martes, 17 de enero de 2017

Resistir a los usurpadores es lícito

Fragmento de la Bula Cum Ex Apostolatus Officio

Y en consecuencia, los que así hubiesen sido promovidos y hubiesen asumido sus funciones, por esa misma razón [herejía] y sin necesidad de hacer ninguna declaración ulterior, están privados de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, función y poder; y séales lícito en consecuencia a todas y cada una de las personas subordinadas a los así promovidos y asumidos, si no se hubiesen apartado antes de la Fe, ni hubiesen sido heréticos, ni hubiesen incurrido en cisma, o lo hubiesen suscitado o cometido, tanto a los clérigos seculares y regulare, lo mismo que a los laicos; y a los Cardenales, incluso a los que hubiesen participado en la elección de ese Pontífice Romano, que con anterioridad se apartó de la Fe, y era o herético o cismático, o que hubieren consentido con él otros pormenores y le hubiesen prestado obediencia, y se hubiesen arrodillado ante él; a los jefes, prefectos, capitanes, oficiales, incluso de nuestra materna Urbe y de todo el Estado Pontificio; asimismo a los que por acatamiento o juramento, o caución se hubiesen obligado y comprometido con los que en esas condiciones fueron promovidos o asumieron sus funciones, (séales lícito) sustraerse en cualquier momento e impunemente a la obediencia y devoción de quienes fueron así promovidos o entraron en funciones, y evitarlos como si fuesen hechiceros, paganos, publicanos o heresiarcas, lo que no obsta que estas mismas personas hayan de prestar sin embargo estricta fidelidad y obediencia a los futuros obispos, arzobispos, patriarcas, primados, cardenales o al Romano Pontífice, canónicamente electo. Y además para mayor confusión de esos mismos así promovidos y asumidos, si pretendieren prolongar su gobierno y administración, contra los mismos así promovidos y asumidos (séales lícito) requerir el auxilio del brazo secular, y no por eso los que se sustraen de ese modo a la fidelidad y obediencia para con los promovidos y titulares, ya dichos, estarán sometidos al rigor de algún castigo o censura, como sí lo exigen por el contrario los que cortan la túnica del Señor.

domingo, 15 de enero de 2017

Instrucciones para el final de los tiempos

Staretz Ambrosio: Instrucciones para el final de los tiempos

El staretz Ambrosio es uno de los starets más conocidos de Optina. Es considerado en la Iglesia Ortodoxa y en el rito católico oriental, incluso desde antes del Conciliábulo Vaticano II un santo. El siguiente texto fue remitido por un sacerdote católico de rito oriental.



Hijo mío, sé que en los últimos días llegarán tiempos difíciles; y como dice el Apóstol, he aquí, debido a la falta de piedad, aparecerán en la iglesia distintas herejías y cismas; y tal como predijeron los Santos Padres, en ese tiempo en el trono de los Jerarcas y en los monasterios no habrá ningún hombre probado y experimentado en la vida espiritual. Por lo cual, las herejías se extenderán por todas partes y engañarán a muchos. El enemigo de la humanidad actuará con habilidad, y en la medida de lo posible, intentará conducir a la herejía incluso a los elegidos. No comenzará por destruir los dogmas de la Santísima Trinidad, la divinidad de Jesucristo, o de la Theotokos, sino que imperceptiblemente comenzará a distorsionar las enseñanzas de los Santos Padres, a introducir otras palabras en las enseñanzas de la Iglesia misma. La astucia del enemigo y sus “vaivenes” (idas y vueltas) son observados por muy pocos, sólo por aquellos que son más experimentados en la vida espiritual. Los herejes se harán cargo de la Iglesia, en todas partes, y elegirán a sus siervos, y la espiritualidad se abandonará. Pero el Señor no dejará a sus siervos sin protección. En verdad, su labor principal es la persecución de los verdaderos pastores y sus prisiones; porque si no hacen eso, el rebaño espiritual no caería jamás en las garras de la herejía. Por lo tanto, hijo mío, cuando veas en las Iglesias que se burlan del acto Divino, de las enseñanzas de los Santos Padres, y del orden establecido por Dios, debes saber que los herejes ya están presentes. Ten en cuenta también que, durante algún tiempo, podrían ocultar sus demoniacas intenciones, o podrían deformar la fe divina encubiertamente, de modo que triunfaran mejor al engañar y embaucar a los inexpertos.

Ellos perseguirán a pastores y siervos de Dios por igual, pues el diablo que está dirigiendo la herejía no puede soportar el orden Divino. Como lobos en piel de oveja, serán reconocidos por su naturaleza jactanciosa (de vanagloria), por el amor al deseo/avaricia y la codicia por el poder. Todos ellos serán traidores, causando el odio y la maldad en todas partes; es por ello que el Señor dijo que podríamos reconocerlos fácilmente por sus frutos. Los verdaderos siervos de Dios son mansos, amantes de sus hermanos y obedientes a la Iglesia (orden, tradiciones).

En aquel tiempo los monjes soportarán grandes presiones de los herejes, y se mofarán de la vida monástica. Las familias monásticas se empobrecerán, el número de monjes se reducirá. Los restantes sufrirán violencia. Estos enemigos de la vida monástica, que simplemente tienen apariencia de piadosos, se esforzarán por atraer (y preparar) monjes a su lado, con la promesa de protección y de bienes materiales (comodidades), y sin embargo amenazarán con el exilio a aquellos que no se sometan. A causa de estas intimidaciones (amenazas), los débiles de corazón serán muy humillados (atormentados).

Si vives para ver ese momento, alégrate, pues en ese momento los fieles que no posean otras virtudes, recibirán coronas por el solo hecho de permanecer firmes en su fe, conforme a las Palabras del Señor: “A todo aquel que me confiese delante de los hombres, Yo también lo confesaré delante de mi Padre celestial”(Mateo 10:32). Teme al Señor, hijo mío, y no pierdas esta corona para no ser rechazado por Cristo en la oscuridad total y el sufrimiento eterno. (de acuerdo a las Palabras del Señor: “mas a quien me niegue delante de los hombres, Yo también lo negaré delante de mi Padre celestial” (Mateo 10:33). Permanecer valientemente en la fe, y si es necesario, soportar con alegría persecuciones y otros problemas, pues sólo el Señor permanecerá por ti … y los santos Mártires y Confesores vigilarán con alegría vuestra lucha.

Pero, en esos días, ¡ay de los monjes atados a las posesiones y a la riqueza, y que, por el bien del amor a la comodidad, aceptan someterse a los herejes. Ellos tranquilizarán sus conciencias diciéndose: Vamos a salvar al monasterio, y por eso el Señor nos perdonará. Desgraciados y cegados, no piensan en ningún momento que a través de las herejías y de los herejes, el demonio entrará en el monasterio, y entonces, ya no será más un santo monasterio, sino paredes desnudas de las cuales la Gracia partirá para siempre.

Pero Dios es más poderoso que el diablo, y nunca abandonará a Sus siervos. Siempre habrá verdaderos cristianos, hasta el fin del tiempo, pero elegirán lugares solitarios y desérticos (deshabitados). No temas las dificultades, sino que teme la perniciosa herejía, ya que expulsa la Gracia, y nos separa de Cristo, razón por lo cual Cristo nos mandó sopesar al hereje y tenerle por gentil y publicano.

Así pues, Fortalécete, hijo mío, en la Gracia de Cristo Jesús. Con alegría, apresúrate a confesar y a soportar el sufrimiento como al buen soldado de Jesús Cristo al que se le dijo: “Sé fiel hasta la muerte, y Yo te daré la corona de la vida.”(Apoc. 2:10)

viernes, 13 de enero de 2017

Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español


Presentamos en Sursum Corda, en esta ocasión, una herramienta muy importante para cualquier creyente que desee profundizar en los estudios bíblicos: el Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español.

Este documento presenta en tres columnas el que los académicos llaman "Texto Mayoritario", correspondiente al texto griego bizantino con las variantes más importantes del "Textus Receptus" (versión griega preparada originalmente por Erasmo y que sirvió como una de las fuentes para la Vulgata Sixto-Clementina). Cada palabra griega está acompañada de su traducción literal al griego y en dos columnas paralelas se coloca además sendas traducciones al español tomadas de la edición Reina-Valera, correspondiente a la edición de 1909 y la de 1960.

Esta herramienta se encuentra en PDF y está lista para la descarga. El Nuevo Testamento Interlineal puede leerse con comodidad desde cualquier computadora, tablet, e-reader e incluso teléfono móvil.






Espero que este archivo pueda ser de gran utilidad para el estudio y la formación de cristianos cada día más comprometidos con la gran comisión que nos encargó el Señor Jesús:

Los Once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado, 
y, viéndolo, se postraron; algunos vacilaron.
Y, acercándose Jesús, les dijo: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra; id, pues, enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado. Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del siglo."

M. T. G. Humphreys: Law, Power, and Imperial Ideology in the Iconoclast Era

M. T. G. Humphreys, Law, Power, and Imperial Ideology in the Iconoclast Era, c. 680-850. Oxford Studies in Byzantium. Oxford; New York: Oxford University Press, 2015. Pp. xxiv, 312. ISBN 9780198701576. $125.00.
Reviewed by Avshalom Laniado, Tel Aviv University (laniadoa@post.tau.ac.il)

[Para leer un fragmento del libro puede hacer click aquí]


Although the initial aim of M. T. G. Humphreys was to study Byzantine iconoclasm, he soon realized that scholars have largely ignored the legal texts pertaining to this period. Hence his decision to write "the first study dedicated solely to the legal sources of the 'Iconoclast era'" (p. 7), for which he borrows the chronological framework from L. Brubaker and J. Haldon (Byzantium in the Iconoclast Era, c. 680-850: A History, Cambridge 2011).

The Introduction (pp. 1-36) offers a brief account of late Roman and early Byzantine legal history, in which Justinian I (527-565) and Heraclius (610-641) are the two main figures. The author rightly observes that Justinian's codification was nothing less than a revolution, yet one cannot follow him when he states (p. 21) that "to ensure continued imperial control over interpretation, commentaries and paraphrases were prohibited." For the true nature of this ban, see H. J. Scheltema, "Das Kommentarverbot Justinians," Tijdschrift voor Rechtsgeschiedenis 45 (1977), 307-331. As for Heraclius, Humphreys argues that Novels had ceased to be a useful tool by his reign (p. 35), which would explain why only four Novels of his are extant. Moreover, he maintains that the Justinianic legal system as a whole underwent 'symbolic fossilization.' To say this, however, is to ignore evidence for sophisticated civil jurisprudence under Heraclius (see N. Wan der Wal and J. H. A. Lokin, Historiae Iuris Graeco-Romani Delineatio, Groningen 1985, 63-65).

Chapter I: The Council in Trullo (pp. 37-80) opens with the rather conservative imperial ideology of Constantine IV (668-685), and then turns to the council in Trullo itself (691/692), convened by his son, Justinian II (685-695 and 705-711), in order to emend Christian life as a prerequisite for a wished-for recovery of lost territories. The acts of this council consist of an address (prosphonetikos logos) of the bishops to the emperor, followed by 102 canons and a list of subscriptions, the first of which is that of Justinian II himself (see now H. Ohme, Concilium Constantinopolitanum A. 691/692 in Trullo habitum, Berlin and Boston 2013). Humphries argues convincingly that the prosphonetikos logos was composed at the imperial court, and duly insists on its value for the study of imperial ideology. However, it is curious that no use has been made here of an edict issued by this ruler on behalf of the Church of St Demetrius in Thessalonica a few years before the council (F. Dölger, Regesten, vol. I, 2nd edition, Munich 2009, no 258; for an English translation, see A. Vasiliev in Speculum 18 [1943], 6-7).

One may wonder why Justinian II opted to emend Christian life through canons and not through imperial laws. Humphreys explains this choice by the 'mummification of civil law' postulated in the Introduction, as well as by the assumption that canons better fitted his ideology (p. 79). However, the reason may have been a more practical one: issued by bishops from four patriarchates, the new canons were binding even for Chalcedonian Christians living beyond the borders of the truncated Byzantine empire of that time. By contrast, imperial legislation was only valid in territories under imperial rule.

Chapter 2: The Ecloga (pp. 81-129) is devoted to the famous law book by that name issued in 741 by the iconoclastic emperors Leo III and Constantine V, the most prominent rulers of the Isaurian dynasty. Humphreys discusses in turn the sources and structure of the Ecloga, its title, and prooimion, as well as the evidence it provides for judiciary and legal procedures. He then discusses in some detail three selected topics: marriage, criminal law, and military law. To judge by the header of the Ecloga, Justinian's law books were the only sources used, while clauses selected for inclusion were corrected "towards greater humanity" (ἐπιδιόρθωσις εἰς τὸ φιλανθρωπότερον; for an original and 'unorthodox' interpretation of these famous words, see now A. Schminck, "Minima Byzantina," ZSS RA 132 [2015], pp. 469-474). The Ecloga does include some post-Justinianic rules, but these are not necessarily recent ones, as the following example will show. Title 18, on war booty, is, according to Humphreys, "by far the most original" in the Ecloga (p. 126; cf. pp. 91-92), though it may be based upon a lost Novel of Tiberius II (cf. Dölger, Regesten, vol. I, no 69). As for marriage law, Humphreys seems to assume that the Ecloga, which represents "stringency beyond precedent" towards unilateral divorce (p. 116), implicitly approves of the late antique prohibition on divorce by mutual consent, yet this is an argumentum e silentio (see L. Burgmann, "Eine Novelle zum Scheidungsrecht," Fontes Minores IV, Frankfurt 1981, 113). In fact, the Ecloga did not rescind Justin II's Novel on this subject (N. 140 [566]; Dölger, Regesten, vol. I, no 6; for another Novel on divorce by mutual consent, see Burgmann, art. cit.). While the law of the Ecloga is mainly Justinianic, it is deeply inspired by Holy Scripture, and thoroughly Christian in ideology. In Humphreys' words, it is "a Christian document in more important ways than the content of its laws" (p. 128).

Chapters 3-5 argue for a close relationship between the Ecloga and some texts whose authorship and date are still debated. Chapter 3: The Appendices to the Ecloga (pp. 131-167) deals with the Krisis Peri Gambron Stratioton (ed. D. Simon in Festgabe für Johannes Sontis, Munich 1977, 94; Dölger, Regesten, vol. I, no 304a), the Appendix Eclogae, and the final section of the Nomos Stratiotikos (known in English as the Byzantine Mutiny Act). The first text would be a response to a situation not handled by the Ecloga. As for the Appendix Eclogae, Humphreys argues for a date of composition under Constantine V, "perhaps by the same (or similar) commission that produced the Ecloga" (p. 149). He points to the "relative lack of repetition" (p. 148) between the Ecloga and the Appendix Eclogae, as well as to the fact that there are hardly any contradictions between the two. Then comes a close examination of the Nomos Stratiotikos, whose final section (§§ 32-53; see Table 5, p. 154) is regarded as "ideologically extremely close to the Ecloga" (p. 161).

Chapter 4: The Associated Codes of the Ecloga I (pp. 169-193) argues for a mid-to-late eighth-century date for two entirely different texts: the Nomos Mosaikos (i.e., Law of Moses), and the so-called Rhodian Sea-Law. The Nomos Mosaikos is a collection of 70 (or 71) excerpts from the Pentateuch arranged into 50 titles. The content as well as the vocabulary used in the headings of the titles suggest that its compilers were well acquainted with the Ecloga, yet unlike the Ecloga it was certainly not a practical law book. A. Schminck argued that it was written by Photius, Patriarch of Constantinople (858-867 and 877-886), as a criticism of the Ecloga ("Bemerkungen zum sog. Nomos Mosaikos," Fontes Minores IX, Frankfurt 2005, 249-268). Humphreys rejects the attempt to ascribe this text to Photius, and argues that its purpose was to bestow biblical legitimacy on the Ecloga. The date of the Rhodian Sea-Law is even more controversial. While its last editor placed it between ca. 600 and 800 and found "no reason for connecting it in any way with the Ecloga" (W. Ashburner, Νόμος Ῥοδίων Ναυτικός: The Rhodian Sea-Law, Oxford 1909, cxii-cxiii), Schminck assigned its second part to Leo VI (886-912) and its third (and more substantial) part to Photius ("Probleme der sog. Νόμος Ῥοδίων Ναυτικός," in Griechenland und das Meer, Mannheim 1999, 171-178). Humphreys, on the other hand, believes that the background is the revival of seafaring after ca. 750 (p. 191), and argues that this text "fits the world post-Ecloga better than any other period" (p. 180).

Chapter 5: The Associated Codes of the Ecloga II (pp. 195-232) is wholly devoted to the Nomos Georgikos (known in English as the Farmer's Law). According to Humphreys (p. 227), it is "a collection of Justinianic legislation as it had evolved on the ground, combined with a sprinkling of new legislation, set within biblical ideas and expressed through biblical phrases, following the pattern set by the Ecloga." Like the Appendix Eclogae, it neither repeats material included in the Ecloga nor contradicts it. It may have been produced as a 'deliberate supplement' to the Ecloga (p. 223), without which it is "incomplete to the point of incredulity" (p. 215), but this is perhaps going too far. At any rate, there is no evidence for the widely-held assumption of its provincial provenance (p. 229).

Humphreys' arguments in favour of a close relationship between the Ecloga and the texts discussed in chapters 3-5 are plausible, and so is his conclusion that, far from being an isolated undertaking, the Ecloga is the most important achievement of an 'Isaurian legal renaissance.' This conclusion is all the more remarkable, as this period is often considered the lowest point in Byzantine literature (see, for instance, C. Mango, "Greek Culture in Palestine after the Arab Conquest," in Scritture, Libri e Testi nelle aree provinciali di Bisanzio, Spoleto 1991, vol. I, 149). However, his attempts to discard later dates for the texts discussed in chapters 3-5 are not always convincing, as in the case of the Nomos Stratiotikos. To his mind, the occurrence of katastasis (status) in some manuscripts of this text would rule out any association with Leo VI, for by his time this word was "firmly associated with ceremony" (p. 158). Still, katastasis in the sense of status does appear in his laws (e.g., Novel 4, ed. P. Noailles and A. Dain, Les Novelles de Léon VI le Sage, Paris 1944, 23, l.4).

Chapter 6: Three Reactions: Irene, Leo V, and the Macedonians (pp. 233-248) examines attitudes toward the Ecloga among late- eighth and ninth-century lawmakers. As expected, an iconoclast such as Leo V (813-820) had no difficulty in taking the Ecloga as a starting point in his only extant Novel (Dölger, Regesten, vol. I, no 398a). Far more noteworthy is the attitude of iconophiles such as Irene (797-802), or the first emperors of the Macedonian dynasty, who reluctantly adopted the substance of the Ecloga while rejecting the worldview and the religious policy of the rulers who issued it. The Conclusion (pp. 249-272) offers an appraisal of the role of law in the iconoclast era, as well as of the contribution of the Isaurian emperors to the recovery of the Byzantine state.

Law, Power, and Imperial Ideology in the Iconoclast Era is an important contribution to the ongoing research on a very obscure period in Byzantine history, and will surely be instrumental in introducing non-legal historians to the study of the legal sources of this period. It is therefore a pity that it is not always reliable in matters of detail, as some examples will show. Heraclius' Novel 4 is wrongly dated to 24 April 629 (p. 26; the correct date is 21 March 629); the title of George of Pisidia's poem In Restitutionem Sanctae Crucis is given as Restitutio in Crucis (p. 32); excommunication is recorded as the only penalty for pimps in canon 86 of the council in Trullo (p. 71), but it should be pointed out that it applies to laymen, while members of the clergy are to be deposed; the Edictum Theoderici is considered a Lombard code (p. 87 n.39); prosphoros archon is translated as 'appropriate magistrate' (pp. 107-108), though it is the Greek equivalent of competens iudex (Ducange, Glossarium ad Scriptores Mediae et Infimae Graecitatis, Lyon 1688, col. 1256; cf. M. Kaser, Das römische Zivilprozessrecht, 2nd edition, Munich, 1996, 245-247); according to the Ecloga (17.39), removal of the penis (καυλοκοπείσθωσαν), not castration, is the penalty for bestiality (p. 121); the title of the Collatio Legum Mosaicarum et Romanarum is given as Collatio Legum Mosaicum et Romanum (p. 172); the reign of Leo V began in 813, not in 815 (p. 233). Despite these and other inaccuracies, this book should be welcome by those interested in Byzantium's 'Dark Ages.'

martes, 10 de enero de 2017

Aclarando la posición de este blog

El 1° de diciembre recibí en la entrada "El trigo y la cizaña" un comentario escrito por una señora que pedía que aclarara la posición de este blog, ya que el artículo parecía confuso, especialmente por las referencias al Apocalipsis. Luego de consultarlo con algunos amigos y hermanos en el Señor, decidí escribir una respuesta para despejar cualquier confusión o duda respecto a la posición que tiene el blog del cual soy editor y administrador.
En primer lugar, dejo el comentario de Miriam, que está en letras azules, y luego mi respuesta, que quizás, sirva para despejar dudas a algunos otros cristianos que visitan este blog.



Que dificil me resulta comprender el verdadero mensaje del editor si termina diciendo "los ultimos dias " se trata acaso de un blog de la iglesia denominada ídem? Por favor no me confundan . Yo soy catolica y cristiana creyente y prácticante, pero también soy letrada y soy buscadora de el conocimiento y de la verdad. Me gusta escuchar sermones inteligentes, no asi ideas disconexsas y sin fundamento. Aclara bien tu postura editor, cual es tu credo, de pronto me pierdes. Yo no creo q estamos en los ultimos dias de nada, eso es un recurso ancestral y sectario, estamos en el hoy y solo el hoy nos pertenece. Hoy hacemos el bien y amamos a nestro prójimo como Dios nos ama, hoy seguimos a NSJ y sus enseñanzas, dejemos el miedo para las sectas .
Y por lo q respecta al bendito anonimo, coincido con otros lectores q es cobarde lanzar la piedra y esconder la mano. A eso suenan tus ataques y tu anonimato.


Querida hermana en Cristo,

Muchas gracias por dejar su mensaje en el blog. Lo que usted me pide es algo muy necesario. Pero comencemos por el principio.

Este es un blog católico y por lo tanto no tiene ninguna relación con los “santos de los últimos días”, que es el nombre oficial de los mormones, a quienes usted hace referencia en su comentario. Por el contrario, en este blog se están comenzando a publicar estudios bíblicos para convertir a quienes están en sectas erróneas y heréticas como los Testigos de Jehová, y estoy preparando una para los “judíos mesiánicos” y otra futura para los “pentecostales”.

Normalmente, las sectas utilizan nombres que en la Palabra de Dios, la Sagrada Escritura, sirven para describir la Iglesia, como es el caso de “los santos”, el “remanente” (o resto), Iglesia de Dios, Iglesia de Jesucristo, etc. Pasa también con el nombre “evangelista” que en realidad es el de aquel que predica el evangelio, pero como una secta y corriente lo usurpó, nosotros los católicos preferimos no usarlo.

También ocurre eso con el término “cristiano”. Muchos católicos creen que si lo utilizan darán lugar a confusión, porque los protestantes, especialmente en América, suelen usar ese nombre.

Este es un blog católico, y por lo tanto es fiel a la Sagrada Escritura y la Tradición de la Iglesia. Aquí se rechazan todos los errores que la Iglesia ha rechazado históricamente, los pasados, los presentes y los futuros errores que seguirán surgiendo. Aquí, en este blog, quiero aclarar para evitar su confusión, rechazamos también los errores y herejías del modernismo apóstata y anti-cristiano que, después de la muerte del Papa Pío XII (último Papa Católico) fueron aceptados por buena parte de la jerarquía católica hasta que, esta, finalmente, apostató en masa durante el Conciliábulo Vaticano II. 

Rechazamos en este blog igualmente el falso Concilio por herético, como todas sus reformas, todo su magisterio y toda la jerarquía que lo aceptó, promulgó y propagó. No reconocemos de ninguna manera a los usurpadores de la Silla de Pedro: Roncalli, Antipapa Juan XXIII-Bis; Montini, Antipapa Paulo VI; Luciani, Antipapa Juan Pablo I; Wojtyla, Antipapa Juan Pablo II; Ratzinger, Antipapa Benedicto XVI; y ahora Bergoglio, Antipapa Francisco.

Rechazamos igualmente la Nueva Misa o Novus Ordo Missae, por falso, mentiroso, anticristiano y blasfemo culto que ofende a Dios y consideramos que ese servicio protestante es doblemente inválido. En primer lugar porque las palabras de la consagración fueron alteradas al punto que no se produce ningún efecto, y más importante, porque el Antipapa Paulo VI alteró el ritual de ordenación y consagración episcopal, razón por la cual ya no quedan casi verdaderos sacerdotes en la Iglesia Conciliar del Vaticano II, la que consideramos la Iglesia del Anticristo.

Si usted es, como afirma, una católica, es decir una verdadera cristiana, y por lo tanto busca la verdad, le pido que además de orar continuamente, repase el magisterio de la Iglesia, lea los Santos Padres y Doctores y sobre todo, lea la Sagrada Escritura todos los días. Le recomiendo también que investigue, no sólo en este sitio, sino también en muchos otros, pero sobre todo, en la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición, las dos vías de Revelación, según el Concilio de Trento.

Usted me pregunta por mi credo. Mi credo no es mío, no tengo un credo propio. Porque soy católico, tengo el credo de la Iglesia Católica y por lo tanto, como usted yo estoy obligado a creer que Nuestro Señor Jesucristo “Vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos”, creo también en lo que señala el Apocalipsis, de que el Señor viene pronto ¿O usted no cree en la Revelación Pública, como nos manda a creer la Iglesia Católica?

Sobre sus líneas:

“Yo no creo q estamos en los ultimos dias de nada, eso es un recurso ancestral y sectario, estamos en el hoy y solo el hoy nos pertenece. Hoy hacemos el bien y amamos a nestro prójimo como Dios nos ama, hoy seguimos a NSJ y sus enseñanzas, dejemos el miedo para las sectas.”

Estoy seguro que si usted lee y estudia con cuidado verá que efectivamente estamos viviendo la Gran Apostasía predicha en las Sagrada Escrituras. Por eso le recomiendo que lea el Capítulo 24 de San Mateo, las Epístolas de San Pablo y San Judas Tadeo, sin dejar de lado el Apocalipsis. Tiene en la barra latearal varias ediciones de la Sagrada Escritura con muy buenos comentarios. Vea las versiones interlineales en griego y español, consulte obras de referencias y verá que estamos en los últimos días. Justamente, si amamos a nuestro prójimo debemos predicar el Evangelio a todos los hombres, porque Dios nos ama. Debemos rezar por la conversión de todos los hombres, debemos trabajar para llevara todos la buena nueva del Evangelio, que no es dejar hacer o hacer lo que queremos, sino hacer lo que Dios nos manda. En efecto, está escrito “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15).

Así están descriptos los cristianos en el Apocalipsis, como el pueblo que guarda los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús.

Dios la ilumine y la bendiga,

En Cristo,
Raúl


lunes, 9 de enero de 2017

Respuestas a las citas de los Testigos de Jehová

Respuestas muy breves a los Testigos de Jehová

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es como, desde que se publicó mi conferencia "Cómo convertir a los Testigos de Jehová, sólo con la Biblia", muchísimas personas, en su mayoría no-testigos de Jehová (y de hecho, personas a las cuales los Testigos ni les dirigirían la palabra) me han escrito defendiendo la herejía arriana y empleando los mismos argumentos que los Testigos de Jehová contra la doctrina trinitaria.
Copiaré a continuación un fragmento que suelen enviarme y que corresponde a un estudio de la Revista Atalaya. Le recomiendo, estimado lector, que si usted decide invertir su tiempo en ganar almas para Cristo, especialmente entre los Testigos de Jehová estudie estas simples respuestas y que siempre le insista al testigo: "Ahora, hermano ¿Le parece que sigamos con nuestro estudio bíblico? ¿Por qué usted desea eludir la Palabra de Dios y poner en su lugar doctrinas de hombres?".
Importante, las citas que usa la Sociedad Watchtower está en rojo, la respuesta en azul.


La New Catholic Encyclopedia declara: 
“La formulación ‘un solo Dios en tres Personas’ no quedó firmemente establecida, y ciertamente no se asimiló por completo en la vida cristiana ni en su confesión de fe, antes del fin del siglo IV. Pero es precisamente esta formulación la que originalmente reclama el título de el dogma trinitario. Entre los Padres Apostólicos, no había existido nada que siquiera remotamente se acercara a tal mentalidad o perspectiva” (1967, tomo XIV, pág. 299).
Respuesta: Me parece muy interesante lo que dice la Nueva Enciclopedia Católica, pero fijese que es de 1967 ¿No creen ustedes que desde 1914 el Demonio controla todas las organizaciones religiosas? Entonces, si el Demonio controla todas las organizaciones religiosas, que han venido a ser Babilonia de Apocalipsis ¿Por qué en lugar de estudiar la Palabra de Dios recurre a una enciclopedia publicada por Babilonia?


En The Encyclopedia Americana leemos: 
“El cristianismo se derivó del judaísmo y el judaísmo era estrictamente unitario [creía que Dios era una sola persona]. El camino que llevó de Jerusalén a Nicea difícilmente fue recto. El trinitarismo del siglo IV no reflejó con exactitud la enseñanza del cristianismo primitivo respecto a la naturaleza de Dios; manifestó, al contrario, un desvío de esta enseñanza” (1956, tomo XXVII, pág. 294L).
Respuesta: Hermano, me parece muy interesante lo que dice esta enciclopedia secular. Pero ¿Sabe usted que esta misma enciclopedia enseña la doctrina de la Evolución? ¿Sabe usted que esta misma enciclopedia enseña que la Biblia no es la Palabra Inspirada e Infalible de Dios? ¿Cree usted a un libro que niega la Biblia?


De acuerdo con el Nouveau Dictionnaire Universel: 
“La trinidad de Platón, en sí meramente un rearreglo de trinidades más antiguas que se remontan hasta pueblos más primitivos, parece ser la trinidad racional de atributos de índole filosófica que dio origen a las tres hipóstasis o personas divinas respecto de las cuales enseñan las iglesias cristianas. [...] El concepto que tuvo este filósofo griego [Platón, del siglo IV a. de la E.C.] de la divina trinidad [...] puede encontrarse en todas las religiones antiguas [del paganismo]” (París, 1865-1870, edición dirigida por M. Lachâtre, tomo 2, pág. 1467). 
Respuesta: En ninguna parte dice que la Doctrina de una Divinidad Compuesta por Tres Personas sea de origen pagano, sino que los paganos tenian tríadas. No obstante, fíjese que las tríadas estaban compuestas por tres dioses, mientras que la docrina cristiana sostiene que sólo hay un Dios en tres personas. Es muy diferente ¿No le parece? Igualmente ¿Sabe usted que este diccionario es ateo y anti-bíblico? ¿Cree usted a un diccionario que niega la existencia de Dios?


En su diccionario bíblico en inglés, Dictionary of the Bible, John L. McKenzie, S.J., dice: 
“La trinidad de personas dentro de la unidad de naturaleza se define en términos de ‘personas’ y ‘naturaleza’, los cuales son términos filosóficos g[rie]gos; en realidad estos términos no aparecen en la Biblia. Las definiciones trinitarias surgieron como resultado de largas controversias en las cuales ciertos teólogos aplicaron erróneamente a Dios estos términos y otros, tales como ‘esencia’ y ‘sustancia’” (Nueva York, 1965, pág. 899).
Respuesta: ¿Desde cuando su organización da creedito a lo que dicen los jesuitas? ¿Sabe usted que ese diccionario niega que la Biblia sea la Palabra Inspirada de Dios? Yo, por el contrario, me adhiero firmemente a la Palabra de Dios. ¡Vamos hermano, sigamos estudiando la Biblia y aprendiendo del Señor Jesús, Verdadero Hombre y Verdadero Dios!

jueves, 5 de enero de 2017

Por qué se eliminaron ciertos enlaces

¿Por qué eliminaron ciertos enlaces?


Aunque no hicimos publicidad al respecto, un lector bastante atento nos envió un correo electrónico preguntándonos por haber removido ciertos enlaces de la lista de sitios recomendados. En particular, su atención se fijaba en aquellos "sitios que defienden a la Patria y a la Santa Iglesia".

Estos dos sitios (y muchos otros similares) estuvieron en la lista de enlaces recomendados por mucho tiempo y, al igual que buena parte de nuestros enlaces, no adheriamos (ni adherimos) a todo lo que en ellos se publica. No obstante, he considerado, como editor, moderador y principal autor del contenido publicado en este blog quitar a los sitios que se concentran en cuestiones políticas o con autores y colaboradores cuya principal preocupación es el nacionalismo antes que la Fe Católica. Dijo el Apóstol San Pablo (Efesios 6: 12)

"porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra malicias espirituales en las alturas."

En la medida que a fin de sostener un "patriotismo humano" y de raíz saducea, ciertos blogs alimentados por "nacionalistas", no podemos recomendarlos.

San Juan Clímaco: No hables mucho cuando reces

No hables mucho cuando reces
San Juan Clímaco
Enviado gentilmente por un sacerdote católico de rito oriental



No hables demasiado cuando reces, para que tu espíritu no se distraiga buscando palabras. Una sola palabra del publicano apaciguó a Dios y un solo grito de fe salvó al ladrón.

La locuacidad en la oración dispersa al espíritu y lo llena de imágenes, mientras que la repetición de una misma palabra le permite concentrarse.

miércoles, 4 de enero de 2017

Cuando no tengo la Misa

¿Qué hacer cuando no tenemos la Santa Misa?
El siguiente artículo fue tomado del sitio de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia.

En primer lugar, no es pecado no ir a Misa si no se la tiene cerca u otros graves impedimentos. Pero sí es  pecado, asistir a la “misa” nueva (Novus Ordo). Objetivamente hablando, no se debería, asistir a una misa válida, pero celebrada en unión  con el modernista "papa" falso y su jerarquía apóstata; pero en caso de que se necesite recibir los sacramentos, es lícito y no es pecado.

 Pero ¿qué hacer si no se tiene al alcance la verdadera Misa?
Se debe "Profundizar en el conocimiento de la fe católica, instruirse acerca de los errores de los modernistas, santificarse, formar a los miembros de su familia en la fe mediante la palabra y el ejemplo, hacer todo lo posible para mantenerse alegre frente a la adversidad y poner todo en las manos de Dios ".
En una palabra: ¡Haga todo lo que pueda hacer en su casa sin un sacerdote!
 
1. -HAGA EN SU HOGAR UN ALTAR Y ENTRONICE AL SAGRADO CORAZÓN.

2. - USE SACRAMENTALES: Tener y usar velas benditas, agua bendita, así como un crucifijo e imágenes y cuadros de Nuestra Señora y de Santos, medallas y escapularios. También conseguir y utilizar los distintos sacramentales bendecidos en fiestas especiales del año litúrgico: ramos o palmas bendecidas, velas de la Candelaria, etc. También puede rezar devociones como las novenas, los triduos, el Mes de María, de San José, del Sagrado Corazón, entre otras.

3. - BENDIGA: Rocíe con frecuencia su casa con agua bendita, bendiga la mesa antes de cada comida, bendiga a sus hijos, haga con frecuencia signos de la Cruz.

4. - ESTABLEZCA UNA HORA FIJA PARA LA ADORACIÓN DE LOS DOMINGOS: Todos los domingos dedique un tiempo para rezar las oraciones de la Misa, hacer lectura espiritual y catequesis, especialmente para los niños.

5. - RECE LAS ORACIONES ESPECIALES DEL DOMINGO: La hora de devoción dominical podría tener muchas formas:

La Colecta, Epístola y el Evangelio del Domingo correspondiente, con una Comunión Espiritual.
Rece el Sto. Rosario, oraciones del Tiempo Litúrgico, como podrían ser las Letanías (del Sgdo. Corazón, Lauretanas, Letanías Mayores, etc.)

6. - LA COMUNIÓN ESPIRITUAL: Consiste en desear con fe y con amor recibir a Nuestro Señor en el Sacramento de la Eucaristía. Si se tiene la desgracia de estar en pecado mortal, se debe implorar siempre primero la misericordia divina, por medio de un acto de contrición lo más perfecto posible por amor a Dios. Se diferencia de la comunión sacramental en que en esta última  sí se recibe la hostia consagrada con el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo que debe recibirse en Gracia (sin pecado) luego de la  última confesión sacramental bien hecha.  En cambio, la comunión espiritual es un acto de deseo de recibir la Eucaristía, el cual puede realizarse frecuentemente y en cualquier sitio.


ACTO DE CONTRICIÓN  I
 Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser vos quien sois, bondad infinita y por que os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido, también me pesa porque podéis castigarme conlas penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca mas pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amen.
ACTO DE CONTRICIÓN II
Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido.Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí; pero mucho mas me pesa porque pecando ofendí un Dios tan bueno y tan grande como vos;antes querría haber muerto que haberle ofendido,y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia,no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amen

COMUNIÓN ESPIRITUAL

FÓRMULA DE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO
Creo, Jesús mío, que estáis realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros en mi alma. Pero como ahora no puedo recibiros sacramentado, venid a lo menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno todo a Vos. No permitáis, Señor, que jamás me separe de Vos. Amén.

FÓRMULA MÁS BREVE DE SAN ALFONSO
Creo, Jesús mío, que estáis en el Santísimo Sacramento; os amo y os deseo recibir; venid a mi corazón. Os abrazo y os pido que no os apartéis de mí.


 7. - LA HORA SANTA: Rece la Hora Santa los primeros jueves de cada mes, junto a su familia. Esta devoción recomendada por el Sangrado Corazón a Santa Margarita María de Alacoque, ha sido ampliamente recomendada por varios pontífices especialmente las meditaciones escritas por el R.P. Mateo Crawley-Boevey SS.CC.

8. - ORE Y MEDITE DIARIAMENTE: Seguir le martirologio romano, nos permite conocer diferentes santos que la iglesia nos propone para la devoción, y que nos ilustran acerca de diversos aspecto de la vida y lucha espiritual del cristiano

9. - PROFUNDICE SU CONOCIMIENTO Y COMPRENSIÓN DE NUESTRA FE: Resulta fundamental en estos tiempos de caos y confusión, profundizar nuestra comprensión y conocimiento de nuestra fe, no sólo para nuestra salvación sino como un acto de Amor a Dios. Nuestro Señor mismo nos manda estudiar y así es repetido en varias oportunidades en el libro del Apocalipsis. Puede acceder a una biblioteca virtual, con gran variedad de obras de teología dogmática y moral, historia de la Iglesia, espiritualidad entre otras materias, nuestro blog capillavedia.blogspot.com tiene en la parte derecha algunos interesantes enlaces para nuestra información y formación.

¿Qué hago si no tengo la Misa? Haga algo. ¡Haga todo lo posible! Dios no pide más, Él nunca es superado en generosidad.

martes, 3 de enero de 2017

Directorio internacional de Misas Católicas

¿Dónde encontrar la Misa Tridentina?


Una pregunta muy frecuente que llega a Sursum Corda es dónde encontrar un centro de Misa Católica Tradicional, también llamada "Misa Tridentina" o "Misa Latina". A fin de poder ayudar a todos nuestros lectores hemos decidido este año colocar el Directorio Católico Tradicional Oficial, un índice elaborado por los administradores del sitio web Traditio en el que indexan y clasifican a casi todos los centros de culto católico en todo el mundo.

No obstante, es nuestro deseo, desde Sursum Corda, seguir aportando más y más información para nuestros lectores sobre centros donde no sólo se oficie la verdadera Misa, sino también (y mucho más importante) se imparta la verdadera doctrina de Cristo.

Para poder descargar el archivo, sólo debe hacer click en el siguiente enlace.

Dios lo bendiga.

domingo, 1 de enero de 2017

Plan de lectura bíblica

Plan de lectura bíblica en 92 días

Leer la Biblia es una de las mejores cosas que podemos hacer. Les puedo asegurar que no me consideré un verdadero cristiano, no sólo cuando dejé el modernismo conciliar, adherí a la doctrina bi-milenaria de la Iglesia, sino cuando me puse a leer concienzudamente la Palabra de Dios. Si bien leí el Nuevo Testamento completo, por primera vez a los ocho años, no había producido en mi alma el efecto que produjo, muchos años después, cuando decidí entregarme de lleno al Señor Jesús.

Muchas veces he compartido con otros católicos sinceros el problema del analfabetismo bíblico que se vive en la Iglesia. De cierto dijo Nuestro Señor Jesucristo:

Investigad las Escrituras, ya que en ellas creéis tener la vida eterna, pues ellas dan testimonio de mí (Jn 5:39)
La Palabra de Dios, la Revelación Escrita da testimonio de Jesús, de que él es el Verdadero Dios y es Verdadero Hombre, que él es el Mesías Prometido, el Salvador del Género Humano, quien por su sangre nos redimió y nos reconcilió con el Padre para Vida Eterna. Por ello me sorprende la persistente ignorancia de quienes, diciéndose católicos (y más aún, "tradicionalistas") reconocen jamás haber leído, siquiera, el Nuevo Testamento y mucho menos la Biblia Completa.

Por eso, además de numerosas versiones de la Biblia que usted puede encontrar aquí mismo, en Sursum Corda, dejo para los lectores este breve y sencillo plan de lectura que le propone a usted completar la Biblia en 92 días. Debo advertir que es un plan pensado en las ediciones protestantes de la Biblia. Usted puede mejorarlo continuando de un tirón con los libros deuterocanónicos, ni bien se tope con ellos:

El Libro de Tobías o Tobit
El Libro de Judit
Texto griego del Libro de Ester
El Libro de la Sabiduría
El Libro del Eclesiástico, o Ben Sirac
El Libro de Baruc
La Carta de Jeremías (Baruc 6)
La Oración de Azarías (Daniel 3:24-50)
El Himno de los tres jóvenes (Daniel 3:51-90)
La Historia de Susana (Daniel 13)
La Historia de Bel y el Dragón (Daniel 14)
El Libro I de los Macabeos
El Libro II de los Macabeos


A continuación el plan de lectura. Piense que si lo sigue al pié de la letra, usted habrá leído la Biblia por lo menos, tres veces completa en un año, y en tan sólo 20 días el Nuevo Testamento.