miércoles, 2 de diciembre de 2015

Comentarios al discurso esjatológico de Nuestro Señor Jesucristo

IMPORTANTES COMENTARIOS AL CAPÍTULO XXIV DEL EVANGELIO DE SAN MATEO QUE TRATA SOBRE LA PARUSÍA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Tomado de Ave María N°298
Boletín de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia



El Evangelio de hoy trae la mayor parte del llamado “Discurso Escatológico” de nuestro Señor. Se denominan “escatológicos” los sucesos finales de la historia del mundo. Estas palabras de Cristo, por tanto, están en estrecha relación con el libro del Apocalipsis.

Monseñor Straubinger, en su excelente versión de la Biblia, dice (extracto) que la Venida de Cristo es un misterio y sólo Dios sabe cómo se han de realizar las señales anunciadas. En muchos otros pasajes se dice que Cristo vendrá como un ladrón, es decir, sorpresivamente. ¿Esa dificultad nos debe llevar a evitar lo escatológico o lo apocalíptico? No: la prudencia cristiana no está en desentenderse de estos grandes misterios -agrega Mons. Straubinger-, sino en prestar la debida atención a las señales que Él bondadosamente nos anticipa, tanto más cuanto que el supremo acontecimiento (la Parusía) puede sorprendernos en un instante, menos previsible que el momento de la muerte.

En este discurso de Cristo se entrelazan dos acontecimientos: la destrucción de Jerusalén y la Parusía o segunda venida del Señor. Y agrega Mons. Straubinger: no es necesario que todos los fenómenos anunciados en este discurso de realicen juntos y en un futuro más o menos lejano. Algunos de ellos pueden haberse cumplido ya, especialmente teniendo en cuenta el carácter metafórico de muchas expresiones de estilo apocalíptico.

¿Cómo sabremos que está cerca la Parusía? Es posible afirmar que, según las Escrituras, antes de la Segunda Venida de N. S. Jesucristo, deben tener lugar los siguientes cinco acontecimientos:

1.- Se predique el Evangelio por toda la tierra.
2.- Se produzca la apostasía general. 
3.- Vuelva el profeta Elías. 
4.- Se conviertan los judíos.
5.- Venga el Anticristo a perseguir a la Iglesia.

1.- Se predique el Evangelio en toda la tierra. Y este Evangelio del Reino será proclamado en el mundo entero, como testimonio para todos los pueblos, y entonces vendrá el fin (Mt 24, 14). Es probable es que esto esté cumplido. Es lo que literalmente se lee en Colosenses 1, 6 y 23, y en Romanos 10, 18. No obstante, se dice que hay todavía ciertos lugares en el mundo a los que nunca habrían llegado los misioneros católicos, como algunas regiones de China.

2.- Se produzca la apostasía general. Con respecto a la parusía… primero debe venir la apostasía (2Tes 2, 1 y 3). La apostasía es el abandono de la fe católica. Dice Mons. Straubinger, en los años 40: nadie niega que la apostasía ha comenzado ya. Es evidente que existe en el mundo un proceso de apostasía, y que ese abandono del catolicismo se ha intensificado tremendamente por causa del concilio Vaticano II.

3.- Vuelva el profeta Elías. Elías vendrá ciertamente y restaurará todo, dice Nuestro Señor (Mt 17, 11). El profeta Elías, que no murió sino que dejó el mundo de manera milagrosa, tendrá que volver al fin de los tiempos como precursor del triunfo de Cristo, comenta Mons. Straubinger.
4.- Se conviertan los judíos. No quiero que ignoréis este misterio… el endurecimiento ha venido sobre una parte de Israel hasta que la plenitud de los gentiles (es decir, no judíos)haya entrado, y entonces todo Israel será salvo (Rom 11, 25-26). Al respecto dice Mons. Straubinger que la “plenitud de los gentiles” significa un número prodigioso de gentiles que Dios ha resuelto llamar a la fe antes de la última conversión de los judíos, con la cual termina el tiempo de los gentiles. Los siglos destinados para su conversión llegará a su fin y entonces sonara la hora para los judíos.

5.- Venga el Anticristo a perseguir a la Iglesia. Con respecto a la parusía… primero debe manifestarse el hombre de iniquidad, el hijo de perdición (2Tes 2, 1 y 3; también Apoc 13). Sobre este pasaje Mons. Straubinger dice: es creencia general que se trata del Anticristo.
Por tanto, la Parusía no es inminente porque es cosa cierta que ni ha vuelto Elías, ni se han convertido los judíos, ni se ha manifestado el Anticristo.

Estimados fieles: nuestra actitud ante la segunda venida de Cristo no debe ser de perplejidad, inquietud y angustia, como si dudáramos del poder de Dios para cumplir sus promesas. Debemos esperar con serenidad el desarrollo de los acontecimientos profetizados, sucedan cuándo y cómo sucedan, esforzándonos en ser fieles a Dios cada día, en cumplir su voluntad siempre y en todo, en mantener nuestras almas en gracia de Dios, en amarlo cada vez más; según lo que dice la Epístola: que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, dando frutos en toda clase de buenas obras… agradeciendo al Padre que nos hizo dignos de participar en la herencia de los santos en la luz; que nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de su amado Hijo, en el cual tenemos la redención por su sangre, el perdón de los pecados.

8 comentarios:

  1. Si me permiten voy a hacer algunos comentarios de aficionado al tema "esjatológico", que diría Castellani.

    Si bien es cierto que los estudiosos insisten con la vuelta de Elías, no está del todo claro, el pasaje es este:

    Mateo 17:10 Los discípulos le hicieron esta pregunta:¿Por qué, pues, los escribas dicen que Elías debe venir primero?" 11 Él les respondió y dijo: "Ciertamente, Elías vendrá y restaurará todo. 12 Os declaro, empero, que Elías ya vino, pero no lo conocieron, sino que hicieron con él cuanto quisieron. Y así el mismo Hijo del hombre tendrá que padecer de parte de ellos". 13 Entonces los discípulos cayeron en la cuenta que les hablaba con relación a Juan el Bautista.

    Entonces no esta claro, al menos para mí, si con Juan el Bautista ya está cumplida la profecía de la vuelta de Elías o si tiene que volver una segunda vez. Y si fuera a ocurrir una segunda venida de Elías, tampoco está claro que lo vayamos a reconocer tal y como les pasó a los Judíos con Juan el Bautista. ¿Como sería un Juan el Bautista de nuestros tiempos? una especie de heraldo de la segunda venida de Jesucristo pero no necesariamente alguien que vaya a tener mucho éxito o ser muy popular, mas bien alguien que está en el desierto proclamando la verdad.

    En cuanto al "Hombre de Iniquidad", el "Hijo de la Perdición" de 2 Tes 2:3, curiosamente también Jesucristo usa el mismo titulo de "Hijo de la Perdición" para referirse a Judas:
    Juan 17:12 "Mientras Yo estaba con ellos, los guardaba por tu Nombre, que Tú me diste, y los conservé, y ninguno de ellos se perdió sino el hijo de perdición, para que la Escritura fuese cumplida."
    Es decir que, contrariamente a lo que piensa la mayoría de los exegetas el "Anticristo" del que habla San Pablo podría ser una apóstol traidor, un Judas moderno, en lugar de un líder político identificable con algún cuerno de la Bestia del Mar del Apocalipsis, que parece ser mas bien un cuerpo moral formado por naciones apóstatas que un individuo aislado.
    Un apóstol traidor podría ser un antipapa traidor, de los cuales llevamos unos cuantos, Mi candidato favorito para el puesto es Pablo VI que dió vuelta la Iglesia como un guante tanto en doctrina como en liturgia.

    Finalmente está la conversión de los judíos. Pero esto ocurrirá luego que "la plenitud de los gentiles (los que estén escritos en el libro de la vida) hayan entrado", Pero, me pregunto: ¿Entrado dónde? El único lugar al que se entra es al Reino, Se deduce que primero se instaura el Reino, entran todos los gentiles que se salven, y luego viene la conversión de los Judíos. O sea que la conversión de los Judíos puede ocurrir post-Parusía, que es cuando comienza el Reino.



    ResponderEliminar
  2. Para Jorge Rodríguez: La verdad se nota que en todas estas cuestiones adolecen de un verdadero conocimiento Bíblico y patrístico. Por ejemplo, se dice que en el tema de Elías: "Si bien es cierto que los estudiosos insisten con la vuelta de Elías, no está del todo claro", y el mismo Jorge Rdz se llama "aficionado a la teología". Es una temeridad que como "aficionado" se opine en estos temas tan importantes y delicados. Y más cuando los más notables Padres de la Iglesia, como San Justino Mártir, Tertuliano, San Juan Crisóstomo, y San Juan Damasceno afirman con claridad la doctrina del advenimiento del Profeta Elías antes de la Parusía de NS Jesucristo. Menos "opiniones" y más estudios y certezas es lo que necesitamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado comentarista. Hay maneras y maneras de decir las cosas. En primer lugar, convengamos que no existe una interpretación única del Apocalipsis ¿Son eventos que ya ocurrieron o que están por venir? ¿Se trata del Imperio Romano y la persecución contra la Iglesia, tal como insisten los comentaristas de Salamanca o eventos que vendrán, como explicaba Torres Amat en su Biblia citando a los Padres?
      Para muchos las cosas no son tan claras, ni aún para los teólogos. Vea por ejemplo las disputas de la época de San Buenaventura.
      Tal vez usted pueda ilustrarnos un poco más, y pueda explicarnos algunas cosas del Libro del Apocalipsis. Lo invito entonces, a que me envíe algún texto al mail del blog, el cual con muchísimo gusto publicaré.

      En unión de oraciones,
      RM

      Eliminar
  3. Tiene razón en que muchas veces se opina y opino con liviandad en estos temas, mea culpa. Castellani decía que el Apocalipsis es el libro mas comentado e la historia, al parecer, y esto lo digo yo, con poco éxito. Por eso prefiero pensar por mi mismo así, ya que me voy a equivocar, que sean al menos mis errores y no ajenos, y como no es materia de fe ni está definida interpretación alguna de estas cosas pienso que los riesgos están acotados (además avisé que era una opinión personal).

    Por supuesto, si puedo a leer a los Padres de la Iglesia mejor. Estoy tratando de recopilar la bibliografía, le agradecería si puede darme las referencias de San Justino , Tertuliano, San Juan Crisóstomo, y San Juan Damasceno, a ver si puedo encontrarlas en internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge,
      el problema, creo yo, es que siguiendo su lectura podemos terminar negando la mismísima Parusia. Existen herejes protestantes, que son considerados como ortodoxos por muchos "católicos", quienes afirman el cumplimiento pasado de todo lo profetizado y consideran el presente como su pleno cumplimiento.

      En mi opinión, y la de varios autores e intérpretes de las Sagradas Escrituras, esto es falso. Si no me equivoco, el propio San Ireneo de Lión afirmaba la repetición en espiral de las Profecías hasta su cumplimiento: desde el homicidio de Abel por mano de su hermano caín y el nacimiento de Seth, viene siendo anunciada la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor. Y de la misma manera, el final de los finales, será el cumplimiento de esto mismo a nivel universal. Ya no solamente el Hijo de Dios en humildad, en un pequeño reino dentro del decadente Imperio Romano, sino el martirio de la Santa Iglesia, el retorno de Nuestro Señor en Gloria y Majestad, la derrota definitiva y absoluta de todos sus enemigos -y finalmente la muerte misma-, para finalizar en el Juicio y la Gloria del Mundo Futuro.

      Si usted insiste en buscar la lectura materialista, reduccionista y antiespiritual de una redención materializada en la presente situación, creo que pone en riesgo su alma y la de quienes adhieran a usted.

      Ruego al dueño del foro, y a usted mismo, que comprenda mi intención: sinceramente creo que está errado y poniendo en riesgo su salvación eterna. Esto huele a tenación del maligno. Cuidado!

      Romualdo

      Eliminar
    2. Bueno, no sabía que yo insistía en la lectura materialista reduccionista y antiespiritual, que Ud señala. Francamente, creo que no ha leído mi comentario, porque la busco y no la encuentro. Y ¿Que es exactamente eso de "redención materializada" que, supuestamente, viene en mi comentario?

      Para ser claro, yo creo que el Apocalipsis debe tener un correlato con la historia concreta, de la misma forma que las profecías de Daniel tuvieron correlato con la caída del Imperio Persa a manos de Alejandro, la opresión de Antíoco Epifanes, la venida del Ungido (Cristo) a las 69 semanas etc.

      ¿Y cuando Jesucristo llama a que estemos atentos a las señales de los tiempos, para qué es sino para que miremos si se están cumpliendo, no en el aire, si no en los hechos? La Parusía tiene que ocurrir EN la historia, y las profecías están para advertirnos y mostrarnos el poder de Dios que siempre cumple lo que promete.

      En cuanto a los olores, yo no huelo nada ahora mismo XD, pero voy a estar atento gracias.



      Eliminar
    3. Me parece una respuesta excelente Jorge. Y concuerdo contigo en varios puntos.
      En Cristo,
      RM

      Eliminar
    4. Insisto en mi punto: los hechos pasados pueden ser una imagen menor de los últimos, pero el Apocalipsis no es una alegoria histórica del primer siglo del cristianismo mediterráneo.

      Romualdo

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!