lunes, 20 de junio de 2016

La cuestión política

En las últimas semanas recibí varios correos de algunos lectores que me preguntaron, algunos con insistencia, por la cuestión política en el blog, luego de que, en varias oportunidades, señalé que aquí, en Sursum Corda, no atendemos, ni nos detenemos para nada, el problema gubernamental ni político, bien de argentina o de cualesquier otra parte del mundo.

Debido a estos correos, reenvié un correo que contesté a un blogger, y que ahora publico aquí (omitiendo los nombres) para dejar en claro cual es mi postura, y por lo tanto, la de la publicación digital que dirijo.


Estimado JC:
Gracias por tu correo. Espero que sea el primero de una fructífera comunicación, siempre pensando en que el mayor bien y principal objetivo es ganar almas para Nuestro Señor Jesucristo, y que como católicos, estamos compelidos a predicar el Evangelio y dar testimonio de la Verdad.

Respecto a tu pregunta sólo puedo contestar lo que, muy limitadamente mi experiencia y mis estudios en la Sagrada Escritura, la Tradición y la Historia de la Iglesia me permiten. Como cristianos estamos obligados a obedecer todas las leyes justas que colocan los gobiernos para la convivencia de los hombres. No obstante, la primera Ley que debo obedecer, según lo que entiendo es la Ley de Dios. Si la ley del gobierno, o las enseñanzas del gobierno se ponen contra las leyes del Señor, mi obligación es predicar y anunciar la Verdad. Pero si el Estado me intenta obligar a obedecerle a él y violar los mandamientos del Señor, debo obedecer primero a Dios antes que a los hombres, y estar dispuesto a dar el testimonio final (μάρτυρας).

Si miramos la historia, sobre todo la historia reciente, no vemos que los grupos que dicen defender la fe desde la política hayan sido positivos. Ni política, ni espiritualmente lo han sido ni lo serán. ¿Por qué? Porque estos grupos no ponen su vista en Cristo, sino en líderes humanos. Surgen así caudillos, patrones, directores, jefes, líderes, etc., que usan a la Santa Religión para sus propios fines, y mancillando los estandartes de la Fe, enarbolan sus propias banderas que conducen a la parodia de la tiranía. Estos grupos proponen cosas imposibles hoy como mínimo, y muchas veces ridículas... pero cuándo se trata de defender la Fe Católica, la Doctrina Cristiana y el Testimonio de Jesús... nunca los vemos... nunca los vimos, y estoy seguro, tampoco los veremos.

¿Te doy un ejemplo? Cuando hace unos años un grupo de izquierdistas tomaron la Catedral de Buenos Aires, yo como un idiota fui corriendo a "defenderla" y esperaba encontrarme allí a todos los de [la revista] Cabildo y tantos otro que se dicen "falangistas", más brillaron por su ausencia. El relato y mis reflexiones las publiqué en Sursum Corda en la entrada que te paso a continuación:

http://sursumcordablog.blogspot.com.ar/2013/03/sobre-la-toma-de-la-catedral.html

Ahora bien, poco menos de un año después, un grupo de "tradicionalistas", ataviados con boinas rojas, [entraron a la Catedral de Buenos Aires para hacer una "reparación" y] empezaron a rezar el rosario a los gritos en la Catedral durante un acto que recordaba la Noche de los Cristales Rotos:


¿Qué pasa? Simplemente, que estos grupos "tradicionalistas", "restauradores", autodenominados "reaccionarios" son muy buenos para gritar y hacerse ver con unos viejos judíos, pero no con unos izquierdistas que son capaces de enfrentarlos a las trompadas... y más aún ¿Dónde estuvieron todos esos grupos nacionalistas y políticos cristianos cuando la fe fue y es mancillada a diario en cada templo usurpado por la Iglesia Conciliar? ¿Qué reparación han hecho estos grupos, que reclamo verdadero hicieron y hacen cuando nuestros impuestos son destinados a alimentar a una falsa Iglesia, que no es Católica, sino la Iglesia Conciliar del Anticristo?

¿Te acordás de la marcha contra el "matrimonio igualitario"? Muchísimos tradicionalistas me pedían (¡Exigían!) que usara mi blog para sumar apoyos para la [manifestación] en defensa de la familia... muy bien pero ¿desde cuando el matrimonio civil es algo que nos importe a los católicos? ¿no era que el único matrimonio válido para los católicos es el que se realiza según el rito y espíritu de la Iglesia? ¿Qué significado tiene para nosotros un acto civil, que se ha reducido a un simple contrato dónde ni siquiera hay sombra del Matrimonio como Institución? El matrimonio es un sacramento, y los sacramentos se defienden como la Iglesia manda, no por medio de pancartas, gritos y papelones. ¡Si un católico quiere defender la santidad del matrimonio, pues que lo haga como católico! Que escriba, que rece, que predique "a tiempo y destiempo" como dice San Pablo... 

Pero, estimado amigo, estos grupos "políticos" que dicen defender la "doctrina social" o "la fe desde la política" poco y nada han hecho... al contrario bastante mal hacen y harán. Por algo el Señor nos lo advirtió: no somos de este mundo... este mundo que ya tiene su Príncipe... porque nuestra verdadera patria está en los cielos [Filp 3: 20-21].


Te dejo mis saludos en el Señor,
Raúl Miguel,
Administrador del Blog Sursum Corda

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con Vd.Hace bien en insistir en el tema poruqe los asíllamados tradicionalistas no derjan de insistir con la cuestión política elevando a niveles sacros regímenes infamantes. Terminan sacralizando déspotas. Y elevan a nivel dogma suys particulares interprertaciones de lahistoria.
    Lo mismo va para la mayoría de los sacerdotes. Aistir a Misa celebrada en lugares dirigidos por estos personajes es una dura prueba a la que Dios nos somete.
    JG

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post, querido Raúl. El problema con la secta modernista del Vaticano II es que se metió a la política barata y de quinta, con ideología roja... pero el problema de los tradicionalistas es que ideologizan la fe... en realidad ninguno de esos grupos es CRISTIANO, sólo usan la Fe como máscara para cubrir sus ideologías. El escolasticismo engendró el racionalismo. El racionalismo engendró el protestantismo. El protestantismo enegendró el capitalismo y el estado modenro liberal. Como un contrapeso a tanto racionalismo y tanto cinismo, surgió la masonería, con un interés por el simbolismo y el espiritualismo. Y de toda esta licuadora, surgió el ultramontanismo y el bolchevismo. En realidad, los tradicionalistas son herederos de toda esta evolución ideológica que, repito, nada tiene que ver con el auténtico CRISTIANISMO.

    Atte.
    Un sacerdote católico de rito oriental

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!