lunes, 2 de noviembre de 2015

El matrimonio civil y la Iglesia, comentario de Jorge Garrido para destacar

El matrimonio civil y la Iglesia
Un comentario que vale destacar


El día 29 de septiembre, publiqué en Sursum Corda un artículo llamado "Reflexión sobre la legislación matrimonial", en el que exponía, en síntesis, mi sorpresa ante las manifestaciones de católicos en contra de la legislación civil en materia matrimonial. Esta sorpresa se debe, a que desde niño, aún en la Iglesia Conciliar del Vaticano II, oía que el matrimonio civil era inválido para los católicos, que el único matrimonio verdadero y sacramental era el eclesiástico.

Al poco de publicar el artículo, el señor Jorge Garrido dejó un interesante comentario dónde señaló porqué a la Iglesia Católica, históricamente, le preocupó el "matrimonio civil" y la legislación que el estado pudiera realizar sobre él. Hace unos minutos, publiqué además, un fragemto de la obra "Suma de Teología Dogmática", en el que se trata del tema al que se refiere el señor Garrido, y remito a los lectores a ese texto para más información.

Sin más preámbulos, el comentario de Jorge Garrido.


Estimado Raúl:

Aunque muchas veces discrepo de sus opiniones, reconozco que normalmente las intenta fundamentar y defender con rigor (lo que no excluye que también con rigor se pueda llegar a una conclusión diferente como consecuencia de una diferente valoración de lo argumentado).

Por eso en este caso me sorprende su artículo, ya que se limita a contemplar el matrimonio en su grado superior de sacramento (no discuto tal valor superior, por supuesto), despreciando sin más argumento cualquier otra consideración del mismo.

Pues bien, entiendo que no es esa la actitud de la Iglesia ni lo ha sido nunca (hasta donde yo sé). Es verdad que hace ya muchos años que estudié Derecho Canónico y que puede ser que no recuerde bien algunas cosas, pero lo que sí recuerdo perfectamente (porque estoy escribiendo de memoria) es que la Iglesia reconoció siempre el matrimonio de los no cristianos por ser de Derecho Natural (y por tanto, como reflejo -aunque sea imperfecto- de la Ley Divina), y ello hasta el extremo de que si un no cristiano está "casado civilmente" y luego decide bautizarse y se propone casarse por la Iglesia con otra persona diferente, la Iglesia no puede aceptar esta pretensión y debe tener en cuenta ese primer matrimonio "civil" (o "natural" si se quiere), no pudiendo casarse por la Iglesia con otra persona.

Por lo tanto a la Iglesia (y por ende a todos los católicos) sí le importa que los matrimonios no sacramentales de los no cristianos se ajusten al menos al Derecho Natural, y defenderlo es razonable y saludable.

Reciba un cordial saludo.

4 comentarios:

  1. Pregunto: Si la persona está casada civilmente pero separada de hecho (aun no divorciada) ¿puede conocer a alguien para casarse por la Iglesia ?

    ResponderEliminar
  2. Muy buena pregunta Sr Anónimo. Esa pregunta no creo que sea respondida porque este blog es sedevacantista, lo que significa que, al no haber Papa, cada quien puede hacer lo que se le viene en gana.
    A los hombres y mujeres católicos, mujeres y hombres de Dios, Dios les presenta personas solteras para casarse. Pero los inmundos se buscan mujeres del mundo y obligan a las dignas a quedarse solteras. Más les vale una prostituta que una mujer de Dios. Ellos pretenden una mujer de hogar (en apariencia y para parecer buenos cristianos) cuando lo que realmente quieren es una puta que odie la verdadera Religión.
    Nadie se sienta ofendido, mucho menos el administrador del blog. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo, Aquí sí nos podemos sentir ofendidos por el lenguaje grosero que usted emplea. Lamento que no haya aprendido que puede decir las cosas como un ser humano, o como un grosero y malaprendido, porque no creo que sea un maleducado. Mi experiencia personal es que la gente que, a consciencia utiliza un lenguaje como el suyo, lo hace sólo para provocar.
      Quiero hacer una serie de puntualizaciones:
      1. Este blog no es sedevacantista, es católico romano, creemos que la Sede de Pedro está usurpada.
      2. Ni los que se autodenominan sedevacantistas, ni los que estamos un poco más esclarecidos y rechzamos todos esos motes (sedevacantistas, tradicionalistas y todos los "ismos" e "istas") sostenemos que cada quien puede hacer lo que quiere. Sostenemos que debemos seguir las leyes y normas de la Iglesia como ocurre en los periodos en los que no hay Papa. Es decir, no atendemos a la Tradición y al Derecho de la Iglesia.
      3. Su apreciación no tiene, a mi entender, ningún sustento, así que ¿Qué puedo decirle a usted?
      4. Quién opina como usted, debe tener el valor y la hombría de decir quién es ¿Por qué se oculta tras el anonimato? Si usted dice lo que dice, es porque sabe algo que los demás no sabemos o cree que puede decir algo que otros no se atreven. Le convido, entonces, en Nombre de Los Santos y en Nombre de la Santa Iglesia Católica que diga aquí lo que sabe, y que use su nombre y apellido, y no actúe como tantos cobardes ni tibios, porque a los Tibios los vomitará de su boca.
      En Cristo

      Eliminar
  3. Estimado Raúl:

    Muchas gracias por el valor que ha dado a mi comentario, ahora nada menos que destacándolo en su blog como entrada propia.

    En cuanto al primer comentario anónimo, aunque reconozco que tengo poco actualizado el Derecho Canónico que estudié a principios de los años 90 y que por ello podría errar en algo, creo que puedo darle una respuesta, y es que depende de la situación. Entre no bautizados los matrimonios civiles tienen valor como "matrimonio natural" (que se convierte automáticamente en sacramental si posteriormente se bautizan), pero entre bautizados creo recordar que el matrimonio civil no tiene ningún reconocimiento canónico, por lo que de cara a un ulterior matrimonio religioso simplemente no sería tenido en cuenta. El problema en este caso sería otro: que la Iglesia exige -como una de las condiciones para un matrimonio canónico- el que se celebre al mismo tiempo el matrimonio civil en orden al bien común de la nueva familia, por lo que entiendo que si civilmente dos personas no pueden contraer matrimonio, tampoco se puede celebrar el matrimonio sacramental (no sé si se podrá con algún tipo de dispensa, pero de forma ordinaria no).

    Esta última exigencia para el matrimonio canónico (la del matrimonio civil simultáneo) es otra razón por la que a la Iglesia le importa y mucho la legislación sobre el matrimonio civil.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!