imaginando semejantes sofismas.

    Sin embargo se dice: " Dios es Misericordioso: conociendo nuestros deseos, acordará al deseo del bautismo el mismo valor que al bautismo mismo"; Sería una CONCEPCIÓN INTELEGIBLE PRETENDER que la bondad divina pueda considerar como iluminado a aquél que no ha recibido la luz y admitir en el reino de los cielos a aquél que quiere entrar en él sin practicar la ley de ese reino ( La Voluntad expresa de Nuestro Redentor que toda criatura sea bautizada )

    ...Señalo además que, si el solo proyecto de matar entrañara la misma culpabilidad que la perpetración del crimen, se podría entonces conforme a vuestra opinión, considerar como bautizado a aquel que lo ha DESEADO pero no ha recibido el bautismo , si tal hipótesis es factible, no veo la exactitud de vuestra opinión, O bien, si así lo queréis, desde el momento que el deseo posee la misma eficacia que el bautismo mismo y que por esta razón revindicáis para él la gloria del cielo, os baste, en cuanto a esa gloria poseer nada más que el DESEO DE ALCANZARLA ¿Qué daño puede haber para vosotros en no obtenerla, si podéis conservar el deseo de lograrla?. "el Bautismo según los Padres de la Iglesia, Ed Lumen pag 120-123 1979 Buenos Aires"

    FIAT

    ResponderEliminar
  12. Llega a un cierto punto del debate que te cagas todo y me censuras… O si no, ¿qué pasa? ¿Estarás editando mis mensajes?
    En fin, lo que pasa es que te molestó por la captura de pantalla que te hice donde evidencia tu contradicción, ¿por qué no me contestas a esto?: http://es.tinypic.com/view.php?pic=j5i68z&s=8#.VPm0s-GxUQs
    Eres un hereje malvado, además de torpe, inepto y subnormal.

    Te repito lo que te dije:
    Papa Inocencio III, Cuarto Concilio de Letrán, constitución 1, 1215, ex cathedra:
    “Y una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual absolutamente nadie se salva, y en ella el mismo sacerdote es sacrificio, Jesucristo”.

    Respondiendo a tus mentiras, que no te respaldas en ninguna cita Magisterial, porque es todo invención tuya:
    1- Eso no justifica que sea herético, porque los dogmas son atemporales, no “evolucionan” como tú crees.
    2- Él dijo esto: “Sobre la santificación de la Virgen María, esto es, que haya sido santificada en el seno materno, la Sagrada Escritura no dice nada. Ni siquiera menciona su nacimiento. Sin embargo, así como Agustín, en el escrito De Assumptione, arguye razonablemente que la Santísima Virgen fue asunta corporalmente a los cielos, aunque la Escritura no lo menciona, así también podemos inferir razonablemente que fue santificada en el seno materno. Es, pues, razonable creer que aquella que engendró al Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad (Jn 1,14), recibió mayores privilegios de la gracia que todos los otros. Por eso se lee en Lc 1,28, que el ángel le dijo: Dios te salve, llena de gracia. Pero es sabido que algunos otros recibieron el privilegio de ser santificados en el seno materno. Tal aconteció con Jeremías, al que se le dice: Antes de que salieras del seno materno, te santifiqué (Jer 1,5); y con Juan el Bautista, del que se lee en Lc 1,15: Será lleno del Espíritu Santo ya desde el seno materno. Luego es razonable creer que la Virgen María fue santificada antes de nacer del seno materno.” Pero eso no quita lo que anteriormente cité que dijo, y además ahí él está negando que en la Biblia dice—como ya te demostré—que ella era “llena de gracia” desde su concepción.
    3- Que las canonizaciones son infalibles, ¿no te parece?
    4- Mi único alias es herr FVS. Antes de acusar, presenta pruebas, porque no tengo “bloguesitos”. Tú pregunta es estúpida, como siempre, y me remito a la respuesta del punto 3.
    5- No soy “príncipe de Nunca Jamás”, deja de acusar sin pruebas. Sigues con preguntas de imbécil y subnormal. Por la Antigua Ley. Ahí está tu respuesta, en la Santa Biblia, pedazo de gil. ¿Preciso recordarte que el sacramento del bautismo se hizo imperativo para todos los fieles, sólo después de que Cristo resucitó y estableció la Santa Iglesia?
    6- No saco de contexto alguno, si quieres puedes leer el texto completo y ya está. No lo pongo, porque es muy largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no publiqué tus comentarios es porque además de groseros están llenos de odio y maldad. De nada sirve explicarte, de nada sirve ya amonestarte porque insistes y te diviertes mintiendo y alterando la Doctrina a favor de algo que, sinceramente, no llegas a comprender.
      Presentas una supuesta contradicción y crees que eso es el motivo que me lleva a no perder más tiempo contigo ni con tus hermanos fantasiosos y mentirosos de la "Iglesia Católica Apostólica Romana Extraterrestre de Rito Tridentino", que promocionan en el foro donde juegan a ser reyes y príncipes, en el mismo foro dónde tu y los alias de Nicolás Gonella Neyra están en comunión con el Antipapa Agustín I. Y si bien estoy en contra de promocionar sitios como el de ustedes, creo que para que te calles de una vez y dejes de mentir, dejaré el enlace a la Iglesia que se inventaron por medio del Decreto Presidencial N°11.214 firmado por "D. Andrés Gustavo Escoti Escanlar Copusianus, Presidente Apostólico de la Comunión": icaretrit.blogspot.com.
      Entonces ¿Por qué tengo que soportar que tu, que escribes desde Capital Federal en un edificio ubicado entre Belgrano, Piedras y Venezuela, tan cerca de una librería/fotocopiadora, escondiéndote como un cobarde tras el pseudónimo de "Herr FVS", me tildes de "hereje malvado, además de torpe, inepto y subnormal"? ¿Por qué tengo que someter a los lectores a tus estupideces y groserías? ¿No eres tu acaso el prevaricador? ¿No eres tu quien incluso blasfema contra los santos doctores? ¿No eres tu el que está en comunión con un antipapa? ¿No eres tu el torpe que no comprende que el bautismo de deseo y de sangre no son un bautismo diferente porque producen el mismo efecto que el bautismo de agua, la justificación, no llegas a comprender aún la diferencia entre la gracia de cada sacramento en particular y gracia santificante ? ¿No te has dado cuenta que pretendes pontificar ignorando aspectos básicos de la teología católica? ¿No tienes temor de Dios?
      Te agradezco las citas del Magisterio, lo que no llego a comprender es como citándolas, las niegas. ¿De qué te sirve citar a Inocencio III cuándo estás incurriendo en un cisma al ponerte en comunión con "Agustín I"? Ahora, viendo para que te quedes tranquilo:

      1. Jamás dije que los dogmas evolucionen. Es otra de tus mentiras. Ni siquiera eres coherente.

      2. No leíste al Doctor de Aquino. Ya te lo explicó Quidam. Además se te explicó que se trataba de una cuestión disputada por los teólogos hasta que fue, finalmente definida como dogma de fe. También tienes mi explicación en la respuesta que te di el 4/3 a las 17:46, que ni leíste ni entendiste.

      CONTINÚA...

      Eliminar
    2. CONTINUACIÓN

      3. En efecto, son infalibles. Por ello te pregunto ¿Si Santo Tomás cayó en herejía, como tu te atreves con toda temeridad, en qué momento abjuró de sus errores?

      4. Tu firmas con un alias. Yo con mi nombre y apellido. Tu eres un cobarde ¿Por qué me tratas a mi de pusilánime como hiciste al comienzo de tu comentario y en otras oportunidades? ¿Por qué tus hermanos prevaricadores del Foro Vsuis ingresan a Sursum Corda por medio de proxys? ¿A qué tienen miedo?

      5. No, claro, no eres príncipe, sólo noble de una nobleza de la que nadie jamás escuchó, de un imperio que se extiende por las Américas y en comunión con un antipapa. ¿Pruebas? Allí está el Foro VSuis, que tanto promocionas. Y como no puedes responder como corresponde, insultas, y no sólo a los fieles católicos de la Iglesia Militante, sino también a la Iglesia Triunfante, como hiciste con Santo Tomás de Aquino, el Doctor Común, el Doctor Angélico. Y ya que sabes tanto ¿Puedes ilustrarme que pasó con los Santos Profetas y Patriarcas del Antiguo Testamento al morir? ¿Fueron directo al Cielo según tu postura?

      Tu y tus amiguitos prevaricadores saben bien que aquí se airma conla Iglesia que nadie se salva si no es católico, está justifcado o perdonado de todos sus pecados mortales (si no sabes lo que eso significa búscate un diccionario). Pero como te respondieron a ti y a Gonella en otro lugar "afirmamos con el magisterio que para ser católicos, San Abraham y los santos antes de Cristo, entraron por esos medios que tú llamas extraordinarios y que nosotros llamamos Bautismo de Deseo, que no fue por agua sino por el Espíritu Santo."


      6. Si, mientes, alteras, engañas y juegas. Te ríes de la Doctrina. Me llamas "torpe, inepto y subnormal", pero eres tu quien forma parte del "Foro oficial del Quinto Supremo Ultra Imperio Saurésrico de Neoneosaurolandia. Organización alternativa a la O.N.U., a la U.N.P.O. y a la O.M.U. y eres tu el que aplaude al bloguesito que acaba de tratar de hereje a Santo Tomás de Aquino. pero bueno... es lo que hay. Cerca de dónde escribes atienden varios psiquiatras, ve y saca un turno.

      Yo no tengo tiempo para perder, como evidentemente tu sí lo tienes. Sigue divirtiéndote. Acá se tratan temas serios y seriedad es algo que a ti te falta.

      Eliminar
    3. Buena respuesta Raúl, pero es perder el tiempo con estos tarados. Además seguro que ya te mandó nuevos comentarios. Hacen eso, la idea es insultarte y que te calientes y entonces les das prensa. Además, el loquito tiene derecho a creer, según él, lo que él quiere. Si en su Iglesia Católica Extraterrestre de Rito Tridentino no hay bautismo de deseo, está en su locura.

      Eliminar
  13. Así es Claudio, no se porque Raúl les da importancia a estos impresentables e impíos personajes y a los Dimond que son comerciantes de la Religión, mentirosos y adulteradores de las cosas sagradas.

    ResponderEliminar
  14. Hola y mi transcripción de San Gregorio Nacianceno que si aporta algo diferente a la discusión y con las fuentes donde quedo, si le dedique algunos minutos en pasarla de favor la puedes publicar para que la pueda copiar y si quieres ya la borras, gracias

    ResponderEliminar
  15. Me censuraste todos los últimos comentarios, principalmente donde DESTROZO todas tus estupideces, ¿ves como no puedes conmigo?
    ¿Ves cómo eres cobarde?
    Ya no me publicas más nada, ¿verdad?
    ¡GANÉ! Porque cuando me censuras es porque pierdes, porque te dejo sin palabras, porque ya no puedes más conmigo.

    Tú y todos tus ineptos seguidores, sigan negando el dogma y van rumbo a la CONDENACIÓN ETERNA:

    Papa Eugenio IV, Concilio de Basilea , “Exultate Deo”, 22 de noviembre de 1439, EX CATHEDRA: “El primer lugar entre los sacramentos lo ocupa el santo bautismo, que es la puerta de la vida espiritual pues por él nos hacemos miembros de Cristo y del cuerpo de la Iglesia. Y habiendo por el primer hombre entrado la muerte en todos, ‘si no renacemos por el agua y el Espíritu’ como dice la Verdad, ‘no podemos entrar en el reino de los cielos’ (Juan 3, 5). La materia de este sacramento es el agua verdadera y natural
    ¿No ves que dice que “la materia de este sacramento es el AGUA VERDADERA Y NATURAL” y no la sangre ni el deseo???

    Papa Pablo III, Concilio de Trento, can. 2 sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, 1547, EX CATHEDRA: “Si alguno dijere que el agua verdadera y natural no es necesaria en el bautismo y, por tanto, desviare a una especie de METÁFORA las palabras de nuestro Señor Jesucristo: ‘Si alguno no renaciere del agua y del Espíritu Santo’ (Juan 3, 5), sea ANATEMA

    Te quejas porque vengo con "groserías", pero ¿y tú?, que difamas e injurias contra los católicos del Foro V SUIS.
    Por cierto, si te fijas en el foro, mi amigo Andrés te dejó una linda refutación a tu cita de Sto. Tomás de Aquino, él, quien pese a ser un gran santo, cometió dos grandes errores: el "bautismo" de deseo y negar la inmaculada concepción. Tú mismo admites que él se equivocó en la inmaculada concepción, pero no quieres admitir que se equivocó en el asunto del bautismo, y todavía te cito el canon correspondiente de Trento, donde se CONDENA a los "bautismos" que no son de agua y tú niegas ese canon, palabra por palabra. Entonces, es claro, ¡ERES HEREJE! Y VAS A ARDER!!!! (al menos que te arrepientas, cosa que no creo que lo hagas)

    ResponderEliminar
  16. Hoy en el Santoral recordamos a Santo Tomás de Aquino. ¡Qué buena esta porción de la Suma!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!