sábado, 16 de mayo de 2015

Carta abierta a la Conferencia Episcopal Colombiana

Mi amigo Leonardo Rodriguez, director del Blog Itinerarium Mentis escribió una carta abierta a la Conferencia Episcopal de la Iglesia Conciliar en Colombia. La misma está motivada por las claras y patéticas blasfemias pronunciadas por Juan Vicente Córdoba Villota, obispo (inválido) de Fontibón, y además... jesuita
Les dejamos la carta a nuestros lectores y les recomendamos que, aún cuando sepamos que este patético personaje no es sino, un agente de la Iglesia del Anticristo, firmemos nuestro repudio por semejante blasfemia.



Señores,
Conferencia episcopal colombiana


El día de ayer mayo 14 de 2015, Monseñor Juan Vicente Córdoba fue noticia nacional a causa de unas declaraciones suyas, al parecer dadas en el marco de un foro con la comunidad LGBT. Dichas declaraciones, entre otras, contienen la siguiente frase que a la luz de lo enseñado por el Catecismo de la Iglesia Católica en el numeral 2148, se constituyen en verdaderas blasfemias públicas:

"No sabemos si alguno de los discípulos de nuestro señor era mariconcito, no sabemos si María Magadalena era lesbiana, no sabemos, parece que no, porque bastantes pasaron por sus piernas".

Señores de la Conferencia episcopal:

¿Es ese lenguaje de un católico?
¿Es ese lenguaje de un miembro del clero?
¿Es ese lenguaje de un Monseñor?

Quisiera expresar mi profunda consternación por el lenguaje bajo, vulgar, blasfemo y abiertamente ofensivo utilizado por Juan Vicente Córdoba en sus declaraciones. La imagen del clero, de la iglesia, de los fieles en general ha sido golpeada y hoy somos el hazmerreír del país por culpa de unas declaraciones completamente salidas de tono del monseñor.

Sin entrar a juzgar intenciones espero que al menos las palabras (blasfemas según el catecismo) del monseñor no sean motivadas por un deseo humano de caer bien, agradar, hablar de forma políticamente correcta, etc. Porque en ese caso estaríamos hablando de una verdadera traición a su deber de pastor, con la única intención de agradar al lobo.

Señores, si la blasfemia aún es pecado, y supongo que lo es, puesto que en el canon 1369 del Código de derecho canónico se pide, para quien en ella incurre, que sea “castigado con una pena justa”, lo mínimo que uno esperaría es que el monseñor salga a ofrecer disculpas y retractación pública, así como pública fue su blasfemia.

De otra manera estaríamos asistiendo a la autorización por parte de la jerarquía del derecho a la blasfemia, y ya nadaríamos entonces en aguas bastante lejanas del catolicismo.

Que el monseñor recapacite sobre el daño que ha hecho y pida disculpas, o de no ser así, por favor informen a la opinión pública que blasfemar YA NO ES PECADO.

Cordialmente,

Leonardo Rodríguez

3 comentarios:

  1. Dicen que se arrepintió
    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=23976&utm_medium=email&utm_source=boletin&utm_campaign=bltn150516

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se arrepintió simplemente reitero sutilmente su posición, para luego arrepentirse de no saber que habían cámaras en el recinto. El hereje miente con astucia, saca la típica retractación, en que no se retracta y luego un poco de lagrimitas, todos contentos y el daño queda hecho.

      Además el Obispo miente con saña, puesto que cualquiera que hubiese visto el vídeo de sus declaraciones sabrá que en el recinto pululaban cámaras hasta por debajo del asiento y al lado y al frente de donde se encontraba el Obispo, compruébenlo uds.: http://www.uniandes.edu.co/noticias-transmisiones-canal-video/68-t-transmisiones/2068-nos-sabemos-si-alguno-de-los-discipulos-era-mariconcito

      Cabe señalar que los modernistas ni lo van a castigar, ni reprender, una palmaditas en la espalda y un típico no te aparezcas unos días en la parroquia, ve a tu retiro y disfruta...

      Eliminar
    2. No se arrepintió simplemente reitero sutilmente su posición, para luego arrepentirse de no saber que habían cámaras en el recinto. El hereje miente con astucia, saca la típica retractación, en que no se retracta y luego un poco de lagrimitas, todos contentos y el daño queda hecho.

      Además el Obispo miente con saña, puesto que cualquiera que hubiese visto el vídeo de sus declaraciones sabrá que en el recinto pululaban cámaras hasta por debajo del asiento y al lado y al frente de donde se encontraba el Obispo, compruébenlo uds.: http://www.uniandes.edu.co/noticias-transmisiones-canal-video/68-t-transmisiones/2068-nos-sabemos-si-alguno-de-los-discipulos-era-mariconcito

      Cabe señalar que los modernistas ni lo van a castigar, ni reprender, una palmaditas en la espalda y un típico no te aparezcas unos días en la parroquia, ve a tu retiro y disfruta...

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!