sábado, 4 de julio de 2015

Respuesta a un ignorante luciferiano

Una de las entradas más populares de Sursum Corda es la que posee el enlace a la versión digital completa de la Biblia Septuaginta, tradgucida al Español por  el erudito sacerdote católico Guillermo Jünemann. Es una versión hermosa y muy práctica para manejarse. Yo la uso todo el tiempo porque es muy practica y de hecho, está tan bien traducida que es muy útil para comparar con el texto griego y practicar un poco.

Entre los comentarios que existen a esa entrada, sin embargo, alguien que firma como Jonás Gonzalez dejó un comentario muy particular. El comentario se destaca, además de rayar en la blasfemia en tildarnos a todos de ignorantes y promover el obscurantismo, una acusación típica del ideal masonico-gnóstico y, como vemos en el comentario de este pobre hombre, luciferino.

A continuación reproduzco el comentario y dejo luego la respuesta ampliada que le di a este individuo. No obstante, quisiera hacer la siguiente observación: ¿Cuántos católicos conocen las Sagradas Escrituras? ¿Cuántos católicos conocen las diferencias entre las distintas traducciones? ¿Cuántas veces nos cruzamos con personas que, en mayor o en menor medida comulgan con las ideas de este tal Jonás González?

A ellos tenemos que mostrarles la verdad. Es nuestra obligación como católicos. Señalarles el camino. Si ellos deciden seguir en sus errores con toda obstinación, será problema de ellos. Nosotros habremos dado testimonio de Nuestra Fe.


Es la más cercana a la primera Biblia israelita original, porque fue la primera traducción hecha por judíos de la Biblia judía a una lengua no-judía. La reina valera si mal no recuerdo deriva de la vulgata latina o de alguna versión posterior a la vulgata. Sin embargo investigar un poco por ustedes mismos la historia de su propio y tan preciado libro religioso de adoctrinamiento no les vendría mal, y bueno si me vienen con que el conocimiento es pecado, entonces yo les digo, desde ya, sin ir más lejos, no tienen remedio, van a ser unos adoctrinados durante todas sus miserables vidas, pero como los compadezco y soy solidario y quiero que algún día salgan de su ignorancia, les propongo que se hagan una simple pregunta: si Dios dice que castigó el conocimiento de este mundo (Cor 1:19) y el saber es un pecado (Gén 2:16-17), entonces ¿cómo explican que hayan aprendido a leer y todo lo que les enseñaron en la escuela en su infancia y adolescencia? Si me dicen que el hecho de haber ido a la escuela es un pecado, pero su Dios los va a perdonar porque Dios perdona, entonces asimismo como fueron a la escuela en su niñez y en su adolescencia (porque obviamente el conocimiento es necesario para la vida) y tuvieron el perdón de su lindo diosito, sigan aprendiendo cosas y que los siga perdonando, y así algún día van a hacer a un lado su ignorancia y se van a cuestionar mejor las cosas y van a empezar a ver el mundo y todo lo que los rodea con otros ojos, con ojos nuevos, y van a ser como Dios, como lo dijo la serpiente "sus ojos se abrirán y seréis como Dios", y no van a necesitar más de su Dios, ni de ningún otro (o al menos del abrahámico o de cualquier otra deidad religiosa), porque cuando se es como Dios se abre un nuevo entendimiento, yo doy fe de lo que les digo porque lo sé y porque soy como Dios, conocedor del bien y del mal, porque comí del fruto prohibido, así les digo entonces: no moriréis

Mi respuesta:

Respondo a su largo, plagado de errores y lamentable comentario, no sólo por su sobervia, sino además, por la clara ignorancia en temas que usted cree dominar, como el caso de la historia del texto biblico.

1.La Septuaginta es anterior a cualesquier “Biblia hebrea original”. El texto hebreo del Antiguo Testamento, unificado y compendiado es de época Cristiana. Hablando en sentido estricto, la Septuaginta fue la primera Biblia.
2.Los judíos desde antes de la cautividad no usaban el hebreo como lengua, más que para los actos religiosos y litúrgicos. Para lo demás se usaba el arameo y también hay porciones de la Sagrada Escritura en ese idioma. Por lo tanto la Septuagita no fue la “primer traducción” de las Escrituras a una lengua no hebrea.
3.La Reina-Valera tiene dos fuentes: el Texto Masorético de Bomberg, la traducción latina de Pagnino para el Antiguo Testamento; para el Nuevo Testamento se sirvió la segunda y tercera edición del Textus Receptus, que, como se demostró en el Siglo XIX está basado en manuscritos griegos tardíos y poco fiables. No obstante, para algunos eruditos, Reina se sirvió demasiado de los trabajos de Enzinas y Juan de Valdés.
4.Los católicos tenemos excelentes estudios sobre la Historia del Texto Bíblico. Usted los puede conseguir en Internet y en muchas Biblia Católicas, especialmente las publicadas antes de la hecatombe del “Concilio Vaticano II”, como es el caso de la Biblia Nacar-Colunga. Incluso entre los estudios introductorios existe una revisión de las traducciones de la Biblia al Español.
5.¿Quién dice que el conocimiento es pecado? ¿De dónde sacó semejante barbaridad? Esa acusación parece demasiado cercana a las de las sectas masónicas y esotéricas.
6. La Biblia no es libro de adoctrinamiento. En efecto, los protestantes y otros herejes, como los gnósticos como usted, interepretan tan libremente las Sagradas Escrituras que las desvían hasta puntos inimaginados.
7. No necesitamos de su compasión ya que usted, más allá de sus creencias es un pobre mortal y por lo que se aprecia en su comentario, un sobervio y arrogante. Tampoco entiendo sus preguntas sobre la escolaridad. Son todos productos de una mente errada y encerrada en su propia cortedad de miras, una mente perdida en las necedades y naderías.
8. ¿Usted, entonces, cree en la Serpiente, el Demonio, el Impostor, el Padre de la Mentira? ¿Usted se cree un dios? Claro… ya entendí todo.

Rezaré por usted. Dios le tenga misericordia.


2 comentarios:

  1. Soberbia, no sobervia, un abazo

    ResponderEliminar
  2. Perdón, es que me confunde siempre la etimología "ver por encima" o "ver por arriba". Esas cosas que se arrastran desde la niñez.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!