miércoles, 27 de julio de 2016

Comunicado del superior lefebvrista: nada nuevo bajo el sol

Comunicado del superior lefebvrista: nada nuevo bajo el sol y la decepción de los "resentidos"


Cada vez que un "tradicionalista" recibe la noticia de un comunicado del superior lefebvrista, Bernard Fellay se pone ansioso. Espera, o bien una declaración sedevacantista, o bien "la consumación de la traición". Los primeros son los cripto-sedevacantistas que hay en las filas de la FSSPX, la mayoría de ellos comulga con la tesis de Guerard des Lauriers pero guardan estricta reserva; los segundos en cambio mantienen la posición teológica ilógica de Monseñor Lefebvre, el cual llamaba alternativamente "Santo Padre" o Anticristo a Montini-Paulo VI, o promocionaba caricaturas de Wojtyla-JP2 entrando al infierno, a la vez que afirmaba "amarlo". En este último grupo se encuentra la llamada "resistencia" del lefebvrista Richard Williamson y sus dos obispos auxiliares, unas docenas de presbíteros y varios fieles esparcidos. Estos constituyen, como lo hemos afirmado ya en Sursum Corda, un camino a ninguna parte.

Repito aquí lo que ya dije cuando ocurrió la tan promocionada consagración episcopal de Jean Michel Faure:

Tenemos que mantenernos firmes en nuestra postura teológica y reconocer que nos afecta y que no nos afecta. La consagración episcopal del Padre Jean Michel Faure no afecta ni cambia para nada la situación de los católicos romanos que sostenemos y creemos que la Silla Apostólica está usurpada. Dicha consagración fue única y exclusivamente para los lefebvristas que están disconformes con el legítimo superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X.

Otros que también están allí, a la expectativa son los lefebvristas rencorosos y frustrados porque nunca jamás llegaron a nada. En una época se encargaron de perseguir a cuanto sedevacantista o católico pensante y lector se cruzara por su camino, con la misma saña. Daba lo mismo que usted dijera: "¡Pero Ratzinger no puede ser Papa!" que "Yo leo a los Padres de la Iglesia..." o "¿Por qué en lugar de leer los "comentarios a la Suma" no leemos la Suma Teológica..." para ser denunciado y corrido a escobazos por estos personajes. Ante la elección de Bergoglio, actual usurpador, y no pudiendo más simular su "lefebvrismo duro", se han declarado sedevacantistas y dicen que Lefebvre también lo era. ¿Un ejemplo? el presbítero Juan Carlos el-yoyo Ceriani.

Ahora bien, el 16 de julio se hizo público el comunicado de la FSSPX tras la reunión de los superiores. Cómo era de esperar, y fiel a su tradicionalismo lefebvrista, Fellay no dijo nada nuevo. Ni con la Roma Apóstata ni con la Roma Católica. El sí pero no, el no aceptamos, pero ustedes tienen todo el poder. ¿qué más se podía esperar?

A continuación, el comunicado, todo un ejemplo de ejercicio teológico:




Comunicado del Superior de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X al finalizar la reunión de los superiores de la Sociedad de San Pío X (25-28 de de junio de 2016).

Para gloria de Dios,
para honor de nuestro Señor Jesucristo y de su Santísima Madre,
para nuestra salvación.

La Fraternidad Sacerdotal San Pío X, en el actual estado de grave necesidad que le concede el derecho de proporcionar los auxilios espirituales a las almas que recurren a ella, no busca ante todo un reconocimiento canónico, al que tiene derecho por ser una obra católica. La solución no es simplemente jurídica. Se trata de una posición doctrinal que es imprescindible manifestar.

Cuando San Pío X condena el modernismo, reduce toda la argumentación de la encíclica Pascendi a un principio fundamental: la independencia. Ahora bien, en lo sucesivo el mundo empleará todas sus fuerzas para cambiar el eje sobre el que tiene que girar. Tanto para los católicos como para los que no lo son, es evidente que este eje ya no es la Cruz sino el hombre, como atinadamente dijo Pablo VI (Cf. Discurso de clausura del Concilio Vaticano II, 7 de diciembre de 1965).

Hoy el mundo gira en torno a este eje que, según él, ya ha quedado establecido definitivamente: la dignidad del hombre, su conciencia y su libertad. El hombre moderno existe para sí mismo. El hombre es el rey del universo. Ha destronado a Jesucristo. Exalta su conciencia autónoma e independiente hasta el punto de disolver incluso los fundamentos de la familia y el matrimonio.

La Fraternidad San Pío X se ha opuesto desde siempre a esta empresa de desintegración del universo – tanto de la sociedad política como de la Iglesia.

Para remediar este desorden universal, Dios suscitó a un hombre, un cristiano, un sacerdote, un obispo. ¿Qué hizo? Fundó una Sociedad – sociedad jerárquica – cuyo principio y fin son precisamente el antídoto al desorden universal: el sacramento del Orden. El fin de la Fraternidad San Pío X sigue siendo no sólo el remedio actual a la crisis, sino también, y por la misma razón, la salvación de todos los que cooperan para este mismo fin. La Fraternidad quiere por encima de todo conservar la rectitud doctrinal, teologal y social fundada en la Cruz de Jesucristo, en su Realeza, en su sacrificio, en su sacerdocio, principio de todo orden y de toda gracia. Monseñor Marcel Lefebvre combatió toda su vida para hacer triunfar estas verdades fundamentales. En la hora presente es nuestro deber redoblar los esfuerzos, intensificando el mismo combate fundado sobre los mismos principios.

No somos ni conciliares, que niegan que la Cruz de Cristo sea el eje del mundo, ni facciosos, que rechazan la naturaleza social de la Iglesia, sino una sociedad de sacerdotes de Jesucristo y de la Iglesia católica.

¿Ha llegado realmente el momento de la restauración general de la Iglesia? La Divina Providencia no abandona a su Iglesia, cuya cabeza es el Papa, vicario de Jesucristo. Por ello, un signo incontestable de esta restauración será la voluntad manifestada por el Sumo Pontífice de proporcionar los medios para restablecer el orden del sacerdocio, de la fe y de la Tradición – y ese mismo signo constituirá la garantía de la necesaria unidad de la familia de la Tradición.

Christus regnat,
Christus imperat,
Deo gratias,
Amen.

+ Bernard Fellay
Anzère, 28 de junio de 2016
en la vigilia de los Apóstoles San Pedro y San Pablo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!