lunes, 27 de junio de 2016

Las condenas a Juan Huss ¿Golpean al sedevacantismo?

Juan Huss y el sedevacantismo
¿Condenó la Iglesia la teoría de que la Santa Sede pudiera ser usurpada por herejes?


El consabido autor de muchos artículos y un libro en el cual se encarga de compilar lo que dice y hace el Sumo Pontífice de la Iglesia Conciliar del Vaticano II (que no es la Iglesia Católica) nos envía ahora un nuevo trabajo en del mismo tenor.

El trabajo en PDF puede ser descargado haciendo clik en este enlace

Si bien hemos dejado muy en claro en Sursum Corda nuestra opinión sobre este tipo de trabajo, los cuales muchas veces no van a la última consecuencia, a saber, que desde la muerte del Papa Pío XII la Santa Sede estuvo usurpada por anticristos, y que el señor Jorge Mario Bergoglio no es, sino, el sexto de la línea de antipapas usurpadores. Esta línea se inició con el Cardenal Roncalli, alias Juan XXIII-Bis, seguido por los obispos Montini (alias Paulo VI), Luciani, (alias Juan Pablo I), Wojtyla (actor polaco conocido como Juan Pablo II), y sobre todo el heresiarca modernista y gran arquitecto teológico de la Iglesia del Anticristo, el presbítero Ratzinger, (alias Benedicto XVI) adorado y reconocido por los modernistas conservadores y neo-sedevacantistas.

Y repetimos: Bergoglio y Ratzinger comparten la misma creencia anti-cristiana, son ambos fieles seguidores de la doctrina modernista y protestante que se manifestó durante el Concilio Vaticano II.

Una de las más interesantes estrategias que los modenistas conservadores han reclamado para, escandalizarse por un lado de Bergoglio, pero al mismo tiempo considerarlo a él y a sus predecesores como Vicarios de Cristo es una de las sentencias condenadas durante el el Concilio de Constanza a Juan Huss.

Es muy curioso que los modernistas conservadores citen la condena a este pre-reformista (canonizado por los luteranos), ya que desde el Concilio Vaticano II, se viene intentando por parte de la jerarquía modernista una rehabilitación del heresiarca bohemio. Así, por ejemplo, en 1999, Wojtyla/JP2 lamentó la cruel muerte del separatista checo y consideró que ella había dolido a toda la Iglesia, y más recientemente, Begoglio se pronunció en un servicio litúrgico concelebrado con herejes husitas con las siguientes palabras:

La muerte de Juan Hus hirió de gravedad a toda la Iglesia Católica y se debería pedir perdón por ella

Cabe entonces preguntarnos como es posible, que los modernistas que reconocen plenamente a todos los antipapas conciliares pueden emplear para defender su postura, precisamente, la condena a Juan Huss. Pero ¿Cuál es la tesis que están utilizando?

§20. Si el Papa es malo y, sobre todo, si es precito, entonces, como Judas, es apóstol del diablo, ladrón e hijo de perdición, y no es cabeza de la Santa Iglesia militante, como quiera que no es miembro suyo.

¿Golpe para los que sostenemos que la Santa Sede está usurpada y que no debemos ninguna obediencia a Bergoglio y sus predecesores? No, para nada, y basta con leer la sentencia para ver la clara diferencia entre lo que sostuvo Huss y lo que los católicos sostenemos hoy en día. Para Huss, el oficio Papal no había sido establecido por Jesucristo, sino que era producto de la evolución histórica (sentencia §7 y §9), y que la Iglesia estaba formada únicamente por los fieles predestinados (sentencia §1), por lo tanto, aquellos que no estaban predestinados, y cuyas obras eran manifiestas, no formaban parte de la Iglesia, ergo, no podían ocupar ni desempeñar ningún oficio en ella (sent. §5 y §13). Además, Huss no se refiere a la doctrina propiamente dicha, sino a las costumbres, a la moral y a la forma de vida en general:

§13. El Papa no es verdadero y claro sucesor de Pedro, príncipe de los Apóstoles, si vive con costumbres contrarias a Pedro; y si busca la avaricia, entonces es vicario de Judas Iscariote. Y con igual evidencia, los cardenales no son verdaderos y claros sucesores del colegio de los otros Apóstoles de Cristo, si no vivieren al modo de los apóstoles, guardando los mandamientos y consejos de nuestro Señor Jesucristo.
§24. Si el Papa vive de modo contrario a Cristo, aun cuando subiera por la debida y legítima elección según la vulgar constitución humana; subiría, sin embargo por otra parte que por Cristo, aun dado que entrara por una elección hecha principalmente por Dios. Porque Judas Iscariote, debida y legítimamente fué elegido para el episcopado por Cristo Jesús Dios, y sin embargo, subió por otra parte al redil de las ovejas

El Concilio de Constanza, en ninguna de las condenas a Huss estableció que un Papa hereje pudiera ser Papa. El tema a tratar fue muy diferente: ¿Un Papa pecador, seguía siendo Papa? ¿Está conformada la Iglesia Católica por todos los fieles, o sólo por los predestinados? Como católicos no solo afirmamos defender y sostener las sentencias del Concilio de Constanza, sino sobre todo, aceptar con todo nuestro corazón la Bula Inter Cunctas:

Asimismo, si cree que lo que el sagrado Concilio de Constanza, que representa a la Iglesia universal, aprobó y aprueba en favor de la fe y para la salud de las almas, ha de ser aprobado y mantenido por todos los fieles de Cristo; y lo que condenó y condena como contrario a la fe o a las buenas costumbres, ha de ser tenido, creído y afirmado por los mismos fieles como condenado.

Asimismo, si cree que las condenaciones de Juan Wicleff, Juan Hus y Jerónimo de Praga, hechas sobre sus personas, libros y documentos por el sagrado Concilio general de Constanza, fueron debida y justamente hechas y como tales han de ser tenidas y firmemente afirmadas por cualquier católico.

Asimismo, si cree, mantiene y afirma que Juan Wicleff de Inglaterra, Juan Hus de Bohemia y Jerónimo de Praga fueron herejes y herejes han de ser llamados y considerados, y que sus libros y doctrinas fueron y son perversas, por los cuales y por las cuales y por sus pertinacias, como herejes fueron condenados por el sagrado Concilio de Constanza.

Asimismo, pregúntese especialmente al letrado, si cree que la sentencia del sagrado Concilio de Constanza, dada contra los cuarenta y cinco artículos de Juan Wicleff y los treinta de Juan Hus, arriba transcritos, fué verdadera y católica; es decir, que los sobredichos cuarenta y cinco artículos de Juan Wicleff y los treinta de Juan Hus, no son católicos, sino que algunos de ellos son notoriamente heréticos, algunos erróneos, otros temerarios y sediciosos, otros ofensivos de los piadosos oídos.


Nosotros los católicos, podemos decir con toda felicidad y limpio corazón "sí", podemos afirmar que creemos todo lo que la Iglesia manda a creer y que rechazamos todo lo que la Iglesia nos manda a rechazar... pero Los conservadores de la Iglesia Conciliar, aquellos que pretenden salvar a Ratzinger como verdadero Pontífice Católico ¿pueden afirmar lo mismo?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!