viernes, 18 de noviembre de 2016

El trigo y la cizaña: cuando los cristianos quieren ser los segadores

El trigo y la cizaña: cuando los cristianos quieren ser los segadores


Desde que se publicó mi conferencia “Cómo convertir a los Testigos de Jehová solamente con la Biblia” (ver parte uno, y parte dos) he recibido muchísimos correos y mensajes de felicitación y ánimo para seguir trabajando por la ganancia de almas para el Señor Jesucristo. También he recibido varias invitaciones a tratar algunos temas puntuales de cristología, incluyendo en centros no católicos, como por ejemplo en un salón de una iglesia no denominacional dónde ya fui invitado para exponer la doctrina bíblica-católlica sobre el paidobautismo, un tema que creo, debe ser tratado con muchísima profundidad a fin de disipar las dudas que existen, incluso entre católicos instruidos.

Sin embargo, también he recibido mensajes de un supuesto judío mesiánico, razón por la cual decidí iniciar una serie de artículos sobre esta nueva secta, o como decimos en el ambiente académico “Nuevo Movimiento Religioso”. Mientras estaba preparando la segunda entrega me di cuenta que existe una profusión de estas sectas, no sólo en el ámbito protestante, sino entre los mismos católicos. ¿A qué se debe esta proliferación de sectas, congregaciones e iglesias tan particulares que dicen ser la verdadera y única Iglesia de Cristo? ¿Podemos identificarlas de alguna manera?

Basándome en mi estudio personal (que data desde el año 2004) he podido realizar una base de datos, que tengo permanentemente actualizada con más de trescientas “Iglesias Cristianas”. Una de las cosas que más se sorprendió es que varios grupos “tradicionalistas” (como más tarde los identifiqué) podían ser calificados igualmente como grupos sectarios o “cultos”. Me ha sorprendido la facilidad con la que, en las últimas décadas florecieron, tanto en el ambiente liberal (o ultra-liberal y modernista) como en el ambiente tradicionalista un sinfín de falsos profetas.

Los falsos profetas no son una novedad en la historia del Pueblo de Dios. Quizás el problema está en que nosotros no llegamos a comprender aún que la Historia del Antiguo Israel es nuestra propia historia y que lo mismo que ocurrió al antiguo pueblo de Dios, le ocurre al Pueblo de Dios de nuestros días.

Tampoco es una novedad la creencia de que los miembros del Pueblo de Dios son perfectos. Muchísimos tradicionalistas andan en busca de la capilla perfecta, buscan una organización eclesiástica inmaculada y suelen correr detrás de los iluminados que se dicen enviados o llamados por Dios para “purificar”, “limpiar” o “restablecer” la congregación, la sociedad religiosa, la orden o lo que fuera.

Lo primero que deberían hacer los fieles es volver a la Sagrada Escritura. Si vamos a la “Parábola del trigo y la cizaña” veremos algo muy interesante:

Mat 13:24  Les propuso otra parábola, diciendo: Es semejante el reino de los cielos a uno que sembró en su campo semilla buena.
Mat 13:25  Pero, mientras su gente dormía, vino el enemigo, sembró cizaña entre el trigo y se fue.
Mat 13:26  Cuando creció la hierba y dio fruto, entonces apareció la cizaña.
Mat 13:27  Acercándose los criados al amo, le dijeron: Señor, ¿no has sembrado semilla buena en tu campo? ¿De dónde viene, pues, que haya cizaña?
Mat 13:28  Y él les contestó: Eso es obra de un enemigo. Dijéronle: ¿Quieres que vayamos y la arranquemos?
Mat 13:29  Y él les dijo: No, no sea que, al querer arrancar la cizaña, arranquéis también el trigo.
Mat 13:30  Dejad que ambos crezcan hasta la siega; y al tiempo de la siega diré a los segadores: Tomad primero la cizaña y atadla en haces para quemarla, y el trigo juntarlo para guardarlo en el granero.

En el versículo 36, San Mateo nos dice que se acercaron los mismos discípulos a pedirle al Señor que les explicara esta parábola. La explicación que dio Jesucristo la tenemos en los versículos siguientes:

Mat 13:37  El, respondiendo, dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre;"
Mat 13:38  el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino; la cizaña son los hijos del Maligno;"
Mat 13:39  el enemigo que la siembra es el demonio; la siega es la consumación del mundo; los segadores son los ángeles."
Mat 13:40  A la manera, pues, que se recoge la cizaña y se quema en el fuego, así será a la consumación del mundo.
Mat 13:41  Enviará el Hijo del hombre a sus ángeles y recogerán de su Reino todos los escándalos y a todos los obradores de iniquidad,
Mat 13:42  y los arrojarán en el horno del fuego, donde habrá llanto y crujir de dientes.

¿Quién siembra la buena semilla? El Hijo del Hombre. Nosotros, los cristianos tenemos la Gran Comisión (Mt 28: 16-20), pero no somos los sembradores… sino la semilla buena, la buena semilla y junto con los Hijos del Reino crece la cizaña, los hijos del Maligno, aquellos que Satanás, el Enemigo, la Serpiente Antigua que desde el comienzo de la historia busca la destrucción de la obra de Dios, ha ido sembrado. La cizaña crece y está entre nosotros… y lo hacen muy bien. Es falso que ellos andan con un cartel distintivo que dice “el hijo del Maligno”, no tienen un letrero que anuncia “falso cristiano”, sino que por sus frutos los reconocemos (Mt 7: 16). ¿Cuáles son los frutos? Vayamos nuevamente a la Palabra de Dios:

Gál 5:19  Ahora bien, las obras de la carne son manifiestas, a saber: fornicación, impureza, lascivia,
Gál 5:20  idolatría, hechicería, odios, discordias, celos, iras, ambiciones, disensiones, facciones,
Gál 5:21  envidias, embriagueces, orgías y otras como éstas, de las cuales os prevengo, como antes lo hice, que quienes tales cosas hacen no herederán el reino de Dios.

El versículo 21 de Gálatas 5 es una referencia a la Parábola que estamos analizando:

Mat 13:41  Enviará el Hijo del hombre a sus ángeles y recogerán de su Reino todos los escándalos y a todos los obradores de iniquidad,
Mat 13:42  y los arrojarán en el horno del fuego, donde habrá llanto y crujir de dientes.

Ahora ¿Cuándo se hace la siega? ¿Cuándo se hace la separación de la paja y el trigo? No se hace durante los siglos, no se hace a lo largo de la historia. El Señor mismo dice que la siega es el fin del mundo, la consumación de los siglos, al final de la historia. ¿Y quienes son los que separarán la paja del trigo? ¿Será la Iglesia Militante la que se encargue de separar a los hijos de la luz de los hijos de la obscuridad? No… pero el problema está en que muchos autodenominados cristianos, muchos que gustan llamarse “católicos” parecen ignorar este hecho y creen que son ellos los que fueron llamados a separar, re-fundar y salvar a la Iglesia, cuando quien salva a la Iglesia es Dios. Volvamos a las palabras del Señor:

Mat 13:37  El, respondiendo, dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre;"
Mat 13:38  el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino; la cizaña son los hijos del Maligno;"
Mat 13:39  el enemigo que la siembra es el demonio; la siega es la consumación del mundo; los segadores son los ángeles."
Mat 13:40  A la manera, pues, que se recoge la cizaña y se quema en el fuego, así será a la consumación del mundo.
Mat 13:41  Enviará el Hijo del hombre a sus ángeles y recogerán de su Reino todos los escándalos y a todos los obradores de iniquidad,
Mat 13:42  y los arrojarán en el horno del fuego, donde habrá llanto y crujir de dientes.

Entonces ¿Cómo es posible que aparezcan iluminados cada vez, de manera más frecuente, con profecías anunciando el fin del mundo? ¿Cómo es posible que aparezcan cada vez más y más videntes que dicen recibir mensajes provenientes de la Bienaventurada Virgen María, de los Ángeles, o del mismo Señor Jesús? ¿Cómo es posible que aparezcan sacerdotes y obispos que dicen venir a reformar a la Iglesia, que han sido llamados para fundar nuevas congregaciones y para restablecer las ordenes religiosas? ¿Quién los llamó para que ellos sean los que separen la paja del trigo?
Los oímos cada vez gritar más y más fuerte: sus sermones no tienen ya a Cristo, sino a los defectos y acusaciones, a los chismes y rumores sobre el obispo o sacerdote al cuál quieren sacarle los fieles.
Vemos a obispos y sacerdotes no predicar la Palabra, no salir a buscar almas, no hacer obras de sacrificio, caridad, misericordia y amor por Nuestro Señor, sino conspirar y alimentar teorías conspirativas.

¡Qué triste es ver como una editorial promociona a un obispo que en lugar de defender la fe, se limita a poner en ridículo a otro obispo!

Porque a eso, queridos amigos, lectores de este blog es a lo que se reducen aquellos que quieren usurpar el lugar que no les corresponde. Los obispos, sacerodotes y seglares no somos los ángeles que deben segar, no somos quienes tenemos que separar la paja del trigo, no somos quienes tenemos que levantar una nueva organización… sino ´¿En qué nos diferenciaríamos de los cismáticos? ¿En qué nos distinguiríamos de aquellos conclavistas que ya han probado el gusto del fracaso con sus elecciones para “restablecer” la jerarquía jurisdiccional? ¿En qué nos diferenciaríamos de tantos personajes que por allí van de tumbo en tumbo, de visión en visión, de aparición en aparición… de capilla en capilla?

Nosotros no podemos caer en eso, no debemos caer en ese comportamiento. Si somos el pueblo de Dios debemos comportarnos como el pueblo de Dios. ¿Ama usted al Señor Jesús? Él dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Jn 14: 15), porque en eso reconocemos a los verdaderos cristianos de los últimos días: “los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús” (Apoc 14: 12)

10 comentarios:

  1. Tu blog tiene tufo protestante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. De tanto estudiarlos -eso dice hacer- ya habla como ellos. Y es tan penoso hablando, como lo son ellos. Pero él siempre tendrá algún artilugio sofístico para eludir las críticas. Vive demasiado preciado de sí mismo. Se ha vuelto juez de todos los asuntos que toca, blandiendo un discurso pretendidamente misericorde y evangélico.
      Se miente con la verdad. Es como estar ciego con la luz: nada mas incurable

      Eduardo

      Eliminar
    2. Anónimo del 18/11 20:25 ¿Puede decirme por qué?

      Eliminar
    3. @Eduardo 18/11 22:59
      ¿Tiene un fundamento para todo esto? ¿O sólo está hablando desde el quietismo más hipócrita y farisíaco del tradicionalismo recalcitrante y anti-católico?

      Eliminar
  2. Creo que si Raul es un fiel catolico tendria que demostrarnoslo.
    Yo tambien estoy un poco cansado de tantos posteos basados en la Biblia. No veo nada catolico en todo esto
    donde esta la autoridad de los Papas?
    Dónde está el magisterio de la Iglesia?
    Dónde está la Tradicion?

    Si un catolico se queda solo con la BIblia no es catolico realmente, sino criptoprotestante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hace su análisis de la realidad desde la Biblia ustedes critican ad-hominem. Aporte usted los datos desde el Magisterio y la Tradición y listo.

      Eliminar
    2. No los pueden aportar porque no son verdaderos católicos. Tienen el nombre como si se tratara de la pertenencia a un club. Sus intereses están puestos en este mundo, y mancillan el nombre de la Iglesia de Cristo, porque les sirve para sus agendas nacionalistas o fascistoides, pero en realidad, desde el teclado ni defienden a la Patria, ni a Dios, ni a la Iglesia de Dios.

      Eliminar
  3. Es espantoso ver como en su supina ignorancia los sectarios tradicional"ISTAS" rechazan las Sagradas Escrituras, como si el Magisterio de los Papas,así también las epístolas, Evangelio, lecturas de la Misa y las horas canónicas no estuviesen tomadas de la Biblia.
    La Iglesia Católica basa su Doctrina y Magisterio en las Sagradas Escrituras y en la santa Tradición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, es producto de la ignorancia más terrible. Hace poco yo mismo tuve una discusión con uno de sus fieles que, imposibilitado de responder con la escritura, sostuvo el error protestante de que la doctrina católica no puede sostenerse con la Sagrada Escritura, y además apeló a cuestiones personales (demostrando que no puede mantener un debate como la gente) y terminó acusándome de protestante puritano.
      Creo que en el caso de los "tradicionalistas" vemos muy bien aquello de lo que nos advirtió el Apostol San Pablo a los filipenses (3:17-21):

      Sed, hermanos, imitadores míos, y atended a los que andan según el modelo que en nosotros tenéis. Porque son muchos los que andan, de quienes frecuentemente os dije, y ahora con lágrimas os lo digo, que son enemigos de la cruz de Cristo. El término de ésos será la perdición, su Dios es el vientre, y su gloria en su vergüenza, que tienen el corazón puesto en las cosas terrenas.
      Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde esperamos al Salvador y Señor Jesucristo, que transformará nuestro cuerpo miserable, conforme a su cuerpo glorioso, en virtud del poder que tiene para someter a sí todas las cosas.

      Estos mismos tradicionalistas y nacionalistas católicos ponen sus ojos, como dice el Apóstol en las cosas terrenas y cambian la gloria de la Iglesia por la gloria de una Patria que ya no es tal, cometiendo la brutalidad de confundir "patria" con "estado-nación", cuando en realidad, el último es enemigo de la primera.
      Estos tradicionalistas y nacionalistas parecen olvidar que, si estamos en los últimos días, debemos tener presente el Evangelio Eterno (Apoc 14:6-7):

      Vi otro ángel que volaba por medio del cielo y tenía un evangelio eterno para pregonarlo a los moradores de la tierra y a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a grandes voces: Temed a Dios y dadle gloría, porque llegó la hora de su juicio, y adorad al que ha hecho el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

      ¿Acaso olvidan que los estados nacionales (que desplazaron a las "patrias terrenas") son una con Babilonia, cuya caída se anuncia en Apoc 14:8? ¿No les importa ser adoradores de la Bestia (Apoc 14:9-11)?

      Nosotros, Padre, como católicos, en cambio tenemos la paciencia de los Santos, porque guardamos los mandamientos de Dios y tenemos la fe de Jesús (Apoc 14: 12).

      Deseándole un hermoso Adviento, En Cristo,
      Raúl

      Eliminar
  4. Que dificil me resulta comprender el verdadero mensaje del editor si termina diciendo "los ultimos dias " se trata acaso de un blog de la iglesia denominada ídem? Por favor no me confundan . Yo soy catolica y cristiana creyente y prácticante, pero también soy letrada y soy buscadora de el conocimiento y de la verdad. Me gusta escuchar sermones inteligentes, no asi ideas disconexsas y sin fundamento. Aclara bien tu postura editor, cual es tu credo, de pronto me pierdes. Yo no creo q estamos en los ultimos dias de nada, eso es un recurso ancestral y sectario, estamos en el hoy y solo el hoy nos pertenece. Hoy hacemos el bien y amamos a nestro prójimo como Dios nos ama, hoy seguimos a NSJ y sus enseñanzas, dejemos el miedo para las sectas .
    Y por lo q respecta al bendito anonimo, coincido con otros lectores q es cobarde lanzar la piedra y esconder la mano. A eso suenan tus ataques y tu anonimato.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!