jueves, 12 de mayo de 2016

The Clear Word: la Biblia de los Adventistas del Séptimo Día

The Clear Word: la Biblia de los Adventistas del Séptimo Día


No es la primera vez que aquí en Sursum Corda tratamos el tema de la "biblia de los Adventistas del Séptimo día", en efecto, el día 12 de julio de 2012 (¡Poco menos de cuatro años!) salió el primer artículo en este blog (y quizás el único en los medios católicos) que trataba el tema sobre el cual ahora volvemos. ¿Por qué escribir nuevamente sobre algo que, a todas luces, para el lector de aquella entrada, no merecía más discusión? Simplemente, porque en las últimas semanas, estuve recibiendo muchos correos y comentarios de personas que me acusan de mentir sobre The Clear Word, pero en ningún caso especifican, que, de todo lo que se explica en el artículo es mentira.

Así, por ejemplo, un visitante desconocido escribió lo siguiente:

Estimado hermano, usted no conoce la fe, no sabe lo que creemos los adventista. Usted dice en este articulo es una burda mentira..Los adventista no tenemos biblia distintas a los que usan ustedes, excepto la que tiene los libros apocrifo o anadido.....Me apena que quiera ensuciar el nombre de una religion, para justificar las mentiras que propagan ustedes.......Te recimiendo que lee nuevo los escritos de sierva de Dios y de daras cuenta que en ninguno llama a JESUS angel gabriel.....Ademas dudo que el pastor nuestro te haya confesado eso que dices....Que pena que no puede hablar la verdad


En realidad, quien me pasó mucha información (sobre todo histórica de los Adventistas del Séptimo día) fue un pastor Adventista con el que actualmente, no estoy manteniendo contacto. De hecho, él salió de la “obra organizada” para organizar una una “Iglesia Adventista de Sostén Propio”, es decir, una congregación que adhiere a las doctrinas adventistas pero que actúa al margen de la Conferencia General y que, por lo tanto, no remite los diezmos a ella. Luego de bastante tiempo, se sinceró y declaró que no creía que la señora Ellen G. White fuera “El Espíritu de Profecía” y ahora es un Bautista del Séptimo Día. Y no sólo puedo decir eso, sino que dentro de poco tiempo pienso subir una debate que mantuve en la iglesia que el ministra respecto a la doctrina del “Rapto Secreto”.

El 9 de mayo, el mismo comentarista (creo) volvió a insistir que se trata de un artículo mentiroso.

Bueno, ha llegado la hora, no sólo de volver sobre ese artículo, sino ampliar algunas cuestiones muy importantes... más aún, el momento de realizar una serie de precisiones que, espero, el hermano Luis, reconozca que son verdad en Jesucristo, y no producto de mi imaginación o furia en contra de los adventistas. Porque, y esto me parece muy importante de aclarar: yo no lo odio a usted, Luis, ni a ningún otro adventista, como tampoco odio a los testigos de Jehová, ni a los bautistas, ni a los metodistas ni a nadie que no siga la Fe de Cristo tal como él la reveló ¿Por qué? Simplemente porque no tengo ese derecho. Mi obligación como cristiano no es odiar, sino orar por quienes no conocen la Verdad y trabajar porla ganancias de almas para Jesucristo:

antes glorificad en vuestros corazones a Cristo Señor y estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere (I Pedro 3: 15)

Y también dice el Apostol San Pablo lo siguiente en 2 Tes 3: 15

Mas no lo tengáis como a enemigo, sino amonestadle como a hermano.


Por lo tanto, yo que soy un cristiano que cree y trata de vivir cada día la Palabra de Dios, amonestaré a mi hermano que se dice cristiano, pero que no sigue la Palabra, y espero que él, (y como él todos los lectores de Sursum Corda), que dice creer y vivir la Palabra de Dios, pueda hacer lo mismo y más aún, que como los judíos que se convirtieron en Berea (Hech 17: 10-11)

Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

Entonces, ahora, vayamos a la cuestión ¿Han preparado los Adventistas del Séptimo Día (IASD)  una nueva Biblia que sirva para defender sus doctrinas? ¿Es así o no es así? ¿Es mentira que han publicado una nueva versión de la Sagrada Escritura, con el fin de justificar todas sus creencias?

En aquel momento, yo no pude dar demasiados datos personales, por el simple hecho de que muchas de las personas que me dieron información podían ser fácilmente identificadas y me habían solicitado no revelar demasiados datos. Como la situación para esas personas ha cambiado (porque salieron de la Iglesia Adventista, por ejemplo), ahora puedo ofrecer mejor y más información, y ruego a todos que no crean en mi palabra, sino que revisen diligentemente las evidencias que he colocado.

En el año 2012 recibí, de parte de un amigo que estaba estudiando en Andrews University varios artículos, capítulos de libros, y un libro muy particular: The Clear Word Bible. Ni bien abrí el paquete, supe que no era una traducción más del texto bíblico.

Pocos meses antes, me había cruzado con el pastor Herrera, hoy ex-adventista y actual ministro de la Iglesia Bautista del Séptimo Día. Lo conocí cuando él estaba sentado a una mesita, puesta en la calle con una caja de Biblias y una listado. Tenía un cartel que decía “¡Regalamos Biblias! ¿Quiere usted estudiarla con nosotros?”. Yo me anoté en el curso y me fui a la reunión de los adventistas con un cuaderno lleno de preguntas y objeciones a la doctrina que ellos defienden, y las clases se volvieron prácticamente un debate, con mucha gente escuchándonos discutir sobre el origen y significado real de tal o cual palabra (en griego o en hebreo). Muchas de las personas que allí estaban iban de un versículo a otro de sus Biblias.

Una de las cosas que le espeté al pastor era ¿qué edición de la Biblia estaba utilizando? El me respondió que era la Reina Valera “1968", pero él estaba repartiendo en ese entonces la versión “2000" de la Reina Valera. Interesante. Luego de aquella reunión (el tercer sábado del curso) me invitó a su casa, que quedaba a pocas cuadras de la iglesia dónde ocurrían las reuniones. Esa misma tarde nos fuimos caminando. Recuerdo que antes pasamos por mi casa para buscar “algunos libros” y a brazos llenos, enfilamos para su hogar.

Mientras tomábamos un te de lavanda (lo recomiendo), me mostró su Biblioteca, en la cual se destacaban muchísimos libros de Ellen White, una de las fundadoras (sino la fundadora) del Adventismo del Séptimo Día. Además de unos libros muy gruesos, de tapas color ladrillo, había también textos fotocopiados y anillados, todos muy prolijamente subrayados y marcados. También tenía dos ediciones del Diaglotón Enfático en inglés (allí conseguí mi primer versión del mismo, el cual he usado para misionar entre los testigos de Jehová) y dos diccionarios bíblicos muy completos. No faltaba ni la gramática hebrea ni la griega del Nuevo Testamento, una edición interlineal de los cuatro evangelios impresa por él mismo (a partir de lo que encontró en Internet).

Una de las cosas que quiero destacar del pastor Herrera (y que lo he repetido siempre, incluso en los calurosos debates que hemos mantenido), es que es un hombre que escudriña e investiga muchísimo. Es muy crítico y la primer reunión, deslizó un gesto cuando habló de Ellen White que me llamó la atención. Nos fuimos reuniendo, primero los sábados a la tarde, luego, dos días a la semana y llegamos a vernos tres y hasta cuatro veces por semana. En esos días repasábamos nuestras Biblias, confrontábamos pasajes, ibamos al texto hebreo y al texto griego y luego él se levantaba y recurría a su Biblioteca. Un día, me mostró una edición muy vieja y fotocopiada, ya desgastada de “El deseado de todas las gentes”. Esa edición era mucho más voluminosa que la edición española que me había obsequiado y que yo llevé llena de anotaciones y objeciones. Tras permitirme ver el texto en inglés me dijo (y aún recuerdo las palabras exactas”:

“las enseñanzas de Ellen White no son bíblicas, menos trinitarias. Ella no creyó nunca que Jesucristo fuera Dios, sino el Arcángel Miguel”.

Yo no supe que contestarle y entonces él me fue leyendo pasajes enteros de “El Deseado...” en los que se indicaba que Jesucristo era el Arcángel Miguel. Yo iba a los capítulos en castellano y antes de que pudiera decir nada, me respondió “el texto castellano fue corregido”.

Y esa misma frase “el texto castellano fue corregido” me ha acompañado por muchos años. El me contó (y desafío al hermano Luis a que me diga que es mentira) que el trinitarismo no fue admitido por los Adventistas hasta el siglo XX. Más aún, me contó como los pioneros del Adventismo (incluyendo a “El espíritu de profecía”) habían mantenido creencias semi-arrianas, no muy diferentes a la de los Testigos de Jehová. Pero, todas estas creencias, la igual que los textos de Ellen G. White fueron corregidas tras la Conferencia de 1919, muy especialmente tras el público conocimiento que la serie El conflicto de los siglos fue corregida, como consecuencia de los resultados de la Conferencia de 1888 en Mineápolis, dónde la facción trinitaria y anti-trinitaria se enfrentaron.

Ahora, es necesario aclarar algo, la señora Ellen White decía que sus visiones provenían directamente de Dios, y apelaba a la autoridad divina ¿Es eso cierto o no es cierto? Pues, debemos recurrir a los textos de ella para saberlo:

La palabra que se me ha dado es: "Habrás de reprender fielmente a los que desean empañar la fe del pueblo de Dios. Escribe las cosas que te daré, para que permanezcan como testigos de la verdad hasta el fin de los tiempos." Yo dije: "Si alguno de los ciudadanos de Battle Creek desea saber lo que la Sra. White cree y enseña, que lean los libros de ella que han sido publicados. Mi esfuerzo sería en vano si predico otro evangelio. Lo que he escrito es lo que el Señor me ha indicado que escriba. No he sido instruída para cambiar lo que he enviado. Review and Herald, Enero 26, 1905.

¿Puede algún adventista, como Luis, decir que la cita es falsa? No puede. Pero otra publicación oficial de los Adventistas salió, en 1992, el siguiente texto:

¿Es legítimo cambiar, resumir, o simplificar los escritos de Ellen White? La respuesta es sí. Podemos cambiar, resumir, o simplificar las palabras, pero no tenemos licencia de cambiar el mensaje. He aquí por qué: Los Adventistas del Séptimo Día no sostienen la inspiración verbal. Esto significa que no creemos que Dios dictara las palabras para que las usara que Ellen White. ... En los años desde la muerte de la Sra. White en 1915, más de 50 nuevas compilaciones o ediciones de los libros de Ellen White han sido preparados por el White Estate. En cada caso -- incluyendo las ediciones que han sido resumidas, condensadas, o simplificadas -- el mensaje nunca se perdió, sólo las palabras han sido cambiadas. Adventist Review, Nov. 19, 1992, pp. 8-9.


Pero ¿Que hay sobre la Biblia de los Adventistas? Bueno, en aquel entonces, el Pastor Herrera no pudo mostrármela, pero me dijo que existía una versión y que la intención de la Conferencia General era que esa edición se convirtiera en la oficial de la Iglesia Adventista, al punto de que los fieles entregaran las que ellos tenían para que, a cambio de una diferencia de dinero, pudieran obtener “nueva luz”.

¿Grave? No tanto si consideramos que es la misma técnica que emplearon los Testigos de Jehová con su “Edición del Nuevo Mundo de las Sagradas Escrituras” o los mormones con su “Libro de Mormón” y su propia edición de la Reina Valera.

Vamos ahora a analizar esta particular publicación adventista bajo el título de The Clear Word. En la misma portada dice que el traductor (o mejor, editor) es el Dr. Jack J. Blanco. La edición con la que trabajaré ahora es la de 2003. Tengo ante mis ojos una edición de 2006 y pondré un enlace para que todo aquel que desee ver una edición digital pueda descargarla y comparar. Sólo deben hacer click aquí y podrán descargar el documento en PDF de la Clear Word.

A diferencia de las primera ediciones, el prefacio admite que no se trata de una traducción, sino de una “paráfrasis devota” de las Sagradas Escrituras. Ahora ¿En base a qué se hizo esa paráfrasis? Pues en base a las enseñanzas, visiones y escritos de la señora Ellen White.

¿Es una invención mía esto que digo? Para nada y quisiera demostrarlo con textos aprovados por la misma Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día, que han sido publicados en sus revistas oficiales. Así, en la Revista Adventista, en el año 2010 ellos publicaron lo siguiente:

3-Free paraphrase: Paraphrases take great liberty with the biblical text and seek to convey the meaning of the author using contemporary phrases and metaphors. The best-known paraphrases are The Clear Word (Clear Word), The Living Bible (TLB), and The Message (Message).

Vamos a Marcos 9:24, uno de los pasajes más hermosos que muestra la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.

Y al instante el padre del muchacho, clamando con lágrimas, dijo: Señor, creo, ayuda mi incredulidad.

¿Qué dice el texto griego?

και ευθεως κραξας ο πατηρ του παιδιου μετα δακρυων ελεγεν πιστευω κυριε βοηθει μου τη απιστια

He destacado el vocablo Kurios, Señor... ¿Ven que dice "Señor"? Bueno, vayamos ahora a ver como fue “vertido” con “piedad” el texto en la versión Adventista.

“The father cried out, ‘Teacher, I do believe, but please help me overcome my unbelief! Please give me the kind of faith I need!’”

Vamos a traducir la traducción adventista:

El padre gritó: ¡Maestro, yo creo, pero por favor ayudame mi incredulidad! ¡Por favor dame la clase de fe que necesito!

Bueno... ¿Es lo mismo? ¿Por qué vierten “Maestro” dónde debería decir “Señor”? ¿Es lo mismo? ¡Claro que no! porque el término Kurios es la traducción que se utilizó en griego del nombre de Dios.

Para que no crean que son mis caprichos, coloco a continuación una serie de versículos comparando la traducción de The Clear Word con la que pueden ver en cualesquier biblia, sea católica o protestante, o de cualesquier versión de los manuscritos antiguos, masorético, septuaginta, texto recibido, receptus, crítico... biblias antiguas, modernas, todas:

Exodo 16: 30: Así el pueblo reposó el séptimo día.

Clear Word: Así el pueblo reposó y adoraron al Señor en el séptimo día, ya que se les dijo que hacer .

Isaías 66:24 "Entonces saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí. Porque su gusano no muere y el fuego no se apagará ; y serán el horror de toda la humanidad ".
Clear Word: "Ellos verán los cadáveres de los que se han rebelado contra mí, se encuentran fuera de la ciudad. Pero al igual que los gusanos no se detienen hasta que devoran a los muertos y el fuego no se detiene hasta que se los destruya, por lo que el fuego del Señor va a destruir y consumir los malvados. "


¿Qué dice The Clear Word sobre Jesucristo?

Juan 8: 58 tal como nos escogió en él antes de la fundación del mundo , para que fuéramos santos y sin mancha delante de él.

Clear Word:  Debido a su amor, Dios decidió asegurar nuestro destino al adoptarnos como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el beneplácito y voluntad.

Juan 10:30 Yo y el Padre somos uno. 

Clear Word: Ya ves, mi padre y yo estamos tan cerca, somos uno.

1 Tes. 4:16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel , y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 

Clear Word: Cuando Cristo desciende del cielo como el arcángel , Él dará un grito, como de trompeta, que es el llamado de Dios a los muertos, y los que murieron en Cristo resucitarán primero.

Judas 1:9 Pero el arcángel Miguel, cuando se disputaba con el diablo  sobre el cuerpo de Moisés, no se atrevió a pronunciar contra él un juicio de maldición, sino que dijo: "El Señor te reprenda" 

Clear Word: En contraste con estos hombres impíos está el Señor Jesús, también llamado Miguel Arcángel, porque Él está sobre toda la hueste angélica. Cuando Él fue desafiado por Satanás acerca de sus intenciones de resucitar a Moisés, él no vino a Satanás con un virulento ataque, ni tampoco lo condenó con burla. Simplemente dijo: "Dios te reprenda por reclamar el cuerpo de Moisés."

Entonces, yo pregunto ¿Es cierto o no que los Adventistas han publicado una versión de la Biblia anti-trinitaria? ¿Es cierto o no que han alterado la Palabra de Dios?


El libro The Clear Word Bible es un texto que los adventistas están repartiendo entre sus fieles de lengua inglesa, para estudios en el hogar, con el objeto de que el mismo remplace las ediciones tradicionales de la Biblia.

Escribí esto en 2012 y hoy lo puedo atestiguar por mis amigos ex-adventistas en los Estados Unidos. Pero la Conferencia General ha fracasado en su intento, y esto ha desatado una crisis sin precedentes en esa denominación. Varios pastores adventistas se revelaron ante esto y han defendido el uso de las traducciones “clásicas” de la Biblia... y fue este problema, además del cisma de las “Iglesias Adventistas de sostén propio” el que llevó a detener el proyecto de remplazo de las Biblia por “The Clear Word” al español.

Me pregunto ¿Por qué razón los adventistas hispanohablantes no conocen esta “traducción”? Si nos fijamos bien, los adventistas de hispanoamérica, ni siquiera ponen la misma atención que los norteamericanos en los escritos de la Señora Ellen G. White. Más aún, me atrevería a decir que en nuestro país, por ejemplo, la mayoría ni siquiera cree que ella hubiera sido infalible, algo muy diferente a lo que ocurre en Estados Unidos... pero esto es para un próximo estudio.

Invito, a todos aquellos que han comentado y escrito con tanto odio hacia mi persona por el artículo sobre The Clear Word a que, luego de examinar esa "paráfrasis" ¿He mentido? ¿Me he equivocado? Si es así, me gustaría que lo demuestren con evidencias, no con apelaciones sentimentalistas.

Deseo terminar este artículo recordándoles a los adventistas aquella advertencia que el Señor dejó en el Apocalipsis 22: 18-20:

Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro; y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.
 El que testifica de estas cosas dice: Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús.

7 comentarios:

  1. Miguel, observo un detalle no menor en tu interesante y valioso artículo: la proximidad en varios puntos entre adventistas, mormones y testigos. Esto es sello típico de quien inspira la proliferación de sectas, que solo pueden hallar mútua consistencia en el gnosticismo, que tiene su 'asamblea' en el culto masónico. Esta agrupación 'discreta' atravieza las sociedades liberales en su pensamiento y creencias erradas. Todo lo resucen a simbolismos o analogías. De la misma maners que en una Nuestro Señor es San Miguel y en otra 'el hombre más grande de la historia'.

    Así también Inglaterra logró amalgamar su cúmulo de sectas, con tanto éxito, que más tarde sumó a toda otra 'religión' excepto la Católica. El ecumenismo de la secta que hoy usurpa el vaticano, es su membrecía en esta antigua y perniciosa organización, que de forma contemporánea ganó fuerza a la par que estos cultos nacían y se desarrollaban.

    Lo triste es que en el medio se puerden almas. Gente genuinamente convencida de estas doctrinas, o enceguecidas por la contención (cuando no justificación) que le ofrecen a su sentir y obrar.

    Finalmente, creo que esto (como diría JRR Tolkien en 'The Lord of the rings') no son solo escaramuzas ocasionales en Ithilien, sino una guerra largamente meditada y planeada, mientras las cosas se mueven en el oriente y más allá (!). Estos errores tienen un ilo conductor, y cuando llegue el anticristo va a reunir a todos estos grupos de firma visible, blasfemando con una falsa unidad en el error.

    Así, sinceramente creo que pronto se va a topar con obstáculos 'irreductibles', porque sus más ferviented opositores, no van a dejar transparentar su verdadera creencia.

    Nuestra Señora lo ampare y tenga como instrumento para la salvación de aquellos confundidos y ciegos, que leén sus eruditas críticas. Los otros saben que están en algo malo, pero rechazaron la Esperanza, por lo que no tienen salvación.

    Un lector viejo (o un viejo lector)

    ResponderEliminar
  2. Querido Raúl. Es un gusto ver que has posteado todo esto sobre la "traducción" que la Conferencia General está promoviendo. Muchos adventistas están en la IASD en la ignorancia, creyendo que son el remanente de Dios y que todos los que, como yo nos salimos, y como vos se encargan de predicar la verdad de la IASD, formamos parte del zarandeo final.
    Las evidencias son contundentes: comparen la Biblia con The Clear Word y luego relean la advertencia de Apocalipsis que Raúl nos trajo en este documento.

    ResponderEliminar
  3. La Iglesia Adventista es la Iglesia Remanente, por eso el Espíritu de Profecía inspiró a estos santos hombres a que interpreten mejor y realicen correcciones de la Palabra de Dios. La Palabra es inspirada, al igual que el Espíritu de Profecía. Así de simple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Puede ser la "Iglesia Remanente" una secta fundada recién en el año 1863, y que además se aparta abismalmente de las creencias, prácticas y textos sagrados de la Iglesia Cristiana primitiva?

      ¡Por Dios! No se dan cuenta del grado de enajenación al que han llegado. Son ciegos que teniendo ojos no ven, y teniedo oídos no oyen...

      Si dicen que es un trabajo y están ahí por negocio lo entenderíamos, pero que no vengan a dárselas de ser restaruradores inspirados por el "espírutu de profecía".

      Eliminar
  4. Sí, remanente de la masonería y los rosacruces. Mantienen su demonofanía de lo más activa!

    René Lennón

    ResponderEliminar
  5. Yo soy un Adventista de cuarta generación y se me enseñó que millones de personas fueron asesinadas por el Libro de los Libros: la Biblia. No puedo creer esto que leo aquí. Bajé The Clear Word para corroborar lo que usted dice y me siento devastado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todo afecto y caridad cristiana lo exhorto a que sea humilde y caiga a los piés de Jesús, y le pida perdón por haber vivido en engaño, y creyendo como doctrinas, mandamientos de hombres. El Señor es Bueno y Misericordioso y no abandonará a una alma buena como usted, y lo volverá la "alegría de su salvación", como dice el Salmo 50.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!