sábado, 11 de junio de 2016

Convirtiendo a los Testigos de Jehová (Novena parte)

El Hijo de Dios: algunas respuestas a las objeciones más frecuentes contra la Trinidad


En la publicación de hoy quisiera tratar el tema de la Trinidad y como responder a las objeciones, que no sólo los Testigos de Jehová, sino también otros grupos anti-trinitarios como los cristadelfianos han presentado a lo largo de los años en contra de esta doctrina central para los que creemos en Cristo Jesús.
Para el presente artículo trabajaré con un texto fundamental de los Testigos de Jehová que usted podrá citarles y que es de muchísima utilidad. Me refiero al clásico “Razonamiento”, páginas 398-419. En ese libro se presenta primero la creencia propagada por la Sociedad Watchtower, se citan (fuera de contexto) enciclopedias o libros históricos, se presenta entonces una conclusión provisoria y finalmente se dan citas bíblicas, muchas veces mutiladas, que apoyan la doctrina de la Sociedad. Al final del artículo sobre la Trinidad, se presenta qué debe decir el Testigo para introducir el tema y cómo debe atacar la doctrina cristiana fundamental.
En las páginas 418-419 podemos leer lo siguiente:

Cuando alguien dice...
¿Cree usted en la Trinidad?’

Usted pudiera contestar: ‘Esa es una creencia muy popular en nuestro tiempo. Pero ¿sabe usted que eso no fue lo que Jesús y sus discípulos enseñaron? De modo que nosotros adoramos a Aquel a quien Jesús dijo que debemos adorar’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘Cuando Jesús enseñaba, este es el mandamiento que él dijo que era el mayor de todos... (Mar. 12:28-30)’. 2) ‘Jesús nunca afirmó que él fuera igual a Dios. Dijo... (Juan 14:28)’. 3) ‘Entonces, ¿de dónde vino la doctrina de la Trinidad? Note lo que dicen al respecto unas enciclopedias reconocidas. (Vea las páginas 398, 399)’.

O pudiera decir: ‘No, no creo en ella. Pues, mire, hay textos bíblicos que yo nunca podría armonizar con tal creencia. He aquí uno de ellos (Mat. 24:36). Quizás usted pueda explicármelo’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘Si el Hijo es igual al Padre, ¿cómo es que el Padre sabe ciertas cosas que el Hijo no sabe?’. Si la persona dice que esto solamente fue así con relación a la naturaleza humana de Cristo, entonces pregúntele: 2) ‘Pero, ¿por qué no las sabe el espíritu santo? (Si la persona muestra interés sincero en la verdad, muéstrele lo que las Escrituras sí dicen acerca de Dios.) (Sal. 83:18; Juan 4:23, 24.)’.

Otra posibilidad: ‘Creemos en Jesucristo, pero no en la Trinidad. ¿Por qué? Porque creemos lo que el apóstol Pedro creyó acerca de Cristo. Note lo que él dijo... (Mat. 16:15-17)’.

Una sugerencia adicional: ‘He hallado que no toda persona tiene la misma idea cuando habla acerca de la Trinidad. Quizás yo pudiera contestar su pregunta mejor si supiera lo que usted quiere decir’. Entonces pudiera añadir: ‘Aprecio esa explicación. Pero creo únicamente lo que la Biblia enseña. Ha visto usted alguna vez la palabra “Trinidad” en la Biblia?... (Refiérase a la concordancia de su Biblia.) Pero ¿menciona la Biblia a Cristo?... Sí; y nosotros creemos en él. Note que aquí en la concordancia, bajo “Cristo”, una de las referencias es Mateo 16:16. (Léalo.) Eso es lo que creo’.

O pudiera contestar (si la persona llama atención especial a Juan 1:1): ‘Conozco ese versículo. En algunas versiones de la Biblia dice que Jesús es “Dios”, y en otras dice que es “un dios”. ¿A qué se debe esto?’. 1) ‘¿Pudiera deberse a que el siguiente versículo dice que él estaba “con Dios”?’. 2) ‘¿Pudiera deberse también a lo que se halla aquí en Juan 1:18?’. 3) ‘¿Se ha preguntado usted alguna vez si Jesús mismo adoró a alguien como Dios suyo? (Juan 20:17)’.

¿Cree usted en la divinidad de Cristo?’

Usted pudiera contestar: ‘Sí; por supuesto. Pero quizás usted y yo no estemos pensando en lo mismo cuando nos referimos a la “divinidad de Cristo”’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘¿Por qué digo eso?’ Pues bien, en Isaías 9:6 se describe a Jesucristo como “Dios Poderoso”. Pero en la Biblia solamente se hace referencia a Su Padre como Dios Todopoderoso’. 2) ‘Y note que en Juan 17:3 Jesús llama a su Padre “el único Dios verdadero”. Así, a lo más Jesús es sólo un reflejo del Dios verdadero’. 3) ‘¿Qué se requiere de nosotros para que agrademos a Dios? (Juan 4:23, 24)’.


Como podemos apreciar, las primeras objeciones ya han sido largamente contestadas, y me gustaría invitar a los lectores a que, consultando las entradas anteriores en las que demostramos la Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.

A la cita de Juan 14:28 que dice:

"Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo."

usted tendría que haberla aclarado en el primer encuentro diciendo:

"sí hermano, yo creo que Jesucristo era totalmente hombre, era un humano completo como usted y como yo. Como hombre estuvo sujeto al Padre, como hombre él fue inferior al Padre. Él sufrió el calor y el frío, el trabajó y se cansó, él pasó hambre, pasó sed... como hombre había cosas que él no sabía, como por ejemplo el día y la hora de su Segunda Venida (Mt 24:36), pero también, hermano, como ya le mostré, encontramos en las Sagradas Escrituras un Jesucristo que es completamente Dios, como vemos en Hebreos 1:6 ¿Puede leerlo usted?..."

Y luego de que el Testigo lo lea, usted le puede agregar:

"¿Ve hermano? Si Jesucristo no es Dios ¿Cómo es que el Padre le ordena a los ángeles que adoren al Primogénito? Más aún, yo encuentro una explicación a todo esto que usted me plantea. Vayamos a Filipenses 2:5-7

Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres

Por lo tanto, hermano, Jesucristo, en una época y por un tiempo, vivió como hombre, nació como hombre para recuperar lo que Adán había perdido. Vayamos por favor a Colosenses 2: 9

Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad

Todo es todo, pleno es pleno. Jesucristo es verdadero Dios en la carne. De allí que se diga en Hechos 20:24 que Dios compró la Iglesia, con su propia Sangre.

Una vez que usted le contestó así al testigo, conviene que pase, inmediatamente a la cuarta objeción que dice:

Una sugerencia adicional: ‘He hallado que no toda persona tiene la misma idea cuando habla acerca de la Trinidad. Quizás yo pudiera contestar su pregunta mejor si supiera lo que usted quiere decir’. Entonces pudiera añadir: ‘Aprecio esa explicación. Pero creo únicamente lo que la Biblia enseña. Ha visto usted alguna vez la palabra “Trinidad” en la Biblia?... (Refiérase a la concordancia de su Biblia.) Pero ¿menciona la Biblia a Cristo?... Sí; y nosotros creemos en él. Note que aquí en la concordancia, bajo “Cristo”, una de las referencias es Mateo 16:16. (Léalo.) Eso es lo que creo’.

La respuesta que usted debe dar es la siguiente:

Tiene razón en parte, hermano, la palabra “Trinidad” no aparece en la Biblia, pero sí su concepto. Y tiene razón aquí, el libro “razonamientos” cuando dice que los griegos tenían una cierta noción de “Trinidad”, y que puede ser rastreada en Platón… aunque yo que lo he leído, no pude encontrar lo que la Biblia enseña sobre la Deidad [vea como usted cambia el eje de la disputa, recuerde lo que vimos al comenzar el curso: USTED DEBE TOMAR LA INICIATIVA SIEMPRE]. Por lo que yo he podido estudiar, ellos se referían a tres aspectos de una divinidad extraña y lejana, que en nada tiene que ver con nuestro Dios cercano y personal. Porque usted cree que Dios es cercano y personal ¿No es así? ¿Cree usted que Dios nos ama y que se nos revela para que, creyendo en él podamos salvarnos? ¿Cree eso, hermano? También, hermano, estudiando algunos libros de historia, encontré que en la antigüedad, los pueblos idólatras creían en una tríada, es decir, tres dioses.
Yo por el contrario no creo eso y ningún cristiano lo cree. De por cierto. Pero tiene usted razón en que la palabra Trinidad no aparece en la Sagrada Escritura, y al respecto ¿Puede usted indicarme dónde en la Biblia se menciona la palabra “Teocracia”? ¿Aparece ese término en la Biblia? Aquí, en el libro publicado por la Sociedad Watchtower, titulado “Perspicacia”, volumen 2, en la página 809 queda muy claro que es un término que introduce el historiador judío helenista Flavio Josefo… es decir, un no cristiano, y que lo forma a partir de elementos de la cultura griega. ¿Es así no no es así?
Mire, yo lo encontré muy bien definido en los filósofos griegos ¡Y de manera explícita! Pero no pude encontrar ninguna mención a la “teocracia” en la Biblia. ¿Dónde hermano, está la palabra Teocracia? Muéstreme dónde está la palabra teocracia…

El testigo dirá que el término no está en las escrituras, pero sí el concepto… usted debe interrumpirle entonces y decir:

hermano, si según usted no podemos creer en la Trinidad porque no aparece en la Biblia, menos aún podemos creer en la Teocracia, o aceptar las enseñanzas de la Escuela Teocrática de la Sociedad Watchtower porque es una doctrina pagana, propia de los filósofos griegos… porque no está en la Biblia. ¿Sí o no? Respóndame ¿Está la palabra teocracia en la Biblia?
Usted me mencionó recién el pasaje de Mateo 16: 16, me gustaría que lo estudiemos…

Hijo de Dios ¿Qué significa?

Los Testigos de Jehová, al igual que otros grupos que no creen en la Trinidad, como los cristiadelfianos, la “Iglesia de Dios del Séptimo Día”, los seguidores de William M. Branham y los pentecostales unicitarios, utilizan el argumento siguiente: “Jesucristo no es Dios, sino es el hijo de Dios, lo que vale a decir que es inferior al padre”. Para sustentar esto utilizan dos pasajes, Mateo 16: 16:

Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente

y Juan 14: 28

El Padre es mayor que yo

El segundo pasaje lo explicamos ya muchas veces. Centrémonos en el primero, y veamos como estudiándolo, conoceremos mucho más sobre la naturaleza del Señor Jesús.
Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que en griego existen varias maneras de decir hijo. Una de ellas es el vocablo υἱός, pronunciada como huiós y siempre que se emplea en el Nuevo Testamento es para referirse a Jesucristo. Esa palabra designa a un hijo literal, es decir, a alguien que comparte la misma naturaleza, la misma esencia.
El otro término es τεκνον (pronunciado teknón), que también se traduce como hijo, pero sirve para referirse a un hijo pequeño, inmaduro, incapaz de gobernar.
Es interesante señalar también, que en la época en la que se escribió el Nuevo Testamento, todos los niños de la casa eran llamados teknon. Estos estaban sujetos a la disciplina, la regla o enseñanza y cuando llegaban a la madurez necesaria y se mostraban capaces de gobernar la casa, no el Padre, sino el Hijo, pero con el acuerdo y venia del Padre iniciaba una ceremonia llamada huiotesía, que significa literalmente “poner en el lugar de huiós”, es decir, “poner en el lugar de hijo de manera voluntaria”. ¿Que significaba esto? Que el teknon voluntariamente se sometía al Padre para el gobierno del oikós o casa. La huiotesía implicaba el reconocimiento de la plena igualdad entre el Padre y el Hijo, algo que no cumplían los que mantenían el título de teknón, por lo que el Padre y el Hijo era uno. ¿Les suena todo esto conocido?
Conviene no sólo explicar esto al Testigo de Jehová (y saberlo bien nosotros), sino poder demostrar con la Biblia, y sólo con la Biblia a lo que nos estamos refiriendo.

Hermano, yo no le pido que me crea sobre esto que le acabo de explicarle, pero sí le pido que le crea a la Sagrada Escritura. Por favor, vayamos a Juan 5: 18:

Por esto, más procuraban los judíos matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también decía que Dios era su Padre, haciéndose igual a Dios.

Vayamos al interlineal del Reino o al Diaglotón enfático… ¿Son publicaciones de la Sociedad Watchtower? Si, usted las reconoce ¿verdad? Bien busquemos el mismo pasaje, mire lo que dice aquí

ἀλλὰ καὶ πατέρα ἴδιον ἔλεγε τὸν Θεόν, ἴσον ἑαυτὸν ποιῶν τῷ Θεῷ.
But also Father own he was saying the God, equal himself making to the God
[Pero también padre de él dijo él ser Dios, igual a él mismo haciéndose a Dios]

Entonces, en la época de Jesús, decir que uno era Hijo de Dios era hacerse igual a Dios. Por eso, hace sentido Mateo 26: 62-68, el interrogatorio de Caifás a Nuestro Señor:

Mat 26:62 Y levantándose el sumo sacerdote, le dijo: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra ti?
Mat 26:63 Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios.
Mat 26:64 Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.
Mat 26:65 Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado! ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? He aquí, ahora mismo habéis oído su blasfemia.
Mat 26:66 ¿Qué os parece? Y respondiendo ellos, dijeron: ¡Es reo de muerte!
Mat 26:67 Entonces le escupieron en el rostro, y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban,(M)
Mat 26:68 diciendo: Profetízanos, Cristo, quién es el que te golpeó.

Este relato, siempre me ha causado mucho dolor. El mismo Dios esta allí ante los hombres y es puesto bajo juicio de hombres… el mismo creador de los Cielos y de la Tierra, el mismo Dios que hizo al hombre con sus santas manos fue abofeteado, recibió puñetazos y le escupieron en su rostro… Dios se humilló porque él quiso, para salvarnos y redimirnos.

El Testigo de Jehová tratará de responder lo que sigue:

-Bueno, pero Jesús no dijo ahí que él era igual a Dios, sino que eso lo dijo Caifás…
-Pero hermano -le responderá usted- ¡Cómo que Jesús no dice qué Él es Dios! ¿No ve que Jesucristo le responde “tu lo has dicho”? Jesucristo afirma ser el Hijo de Dios, que es igual a Dios… si Jesucristo no fuera igual a Dios, entonces habría mentido a Caifás ¿Dice usted que Jesucristo mintió? Si o no, hermano ¿Mintió Jesucristo?

Luego usted golpea con lo siguiente:

Entonces, hermano, vemos que Jesucristo dijo ser el Hijo de Dios porque es igual a Dios Padre. Fíjese que él en Juan 14: 9-11 Jesucristo dice que quien lo ve a Él lo ve al Padre, porque son el mismo Dios:

Jua 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Jua 14:7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.
Jua 14:8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.
Jua 14:9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?
Jua 14:10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.
Jua 14:11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

¿Ve hermano? Aquí también tenemos a Jesucristo diciéndonos que él es igual al Padre en cuanto Dios, por eso es Hijo de Dios… pero también, como ya vimos según Filipenses 2:5-7

Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres

Por lo tanto, hermano, Jesucristo, en una época y por un tiempo, vivió como hombre y nació como hombre para recuperar lo que Adán había perdido. Miremos nuevamente Colosenses 2: 9

Porque en él [Jesucristo] habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad

Todo es todo, pleno es pleno. Jesucristo es verdadero Dios en la carne. De allí que se diga en Hechos 20:24 que Dios compró la Iglesia, con su propia Sangre.


El bloqueo que tiene el Testigo de Jehová es que a él lo han convencido de que nosotros, los cristianos, creemos que Dios es una sola persona. Pero nosotros, ya hemos demostrado en entradas anteriores que eso no es así. Nosotros creemos que Dios es una Trinidad de personas: el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo también es Dios. No son tres dioses, ni es un Dios que se va manifestando bajo apariencias diferentes, sino tres personas que conforman un sólo Dios. La prueba está en el pasaje de Deuteronomio 6:4, que ya explicamos cuando analizamos que significa el término “Ejad”: Dios es una unidad, no una sola persona.

1 comentario:

  1. Hermano Raúl: muchas gracias por publicar este documento precioso y muy ilustrativo para poder convertir a los Testigos de Jehová.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!