sábado, 22 de octubre de 2016

Escándalo golpea a la Iglesia Adventista en Argentina

Líderes de la Iglesia Adventistas del Séptimo Día en Argentina fueron detenidos por el contrabando de $15 millones de pesos argentinos en productos. Esto implica a líderes de la Conferencia de la Unión en Argentina (el máximo órgano de gobierno de la IASD). El contrabando incluye: equipos electrónicos como televisores, computadoras, teléfonos celulares de última tecnología, proyectores, consolas de música, etc… todo eso, como supuestas “donaciones médicas”.

Según la revista adventista Spectrum (crítica a la dirigencia de la IASD), el día 10 de agosto les llegó a la redacción un e-mail firmado por “John Doe” que decía:


Estimado Sr. Wright,
Me dirijo a usted en relación con algo que está pasando en la Universidad Adventista del Plata (UAP, por sus siglas en español), universidad de la Iglesia en Argentina. Durante años, las autoridades de la UAP (el presidente, y dos o tres de sus más estrechos colaboradores) han estado cometiendo contrabando en nombre de la UAP. El procedimiento es simple: lo que importan algunas donaciones reales de los EE.UU., pero en el mismo envío añaden algunas compras que entran en nuestro país sin pagar los impuestos correspondientes (bastante caro por aquí). En los últimos años, han sido cada vez más audaces. La última vez, el director de información de la universidad (un ingeniero de sistemas) viajó a los EE.UU. durante un par de semanas sólo para comprar productos electrónicos. Todo esto podría ser sólo anecdótico, en medio de un ambiente de corrupción general (tanto dentro como fuera de la Iglesia), si los medios de comunicación no se hubieran cruzado en el camino. Hace unos días un contenedor procedente de los EE.UU. fue recibido por funcionarios de aduanas argentinas. Que supuestamente contenía las donaciones, pero en el interior del contenedor había todo tipo de productos (principalmente electrónica) valorados en aproximadamente $ 400.000 dólares.

Cuando se le preguntó si había documentación de la participación del personal en la Universidad Adventista del Plata con la Unión Adventista Argentina, "John Doe", declaró,

"No hay mensajes de correo electrónico relacionados con el tema; al menos ninguno que he visto. El orden Jornadas Argentinas (Unión Argentina, UA) para los líderes UAP era mantener un estricto silencio público sobre el tema. Ellos lo están haciendo. Sin embargo, ha habido algunas reuniones personales para compartir información con una lista de los mandos medios".

Más tarde, en respuesta a las preguntas acerca de que los líderes podrían estar involucrados, John Doe escribió lo siguiente:

A pesar de cierta información compartida con los órganos de gobierno de la universidad, las operaciones importantes fueron manejados por un pequeño grupo de personas. El presidente de la universidad, Oscar Ramos, es el principal (y en muchos casos, la única) que toma las decisiones. Nada se hace sin su conocimiento y aprobación. Toma esta cuestión bajo su cuidado personal. Jorge De Sousa es el vicepresidente de Desarrollo Institucional. Él está a cargo de la recaudación de fondos. Por lo tanto, pasa varios meses al año en los EE.UU., que recibe las donaciones, y él es el responsable de colocarlos en Argentina. Nestor Pereyra es el CEO de la Universidad, y uno de los asesores más cercanos del presidente Ramos, incluso en asuntos profundos. Él toma las decisiones relativas a la compra de tecnología, y en el caso particular de los contenedores, viajó a los EE.UU. durante un par de semanas para comprar artículos de tecnología. Entonces esos elementos se cargan en los contenedores y se introdujeron al país como donaciones. Ahora, a medida que manejan este problema con el secreto, es difícil saber cuál es la participación específica de cada uno en el caso. Por otra parte, la importación se realizaron mediante el nombre de la persona jurídica de la Iglesia en Argentina (Asociación Argentina de los Adventistas del Séptimo Día, AAASD), y no jurídica de la universidad (Asociación Colegio Adventista del Plata, ACAP). Así que la persona legalmente responsable es el presidente de AAASD, el Pastor Carlos Gill. No tengo forma de saber cuánto Presidente Gill sabía de esto. Por supuesto que es ahora consciente de todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!