martes, 17 de enero de 2017

Resistir a los usurpadores es lícito

Fragmento de la Bula Cum Ex Apostolatus Officio

Y en consecuencia, los que así hubiesen sido promovidos y hubiesen asumido sus funciones, por esa misma razón [herejía] y sin necesidad de hacer ninguna declaración ulterior, están privados de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, función y poder; y séales lícito en consecuencia a todas y cada una de las personas subordinadas a los así promovidos y asumidos, si no se hubiesen apartado antes de la Fe, ni hubiesen sido heréticos, ni hubiesen incurrido en cisma, o lo hubiesen suscitado o cometido, tanto a los clérigos seculares y regulare, lo mismo que a los laicos; y a los Cardenales, incluso a los que hubiesen participado en la elección de ese Pontífice Romano, que con anterioridad se apartó de la Fe, y era o herético o cismático, o que hubieren consentido con él otros pormenores y le hubiesen prestado obediencia, y se hubiesen arrodillado ante él; a los jefes, prefectos, capitanes, oficiales, incluso de nuestra materna Urbe y de todo el Estado Pontificio; asimismo a los que por acatamiento o juramento, o caución se hubiesen obligado y comprometido con los que en esas condiciones fueron promovidos o asumieron sus funciones, (séales lícito) sustraerse en cualquier momento e impunemente a la obediencia y devoción de quienes fueron así promovidos o entraron en funciones, y evitarlos como si fuesen hechiceros, paganos, publicanos o heresiarcas, lo que no obsta que estas mismas personas hayan de prestar sin embargo estricta fidelidad y obediencia a los futuros obispos, arzobispos, patriarcas, primados, cardenales o al Romano Pontífice, canónicamente electo. Y además para mayor confusión de esos mismos así promovidos y asumidos, si pretendieren prolongar su gobierno y administración, contra los mismos así promovidos y asumidos (séales lícito) requerir el auxilio del brazo secular, y no por eso los que se sustraen de ese modo a la fidelidad y obediencia para con los promovidos y titulares, ya dichos, estarán sometidos al rigor de algún castigo o censura, como sí lo exigen por el contrario los que cortan la túnica del Señor.

6 comentarios:

  1. Siempre me ha parecido un poco voluntarista esto de que quedan ipso facto "privados de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, función y poder". La misma sensación me dan las excomuniones latae sententiae.

    Primero, es un poco subjetivo decir que fulanito es hereje. Yo puedo decir que es hereje, pero otro estar en desacuerdo ¿que se hace? si un porcentaje de los católicos piensa que es hereje y otro porcentaje piensa que no. Ni hablar que los que pensamos que es hereje somos una pequeña minoría. entonces ¿un plebiscito? Aunque fuera lícito, seguro que perdemos. Además, no se explica como se aplica la pena al infractor, ese brazo secular no existe. ¿quien va y le da la patada?

    Y otra cosa mas profunda, por mas que vengan y me lo expliquen con toda la escolástica, yo no termino de entender como es que es lícito resistir al mal cuando nuestro Señor dijo clarito que no.

    Al final, yo creo que lo mas que puede hacerse es tomar una decisión interna, resistir pero en el fuero interno, es decir desde el punto de vista espiritual, no adherir a su doctrina. Decirlo, claro, en voz alta. Jesús no resistió a los que lo crucificaron, con resistencia física, pero no por ello se privó de resistir contestando la verdad a sus captores


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, nuevamente deja ver que para usted la Iglesia es solo una institución humana. Omite que el Espíritu Santo sucita reformadores y aleja los fieles de los herejes, como en tiempos del arrianismo. Con su grosera opinión sobre las ageupaciones católicas remanentes, San Atanasio era meramente un inadaptado. ¿También él fundó una secta episcopal?

      Usted quedesé con los muros y las instituciones usurpadas. Piense lo que piense, Dios preservará a sus fieles, más allá de que le parezca o no una locura. Es más, diría que es sintomático que así lo sea. Debería preocuparse por su salud espiritual, sobre todo si trazamos una línea entre este comentario y uno anterior en el que reducía el Apocalipsis a un mero relato histórico de un hecho ocurrido. Destilan aridez de Fe y Esperanza sus comentarios.

      Siga el camino de la oración y la conversión. La Pascua está cerca.

      Kw

      Eliminar
    2. No se para que me llama estimado si después me dice de todo...
      Además encuentro poca o ninguna relación entre su comentario y el mío. Por mas que releo mi comentario no veo que diga nada sobre las "ageupaciones católicas remanentes", ni grosero ni no grosero.

      Supongo que es usted el mismo alterado que saltó en un comentario anterior. Lamentablemente, hay muchos personajes así, con carencias afectivas o problemas mas complicados, que terminan metiéndose en esto de la tradición (lo mismo pasa en la Iglesia oficial concedo) porque les da una oportunidad de sentirse superiores o "elegidos" y van por ahí soltando anatemas sin ton ni son,
      combatiendo con gigantes imaginarios.
      Eso si, luego de haber volcado su veneno, el Sr se hace el buenito dando consejos espirituales y hablando de la Pascua...típico.


      Eliminar
    3. Fijesé que usted no responde a las acusaciones de error o herejía, solo tira argumentos A Hominem. De esa forma solo confirma de lo que se le acusa.

      Reitero, aunque usted no sea creyente, que su alma se encuentra rn riesgo. Si no lo es, va camino a ser ateo.

      Kw

      Eliminar
  2. Muy buen comentario. Pienso en lo que les pasó a san Pedro y los primeros Apóstoles: siguieron reuniéndose y enseñando en el Templo de Jerusalém y las Sinagogas hasta que los expulsarond e ahí y fue imposible su permanencia.

    Bajo el pretexto de "resistir al hereje y/o usurpador" locos inadaptados, orgullosos, vividores, han inventado "fraternidades" y "sociedades" pseudo tradicionalistas que no están bajo la autoridad de nada ni de nadie.

    En la mayoría de los grupos tradicionalistas, en realidad son sectas episcopales (obispos independientes y anárquicos sin clero ni parroquias ni seminarios ni monasterios ni nada), o bien presbiterianas (sacerdotes independientes, sin obispo ni a nadie a quien obedecer)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente algo se malinterpretó. ¿Usted suma en su insulto a los Mercedarios y las Órdenes que recataron Cristianos de las manos de los mahometanos?

      Mire que resistir el mal con las herramientas y formas del mal es pecado. No resistir el mal santamente también lo es, con el agravante del daño sobre quienes deberían ser protegidos por usted.

      No sea vago ni cobarde. Que sin los puños de los obreros portuarios bizantinos, hubiera sido mucho más dificil la restauración del Arzobispo San Atanasio.

      Kw

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!