jueves, 13 de abril de 2017

Rezar con niños y adolescentes

Rezar con los niños y adolescentes

Les comento una historia de auqí, en Argentina. Si no supuesta que es cierta no la publicaría.
En un colegio unos profesores implementaron la oración en la escuela. Se reza por lo menos dos veces: la primera es a la mñana tremprano. Es algo general: se le agradece a Dios por el día y se pide por la gente que tiene necesidades, por las familias, por los enfermos y por todos los compañeros y amigos que necesitan la ayuda del Señor.
Luego, en el curso, estos profesores hacen oraciones individuales, que son precedidas, primero fragmento de las Sagradas Escrituras. Este miércoles, un profesor leyó un fragmento hermoso:

Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe la cual predicamos: Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. (Rom 10: 8- 9)

Luego de eso dijo: "¿Quien quiere pedirle al Señor por algo en particular?"  Y los chico (fueron varios cursos y de varias edades) dijeron "por mi papá que es alcholico", "por mi mamá qué está enferma", "por mi hermano que está preso", "por mi hermana que se fue de casa"... Aclaro, no fue una escuela privada, no era una escuela "confesional".

Luego, el profesor continuó:

"Bueno chicos, yo quiero hacer un voto. Primero quiero reconocer al Señor Jesús como Señor, como Dios verdadero que se hizo hombre y que murió por todos nuestros pecados, especialmente murió por mis pecados, por todos los que cometí. Yo merecía morir en el lugar de Él, pero Él tomó mi lugar y el de todos ustedes. Por eso, además de vivir desde hoy según sus mandamientos, quiero comprometerme a amarle y amarle en mi prójimo. A amarle en quien lo necesita ¿Quién quiere prometerle eso al Señor Jesús especialmente en esta Semana Santa? ¿Quién quiere prometerle que si ve a alguien que necesita ayuda, se la va a dar? ¿Quién quiere prometerle al Señor que si ve a un compañero o amigo triste se va a acercar? ¿Quién quiere prometerle que cuando llegue papá o mamá a casa, va a apagar el teléfono móvil para pasar un rato con ellos y decirles que le agradecen que trabajen por ustedes? ¿Quién se va a compromoter a rezar para que dejen el alcohol, las drogas, la violencia? ¿Quién se va a comprometer en orar cada día y cada momento para que nuestros hermanos y amigos que se fueron de sus hogares puedan volver sanos y salvos?"

¿Saben que pasó? Todos levantaron la mano y todos se lo prometieron al Señor Jesús. Y luego, los alumnos y los profesores rezaron la oración del Señor.

Insisto con una pregunta: ¿No podemos hacerlo todos? ¿No podemos enseñar eso también? N o por nosotros, que no valemos nada, sino por Cristo Jesús:

“el cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación el ser igual a Dios; sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y hallado en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filp 2: 7-8)
 
El murió por ti, hermano y murió por mi ¿No podemos predicar ese inmenso Amor que es Dios en nuestra vida cotidiana?


¡Ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!