miércoles, 14 de diciembre de 2016

Texto para meditar

Paisios del Monte Athos: Así el hombre ayudó a si mismo y a sus compañeros
Remitido gentilmente por un sacerdote católico de rito oriental


Un musulmán, aquí en Tracia, habiendo leído en un día al Evangelio, se entusiasmó con la fe, en la que Jesucristo — es el Dios verdadero. De lo leído, él entendió solo tres cosas: que es necesario

1) amar a Dios y siempre orar a Él;
2) amar a su prójimo y
3) aguantar pacientemente todo lo que sucede en la vida.

Habiendo comprendido esto, se fue a bautizar. Desde ese día él trataba de guardar estas tres cosas que comprendió.

Jodzha y otros musulmanes, entre otros sus padres, — cuando vieron que él se hizo cristiano, le declararon la guerra y no lo dejaban en paz. Pero él, en la práctica cumplía las 3 cosas que había comprendido. Oraba a menudo a Dios, amaba a toda la gente y sufría todo sin protestar. Los musulmanes se extrañaban de su bondad y paciencia y también comenzaron a creer en Cristo y a bautizarse. Así el hombre ayudó a sí mismo y a sus compañeros.

Nosotros, sin embargo, no cumplimos lo que sabemos, sino seguimos llenando -nuestra alma con nuevos conocimientos, nos ofuscamos en tal forma, que ya apenas podemos ayudarnos a nosotros mismos, por haber aceptado pensamientos vanos.

3 comentarios:

  1. Ya aparecerá algún b***** diciendo que son cismáticos y que sos un hereje.

    Muy buena reflexión. La Iglesia oriental pecó mucho de sectarismo y eso enfrió su caridad.

    Kw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mentimos cuando denunciamos a este blog, a su autor y a todos los lectores como herejes y cismaticos?

      Eliminar
    2. Y... por lo menos sos calumnioso, lo que es pecado de murmuración, al ignorar casi por completo quienes son y porqué comentan o leén lo que leén.

      Por de pronto, para ilustrar tu brillante opinión, vos mismo serías un hereje y cismático.

      Kw

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!