lunes, 7 de marzo de 2016

Testigos de Jehova: los errores que solemos cometer con ellos

Convirtiendo a los Testigos de Jehova. Primera parte


De todas las sectas y falsas religiones con las que nos podemos topar en el llamado "cristianismo", sin duda los Testigos de Jehová constituyen un caso muy peculiar, por su increíble celo misionero, su aparente conocimiento de la Biblia

¿Tenemos que trabajar por la conversión de los Testigos de Jehová? ¡Por supuesto! No hacerlo, no trabajar por la salvación de las almas es desobedecer a la Palabra de Dios. Veamos lo que dijo San Pedro, inspirado por Dios:

antes glorificad en vuestros corazones a Cristo Señor y estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere (I Pedro 3: 15)
También, tenemos que recordar lo que dice el Apostol San Judas en los versículos:

Carísimos, deseando vivamente escribiros acerca de nuestra común salud, he sentido la necesidad de hacerlo, exhortándoos a combatir por la fe, que, una vez para siempre, ha sido dada a los santos. Porque disimuladamente se han introducido algunos impíos, ya desde antiguo señalados para esta condenación, que convierten en lascivia la gracia de nuestro Dios y niegan al único Dueño y Señor nuestro, Jesucristo. (Judas 1: 3-4)
Por lo tanto, debemos combatir por la fe y estar siempre preparados y listos para dar razón de Nuestra Esperanza, que es Jesucristo, defendiendo esa verdad ante quienes, como los Testigos de Jehová "niegan al único Dueño y Señor nuestro, Jesucristo".

En los últimos meses, invertí mucho de mi tiempo en estudiar sobre esa falsa religión y también en conversar con ellos. No fue un trabajo hecho en las mejores condiciones: tuve que hacerlo en los andenes del tren, en plena calle, y alguna vez en un café de Caballito. Gracias a esta experiencia, no sólo pude conseguir, con la Gracia de Dios, que este Testigo de Jehová abandonara la secta, sino también, aprendí mucho más acerca de la Fe de Cristo Jesús. Descubrí que la apologética nos enseña más a nosotros sobre quién es el Señor Jesucristo y por lo tanto, lo amamos muchísimo más. Hoy, luego de mucho estudiar las Sagradas Escrituras, mi amor por Dios es muchísimo más grande que cuando pensaba que con leer los catecismo y alguna que otra literatura tradicionalista me bastaba.

Lo que sigue, es una pequeña lista de errores que nosotros cometemos muchísimas veces. En las próximas entregas estudiaremos como demostrar a los Testigos de Jehová que Jesucristo es el Verdadero Dios, luego responderemos las objeciones de los Testigos y finalmente, minaremos la confianza que ellos tienen en sus propias publicaciones, y muy especialmente en la falsa y adulterada Biblia que suelen distribuir.


1. Intentar ganar la discusión por vanidad: El objetivo al abordar a un Testigo de Jehová no puede ser jamás ganarle por ganarle, cerrarle la boca o demostrarle que está equivocado. Ese no es ni puede ser jamás el fin de alguien que lleva a Cristo. Nuestro objetivo al entablar la conversación con un Testigo de Jehová debe ser siempre que él vaya a los pies del Señor y que se convierta, renunciando a sus errores y herejías.

2. Creer que son imposibles de convertir: Naturalmente nosotros no somos quienes lo convertiremos. Sólo Dios puede convertir, cambiar la vida y tocar el corazón de una persona que está en el error. Por ello, debemos rezar mucho, pedirle a Dios con fervor que nos utilice como su instrumento, ayunar, estudiar y estar siempre prestos a preparar un buen estudio bíblico para el momento del enfrentamiento. Recordemos, nuestro fin no es "ganar" una querella intelectual, sino acompañar a los pies de Cristo a una persona que está en el error y cuya alma peligra.

3. Echarlos a patadas: Ese es el error más común. Los Testigos de Jehová, al creer que ellos son los verdaderos cristianos, sostienen que la prueba de que ellos son "el esclavo fiel y discreto" (traducción que hicieron de  "el  siervo fiel y prudente" de Mt 24:45) está en el hecho de ser perseguidos, calumniados y despreciados. Sólo podemos rechazar la visita bajo una única condición: carecer de los conocimientos suficientes para defender la Doctrna de Cristo Jesús. Si estamos preparados, si tenemos fe, si hemos orado, ayunado y estudiado la Sagrada Escritura, no tenemos porqué temer.

4. El término "Trinidad": La palabra "trinidad" no existe en la Biblia, pero sí su concepto y el mismo está presente desde el Antiguo Testamento. Esto es algo que muchísimos católicos desconocen, e incluso, algunos llegan a decir que Yaveh/Jehová es sólo el Padre. Es muy triste que quienes se dicen y creen católicos no puedan demostrar la presencia de la Trinidad en el Antiguo Testamento, y los Testigos de Jehová, que tienen una muy mala formación Biblica, saben esa peculiaridad. Por ello, lo que debemos hacer es emplear el término que sí aparece en las Sagradas Escrituras: "Deidad".

5. Dejar que ellos lleven la discusión y el estudio Bíblico: Jamás debe permitirse eso. Nosotros tenemos que tomar la iniciativa porque ellos están preparados para no dejar hablar al interlocutor, y comenzarán a mostrar sus estudios bíblicos, especialmente el manual que estén usando en el momento (hoy es "Qué enseña realmente la Biblia"). Para más, vea el punto siguiente:

6. Preparar el lugar dónde se hará la reunión y llevar la iniciativa: Es muy importante contar con un buen lugar. Lo mejor sería que la reunión se realizara en una casa, que es dónde la mayoría de las veces se realiza y tiene sus ventajas.
Cuando el Testigo llegue, se sorprenderá que usted lo reciba, acepte el número de la Atalaya que le regalen y luego invítelos a pasar, ofrescales algo para tomar (por supuesto nada que tenga alcohol) y emplee la siguiente frase que a mi me fue de muchísima utilidad:

-Bienvenidos a mi hogar. ¡Qué el Señor los bendiga!. Yo sé que a ustedes los suelen correr y les echan las puertas en la cara ¿Me equivoco? Pues yo les agradezco que hayan venido al hogar, porque recé a Dios por su visita. Pues aquí en mi casa, siempre hay una taza de te/café/mate/agua fresca/jugo para todo aquel que viene con un mensaje de la Palabra de Dios. Tomen asiento por favor y pónganse cómodos... -vea como somos nosotros los que tomamos la iniciativa, porque somos los dueños del hogar y ellos por cortesía nos dejarpan hablar primero, nunca les diga "¿Qué desean?"- yo también, al igual que ustedes creo que estamos en momentos decisivos de la Historia de la Humanidad y del Plan de Dios.

¿Me permitiría compatrir algo, de la Palabra de Dios con ustedes, que me inquieta? Primero, yo admiro como misionan y como se han comprometido con su Organización. Ninguna Iglesia organizada se maneja como ustedes. También me impresiona el celo y amor que tienen por la Palabra de Dios. ¿Cuántas horas a la semana le dedican? Calculo que cómo mínimo siete horas, yo dedico una hora como mínimo por semana ¿Ustedes?
Yo me siento muy feliz de ser un cristano que milita en las filas del Reino de Cristo. Como ustedes saben, el Cristianismo actual apostató ¡Eso es lo que nos enseña la Sagrada Escritura! ¡Fíjese que todas las Iglesias Protestantes y todas las religiones organizadas, son Babilonia! Pero ustedes y nosotros creemos que Dios triunfará y cambiará para siempre este sistema, este orden de cosas.

Usted se para en otra posición. Nuestra función no es aquí defender la jerarquía eclesiástica, sino la Doctrina Cristiana, la Verdadera Doctrina y es la Doctrina la que debemos exponer a estos visitantes. y siempre, recuerde bien, siempre, usando la Biblia. Luego tendremos tiempo de usar la Tradición, peor primero usaremos la Escritura. No podemos tampoco permitir que ellos desvíen el tema principal hacia cosas laterales: los 144.000, el honor a los símbolos patrios, el ejército, cómo murió Cristo... jamás debemos permitir que nos lleven a esos temas. Primero debemos atacar el corazón de su doctrina, que es también, el que menos conocen y menos dominan.

Y mire, esto que tanto me inquieta es algo que aprendí leyendo aquí en el Evangelio de Juan (17:3) "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado". Si leemos esto, sabemos que sólo si conocemos a Dios, al Verdadero Dios, y a Jesucristo nos podemos salvar. Por lo tanto, si no conocemos al verdadero Jesucristo no podemos salvarnos, se trata de un falso cristo, porque mire lo que dice aquí "Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado...". ¡Qué peligro tener a otro Jesús! ¿No le parece? Bueno, yo le comentaré del Jesús al que yo encontré en las escrituras...

Otros buenos lugares son los cafés. Si usted se encuentra en uno de ellos, lleve consigo varias Biblias y sea usted el que invite el primer café. Hágame caso. Domine la situación SIEMPRE.

7. Jamás trate de ser ecuménico: el Testigo no tiene ningún interés de aprender, ellos estan persuadidos de estar en la verdad. No le digas tonteras como "Bueno, es más lo que nos une que aquello que nos separa..."o "si usted me demuestra con la Biblia, puede ser que yo cambie de opinión". ¡Jamás! vaya al punto anterior y vea cómo dominar el espacio y el encuentro.

7. La Biblia: Nosotros tenemos que recordar algo, ellos desafían a todos a que puedan con la Biblia refutar cualquier punto de su doctrina. Pero ellos tienen una Biblia adulterada, y no lo saben y eso es una gran ayuda. Usted debe decirle

Bueno ¿usted puede demostrarme su doctrina con cualesquier Biblia, no? ¿Qué le parece, si en lugar de usar una edición editada por alguna Iglesia particular nos servimos de varias ediciones, yo tengo la Reina Valera 1960, esta edición anterior de 1909 y estas dos Biblias Católicas  [En mi caso muestro la BAC y la Torres Amat], también tengo, si me permite estas ediciones en mi computadora [si tiene en la computadora sería ideal, sino, le animo a que las baje]. También tengo estos dos libros que edita la Sociedad de los Testigos de Jeohvá: la Versión Interlineal del Reino [puede descargarla aquí] y el Diaglotón Enfático y estas otras dos versiones interlineales español/griego, basada en el Texto Crítico y en el Texto Mayoritario, por lo que creo que no hay ningún problema en usar todas estas versiones junto con la suya o bien, en lugar de la suya. ¿Usted puede demostrar su doctrina con cualquier biblia, no?

8. Pretender resolver todo con Juan 1:1. Como ya mostramos, ellos tienen una Biblia adulterada, por eso no debe usar el método directo para demostrar que Jesucristo es Dios. Usted debe usar el Método Indirecto. Para ello, primero usted debe demostrar al Testigo que usted cree, fehacientemente que Jesucristo es verdaderamente hombre, como tal trabajó, sufrió dolores, hambre, tuvo que dormir, un Jesucristo Hombre que además era inferior al padre en tanto hombre, pero que también las escrituras demuestran que era Perfecto e Igualmente Divino, Igual al Padre en tanto Dios.
Otra cosa muy importante que debe decir es lo siguiente:

Yo no creo que Jesucristo era la misma persona que el Padre. Él es otra persona. Yo creo que él murió, fue obediente hasta la muerte, y la muerte de Cruz.


Ahora, lo que veremos en las próximas entregas de este trabajo es cómo presentar de manera indirecta, la Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo empleando las Sagradas Escrituras.

3 comentarios:

  1. Excelente.
    Como bien dice 1º rezar, 2º no actuar para "ganar" sino convertir almas a Dios.
    Espero los otros artículos de esta serie.

    ResponderEliminar
  2. A las dificultades "doctrinales" que menciona el artículo hay que agregar que habría que explicarles que: la Iglesia no es la Iglesia, que el Papa no es el Papa, que no hay prácticamente misas ni sacerdotes ni sacramentos, es decir que su nueva fe católica la va a tener que vivir solo en su casa con el rosario en la mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo niego, pero primero lo primero: Juan 17:3

      "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado".

      Luego vamos por lo demás, primero lo primero.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!