jueves, 28 de julio de 2016

Sara y Agar: un comentario de Jorge Rodriguez

Nuestro habitual comentarista, lector y hermano en la fe (lo que es aún más importante que todo) dejó en la entrada del día 20 de julio intitulada "La desconfianza", un comentario que me gustaría destacar. El comentario fue una respuesta al artículo que circuló en el boletín Periscopio del 16 del mismo mes.
Como se trata de un comentario a un pasaje bíblico, he decidido publicar primero el pasaje en cuestión y luego la inteligente reflexión de Jorge.


Sarai, la mujer de Abram, no tenía hijos. Pero tenia una esclava egipcia de nombre Agar, 
Gén 16:2  y dijo a Abram: “Mira, Yahvé me ha hecho estéril; entra, pues, a mi esclava, a ver si por ella puedo tener hijos.” Escuchó Abram a Sarai," 
Tomó, pues, Sarai, la mujer de Abram, a Agar, su esclava egipcia, al cabo de diez años de habitar Abram en la tierra de Canaán, y se la dio por mujer a su marido, Abram. Entró éste a Agar, que concibió, y, viendo que había concebido, miraba con desprecio a su señora. Dijo, pues, Sarai a Abram: “Mi afrenta sobre ti cae; yo puse mi esclava en tu seno, y ella, viendo que ha concebido, me desprecia. Juzgue Yahvé entre ti y mí.” 
Y Abram dijo a Sarai: “He aquí que en tus manos está tu esclava; haz con ella como bien te parezca.” Maltratóla Sarai, y ella huyó de su presencia;" la encontró el Ángel de Yahvé junto a la fuente que hay en el desierto, camino de Sur, y le dijo: “Agar, esclava de Sarai, ¿de dónde vienes y adónde vas?”; y le respondió ella: “Voy huyendo de Sarai, mi señora.”
“Vuelve a tu señora — le dijo el ángel de Yahvé — y humíllate bajo su mano”; y añadió: “Yo multiplicaré tu descendencia. Que por lo numerosa no podrá contarse. Mira, has concebido y parirás un hijo, y le llamarás Ismael, porque ha escuchado Yahvé tu aflicción. Será un onagro de hombre; su mano contra todos, y las manos de todos contra él, y habitará frente a todos sus hermanos.” 
Dio Agar a Yahvé, que le había hablado, el nombre de tú eres El-Roi, pues se dijo: “¿No he visto también aquí al que me ve?” Por eso llamó al pozo Ber-Jai-Roi. Es el que está entre Cades y Barad. 
Parió Agar a Abram un hijo, y le dio Abram el nombre de Ismael. Tenía Abram ochenta y seis años cuando Agar parió a Ismael. 


Hay otra de una lectura de este episodio. Agar, era esclava de Sara, por lo tanto los hijos que tuviera podían considerarse hijos de Sara. No era adulterio, sino que estaba de acuerdo con las leyes y costumbres de la época. También Jacob tuvo hijos con las esclavas de sus esposas, en ningún lado de las escrituras Dios les reprende por adúlteros. El hijo de Agar no fue espurio, sino que tiene un papel en la historia de los patriarcas que prefigura eventos posteriores.

Agar era egipcia pero lo de pagana tampoco. Por empezar el ángel del Señor se le apareció 2 veces (Gn 16:7 y Gn 21:11). La primera cuando huía de Sara estando embarazada de al desierto y la segunda cuando huía de Sara con su hijo Ismael. En las dos veces Agar demostró creer en el ángel, a diferencia de la incrédula Sara.

Ahora bien, en toda esta historia Sara es figura del pueblo judío, incrédulo de la promesa del Mesías. Agar también cumple un papel como figura de otra cosa. Comparemos a la Virgen María con Agar: María y Agar son fértiles y pertenecen a Israel-Sara. Tanto a María como a Agar se les aparece un ángel, y ellas creen al ángel, a diferencia de la incrédula Sara (a la cual no se aparece el ángel sino a Abraham). Es muy significativo que María se defina como la Esclava del Señor, siendo que Agar también era esclava. Agar tiene que huir de Sara, figura de Israel, también María tuvo que huir de Israel a Egipto. Agár representa un pueblo extranjero y termina siendo la madre de otras naciones, de la misma forma, el cristianismo al ser rechazado por los Judíos (en su mayoría) termina siendo la salvación de las naciones de los gentiles, y María se transforma en la madre de todos esos pueblos no-judíos.

3 comentarios:

  1. Gracias Raúl, pero creo que me sobrestimas, vos sí que haces una labor encomiable.
    Reconozco que esto de la exégesis bíblica es un poco arriesgado para un autodidacta como yo. De leer al P. Castellani o a Mons. Straubinger, uno se puede creer que le da el coco para ponerse a pensar estas cosas y errarle como todo un protestante.
    Espero no ofender a nadie, lo que escribí solo es el resultado de comparar ambas historias y ver qué elementos comparten. Desde luego no pongo en pie de igualdad a Agar con la Santísima Virgen María. Pero como muchos estudiosos han demostrado, en el antiguo testamento Dios prefiguró muchas cosas que sucedieron en el nuevo testamento. Agar sería como un boceto con algunos elementos de María, sus historias se parecerían para que veamos como Dios es Señor de la historia.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el comentario de Jorge Rodríguez, realmente me llamó la atención y me movió a la reflexión y a volver a buscar en las fuentes.

    Sin embargo, me parece que se trata de una opinión personal de él, aunque haya sido escrita por algún santo padre o ángel, no puede ir en contra de lo que enseña Aquel que fue arrebatado al tercer cielo:

    "Decidme, los que queréis estar bajo la Ley: ¿no habéis oído la Ley?, pues está escrito que Abraham tuvo dos hijos: uno de la esclavas y el otro de la libre.23 Pero el de la esclava nació según la carne; pero el de la libre, en virtud de la promesa. Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; este es Agar, pues Agar es el monte Sinaí, en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, ya que esta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Pero la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre, pues está escrito:
    «¡Regocíjate, estéril, tú que no das a luz;
    grita de júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto!,
    porque más son los hijos de la abandonada que los de la que tiene marido».
    Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa. Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. Pero ¿qué dice la Escritura?: «Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre». De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre." (Gálatas 4:21-31)

    Y para finalizar, recordemos lo que nos dijo el Apóstol de los gentiles en el primer capítulo de la misma epístola:

    "Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anuncia un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema."

    Atte.
    Un sacerdote católico de rito oriental

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, me da la oportunidad de meditar mas el significado de estas cosas. Es cierto que es una opinión personal, por lo tanto abierta a debate.

      Ahora bien, lo que dice San Pablo yo creo que no es contradictorio, al menos totalmente, con lo que expuse.

      El hijo de la libre, Sara figura de Israel, somos nosotros es decir Isaac-La Iglesia, es lo que dice San Pablo y no es contradictorio con lo de arriba, ya que también propongo que Sara prefigura Israel.

      Veamos el hijo de la esclava: San Pablo dice que el de la esclava, Agar, nació según la carne por el viejo pacto del Antiguo Testamento del monte Sinaí. Pero ¿No es cierto que Jesucristo nació según la carne en virtud del viejo pacto del antiguo testamento?
      También dice San Pablo que la esclava da hijos para la esclavitud. Curiosamente Jesús fue vendido por treinta piezas de plata, y según el Éxodo 21:32, treinta piezas de plata eran el precio de un esclavo. (este hallazgo me puso contento)

      Ahora bien, confieso que tengo dificultades con la ultima parte del texto San Pablo. Está bien que la Iglesia somos los hijos de la promesa como Isaac. Pero, evidentemente si Jesucristo viene a ser el hijo de la esclava de ninguna manera persigue a la Iglesia. Yo aquí disiento de San Pablo en una cosa, El AT dice que Ismael se burlaba, pero no especifica si se burlaba de Isaac o de Sara. Yo tiendo a pensar que se burlaba de Sara, lo que puede ser prefigura del conflicto que hubo entra Jesús y los judíos-fariseos.

      El que la esclava y su hijo fueran echados afuera, también puede simbolizar que Jesús tuvo que irse "os conviene que yo me vaya...", Jesús fue crucificado, podría significar el "ser echado fuera"

      Una cosa que creo que tengo mal en el post, es la parte que digo que Agar al ser madre de otros pueblos simboliza a María siendo madre de la Iglesia de los gentiles. La Iglesia tiene que ser Isaac, no los hijos biológicos de Agar.












      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!